Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Cuando la Tecnología Tiene un propósito. El ejemplo del Colegio Gumersindo Acárate

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer
1 / 1
Cuando la tecnología tiene un propósito: el ejemplo del colegio
Gumersindo de Azcárate
Conocemos la experiencia durante el...
Pasados 3 años en el Gumersindo de Azcarate no existe la raza, «ya somos todos iguales»
dicen los alumnos y tampoco hay ab...
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 40 Anuncio

Cuando la Tecnología Tiene un propósito. El ejemplo del Colegio Gumersindo Acárate

Descargar para leer sin conexión

En el Gumersindo de Azcárate, un colegio ubicado en un barrio de León con familias en
clara desventaja socioeconómica y, compuesto por alumnos de etnia gitana e hijos de
inmigrantes, hubo un antes y un después. Una llamada de la Dirección Provincial
invitándoles —dice la protagonista de esta entrevista y directora del colegio, Pilar
Bahamonde- a participar el Proyecto de Samsung Smart School, coordinado por el
Ministerio de Educación y Formación Profesional a través de INTEF y de la Consejería de
Educación, les cambió su difícil realidad.
Fue precisamente esa tecnología que perseguía un propósito, tan necesaria en estos
momentos de educación a distancia, combinada con un método de aprendizaje, basado en el trabajo colaborativo y la visión a visión a futuro de Pilar Bahamonde y su equipo, los elementos artífices del cambio.

En el Gumersindo de Azcárate, un colegio ubicado en un barrio de León con familias en
clara desventaja socioeconómica y, compuesto por alumnos de etnia gitana e hijos de
inmigrantes, hubo un antes y un después. Una llamada de la Dirección Provincial
invitándoles —dice la protagonista de esta entrevista y directora del colegio, Pilar
Bahamonde- a participar el Proyecto de Samsung Smart School, coordinado por el
Ministerio de Educación y Formación Profesional a través de INTEF y de la Consejería de
Educación, les cambió su difícil realidad.
Fue precisamente esa tecnología que perseguía un propósito, tan necesaria en estos
momentos de educación a distancia, combinada con un método de aprendizaje, basado en el trabajo colaborativo y la visión a visión a futuro de Pilar Bahamonde y su equipo, los elementos artífices del cambio.

Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Más reciente (20)

Anuncio

Cuando la Tecnología Tiene un propósito. El ejemplo del Colegio Gumersindo Acárate

  1. 1. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 1 / 1
  2. 2. Cuando la tecnología tiene un propósito: el ejemplo del colegio Gumersindo de Azcárate Conocemos la experiencia durante el confinamiento de este centro de León, donde gran parte de los niños vienen de familias en riesgo de exclusión Mar Heras En el Gumersindo de Azcárate, un colegio ubicado en un barrio de León con familias en clara desventaja socioeconómica y, compuesto por alumnos de etnia gitana e hijos de inmigrantes, hubo un antes y un después. Una llamada de la Dirección Provincial invitándoles —dice la protagonista de esta entrevista y directora del colegio, Pilar Bahamonde- a participar el Proyecto de Samsung Smart School, coordinado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional a través de INTEF y de la Consejería de Educación, les cambió su difícil realidad. Fue precisamente esa tecnología que perseguía un propósito, tan necesaria en estos momentos de educación a distancia, combinada con un método de aprendizaje, basado en el trabajo colaborativo y la visión a futuro de Pilar Bahamonde y su equipo, los elementos artífices del cambio. El Gumersindo de Azcárate es un colegio ubicado en un barrio de León poblado por personas de etnia gitana e inmigrantes. Las familias que viven allí están en clara desventaja socioeconómica y el alumnado de dicho centro educativo, está compuesto por un 48% de los alumnos de etnia gitana y un 49% de hijos de inmigrantes. El centro lo componen 130 alumnos que hasta hace unos años contaba con un alto grado de absentismo y donde los padres no tenían demasiadas expectativas académicas para traer a los niños al colegio. Era un colegio con problemas de convivencia por las divisiones de razas, donde el profesorado se encontraba desmotivado porque, se daban cuenta de que, con este tipo de alumnado, era necesario enseñar de forma diferente y, sin embargo, no poseían ni los recursos ni la formación necesaria, para hacer frente a la situación. Una llamada de la Dirección Provincial invitándoles a participar el proyecto Samsung Smart School, les cambió esa realidad. Dicho proyecto les permitió formarse y formar un equipo y entender que, a través de los conocimientos adquiridos, podrían operar muchos cambios. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 1 / 9
  3. 3. Pasados 3 años en el Gumersindo de Azcarate no existe la raza, «ya somos todos iguales» dicen los alumnos y tampoco hay absentismo. Charlamos con Pilar Bahamonde para que relate cómo está viviendo la educación a distancia por el coronavirus. Castilla y León fue la última Comunidad Autónoma en cerrar los colegios. ¿Cómo acogieron la medida del cierre del colegio y el cambio de clases presenciales por clases a distancia en casa? Nosotros ya habíamos oído rumores la semana antes y se sospechaba algo. Fuimos viendo cómo ciertas comunidades como Madrid cerraban el colegio, pero tampoco, en ese momento, teníamos noticias de que la comunidad de Castilla y León fuera a cerrar. No había certezas de nada. Sí que es cierto que muchas familias esa semana dejaron de traer de traer a los niños al colegio, porque les daba miedo y, a la vez, nos llamaban y nos preguntaban continuamente, qué iba a pasar. Llegamos a pensar, incluso, que Castilla y León quedaría abierta. Pero luego ya empezamos a pensar que no. De hecho, el viernes, que fue el día que se anunció el cierre del colegio, vinieron a clases muy pocos alumnos… La situación en general fue muy extraña. Ese mismo día, a las 1:45 del mediodía me llegó un correo con una notificación y ya, en la rueda de prensa que dio el presidente, lo anunció. ¿Cómo se lo dijeron a los alumnos? Por un lado, teníamos alumnos en el colegio, pero también había muchos que faltaban. Y para los que estaban, hicimos una nota para las familias, explicándoles las directrices de la Consejería de Educación, en la que nos decían que quedaban suspendidas las clases a partir del lunes. ¿Cómo quedaron en organizarse con los profesores? Ese viernes nos fuimos quedando en vernos el lunes. De hecho, la nota decía que solo se suspendían las clases para los niños. Y, la verdad, es que no contábamos con mucha información. A lo largo del fin de semana fueron llegando directrices, un tanto difíciles de interpretar, y las tres personas que componemos el equipo directivo, decidimos ir el lunes al colegio para llamar a todas las familias una por una. ¡Teníamos que sacar la educación a distancia adelante y no lo podíamos hacer de otro modo! Tengo entendido que llamaron a las familias una por una… Sí, ese es nuestro espíritu, con o sin coronavirus. Llamamos una por una y con la dificultad añadida de que te encontrabas con cantidad de familias que tenían las llamadas restringidas. Una vez que las localizabas, también se te presentaba la dificultad de que te dieran su email y de que no entendieran bien las letras cuando se las deletreabas porque tenemos un elevado porcentaje de alumnos cuyas familias son inmigrantes. Es más, les teníamos Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 2 / 9
  4. 4. que decir a los padres que nos pasaran a los niños para poder entendernos. Hicimos un primer barrido el lunes y conseguimos hablar con bastantes familias y el martes continuamos hasta conseguir localizar a la gran mayoría. «Fue difícil contactar con todas las familias y explicarles la situación. Muchos padres tenían las llamadas restringidas» Luego, estaba la necesidad de dotar de recursos a los alumnos, para que trabajaran desde sus casas. Pero no disponíamos de tablets para todos. Para los cursos de 5º y 6º de Primaria, sí que teníamos porque están dentro del proyecto Samsung Smart School, además somos centro BITS (centro seleccionado por la Consejería de Educación por ser Inclusivos, Tecnológicos y Seguros) y, por este proyecto, igualmente, disponíamos de más tablets. En total disponíamos de 104 tablets y tenemos 135 alumnos. Entonces partían de una situación privilegiada en cuanto a tecnología se refiere. Sí, sí. También es cierto que no queríamos repartir tablets a todo el mundo porque muchas veces puede ser un «regalo envenenado». Pensamos que quienes las podían utilizar correctamente eran los alumnos de 3º a 6º Primaria. Porque los de 1º y 2º, las utilizan de una forma diferente. Entonces llamamos a todos familias, para informarnos de qué recursos disponían en cada casa. Hicimos un listado anotando si disponían de ordenador, de tablets o móvil y en el caso de los móviles, de cuantos disponían en casa. Todo, sin decirles nada de las tablets. Y, una vez que tuvimos las respuestas, hicimos un análisis para ver a quién teníamos que repartirlas. Y, el miércoles comenzamos a repartirlas. «Hicimos un listado anotando si disponían de ordenador, de tablets o móvil y en el caso de los móviles, de cuantos disponían en casa» Muy bien pensado... Sí, está muy bien pensado desde la base, porque era la única manera de ver con qué herramientas se contaban para la educación a distancia y ver si era posible darla o no con un mínimo de éxito. Por otro lado, era necesario hacerlo de esta manera, para darles la igualdad de oportunidades a todos. Y eso es lo que hemos pretendido hacer y lo estamos consiguiendo. Y, también hay que decirlo, conseguir todo esto conllevó un grado de estrés y una carga Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 3 / 9
  5. 5. de trabajo importante… Una vez que tenían las herramientas… ¿Cómo se organizaron para que los alumnos pudieran acceder a la docencia y deberes? Creamos un espacio común (un blog) de aprendizaje en la página web del centro. En este espacio comenzamos a colgar las tareas que debían hacer los alumnos desde Infantil a sexto de Primaria. Si visitas nuestra web, verás que hay un espacio que se llama Educación a Distancia y, si pinchas, ahí te aparecen los diferentes cursos, con las diferentes asignaturas y con las tareas que se cuelgan todas las noches, para que los alumnos lo tengan por la mañana. Esta web a la que se conectan desde nuestra página pertenece a la Consejería de Educación y cualquiera puede acceder a las tareas que están realizando los niños y lo que nosotros les ponemos. Normalmente, el alumno acede a la asignatura y el profesor le pone un saludo y le indica las materias con las tareas para ese día. El alumno lo hace en la tablet y lo envía por correo electrónico o por WhatsApp —si es por móvil— a cada profesor. «Creamos un espacio común (un blog) de aprendizaje en la página web del centro. En este espacio comenzamos a colgar las tareas que debían hacer los alumnos desde Infantil a sexto de Primaria» Los niños que normalmente envían las tareas por WhatsApp suelen trabajar y escribir en el cuaderno. Yo no quiero que mis alumnos lo hagan todo con la tablet, porque esto es un colegio. En mi caso, les hago escribir mucho y hasta les digo que lo hagan con buena letra. Y, cuando lo terminan hacen una fotografía. Es algo a lo que están acostumbrados porque lo hacen habitualmente durante el curso y no les cuesta. Esas tareas que les mandamos son diarias y también diariamente les corregimos, prácticamente, en tiempo real. A los 10 minutos suelen tener corregidos sus ejercicios. De hecho, los profesores nos pasamos todo el día corrigiendo tareas. E, incluso, les aconsejamos que pueden hacer mejor un ejercicio y que lo pueden repetir. Yo, incluso, les mando algún ejercicio de otro compañero de clase para que vean cómo lo han hecho los demás. Es lo que se llama trabajo colaborativo, como en clase, intentando que aprendan unos de otros. ¿Utilizan alguna herramienta más para sus clases? En un principio comenzamos a trabajar con Zoom para hacer las reuniones con los compañeros del claustro y poder dar algunas clases online. Los alumnos estaban muy felices, porque así podían verse entre ellos. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 4 / 9
