¡No! iNo! ¡No!
Referencias: Mateo 4; ElDeseadode todasI.asgentes, pp. Z4-105.
■as sido tentado, alguna vez, a hacer algo
#...
MensajeCuando guardo la Palabra de
Dios en mi corazón, puedo
decir “NO” a Satanás.
Queridos padres: Recuerden que los maes...
Solamente Dios y los ángeles fueron
testigos de las tentaciones de Jesús. Jesús
zá se las haya contado a sus discípulos, l...
v j ¿Qué texto contiene la solución para cada uno de los si­
guientes problemas? Analicen Cfesios 6:1; Éxodo 20:15; Efesio...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 9 | Primarios | ¡No! ¡No! ¡No! | Escuela Sabática Menores

793 visualizaciones

Publicado el

Lección 9 | Primarios | ¡No! ¡No! ¡No! | Escuela Sabática Menores
escuelasabatica.es

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
793
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
501
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 9 | Primarios | ¡No! ¡No! ¡No! | Escuela Sabática Menores

  1. 1. ¡No! iNo! ¡No! Referencias: Mateo 4; ElDeseadode todasI.asgentes, pp. Z4-105. ■as sido tentado, alguna vez, a hacer algo # jfcjque mamá o papá te habían dicho que no W ■ I debías hacer? ¿O a hacer algo que tú sa­ bes que es malo? Satanás tentó a Jesús, pero Jesús dijo “No". ¿Cóm o lefue posible ser tanfuerte? I esús acababa de ser bautizado por Juan. I Necesitaba estar solo: deseaba orar y pen- M sar acerca de la obra que tenía que realizar ia tierra. Por ello, se fue solo al desierto. Por cuarenta días no comió. Oraba todo el día, to­ dos los días. Cuando llegó el momento en el que Jesús debía regresar, Satanás se le apare­ ció repentinamente. Esto no era extraño: Sata­ nás había estado molestando a Jesús desde que era un bebé y también había presenciado su bautismo. Satanás sabía que Je­ sús tenía hambre y que estaba débil. Así que le dijo: -Si tú eres realmente el Hijo de Dios, di que al­ gunas de estas piedras se transformen en pan. Satanás sabía que Je­ sús era el Hijo de Dios; también sabía que Jesús nunca haría milagros para ayudarse a sí mis­ mo: él ayudaba sola­ mente a los demás. Jesús había aprendi­ do las Escrituras me­ diante las enseñanzas de su madre y en la si­ nagoga a la que su fami­ lia asistía. Cuando Sata­ nás le hizo esta pro­ puesta, Jesús reflexionó en todo lo que había aprendido. -La gente no vive solamente de lo que co­ me -replicó-, sino de toda palabra que provie­ ne de Dios. Jesús le hizo saber a Satanás que él depen­ día de Dios para su alimento. Entonces, Sata­ nás llevó a Jesús al templo de Jerusalén. Lo lle­ vó a uno de los lugares más altos del templo; era, probablemente, el lugar donde el sacerdo­ te hacía sonar el cuerno para llamar al pueblo a la adoración. -Si tú eres el Hijo de Dios -se burló Sata­ nás-, tírate abajo. Las Escrituras dicen que tu Padre enviará ángeles para que te protejan. Ellos te van a cuidar para que no te golpees contra las rocas. Esto era cierto: Dios había prometido que sus
  2. 2. MensajeCuando guardo la Palabra de Dios en mi corazón, puedo decir “NO” a Satanás. Queridos padres: Recuerden que los maes­ tros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. “En mi corazón he guar­ dado tus dichos, para no ángeles cuidarían a su pueblo de todo mal. Pe­ ro Jesús sabía que él no debía usar sus pode­ res para salvarse a sí mismo. También sabía que no iba a saltar para probarle nada a Sata­ nás. -Las Escrituras también dicen: "No tentarás al Señor tu Dios" -replicó Jesús con firmeza. Satanás intentó algo más. Llevó a Jesús a una montaña alta. Allí le mostró todos los rei­ nos de este mundo. -Arrodíllate y adórame -le deman­ dó- y todo lo que ves puede ser tuyo. Satanás estaba min tiendo: ¡él no podía prometer el mun­ do a Jesús, ya que no le per­ tenecía! El mundo y todo lo que hay en él pertene­ cen a Dios. Sa­ tanás sabía que, si Jesús se postraba delante de él, no podría salvar al mun­ do. Todo estaría perdido para siem­ pre. -Vete de