EVA PERÓN
historia del
peronismo




               COLECCIÓN: EL VALOR DE LA PALABRA
editor
      Eduardo Carnevale
                                    © Queda hecho el
              dirección             de...
Primera clase
Dictada el 15 de marzo de 1951


    Es para mí un placer y un honor muy grande po-        cos años, porque ...
des necesitan de fanáticos, porque de lo contrario no      do amamos a un niño, cuando amamos a un anciano,
tendríamos ni ...
tintas brillantes y obscuras, los millares y millares de     cuyo camino le marcó su conductor.
capítulos que componen la ...
Yo creo que la verdad aquí, como en tantas partes,     menos gloriosos, que pasaron a ser arquetipos de la
reside en una t...
nuestro trabajo silencioso y a veces de renunciamien-      alejes de mí porque me quitas el sol -le respondió Dió-
to, par...
blos y los genios, no se encuentren en el mismo siglo?    trina debe estar arraigada en el corazón del pueblo,
Creo que he...
tino y utilizarla para que por siempre sepan todos los    honrosa de hacer conocer nuestra doctrina, de tratar
pueblos del...
das las patrias, al crear un símbolo, lo han hecho para     za: ¡Cuánto hicieron sufrir los argentinos, por su in-
mantene...
la sinceridad de un apóstol. Únicamente el general          alumnos, en la próxima clase que dictaré en esta Es-
Perón pue...
los viejos comités, escuchando la voz del Líder, for-      ble, esta doctrina, de la cual algunos de ustedes serán
mamos u...
Segunda clase
Dictada el 29 de marzo de 1951


    En la primera clase que di en esta Escuela, para          nada que ver ...
Nosotros, por sobre todo, tenemos al genio. Los pe-     ración. Un hombre superior, en cambio, es capaz de
ronistas contam...
a los ángeles, que no fueron ni fieles ni creyentes, pues   vieron a Perón y creyeron en él. Y es por eso que el
se dice q...
en que los argentinos habíamos llegado a adoptar cier-     alta para la historia argentina, y también -¿por qué no
tos sis...
enemigos son tan cobardes que no quieren, tal vez           leído con gran cariño la vida de Licurgo, no precisa-
por verg...
ron, sin duda, otros hombres extraordinarios de la je-     sobre las cosas hechas; fueron del grupo pequeño de
rarquía de ...
Perón no es grande solamente por eso, ni por ha-      pueblo, mucho más que el comunismo. Yo pensaba
ber creado su gran do...
cobardes, no sostuvieran con la sinceridad, con al         esta Argentina en que los argentinos nos sentimos or-
honradez ...
Tercera clase
Dictada el 5 de abril de 1951


    En la primera clase dije que la historia universal      hay inseguridad ...
problemas que afectan a los trabajadores y a los hu-       y el conductor. Muchas veces pienso que si el General
mildes, q...
comparándola con la grandeza de los hombres extraor-     constituyeron un gran pueblo. ¿Por qué? Porque tu-
dinarios que l...
Consecuencia del ejemplo: el cuadro que nos pre-            El pueblo judío, que estuvo dos mil años disperso
senta Espart...
masa sufriente y sudorosa pasase a ser pueblo con         diesen a los deudores, y por eso sabemos que antes de
personalid...
gestos son conocidos en Francia de memoria. Miles de       la historia y al privilegio. Fue aquél el primer intento
libros...
Perón ha dicho: «La verdadera democracia es aque-       las masas han encontrado, en sus grandes movimien-
lla donde el go...
ga los ojos abiertos, los argentinos no seguirán más        creerse que es alguien con personalidad propia en
que a Perón,...
y hacen comparaciones un poco risueñas, por no de-            la entereza moral, política y patriótica de no darnos
cir pr...
Cuarta clase
Dictada el 12 de abril de 1951


     En mis clases anteriores he hablado de la historia    tres grandes amor...
peronistas me entienden y me creen cuando yo digo          con orgullo que jamás he mantenido mi amistad en
que Perón es e...
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Historia Del Peronismo
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Historia Del Peronismo

7.087 visualizaciones

Publicado el

de Eva Perón

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
7.087
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3.008
Acciones
Compartido
0
Descargas
100
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Historia Del Peronismo

  1. 1. EVA PERÓN historia del peronismo COLECCIÓN: EL VALOR DE LA PALABRA
  2. 2. editor Eduardo Carnevale © Queda hecho el dirección depósito que fija la Silvia Rolón ley N° 11.723. Prohi- bida su reproducción coordinación total o parcial sin Ma. Alejandra Ortiña mencionar la fuente. asistente Romina Galluzzi administración y redacción Virrey Liniers 1605 Tel: 4308.5539 diseño mandacarta@yahoo.com «El Valor de la Palabra» es una colección editada por la Asociación Civil Compromiso Ciudadano, integrante de la Red Comunidad Prohibida la reproducción total o parcial sin mencionar la fuente página 2 • historia del peronismo
  3. 3. Primera clase Dictada el 15 de marzo de 1951 Es para mí un placer y un honor muy grande po- cos años, porque para mí es lo mismo que para aque- der hablar a los peronistas desde esta tribuna y, sobre lla viejita a quien San Martín le preguntó qué edad todo, poder hacerles llegar mi modesta voz en una de tenía, y que contestó al Libertador que era muy niña, las materias más queridas para los peronistas: quot;La his- porque tenía la edad de la Patria. Para mí la vida em- toria del peronismoquot;. Cuando el director de la Escuela pieza el día en que mi camino se encontró con el ca- Superior Peronista me pidió que yo dictase un curso mino del general Perón, día que yo siempre he llama- extraordinario en ella, advertí su gran importancia y do con orgullo quot;mi día maravillosoquot;. Es por eso que quise medir la responsabilidad que significaba para desde el día en que conocí al general Perón, yo le de- mí el narrar, en cierto modo, el extraordinario capítu- diqué mis ensueños de argentina y abracé la causa del lo de nuestra historia que estamos viviendo y que las pueblo y de la Patria, dando gracias a Dios de que me generaciones venideras sabrán apreciar, porque en él hubiese iluminado para que, joven aún, pudiera brin- estamos construyendo la grandeza de la Nación. dar mi vida al servicio de una causa tan noble como Yo me alegré, entonces, porque hablar de la histo- es ésta de Perón. ria del movimiento peronista, era, en cierto modo, re- Yo me di cuenta de que la historia del peronismo cordar con ustedes, con los alumnos de esta escuela, necesitaba una explicación y de que esa explicación con hombres y mujeres peronistas de corazón, todas sólo se puede dar ubicando al peronismo en la histo- las jornadas de lucha y de gloria de nuestro movimien- ria de nuestro pueblo, y, más aún, en la historia del to, vividas en estos pocos años, en una Patria tan cara mundo. Y advertí que era también necesario poseer para nosotros. Cuando el doctor Mendé me habló para algunos conocimientos de historia universal y de la que dictara esta clase, pensé que si bien significaba filosofía de la historia; y aunque siempre he tenido un una gran responsabilidad, hablar de la historia del amor extraordinario pro la historia, reconozco que movimiento peronista era un honor para mí, que ha- solamente me he detenido en las páginas de los gran- bía vivido sus difíciles momentos, su gestación, sus des hombres, porque he querido siempre hacer un triunfos y la culminación de sus realidades. Por eso paralelo entre los grandes hombres y el general Perón. acepté dictar este curso. Es que la comparación de nuestro Líder con los ge- Pensé que estos siete años del movimiento pero- nios de la humanidad siempre me resultó interesante, nista podían medirse con los pocos años de mi vida, y he llegado tal vez por mi fanatismo por esta causa porque los he vivido con gran intensidad. Y digo po- que he tomado como bandera -y todas las causas gran- página 3 • historia del peronismo
  4. 4. des necesitan de fanáticos, porque de lo contrario no do amamos a un niño, cuando amamos a un anciano, tendríamos ni héroes ni santos-, a hacer un paralelo tratamos de consolidar su felicidad. Los hombres con entre los grandes hombres y el general Perón. más facilidad pueden destruir, pueden matar. Ellos no Todos ellos -los grandes hombres del pasado- lu- saben lo que cuesta un hombre; nosotras, sí. charon por un imperio, por encontrarse a sí mismos... Cuando una mujer tiene la intuición de que un hijo pero el general Perón lucha por algo más grandes: lu- que está lejos está enfermo o le ha pasado una desgra- cha por encontrar la felicidad del pueblo argentino. cia, es que siente y ve con los ojos del alma y el cora- Solamente con estos conocimientos de historia, en los zón; es que la mirada se ha alargado más allá; es la que he me detenido bastante, y con el gran amor por mirada del amor, que es la que siente, que es la que la causa de Perón, yo voy a tratar de cumplir aquí con presiente y lo ve todo. Es por eso que yo he querido este curso y explicarles a ustedes la historia de nues- ser, como mujer argentina, la eterna vigía de la Revo- tro movimiento, como lo veo en medio de la historia lución, porque quiero ser una esperanza dentro de del mundo y de la historia de los pueblos. nuestro movimiento, para poder colaborar con la obra El General, en su discurso inaugural, hizo un elo- patriótica y ciclópea de nuestro Líder de construir una gio a la intuición femenina; yo creo también en la in- nación socialmente justa, económicamente libre y po- tuición femenina de una manera especial y me permi- líticamente soberana. to recurrir a esa intuición en esta Escuela en que las Pero para poder lograr la obra ciclópea del general alumnas y alumnos de una cultura superior pueden Perón, hay que buscar la luz en otros factores: en el colaborar conmigo para tratar de profundizar y de pueblo y en el Líder. La historia del peronismo que yo ahondar nuestra historia del peronismo. La intuición vengo a dictar aquí, no será más que la historia de no es para mí otra cosa que la inteligencia del cora- ellos, de esos grandes amores de mi vida, que junto zón; por eso es también facultad y virtud de las muje- con la Patria llenan todo mi corazón. Para que esta res, porque nosotras vivimos guiadas más bien por el historia de siete años que todos nosotros vivimos tan corazón que por la inteligencia. Los hombres viven de felizmente sea explicada, tenemos que empezar acep- acuerdo con lo que razonan; nosotras vivimos de acuer- tando que debemos comenzar por definir quiénes fue- do con lo que sentimos; el amor nos domina el cora- ron sus personajes. Pero en realidad, si se analiza a zón, y todo lo vemos en la vida con los ojos del amor. fondo todos los personajes de las épocas de los pue- Yo aquí, como mujer y como peronista, voy a tratar blos, hallaremos allí dos clases de personajes: los ge- de profundizar la historia del peronismo con el cora- nios y los pueblos, y aquí, en la historia del peronis- zón. Los hombres sienten y sufren menos que noso- mo, no hay más que dos personajes, solamente dos: tras; no es un defecto, la naturaleza que es sabia sabrá Perón y el pueblo. Y es por eso que estos dos persona- por qué lo ha hecho. Pero nosotras las mujeres, cuan- jes, o sea el genio y el pueblo van escribiendo con página 4 • historia del peronismo
