Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
U
nproyectodeSmartCitynoessoloútilyestáal
alcance de grandes ciudades del planeta, como
pueden ser Singapur, Río de Janeir...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Crisis y politicas publicas de infancia

16 visualizaciones

Publicado el

El pasado mayo el Comité de los Derechos del Niño, órgano de expertos independientes que supervisa la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño por sus Estados
Parte, publicó la esperada Observación General sobre el derecho de los niños y niñas a que su interés superior sea una consideración primordial. 24 Diciembre 2013 Diario Vasco

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Crisis y politicas publicas de infancia

  1. 1. U nproyectodeSmartCitynoessoloútilyestáal alcance de grandes ciudades del planeta, como pueden ser Singapur, Río de Janeiro o Buenos Aires. Pequeños territorios, comarcas y munici- pios, con volúmenes de población mucho más reducidos, pueden también unirse y hacer rea- lidad este tipo de iniciativas a favor de un mejor gobierno de las ciudades, una mejor gestión de los servicios públicos y con par- ticipación, además, de la ciudadanía. Tanto sean Smart Cities como Smart Lands, se abre, en resumen, un enorme campo de desarrollo para la gobernanza de las ciudades modernas, para mejorar, ser más eficaces, más sostenibles y para preservar re- cursos escasos. Estos principios y objetivos son los que nos han guiado en la comarcadelBajoBidasoa–IrunyHondarribia–paraemprender unainteresanteiniciativadeSmartLandqueesyaunarealidad y que nos servirá para optimizar servicios que ya tenemos y conseguirresultadosque,sinlasnuevastecnologías,nuncahu- biéramos imaginado. El Bajo Bidasoa conforma una comarca de 78.000 habitantes que, a día de hoy, tiene ya en su haber experiencias en las que se han aprovechando las nuevas tecnologías para mejorar mu- chos de sus servicios públicos. Lo que se ha venido a denominar Smart Land Bajo Bidasoa es un nuevo paso adelante que ha puesto en práctica una expe- riencia denominada ‘Central Inteligente deOperaciones’. Esta central permite visualizar de forma integrada y en tiempo real, infinidad de datos relativos a diferentes servicios públicos (trá- fico,policía,abastecimientodeaguas,gestiónderesiduos,alum- brado público, sistemas de riego…), cruzarlos entre sí y anali- zarlos después para tomar decisiones. Es, por tanto, un cerebro artificialquerecibemúltipleinformaciónylaprocesaparaque, después, quienes tenemos que tomar decisiones, podamos ac- tuar del actuar del modo más eficaz posible. Para ello, en el Smart Land Bajo Bidasoa se ha implantado unaestructuradeobtencióndeinformaciónqueincluye:32.000 sensores que captan datos de consumo de agua en tiempo real; una red de telecomunicaciones de largo alcance WIMAX; siste- ma GIS de geolocalización; bolsas de basura con etiquetas ‘in- teligentes’ de identificación (en fase piloto); farolas sensibles al paso de personas; integración agua, residuos y limpieza via- ria en un mismo sistema de gestión llamado ERLEA y sectori- zación de las redes de abastecimiento y saneamiento de agua. Además de la información que remiten todos estos sistemas, la ciudadaníacuentatambiénconunaaplicaciónparasusSmartpho- ne desde la que puede interactuar y enviar información e inci- dencias diversas que tienen lugar en la comarca así como reali- zar consultas relacionadas con el medioambiente. Algunos elementos de esta estructura están más desarrolla- dos que otros y también cada municipio tiene previsto, a corto plazo, profundizar más en unos que en otros (como es el caso de Irun con la iluminación inteligente y Hondarribia con la red de comunicaciones Wimax), pero, en cualquier caso, la estruc- tura de esta central inteligente de operaciones lo que hace es abrir la posibilidad de una gestión