aquí, Sata­ nás -exigió Jesús-. Porque las Escrituras dicen: "Al Señor ado pecar contra ti (Salmo 114:11). rarás, y a él sólo servirás". Entonces, Satanás dejó a Jesús. Se había da­ do cuenta de que Jesús nunca adoraría a nin­ gún otro ser que no fuera su Padre Dios. Después de que Satanás se fue, vinieron ángeles para acom­ pañar a Jesús. Ellos lo re­ confortaron, y le die­ ron alimentos y agua. ¿Cómo hizo Jesús para resis­ tir las tentacio­ nes de Sata­ nás? Él leía las Escrituras y meditaba en ellas. Iba a la sinago­ ga cada se­ mana. Parti­ cipaba en los servicios de adoración. También oraba en todo momen­ to. Puedes leer una de sus oracio­ nes en Juan 17. Adorar a Dios lo fortalecía; lo mismo te sucederá a ti si lo haces siempre.
  3. 3. Solamente Dios y los ángeles fueron testigos de las tentaciones de Jesús. Jesús zá se las haya contado a sus discípulos, los luego lo relataron en los evangelios. qui- que Jesús pasó cuarenta días en el desierto, ¿i es posible, vayan a dar una caminata en familia y comparen lo que ven con lo que Jesús pudo haber visto en el desierto. Lean el relato de la lección todos jun ­ tos. Pide a los miembros de tu familia que mencionen otros relatos bíblicos donde se mencionen desiertos. Cuenta cuarenta días en un calendario. ¿Cuántas semanas estuvo Jesús en el desierto? O Agradece a Jesús por haber resistido las tentaciones de Satanás. Lee o repite el versículo para memorizar. Dibuja una Biblia abierta. Escribe las palabras del versículo para memo- rizar sobre sus páginas. Recorta tu dibujo para transformarlo en un rompe­ cabezas de tu versículo. Pide a tu familia que lo armen du­ rante el culto. Manténlo armado hasta que lo memoricen. O Ruega a Dios que te ayude a negarte a las tentacio­ nes de Satanás. Durante el culto de familia, lean Mateo 4:1-3. ¿Dónde fue Jesús? ¿Por qué motivo? Busca en un mapa el desierto más cercano a tu lo­ calidad. Jesús, probablemente, fue al desierto cercano al Monte Nebo. Busca el Monte Nebo en un mapa de la Bi­ blia. O Si es posible, ayuda a amasar y hornear un pan. Mientras hueles su aroma, piensa cómo se debe sentir estar realmente hambriento. Ora por los que no tienen lo suficiente para comer. c O £ £ Lean Mateo 4 :5 -7 para el culto de hoy. ¿Dónde fue la segunda tentación de Jesús? Encuentra Jerusalén en un mapa de la Biblia. ¿Cuál es el edificio más alto de tu ciu­ dad? Visita un lugar bien alto, desde donde puedas contemplar tu ciudad. O Agradece a Jesús por las promesas bí­ blicas que pronunció para ti y para tu familia. Durante el culto, lean y comenten Efesios 6:10-17. ^ Utilizando cosas que se puedan conseguir recorriendo la casa, trata de fabricar una armadura. Muestra tu armadura a tu familia durante el culto, y hablen acerca de lo que significa cada parte. | | Oren para que toda tu familia use la armadura especial de Dios.
  4. 4. v j ¿Qué texto contiene la solución para cada uno de los si­ guientes problemas? Analicen Cfesios 6:1; Éxodo 20:15; Efesios 4:22 . 1. Juan es tentado a ser malo con su ftermanito. 2. Sheila prefiere jugar en lugar de ayudar a su mamá. 3. Jorge es tentado a robar un juguete en el supermercado. -'Jo Durante el culto, lean Mateo 4:SM0. Satanás tentó a Je­ sús mostrándole el mundo. ¿Qué es lo más importante en tu vida? | O Pide a Jesús que te ayude a tenerlo como lo más impor­ tante para ti. H Divide a tu familia en dos grupos, y lean Mateo 4:1-11 en forma antifonal. Piensen en las tentaciones similares que les tocan en­ frentar. ¿Qué textos pueden recordar que los ayuden a resistir la tentación? ^ Repitan el versículo para atemorizar todos juntos. Q Entonen un canto de alabanza. Des­ pués, agradezcan a Dios por su Palabra, que los ayuda a resistir las tentaciones de Satanás. Acertijo ¡No! ¡No! ¡No! Ordena las piezas de cada frase del rompecabeza, para explicar por qué Jesús rechazó tres veces las ofertas de Satanás 5 Le-5*- x_^ un <v el jñ* la tentación W

×