  5. 5. tintas brillantes y obscuras, los millares y millares de cuyo camino le marcó su conductor. capítulos que componen la vida de la humanidad. Solamente quiero hoy analizar un problema un En general la historia del mundo es la suma de esas poco general: el de los grandes hombres, narrando al- dos historias que corren juntas. Yo sé que sobre este gunas anécdotas para explicar cosas o casos que son a tema de los pueblos y de los grandes hombres es mu- veces inexplicables. cho lo que se ha escrito y que quizá mis puntos de Cuando nosotros, desde este balcón alto del siglo vista en esta materia sean discutibles, pero yo tengo XX damos vuelta hacia el pasado, advertimos en se- sobre toda otra explicación, una ventaja extraordina- guida que la historia del mundo no es un camino que ria. Nosotros estamos viviendo una época maravillo- viene recto hacia nosotros. No; la historia que noso- sa, una época que no se da en todos los países ni tam- tros vemos desde aquí se nos parece un camino mon- poco en todos los siglos, y ésta es una verdad indiscu- tañoso, que tiene sus valles y sus montes; los valles tible. Los críticos, los supercríticos, los detractores de son los ciclos vacíos de los grandes pueblos, los ciclos Perón, podrán escribir la historia como les parezca, en que los pueblos han perdido su tiempo luchando como se les antoje, deformando o tergiversando, o decir sin objetivos y sin grandes ideales. Los montes son la verdad, pero lo que no podrán decir, explicar ni aquellas etapas altas del camino, en que se ha dado el negar jamás, es que el pueblo lo quiso a Perón. milagro de que el hombre encuentra la manera de con- Explicar este hecho, es casi explicar toda la histo- ducir a un pueblo hacia sus altas regiones, o de que ria del peronismo, pero este hecho resultaría inexpli- un pueblo ha encontrado a un hombre que lo ha sabi- cable si no repasamos en la historia universal, el pro- do conducir para escribir una página brillante en la blema de los pueblos y de los hombres o el problema historia de la humanidad. de los hombres y de los grandes pueblos. Hoy quiero Algunos creen que la historia la hacen solamente decir sobre esto solamente algunas cosas, algunos con- avanzar las grandes personalidades: éstos son los in- ceptos generales, para analizar en una segunda clase, dividualistas de la historia. Carlyle, por ejemplo, de- ya profundamente, en particular, el tema de los pue- cía en su gran obra: quot;Ros herusquot; que quot;la historia uni- blos en la historia, y luego, en otra clase, la apasio- versal es, en el fondo, la historia de los grandes hom- nante materia de los grandes hombres, para después bresquot;. abordar el tema de la agrupación de hombres en el Otros en cambio, afirman que la historia es obra mundo y tomar después el de las revoluciones, para exclusiva de los pueblos: son los colectivistas de la llegar así a nuestra revolución justicialista, y hacer la historia. Ellos son los que afirman, por ejemplo, que comparación, que será siempre ventajosa, porque nues- aun cuando San Martín no hubiese venido a conducir tra revolución ha sido hecha por un grande hombre a los ejércitos criollos a su destino de gloria, otro hu- apoyado por un pueblo que buscaba su felicidad y biera ocupado su lugar y hecho lo mismo. página 5 • historia del peronismo
  6. 6. Yo creo que la verdad aquí, como en tantas partes, menos gloriosos, que pasaron a ser arquetipos de la reside en una tercera posición. Nada haría un pueblo nacionalidad. sin un conductor, ni hada haría un gran conductor sin Al mirar la historia de la humanidad desde este un gran pueblo que lo acompañase y lo alentara en punto de vista no encontramos otra cosa que pueblos sus grandes ideales. Y tampoco vale un pueblo prepa- en busca de grandes hombres y, también, muchas ve- rado para recibir a un genio, si el genio no nace allí, ces hombres en busca de grandes pueblos. Cuando se en ese siglo y en ese pueblo. encuentran los dos, entonces el siglo se viste de gloria Los genios no tienen explicación en el medio en y marca en la historia una página brillante, para que que nacen. No son los pueblos ni los siglos las causas en ella se escriban sus hazañas y sus nombres. Lo im- de los grandes genios. Por eso muchas veces la histo- portante es que los dos, pueblo y genio, se encuen- ria tiene que resignarse a dar como única explicación tren. del genio la que dio de Napoleón, llamándolo simple- A ustedes les parecerá extraño que yo, una mujer mente el hombre del siglo, el corso singular, o el es- humilde de la Patria, al tomar un tema eminentemen- cultor de su tiempo. te partidario como la historia del peronismo, esté di- A veces, como en el caso de Napoleón, ni el mis- vagando entre pueblos y grandes hombres y haya ido mo genio se explica, y debe acudir a una frase inexpli- a tocar la historia universal para hablar de una cues- cable: quot;yo soy un trozo de roca lanzado en el espacioquot;. tión tan contemporánea como la nuestra. Pero es que De él pudo decir tal vez con cierta razón, uno de los quiero hacer con ustedes un estudio profundo de la historiadores de la época: quot;Napoleón llegaba de eda- historia del peronismo, porque Perón, que es para mí des remotasquot;, lo que es dar una explicación a algo inex- de los grandes, no sólo por sus grandes obras sino tam- plicable. bién -como lo vamos a ver en clases posteriores- por Los grandes hombres no tienen su causa en el me- sus pequeñas cosas, ha realizado esto que repasando dio en que se desarrollan, pero tampoco los pueblos la historia no hemos visto en ningún otro hombre, con solos pueden avanzar en la historia sin tener quien la perfección con que las lleva a cabo un hombre sin- los conduzca. Por eso es que no todos los siglos ni gular de los quilates del general Perón. todos los pueblos tienen la gracia de encontrar al hom- La historia del peronismo, como la definiré más bre que necesitan. Y es una verdad indiscutible que adelante, se reduce a dos personajes: el genio y el pue- los pueblos sienten necesidad de grandes encarnacio- blo, Perón y los descamisados. Para tomarla, hay que nes; es así como pueblos que no las han tenido, han tomarla profundamente, y yo quiero llevar esto un poco exaltado ciertas figuras imaginarias, como hicieron los por la historia universal, para después situarnos en la romanos con Rómulo y los españoles con el Cid, figu- historia que nosotros los argentinos estamos escribien- ras mitológicas, convirtiéndolos en personajes más o do a diario con nuestro apoyo, con nuestra fe y con página 6 • historia del peronismo
  7. 7. nuestro trabajo silencioso y a veces de renunciamien- alejes de mí porque me quitas el sol -le respondió Dió- to, para colaborar con la obra ciclópea y patriótica del genes-. Y dice la historia que Alejandro se fue mur- general Perón. murando: quot;Si no fuera Alejandro, quisiera ser Dióge- Decía un gran escritor, en sus quot;Reflexiones de la nesquot;. historia del mundoquot;, que no le es dado a cada época Evidentemente la aparición de hombres extraordi- tener su grande hombre y no le es dado tampoco a narios en la historia, no está sujeta a ninguna ley. Los cada genio encontrar su siglo, y tal vez haya en alguna genios conductores pueden aparecer en medio de pue- parte grandes hombres para grandes cosas que no exis- blos cuya masa tenga un nivel cultural inferior. La his- ten. Mucha gente piensa que los grandes hombres no toria es creación de los hombres que saben iluminar podrían surgir en estos tiempos de progreso y de civi- el siglo con la marca de su propio carácter y sus pro- lización, que han creado grandes masas de hombres pias realizaciones y que se destacan de sus contempo- cuya cultura superior impediría que se desarrolle un ráneos, como una montaña en medio de una llanura. hombre o un personaje extraordinario, que solamente Por eso son grandes. podría llegar a conducir hombres poco cultos u hom- La historia es también la creación de los pueblos, bres y mujeres poco civilizados. Pero este argumento porque los pueblos sin conductores casi no avanzan se derrumba: el culto de los héroes no es de los incivi- en la historia, como tampoco la historia avanza nunca lizados sino de los civilizados. Será tal vez, sin duda, sin grandes pueblos aunque tengan grandes conduc- mucho más difícil que una personalidad genial triun- tores, porque éstos sucumben por falta de colabora- fe en un pueblo culto, pero allí donde triunfe ese hom- ción, a veces por cobardía y a veces por incompren- bre, tendrá también el derecho de ser honrado con el sión. A mí me ha de ser un poco difícil presentar aquí título de grande. Más aún, podemos afirmar con la la figura de nuestro gran conductor, porque solamen- experiencia de la historia, que los pueblos más cultos te tengo la elocuencia de una mujer sencilla, de pue- son los que han tenido siempre la suerte de ser ilumi- blo. Presentarlo a Perón o descubrir su personalidad, nados por los meteoros de los genios y creo que a ve- es tan difícil como a un poeta o a un pintor querer ces los grandes hombres se encuentran, por esta mis- pintar o descubrir al sol. Para ver cómo es el sol, que ma razón, en el mismo siglo y aun en el mismo pue- salgan y lo vean, y aun viéndolo, se deslumbrarán. blo, como Aristóteles y Alejandro, como Goethe y Yo, para poder describirlo a Perón, los invito a ustedes Napoleón y como Bolívar y San Martín. Muchas ve- a que salgan y lo vean. ces incluso la historia nos muestra cómo estos gran- Me he preguntado, estudiando un poco a los gran- des hombres se enfrentan unos a otros, y así se ha des hombres para poder también estudiar a un hom- dado el diálogo de Alejandro con Diógenes: ¿Qué quie- bre extraordinario de los quilates del general Perón: res de mí? -preguntó Alejandro a Diógenes-. Que te ¿cómo podría remediarse esto de que los grandes pue- página 7 • historia del peronismo
  8. 8. blos y los genios, no se encuentren en el mismo siglo? trina debe estar arraigada en el corazón del pueblo, Creo que he ha sido posible llegar a una conclusión, para que éste pueda hacerla cumplir al más mediocre conclusión que es más bien producto de un razona- de todos los gobernantes que pudiera venir. Nosotros miento lógico, que me ha sido dado por la experiencia estaremos unidos al nombre del general Perón, que, de nuestro movimiento en la historia de nuestro pue- por grande, sobrepasará un siglo. Si no ocurriera así, blo y en la historia del mundo. los argentinos no mereceríamos el calificativo de gran Nuestro pueblo ha vivido una larga noche, hasta pueblo, por no haber sabido valorar y aquilatar a un encontrar a un genio como es el general Perón. Y ha hombre de los quilates del general Perón. podido mantener sus valores morales y espirituales Cuando un pueblo tiene la desgracia de quedarse intactos, para reconocer al genio, apoyarlo, iluminar- sin su conductor, como decía hace un momento, la lo y darle fe con su cariño, con su consecuencia y con verdad histórica nos prueba que solamente puede se- su tenacidad constante ante los debates de los intere- guir su camino en la noche sin perderse, si su con- ses más crudos del más rancio capitalismo. ductor desaparecido ha logrado crear en el pueblo esa Nosotros, como bien dice nuestro Presidente, po- conciencia social, dándole unidad, que es como decir demos jactarnos de que lo mejor que tenemos es el dándole un ideal común, un mismo espíritu, que es el pueblo. La grandeza de Napoleón -volviendo hacia los espíritu que forman y que dejan como un sello perma- grandes de la historia universal-, reside no tanto en nente e indeleble en los corazones de los pueblos, los haber iluminado su propio tiempo como en haber crea- grandes conductores. Yo, que tengo el placer de com- do en el pueblo un estado de conciencia que ha sobre- partir casi todas las horas del día con todos los hom- pasado a su siglo y a su genio. Por eso, a pesar de que bres humildes de mi Patria, puedo casi asegurar des- Napoleón hizo padecer tanto a los franceses, éstos si- de esta tribuna que el general Perón ha logrado ya esa guen inclinándose ante su memoria en Los Inválidos. conciencia social, que ha inculcado en el pueblo ar- Y lo más importante aun es que siguen sintiéndose gentino. unidos a él. Y ese sentimiento, ese estado de concien- Nosotros la tenemos que perfeccionar, y para ello cia, que por unir a todo un pueblo, puede en cierto no podemos distraer la doctrina del genio para crear modo llamarse conciencia social, es lo que nuestro caudillos; no podemos distraer la doctrina del con- querido Líder ha logrado; y tenemos nosotros que ayu- ductor, que es la felicidad de todos los argentinos, para darle a afianzar la conciencia social que permita que favorecer a un grupo. Para favorecernos a nosotros mis- cuando él, el grande, tenga que alejarse de nosotros mos debemos ser amplios, grandes como la doctrina por la ley de la vida, el pueblo pueda sobreponerse a del General, y utilizarla para engrandecer a la Patria; los hombres de menos quilates -porque no todos son utilizarla para consolidar la independencia económi- grandes hombres- para imponerles su acción. La doc- ca; utilizarla para lograr la felicidad del pueblo argen- página 8 • historia del peronismo
