17LOS NUTRIENTES EN EL COMPOST<br />La función básica de un abono es fertilizar la tierra sobre la cual se aplica. Por lo ...
17 los nutrientes en el compost
17 los nutrientes en el compost
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

17 los nutrientes en el compost

671 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
671
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

17 los nutrientes en el compost

  1. 1. 17LOS NUTRIENTES EN EL COMPOST<br />La función básica de un abono es fertilizar la tierra sobre la cual se aplica. Por lo tanto, tiene que contener los nutrientes que las plantas necesitan para su crecimiento y también para producir las partes vegetales que justifican su cultivo: flores, frutos, hojas, etc.left0Todo el mundo sabe que la finalidad del compost no es otra que fertilizar el suelo de los jardines o huertos en los cuales se aplica. Pero, ¿es el compost un adobo de composición similar a un fertilizante químico o de síntesis? La respuesta es que el compost es mucho más que un simple concentrado artificial de sustancias químicas de las que se alimentan las plantas.Los abonos químicos consisten en agregados granulados o líquidos de sustancias químicas formados por los elementos en los cuales se basa la nutrición de los vegetales. En cambio, el compost tiene una estructura mucho más compleja, donde los nutrientes forman parte de un entramado en el cual están unidos a otras moléculas, básicamente orgánicas, que modulan y facilitan la liberación y posterior absorción de los nutrientes por parte de las plantas.Los elementos químicos que sirven de alimento a los vegetales se clasifican en dos grupos: macronutrientes y micronutrientes.Los macronutrientes son los que las plantas necesitan en mayor proporción, ya que constituyen los elementos químicos más abundantes de su composición orgánica.left0Los micronutrientes u oligoelementos, en cambio, son necesarios en muy pequeñas cantidades y, por ello, su presencia en las plantas es más reducida que en el caso de los macronutrientes. Sin embargo, tanto unos como otros son esenciales para el buen desarrollo de los vegetales.En la tabla siguiente figuran los 13 elementos químicos que las plantas necesitan tomar del suelo para poder vivir, su clasificación en función de la abundancia relativa en la composición vegetal y la proporción media aproximada de cada elemento dentro del conjunto.<br />MACRONUTRIENTESMICRONUTRIENTESPRIMARIOSSECUNDARIOSFe, Zn, Cu, Mn, Mo, B, ClLa suma de todos ellos supone el 1 % de la composición química de las plantasN2,0 %Ca1,3 %P0,4 %Mg0,4 %K2,5 %S0,4 %<br />Como podemos ver, en el suelo tienen que abundar los macronutrientes porque las plantas los necesitan en mayor proporción. Los micronutrientes, en cambio, pueden ser más escasos, pero también tienen que estar presentes.Cuando un suelo está desequilibrado en nutrientes, los vegetales que crecen en él lo acusan manifestando unos síntomas que alertan de la falta de elementos químicos en las plantas y, por lo tanto, también en el suelo. En estos casos, para corregir el desequilibrio es preciso añadir los right0nutrientes deficitarios.Un compost bien maduro, que ha sufrido un proceso de formación correcto y se ha obtenido a partir de restos variados, tiene la ventaja de incorporar todos los elementos esenciales para las plantas y aportar riqueza y equilibrio de nutrientes al suelo donde se aplica.Los vegetales nutridos con este compost gozarán de una salud que no le pueden garantizar los fertilizantes de síntesis.A continuación comentaremos las funciones de cada nutriente en la planta y su proporción en el compost:- Nitrógeno (N): fomenta el crecimiento de la parte aérea de los vegetales (hojas, tallos). Es, en parte, responsable del color verde de las plantas y confiere resistencia a las plagas. Su proporción en el compost varía en función del grado de madurez, de manera que el compost fresco es pobre en nitrógeno, mientras que la concentración crece a medida que el compost madura. De media, la proporción oscila entre el 1 y el 2 % en el compost de 5 ó 6 meses de maduración. La forma química mayoritaria de absorción de nitrógeno por parte de las plantas son los nitratos, que abundan en el compost maduro. En el fresco, el nitrógeno predominante es en forma de amonio (NH4+), menos tolerable o absorbible por la mayoría de vegetales. En el caso de las leguminosas, silvestres o de cultivo, hay que considerar que pueden asimilar el nitrógeno molecular (N2), ya que son capaces de captarlo directamente de la atmósfera. Obviamente, la mayoría de fertilizantes de síntesis contienen altas proporciones de nitrógeno en forma de nitratos.right0- Fósforo (P): es muy importante en la maduración de flores, semillas y frutos. Interviene en la formación y desarrollo de las raíces y tiene un papel importante en la resistencia a la sequía. Su proporción en el compost es entre el 0,8 y el 2,5 %, mayoritariamente en forma de óxido de fósforo (P2O5), y varía en función del tipo de restos de las cuales proviene el compost. Las plantas lo absorben en forma de fosfatos. Se