  6. 6. Dos alumnas durante el confinamiento con la tablets facilitadas por el colegio Las primeras veces no era nada fácil, se trataba de una nueva aplicación para ellos y en muchos casos sus padres no podían ayudarles. Hicimos varias reuniones en Zoom para que se fueran adaptando, nos reuníamos para charlar, vernos… e ir consiguiendo que poco a poco se pudieran enganchar todos. Tras las vacaciones de semana santa y una vez que vimos que los niños eran capaces de conectar de este modo con nosotros, decidimos que los cursos de 4º a 6º tuvieron una sesión al día a mitad de la mañana con sus tutores. Estamos muy satisfechos, los alumnos realizan sus tareas antes de esta sesión, reciben el feedback y en la clase podemos explicarles contenidos nuevos, resolver las dudas o las dificultades que vemos que van surgiendo. Además, estamos usando Kahoot: una aplicación que les encanta a los niños y con la que podemos reforzar lo aprendido y evaluarlo. Otro recurso que nos está permitiendo seguir avanzando es Snappet, una plataforma digital para el aprendizaje de lengua, matemáticas e inglés que ya utilizábamos en el aula y que no hemos incorporado hasta tener el conocimiento de que todos los alumnos pudieran acceder. «Estamos usando Kahoot: una aplicación que les encanta a los niños y con la que podemos reforzar lo aprendido y evaluarlo» Para evaluar los contenidos en este trimestre usamos también Google form, cuestionarios que crea cada maestro con los contenidos que estamos trabajando. Hemos ido poco a poco, los niños nos están demostrando ser muy competentes adaptándose a esta nueva situación y buscamos que puedan seguir aprendiendo. En nuestro caso está claro que el hecho de haber integrado la tecnología en el cole con el proyecto Samsung Smart School nos está permitiendo continuar y avanzar en los aprendizajes. ¿Cuáles son sus expectativas en este tercer trimestre con respecto a sus alumnos y cuáles las que ha trasladado a los profesores? Como nos hemos dado cuenta de que esto va a seguir, nosotros tenemos que continuar. Y, tenemos que saber que va a haber picos que suben y bajan, igual que el Covid-19. Por Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 5 / 9
  7. 7. ponerle ejemplo, detectamos picos a finales de semana y también los miércoles. Por eso, hacemos un seguimiento de llamar por teléfono los alumnos y padres cuando no hacen las tareas, para que nos expliquen por qué no las han hecho. Pero lo que no les permitimos es que desaparezcan y no digan nada. Hemos intentado que entiendan que esto es lo mismo que ir al cole y que todos tenemos la responsabilidad de continuar. Les decimos que nosotros nos estamos esforzando muchísimo por ellos, porque los respetamos muchísimo y de esa manera, les exigimos lo mismo. De hecho, hablo con padres que te dicen que el niño ha mandado el ejercicio y luego el niño no ha mandado y claro… El pillaje está ahí… Sí, estamos pendientes de ellos. Y, vamos a afrontar el tercer trimestre de la misma forma con la que hemos trabajado hasta ahora e, incluso, vamos a hacer videoconferencias de alguna de las sesiones de por la mañana. ¿Y cuáles son sus expectativas con respecto al temario? Respecto a este último trimestre ya me reuní con mis profesores y lo que les he dicho es que vamos a ir a lo importante y eliminar lo accesorio. Ser conscientes de que si llegamos a todos podemos avanzar con todos poquito a poco, siendo sensatos. Daremos lo que es esencial. Aun así, no estamos preocupados porque los temarios son cíclicos en los cursos y se van a repetir en el curso que viene. Vamos a trabajar, pero no de manera intensa, con lo básico y con pinceladas. No puedes continuar solo repasando lo anterior. Lo primero, por respeto a ellos y, lo segundo, porque se te pueden descolgar de la enseñanza. Este reto, además, ellos lo van a superar. ¡Y en el curso que viene ya veremos a qué nivel debemos repasar y profundizar! Pero lo que tiene que prevalecer en esta situación en los maestros, es el sentido común. Lección de matemáticas online desde el colegio Gumersindo de Azcárate ¿Qué principales barreras se está encontrando a la hora de afrontar su trabajo en esta situación? Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 6 / 9
  8. 8. Como directora lo que me está pesando más, sobre todo, es no ver las caras de las personas con las que me estoy comunicando. Es complicado comunicarse con personas que muchas veces son desconocidas porque, por otro lado, me está tocando gestionar muchas cosas. Pero, quizás con esas personas no es excesivamente importante. Y, donde sí es importante es con el claustro de profesores, con los que normalmente tengo mucha comunicación y, a veces, tanto correo y WhatsApp dificultan la comunicación. Luego también, a nivel de gestión, tengo que gestionar desde casa muchas más cosas de las habituales, como son por ejemplo los comedores de los alumnos, sus dificultades de conexión.... Sí que veo que tengo más carga de trabajo de lo habitual, además de que yo también soy tutora de un grupo de sexto de primaria que terminan esta etapa para ir al instituto con la responsabilidad que eso conlleva. En ese aspecto de las tutorías, aunque somos competentes digitalmente, sí que nos hemos tenido que poner las pilas. Y, por otro lado, a nivel técnico, surgen muchos problemas que voy resolviendo, pero no dejan de ser una carga importante. No obstante, y, a pesar de todo, estoy contenta porque estoy teniendo unos buenos resultados. Eso sí, me levanto por la mañana pensando en el cole y me acuesto a las 3 de la mañana todos los días… E igual que yo, el resto de los profesores. ¡Pero es normal, no es una queja! ¡A nosotros nos ha tocado vivir esto y a otros otra cosa! ¿Y a sus alumnos cómo los ve? Los veo muy motivados. Sí que es cierto que algún día se nota cierto decaimiento, quizás hacia el fin de semana o cuando la actividad que se les manda no les gusta. Pero para eso están los maestros. El maestro tiene que hacer la misma labor desde casa, que lo que hacía desde el cole. Las expectativas que yo tengo con ellos son de exigencia y responsabilidad y son las mismas que me exijo a mí misma o mis compañeros. Ahora ya los cauces de comunicación los tenemos muy claros y, si ellos me preguntan dudas, yo tengo que resolvérselas lo antes posible. Si lo hacemos de esta manera, podremos avanzar. Está claro que esto nunca va a suplir una educación presencial, en la que el alumno está con su grupo de compañeros, eso no lo podemos sustituir, pero lo que sí tengo claro es que podemos hacer un buen trabajo, podemos enseñarles y podemos avanzar contenidos dentro del límite que nos pongamos cada uno y que nos exijamos Cuando nosotros estamos en la escuela, tenemos muy claro que, para enseñar, tienes que motivar, tienes que ser creativo, tienes que ser lúdico, intentar cada día reinventarte a ti mismo y reinventar la clase. ¿Están recibiendo algún tipo de ayuda psicopedagógica para contextualizar o canalizar esta situación tan anómala en la que se encuentran? Para nosotros atender a la situación de nuestros alumnos es algo prioritario en nuestra Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 7 / 9
  9. 9. forma habitual de trabajar, por ponerte un ejemplo, acabamos de evaluarles y para nosotros una evaluación no es un «cantar notas»; nos preocupamos por todo lo que puede afectar a nuestros alumnos y aprovechamos para informarnos de las diferentes situaciones por las que pasan. En este momento esta preocupación es mayor, muchos niños están viendo en sus casas situaciones que antes no apreciaban o que no existían, están siendo conscientes de carencias que un niño no tendría por qué vivir. Intentamos ser lo más cercanos posible con nuestras familias y niños y ayudarles a tramitar ayudas que minimicen las carencias que tienen. Contamos con el equipo de orientación del centro, pero quien más conoce a los alumnos es el tutor, que en este momento está coordinando las acciones de los demás maestros con su grupo. Efectivamente, al final el maestro es muy psicólogo Con estos niños eso es lo que más nos preocupa y, por eso, estamos ahí y contestamos rápidamente. Y, por eso, estamos tan pendientes, porque muchas veces para estos niños la escuela es el lugar feliz al que acuden. De hecho, en una de las tareas que pusimos a nuestros alumnos, les preguntamos ¿Te gusta ir al colegio? Y no valía contestar de manera corta. Una alumna nuestra, de 12 años, nos dijo: «Me encanta ir al colegio porque me olvido de todos mis problemas» ¿Cómo cree que será el próximo curso a nivel presencial/virtual, ante la posibilidad de que haya un rebrote de la pandemia en otoño? Escuchamos muchas cosas en los medios, soluciones que se han dado en países como China para la vuelta al centro… hablan del distanciamiento como una de las principales medidas y de la necesidad de tener que llevarlo a cabo en los centros educativos. Cualquiera que conozca la realidad física de los centros educativos debería plantearse que no contamos con el espacio físico que nos lo permita. El aula donde hay 25 alumnos en la actualidad no permite que esos 25 alumnos mantengan la distancia aconsejable en ningún caso. Y si contáramos en los centros con espacio físico para el desdoble se requerirían más recursos humanos: si divido mi clase en dos grupos y los mantengo en dos espacios diferentes, necesito dos maestros impartiendo la docencia. «Cualquiera que conozca la realidad física de los centros educativos debería plantearse que no contamos con el espacio físico que nos permita mantener las distancias» Yo creo que este período principalmente nos ha servido a docentes, familias y alumnos para aprender. Hemos aprendido que sin ser sustituible… sí es posible enseñar y aprender en la distancia. Menciona el problema del espacio. ¿Cómo se podría solucionar? Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 8 / 9
  10. 10. Yo ya me lo he planteado. Una posible solución sería que ese grupo formado por 25 alumnos tenga un horario semanal de «días presenciales y días no presenciales». Organizaríamos la clase por grupos que abarcaran a la mitad de los alumnos, intentando además que esos subgrupos no fueran siempre los mismos para favorecer la integración de todos los alumnos en el grupo. Se establecería el horario de modo que todos los alumnos tuvieran en la semana al menos dos sesiones presenciales. Cuando estuvieran los "días no presenciales, el maestro imparte la clase a sus alumnos del aula poniendo esta clase en tiempo real en alguna plataforma (nosotros ahora estamos con Zoom, pero podría ser otra) de modo que desde casa el resto de los alumnos estaría asistiendo a la clase, realizando las mismas tareas e interactuando con docentes y compañeros. Yo no lo veo descabellado y considero que podría ser una solución que respetaría las directrices de Sanidad y el derecho de todos los alumnos a recibir la misma formación. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 9 / 9
