La castidad y el anhelo de volver
a la inocencia original
Tema 5
Es hermosa la vida si hay amor, es hermoso el
paisaje si ...
VIRTUDES CARACTERÍSTICA
PRUDENCIA
«Domina» atodavirtudmoral.Eslacapacidad
de ver objetivamente las realidades que
conciern...
ÆÆ Existe también un ordenamiento más actual, sencillo y didáctico, que concibe todas
las virtudes humanas en directa depe...
ÆÆ Muchos novios que se preparan para el matrimonio católico se sorprenden cuando
escuchan mencionar la palabra «castidad»...
Dialoguemos
en pareja
¿Cómo estamos viviendo la areté en nuestras vidas?, ¿qué nos está faltando?
¿Estamos considerando a ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Tema 5

164 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
164
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tema 5

  1. 1. La castidad y el anhelo de volver a la inocencia original Tema 5 Es hermosa la vida si hay amor, es hermoso el paisaje si hay color, es hermoso entregarse por entero a alguien por amor, por amor. Es más corto el camino si somos dos, es más fácil fundirse si hay calor, es mejor perdonarse que decir lo siento, es mejor, es mejor. Por amor es fácil renunciar y darlo todo sonriéndote, por amor es fácil abrazar a tu enemigo sonriéndole, por amor es más fácil sufrir la soledad, por amor es más fácil vivir en libertad. Son hermosos los besos si hay amor, son hermosas las manos si hay amor, son hermosos los ojos cuando miran todo con amor, con amor. Por amor es fácil renunciar y darlo todo sonriéndote, por amor es fácil abrazar a tu enemigo sonriéndole, por amor es más fácil sufrir la soledad, por amor es más fácil vivir en libertad. «Por amor», José Luis Perales Meditemos en la siguiente canción… Respondamos individualmente las siguientes preguntas: Ahora nos reunimos con nuestra pareja y compartimos nuestras respuestas… Recordando ÆÆ ¿Cuál fue la primera impresión que tuve al ver a mi novia(o)? ÆÆ ¿Qué fue lo que más me atrajo de él/ ella? ÆÆ ¿Cómo les gustaría que fueran sus vidas dentro de cinco años? Porque: ÆÆ De los siguientes ítems, ¿qué te haría sentir más amado? Que te acaricie suavemente. Sentarse y hablar durante una hora sobre un tema preferido. Recibir un regalo especial. Escuchar cuánto te aprecia. Dinámicaparacompartir54 55La castidad y el anhelo de volver a la inocencia originalEncuentro II: Sacramento de unidad, enriquecida y fortalecida a través de los hijos
  2. 2. VIRTUDES CARACTERÍSTICA PRUDENCIA «Domina» atodavirtudmoral.Eslacapacidad de ver objetivamente las realidades que conciernen a nuestras acciones y obrar según su índole e importancia. JUSTICIA Es la capacidad de vivir en la verdad «con el prójimo». Dar a cada quien lo que es debido. FORTALEZA Es la disposición para realizar el bien aún a costa de cualquier sacrificio. TEMPLANZA Es la virtud más «personal» con respecto a las anteriores. Es aquella que busca el orden en el interior del hombre mediante la moderación en la satisfacción de los impulsos o tendencias primitivas (permanecer vivo y procrear). Implica la contención de las fuerzas propulsoras del hombre, desordenadas por el pecado, y su reorientación de acuerdo a los dinamismos fundamentales de permanencia y despliegue. FE «Garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven» (Hb, 11, 1). ESPERANZA Es la espera tensa y confiada en la eterna bienaventuranza de la participación completa e intuitiva en la vida trinitaria de Dios. CARIDAD Es el amor oblativo y benevolente por excelencia. ÆÆ La Segunda Carta de San Pedro nos señala un camino concreto para vivir la fe, con todas sus exigencias radicales conducentes a un encuentro pleno con el Señor. Al analizar el texto nos encontramos con un encadenamiento de virtudes que, realizado desde la enseñanza de la Iglesia, nos lleva a consolidar nuestra fe; caminando en la esperanza, hasta llegar a la virtud máxima, es decir, la caridad: ÆÆ Las virtudes funcionan como una cadena de recursos positivos y como un sistema que busca la unidad de los dinamismos que llevan al ser humano a su perfección. El que crece en una de ellas lo hace, también, en función de las otras. ÆÆ Entendemos por el término