coordinada a servicios que, de otro modo, serían estancos. La suma de todos estos dispositivos y su estructura común son,porencimadeunavancetecnológico,ydesdeunpuntode vista social y político, una gran oportunidad de cambiar a me- jor, de ser más transparentes, más sostenibles y de superar pro- blemasdehoyydemañana.Esunaenormeapuesta,unretode futuro y así lo vemos desde los ayuntamientos de Hondarribia e Irun. Una virtud añadida del proyecto Smart Land Bajo Bidasoa es que ha permitido colaborar con cinco empresas tecnológicas guipuzcoanas (consorciadas en www.smartlandtechnolo- gies.com) que favorece también una economía sostenible, per- mite apoyar el empleo de proximidad y abrir las empresas del territorioalexterior,objetivosnadadesdeñablesentiemposde crisis. La experiencia Smart Land Bajo Bidasoa, ha dado ya impor- tantespasosperosonsololosprimeros.Afinalesdelpasadomes de noviembre, fue presentada, oficialmente y con éxito, en el Congreso Mundial de Smart Cities que se celebra en Barcelo- na. Otros proyectos de grandes urbes del mundo estaban tam- biénpresentesy,conellas,nosetratódecompetirsinodecom- partir el conocimiento y las experiencias. Trasestapuestadelargo,estáprevistoqueelSmartLandBajo Bidasoa siga avanzando y estamos seguros de que es la herra- mienta que nos ayudará a revolucionar la gestión de los servi- cios públicos para poder resolver las de las necesidades de las personas de otra manera, mejor y más efectiva. Hay un axioma quenuncasuelefallar:sihaycosasquequieresmejorar,hayco- sasquedebescambiary,enestesentido,lasnuevastecnologías están dispuestas a darnos, ya hoy, algunas de las claves que ne- cesitamos. Smart Land Bajo Bidasoa. Un reto JOSÉ ANTONIO SANTANO / AITOR KEREJETA ALCALDES DE IRUN Y HONDARRIBIA TRIBUNAS L l pasado mayo el Comité de los Derechos del Niño, órgano de expertos inde- pendientes que supervisa la aplicación de la Convención sobre los Dere- chos del Niño por sus Estados Parte, publicó la esperadaOb- servaciónGeneralsobreelde- rechodelosniñosyniñasaque suinteréssuperiorseaunacon- sideración primordial. Obser- vación que pone fin a una in- terpretación hasta ahora arbi- trariadeltérminoeincorpora, además, una llamada a los Es- tados para su difusión lo más ampliaposible.Ennuestraopi- nión, en momentos como el actualdecrisisyrecortes,cuan- do crecen la desigualdad y la exclusióndeloscolectivosmás vulnerables,ycuandocadavez másniñosyniñassevenarro- jadas a la pobreza, cabe desta- caralgunasdelasideasqueen dichaObservación General se recogen y que deberían guiar todas las políticas públicas de infancia.LaConvenciónsobre los Derechos del Niño, el tra- tado internacional que reúne el mayor número de Estados (tansolodospaísesenelmun- do no han ratificado la Con- vención: Somalia y EE UU), otorgaalosniñosyniñaselde- rechoaqueseconsidereyten- ga en cuenta de manera pri- mordialsuinteréssuperior«en todaslasmedidasconcernien- tes a los niños que tomen las institucionespúblicasopriva- das»,siendoéste,además,uno de los cuatro principios gene- rales de la Convención. ElComitésubrayaqueelin- terés superior del niño o niña es un concepto triple. En pri- mer lugar, constituye un de- recho sustantivo: el derecho del niño o niña a que su inte- rés superior sea una conside- ración primordial que se eva- lúe y tenga en cuenta al sope- sar distintos intereses y la ga- rantía de que ese derecho se pondráenprácticasiempreque setengaqueadoptarunadeci- siónquelesafecte,establecién- dose una obligación intrínse- ca para los Estados, de aplica- ción directa, que puede ade- más invocarse ante los tribu- nales. En segundo lugar, un principio jurídico interpreta- tivo fundamental, de tal for- ma que si una disposición ju- rídica admite más de una in- terpretación, se elegirá la in- terpretación que satisfaga de manera más efectiva el inte- rés superior del niño o la niña