  9. 9. tino y utilizarla para que por siempre sepan todos los honrosa de hacer conocer nuestra doctrina, de tratar pueblos del mundo que los argentinos somos política- de inculcarla a muchos otros compañeros que luchan mente soberanos, económicamente libres y socialmen- por ideales comunes, me he de referir a este punto te justos. expresamente en otra clase. Yo nunca me he dejado Esta tribuna se ha abierto para inculcar en todos de preocupar lo suficiente cuando veo a hombres hu- los peronistas -y yo me alegro que ustedes sean pero- mildes que son utilizados por los políticos en sus in- nistas que están en la lucha- que no se dejen llevar tereses mezquinos y bastardos, girando al genio y que- por un entusiasmo pasajero, para que piensen que los riendo vivir bajo su sombra. No se olviden, compañe- pueblos que quieren consolidar un movimiento no tie- ros y compañeras, que toda luz tiene sombra; trate- nen más que un hombre grande, y que los grandes mos nosotros de ser luz, nunca la sombra. hombres no nacen por docenas, ni dos en un siglo; Como este tema sobre los métodos y la acción en nace uno, y tenemos que bendecir a Dios que nos haya las unidades básicas y su relación con la política mez- favorecido con el meteoro del genio entre nosotros. quina no está dentro del temario de estas clases, cuan- Además, debemos convencernos que no es lo mis- do terminen estos cursos voy a pedirle al señor direc- mo servir a un genio, que servir a un caudillo; que no tor que me permita dar una clase especial sobre esta debemos tomar la política como un fin, sino como un materia, para los compañeros y compañeras, interpre- medio para servir al prócer y a la causa. Por lo tanto, tando y auscultando así los sentimientos de nuestro nosotros nos debemos sentir apóstoles de la obra y gran Líder. servidores de la causa de un gran hombre. Cuenta la historia que uno de los hombres que es- Los caudillos en nuestro país han utilizado siem- tuvo más cerca de Napoleón fue Fouché; y nadie se pre a los hombres humildes y han utilizado sus pues- explicaba por qué, siendo Napoleón un genio y un tos de lucha para servir a intereses mezquinos o bas- conocedor de hombres, siempre lo tenía tan cerca y lo tardos. Ellos, llegados al poder, han olvidado al pue- distinguía. Pero, siendo que Fouché le era desleal, blo y a veces e incluso lo han desconocido. Napoleón lo tenía demasiado cerca porque lo conocía Por eso nosotros, los argentinos, y sobre todo los demasiado bien y necesitaba controlarlo. peronistas, que tenemos el privilegio de tener un ge- Tratemos nosotros de estar cerca del corazón del nio, como yo lo califico desde este momento al gene- Líder, pero lealmente con nuestro trabajo honrado, lu- ral Perón, no nos podemos detener en la baja politi- chando y trabajando para llevar agua al molino del quería de servir a un caudillo, de querer quot;levantarquot; líder común, que es llevarla al pueblo y a nuestro hombres, porque ha aparecido en la República Argen- movimiento. Nosotros gastamos nuestras energías re- tina un genio y los genios nacen; no se hacen. conociendo que tenemos un conductor y un maestro, Por tratarse de compañeros que están en la lucha que tenemos un guía y un Líder. Y pensemos que to- página 9 • historia del peronismo
  10. 10. das las patrias, al crear un símbolo, lo han hecho para za: ¡Cuánto hicieron sufrir los argentinos, por su in- mantener su unidad espiritual y nacional. Nosotros, comprensión, a un patriota! Sobre todo, nosotros, los que no hemos tenido que andar por muchos siglos peronistas que tenemos el insigne honor de compartir buscando al hombre, como lo buscaba Diógenes; que la responsabilidad de construir esta Nueva Argentina, lo hemos encontrado, porque él ha venido a nosotros, debemos abrigar la esperanza y juramentarnos traba- nos ha hablado y nos ha traído sus ensueños patrióti- jando todos por Perón, por la Patria y por su pueblo. cos y sus magníficas realizaciones; nosotros pongá- La historia de los pueblos es, en síntesis, como lo monos entonces a trabajar honradamente, pongamos veremos en nuestra próxima clase, la historia de sus el hombro y el corazón para que las futuras generacio- luchas por conseguir esta unidad y este espíritu del nes de los argentinos puedan decir que esta genera- que estoy hablando, porque los pueblos saben que so- ción ha sido benemérita para la Patria, porque habien- lamente este espíritu y esta unidad podrán salvarnos do encontrado al genio lo supo apoyar y acompañar de los períodos vacíos en los que la noche cae sin nin- sin retaceos y sin mezquindades. guna estrella, aun sobre los pueblos que creyeron al- Nosotros hemos encontrado al hombre; no tene- canzar el privilegio de la eternidad. mos ya más que un solo problema: que cuando el hom- Es necesario que repasemos todas estas cosas de la bre se vaya, como dijo nuestro Líder, la doctrina que- historia universal para entender nuestro movimiento de, para que sea la bandera de todo el pueblo argenti- peronista y apreciarlo debidamente. Al pueblo argen- no. tino hay que mirarlo a través de sus vicisitudes y tam- No ha de ser la aspiración del pueblo argentino -y bién, por qué no decirlo, a través de las vicisitudes de sobre todo la de nosotros, los peronistas, a quienes los demás pueblos. Tendríamos que analizar el pro- me dirijo al hablar en esta clase- la de trabajar con blema de la conciencia social que nuestro Líder pro- ropa hecha. Nosotros queremos una obra de arte, y las clamó como necesidad fundamental. obras de arte no se venden en serie sino que son obras El general Perón hace unos días, al inaugurar el de un artista que las ha creado. Por lo tanto, no se Congreso Interamericano de Seguridad Social, procla- pueden comprar al por mayor ni fabricarlas todos los mó que él ambicionaba crear una conciencia nacional días. y que creía que todos los pueblos deberían tratar de Nosotros tenemos una obra de arte; sepamos apro- lograrla, para que los pueblos, una vez que la tuvie- vecharla para bien de la Patria; sepamos aprovecharla ran, pudieran aplicarla a los gobernantes que se des- para nuestros hijos y para todos los que vendrán, y viaran del buen camino, para que cumplieran sus in- tratemos que los argentinos del mañana no tengan que quietudes y sus esperanzas. Unicamente un hombre decir, al hablar de ese hombre que está quemando su sincero y honrado, un gobernante de los quilates del vida en aras de la felicidad de la Patria y de su grande- general Perón, puede hablar con esa sinceridad, con página 10 • historia del peronismo
  11. 11. la sinceridad de un apóstol. Únicamente el general alumnos, en la próxima clase que dictaré en esta Es- Perón puede decir, con la frente bien alta, que quiere cuela Superior Peronista, quieran hacerme llegar cual- que el pueblo, en cualquier momento y en todo ins- quier pregunta para aclarar cualquier punto de vista tante, le señale el camino. El General sólo quiere -cosa dentro de las líneas doctrinarias en que hemos enca- rara en este siglo- auscultar los latidos del corazón rado estos cursos. Yo voy a hacer aquí la historia del popular. peronismo al servicio de la doctrina, de Perón y de la Y tendremos que buscar en la historia de los gran- causa. Puedo tal vez hacerlo porque saben bien todos des hombres, la unidad que nos permita medir la gran- ustedes los peronistas de la Patria, que Eva Perón, por deza de nuestro Líder. ser Eva Perón, es una misma cosa con Perón: donde Será éste nuestro primer trabajo. Empezaremos por está Perón, está Eva Perón. Y yo pretendo ser eso, por- estudiar la pequeña grande historia de estos años de que quiero que cuando vean llegar a Eva Perón uste- la revolución peronista. Yo invito a los alumnos de des sientan la presencia superior del Líder de la na- esta escuela superior para que hagan el camino con- cionalidad. No ambiciono nada más que comprender- migo, aunque yo no pueda guiarlos con toda la cien- lo en sus inquietudes, en sus sueños y en sus ideales cia necesaria. Ustedes me podrán perdonar pensando patrióticos. En estos ocho años de mi vida junto al que pongo en este trabajo, que para mí es tan difícil, Líder, no he hecho más que auscultar su corazón, para todo mi amor, mi fe y mi fervor peronista. interpretarlo y conocerlo y también para llegar mi pen- Los críticos de la historia dicen que no se puede samiento a los compañeros que luchan por ideales escribir la historia ni hablar de ella, si se lo hace con comunes. fanatismo, y que nadie puede ser historiador si se deja Ustedes habrán visto que Eva Perón jamás ha he- dominar por la pasión fervorosa de una causa deter- cho una cuestión personal; y como yo sé que es des- minada. Por eso yo me excluyo de antemano. Yo no graciado aquel que no se equivoca nunca, porque no quiero, en realidad, hacer historia, aunque la materia hace nada, al equivocarme he reconocido inmediata- se llame así. Yo no podría renegar jamás de mi fanatis- mente el error y me he retirado, para que no fuera a mo apasionado por la causa de Perón. Yo solamente ser yo la causa de un error que pudiera perjudicar al quiero hacer lo que dije aquí el día que inauguramos movimiento. esta Escuela: que aprendamos, si es posible, que apren- Así deben ser ustedes, honrados para reconocer damos a querer aun más al general Perón. Eso es lo cuando se equivocan, y honrados y valientes para ha- que voy a hacer y lo confieso honradamente pensan- cer llegar, en cualquier momento, a todos los peronis- do en Perón, en su doctrina y en el movimiento. Des- tas, la voz sincera, valiente y doctrinaria de nuestra de aquí yo trataré de hacer la historia del peronismo. causa. Ha de ser grande la causa del General cuando Yo quisiera que las compañeras y los compañeros nosotros, en lugar de someternos y conformarnos con página 11 • historia del peronismo
  12. 12. los viejos comités, escuchando la voz del Líder, for- ble, esta doctrina, de la cual algunos de ustedes serán mamos unidades básicas de la Nueva Argentina en la los realizadores y otros, como dijo nuestro querido Pre- vida política, tanto en lo que se refiere a los compañe- sidente y Líder, los predicadores, que irán por todos ros como a las compañeras. los caminos polvorientos de la Patria desparramando Pero no nos conformamos con eso los peronistas, las verdades de esta Nueva Argentina y de un genio al porque el general Perón es hombre de creaciones y de que debemos aprovechar: no se olviden que -según realizaciones. Es por eso que se ha creado esta Escue- dijo Napoleón- los genios son un meteoro que se que- la Superior Peronista, para esclarecer mentes, para que man para iluminar un siglo. conozcan, sientan y comprendan aún más, si es posi- página 12 • historia del peronismo