  11. 11. Las enseñanzas de cuatro colegios en tiempos de coronavirus El confinamiento se ha convertido en la antesala de lo que podría ser una nueva realidad en el panorama educativo. ¿Cómo han llevado los colegios del país educar a distancia? Cuatro centros de distintas características responden Mar Heras Las clases a distancia se han instalado en los colegios de España de un día para otro y, con toda probabilidad, continuarán para principios del curso que viene. La amenaza de un nuevo brote de pandemia en otoño puede hacer posible un sistema de enseñanza combinada, donde los alumnos acudan de manera presencial algunos días de la semana al colegio y otros reciban las clases online en sus casas. Pero hasta que llegue el nuevo curso, lo que toca ahora es acabar el presente y hacerlo de la manera más exitosa posible. Este período tiene que servir a todos los actores que participan en la enseñanza: profesores, alumnos, directores, padres, tutores, instituciones, colegios… para sacar los mejores aprendizajes que aplicar en un futuro. En las siguientes líneas, exponemos las enseñanzas extraídas en cuatro colegios de España en boca de sus profesores, directores y padres, que destacan por sus reflexiones y saber hacer. Dada la idiosincrasia en la temática que se aborda en dos de ellos, la asignatura de Educación Física de Primaria en época de pandemia y, por otro lado, la enseñanza a distancia de los niños de las Aulas Hospitalarias —que cambian de recibirla presencialmente en el colegio del hospital a hacerlo ahora a distancia en casa— hemos querido profundizar de una manera especial y entrevistar a dos de sus protagonistas, Eduardo Garabito, profesor de Educación Física de Primaria en el Colegio Internacional de Valladolid y a Miguel Pérez, director del Colegio Público de Educación Especial Hospital Niño Jesús. Enseñanza 1. Se trata de un cambio educativo y no de unas vacaciones La incertidumbre y el cambio se han apoderado de nuestras vidas y ello también se refleja en el modelo educativo. Son reflexiones de Rubén Zarzuelo Elía, profesor de inglés de clases extraescolares de Primaria en el Colegio Violeta Monreal de Zaratán (Valladolid), quien señala que «lo que ayer era norma, hoy ya no sirve para nada, y eso se percibe Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 1 / 11
  12. 12. también en el mundo educativo». Pero, aclara, que esta situación en las que «los chavales que hace unos días acudían a clase con normalidad ahora se encuentran en sus casas prácticamente sin salir», no tiene que servir de excusa para que abandonemos su educación. Como argumenta, la clave está en «que se tomen esta situación no como unas vacaciones, si no como un cambio educativo». Y para ello, conviene que tengan planificadas «unas rutinas y unos horarios para que sigan aprendiendo y no se descuiden». Así, Rubén señala de manera anecdótica que «hay quien (refiriéndose a los padres) incluso los viste con uniforme para ir al colegio (que ahora puede ser una habitación dispuesta para ello) y les hace de profesor o de profesora». De la misma manera, resalta que es importante que todos los días trabajen como si estuvieran en el colegio. Como detalla, «es bueno que todos los días sigan realizando tareas y estudiando, cosa que pueden hacer presencialmente con la familia o incluso online a través de ejercicios y plataformas establecidas para ello». Por otro lado, indica, que la amenidad y la diversión deben ser pilares claves en este aprendizaje en confinamiento y que se debe realizar «con juegos y actividades que no hagan que los niños y niñas vean el rato de estudio como el momento aburrido del día». No obstante, recalca que «todo esto requiere paciencia y dedicación, y puede servirnos a todos para poner en valor lo importante que es la educación de nuestros menores, algo que muchas veces dejamos en manos de otros y parece no damos la importancia que se merece». En lo que sí hace hincapié el profesor de clases extraescolares de inglés es que de ninguna manera esta situación puede ser un parón, porque esto podría resultar nefasto para los alumnos. «Nadie sabe cuánto tiempo durará esta coyuntura, pero un parón en la educación de nuestros pequeños podría ser fatal y hay que hacer lo posible entre todos para que tenga la menor repercusión posible a corto y medio plazo». «Un parón en la educación de nuestros pequeños podría ser fatal y hay que hacer lo posible entre todos para que tenga la menor repercusión posible a corto y medio plazo» Enseñanza 2. Saber leer lo que estaba pasando y anticiparse Si ha habido algo que ha marcado un antes y un después para muchos colegios en esta pandemia es el «haber sabido leer lo que se avecinaba». Los que en febrero y principios de marzo supieron interpretar la información que nos inundaba por todas partes proveniente de medios, organismos como la OMS, científicos, hospitales, etc. y no se dejaron llevar por lo que hacía todo el mundo, tuvieron una ventaja sobre los demás. Ello les sirvió para ganar tiempo, anticiparse, organizarse y que no les pillara el caos en el que se vieron inmersos muchos colegios las primeras semanas de enseñanza online. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 2 / 11
  13. 13. La experiencia del director, Antonio Portillo Antonio Portillo, director del Colegio Santa Gema Galgani Esta interpretación acertada de la situación se llevó a cabo en el Colegio Santa Gema Galgani de Madrid. Según relata su director Antonio Portillo, «desde la semana anterior a las suspensiones de las clases presenciales, estábamos recibiendo información de este posible escenario. Amigos del mundo sanitario así nos lo hacían llegar. El viernes anterior ya mantuvimos una reunión extraordinaria de equipo directivo y analizamos posibles situaciones. El lunes volvimos a tener la reunión semanal de dirección y, en ese momento, tomamos las primeras decisiones: pasarnos al sistema online, anticipar al martes por la tarde las reuniones de los claustros para explicar lo que iba a acontecer, y ponernos manos a la obra. Por la tarde, llegó la comunicación oficial por parte de la presidenta de la Comunidad de Madrid, y ahí comenzó todo». Con este trabajo ya realizado y que resultó vital para que todo empezara a rodar de la forma adecuada, relata Portillo, se marcaron un primer objetivo desde el equipo directivo y fue el de «acompañar a las personas». Había que «hacer un seguimiento diario de los alumnos y sus familias, y apoyarles en esta realidad. Teníamos claro que queríamos que nuestros alumnos continuaran con su actividad lectiva, conectados con toda la comunidad educativa: profesores, compañeros...» apunta. Que desde etapas como ESO y bachillerato estuviesen trabajando ya desde años en modo online ayudó muchísimo. De hecho, señala Portillo que «cada alumno cuenta con su dispositivo y utilizamos un abanico muy amplio de herramientas digitales en el día a día. Por ello nos resultó muy fácil organizar estas etapas». «Haber trabajado en la ESO y bachillerato con el modelo online ayudó durante el confinamiento» Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 3 / 11
  14. 14. Así, relata por ejemplo que «bachillerato y FP desde el primer día continuaron dando clase según el horario habitual mediante Google Meet y la Gsuite de Google». No obstante, apunta que sintieron especial preocupación por «segundo de Bachillerato porque ellos tienen la EvAU», aunque luego puntualiza que «a fecha de hoy podemos sentirnos orgullosos de nuestros alumnos y profesores, porque están cumpliendo con la programación de manera milimétrica». Para los alumnos de la ESO, señala, en «los primeros días decidimos comenzar con una serie de conexiones con los diferentes grupos, para organizar el trabajo, ir dando orientaciones y resolviendo dudas, manteniendo tutorías, etc.». Pero, posteriormente «cuando se decretó el estado de alarma, vimos que esto iba a durar mucho más tiempo, entonces pasamos al horario normal de clases con videoconferencias, tareas, evaluación y seguimiento de alumnos y familias». Con respecto a los alumnos de Primaria, dado que «tienen adquiridas bastantes competencias digitales porque está incluido en su programación el manejo de estas herramientas», se decidió «abrir unos sites de Google donde colgábamos tareas y explicaciones sobre los aprendizajes, realizando pequeñas conexiones diarias por Meet. Igualmente, a los pocos días, decidimos pasar al sistema de videoconferencia». Así, «por las mañanas trabajamos las áreas instrumentales y por las tardes la educación física, música, ajedrez, artes, programa de educación responsable, tutorías individualizadas con alumnos y familias», añade. Y, en lo que se refiere a Infantil: «hemos mantenido los sites de Google y realizamos dos conexiones por videoconferencia a lo largo del día junto con los padres. En esta etapa las profesoras siguen colgando videos, trabajos y asesoramiento a las familias». Indica, además, que «el departamento de orientación continúa funcionando al 100% atendiendo a alumnos con necesidades educativas y diversas problemáticas» Y, que sirve de «orientación en diferentes casos a alumnos y familias», igualmente para realizar un «seguimiento de situaciones más complicadas derivadas del COVID-19, además de organizar las sesiones online de la escuela de familias con diferentes ponentes, etc.». La vivencia de la profesora Patricia Herranz Patricia Herranz es profesora de Segundo de ESO en el Colegio Santa Gema y también ha querido aportar su experiencia en este período de confinamiento con la enseñanza online. Destaca que recibió la noticia del cierre de la enseñanza presencial en el colegio «por una parte con incertidumbre ya que no sabíamos cómo iban a responder los niños y, por otra, con ganas de poder seguir estando a su lado apoyándolos en estos momentos tan difíciles». No obstante, relata que lejos de esa incertidumbre del principio, por el contrario, ha visto que sus alumnos han reaccionado de una manera increíble. «Los niños tienen una capacidad extraordinaria para adaptarse a cualquier cambio, incluso más que nosotros. Además, me consta que valoran positivamente el seguir en contacto online con compañeros y profesores. Es algo que les hace sentirse mejor, mantener su mente ocupada en otras cosas que les permiten no pensar en la cruda realidad. Tenemos mucho Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 4 / 11
