Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004]
Nº13 (2º Trimestre, 2007)
Enlace de referencia: h...
Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004]
Nº13 (2º Trimestre, 2007)
Enlace de referencia: h...
Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004]
Nº13 (2º Trimestre, 2007)
Enlace de referencia: h...
Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004]
Nº13 (2º Trimestre, 2007)
Enlace de referencia: h...
Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004]
Nº13 (2º Trimestre, 2007)
Enlace de referencia: h...
Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004]
Nº13 (2º Trimestre, 2007)
Enlace de referencia: h...
Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004]
Nº13 (2º Trimestre, 2007)
Enlace de referencia: h...
Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004]
Nº13 (2º Trimestre, 2007)
Enlace de referencia: h...
Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004]
Nº13 (2º Trimestre, 2007)
Enlace de referencia: h...
78
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Estudio de los sistemas de defensa del asentamiento de “Los Millares” (Almería). Alonso Cano Revista Andaluza de Arte, nº3 (2º trimestre, 2007)

310 visualizaciones

Publicado el

Estudio de los sistemas de defensa del asentamiento de “Los Millares” (Almería): la entrada principal Por Jose Carlos Rodrigo Herrera

Publicado en: Arte y fotografía
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Estudio de los sistemas de defensa del asentamiento de “Los Millares” (Almería). Alonso Cano Revista Andaluza de Arte, nº3 (2º trimestre, 2007)

  1. 1. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº13 (2º Trimestre, 2007) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 69 Estudio de los sistemas de defensa del asentamiento de “Los Millares” (Almería): la entrada principal Por Jose Carlos Rodrigo Herrera RESUMEN En este articulo, hemos analizado cual fue la verdadera función de algunos sistemas de defensa del asentamiento de la Edad del Cobre de “Los Millares” (Almería), en especial, de la entrada principal, pues los últimos estudios realizados, apuntan a teorías que difieren de anteriores, y que señalaban una funcionalidad meramente defensiva. En este estudio, pretendemos aclarar estas cuestiones, analizando las diferentes posiciones para llegar a una conclusión definitiva. ARTÍCULO Se ha analizado cual fue la verdadera función de algunos sistemas de defensa de este asentamiento de la Edad del Cobre, y en especial, de la entrada principal, pues los últimos estudios realizados, apuntan a teorías que difieren de anteriores, y que señalaban una funcionalidad meramente defensiva. En este estudio, pretendemos aclarar estas cuestiones, procurando ser lo más científicos posibles, analizando las diferentes posiciones y comprobando personal y prácticamente estas, para llegar a una conclusión definitiva.
  2. 2. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº13 (2º Trimestre, 2007) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 70 El yacimiento de “Los Millares” Los Millares es considerado como el más importante de los yacimientos europeos de la Edad del Cobre, está situado en el municipio de Santa fe de Mondujar, a unos 17 kilómetros de Almería, en una meseta en forma de espolón entre el Río Andarax y la Rambla de Huéchar. Los hombres de Los Millares (2700-1800 a.c.) Desarrollaron una espléndida cultura agrícola, pionera en la introducción de la metalurgia del cobre en el Mediterráneo Occidental. Su extenso poblado estaba protegido por cuatro lineas de murallas y una decena de fortines avanzados, donde también resalta su impresionante necrópolis, con más de cien tumbas colectivas. El emplazamiento del poblado fue por su valor estratégico, defendido de forma natural por dos de sus lados a orillas de un río, entonces navegable, cerca de las minas de cobre de la Sierra de Gador y con un medio físico menos árido que el actual (con campos fértiles para el cultivo y abundante caza). Murallas y fortines El poblado de Millares estaba protegido con un extraordinario sistema defensivo, difícil de entender sin la existencia a unos 3 kilómetros, cerca de Alhama, de unos pueblos megalíticos dedicados al pastoreo. Naturalmente, en los casi mil años de vida del poblado, las defensas evolucionaron, adaptándose a las necesidades demográficas, económicas y militares de cada momento. - Muralla I Es la más exterior y moderna, mide 310 metros desde las escarpes del Río Andarax a la Rambla de Huéchar. Presenta torres semicirculares a intervalos regulares y dos puertas. La puerta principal, precedida por un foso, con un largo pasillo amurallado. También se observa entre las murallas I y II restos de una acequia que conducía el agua de unas fuentes cerca de Alhama de Almería.