  13. 13. Segunda clase Dictada el 29 de marzo de 1951 En la primera clase que di en esta Escuela, para nada que ver ni el origen, ni la clase social, ni la cultu- demostrar lo que es la historia universal -que no es ra. Existen hombres mediocres y comunes entre los más qeue la base de dos historias: la de los grandes cultos, y existen hombres superiores entre los humil- hombres y la de las grandes masas-, dijimos que los des. Humildes obreros lo han comprendido a Perón individualistas creen que la historia se basa solamen- como no lo han comprendido los que se creían cultos, te en los grandes hombres y que los colectivistas pres- y con eso han demostrado los obreros, los hombres cinden de los grandes hombres y creen en las grandes humildes de nuestra patria, que eran hombres supe- masas. Pero nosotros tenemos nuestra tercera posición, riores. y es por eso que yo dije, en mi primera clase, que no- Esto no sucede por primera vez en el mundo. Fren- sotros aceptábamos a los grandes hombres y a las gran- te a todos los hombres extraordinarios, lo mismo que des masas como los que pueden ser los constructores frente a las grandes ideas, siempre se han levantado de una gran felicidad y de una gran prosperidad. los sabios y los inteligentes para atacarlos, como así En la clase de hoy vamos a analizar cómo se ha es- los humildes y los menos cultos para apoyarlos. El crito la parte de la historia correspondiente a los gran- caso de Colón, un humilde pescador, frente a los sa- des hombres y vamos a tomar hoy siete puntos para bios de la corte española; el caso de Cristo, a quien los poder desarrollar esta materia de la historia del pero- escribas y sacerdotes de aquella época negaron y, en nismo que me ha tocado a mí dictar. En esta clase voy a cambio, humildes pecadores lo hicieron conocer por exponer estos siete puntos y después les haré llegar unos todo el mundo y, además, lo apoyaron. trabajos para que ustedes luego me los devuelvan, para No puedo resistir a la tentación de analizar un poco que confrontemos la historia universal, sobre distintos este tema de comparación de los hombres mediocres puntos, con la historia de nuestro peronismo; o sea, a y comunes con los hombres superiores, sobre todo por- los grandes hombres de la historia con lo que es nues- que yo aspiro a que cada peronista sea un hombre tro líder, el general Perón, el grande, el genio y el crea- superior. No digo que alcance a ser genial, porque los dor de nuestra doctrina peronista. genios no nacen todos los días ni en todos los siglos; Existen indudablemente, desde el punto de vista pero sí ambiciono a que lleguen a ser hombres supe- de su relación con la historia, varias clases de hom- riores, y es por eso que nosotros queremos es esta Es- bres comunes o mediocres, hombres superiores y hom- cuela hacer una diferencia entre el hombre superior, bres extraordinarios. En esta clasificación no tienen el mediocre y el extraordinario, o sea el genio. página 13 • historia del peronismo
  14. 14. Nosotros, por sobre todo, tenemos al genio. Los pe- ración. Un hombre superior, en cambio, es capaz de ronistas contamos con los hombres -y al decir hom- amar hasta el sacrificio. Muchas veces, cuando los bres incluyo también a las mujeres- superiores. hombres aman hasta el sacrificio, son más heroicos. Y el pueblo argentino, como todos los pueblos, por Yo, al ver que hombres humildes de la patria quieren desgracia tiene también los mediocres y hombres su- tanto a Perón y hacen sacrificios tan grandes, pienso periores que hoy vamos a tocar más profundamente. que estamos seguros, porque la bandera del pueblo, o Se entiende, vuelvo a decir, que al hablar del hombre sea la de Perón, la de los descamisados, está en manos me refiero también a la mujer. Los mediocres no reco- superiores. rren sino caminos conocidos; los superiores buscan Es por eso que nosotros debemos hacer una dife- siempre nuevos caminos. A los mediocres les gusta rencia muy grande entre el mediocre y el superior. No andar sobre las cosas hechas; a los superiores les gus- porque un hombre tenga mucho estudio ha de ser su- ta crear. perior. Hay que hacer mucha diferencia entre los de Los mediocres se conforman con un éxito; los su- gran cultura que cree que lo saben todo, porque algu- periores aspiran a la gloria, respiran ya el aire del si- nos tienen también la soberbia del ignorante, que es glo siguiente y viven casi en la eternidad. Un pintor la más peligrosa de todas. que suele copiar cuadros y otro pintor que crea, por Los mediocres nunca quieren comprometerse, y de ejemplo, uno es un hombre superior, el segundo, y el ésos nosotros conocemos a muchos. Son cobardes, otro es un hombre mediocre; por eso al creador se lo nunca se juegan por una causa, ni por nadie; dirigen- define con el título de artista. tes políticos de las horas buenas y aprovechadores Los mediocres son los inventores de las palabras cuando el río está revuelto. Yo diría, funcionarios de prudencia, exageración, ridiculez y fanatismo. Para esos, por ejemplo, que usan el distintivo solamente ellos el fanatismo es una cosa inconcebible. Toda nueva cuando van a Trabajo y Previsión. No alcanzan a ser idea es exagerada. El hombre superior sabe en cambio Judas, pero son tan repudiables, que nosotros les lla- que el fanático puede ser un sabio, un héroe, un santo maríamos Pilatos. Yo prefiero el enemigo de frente a o un genio, y por eso lo admira y también lo acepta y un quot;tibioquot;, será porque los tibios me repugnan, y voy a acepta el fanatismo. decir aquí algo que está en las Escrituras: quot;Los tibios Para un hombre superior, una idea nueva puede me dan náuseasquot;. ser un descubrimiento de algo grande, por ejemplo Yo admiro más bien a los hombres enemigos, pero un mundo nuevo, como el mundo que descubrió Co- valientes. Hay que tener mucho cuidado con los Pila- lón, un hombre de origen tan sencillo. Un hombre tos dentro de nuestra causa. común o mediocre nunca profundiza una cosa y me- Dante ubicó a los mediocres, a los que no quisie- nos ama; el amor para él es una ridiculez y una exage- ron comprometerse ni con el bien ni con el mal, junto página 14 • historia del peronismo
  15. 15. a los ángeles, que no fueron ni fieles ni creyentes, pues vieron a Perón y creyeron en él. Y es por eso que el se dice que una vez los ángeles en el cielo se pelearon. general Perón, con muy pocas palabras, ha calificado Unos estuvieron a favor de Cristo y otros en contra. a esos hombres superiores, a esos hombres humildes Entonces, Dios, a los que estuvieron a favor los man- de nuestro pueblo, diciendo que lo mejor que tene- dó a la gloria y a los otros al infierno. Pero hubo uno mos es el pueblo. de los ángeles, de esos que abundan tanto, que no se Los hombres extraordinarios forman la tercera ca- comprometió; observador. Entonces Dios no lo podía tegoría, que es la de los hombres que señalan rumbos poner en la gloria, ni tampoco en La Divina Comedia - y que jalonan la historia. Ellos son los sabios, artistas, voy a hacer una referencia-, al ponerlo a la entrada, héroes, filósofos, y están también los grandes conduc- dice Dante a Virgilio, que lo conduce: quot;Mira y pasaquot;, tores de pueblos. A nosotros nos interesan, sobre todo como diciéndole: quot;No vale la pena detenerse ante los y muy especialmente, los filósofos y los conductores. que no quisieron ni el cielo, ni tampoco los aceptó el Los filósofos son los que han pensado en mejorar los infiernoquot;. El eterno castigo de los mediocres es el des- medios de vida del hombre sobre la tierra. Pero tene- precio. Y nosotros, además del desprecio, debemos mos en cierto modo una filosofía de la vida nueva, ya ignorarlos. A los mediocres los mata el anonimato. quot;Los que por filosofía nosotros entendemos una manera de mediocres -dice Elliot en su libro El Hombre -son los encarar la vida y algunos hombres extraordinarios se enemigos más fuertes y más poderosos de todo hom- han creído y han enseñado a la humanidad cómo se bre de genioquot;. Carecen de entusiasmo, de fe, de espe- puede vivir, y de una manera mejor. Estos hombres ranza y, como es lógico, de ideales. Son los que se extraordinarios son los filósofos. Cuando los filósofos reían de los sueños de Perón, que lo creyeron loco o han tratado no sólo el problema personal, individual, visionario. Otros hombres superiores creen en la be- del hombre, sino todos los problemas sociales del Es- lleza, en el amor y en la grandeza, creen en todo lo tado, la autoridad, la sociedad, el bien común, etc., extraordinario; por eso creyeron en Perón. Por cada entonces a este tipo de hombres extraordinarios la fi- día que pasa nosotros nos damos cuenta de la estatura losofía los llama filósofos políticos. del general Perón. Conductores. Para nosotros los conductores, tal El general Perón es de esos hombres extraordina- como nos enseña Perón, son aquellos que han hecho rios que profundizan la historia universal. Nosotros vivir a los pueblos de una manera determinada, lle- nos damos cuenta que tiene todo lo bueno de los gran- vándolos como de la mano por los caminos de la his- des hombres y que no tiene nada malo de los grandes toria. hombres. Es por eso que los hombres humildes de Es esto lo que ha hecho el general Perón con noso- nuestra Patria -que yo voy a calificar de hombres su- tros. Tomó el país en un momento en que los argenti- periores de nuestra Patria, porque fueron superiores- nos habíamos perdido la esperanza, en un momento página 15 • historia del peronismo
  16. 16. en que los argentinos habíamos llegado a adoptar cier- alta para la historia argentina, y también -¿por qué no tos sistemas de vida, porque los creíamos bien, por- decirlo?- nosotros pretendemos que sea la más alta que los creíamos mejor, porque los argentinos, cuan- para la humanidad en el progreso del hombre, y no se do iban a comprar y encontraban quot;made in Englandquot;, puede saber si una cumbre es más alta o más baja, si estaban mucho más contentos que cuando decía quot;In- no se la compara precisamente con las demás, con las dustria Argentinaquot;. Y llegó el momento en que el pue- otras cumbres, con las más altas. blo había perdido la esperanza de encontrarse a sí Por eso estudiamos estos antecedentes universales mismo, llegó el momento en que las fuerzas del traba- con los cuales sabremos nuestra propia estatura. jo, los obreros de nuestra patria, habían también per- El Peronismo se precia de haber realizado, como dido la esperanza de un futuro mejor; llegó el momento yo lo dije hace un momento, lo mejor de los sueños de en que, en el país, sus fuerzas morales, materiales y los hombres grandes y aun por qué no decirlo con culturales se estaban perdiendo en una noche que no toda franqueza y sinceridad, si ése ha de ser el lema tenía aurora.. En ese momento llegó el general Perón; de nuestra escuela- el haberlos superado. en esa noche llegó el general Perón, y con una volun- El Peronismo realiza los mejores ideales de los filó- tad extraordinaria, con una clarividencia extraordina- sofos y conductores de todos los tiempos, y para eso no ria y con un profundo amor a su patria y a su pueblo, hay más que estudiarlo, y ustedes me darán la razón. fue abriendo la selva y señalando el camino por el que De Sócrates, por ejemplo -el filósofo humilde de el pueblo argentino lo iba a seguir para encontrarse Atenas- ha tomado el peronismo el deseo de que los con este venturoso día que estamos viviendo todos hombres sean justos y buenos; como Sócrates, el pe- los argentinos y que tenemos que consolidar y legar a ronismo predica la igualdad y la hermandad entre los los argentinos del mañana. Para eso no sólo hay que hombres y el respeto a las leyes, y aspira a una sola gritar: ¡Viva Perón!; para eso hay que comprenderlo, clase, que nosotros llamamos la clase de los que tra- para eso hay que profundizarlo y para eso hay que bajan. amar profundamente a la Patria y a las fuerzas del tra- De Platón y de Aristóteles desechamos los concep- bajo, que es amarlo a Perón. tos de clases y de esclavitud que ellos aceptaban, pero, ¿Por qué nos interesan a nosotros los filósofos, los en cambio, aceptamos lo mejor de ellos: sus altos con- políticos y los conductores? ¿Qué tienen que ver con ceptos de la justicia como virtud fundamental del hom- la historia del peronismo?, dirán ustedes. Esta es mi bre que vive en la sociedad y, como ellos, creemos y segunda clase y yo sigo hablando con persistencia so- sostenemos en la doctrina y en la práctica, de que por bre este asunto porque el peronismo no se puede en- sobre la materia lo superior es el espíritu. tender, ya que es una doctrina política, sino como la Se ha dicho mucho de nuestro movimiento que es cumbre de un largo camino, como una etapa, la más materialista. Nada es más falso. ¿O es que nuestros página 16 • historia del peronismo