areté, la armonía de las potencias del alma, fortaleza de caracter, es decir una hazaña de superación heroica de la vida. ¿Por qué es tan difícil hablar hoy en día de la virtud y de las virtudes? ¿Qué son las virtudes con respecto a la naturaleza humana? ¿Qué es la areté?, ¿por qué debemos crecer en ella?, ¿cuál es su relación con el amor? De la virtud (areté) a las virtudes Virtudes cardinales y virtudes teologales « » «Pues su divino poder nos ha concedido cuanto se refiere a la vida y a la piedad, mediante el conocimiento perfecto del que nos ha llamado por su propia gloria y virtud, por medio de las cuales nos han sido concedidas las preciosas y sublimes promesas, para que por ellas os hicierais partícipes de la naturaleza divina, huyendo de la corrupción que hay en el mundo por la concupiscencia. Por esta misma razón, poned el mayor empeño en añadir a vuestra fe la virtud, a la virtud el conocimiento, al conocimiento la templanza, a la templanza la paciencia activa, a la paciencia activa la piedad, a la piedad el amor fraterno, al amor fraterno la caridad (…) Por tanto, hermanos, poned el mayor empeño en afianzar vuestra vocación y vuestra elección. Obrando así nunca caeréis. Pues así se os dará amplia entrada en el Reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo». 2Pe 1, 3-11 56 57La castidad y el anhelo de volver a la inocencia originalEncuentro II: Sacramento de unidad, enriquecida y fortalecida a través de los hijos
  3. 3. ÆÆ Existe también un ordenamiento más actual, sencillo y didáctico, que concibe todas las virtudes humanas en directa dependencia de lo que se denominan virtudes nucleares. Estas son: ÆÆ Tiene como fruto la reconciliación y la paz interior. ÆÆ Es una pedagogía de la voluntad y contribuye, por ende, a un crecimiento en la libertad y en la capacidad de elección de lo bueno y lo mejor. ÆÆ Son disposiciones positivas la elegancia moral, el amor por aquello que es espiritualmente bello y puro, y la nobleza del alma. ÆÆ La castidad se integra en el dinamismo de las potencias del deseo, mesuradas por la templanza; es decir, ante aquello que representa el dinamismo particular, y moralmente sano, de los deseos inherentes a las funciones sexuales. ÆÆ AlavirtuddelacastidadlaencontramosunidaalaTEMPLANZA,segúnelordenamiento tradicional; y al AUTODOMINIO-ORDEN, según el esquema más actual. • Autodominio - orden • Trabajo - esfuerzo • Generosidad - solidaridad • Madurez - responsabilidad ¿Cuáles son las virtudes que debemos cultivar? ¿Por qué es apropiado hablar de un «sistema» en relación a este tema? ¿Qué implica para la vida concreta de cada uno el sistema de virtudes? ¿Qué es la castidad y cuáles son sus exigencias? ¿Cuáles son los caminos para progresar en esta virtud? ¿Cómo es que se entiende hoy en día el vivir en castidad? ÆÆ La castidad, como toda virtud, es una realidad viva dentro del alma. Es susceptible de progreso o regresión. Allí donde no crece está en peligro de debilitarse y perderse. ÆÆ No se identifica con la «represión» de las fuerzas instintivas. Es un reordenamiento, un retorno a la armonía original de la creación. La virtud de la castidad ÆÆ Los amores infantiles están hechos de simpatía, de gusto innato por el intercambio de juegos y gratificaciones. En este primer estadio los elementos del amor adulto están ya en germen, pero todavía carecen de profundidad, de estabilidad, de fundamentos, y, sobre todo de conciencia de sí mismo. ÆÆ En la adolescencia el amor toma para cada sexo un matiz particular. Podemos mencionar un estilo «romántico» e idealizado frente al otro. Es la época de los sueños, de los temblores orgánicos (el famoso “cosquilleo en el estómago”), de la imaginación y del «misterio». Casi todo es novedad y por ello tiene un fuerte componente de ilusión y de expectativa hacia el futuro; pero también de inseguridad y temor. ÆÆ Llegado el momento, el joven experimentará el amor con un vigor desconocido hasta ese entonces, con un amplio contenido pasional, disperso en la mayoría de casos. Le será difícil volver a hallar aquella «pureza» que hasta entonces se representaba bajo el aspecto de sueños o delirios románticos. La poderosa atracción, siempre sexuada, y eventualmente sexual, no es todavía amor. a. La castidad desde la infancia hasta la edad adulta Las etapas de la castidad « »Recordemos que la castidad es una virtud que consiste en el dominio amable y firme de nuestros dinamismos pasionales relativos al amor sexual. 58 59La castidad y el anhelo de volver a la inocencia originalEncuentro II: Sacramento de unidad, enriquecida y fortalecida a través de los hijos
