CANTO DE ENTRADA
Espíritu santo, ven, ven,
Espíritu santo, ven, ven,
Espíritu santo, ven, ven
En el nombre del señor.
Acom...
CANTO DE ENTRADA.
Oh Señor, envía tu Espíritu
que renueve la faz de la tierra.
Oh Señor, que mi alma te bendiga,
oh Dios, ...
Llamados a formar un solo cuerpo
en un mismo Espíritu, cantamos y
proclamamos:
Un solo Señor, una sola fe, un solo
bautism...
Gloria a Dios en el cielo y en la
tierra paz a los hombres que ama el
Señor…
ORACIÓN COLECTA.
Lectura del libro de los Hechos de los
apóstoles 2, 1-11
Al llegar el día de Pentecostés, estaban
todos reunidos en el mis...
extranjeras, cada uno en la lengua que el
Espíritu le sugería.
Se encontraban entonces en Jerusalén
judíos devotos de toda...
Entre nosotros hay partos, medos y
elamitas, otros vivimos en
Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el
Ponto y en Asia, en Fri...
Salmo 103.
R. Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la
faz de la tierra.
Bendice, alma mía, al Señor: ¡Dios mío,
qué grande...
Gloria a Dios para
siempre, goce el
Señor con sus
obras. Que le sea
agradable mi
poema, y yo me
alegraré con el
Señor.
R. ...
Lectura de la primera carta del
apóstol san Pablo a los Corintios
12, 3b-7. 12-13
Hermanos:
Nadie puede decir: «Jesús es S...
manifiesta el Espíritu para el bien común.
Porque, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene
muchos miembros, y todos los miem...
SECUENCIA
Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el
cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus
dones espléndido; luz qu...
Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por
dentro; mira el poder del pecado, cuando no
envías tu aliento.
Riega la tier...
Lectura del santo Evangelio según San
Juan 20, 19-23
Al anochecer de aquel día, el día primero
de la semana, estaban los d...
Como el Padre me ha enviado, así
también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre
ellos y les dijo: «Recibid e...
El Espíritu desciende sobre la comunidad
de los discípulos -"asiduos y unánimes en la
oración"-, reunida «con María, la ma...
Nuestra actitud no es sino una acción de
gracias por los dones recibidos de Dios por
medio del Espíritu Santo.
Dones que s...
1º DON DE SABIDURÍA: No es para que
sepamos muchísimo de muchas cosas; sino
para perfeccionar en nosotros ni más ni
menos ...
2º DON DE ENTENDIMIENTO:
Con él se entienden de manera admirable lo
más profundos misterios; por medio de ese
admirable do...
3º DON DE CIENCIA: Se trata de la
ciencia verdadera, de la que viene y va a
Dios en directo. Esta ciencia nos enseña “a
ju...
4º DON DE CONSEJO: Ayuda mucho,
pero mucho, a esa virtud tan rara y muy
pocas veces tomada en cuenta que es la
prudencia, ...
5º DON DE PIEDAD: No es expresamente
para formar monaguillos piadosos –que
tampoco debe ser cosa fácil- sino que con
este ...
6º DON DE FORTALEZA: Se trata de una
fuerza del Espíritu Santo que resiste y
acomete según la necesidad del momento.
Él co...
7º DON DE TEMOR A DIOS: Es un temor
pleno de amor. Un enamorado tiembla sólo
con pensar en que puede perder a su amor;
a l...
Este pan y este vino es el don máximo
dado por Dios a la humanidad.
Agradecidos por su presencia real en
la Eucaristía, of...
CANTO DE OFERTORIO
Te vengo a ofrecer, te vengo a ofrecer
oh mi Salvador;
el vino y el pan, el vino y el pan
de nuestro su...
COMUNIÓN.
•Ilumíname, Señor
Ilumíname, Señor con tu Espíritu.
Ilumíname, Señor con tu Espíritu.