  17. 17. enemigos son tan cobardes que no quieren, tal vez leído con gran cariño la vida de Licurgo, no precisa- por vergüenza -y en esto tienen razón- ver que tenían mente porque me haya tocado el privilegio inmereci- sumergido a nuestro pueblo por una explotación, que do de dictar esta clase sobre historia del peronismo, además de vergonzosa, no era digna de los argentinos, sino porque siempre me ha interesado la historia de porque no sólo los habían explotado materialmente los grandes hombres y porque Licurgo ha sido un per- sino espiritualmente, ya que no les permitieron des- sonaje que hay que estudiar y comprender, ya que cubrir sus propios valores y sus propias posibilida- cuanto más se lo lee más se lo admira. des? ¿Es que no son capaces de reconocer que en 50 Remontándonos a la antigüedad y observando un años, por no decir un siglo, habían sumergido a nues- hombre que trabajaba ya con un sentido tan justicia- tro pueblo? ¿Es que el general Perón, como conductor, lista, es por lo que el general Perón dijo los otros días como patriota y, sobre todo, como argentino y como que Licurgo fué quien realizó, tal vez por primera vez hombre que ama profundamente al hombre, no iba a en el mundo, el ideal peronista que establece que la solucionar un problema apremiante como era el pro- tierra debe ser de quien la trabaja. Es así como Licur- blema -si bien es cierto material- de la familia? Por go repartió la tierra de los espartanos en partes igua- eso, el entonces coronel Perón, desde la secretaría de les; y se dice que en los tiempos de cosecha, Licurgo Trabajo y Previsión tomó para sí la ardua tarea de re- comentaba, al ver todas las parvas iguales, que pare- sentir, tal vez, a los poderosos, no tanto por su doctri- cía que la Laconia era una herencia que se había re- na, sino porque les tocó un poco en sus intereses, les partido entre hermanos, porque todas las parvas de tocó el bolsillo, que es la quot;vísceraquot; que más les duele. toda la Laconia eran iguales. Además, les hizo sentir que en nuestra patria debían Y más aún: para terminar con otra de nuestras pre- tratar a todos los argentinos con la dignidad que me- ocupaciones fundamentales, de que existieran menos recen por el solo hecho de llevar el egregio apellido pobres y menos ricos, hizo desaparecer el dinero, rea- de argentinos. lizando, también en eso, una revolución económica. Es por eso que se atreven a decir todavía que nues- Hizo acuñar monedas de hierro, porque de esa mane- tro movimiento es materialista, y ustedes, hombres y ra se terminaba con la codicia y la avaricia. Asimis- mujeres humildes, pero superiores, saben que nues- mo, para destruir el distingo de clases, dictó una or- tro movimiento es eminentemente espiritual porque denanza que obligaba a que todas las puertas fueran se basa en la moral y exalta los valores morales del iguales, tanto en las mansiones señoriales como en las individuo y está por sobre la materia. humildes casas. Uno de los propulsores del peronismo, para noso- Por eso es que nosotros vemos en Licurgo tal vez al tros -sobre todo después de haber escuchado las pala- primer justicialista que haya tenido la humanidad. Pen- bras del general Perón los otros días- es Licurgo. He samos también que precursores del peronismo fue- página 17 • historia del peronismo
  18. 18. ron, sin duda, otros hombres extraordinarios de la je- sobre las cosas hechas; fueron del grupo pequeño de rarquía de los filósofos, de los creadores de religiones los que les gusta crear. o reformas sociales, religiosas o políticas, y también Para tomar un poco la doctrina religiosa, vamos a de conductores. Y yo digo precursores del peronismo, tomar la doctrina cristiana y el peronismo, pero sin porque como dije antes, nosotros hemos aceptado de pretender yo hacer aquí una comparación que escapa las doctrinas y de los grandes hombres -digo nosotros, a mis intenciones. Perón ha dicho que su doctrina es queriendo decir nuestro conductor, porque Perón ya profundamente cristiana y también ha dicho muchas nos pertenece a todos los argentinos que lo hemos com- veces que su doctrina no es una doctrina nueva; que prendido, que lo apoyamos, y, como somos una gran fue anunciada al mundo hace dos mil años, que mu- familia, lo que hace Perón es de todos- todo lo bueno chos hombres han muerto por ella, pero que quizá que tienen. Pero lo grande de Perón, es que ha tomado aun no ha sido realizada por los hombres. de cada doctrina los conceptos humanos, los concep- Yo quisiera que ustedes profundizaran bien esta tos de la seguridad social, los conceptos del respeto a última frase, porque así comprenderían, y veríamos las leyes, los conceptos de la igualdad y de una sola más claro muchos puntos que a veces no comprende- clase. El es un creador; cuanto más leemos la doctri- mos. No está en mi ánimo hacer comparación alguna na; cuanto más estudiamos a los hombres, más nos entre la figura de Cristo y la de Perón; por lo menos yo damos cuenta de que estamos frente a un hombre ex- no lo pretendo al decir estas palabras, pero debemos traordinario, un creador que no tiene nada que envi- recordar algo que dijo Perón no hace mucho y fue esto: diar a los grandes creadores de la humanidad. Yo di- quot;Nosotros, no solamente hemos visto en Cristo a Dios, ría que ningún hombre de este tipo puede dejar de sino que también hemos admirado en él a un hombre. considerarse, en cierto modo, de cerca o de lejos, pro- Amamos a Cristo no sólo porque es Dios; lo amamos pulsor de una doctrina. Por eso, en este marco de gran- porque dejó sobre el mundo algo que será eterno: el des, podríamos colocar a Confucio, a Alejandro, a San- amor entre los hombresquot;. to Tomás, a Rousseau, a Napoleón, e incluso a Marx, Yo pienso que si hay un hombre que ama a los hom- aunque en algunos casos no hayan sido más que alen- bres, si hay un hombre humilde, generoso y extraor- tados por las intenciones del bien común. Todos ellos dinario, dentro de su sencillez, ése es el general Pe- no son más que jefes de rutas de la humanidad, jefes rón, porque Perón no sólo es grande por su indepen- de ruta que algunas veces equivocaron el camino, pero dencia económica, no sólo es grande por su justicia que por sendas derechas o torcidas vienen de muy social, y por lo bien alto que mantiene su soberanía, lejos a terminar en nuestra doctrina y nuestra reali- no declamada como antes, cuando la entregaban por dad magnífica que nos da Perón. Fueros creadores, y cuatro monedas al mejor postor, sino una soberanía no fueron de ese grupo numeroso que les gusta andar que se mantiene en los hechos. página 18 • historia del peronismo
  19. 19. Perón no es grande solamente por eso, ni por ha- pueblo, mucho más que el comunismo. Yo pensaba ber creado su gran doctrina. Perón es grande también estos días, en una conferencia que me tocó presidir, si en sus pequeños detalles. Yo le oí decir no hace mu- el mundo querrá la felicidad de la humanidad o sólo cho al doctor Mendé, en un comentario que me hizo aspira a hacerle la jugada un poco carnavalesca y san- hablando conmigo, porque conversamos muy a me- grienta de utilizar la bandera del bien para intereses nudo -y sobre que otro tema se puede hablar conmigo mezquinos y subalternos. Nosotros tenemos que pen- que no sea el del General-: quot;Cuando a mí me llamaron sar, y llamar un poco a la reflexión a la humanidad, para ser ministro de Perón, tuve un poco de miedo. Lo sobre todo a los hombres que tienen la responsabili- había idealizado a Perón y pensé si no sería cierto eso dad de dirigir a los pueblos. A mi juicio el carnaval no que decía Napoleón, de que ningún hombre es grande tiene más que seis días al año, y, por lo tanto, es nece- para su ayuda de cámaraquot;. quot;Después de un año tengo sario que nos quitemos la careta y que tomemos la que decir que Perón es tan grande que lo es para su realidad, no cerrando los ojos a ella, y que la veamos ayuda de cámara. Y nosotros los ministros, ¿qué so- con los ojos que la ve Perón, con los ojos del amor, de mos sino un ayuda de cámara de Perón? Somos tan la solidaridad y de la fraternidad, que es lo único que pequeños dentro de su grandeza que yo puedo afir- puede construir una humanidad feliz. Para ello, es mar que Perón ha superado eso que no ha superado necesario que no le hagamos la sangrienta payasada ningún gran hombrequot;. Es que Perón es humilde hasta que le han hecho los quot;defensoresquot; del pueblo a los tra- en sus pequeños detalles. bajadores. Por ejemplo durante 30 años se han erigido Pero volviendo al cristianismo. Nosotros los pero- en defensores de ellos y han estado siguiendo a un nistas concebimos el cristianismo práctico y no teóri- capitalismo cruento, sin patria ni bandera, y cuando co. Por eso, nosotros hemos creado una doctrina que una persona de América levantó la voz para pedir la es práctica y no teórica. Yo muchas veces me he di- palabra justicialista, se escandalizaron como si se hu- cho, viendo la grandeza extraordinaria de la doctrina biera pronunciado la peor de las ofensas que se pue- de Perón: ¿Cómo no va a ser maravillosa si es nada dan decir. menos que una idea de Dios realizada por un hom- Yo soy una mujer idealista. He abrazado con amor bre? ¿Y en qué reside? En realizarla como Dios la qui- la causa del pueblo y en eso tengo que dar gracias a so. Y en eso reside su grandeza: realizarla con los hu- Perón y a Dios por haberme iluminado bastante jo- mildes y entre los humildes. ven, como par poder ofrecer una vida larga al servicio En medio de este mundo lleno de sombras en que de la causa del pueblo, que, por ser la causa del hom- se levanta esta voz justicialista que es el peronismo, bre, ha de ser una causa superior. Como mujer idea- pareciera que la palabra justicialista asusta a muchos lista y joven, entonces, no podía aceptar y me daba hombres que levantan tribunas como defensores del náuseas -como decía Cristo- que hombres tibios, pero página 19 • historia del peronismo
  20. 20. cobardes, no sostuvieran con la sinceridad, con al esta Argentina en que los argentinos nos sentimos or- honradez y con el espíritu de sacrificio que hay que gullosos, pero no como antes, por una cuestión de no- sostener la verdadera bandera que es la de la felicidad velería, porque no éramos argentinos con dignidad. y la de la seguridad mundial. Hoy somos argentinos en toda la extensión de la pala- Es por eso que cada vez que trato más a los hom- bra. Somos los argentinos que soñaron los patriotas bres, amo más a Perón. Me refiero a los hombres que de ayer, somos los argentinos ya reivindicados, a quie- se erigen en dirigentes y que son falsos apóstoles; que nes ha colocado en el sitio de privilegio, el genio, el lo único que quieren es llegar, para, después de llegar, creador, el conductor, el guía: el general Perón. traicionar. Por eso, cuando veo en este mundo de som- Después de efectuar estas incursiones por la filo- bras y de egoísmo, que se levanta la voz justicialista sofía universal de la historia para hacer las compara- de nuestro peronismo, me acuerdo siempre de aque- ciones doctrinarias con nuestra doctrina y con nues- llo que dijo León Bloy: quot;Napoleón es el rostro de Dios tro Líder, el general Perón, es que, en esta materia de en las tinieblasquot;. Para nosotros, acepto esta frase por la Historia del Peronismo, he querido que ustedes lo lo que significa, y haciéndole un poco de plagio a León comprendan bien a Perón. Yo no puedo descubrirles a Bloy, digo que para nosotros -y con mucha justicia y Perón, porque, como bien dije hace poco, si un poeta gran certeza- Perón es el rostro de Dios en la oscuri- quisiera cantarle al sol o un pintor pintarlo, yo los con- dad, sobre todo en la oscuridad de este momento que sideraría locos. Al sol no hay que cantarle ni pintarlo: atraviesa la humanidad. hay que salir a verlo y, aun viéndolo, uno se deslum- Perón no sólo es esperanza para los argentinos. Pe- bra. Yo invito a ustedes a que salgan a ver a Perón, a rón ya no nos pertenece; Perón es bandera para todos que lo conozcan profundamente: se deslumbrarán, los pueblos con sed de justicia, con sed de reivindica- pero cada día lo amarán más entrañablemente y roga- ciones y con sed de igualdad. Yo he podido compro- rán a Dios para que podamos obtener de este hombre bar cómo nos envidian muchos porque lo tenemos a extraordinario el mayor provecho posible para el bien- Perón; cómo nos quieren otros por lo mismo y cómo estar y engrandecimiento de nuestra patria y de su disfrutan otros en que haya tantos malos argentinos, pueblo. creyendo que los malos argentinos serán más y que lo Y cuando el general Perón se haya ido definitiva- dejarán pasar a Perón, para poder cumplir ellos su po- mente en lo material, no se habrá alejado jamás del lítica de imperialismo, ya sea de derecha o de izquier- corazón de los argentinos, porque nos habrá dejado su da. Los que las disfrutan son las fuerzas del mal en obra y nos acompañará siempre su presencia superior. página 20 • historia del peronismo