  4. 4. ÆÆ Muchos novios que se preparan para el matrimonio católico se sorprenden cuando escuchan mencionar la palabra «castidad» dentro del ciclo de conferencias a las que deben asistir. Ambos se habían hecho la idea que esta virtud es exclusivamente aplicable a la adolescencia, más que todo en el sentido negativo, prohibitivo y externo; y que al llegar al matrimonio se pasa automáticamente a una etapa distinta de la sexualidad (no del amor) en la que “al fin ya no hay que luchar”, sino gozar del placer carnal sin freno alguno, al libre albedrío de la pareja. ÆÆ La teoría nos dice que todas las inclinaciones, espirituales y carnales, todos los deseos, todas las búsquedas naturales de placeres legítimos (orientados hacia el doble fin de la pareja: la unidad y la procreación) que pueden conocer las personas casadas quedan, una vez u otra, normalmente satisfechas. El papel de la virtud de la castidad, estrechamente asociada y sometida a la fe, a la esperanza y a la caridad, íntimamente mezclada a la prudencia y a la justicia, consiste, para esas personas, en unir todo el dinamismo de las inclinaciones de la carne al del espíritu, y en integrar profundamente cualquier amor (el eros, cómo no) en el dinamismo central de la caridad. ÆÆ El tiempo del noviazgo es ocasión privilegiada para el mutuo conocimiento, para el crecimiento en el mutuo respeto de la integridad, y para la purificación de aquellas condiciones espirituales o psicológicas que podrían dificultar la vida en común, con todas las exigencias que ello implica. Es el tiempo para la ilusión proyectiva, el pregusto, la anticipación imaginativa; pero todavía no es tiempo de la consumación natural, espontánea y libre. b. La castidad en el noviazgo y el matrimonio LA CASTIDAD DESDE LA INFANCIA HASTA LA EDAD ADULTA Uniendo conocimientos con mi novio/a Características Objetivos Desafíos LA CASTIDAD EN EL NOVIAZGO Y EL MATRIMONIO Características Objetivos Desafíos ¿De qué manera la castidad nos lleva a vivir más plenamente el amor hacia el enamorado, el novio, o el esposo? ¿Qué es la nostalgia de pureza? ¿Cómo la podemos cultivar? ÆÆ Nos referimos a la pureza que animaba las relaciones corpóreas y espirituales de Adán y Eva. Ambos contemplaban maravillados su ser personal, unido, intacto, integral: «Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne» (Gn 2, 23). ÆÆ El cuerpo «descubría» el espíritu y no existía ningún tipo de disociación. Se amaba al ser humano total, se amaba a la mujer en todas sus dimensiones, se amaba a la mujer como don y ayuda adecuada para el hombre. El «te quiero» o «te deseo» se traducía en un deseo del bien integral de la persona Nostalgia de la pureza original 60 61La castidad y el anhelo de volver a la inocencia originalEncuentro II: Sacramento de unidad, enriquecida y fortalecida a través de los hijos
  5. 5. Dialoguemos en pareja ¿Cómo estamos viviendo la areté en nuestras vidas?, ¿qué nos está faltando? ¿Estamos considerando a las virtudes como un camino de perfeccionamiento mutuo?, ¿de qué manera? ¿Nos estamos ayudando a ser personas cada vez más virtuosas?, ¿qué podemos proponernos para mejorar? ¿Cómo ha venido siendo nuestra educación en la castidad? ¿Qué medios podemos establecer para crecer en esta virtud? ¿Amamos suficientemente la pureza?, ¿qué podemos hacer para que este amor crezca en nosotros? ¿Entendemos la trascendencia que tiene la castidad en nuestra futura vida de casados? ¿Cómo vamos a vincular la castidad con lo que se suele llamar “paternidad responsable”? Individual Pareja 62 63La castidad y el anhelo de volver a la inocencia originalEncuentro II: Sacramento de unidad, enriquecida y fortalecida a través de los hijos

×