Ilumíname, Señor con tu Es...
2.- Conviérteme, Señor con tu Espíritu.
Conviérteme, Señor con tu Espíritu.
Conviérteme, Señor con tu Espíritu.
Conviértem...
•Ven Espíritu Ven
//Ven Espíritu ven,
y lléname Señor
con tu preciosa unción.//
Purifícame y lávame,
renuévame, restáurame...
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN.
Gracias, Señor, por dejarnos el Espíritu, el
mejor regalo que has dejado a tu Iglesia.
En ...
que podamos seguir experimentando aquél
impulso renovador que transformó a los
discípulos el día de Pentecostés.
Tantas cosas en la vida nos ofrecen
plenitud, y no son más que mentiras que
desgastan la inquietud. Tú has llenado mi
exis...
Ave María, Ave María, Ave María, Ave
María.
Desde que yo era muy niño has estado junto
a mí, y guiado de tu mano aprendí a...
VIGILIA DE PENTECOSTES. 7 DE JUNIO DEL 2014
VIGILIA DE PENTECOSTES. 7 DE JUNIO DEL 2014
VIGILIA DE PENTECOSTES. 7 DE JUNIO DEL 2014
VIGILIA DE PENTECOSTES. 7 DE JUNIO DEL 2014
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

VIGILIA DE PENTECOSTES. 7 DE JUNIO DEL 2014

1.086 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.086
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
369
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

VIGILIA DE PENTECOSTES. 7 DE JUNIO DEL 2014

  1. 1. CANTO DE ENTRADA Espíritu santo, ven, ven, Espíritu santo, ven, ven, Espíritu santo, ven, ven En el nombre del señor. Acompáñame, ilumíname, toma mi vida. Acompáñame, ilumíname, ¡Espíritu Santo ven! Santifícame, transfórmame, Tú cada día. Santifícame, transfórmame, ¡Espíritu Santo, ven!
  2. 2. CANTO DE ENTRADA. Oh Señor, envía tu Espíritu que renueve la faz de la tierra. Oh Señor, que mi alma te bendiga, oh Dios, tú eres grande; vestido de esplendor y belleza... ASPERSIÓN DEL AGUA. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo un solo Dios y Padre. Llamados a guardar la unidad del Espíritu por el vínculo de la paz, cantamos y proclamamos: Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo Un solo Dios y Padre.
  3. 3. Llamados a formar un solo cuerpo en un mismo Espíritu, cantamos y proclamamos: Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo Un solo Dios y Padre. Llamados a compartir una misma esperanza en Cristo, cantamos y proclamamos: Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo un solo Dios y Padre.
  4. 4. Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor…
  5. 5. ORACIÓN COLECTA.
  6. 6. Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 2, 1-11 Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo yempezaron a hablar en lenguas
  7. 7. extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería. Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos, preguntaban: «¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa?
  8. 8. Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua Palabra de Dios.»PALABRA DE DIOS
  9. 9. Salmo 103. R. Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra. Bendice, alma mía, al Señor: ¡Dios mío, qué grande eres! Cuántas son tus obras, Señor; la tierra está llena de tus criaturas. R. Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra. Les retiras el aliento, y expiran y vuelven a ser polvo; envías tu aliento, y los creas, y repueblas la faz de la tierra..
  10. 10. Gloria a Dios para siempre, goce el Señor con sus obras. Que le sea agradable mi poema, y yo me alegraré con el Señor. R. Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
  11. 11. Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 12, 3b-7. 12-13 Hermanos: Nadie puede decir: «Jesús es Señor», si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se
  12. 12. manifiesta el Espíritu para el bien común. Porque, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu. Palabra de Dios.
  13. 13. SECUENCIA Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo. Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos. Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y. enriquécenos.
  14. 14. Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento. Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero. Reparte tus siete dones, según la fe de tus siervos; por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito; salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno
  15. 15. Lectura del santo Evangelio según San Juan 20, 19-23 Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.» Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros.