  3. 3. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº13 (2º Trimestre, 2007) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 71 - Muralla II Mide 75 metros de longitud. Parece ser que era un lienzo de muralla de unos dos metros de anchura, luego reforzada por paramentos de mampostería y torres circulares. Presenta varias fases de construcción superpuestas y cabañas adosadas. - Muralla III: Tiene forma casi circular y se desmanteló después de construirse la muralla I. Dentro de su perímetro se encuentran: un taller metalúrgico, de forma rectangular, con abundantes huellas de trabajo de metales y un horno en su interior, un silo junto a la muralla y excavado en la roca, unos restos sin excavar de un gran edificio rectangular de 32 metros de longitud, de interpretación aun incierta. - Muralla IV Situada en el extremo del espolón parece formar una especie de “ciudadela” interior. Es el recinto más antiguo y el último en ser abandonado por sus habitantes. En él han aparecido abundantes restos de cerámica campaniforme. - Los Fortines Se puede decir que la defensa del poblado se complementaba con un conjunto de fortines que se situaban al borde de la Sierra de Gador y a ambos lados de la Rambla de Huéchar. De los diez que se han localizado, el más importante es el fortín I. Además de vigilar los campos de cultivo y el acceso al agua, eran centros de molienda y almacenamiento de cereales. La vida en el poblado La principal actividad económica del asentamiento debió ser agraria (trigo, cebada, legumbres, lino,...) y ganadera (ovejas, cerdos, cabras,...) al igual que la caza (ciervos, gamos, jabalíes,...); pero fue la introducción de la
  4. 4. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº13 (2º Trimestre, 2007) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 72 actividad de la metalurgia (cobre) lo que impuso el desarrollo de esta cultura. Este mineral era extraído de la cercana Sierra de Gador, y con el fabricaban armas y útiles de trabajo que, en parte, se comercializaban. La mayoría de las viviendas excavadas hasta el momento se encuentran próximas a las líneas de murallas. Todas son de tipo militar: cabañas circulares, de cuatro a siete metros de diámetro, con zócalo de piedra de mampostería y cubierta probablemente vegetal. Huellas de hogares, cerámica doméstica y molinos de mano son los restos más característicos. La Ciudad de los Muertos La necrópolis estaba normalmente fuera del poblado y costa de más de 100 tumbas colectivas, en las que se enterraban a los miembros de un mismo Clan con sus ajuares personales: armas, herramientas, adornos, cerámica simbólica, ídolos,... que pueden observarse en el Museo de Almería. La aparición de estos enterramiento dentro de los recintos amurallados, solo se puede explicar por el crecimiento de la población y la construcción de las murallas para protegerla, quedando así los túmulos dentro de los perímetros defensivos, como es ejemplo de la tumba reconstruida dentro de la Muralla I. Como el resto de los “tholos”, consta de un atrio destinado a la celebración de rituales funerarios, un corredor con lozas de pizarra perforadas y nichos laterales para enterramientos infantiles y una cámara sepulcral colectiva en forma circular, con zócalo de pizarra y cubierta con una falsa cúpula. El conjunto se recubre con un túmulo de tierra y piedras. Historia del yacimiento: excavaciones y problemática Los primeros trabajos son de Luis Siret, quien hace referencia del yacimiento de Los Millares. Pero su capataz, Pedro Flores era quien mejor conocía dicho yacimiento y le mandaba toda la información a Cuecas de Almanzor, donde estaba Luis Siret; sus informes han servido para que futuras investigaciones puedan basarse en ellas.