  15. 15. que aprender de ellos». «Me consta que los niños valoran positivamente el seguir en contacto online con compañeros y profesores» Por otro lado, a toro pasado cree que la enseñanza online tiene sus propias ventajas. «Los niños continúan con su aprendizaje, adquisición y repaso de conocimientos. Valoramos muy positivamente esta medida ya que les evita de alguna forma caer en la desidia, desmotivación, despreocupación debido a que tienen que continuar asumiendo responsabilidades», explica. «A nivel emocional se sienten muy apoyados por compañeros y profesores. Todos compartimos emociones, sentimientos, miedos, incertidumbre. Continuar en contacto online nos permite sentirnos integrantes de un grupo lo que nos aporta seguridad en estos tiempos tan difíciles». La vivencia de María Oriza, madre, «profesora de sus hijos» y trabajadora María Oriza es madre de dos alumnos de tercero de Primaria y segundo de ESO en el Santa Gema. Relata con gran detalle que se enteró de la suspensión de las clases presenciales estando en el trabajo y a través las redes sociales. «Son muy rápidas y las noticias llegan al instante. Llevábamos varios días de incertidumbre sobre cómo se sucedían los acontecimientos en el resto de los países y qué iba pasando en el nuestro». María asegura que la suspensión «no le cogió por sorpresa, pero tampoco era algo que estuviese esperando». De hecho, «algunos padres compartieron la noticia también por los grupos de WhatsApp y luego pudo ver la confirmación de la noticia en los telediarios». Más tarde «a las pocas horas» indica que «recibimos un correo del colegio con la confirmación de la suspensión e informando de cómo se iba a gestionar el proceso». De igual manera, comenta que sus hijos al principio «se pusieron muy contentos pensando que iban a ser unos días de vacaciones, pero cuando vieron que nosotros tampoco íbamos a trabajar fuera y que no podían salir de casa para nada, y escuchando los comentarios que no puedes evitar cuando oyes las noticias... su actitud fue más de respeto e inquietud por la situación y fue cuando comenzó la formulación de muchas preguntas». De hecho, puntualiza que «hoy en día creo que ambos tienen un comportamiento ejemplar y tienen asumido que debemos quedarnos en casa por el bien de todos». En su caso se siente afortunada, en cuanto a recursos tecnológicos, porque piensa en otras familias que, a lo mejor no disponen de ellos y no lo tienen tan fácil. De hecho, cuentan con «los dispositivos y el espacio necesario para que los niños puedan realizar sus clases y yo teletrabajar». No obstante, señala que la situación no resulta fácil, «ya que al estar acostumbrados a estar fuera de casa muchas horas tienes que organizarte de otra forma. Hay días que todo va sobre ruedas y otros que cuesta más». Aun así, Oriza pondera y tiene claro que esta situación ofrece un lado positivo, «ya que está siendo una experiencia también de aprendizaje y de conocernos aún mejor la familia. Ahora tenemos más tiempo para compartir, menos estrés porque el ritmo ya no es a mil Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 5 / 11
  16. 16. por mil. Las cosas salen igual, pero de forma menos rígida. Creo que mis hijos también están aprendiendo a planificarse mejor y a gestionar su tiempo». María tiene claro que esta situación ofrece un lado positivo, «ya que está siendo una experiencia también de aprendizaje y de conocernos aún mejor la familia» Enseñanza 3. Impartir educación Física en la cocina o el salón, toca adaptarse y reinventarse La Educación Física, tan necesaria para los niños en edad de escolarización, se ha visto trastocada de manera sustancial en esta pandemia. Los espacios grandes de cualquier patio de colegio o polideportivo en condiciones normales de enseñanza presencial, se han visto suplantados por espacios reducidos de cocinas o salones en las casas. Todo ello impartido a través de una pantalla, en la que el profesor da clase online a sus alumnos habituales. No obstante, existen disciplinas como el yoga y el mindfulness que no demandan tanto espacio físico y que pueden ser las aliadas perfectas en este período de confinamiento. De todo ello nos habla Eduardo Garabito, profesor de Educación Física en Primaria, del Colegio Internacional de Valladolid, quien nos aporta sus vivencias y enseñanzas durante estos meses de confinamiento. ¿Cómo ha adaptado su clase al formato online? ¿Resulta complicado impartirla? La clase es bastante similar en cuanto al concepto, aunque lo hago por videoconferencia con cada clase en un horario previamente fijado. Afortunadamente, contamos con un Chromebook que el colegio nos facilita a principio de curso para trabajar y que, ahora, dadas las circunstancias, cobra más utilidad todavía. Evidentemente, el impartir Educación Física en la cocina, el salón… es complicado y extraño, sin mucho espacio, sin material… pero hay que adaptarse y, como se dice tanto ahora, reinventarse. ¿Qué acogida ha tenido esta nueva forma de recibir la clase entres sus alumnos de 5 a 11 años? La verdad es que los alumnos están contentos por poder vernos y hacer ejercicio, aunque manifiestan su deseo de estar en el colegio y correr por el patio al aire libre. Están atentos y siguen las instrucciones ya que no quieren perderse nada. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 6 / 11
  17. 17. Eduardo Garabito, profesor de Educación Física en Primaria, del Colegio Internacional de Valladolid, durante una de sus lecciones en el confinamiento ¿Cuál es el modus operandi de una clase diaria? Lo primero es saludarles y preguntarles que tal están, les pregunto qué tal lo llevan y si hacen alguna actividad física aparte de mi clase. También me intereso por su alimentación, hábitos de higiene y descanso. La clase, dependiendo de la edad, tiene una parte de calentamiento con ejercicios más o Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 7 / 11
  18. 18. menos dinámicos, estiramientos, condición física, juegos, secuencia de ejercicios con mayor o menor intensidad y, una parte final, con atención a la respiración y relajación. Para terminar, me despido de ellos y les recuerdo cuando tenemos la siguiente sesión. ¿Implica a los padres o hermanos para que se hagan ejercicio en grupo? Sí, sí, de hecho, les envío cada día lectivo un video con un reto que he llamado Corona Challenge y que pueden realizar en casa y enviarme; en alguna videoconferencia se han apuntado algunos de los hermanos más pequeños que han sido uno más de la clase. La idea es que ocupen el tiempo de una manera práctica, darles herramientas para que el día no se haga muy largo. También realizo algunos directos en Youtube e Instagram para mantenernos en forma y varios padres y madres asisten a mis clases. «A mis alumnos les envío cada día lectivo un video con un reto que he llamado Corona Challenge. Ellos lo realizan en casa y me envían el video» Mantener la calma y controlar la ansiedad resulta primordial en este momento. El yoga y el mindfulness, puede resultar de gran ayuda y de hecho en algunos colegios se practica ¿Está incorporada la práctica del yoga o mindfulness en su colegio en situación de normalidad? ¿Y ahora? Es fundamental y muy necesario. El yoga forma parte de mis clases durante el curso regular ya que equilibra cuerpo y mente, les enseña a respirar correctamente, trabaja la coordinación, equilibrio y flexibilidad, son muchos los beneficios. En cuanto a mindfulness también lo trabajo en mis clases, sobre todo, al final de algunas sesiones para volver a la calma. Les ayuda a concentrarse, a desconectar, a visualizar objetivos… De hecho, hay muchos niños que me lo piden al comenzar la clase. De cara al próximo curso, estamos planificando introducirlo como una herramienta para todos los cursos que se trabajará a diario y que nos beneficiará a todos. La idea es que les pueda servir para el resto de sus vidas. En su colegio, el deporte ocupa un lugar principal. ¿Podría explicarme con más detalle este planteamiento en lo que se refiere a deporte y desarrollo cognitivo? El deporte y la actividad física es algo a lo que damos mucha importancia por todo lo que aporta y sus muchos beneficios. Por suerte contamos con amplios espacios para desarrollar las clases, disponemos de zonas verdes que nos ayudan a enfocar la actividad en otro entorno más acogedor. ¿Cree que la asignatura de Educación Física se tendrá que plantear de diferente manera para el próximo curso? ¿Cobrará más importancia? ¿Se tendrá que reconvertir para poder ser practicada en espacios pequeños (casas) o a más distancia entre alumnos y en grupos reducidos? Porque parece que la situación de pandemia va para largo… Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 8 / 11
  19. 19. Pues la verdad es que todo es una incógnita, primero porque no sabemos cuándo recuperaremos cierta normalidad y luego no está claro la manera de afrontar las clases en cuanto a rutinas, espacios, contacto… Lo que está claro es que debemos estar dispuestos a adaptarnos a los cambios sin olvidar que la actividad física, el deporte, la Educación Física en la escuela mantienen una importancia vital en el desarrollo del ser humano. Enseñanza 4. Hay que centrarse en dos aspectos: coordinación de todos los agentes involucrados en la educación y trabajo en equipo Si hay alguien que sabe adaptarse a circunstancias adversas son aquellos niños que ingresan en un hospital y deben permanecer en él durante meses, muchas veces «confinados» en sus habitaciones, porque el tratamiento de su enfermedad así lo exige, separados de su entorno, familia y amigos… Pues bien, gracias al esfuerzo de ellos por sobreponerse a su enfermedad, siempre ayudados por la encomiable labor de sus maestros y sanitarios, logran no desconectarse a esa «normalidad» de vida que llevaban antes y que, en muchas ocasiones, viene representada por el colegio del propio hospital. Por este hemos querido charlar con Miguel Pérez, el director del Colegio Público de Educación Especial Hospital Niño Jesús —centro pionero de la Comunidad de Madrid que cuenta con 17 Aulas Hospitalarias y 13 profesores— y que mucho sabe de trabajar en circunstancias adversas, para ver cómo han afrontado este reto desde el principio y qué enseñanzas podemos sacar, ahora que los alumnos están en sus casas en vez de en el hospital, recibiendo la enseñanza a distancia. Miguel Pérez, director del Colegio de Educación Especial del Hospital Niño Jesús ¿Qué medidas adoptó el colegio Niño Jesús cuando la Comunidad de Madrid decretó el cierre de las clases presenciales? En primer lugar, tuve una reunión con el gerente del Hospital para consensuar cómo debíamos actuar el personal del Colegio. Decidimos que lo más conveniente, dada la situación donde primaba la salud del personal a nivel colectivo, que a partir del 11 de marzo comenzaríamos a desarrollar nuestra labor educativa desde la modalidad de Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 9 / 11