  21. 21. Tercera clase Dictada el 5 de abril de 1951 En la primera clase dije que la historia universal hay inseguridad en el porvenir puesto que trabajan era la historia de los grandes hombres y de las masas todos los que quieren. Los pueblos amenazados no humanas que se llaman pueblo. son felices porque no están seguros. En la segunda clase hemos hablado en líneas gene- Voy a traer un recuerdo de mi viaje por Europa. Al rales acerca de lo que han significado en la historia pasar por Francia, Italia, países con pueblos maravi- del mundo algunos de los grandes hombres. llosos, veía que éstos se hallaban angustiados, preci- Como primeras conclusiones yo podría decir: samente, porque pensaban en el porvenir. Es que ellos, 1º) Que ningún hombre extraordinario puede de- que formaban una generación que había sufrido dos jar de considerarse precursor de nuestro movimiento guerras, veían que de la noche a la mañana podían ser peronista. arrastrados a otra guerra sin consutárseles siquiera. 2º) Que el peronismo ha tomado lo mejor que han Por eso es que, cuando yo andaba por las calles, tanto concebido a través de la historia humana los filósofos en Francia como en Italia no se oía más que un solo y los conductores. El peronismo, no sólo lo ha realiza- grito: «Queremos ir a la Argentina de Perón». Ese gri- do sino que los ha superado. to, que podría parecer intrascendente, es importantí- Estas son las conclusiones, a mi juicio, de lo habla- simo, máxime tratándose de pueblos tan lejanos y con do en las clases anteriores, las que se pueden compro- una civilización tan grande, porque veían a la Argen- bar con los hechos. tina como la meta de sus sueños, de su seguridad y de Lo que los filósofos y conductores querían era la sus esperanzas en un porvenir mejor. felicidad de los pueblos. Ningún pueblo ha sido tan Esas palabras, que no eran dichas por algunos sino feliz como lo es el pueblo argentino en este momento, que eran el clamor de todos los trabajadores, me hizo gracias a Perón y a su doctrina. pensar muy profundamente en la obra extraordinaria Esto es en síntesis lo que hemos tratado en las dos que realizaba el General, y que había traspasado las clases anteriores. fronteras de la patria para hacerse bandera y estan- Ustedes perdonarán que haga un comentario –an- darte de los pueblos trabajadores. tes de entrar al tema de hoy- acerca de la felicidad que Yo creo que hay muy poca justicia en el mundo. hoy tienen los argentinos. En muchos países existe –no lo dudo- una justicia in- Nadie puede negar que nuestro pueblo es extraor- dividual, pero esa justicia es incompleta, porque no dinariamente feliz. El pueblo tiene lo que quiere. No interviene todo el pueblo en la solución de los graves página 21 • historia del peronismo
  22. 22. problemas que afectan a los trabajadores y a los hu- y el conductor. Muchas veces pienso que si el General mildes, que forman la mayoría de los pueblos. hubiese nacido en otro lugar del mundo, no hubiera Solamente aquí los trabajadores viven seguros de podido manifestarse lo extraordinario de su genio, que su patria es justa para ellos y saben que hay justi- porque le hubiera faltado un pueblo como el argenti- cia para todos. Esa es una base fundamental para la no para conducir. Nuestro pueblo es indudablemente felicidad. extraordinario. Yo no quiero entretenerme hablando Yo sé que no son éstas todas las razones que hacen de este tema, pues tendría que tomar varias horas para feliz al pueblo argentino. Pero sé que el pueblo argen- ello, pero les prometo dedicar especialmente una cla- tino es muy feliz, y no voy a enumerar todas las razo- se al pueblo argentino. Sin embargo, no puedo menos nes de esa felicidad porque el tiempo es corto. Lo veo, de recordar una cosa grande que solamente puede por ejemplo, cuando salimos con el General. Veo cómo explicarse por la grandeza de nuestro pueblo, capaz se extienden los brazos para abrazar al General y cómo de concebir y realizar un 17 de Octubre. Para hacer lo gritan su nombre con cariño. Cuando vivo esos mo- que los descamisados hicieron, se necesitaban dos mentos pienso que, si nuestros adversarios viesen, cosas: un prisionero como Perón y un pueblo como el recién entenderían las razones de este vínculo entre nuestro para libertarlo. Perón y su pueblo. Cuando miro a Perón, me siento Lo que dije yo cuando hablaba de la historia de los pueblo y por eso soy fanática del General; y cuando grandes hombres, tengo que repetirlo hoy al referirme miro al pueblo, me siento esposa del General y enton- a la historia de los grandes pueblos. Ustedes dirán: ces soy fanática del pueblo. para qué estudiar la historia de los grandes pueblos si Cómo no voy a serlo, cuando veo que el pueblo lo a nosotros solamente nos toca estudiar, en nuestra quiere tanto a Perón y para mí Perón es lo único que materia, la historia del peronismo. Es que tenemos que alienta mi propia vida y por él estoy dispuesta a entre- comparar lo que es nuestro pueblo con relación a otros gar todos mis esfuerzos, para colaborar en la obra ci- grandes pueblos de la humanidad que nos han prece- clópea de nuestro gran Presidente y conductor. dido. Para llegar a esto que hoy es nuestro pueblo, la Ustedes perdonarán mi largo prólogo; yo no siem- humanidad ha hecho muchos y grandes sacrificios y pre puedo resistir a la tentación de hablar del Gen- numerosos intentos, y cada intento ha dejado a los real. hombres una lección y una experiencia. Podemos así Vamos a hablar hoy de la historia de los pueblos decir, entonces, que la historia del peronismo es como como antecedente fundamental de la historia pero- la historia del mundo; es la suma de dos historias: la nista. En nuestro movimiento hay dos elementos fun- de Perón, que es el hombre extraordinario, y la de damentales; el General nos ha enseñado a llamarlos nuestro pueblo, que es un pueblo extraordinario. Y elementos de la conducción: son el pueblo o la masa, así como la grandeza de Perón no se puede medir sino página 22 • historia del peronismo
  23. 23. comparándola con la grandeza de los hombres extraor- constituyeron un gran pueblo. ¿Por qué? Porque tu- dinarios que lo precedieron, tampoco puede medirse vieron las tres condiciones características de los pue- lo que ha hecho y lo que es el pueblo argentino, si no blos: conciencia social, personalidad social y organi- apreciamos primero lo que han hecho otros pueblos zación social. Tenían conciencia social porque cada en el afán de ser lo que somos: un pueblo libre. uno se sentía responsable del destino común. Eso fue Es por eso que voy a remitirme un poco a la histo- lo que le hizo decir a Licurgo: «no está sin muros la ria universal para hacer una comparación de las espe- ciudad que se ve coronada de hombres y no de ladri- ranzas, de las inquietudes y de los afanes de grandes llos». Tal era el grado de conciencia social o concien- pueblos en busca de su propia felicidad. La historia cia colectiva que tenían los espartanos, que cuando de los pueblos no es más que la larga enumeración de alguien dijo a un rey de Esparta que Esparta se había los esfuerzos con que las masas humanas tratan de salvado porque sus reyes sabían matar, el rey contes- convertirse en pueblos. Este punto merece una acla- tó: No; Esparta se ha salvado porque su pueblo sabe ración especial, puesto que yo tengo un punto de vis- obedecer. Mejor podríamos decir, que porque tenía ta con el cual creo que todos ustedes coinciden, en conciencia colectiva, personalidad y organización so- cuanto a la distinción de masa y de pueblo. cial. El hombre civilizado se diferencia del hombre sal- Individualmente, los espartanos tenían personali- vaje en una sola cosa fundamental: el hombre salvaje dad de pueblo y organización social. Pero esto vale no tiene conciencia de su dignidad de hombre; es como solamente para el núcleo de ciudadanos de Esparta si no tuviese alma humana; no tiene personalidad. El constituído por los espartanos que, como habíamos hombre civilizado tiene conciencia de su dignidad, dicho, en los tiempos de Licurgo eran solamente nue- sabe que tiene un alma superior y, sobre todas las co- ve mil. Ellos eran todos iguales ante la ley, participan- sas, se siente hombre. La misma relación podemos do en el Gobierno y en las asambleas mensuales del establecer entre la masa y el pueblo. Las masas no pueblo. Ese era el pueblo espartano. Pero frente a los tienen conciencia colectiva, conciencia social; los espartanos, podemos oponer a la masa de los ilotas, pueblos son, en cambio, masas que han adquirido que sumaban más de 200.000 y estaban excluídos por conciencia social. Es como si los pueblos tuviesen los espartanos: constituían una masa. ¿Por qué? Por- alma, y por eso mismo sienten y piensan, es decir, que no tenían la condición de pueblo, al no tener con- tienen personalidad social y organización social. ciencia social, ni organización social, ni personalidad Vamos a tomar un ejemplo. Napoleón decía que social. Ellos eran los excluídos de Esparta. Los espar- un ejemplo lo aclara todo. El pueblo espartano: en tanos les prohibían reunirse, llevar armas, salir de Esparta tenemos bien claro el ejemplo de pueblo y de noche y como se multiplicaban, terminaron por auto- masas. Podemos decir con justeza que los espartanos rizar a los jóvenes a la cacería de ilotas un día al año. página 23 • historia del peronismo