  16. 16. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.» Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.» PALABRA DEL SEÑOR
  17. 17. El Espíritu desciende sobre la comunidad de los discípulos -"asiduos y unánimes en la oración"-, reunida «con María, la madre de Jesús» y con los once apóstoles. Podemos decir, por tanto, que la Iglesia comienza con la bajada del Espíritu Santo y que el Espíritu Santo «entra» en una comunidad que ora, que se mantiene unida y cuyo centro son María y los apóstoles. Homilía
  18. 18. Nuestra actitud no es sino una acción de gracias por los dones recibidos de Dios por medio del Espíritu Santo. Dones que se expresan en la cotidianidad de la misma vida, pero que, desde el nacimiento de la Iglesia han sido expresados con la perfección simbólica de siete dones: SABIDURIA ENTENDIMIENTO CIENCIA CONSEJO FORTALEZA TEMOR DE DIOS
  19. 19. 1º DON DE SABIDURÍA: No es para que sepamos muchísimo de muchas cosas; sino para perfeccionar en nosotros ni más ni menos que el amor, la caridad. Las almas privilegiadas que de manera habitual han recibido ese don han amado a Dios como no tenemos ni idea; han aparecido ante el mundo como unos loquitos que eran capaces de hacer por Dios y por la gente gestos heroicos.
  20. 20. 2º DON DE ENTENDIMIENTO: Con él se entienden de manera admirable lo más profundos misterios; por medio de ese admirable don se ilumina nuestro entendimiento y nos confiere una fuerza y una eficacia santificadora, tal como la necesita el evangelizador, el que se entrega a la causa estupenda de dar a conocer al mundo a Cristo el Señor, su Vida y su Evangelio; al que deja su vida en los campos de las Misiones.
  21. 21. 3º DON DE CIENCIA: Se trata de la ciencia verdadera, de la que viene y va a Dios en directo. Esta ciencia nos enseña “a juzgar rectamente de las cosas creadas”. El “hermano sol y la hermana luna” se las inventó el corazón de San Francisco de Asís con esta ciencia, que merece la vida entera por conocerla y gustarla.
  22. 22. 4º DON DE CONSEJO: Ayuda mucho, pero mucho, a esa virtud tan rara y muy pocas veces tomada en cuenta que es la prudencia, virtud casi desconocida y raras veces empleada en nuestro vivir y en nuestro actuar. Nuestras grandes determinaciones en la vida están o deben estar signadas por el don de Consejo, si es que no queremos fracasar con nuestras propias locuras o nuestros criterios personales.
  23. 23. 5º DON DE PIEDAD: No es expresamente para formar monaguillos piadosos –que tampoco debe ser cosa fácil- sino que con este don, el Espíritu nos hace descubrir a Dios como Padre y quererle con todas nuestras fuerzas; de paso nos estimula a querer a nuestros hermanos, como Teresa de Calcuta quería a los leprosos. Los dones no tienen género. Son del Espíritu Santo y basta.
  24. 24. 6º DON DE FORTALEZA: Se trata de una fuerza del Espíritu Santo que resiste y acomete según la necesidad del momento. Él concede una fuerza y un valor increíble a quienes asiste en los trances más difíciles de la vida. . Por algo la Iglesia creció con la sangre de sus mártires. Pura fortaleza de Dios; don bellísimo y absolutamente necesario en nuestros tiempos.
  25. 25. 7º DON DE TEMOR A DIOS: Es un temor pleno de amor. Un enamorado tiembla sólo con pensar en que puede perder a su amor; a la persona que es razón de su vida. Se trata de un temor filial, el temor de Dios. San Pablo lo sintió y debió temblar como la hoja en el árbol. Temía que predicando a los demás, él mismo pudiera ser borrado del libro de la vida. muy digno de que lo tomemos en cuenta y de pedírselo al Espíritu Santo junto con los demás dones y regalos que él nos hace.