  20. 20. teletrabajo. Tuve que coordinar, organizar al profesorado y, entre todos buscamos, los mecanismos para continuar con nuestro trabajo. ¿Cómo se ha desarrollado esa labor de coordinación de profesores? Creamos una plataforma de trabajo colaborativo en Google Drive, y establecimos un calendario de reuniones a través de video conferencia todos los lunes. Posteriormente se crearon y desarrollaron dos plataformas de Padlet con recursos y actividades para nuestros alumnos: — Una para las etapas de: Educación Infantil, Primaria, 1º y 2º ESO y alumnos con capacidades diferentes. — Otra con contenidos específicos para las etapas de: Educación Secundaria (3º y 4º ESO), Bachillerato y FPB. — Además, se crearon dos aulas virtuales con Google Classroom por parte de las profesoras de Educación Secundaria y Bachillerato. — Y, por supuesto, hemos continuado con la coordinación con los centros de los alumnos. ¿Cómo reaccionaron sus alumnos? ¿Qué tal lo están llevando? Dicen que el ser humano tiene la capacidad de adaptarse a toda nueva circunstancia y/o situación ante la que se enfrenta. Yo creo que en el caso de los niños esa capacidad es aún mayor. Con lo cual, yo he observado que ha habido una adaptación a esta nueva situación de trabajo muy adecuada y que, en líneas generales, lo están llevando bastante bien, mejor que los adultos. «En el caso de los niños creo que la capacidad para adaptarse a unas circunstancias es mayor. En líneas generales lo están llevando bastante bien, mejor que los adultos» ¿La comunicación y coordinación con los centros educativos está siendo diferente a la habitual? En nuestro caso en particular, que somos Aulas Hospitalarias, dicha comunicación y coordinación se está produciendo igual que siempre. Las coordinaciones siguen siendo igual de continuas y fluidas. Tenemos mucha experiencia en este asunto y los centros continúan igual de colaboradores y dispuestos. Su Hospital fue designado por La Comunidad de Madrid, junto con el Hospital Universitario La Paz, como centros de referencia para la atención pediátrica urgente. ¿Cómo se ha organizado la docencia de los niños que ingresan? Al no estar nosotros de forma presencial y no conocer a los nuevos alumnos han sido sus propios centros los que se han encargado de hacer el seguimiento a través de sus plataformas y de hacer las adaptaciones pertinentes de sus programas educativos. Por otra parte, para aquellos pacientes que no disponían de medios para acceder a dichas plataformas, desde el Hospital, que ha recibido una dotación de tablets con conexión a Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 10 / 11
  21. 21. internet, se les han proporcionado a estos alumnos para que hagan el seguimiento de su proceso de enseñanza aprendizaje. ¿Cree que se cumplirá con el currículo escolar? Creo que los docentes de este país estamos haciendo un gran esfuerzo y trabajo: innovando, creando, reinventándonos… Y con los recursos materiales y formación que están aportando las Administraciones, pero sobre todo por la entrega a nuestra profesión y preocupación por los alumnos, estoy seguro de que vamos a minimizar el impacto de esta nueva situación que se ha presentado, reduciendo al máximo el posible desfase curricular que pueda causar, haciendo posible que la promoción o adquisición de títulos en los casos que corresponda se produzca sin dificultad. «Creo que los docentes de este país estamos haciendo un gran esfuerzo y trabajo: innovando, creando, reinventándonos…» ¿Será esta experiencia un curso acelerado para desarrollar competencias? Totalmente. Estamos desarrollando competencias que incluso en un futuro pueden favorecer los métodos de enseñanza a nuestros alumnos haciéndoles incluso más autónomos y responsables de su propio proceso educativo. Vds. llevan «ventaja» en el camino de practicar la docencia en situaciones adversas con niños enfermos y hospitalizados. ¿Qué consejos les daría los profesores españoles para el resto del curso? Fundamentalmente que hay que centrarse en dos aspectos muy importantes: coordinación de todos los agentes involucrados en la educación y trabajo en equipo por un único objetivo: el correcto desarrollo de nuestro alumnado. ¿Han hecho alguna actividad especial por El Día del Libro? Por supuesto. Continuamos llevando a cabo las iniciativas que se plantearon al principio de curso. Para el Día del Libro hemos hecho una presentación con todos los trabajos que nos han hecho llegar los alumnos sobre los autores trabajados. Además de un cuentacuentos, una lectura del Quijote y personal del Hospital, como hacemos todos los años en el acto de celebración de esta fecha, juegos interactivos, vídeos presentación… Pero de forma virtual, adaptándonos a las circunstancias que nos han tocado vivir. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 11 / 11
  22. 22. Entrevista a Luis Jerónimo, director del Colegio Estudio: «Queríamos que nuestros alumnos siguieran trabajando en los modos y formas en que trabajan habitualmente» Conocemos cómo este centro, uno de los mejores de España, ha planteado el período de educación a distancia causado por la crisis del coronavirus Mar Heras Coeducación, respeto a la individualidad y el diálogo. Así es el Colegio Estudio, una institución privada, laica y sin ánimo de lucro, fundada en 1940 por Jimena Menéndez- Pidal, Carmen García del Diestro y Ángeles Gasset, con una propuesta pedagógica muy particular. Este colegio —que ocupa la primera posición en la 21ª edición de los 100 mejores colegios de España, según el ranking del diario El Mundo— cree en la no dependencia de los libros de texto. Aquí, los alumnos elaboran sus propios materiales de aprendizaje a lo largo de las diferentes etapas y niveles, ya sea a través de fichas o cuadernos. Hemos querido saber cómo este centro ha planteado este período de educación a distancia por la crisis del coronavirus. Para ello hemos entrevistado a su director, Luis Jerónimo. ¿Cómo acogieron la suspensión de las clases presenciales y que se sustituyeran por clases a distancia con los alumnos recibiéndolas desde su domicilió? ¿Se esperaban una medida así, viendo la progresión del coronavirus en España, o fue una sorpresa? Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 1 / 13
  23. 23. La recibimos con escepticismo, incredulidad y sorpresa. Y no me refiero a los directivos del colegio, sino como sociedad, en general. Pienso que no estábamos todo lo sensibilizados que deberíamos haber estado y no éramos todo lo conscientes que deberíamos haber sido. Y esto tiene mucho que ver con esa percepción occidental de que: «a nosotros no nos va a tocar». ¡Pensábamos que este tipo situaciones son típicas de Asia y que iba a ser es como la Gripe A, algo residual y que no nos iba a llegar! Y es que vivimos ajenos a ese sobrevivir del día a día del resto del planeta, con todo garantizado y cubierto y con un estado protector. «Pienso que no estábamos todo lo sensibilizados que deberíamos haber estado y no éramos todo lo conscientes que deberíamos haber sido» Sí que es verdad que, previamente al lunes en que se notificó la suspensión de las clases, ya corrían rumores con la posibilidad de que se cerraran colegios y teníamos información de CICAE (Asociación de Colegios Privados e Independientes a la que pertenecemos). Pero también pensábamos que cómo se iba a parar la «maquinaria», que cómo cientos de miles de niños se iban a quedar en casa. Y claro, no eran solo cientos de miles de niños, sino también sus padres. Esa duda del parón económico, porque no éramos conscientes de la magnitud de la catástrofe, hizo que fuésemos, en general todos, un poco unos inconscientes. Además, los gobiernos tampoco habían previsto nada, nadie había previsto nada… Pero los científicos fueron muy claros desde enero y también teníamos el ejemplo de Italia La circunstancia que se ha dado aquí y que no nos ha favorecido es que los virus anteriores como el SARS, la gripe aviar, la gripe A (con los millones y millones de viales que no se utilizaron y que hubo que almacenar), no han sido virulentos y no han provocado muchas víctimas, o por lo menos no lo han hecho en Europa, y ello ha actuado como una especie de vacuna colectiva, que ha hecho que no se le dé la importancia que se le debería haber dado. Porque la OMS lleva avisando años. Han sido un cúmulo de circunstancias. Pero no solo ha ocurrido en España, también ha ocurrido en otros países, como Reino Unido, que en un principio dudó sobre la virulencia del virus, y la primera medida que adoptaron, dijeron que solamente se recluyeran los ancianos y que el resto pasara la pandemia. Y luego mira si han tenido que cambiar. Si verdaderamente España hubiera reaccionado 15 días antes y hubiésemos tomado las medidas en paralelo con Italia, hubiera sido muy distinto. De hecho, ustedes, antes de que estallara todo, tenían previsto un viaje pedagógico a Singapur… Sí, nosotros llevábamos «cierta ventaja» porque, lo que estaba ocurriendo en Asia ya nos afectó a un viaje pedagógico programado a Singapur a finales de febrero. Todos los años Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 2 / 13
  24. 24. hacemos un viaje pedagógico. El año pasado lo hicimos a Canadá y este año tocaba a Singapur. Lo teníamos todo preparado con billetes incluidos, porque este tipo de decisiones se toman a un año vista. Y, llegó enero y vimos lo que estaba pasando en China, pero pensamos que, aunque Singapur estaba en Asia, les separan unos cuantos miles de kilómetros y pensamos: «¡no pasa nada!». Por otro lado, los contactos que teníamos allí nos informaron de que, si queríamos ir a Singapur, teníamos que aprovisionarnos de mascarillas. Entonces, a finales de enero, fuimos a las farmacias y las compramos, porque aún pensábamos ir a Singapur… A la par íbamos viendo cómo transcurría todo en China. Y fuimos observando, cómo en los colegios de Singapur se empezaba a tomar la temperatura a los niños al entrar, luego cómo iban prohibiendo las excursiones y las visitas que provenían del exterior. Y, finalmente, vimos cómo cerraron los colegios un mes antes. A falta de una semana para nuestra partida, fue cuando estalló todo y decidimos suspender el viaje. Y las mascarillas que compramos, son las que nos han servido para el período de confinamiento. A nivel pedagógico, ¿cómo recibieron esta medida? Nuestro colegio es un centro con una propuesta pedagógica muy particular. Pensamos que en la educación hay mucho de emoción y comunicación personal. Una compañera me decía, «cómo vamos a reproducir un modelo presencial». Se dice que hay que seguir con la normalidad, pero la normalidad es imposible. Estamos viéndonos atrapados a través de pantallas, sin tocarnos, sin percibir lo que hay. Es muy difícil. Y esa es la línea por la que siempre que hablo en público pretendo mantener: que la educación desde luego no es una ciencia exacta, algo frío y matemático y que la relación interpersonal es fundamental. ¿Cómo se organizaron entonces? Se suspendieron las clases el lunes 8, a última hora de la tarde, pero realmente, no fue al día siguiente cuando los niños dejaron de ir a clase. Fue el miércoles. Lógicamente, el martes, dado que los niños estaban en el colegio, no pudo reunirse el claustro de profesores para planificar todo. Entonces pensamos, en nuestra «ingenuidad», hacer reuniones. (aunque el martes por la tarde ya tuvimos alguna reunión con algún grupo de profesores). Y es que, en nuestro Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 3 / 13