  24. 24. Consecuencia del ejemplo: el cuadro que nos pre- El pueblo judío, que estuvo dos mil años disperso senta Esparta, nos hace ver el gran ejemplo del hom- por el mundo, ha luchado orgánicamente, con una bre, de la humanidad, que ha concebido, a través de conciencia tan adentrada de pueblo, que ha consegui- los años, una lucha para convertirse en pueblo, para do el milagro de formar nuevamente su país en la tie- pasar de la esclavitud a la libertad, de la explotación a rra de la que fuera arrojado hace dos mil años. Eso es la igualdad y de ser un animal de trabajo, a sentirse y lo que permanece, cuando los hombres luchan orga- ser hombre. nizados, con conciencia y con personalidad de pue- Yo podría hacer una diferenciación fundamental blo. Ese es un ejemplo muy interesante. La Revolu- ante ustedes, de lo que es masa y de lo que es pueblo, ción de Mayo, la revolución americana en general y como lo he dicho anteriormente: Masa: 1º, sin con- otras revoluciones, también demuestran lo que son ciencia colectiva o social; 2º, sin personalidad social, pueblos con conciencia y personalidad. y 3º, sin organización social. Esto es, para mí, masa. El pueblo está constituído por hombres libres; el Pueblo: 1º, con conciencia colectiva y social; 2º, con pueblo tiene conciencia de su dignidad, por eso es personalidad social, y 3º, con organización social. invencible y no puede ser explotado cuando es pue- Podríamos ofrecer una enumeración secundaria blo. En el pueblo todos tienen iguales privilegios; por para definir la masa. La masa casi siempre se expresa eso, no hay privilegiados. Todo movimiento que aspi- en forma violenta: tomemos por ejemplo la revolu- re a hacer la felicidad de los hombres, debe tratar de ción francesa y la revolución rusa de 1917, que luego que éstos constituyan un verdadero pueblo. Esa es la estudiaremos. La masa está formada por los explota- historia de los pueblos, en cuyo largo camino las ma- dos. La masa no tiene conciencia de su unidad. Por sas han luchado por alcanzar la gran dignidad de lla- eso es dominada fácilmente por los explotadores. Y marse pueblos. eso se explica muy fácilmente. Si tuviera conciencia La historia del peronismo es ya una lucha larga de de su unidad, de su personalidad social y de su orga- siete años para conseguir que una masa sufriente y nización social, una minoría no podría haber explota- sudorosa –como tantas veces la llamó el coronel Pe- do a la masa, como han sido explotados y lo siguen rón- se transformase en un pueblo con conciencia so- siendo muchos pueblos en la humanidad. cial, con personalidad social y con organización so- En la masa no hay privilegiados. Por ejemplo, to- cial. Recuerden ustedes cuántas veces el general Pe- mando algunas diferencias secundarias, diremos que rón habló a los obreros, a los industriales, a los comer- el pueblo siente y piensa; el pueblo expresa su volun- ciantes, a los profesionales, a todos, diciéndoles que tad en forma de movimiento bien orientado, firme y debían organizarse. Es que nuestro gran maestro, con- permanente. Podemos tomar por ejemplo al pueblo ductor y guía, el General, pensó que para que nuestro judío, como una expresión de pueblo. movimiento fuera permanente era necesario que esa página 24 • historia del peronismo
  25. 25. masa sufriente y sudorosa pasase a ser pueblo con diesen a los deudores, y por eso sabemos que antes de personalidad propia. Perón quiere un pueblo que sienta él los acreedores vendían a los deudores. Pero no se y que piense, que actúe bien orientado; por eso le se- habló del escarnio antes de Solón, porque lo que han ñaló tres grandes objetivos: justicia social, indepen- querido en la historia es exaltar la generosidad de un dencia económica y soberanía política. Perón quiere hombre y no descubrir la situación de un pueblo. un pueblo unido, porque así nadie lo explotará ni será La historia, por hacer las alabanzas de Solón, nos vencido por ninguna fuerza del mundo. Perón quiere hace conocer, sin querer, la historia de las masas so- un pueblo en el que todos sean privilegiados. metidas a la más denigrante tiranía. Aunque las ma- Vamos a pasar a nuestro tema, porque si yo empe- sas de todos los tiempos han hecho la historia sin es- zara a hablar del General tendría que decir tantas co- cribirla nunca.. Ningún pueblo mandó escribir su pro- sas como las que él quiere para los argentinos, que el pia. Sin embargo, casi ningún rey dejó de cuidar este tiempo me sería corto. detalle, tal vez más para justificarse ante la historia Es interesante que señale algunos episodios de la que para decir la verdad, y a veces –por qué no decir- historia a través de los cuales puede verse a las masas lo- para escribir sus propias alabanzas y la de sus hom- luchar para convertirse en pueblo. No consideraremos bres. más que algunos pocos de ellos, porque tenemos me- Por eso no conocemos la lucha de los pueblos anti- dido el tiempo. Pero desde ya podemos afirmar, como guos y sí conocemos la gloria de los emperadores y de cuando hablé de los grandes hombres, que todo mo- los reyes, como en el caso de los egipcios. Cada pirá- vimiento popular realizado en la historia no puede mide es un capítulo de historia. Es el relato de la vida dejar de ser para nosotros, en alguna forma, precursor misma de una dinastía. Pero, nadie escribió jamás la del movimiento peronista, que es eminentemente po- historia de todos los dolores que cada dinastía hizo pular. En tal sentido, debemos decir que la lucha de sufrir a sus masas para construir sus propias glorias y los pueblos ha sido una lucha sorda y larga, tanto que alabanzas. Pero nosotros, en cada una de esas piedras casi la historia no la recuerda. Porque la historia ha en que está escrita la historia de cada dinastía con sus sido escrita no para las masas sino, en general, para glorias y esplendores, vemos y vislumbramos el sacri- los privilegiados de todos los tiempos. Y esto nos lo ficio, la explotación y el sufrimiento de esa masa. explicaremos muy fácilmente, porque cuando alguna Cuando visité París, me impresionó profundamen- vez la historia nos habla de esas luchas es solamente te la tumba de Napoleón. Recuerdo que hasta un cani- para mencionar la generosidad de algún filósofo, polí- llita de París me dijo: «¿No ha visto usted a Napoleón?» tico o reformador, y por eso sabemos cuál era la triste El pueblo francés no olvidará jamás a su emperador, a condición en que vivían antes. Así es alabado Solón pesar de lo que lo hizo sufrir. Para los franceses, Na- en Atenas, porque prohibió que los acreedores ven- poleón es un recuerdo vivo y permanente, y todos sus página 25 • historia del peronismo
  26. 26. gestos son conocidos en Francia de memoria. Miles de la historia y al privilegio. Fue aquél el primer intento libros se han escrito sobre él, sobre sus victorias y de la masa de hacerse fuerte. Todavía, su lucha y aquel derrotas. Pero nadie se ha acordado jamás de escribir intento tuvo sus grandes errores, puesto que desem- la historia de los miles y miles de millares de hombres bocó en la tiranía de Robespierre. Es que la Revolu- que murieron por un capricho genial de crear un im- ción Francesa no encontró el conductor que la supie- perio. La Tumba del Soldado Desconocido es el único se dirigir y canalizar honrada y lealmente. Pero, sin recuerdo para la inmensa masa de los que murieron, aquella experiencia formidable, tal vez hoy no sería- cuyos nombres nadie sabe, absolutamente nadie. mos libres. No diríamos, como decimos, que ha llega- La historia de los pueblos, que todavía no ha sido do la hora de los pueblos. La revolución rusa de 1917, escrita, no podrá ser escrita tal vez nunca. Por eso yo por ejemplo, fue otro intento de las masas para hacer- me debo conformar con señalarles algunos pocos he- se pueblo. Otra vez aquí, en Rusia, una masa someti- chos y algunas deducciones que nos hacemos noso- da y explotada decide hacerse justicia por su propia tros acerca de las grandezas de los grandes filósofos, mano y destruir a las fuerzas opresoras del privilegio de los conductores, de los reyes y emperadores a tra- más crudo y denigrante, que era el poder de los zares. vés de los cuales vislumbramos la miseria y el dolor Desgraciadamente, aquello tampoco ha terminado de sus masas. bien; pero todos estos hechos van dejando profundas De Roma, solamente quiero recordar la lucha de enseñanzas a las masas humanas y no debemos des- los plebeyos por su liberación, que duró siglos para preciarlos sino valorizarlos como un gran ejemplo y conseguir las cuatro igualdades: civil, social, política también –por qué no decirlo- como una gran contri- y religiosa. bución para la humanidad, de esos pueblos en esa ar- Sobre este tema de los plebeyos y los patricios ha- dua lucha por su propia dignificación. Tanto la Revo- blaremos en otra clase. Hoy vamos a tomar el primer lución Francesa como la rusa fueron movimientos de capítulo, que obliga a describir a la masa y qué es la masas desorganizadas a las que luego nadie, ningún Revolución Francesa. Yo no voy a hacer el análisis de conductor, quiso conducir honradamente. Por eso el lo que es para nosotros, como precedente o como sig- triunfo fue momentáneo. Sin embargo, cada uno de no precursor, la Revolución Francesa. Pero no puedo esos triunfos ha ido creando en la masa una concien- menos que citarla aquí. Maritain confirma que, desde cia mayor de su dignidad de pueblo y poco a poco ha la Revolución Francesa el sentido de la libertad y de la ido creciendo en el mundo la idea de realizar la ver- justicia social ha trastornado y vivificado nuestra ci- dadera democracia; no esa democracia cantada y de- vilización. clamada para intereses mezquinos, sino la democra- Yo he pensado muchas veces con simpatía en el cia en que el gobierno del pueblo y para el pueblo ha pueblo francés, que supo vencer así por primera vez a de ser una realidad. página 26 • historia del peronismo
  27. 27. Perón ha dicho: «La verdadera democracia es aque- las masas han encontrado, en sus grandes movimien- lla donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere, y tos, un buen conductor; pero también es cierto que defiende un solo interés: el del pueblo». Benditos los casi nunca un gran conductor ha querido conducir un pueblos que tienen un conductor que piensa y que pueblo de hombres libres. Más bien todos han queri- actúa como nuestro gran conductor, maestro y guía, el do mandar sobre las masas, y por eso han tratado de general Perón. mantenerlas en la ignorancia. Porque ellos no han Esto no es sólo un principio de doctrina peronista; querido conducir, sino mandar; ellos no han querido es una inmensa y maravillosa realidad argentina. El realizar cuestiones permanentes, sino realizar cues- movimiento peronista fue también, el 17 de Octubre, tiones personales, para su propio interés personal y una gran reacción de masas, mayor quizás que la mis- político, y para su propio partido. ma Revolución Francesa, aunque pacífica. ¿Cuál es la Por eso el general Perón es grande. Nosotros, los diferencia y por qué el movimiento peronista superó partidarios del General, que lo seguimos, no nos da- a la Revolución Francesa? Porque la masa supo incli- mos cuenta todavía de su gran personalidad y de sus narse por un conductor que no tuvieron ni la Revolu- quilates. Tal vez por tenerlo demasiado cerca al Gene- ción Francesa ni la revolución rusa. Porque el coronel ral, no lo valoramos. El pueblo nos demuestra que Perón quiso probar que esa masa lo quería de verdad conserva sus valores morales y espirituales permanen- y decidió entonces que lo eligiese libremente el 24 de tes, puesto que ha sabido valorarlo al General. En cam- Febrero. Diríamos nosotros: porque el coronel Perón bio, los mediocres no han podido valorarlo al Gene- amaba profundamente al pueblo y no tenía mezqui- ral. Lo único que pido es luz para sus almas, para que nos intereses políticos ni personales, sino nada más puedan ver la genial figura del General y comprender que un solo interés: servir a la patria y al pueblo. Por- su error y su tristeza de no haber podido ver la luz y que Perón, desde antes del 17 de Octubre, ya había haber tomado el camino de la sombra. empezado a luchar por dar a la masa sufriente y sudo- Perón es tan grande que en sus clases –que sigo rosa de los argentinos, conciencia social, personali- con tanto cariño como todos sus actos- habla siempre dad social y organización social. Ya había empezado a diciendo «nosotros». Pero él es el conductor. Claro que formar de los argentinos un pueblo, un verdadero el General no puede cambiar la historia universal: el pueblo. conductor nace, no se hace. Y no nacen dos en el mis- En mi primera clase yo cité a un gran escritor ale- mo siglo y en el mismo pueblo, porque esto no se com- mán que afirma que la desgracia de la historia consis- pra, como la ropa hecha. En este siglo, nosotros tene- te, precisamente, en que no siempre los grandes hom- mos el privilegio de tenerlo a Perón, y aceptamos la bres se encuentran con los grandes pueblos. Tal vez doctrina de Perón. Por eso es grande Perón... Porque esto no sea del todo verdad. Es cierto que casi nunca nos ha legado una doctrina. Pero mientras Perón ten- página 27 • historia del peronismo