puede enriquecer el suelo o el compost con fósforo si se añade gallinaza, cenizas, huesos molidos o roca fosfatada. Cabe aclarar, sin embargo, que el vermicompost, sin necesidad de enriquecerlo con fósforo, aporta las cantidades suficientes de este elemento para equilibrar los suelos que son deficitarios. Los abonos sintéticos también aportan fósforo al terreno en forma de fosfatos. - Potasio (K): es decisivo en el desarrollo de toda la planta, posibilita que las raíces y los tallos sean fuertes y las semillas, los frutos y las hojas, grandes. Proporciona resistencia a las plagas y enfermedades, colabora en la circulación de los otros nutrientes alrededor de la planta y regula las funciones vegetales. En el compost se encuentra en una proporción de entre el 1 y el 1,5 %, en forma mayoritaria de óxido de potasio (K2O). Se absorbe en forma elemental o combinada (cloruro, fosfato, nitrato, etc.). El compost se puede enriquecer en potasio con cenizas, estiércol o restos de plátano. Como en el caso del fósforo, el vermicompost obtenido con restos de cocina aporta el potasio suficiente para corregir los suelos deficitarios en este nutriente. Los fertilizantes químicos suelen contener potasio en forma de sales (nitratos, cloruros, fosfatos, etc.).- Calcio (Ca): es importante en la formación de las paredes celulares de las plantas. La proporción en el compost oscila entre el 2 y el 8 %, en función de los materiales utilizados para elaborarlo. Se encuentra en el compost y en el suelo en forma de sales (nitratos, fosfatos, carbonatos, etc.). También es absorbido en estas combinaciones.- Magnesio (Mg): forma parte de la clorofila (molécula vegetal que confiere el color verde en las plantas) y actúa en el metabolismo del fósforo. En el compost se encuentra en proporciones inferiores al 1%, en forma combinada incorporado a sustancias inorgánicas, como el sulfato de magnesio.- Azufre (S): tiene función estructural y funcional, ya que forma parte de los aminoácidos, constituyentes básicos de las proteínas, y de los enzimas, los cuales posibilitan las reacciones químicas vegetales. Interviene en la asimilación del CO2 por parte de las plantas y en la captura de la energía luminosa necesaria para realizar la fotosíntesis. En el compost, el azufre está en proporciones inferiores al 1 %. Lo encontramos en forma de sulfatos, tal y como también se absorbe. En estado elemental tiene propiedades antiparasitarias.- Hierro (Fe): participa en la formación de la clorofila, en la fijación del nitrógeno y en el proceso respiratorio de los vegetales. Por lo tanto, tiene importancia en el aspecto, color y vigor de las plantas. Como el resto de micronutrientes, también el hierro se encuentra en un porcentaje inferior al 1 % en el compost. Tal y como pasa con otros elementos químicos, el pH del suelo puede causar el bloqueo de la absorción del hierro por parte de las plantas, ya que puede impedir su solubilización en el agua de riego. - Cinc (Zn): tiene importancia en la formación y maduración de las semillas; participa en la síntesis de clorofila, la fotosíntesis y la asimilación del nitrógeno; promueve las auxinas (fitohormonas), responsables del crecimiento vegetal. Suele encontrarse en forma de sales, como el sulfato de cinc.- Cobre (Cu): es importante por sus funciones enzimáticas e interviene en la producción de aminoácidos y en la formación de la clorofila. La planta absorbe sus sales, como el sulfato de cobre o el cloruro de cobre.- Manganeso (Mn): favorece la síntesis de clorofila, la fotosíntesis y la asimilación de nitratos; activa varias enzimas vegetales e interviene en la captación de CO2, en el metabolismo del hierro y en el de otras moléculas orgánicas. Se absorbe en forma de sulfato de manganeso.- Molibdeno (Mo): es imprescindible para fijar el nitrógeno y utilizarlo en los procesos fisiológicos de las plantas; forma parte de algunas enzimas vegetales que intervienen en procesos metabólicos, como la transferencia de electrones. Puede encontrarse bloqueado por causa de un pH inadecuado del suelo. Este problema se puede solucionar si se corrige el pH.- Boro (B): participa en los procesos de crecimiento de los tejidos vegetales y, por lo tanto, influye en el tamaño de las hojas y los frutos; tiene un papel fundamental en el mantenimiento de la estructura de la pared celular y de las membranas. El pH elevado bloquea su asimilación por parte de las plantas. - Cloro (Cl): es vital en los procesos bioquímicos de la fotosíntesis y en la activación de varias enzimas vegetales que hacen posible el crecimiento de la planta y su resistencia a la sequía y a las enfermedades. Interviene en los procesos osmóticos celulares y en el desarrollo foliar, fomentando la multiplicación celular. La proporción de cloro en el compost es también inferior a el 1 %, ya que se trata de un micronutriente, pero se ha demostrado que la presencia de este elemento en el suelo estimula el crecimiento de algunos microorganismos antagónicos de ciertos patógenos de las plantas. Suele encontrarse en el suelo o en el compost en forma de cloruros.<br />

×