  25. 25. colegio para poder hacer seguimiento personalizado de los alumnos, lo tenemos dividido como en secciones, que no se corresponden con los ciclos que marca la ley. Por ejemplo, primaria está dividida en tres y cada sección tienen un equipo de profesores dedicado en exclusiva. Son como pequeños colegios dentro de un colegio más grande. Bueno, pues el miércoles teníamos la intención de hacer reuniones con los pequeños claustros de cada sección para planificar la actuación. Claro, el martes por la tarde hice una reunión con los directores de sección, y replanteamos el tema. Y, al final decidimos que, cómo íbamos a convocar reuniones presenciales, cuando nos estaban avisando del riesgo que suponía para la salud. Por lo que decidimos anular todas las reuniones presenciales que teníamos y se quedó todo el mundo en casa. Tuvimos que empezar a planificar vía online mediante reuniones virtuales. Ha sido una suerte que, desde hace muchos años, tenemos un contrato con Google. Nuestro correo corporativo es de Google y nos permite acceder a todas las herramientas de Google Academics: Meet para las reuniones virtuales y Classroom. Y de esta manera empezamos a organizarnos. No obstante, no todo el equipo estaba al mismo nivel de destreza tecnológica. Tuvimos que dar formación acelerada, con colaboradores de nuestro departamento de formación continua. Contamos rápidamente con esas personas e hicimos webinars, cursos virtuales para facilitar el uso Classroom y Meet, para que manejaran un programa de reuniones. La estructura la organizamos rápido. Y en lo que se refería a los niños, hubo una decisión reflexionada. Al ser nuestro colegio «muy experiencial», con una metodología poco digital, y con mucho uso el exterior, aprovechando nuestro entorno natural. Lo que hicimos es darles un pack de tarea a los niños, muy de hoja, de cuaderno, que se llevaron a casa esa semana y después planificamos cómo queríamos que trabajaran los niños en las casas las semanas siguientes. Por otro lado, para secundaria y bachillerato rápidamente nos pusimos a implementar clases virtuales a través de Classroom, pero en primaria mantuvimos un envío semanal de tareas más acorde con lo que habitualmente hacen en clase, más en la línea del colegio. Nosotros no tenemos tablets continuamente en las manos de los niños. No somos un centro «one to one». Estamos alejadísimos de eso. Queríamos que nuestros alumnos siguieran trabajando en los modos y formas en que se trabaja habitualmente en el colegio. «Para secundaria y bachillerato rápidamente nos pusimos a implementar clases virtuales a través de Classroom, pero en primaria mantuvimos un envío semanal de tareas más acorde con lo que habitualmente hacen en clase» Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 4 / 13
  26. 26. ¿Y cómo se plantearon las clases para Infantil? Nosotros, como equipo directivo y como institución queremos poner en valor a todo nuestro equipo docente. Y, para nosotros es tan importante Infantil como Segundo de Bachillerato. Siempre se da mucha importancia al Bachillerato, puerta de acceso a la Universidad, pero, para nosotros, que los niños de Infantil estén acompañados y seguidos, y que tuvieran propuestas adecuadas, era fundamental. Por ello, también planteamos un sistema de seguimiento muy potente para los alumnos de Infantil, con una página web en la que los padres se descargan semanalmente las propuestas que les hacemos a los niños y a través de la cual se facilitan los encuentros virtuales. En general, ¿cómo fue recibida la propuesta educativa por parte de los padres? ¿Alguno protestó? Aunque el cambio ha sido un poco estresante, nosotros tenemos mucha suerte porque los padres de nuestros alumnos están identificados con el colegio al cien por cien. Lógicamente, siempre hay alguna crítica, pero es de un grupo muy reducido. Puede ser 30 familias de las 1.250, que tenemos. Es decir, menos del 2,5%. No obstante, a éstos les enviamos cartas explicando el porqué de esos trabajos «moderados». Como te he comentado antes, detrás de esa decisión hay una reflexión. No queríamos que los niños estuvieran vinculados a unas charlas virtuales continuas que no te llevan a ninguna parte. Ha habido cierta crítica por un sector, reclamando las siete horas de clase virtual. Pero eso no se puede hacer. A un niño descolocado, con su abuelo enfermo, en casa metido, no les puedes tener siete horas delante de una pantalla. Lo que tienen que hacer es moverse y jugar. Con el paso del tiempo, hemos ido perfeccionando el modelo y creado unas páginas webs específicas para cada sección y en esa página web creamos las tareas, las propuestas educativas por semanas y también ponemos enlaces a las reuniones grupales que hacemos. No son clases virtuales. No es una clase en streaming que da la profesora, sino reuniones de grupo, porque lo que nos interesa es que los niños puedan hablar con su tutora o señorita, que resuelvan dudas y que se vean entre ellos. Eso lo estamos haciendo 2 o 3 veces a la semana, con su profesora con el grupo de inglés. Pero todo muy adaptado a las circunstancias. Y es que no debemos olvidar que los colegios son centros de educación presencial. No somos centros online, como la Universidad de La Rioja o la Oberta de Cataluña o la de Valencia, que son centros de estudios superiores, a distancia, pero, aun así, ninguno de ellos tiene siete horas de clase. Algunas familias han malinterpretado lo que debería ser la educación a distancia. «No debemos olvidar que los colegios son centros de educación presencial. Algunas familias han malinterpretado lo que debería ser la educación a distancia» Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 5 / 13
  27. 27. Y, repito, sí que hemos pensado mucho qué hacíamos y cómo lo hacíamos y aunque ha habido una protesta muy marginal, nos mantenemos en nuestro enfoque, porque estamos convencidos de que es lo mejor para los niños. Por sus palabras, la tecnología no ha supuesto ningún problema para ustedes Nosotros tenemos un enfoque de la tecnología como herramienta. Un soporte a nuestro servicio. Si la necesitamos mucho, como ahora, la usamos. Además, en lo que se refiere a la tecnología y a los aprendizajes, creo que no hay aprendizaje más significativo y potente que el que está forzado por una experiencia. Lo hemos visto en nuestros profesores en este momento, cuando hemos tenido que formar a algunos de ellos. Porque llevamos haciendo cursos de formación tecnológica, de herramientas digitales, de clases virtuales, mucho tiempo y no siempre fueron efectivos. Lo que hace la necesidad… Efectivamente, la necesidad. Hemos avanzado lo que no habríamos avanzado en años de otra manera y esto es un período, dentro de lo dramático que es, de oportunidades en cuanto a los aprendizajes se refiere. Siempre lo he tenido claro. En algunos Simposios sobre Innovación a los que ha acudido, por ejemplo, el que se celebró en Valencia en ESIC, este se centró en la tecnología, la inteligencia artificial, y se decía que había que formar a los alumnos en las profesiones del mañana. Todo el mundo estaba obsesionado con este asunto. Y yo decía, pero a ver, si llevamos tantos años en la superficie del planeta y nos hemos adaptado a todo y lo hemos hecho en «cinco segundos», es que no hay debate sobre la tecnología sí o no. ¡Si la tecnología está, pues la cogemos y la usamos, cuando tengamos necesidad! ¡Es tan sencillo como eso! ¡No hay que darle tantas vueltas! Y lo que me parece una estupidez es centrar el esfuerzo en herramientas concretas, porque hoy tienes unas y mañana son otras. Lo que tienes que enseñar a los alumnos es a que tengan una mente abierta y buena disposición a estos cambios. Cierto, a aprender todo el rato, porque la tecnología avanza continuamente Claro, la tecnología avanza. Yo he tenido bastantes discusiones por el hecho de no utilizar las pizarras digitales. A nosotros se nos juzgaba de arcaicos porque todavía utilizábamos la pizarra normal. Yo les decía, la pizarra digital hoy está de moda y mañana las tenéis en los almacenes todos. Y, efectivamente. A los colegios que querían utilizarlo como marketing, les sirvió, diciendo que tenían pizarras digitales… Al margen de utilizar la pizarra digital, de pequeños es necesario que los niños cojan un lápiz y un papel y hagan cosas manualmente, porque el aprendizaje se basa en lo manual. En el momento en que todo lo haces de forma tecnológica y digital, estás omitiendo unos aprendizajes Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 6 / 13
  28. 28. importantes Está demostradísimo que, en determinadas edades, son necesarios los procesos de coordinación óculo-manual. Es decir, el escribir con pluma o lápiz en un papel genera conexiones neuronales diferentes que las que se generarían si estás tecleando en una pantalla de dos dimensiones, porque las pantallas son bidimensionales y simulan la realidad. Simulan el fondo, pero no lo tienen. Nosotros, en primaria preferimos la tierra, el agua, el huerto. Jugar, pintar, amasar… Hubo un momento que la presión tecnológica era brutal, pero, también es verdad que, como contamos con familias muy identificadas con el colegio, tampoco hemos tenido mucho problema para mantenernos tal y como estamos. ¡Y que dure! ¿Qué nivel de exigencia en tiempo se les pide a los profesores? Nosotros el equipo directivo del centro estamos a «full time», es como que no tiene horas el día. Los profesores, te podría decir que son muchas horas las que están echando y el esfuerzo es más agotador, por lo novedoso del sistema. Quiero decir que, aunque eches las mismas horas. Tú en un colegio estás 5 o 6 horas de docencia directa, dos más de presencial, pero es algo que llevamos haciendo tantos años, que es como innato y natural para nosotros. Pero, de repente, ponte a organizar los contenidos virtuales, que no son iguales que los contenidos en aula. Las clases que das no pueden ser 50 minutos tú hablando, porque eso aburre y no es pedagógico. Está generando un esfuerzo que, aunque en horas pudiera ser similar, la intensidad es enorme. Están agotados. «Las clases que das no pueden ser 50 minutos tú hablando, porque eso aburre y no es pedagógico. Está generando un esfuerzo que, aunque en horas pudiera ser similar, la intensidad es enorme» La intensidad enorme y luego el ambiente alrededor tampoco ayuda… Sí, ayuda poco. Lo emocional no ayuda. Además, lo malo de lo virtual es que no existe un tope de horas. Lo hemos interpretado todos fatal. Por ejemplo, un tutor cuando estamos en el colegio normalmente tiene un par de franjas de dos horas a la semana para entrevistarse con los padres. ¿Qué ha pasado ahora? Estamos de modo virtual. La solicitud de entrevistas te llega a cualquier hora. A mí, los padres me escriben a las 12 de la noche, que es cuando han tenido tiempo de relajarse. No estamos respetando los horarios. Me escriben los padres los fines de semana y a los profesores, igual. Y, tal vez eso sea lo más desgastante. El que no hay horario, este bucle en el que nos hemos metido de trabajo virtual y que parece que la disponibilidad es de 24 horas. Es tremendamente exigente y agotador. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 7 / 13
  29. 29. «No estamos respetando los horarios. Me escriben los padres los fines de semana y a los profesores, igual. Y, tal vez eso sea lo más desgastante» Si no se descansa los fines de semana, la semana que viene será peor, porque el cansancio es acumulativo. Vd. como corredor de fondo lo sabe. Descansar también es entrenar Lo sé, lo sé. Pero en esta situación a nosotros nos ha costado un esfuerzo horrible atender a la demanda de las familias, de los alumnos, de la sociedad, de nuestros propios profesores como equipo directivo. Si a mí me llega un correo a las 12:30, obviamente, no lo voy a contestar hasta el lunes a las 9:30; pero la vorágine del día a día es tal, que yo sí uso el domingo por la mañana y si a las 12:30 me manda un correo y lo que me está planteando es un problema, pues ese problema está ahí, aunque yo no le conteste hasta el lunes. Lo malo de la tecnología es que lo tienes en el móvil y dices, no lo leo hasta mañana, pero al final, caes y lo lees. Sí, efectivamente, como bien dice, en esta situación es muy difícil desconectar En estos momentos, en general, existe un cierto estado de ansiedad en la sociedad, que necesitan respuestas inmediatas y, eso, supone un estrés tremendo. Estamos sometidos a mucho estrés, pero luego pasamos como desapercibidos. El cuerpo docente es como que bueno, ahí están. Otro problema a los que se enfrentan es que algunos padres tienen la percepción de que como ellos están ayudando a sus hijos, los profesores no están haciendo nada. Yo he escuchado muchos comentarios injustos de ese tipo… A mí me lo han puesto por escrito. Yo he recibido una carta en la que se me calculaba que los niños no estaban haciendo ni la tercera parte de lo que habitualmente hacen y, que la rebaja en la cuota mensual tenía que ser proporcional a ese cálculo que ha hecho él. Y no están teniendo en cuenta todo el trabajo que se está haciendo. Sí, de hecho, yo escribí para este mismo medio un artículo el mes pasado al que titulé con interrogación sobre las supuestas malas praxis en colegios privados y concertados y llamaba al sentido común y a que todo el mundo arrimara el hombro, incluidos los padres, ante una situación tan desbordante Sí, lo que ha ocurrido en una parte de la concertada, no la concertada tradicional, en Madrid es que se ha montado en modo negocio hace algunos años y claro, si tú estás Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 8 / 13