  26. 26. Este pan y este vino es el don máximo dado por Dios a la humanidad. Agradecidos por su presencia real en la Eucaristía, ofrecemos nuestro deseo de experimentar, mediante su Cuerpo y su Sangre, la divinización de lo humano y la humanización de lo Divino: Dios encarnado, muerto y resucitado, presente por el Espíritu santo en la comunidad cristiana. OFRENDA DEL PAN Y DEL VINO
  27. 27. CANTO DE OFERTORIO Te vengo a ofrecer, te vengo a ofrecer oh mi Salvador; el vino y el pan, el vino y el pan de nuestro sudor. Te vengo a ofrecer, te vengo a ofrecer con todo mi ser: el vino y el pan, la tierra y el sol y mi corazón. Hoy quiero cantar, hoy quiero cantar de gozo y de paz. Hoy quiero llorar, yo quiero saltar de felicidad. Te vengo a ofrecer, te vengo a ofrecer con todo mi ser: el vino y el pan, la tierra y el sol y mi corazón.
  28. 28. COMUNIÓN. •Ilumíname, Señor Ilumíname, Señor con tu Espíritu. Ilumíname, Señor con tu Espíritu. Ilumíname, Señor con tu Espíritu. Ilumíname, ilumíname, Señor. Y DÉJAME SENTIR EL FUEGO DE TU AMOR, AQUÍ EN MI CORAZÓN, SEÑOR. (bis)
  29. 29. 2.- Conviérteme, Señor con tu Espíritu. Conviérteme, Señor con tu Espíritu. Conviérteme, Señor con tu Espíritu. Conviérteme, conviérteme, Señor. 3.- Transfórmame, Señor con tu Espíritu. Transfórmame, Señor con tu Espíritu. Transfórmame, Señor con tu Espíritu. Transfórmame, Transfórmame, Señor. 4.- Inúndame, Señor con tu Espíritu. Inúndame, Señor con tu Espíritu. Inúndame, Señor con tu Espíritu. Inúndame, Inúndame, Señor.
  30. 30. •Ven Espíritu Ven //Ven Espíritu ven, y lléname Señor con tu preciosa unción.// Purifícame y lávame, renuévame, restáurame, Señor, con tu poder. Purifícame y lávame, renuévame, restáurame, Señor, te quiero conocer.
  31. 31. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN. Gracias, Señor, por dejarnos el Espíritu, el mejor regalo que has dejado a tu Iglesia. En esta vida tan agitada, necesitamos tregua y descanso, alegría e ilusión. Necesitamos purificar nuestras vidas, quemar lo viejo que hay en nosotros y nacer cada día a una vida nueva. Cambiar nuestra tibieza y desánimo en entrega impulsiva y generosa. Ven, Espíritu Santo, derrama tus dones sobre nosotros, sobre nuestras comunidades, sobre el mundo entero, para
  32. 32. que podamos seguir experimentando aquél impulso renovador que transformó a los discípulos el día de Pentecostés.
  33. 33. Tantas cosas en la vida nos ofrecen plenitud, y no son más que mentiras que desgastan la inquietud. Tú has llenado mi existencia al quererme de verdad. Yo quisiera Madre buena amarte más. En silencio escuchabas la palabra de Jesús, y la hacías pan de vida, meditando en tu interior. La semilla que ha caído ya germina y está en flor. Con el corazón en fiesta cantaré.
  34. 34. Ave María, Ave María, Ave María, Ave María. Desde que yo era muy niño has estado junto a mí, y guiado de tu mano aprendí a decir sí. Al calor de la esperanza nunca se enfrió mi fe, y en la noche más oscura fuiste luz. No me dejes Madre mía, ven conmigo a caminar, quiero compartir mi vida y crear fraternidad. Muchas cosas en nosotros son el fruto de tu amor. La plegaria más sencilla cantaré.

×