  5. 5. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº13 (2º Trimestre, 2007) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 73 Más tarde, el matrimonio alemán Jorge y Vera Illgner, hacen un importante trabajo de investigación sobre la arquitectura funeraria (tumbas y otros megalitos circundantes). Los siguientes fueron Almagro y Arriba, quienes plantearon las primeras campañas de excavación. Se centraron en un sector del poblado, en una franja de la segunda muralla que fue donde se trabajó, con escasa fortuna, pues destruyeron incluso algunas estructuras. Los métodos utilizados para excavar las zonas de muralla era seguir las dos caras de la misma. La excavación de Almagro y Arriba también se centró en la Necrópolis, excavando cerca de 60 tumbas (donde algunas ya habían sido expoliadas y/o reutilizadas antes, incluso en tiempos de los Romanos); su método de excavación fue poco afortunado debido a su metodología, no obstante hicieron un trabajo científico y de documentación bastante bueno. Por último, el Departamento de Prehistoria de la Universidad de Granada, hace los estudios más modernos y actuales. Se excavó en extensión para hacer una delimitación total de las líneas, llamadas “de defensa” (murallas, bastiones y demás) y replantea varios trabajos para averiguar su función, por si esta era o no defensiva; pues estas funciones aparecen ya en trabajos de Luis Siret, donde aparece ya el término “fortín”o “bastión”, términos que corresponden a la arquitectura militar del S. XIX y no a este tercer milenio a.c. La entrada principal Analizando los restos estratigráficos del terreno, nos encontramos ante una construcción realizada en piedra (perteneciente a las canteras de la zona), con ellas se han construido las murallas así como la entrada principal, motivo de nuestro estudio. Las piedras utilizadas son de talla irregular ( más o menos del mismo tamaño) y la tierra (que se usa como cemento). Los restos arqueológicos nos muestran que la altura máxima que llegó a tener el muro de piedra fue
  6. 6. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº13 (2º Trimestre, 2007) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 74 aproximadamente de unos 4 metros. Así nos encontramos ante una gran puerta monumental de grandes dimensiones cuya finalidad era la de dar accesibilidad dentro del poblado. Su localización está más o menos en mitad de la tercera y última línea de muralla (que es a su vez la más reciente). Es sin duda, la entrada más importante al recinto amurallado, no sólo por su situación geográfica sino también, por sus grandes. No se puede descartar de ninguna manera que la muralla tuviera una posible utilidad como elemento defensivo en caso de que su principal función, y la simbólica, fallara. De esta manera, se desprende la idea de que las posibles barbacanas, situadas en ambos brazos salientes, no tuvieran un carácter defensivo, sino de iluminación del interior de estas. Estas últimas encontradas podrían reforzar un poco la idea del carácter defensivo de las saeteras, pues a ganar una segunda línea superior de éstas podrían funcionar para lanzar flechas . Una última posibilidad es que la saetera fueran en realidad agujeros para disponer en ellos mástiles que sirvieran para levantar una segunda planta de madera lo que explicaría los 4 m de altura que tiene la edificación. - Fases de construcción de la entrada principal En la puerta principal, planteado en su origen como una simple entrada de gran anchura abierta en el lienzo de la muralla y estrechada sucesivamente, haciendo más compleja su estructura, se ha delimitado en 1981 las siguientes fases de construcción: 1: Al construirse el lienzo principal de la muralla la puerta se planteó como una simple interrupción de gran anchura (4,50 metros) en el mismo. 2: Posteriormente la muralla, en ambos lados de la puerta, se reforzó mediante la construcción de una nueva línea adosada a su paramento interior, sin que se estrellara el vano de entrada.