  28. 28. ga los ojos abiertos, los argentinos no seguirán más creerse que es alguien con personalidad propia en que a Perón, a Perón y a Perón. nuestro movimiento, nosotros nos reímos de ver has- El General nos habla así en su generosidad. Yo re- ta dónde puede llegar la ignorancia, hasta dónde pue- pito lo que siempre he dicho: no sólo es grande Perón de perder la vanidad, hasta dónde puede perder la por sus grandes obras y sus grandes realizaciones, sino ambición de los hombres, que los hace creerse alguien que es grande hasta en los pequeños detalles. Sola- cuando, en el mismo siglo y en ese pueblo, hay un mente un genio y un hombre de los quilates de Perón conductor, un guía y un maestro. Aquí tenemos al ge- puede ser tan extraordinariamente genial para englo- nio, tenemos al conductor, y todos los demás, todos, bar a todos nosotros al hablar de su doctrina y al ha- si diferencia –porque no hay diferencia-, todos, lucha- blar del conductor. El General podrá sacar buenos rea- mos por conquistarnos un puesto de lucha al lado del lizadores; podrá acercarnos a nosotros buenos discí- General; todos luchamos por comprenderlo a Perón, pulos, pero jamás seremos maestros; maestro hay uno que es comprender a la patria y al pueblo argentino; y solo. todos luchamos por realizar todos los días un poco Si miramos un poco la historia desde este balcón más en al obra peronista, o sea, por acercarnos a la alto del siglo XX, veremos que los grandes conducto- interpretación perfecta de su doctrina y de su con- res y líderes algunas veces han logrado tener discípu- ducción, mirándonos siempre en el espejo del general los. Lo grande de Perón es que, aunque él no lo diga, Perón. aspira a que todos seamos buenos discípulos de su Por eso, todos somos iguales después del general doctrina. Pero nosotros aspiramos a algo más: a com- Perón; nadie es más y nadie es menos. Los que no lo prender, aplicar, realizar y predicar su doctrina, a amar quieran comprender, allá ellos: Dios ciega al que quie- su doctrina. Pero por sobre todo, ambicionamos una re perder; primero, la masa los discute, no los acepta cosa: parecernos y acercarnos hacia la figura grandio- totalmente, ya que no acepta más que al líder, al ge- sa del creador de la doctrina y del realizador de la nio, al conductor, al maestro; después, la masa les paga felicidad argentina: el General Perón. con aquello con que pagan todos los pueblos a los Ju- Nosotros sabemos perfectamente, aunque Perón, das: con el desprecio y el olvido. en su humildad, no quiere hablar de sí mismo, que él Por eso, nosotros hombres y mujeres humildes, lo es todo. Es el alma, el nervio, la esperanza y la rea- pero superiores por nuestra grandeza espiritual y mo- lidad del pueblo argentino. Nosotros sabemos que sol ral, aspiramos a una sola cosa: a no sentirnos más de hay uno solo, y que aquí, en nuestro movimiento, hay lo que somos, pero tampoco menos de lo que pode- un solo hombre que tiene luz propia: Perón. Todos mos ser, y a servir lealmente y hasta el sacrificio a nos alimentamos de su luz. Si alguien se cree algo nuestro General. dentro de nuestro movimiento, si cae en el error de Y aquí yo quiero hacer notar que algunos piensan página 28 • historia del peronismo
  29. 29. y hacen comparaciones un poco risueñas, por no de- la entereza moral, política y patriótica de no darnos cir profanas, entre ciertos caudillos y el General. Pero cuenta que a los genios no se les puede comparar ni el general Perón no es un caudillo. profanar con ninguna figura de su siglo, porque son Perón es un genio, es un conductor, es un líder, y eso: genios. ellos piensan que, como ha pasado con esos caudi- Por eso es que nosotros lo vemos a Perón cada día llos, puede ser reemplazado, pero un genio y un con- más grandes, aun cuando –como ya he dicho- él se ductor, jamás. Con él muere el movimiento. El movi- elimina como conductor y nos llama a todos nosotros miento será permanente si los hombres, a través de él, conductores y cuando el General, en su grandeza es- aun después de haberse ido, siguen teniendo su luz, piritual, dice: «nosotros hacemos tal cosa». su bandera y su doctrina. Es por eso que Perón no Nosotros lo seguimos, nosotros tratamos de inter- podrá ser reemplazado jamás dentro de nuestro movi- pretarlo, tratamos de ayudarlo, porque tenemos la miento peronista, ni ahora ni después. Por eso no po- enorme responsabilidad ante las futuras generaciones drá ser olvidado por el pueblo argentino, porque no de argentinos de demostrar, eso sí, que esta genera- pasará a la historia entre los caudillos políticos. El gra- ción de argentinos ha sido benemérita porque ha sa- bará una página en la historia entre los grandes pa- bido valorar en el sacrificio constante y en su fe in- triotas y conductores más perfectos que ha tenido la quebrantable a un hombre de los quilates del general Argentina. Perón y legarles a ellos la hora de bonanza y de pros- Por eso, nosotros no tenemos más que a Perón; no peridad que estamos viviendo. vemos más que por los ojos de Perón; no sentimos Por todo esto yo creo que nuestro movimiento triun- más que por Perón y no hablamos más que por boca fará, y el triunfo nuestro será permanente como nin- de Perón. Ese debe ser nuestro gran objetivo, y si aun gún otro en la historia. Perón quiere conducir a un nos saliéramos de esa línea de conducta, el pueblo, pueblo de hombres libres y dignos, y nosotros ya so- que es maravilloso, porque hay algo que se siente, que mos –gracias a él- un pueblo de hombres libres y dig- se palpa pero que no se puede controlar, nos haría nos, que ay tiene personalidad, que se va organizando perder en la noche y caeríamos en el desprecio de to- a pasos agigantados. Yo no quiero entretenerlos más. dos los ciudadanos argentinos, porque se habría per- En la próxima clase hablaremos del pueblo y de los dido nuestro movimiento, por no haber sabido tener sistemas capitalistas. página 29 • historia del peronismo
  30. 30. Cuarta clase Dictada el 12 de abril de 1951 En mis clases anteriores he hablado de la historia tres grandes amores, tal como lo siento yo, y no sola- universal, refiriéndome a las dos historias: la de los mente como una linda palabra. hombres y la de las masas en su afán por convertirse El amor es sacrificio, y aunque parezca esto el títu- en pueblo, y a la historia de los grandes hombres has- lo de una novela sentimental, es una verdad grande ta llegar a Perón. Aquí nos hemos detenido, como quien como el mundo y como la historia. No hay amor sin se detiene luego de haber recorrido la noche, contem- sacrificio, pero nadie se sacrifica por algo que no quiera plando en las estrellas la aurora que luego llega con el y nadie quiere algo que no conoce. Nosotros decimos sol. muchas veces que estamos dispuestos a morir por el Recorrimos la historia de las masas, en su afán por pueblo, por la Patria y por Perón, pero cuando llegue convertirse en pueblo, o sea en sus luchas de supera- ese momento, si llega –y no seamos traidores, deslea- ción, hasta llegar al 17 de Octubre, que tal vez es la les y vendepatrias-, tenemos que sentir verdaderamen- historia más formidable de un pueblo defendiendo su te esos tres grandes amores, y por eso debemos cono- propio destino. cerlos íntima y profundamente. Es necesario conocer, ¿Qué es el pueblo para un peronista? Yo creía que sentir y servir al pueblo para ser un buen peronista. había agotado el tema en la clase anterior y había dis- Hay muchos peronistas, ya lo son; pero nosotros que- puesto hablar hoy de la historia del capitalismo, pen- remos peronistas en la práctica y no teóricos. sando que así, por contraste de luz y sombras, nos Es urgente que insistamos, dentro de nuestro mo- entenderíamos mejor y entenderíamos mejor al pero- vimiento, en la necesidad que tenemos de hacer co- nismo, pero meditando el tema de mi última clase, nocer y amar al pueblo –y ustedes verán más adelante advertí que todavía no había terminado y que queda- por qué es urgente, y más en nuestro movimiento- si ban muchos puntos, para mí de fundamental impor- es que no queremos perder y malograr esta maravillo- tancia. No quiero dejar de insistir sobre el tema de las sa doctrina que nos ha dado el General Perón. Tal vez masas y los pueblos en la historia, porque, para mí, sea más necesario esto para hacerlo conocer y querer quien no entienda y sienta bien lo que es el pueblo, más profundamente a Perón. El General tiene una gran- no podrá ser jamás un auténtico peronista. deza espiritual tan extraordinaria, que está siempre Yo siempre digo que los tres grandes amores de un muy presente en nuestros sentimientos y en nuestro peronista son el pueblo, Perón y la Patria, y vean uste- corazón; pero mucho me temo que no suceda lo mis- des, si un peronista puede ser peronista sin tener esos mo con el pueblo, y a veces pienso que no todos los página 30 • historia del peronismo
  31. 31. peronistas me entienden y me creen cuando yo digo con orgullo que jamás he mantenido mi amistad en que Perón es el pueblo. No se han dado cuenta toda- un círculo ni en un grupo, sino nada más que hacia la vía de lo que eso significa; no han advertido que eso lealtad, y la lealtad no me compromete nada más que significa que para quererlo a Perón hay que quererlo mientras se es leal a Perón, que es ser leal al pueblo y al pueblo; que no se puede ser peronista sin conocer, al movimiento. sin sentir y sin querer al pueblo –pero quererlo pro- Si hablo de estas cosas, es porque sé que al mismo fundamente- y, sobre todo, servir la causa del pueblo. General le preocupa el tema, y nos debe preocupar a Un peronista que no conozca, que no sienta y que no todos los que queremos profundamente al movimien- sirva al pueblo, para mí no es peronista. to y anhelamos que sea un movimiento permanente. Yo voy a demostrar en esta clase de hoy que la mejor Le preocupa, sobre todo, que todavía haya peronistas manera de conocer si un peronista es verdaderamente que, por su afán de obtener privilegios, más bien pa- peronista consiste en establecer si tiene un concepto recen oligarcas que peronistas. Mis ataques a la oli- peronista de lo que es el pueblo; si se siente él mismo garquía ustedes los conocen bien, porque los habrán parte del pueblo y no tiene ambiciones de privilegios; oído no una, sino muchas veces en mis discursos. si sirve lealmente al pueblo. Y estoy segura que algunos de ustedes habrán pen- Ustedes dirán que en lugar de dar mi clase de his- sado lo que otros ya me han dicho tantas veces: ¿»Por toria del peronismo yo estoy dictando más bien moral qué se preocupa tanto, señora, si esa clase de gente no peronista. No es eso. Había dicho en la clase anterior volverá más al gobierno?». que iba a hablar de capitalismo, pero creí que era ne- No; yo ya sé que la oligarquía, la del 17 de Octu- cesario primero dar una clase sobre ética peronista y, bre, la que estuvo en la plaza San Martín, ésa ya no especialmente, sobre oligarquía, para después pasar volverá más al gobierno, pero no es ésa la que a mí me al capitalismo. Y para no ser oligarca y ser un buen preocupa que pueda volver. Lo que a mí me preocupa peronista, tenemos que basarnos en un amor profun- es que pueda volver. Lo que a mí me preocupa es que do por el pueblo y por Perón, sustentado en valores pueda retornar en nosotros el espíritu oligarca. A eso espirituales y en un gran espíritu de sacrificio y de es a lo que le tengo miedo, mucho miedo, y para que renunciamiento, no proclamados sino hondamente eso no suceda he de luchar mientras tenga un poco de sentidos. vida –y he de luchar mucho- par que nadie se deje Todas estas cosas no las digo porque sí, ni porque tentar por la vanidad, por el privilegio, por la soberbia me gusta el tema. Ustedes saben que decir la verdad y por la ambición. me ha costado muchos dolores de cabeza, y puedo Yo le tengo miedo al espíritu oligarca, por una sim- decir con orgullo que nunca he sido desleal con los ple razón. El espíritu oligarca se opone completamen- que han sido leales a Perón. Pero también puedo decir te al espíritu del pueblo. Son dos cosas totalmente página 31 • historia del peronismo

×