  30. 30. cobrando extraescolares metidas dentro de la jornada habitual y tienes esa cuarta hora de inglés o esa actividad extra de ajedrez y que la sigan cobrando ahora, ha soliviantado a una parte de familias y ha llegado a la prensa. Y se ha juzgado a justos por pecadores: es decir, ya que se refieren a toda la concertada o a toda la privada, y eso no es así. ¿Qué opinan los profesores de esta situación estando al pie del cañón? Pues si te digo que a algunos no les ha dado ni tiempo a pensar… Algunos de mis compañeros no han tenido ni tiempo para pararse a pensar qué opinan de la situación, porque ha sido tal la presión, el trabajo al que se ha visto sometidos, que es muy difícil. No ha habido una reflexión colectiva. También pasa esto en las guerras —y no lo quiero comparar con ello— pero mientras dura el conflicto, todos los esfuerzos están puestos en sacar adelante el reto y, solo se hace reflexión colectiva cuando pasa. Y, esto es lo que va a pasar en este país también, a todos los niveles, no solo en el escolar. Cuando esto pase y nos relajemos un poco y podamos salir y nos veamos cara a cara — aunque sea a dos metros— ahí sí que se va a realizar una reflexión profunda, para ver cómo se ha gestionado todo. En realidad, no ha habido mucha reflexión, no ha habido tiempo. Porque los profesores son personas: tienen sus familias, sus hijos, sus familiares enfermos, y ha habido fallecidos. El problema es que se trata de una situación incontrolable, porque continúa y puede cambiar. Hoy estás bien y mañana puedes no estarlo Ahora los profesores están concentrados en su trabajo, en sacar todo adelante. Y, principalmente, están agotados. El equipo directivo del colegio lo que principalmente está haciendo, es de escudo. Toda la queja negativa que pueda surgir, la frenamos nosotros, no les llega porque lo que les faltaba es que, en una situación de estrés y responsabilidad, desde ponerse al día con la tecnología, responder a la exigencia de familias y alumnos, que encima, carguen con esas «puntillitas» que recibimos nosotros de fuera y que les llegaran a ellos también. Efectivamente, porque eso al final, acaba minando la moral. Vd. además de director, es profesor de Historia y da clase a 4º de Secundaria. ¿Cómo está Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 9 / 13
  31. 31. viviendo esta experiencia como profesor? Sí, doy clase a un grupo de 4º de Secundaria, clase 16, en nuestro colegio. Antes daba a más grupos, pero ahora pero ahora solo puedo dar a un grupo de Secundaria. Mi experiencia, ahora, es que nosotros contamos con unos alumnos con familias de alto nivel desde el punto de vista intelectual y cultural y tenemos alumnos que responden muy bien, más allá de que sean adolescentes. Cumplen y entregan los deberes y podemos decir, que tenemos una maravilla de alumnos. No nos podemos quejar. Y lo que se están demostrando es lo buenos que son. Buenos en términos absolutos y no solo académicamente. También he de decir, que, a la hora de enseñar a nivel virtual, por ejemplo 3 horas de historia semanales de las de antes, en Classroom y con las tareas que les mandas, son mucho más. La primera semana ya me escribieron los alumnos diciéndome que estaban desbordados. Desbordados los alumnos a veces y, también los padres que, con el teletrabajo, la supervisión de los deberes, el desbordamiento de sus hijos en ocasiones, llegan incluso a repartir deberes. A mí me han llegado deberes para hacer… Bueno, si se hacen los deberes en grupo eso también es una experiencia de aprendizaje. Esa es la clave, el trabajo colaborativo. Tú ensayas, fallas y lo haces de nuevo... Eso es maravilloso… Pero al margen de ello, a medida que ha ido pasando el tiempo en estos dos meses, eso se ha ido relajando. También, en los colegios, sobre todo los privados y concertados que tienen que justificar una cuota, estaban muy preocupados con que los padres vieran que se estaba trabajando. Ha sido muy excesivo todo y, ahora, se está ajustando y la tarea se está adecuando la situación a trabajo virtual. «Bueno, si se hacen los deberes en grupo eso también es una experiencia de aprendizaje. Esa es la clave, el trabajo colaborativo. Tú ensayas, fallas y lo haces de nuevo... Eso es maravilloso…» También existe un problema logístico con los deberes para mandarlos. Muchos colegios mandan las tareas por email, el alumno las hace en su cuaderno y luego los padres tienen que fotografiar el trabajo realizado y mandárselo al profesor o profesores. Y, que no se equivoquen en confundirse con una foto y no mandarla En nuestro caso, de 12 años en adelante trabajamos con una plataforma virtual. Yo, por ejemplo, les pongo la tarea y pueden hacerlo sobre el documento virtual y reenviármela y Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 10 / 13
  32. 32. muchos lo hacen El correo electrónico lo estamos usando poquísimo. Con los más pequeñitos, les pedimos muy poquito porque nosotros somos un centro que, en circunstancias normales, hasta los 9 años no hay deberes. No tenemos tareas porque es absurdo. Tú tienes a un niño 7 u 8 años y resulta que está en el colegio 7 horas, que es una sesión profesional de un adulto y luego le mandas deberes. Eso es ridículo. Nosotros les mandamos muy poquito. Mi hija puede estar un par de horas diarias. Y, algunos de los ejercicios que hace los reenviamos a la señorita por correo electrónico. Pero son excepciones. ¿Colaboran los padres en su colegio con esta situación? Si, lo están haciendo fantásticamente bien. Son padres que han llevado a los niños al colegio porque creen en esa forma de trabajar y porque piensan que está habiendo coherencia, entre la forma propuesta a distancia y la forma de trabajar presencial del colegio. Eso es muy importante, que tenga una coherencia. Pienso que es un momento en el que se va a evaluar a los colegios para las próximas matriculaciones, no se sí al año que viene o los cursos siguientes. Porque la amenaza del repunte de la pandemia está ahí, y también, pandemias futuras. Y se valorarán muchas cosas en ese momento, una exigencia no excesiva ante el caos, la flexibilidad, el poseer una plataforma virtual, etc. Por información de que dispongo, si, efectivamente, esta situación se señala como un aprendizaje para confinamientos futuros. Y, eso pone los pelos de punta, porque piensas puede pasar otra vez. ¿Saldremos reforzados de esta situación? Que vamos a salir reforzados, entiendo que sí. Si pasas un trance como este, si no te «mata» te hace más fuerte. Como ya te he ido expresando a lo largo de esta conversación, creo que nosotros tenemos unas capacidades innatas y naturales para aprender que hay que explotar. Lo que deberíamos tener presente y, todos los pedagogos te lo dicen es que, la clave de un aprendizaje es ser consciente de lo que estás aprendiendo, lo que a nivel teórico se llama metacognición. No se puede aprender de forma memorística o presionado o vinculado a una herramienta o para quemar unas etapas o para responder a unas pruebas concretas. El trabajo cooperativo es una forma que se adapta muy bien a las formas de aprendizaje, porque tú puedes cometer un error y yo lo veo y puedo aprender de ello. Ese tipo de saberes y de herramientas son las que hay que potenciar en educación y hay que olvidarse de vincularse a herramientas muy concretas y estar más en lo general. Hay que potenciar sobre todo que los alumnos tengan gusto para aprender. Que «Aprendan a aprender» de forma autónoma. No dándoles la pildorita o preparándolos para Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 11 / 13
  33. 33. algo especifico, porque hay que hacerles flexibles, que sean muy autónomos, que les guste hacer el trabajo bien hecho. A mí me parece que eso cambiaría el país. Y eso es un aprendizaje que se podría extraer de esta crisis. La necesidad del trabajo colectivo. ¿Qué le ha parecido la decisión final del Ministerio de Educación sobre el final del curso? Es un final de curso muy abierto y me parece muy razonable porque lo dejan en la mano de los docentes que, al fin y al cabo, son los que tienen la experiencia de qué hacer. Se ha pensado, por ejemplo, que este tercer trimestre es raro porque no estás en clase, no puedes hacer pruebas objetivas dado que no se les puedes hacer un seguimiento a los alumnos y, a pesar de lo virtual, no es lo mismo. Y, sobre todo, hay que pensar en los colegios públicos que son la mayoría, que muchos de ellos no tienen medios tecnológicos. Y no se puede evaluar a unos niños en circunstancias dramáticas ajenas a ellos. También está comprobado que muchos niños empiezan el curso muy flojito y mejoran según va avanzando y echan el resto en el tercer trimestre. Y, con la situación, que tenemos esa posibilidad no existe. Nuestra interpretación es que debemos hacer una valoración general ponderada a los niños y que no se les perjudique por una circunstancia de la que no son responsables. Ni ellos ni a sus familias. Te permite articularlo como tú quieras. También entiendo que se habilitará de alguna manera el hecho de que se pueda modificar el currículo el año que viene, para que puedas dar la materia que no se ha podido dar este año. Sobre la polémica que ha habido en algunas comunidades, me parece un poco absurda. En lo que si puede haber problema es para los cursos de Bachillerato y para la EBAU, por la nota media. No es lo mismo un 8,3 que un 8,7, porque esas cuatro décimas, te hacen entrar en la carrera que tú quieres o no. La media cuenta un de Bachillerato 60% y la EVAU un 40%, por lo tanto, las décimas son clave. Yo en ese aspecto confío plenamente en el criterio del profesorado. El Colegio Estudio ocupa la primera posición en el Ranking de los 100 mejores colegios de España, elaborado por El Mundo, en su 21 edición. Lo ha hecho en base a 27 criterios divididos en 3 categorías: Modelo de Enseñanza. Oferta Educativa y Medios Materiales. ¿Qué podría decir de ellos? Le comento cómo va el ranking, cómo funciona y que criterios utiliza. El ranking otorga a estas tres categorías una serie de puntos. Uno de los temas que más me gusta de la posición número 1 del ranking es, que, por ejemplo, una cosa que se valora es que tú tengas sellos de calidad, es decir, sellos que puedan visibilizar de cara al exterior, la calidad de tu colegio, como por ejemplo la Norma UNE. Nosotros como somos un centro educativo, no nos hemos preocupado nunca porque vengan unos señores de la Asociación Española de Normalización y nos pongan un sello en la puerta. En ese aspecto no Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 12 / 13