  7. 7. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº13 (2º Trimestre, 2007) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 75 3: Sucede a este un nuevo refuerzo de la muralla hacia el interior, con el que la misma alcanzó un espesor total de unos 3 metros. 4: Se construyó a continuación un pasillo que sirvió de acceso al interior del poblado, limitado a ambos lados por dos grandes muros de 0,80 metros de anchura. Este pasillo, que aumentó considerablemente la complejidad de la entrada al poblado, se conserva actualmente con una longitud de unos 10 metros. Al Este, en su extremo interior, el pasillo ensancha hasta alcanzar 3,50 metros de anchura y sus muros quedan cortados por la erosión en una zona donde la roca virgen aflora casi en su superficie. A la altura de los refuerzos de la muralla, en la zona de la puerta propiamente dichas, el pasillo quedaba limitado por dos grandes losas ortostáticas, indicadas a modo de jambas, una de las cuales -la situada a la izquierda- se ha desplomado, partiéndose en varios trozos. Al exterior de la muralla del pasillo sobresale 1,70 metros con respecto al paramento el exterior de la fortificación, debido a la existencia de los cuerpos de mayor anchura y apuntados que se adosada al extremo de sus muros y lo estrecha ligeramente, consiguiéndose una entrada de sólo 2 metros de anchura. 5: Pese a la complejidad de las fases descritas el resultado más espectacular en esta zona ha consistido en la documentación de una gran construcción de planta muy periforme, muy saliente, situada delante de la puerta y edificada posteriormente al pasillo citado, en el momento más reciente de la secuencia. Esta estructura, (excavada superficialmente en 1978 y en profundidad en 1981), presenta una anchura de 8 metros en su base y de 12 metros en la zona delantera, siendo su eje longitudinal máximo de 12,50 metros con por su forma en situación debe considerarse como una especie de barbacana o cuerpo de construcción avanzado para la defensa de la puerta principal del poblado. En su parte delantera, al este, sus muros giran hacia el interior de la construcción dando lugar a un pasillo interno que avanza hacia el poblado a lo largo de 4,40 metros. Este pasillo se estrecha en sus dos extremos, donde sólo alcanza 1,60 y 1,40 metros respectivamente, y por
  8. 8. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº13 (2º Trimestre, 2007) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 76 su disposición en el interior de la barbacana queda franqueado a ambos lados por otros recintos ovales que, a modo de bastiones laterales, están, al menos en uno de los casos, cerrados por una pequeña tabicación interna. En su parte opuesta, al oeste, los extremos de los muros que forman la barbacana se adosan al paramento exterior de la muralla y al extremo más saliente de las construcciones del pasillo de la fase anterior, lo que demuestra que la construía. Conclusión Tras deliberar concienzudamente sobre las posibilidades funcionales de la muralla, nos hemos inclinado por la teoría más coherente; así, el carácter simbólico de la muralla es muy comprensible, pues estamos hablando de una época de hace unos 4000 años, donde convivían una serie de culturas que debido a su poco desarrollo económico, cultural y técnico y no estaban muy desarrolladas. También hay que tener en cuenta que “Los Miliares” era la cultura dominante de la zona y viendo la precariedad de las demás culturas vecinas, sólo necesitaban construir un gran muro de tal envergadura que pudiera impresionar a sus vecinos, dándoles a ver su poder y confiando en que los enemigos se lo pensaran mejor antes de atacar. Bibliografía - GADOR MALDONADO, María. “Proyecto de investigación en Los Millares (Almería)”. El Calcolítico a debate: Reunión de Calcolítico de la Península Ibérica. Recoge los contenidos presentados a: Reunión de Calcolítico de la Península Ibérica (1. 1990. Sevilla), HURTADO PÉREZ, Víctor (coord.), Sevilla, Junta de Andalucía, 1995, pp. 75. - MORALES MEDINA, Antonio. Intervención en el yacimiento arqueológico de Los Millaresactuaciones de protección, consolidación y puesta en valor. Almería, Universidad de Almería, 2004.
  9. 9. Alonso Cano. Revista Andaluza de Arte [ISSN: 1697-2899 D.L: GR2134/2004] Nº13 (2º Trimestre, 2007) Enlace de referencia: http://perso.wanadoo.es/alonsocano1601/ 77 - NÁJERA, Trinidad; AGUAYO DE HOYOS, Pedro; ARRIBAS PALAU, Antoni; y otros. “Excavaciones en los Millares (Santa Fe, Almería)”. Cuadernos de prehistoria y arqueología de la Universidad de Granada, nº 4 (1979), pp. 61 – 110. - RICARDO MOLINA GONZÁLEZ, Fernando; NÁJERA, Trinidad; ARRIBAS PALAU, Antoni A; y otros. “Nuevas excavaciones en Los Millares (1978-1981)”. Congreso Nacional de Arqueología (16. 1982. Murcia, Cartagena). Zaragoza, Universidad de Zaragoza, Seminario de Arqueología, 1983, pp. 147 – 166. - TOPP, Celia. “La destrucción de una cultura Los Millares de Santa Fe de Mondújar”. Historia 16, nº 21 (1978), pp. 67 - 76.
  10. 10. 78

×