concernida. Y constituye una norma de procedimiento, de formaquesiemprequeseten- gaquetomarunadecisiónque afecte a la infancia, el proceso de adopción de decisiones de- beráincluirunaestimaciónde las posibles repercusiones la decisión en el niño o la niña interesada. LaobligacióndelosEstados que han ratificado la Conven- cióndetenerdebidamenteen cuenta el interés superior del niño es un deber general que abarcaatodaslasinstituciones públicas y privadas de bienes- tarsocial,lostribunales,lasau- toridadesadministrativasylos órganoslegislativosqueseocu- pen de los niños o les afecten, que deben, además, adoptar todas las medidas necesarias, expresas y concretas para ha- cer efectivo este derecho. Teniendoencuentalospun- tos de vista y opiniones del niño o la niña, el objetivo es velarporqueencualquierme- didaquetengaqueverconuno o varios niños, su interés su- perior sea una consideración primordial a que se atenderá, enparticularenlasdecisiones judiciales y administrativas. Para que el interés superior delniñoseaunaconsideración primordial a la que se atienda al promulgar disposiciones le- gislativas y formular políticas en todos los niveles de los po- deres públicos, así como en su aplicación,serequiereunpro- cesocontinuodevaloraciónde los efectos sobre los derechos delniñooniña,afindeprever lasconsecuenciasdecualquier proyecto de ley o política pre- supuestaria en el disfrute de susderechos,eigualmente,un proceso de evaluación de los efectos sobre sus derechos. Veamos un ejemplo rele- vanteenelactualcontextode crisiseconómicayrecortespre- supuestarios.Elahorafamoso TribunalEuropeodeDerechos Humanos con sede en Estras- burgosuspendiócautelarmen- te el desalojo de una casa ocu- padaenSalt(Girona)porlaPla- taformadeAfectadosporlaHi- poteca(PAH)pertenecienteal BancoMalo,antelaevidencia de que el Estado no garantiza- ba el derecho a la vivienda de las personas que viven en el bloque (entre ellas 21 meno- res).ElTribunalexigíaalEsta- do que demostrase como ga- rantizaráelderechoalavivien- da y la protección de los me- noresqueresidenenelbloque. Deigualforma,cabríaespe- rar que todas las administra- ciones del Estado consideren el derecho de niños y niñas a quesuinteréssuperiorseacon- siderado de forma principal ante por ejemplo recortes en sanidad, educación o en polí- ticas públicas de lucha contra lapobrezayladesnutriciónin- fantil.Recordandoademásque la pasividad o inactividad, por ejemplo cuando las autorida- des no toman medidas para proteger a la infancia frente a ladesnutrición,elabandonoo cualquier forma de violencia, suponen una omisión mani- fiesta de su derecho a que sea considerado su interés supe- rior. No en vano, la Conven- ción sobre los Derechos del Niño impone una sólida obli- gación jurídica a los Estados quenopuedendecidirasudis- creción cuando el interés su- periordelainfanciaesunacon- sideración primordial a la que debeatribuirselaimportancia adecuada en cualquier medi- da que se tome. Como señala la propia Ob- servación General el propósi- to es promover un cambio de actitudquefavorezcaelpleno respetodelasniñasylosniños como titulares de derechos. Enorme reto que requiere di- ferentes medidas, tales como lamodificación,ensucaso,de la legislación, establecer pro- cedimientosdedenuncia,rea- firmar el interés superior de niños y niñas en la asignación delosrecursosoproporcionar lasuficienteinformaciónyca- pacitaciónatodaslaspersonas responsablesdelatomadede- cisiones que afectan directa o indirectamente a la infancia. DesdeArgituzqueremosre- clamar que se aplique a todas las políticas públicas un enfo- quebasadoenlosderechoshu- manos,yquelaspersonasocu- pen en él un lugar central. :: JOSEMARI ALEMÁN AMUNDARAIN Crisis y políticas públicas de infancia JOSU OSKOZ, EVA SILVÁN Y ANDRÉS KRAKENBERGER ASOCIACIÓN PRODERECHOS HUMANOS ARGITUZ 29Martes 24.12.13 EL DIARIO VASCO OPINIÓN

×