  34. 34. sumamos puntos. Y es mucho más meritorio estar en el número 1, partiendo de una situación de desventaja en ese aspecto con respecto a otros colegios que están ahí arriba, porque si te has dado cuenta, en la misma puntuación hay unos cuantos. Luego está la categoría Medios Materiales, que en eso competimos los colegios grandes. Nosotros tenemos un espacio de 36.000 m², de los cuales 18.000 son espacios naturales, tierra y árboles. Eso te pone en ventaja. No obstante, lo más valioso, es el Modelo de Enseñanza. Esa interpretación lo que tenemos nosotros del modelo de educación, muy natural y experiencial. Trabajando mucho la responsabilidad y autonomía de los alumnos y con una metodología propia, que no es la tradicional. Eso es lo que más valor tiene de las 3 categorías, porque luego la Oferta Educativa se refiere a, que también tienen ventaja los colegios grandes que abarcan muchos niveles. Si tú tienes un colegio que coge niños desde los 3 años hasta los 18, pues tienes ventaja, sobre uno que solo tiene Primaria o Secundaria. Por otro lado, otro criterio importante son los resultados de la EvAU, en los que «Estudio» obtiene excelentes resultados con un 100% de aprobados y una media de 7,6 sobre 10 en la fase general. Para contrastar estos datos «El Mundo» consulta las actas oficiales. Repito, lo más potente en nuestro caso es el modelo de enseñanza con diferencia. Y, luego los medios de los que disponemos. Las fundadoras del colegio tuvieron mucha visión. Nuestros edificios son singulares, muy adaptados para la educación. La belleza y la estética para nosotros es muy importante y los edificios son simbólicos, plasman esa belleza. «Lo más potente en nuestro caso es el modelo de enseñanza con diferencia. Y, luego los medios de los que disponemos. Las fundadoras del colegio tuvieron mucha visión. Nuestros edificios son singulares, muy adaptados para la educación» ¿Cómo será el próximo curso? Nos lo planteamos con gran incertidumbre, por la posibilidad de que haya un nuevo período de confinamiento. Estamos hablando con nuestro equipo de prevención laboral y también el equipo de dirección del colegio se ha puesto en marcha para pensar qué medidas de seguridad tenemos que aplicar cuando volvamos en septiembre. O si vuelven los de Bachillerato en junio una semana, o los más pequeños. Y una vez que pase el período de encierro y de recuperación, y del agotamiento del final del curso, lo afrontaremos con ánimo e ilusión por superar esta situación y volver a la «medio normalidad». Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 13 / 13
  35. 35. Los maestros somos los protagonistas de mantener la idea de escuela Los profesores de la Educación Especial están realizando un esfuerzo por atender las necesidades de los niños en la distancia. Comparto con la comunidad mi experiencia como docente Mónica Prieto Me llamo Mónica Prieto y llevo desde 1993 trabajando como maestra, casi siempre en Educación Especial. Desde el curso 2006 en el CEIP Pedro I de Tordesillas, en el Aula Sustitutiva de Centro de Educación Especial (A.S.C.E.E.). El centro imparte Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Especial a un colectivo de más de quinientos alumnos, que se distribuyen de la siguiente forma: 9 unidades de Educación Infantil, 18 unidades de Educación Primaria, 5 alumnos en el Aula Sustitutiva de Centro Específico y varios alumnos, cuyo número es cambiante cada curso, que presentan necesidades educativas especiales y que están integrados en las aulas ordinarias. Como maestra tutora del Aula Sustitutiva (A.S.C.E.E.) me planteo incesantemente la necesidad de dar respuesta educativa a los alumnos con necesidades educativas más graves y permanentes (parálisis cerebral, encefalopatías, autismo...). Especialmente durante la nueva coyuntura, provocada por el confinamiento y el coronavirus. La estimulación multisensorial es la principal vía de comunicación con estos alumnos. Implica el diseño de una metodología y de una organización estructurada de actividades. Quizás por eso, desde mi punto de vista, la escuela debe ser un lugar polivalente, atractivo, motivador, dinámico e interactivo, lleno de posibilidades y recursos de todo tipo. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 1 / 4
  36. 36. Mónica Prieto, profesora del Aula Sustitutiva de Centro de Educación Especial (A.S.C.E.E.) Reflexiones durante el confinamiento En estos dos meses de confinamiento, he reflexionado sobre varios aspectos. Los maestros debemos ofrecer a los alumnos y a toda la comunidad educativa la certeza de un tratamiento educativo en igualdad de oportunidades. Estamos llevando a cabo un esfuerzo enorme para contactar con todos los alumnos y preparar actividades que les enviamos mediante medios digitales y que puedan llevar a cabo en sus casas. Pero nos encontramos sobre todo con dos grandes problemas: 1) La brecha digital y las condiciones de las familias y de sus casas. En estas etapas de Infantil, Primaria y Educación Especial, en las que el alumnado es poco autónomo, les estamos valorando a través de las respuestas que da la familia del alumno a los requerimientos de realización de actividades. Entonces ¿A quién estamos evaluando? ¿Al alumno? ¿O más bien a las respuestas que nos da la familia del alumno? La escuela pública debe ofrecer una enseñanza de calidad para todos. Hay familias cuyo único acceso ahora mismo al colegio se realiza con un teléfono móvil, y sus familias no pueden responder de la misma manera que familias con WIFI, ordenador o Tablet. Estos alumnos no tienen la culpa de vivir en situaciones que les perjudican. Estas circunstancias no sé si son tenidas muy en cuenta en las evaluaciones. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 2 / 4
  37. 37. «La escuela pública debe ofrecer una enseñanza de calidad para todos. Hay familias cuyo único acceso ahora mismo al colegio se realiza con un teléfono móvil, y sus familias no pueden responder de la misma manera que familias con WIFI, ordenador o Tablet» Y no sólo estoy pensando en las situaciones precarias. También debemos tener en cuenta otras circunstancias de las familias. Familias en las que hay personas enfermas, incluso fallecidos. Estoy pensando en padres y madres que están trabajando y no pueden ayudar tanto como desean a sus hijos con las tareas escolares. Si lo que se pretende es seguir con el ritmo habitual, ¿es lógico perjudicarles también a ellos que no pueden seguir a la misma velocidad que los demás por sus circunstancias? 2) Lo más importante desde mi punto de vista, es pensar que la escuela presencial es insustituible. ¿Tiene sentido pretender que la escuela funcione con normalidad? La escuela no es sólo un lugar físico, es un contexto de aprendizaje, donde se dan las condiciones idóneas para aprender. La familia es otro contexto, donde pueden aprenderse cosas, pero no de la misma forma que en la escuela. Por eso, no sirve sólo con que los profesores enviemos por internet una lista de tareas a realizar. Reconozco que el tipo de alumnado del que soy responsable (Educación Especial) y el planteamiento de trabajo que realizo me aporta una perspectiva más humana y enfocada en las personas y no tanto en el aprendizaje académico. Pero con todos mis respetos al aprendizaje académico: sin emoción no hay aprendizaje. El investigador en neurociencia Francisco Mora asegura que el elemento esencial en el proceso de aprendizaje es la emoción porque sólo se puede aprender aquello que nos provoca, que nos estimula a la acción. Oportunidad de oro ¿Qué hacemos entonces los maestros? ¿Nos quedamos cruzados de brazos? ¡La verdad es que ahora mismo tenemos una oportunidad de oro! Tenemos una cierta libertad para priorizar aprendizajes muy importantes y que, por ajustarnos al temario, nunca teníamos ocasión de darles protagonismo: — Todo lo relacionado con las emociones, autonomía, cuidado del cuerpo, los hábitos de trabajo, la gestión del tiempo, horarios, calendario… Podemos pedirles que nos hagan llegar una foto de su horario, depende del nivel con dibujos, o en inglés, con colores, indicando como se han sentido, por ejemplo. Por ejemplo, podemos pedir a los alumnos que nos envíen fotos de su horario, para trabajar lo relacionado con la autonomía y la gestión del tiempo Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 3 / 4
  38. 38. — Los prerrequisitos del aprendizaje (atención, memoria, razonamiento), las capacidades del lenguaje (leer, comprender, escribir, hablar), la creatividad, pero trabajándolas desde actividades globalizadas, interdisciplinares: elaboración de proyectos, investigación, elaboración de productos… — Aplicar a la práctica las habilidades adquiridas en la escuela, ser capaces de fabricar cosas (hemos visto en la tele a niños en África que fabrican juguetes con material reciclado), inventar juegos, hacer investigaciones en sus casas: medir, pesar, inventar, juegos. Supone un gran esfuerzo, porque de repente nos hemos visto en la necesidad de repensar cómo enseñamos. Pero se me viene a la mente una frase que reflexiona sobre los maestros y cómo somos los protagonistas decisivos para mantener las escuelas abiertas, no los edificios sino las escuelas, la idea de la escuela, el proyecto de la escuela, el sueño de la escuela. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 4 / 4
  39. 39. Redacción Gerente de Publicaciones: Fernando Cameo Bel Coordinación y redacción: Mar Heras e-mail Redacción: escuela@wolterskluwer.com Jefe de publicidad: Juan Manuel Castro Higueras e-mail Publicidad: juan.manuel.castro@wolterskluwer.com Edición electrónica: www.periodicoescuela.es ISSN electrónico: 2386-8244 Diseño por Wolters Kluwer España, S.A. ESCUELA no se identifica necesariamente con las opiniones y criterios expresados por sus colaboradores, ni devuelve ni mantiene correspondencia sobre originales no solicitados. © Wolters Kluwer España, S.A. Todos los derechos reservados. A los efectos del art. 32 del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba la Ley de Propiedad Intelectual, Wolters Kluwer España, S.A., se opone expresamente a cualquier utilización del contenido de esta publicación sin su expresa autorización, lo cual incluye especialmente cualquier reproducción, modificación, registro, copia, explotación, distribución, comunicación, transmisión, envío, reutilización, publicación, tratamiento o cualquier otra utilización total o parcial en cualquier modo, medio o formato de esta publicación. Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la Ley. Diríjase a Cedro (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. El editor y los autores no aceptarán responsabilidades por las posibles consecuencias ocasionadas a las personas naturales o jurídicas que actúen o dejen de actuar como resultado de alguna información contenida en esta publicación. Wolters Kluwer C/ Collado Mediano, 9 28231 Las Rozas (Madrid) Tel: 902 250 500 – Fax: 902 250 502 e-mail: clientes@wolterskluwer.com http://www.wolterskluwer.es Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 1 / 2
  40. 40. Periódico Escuela: Más escuela 2/2020, Nº 4257, 15 de jun. de 2020, Editorial Wolters Kluwer 2 / 2

×