Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
PAULO FREIRE: “EL” PEDAGOGO LATINOAMERICANO”
El sentido de exponer brevemente una biografía de Freire es el de hacer notar...
medida en que el hombre se compromete con él. La reacción de las élites no se
deja esperar. Los grupos dominantes, unidos ...
nos dice mucho a todos y apunta a una utopía sencilla. No hay en ella caminos
trazados de antemano, no se trata de persegu...
Belleza, Capacitación Científica y Técnica; así es la Educación Practica
indispensable y especifica de los Seres Humanos e...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Paulo Freire EL pedagoggo latinomericano

5.485 visualizaciones

Publicado el

Pauo Freire para complementar PPT

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

Paulo Freire EL pedagoggo latinomericano

  1. 1. PAULO FREIRE: “EL” PEDAGOGO LATINOAMERICANO” El sentido de exponer brevemente una biografía de Freire es el de hacer notar que no se trata de ningún hombre extraordinario, sino más bien de un hombre que realmente a tomado en serio su historia, la historia de su pueblo, su vida y la vida de su pueblo, especialmente la del pueblo pobre y marginado por la sociedad, como algo dinámico y no terminado. Su construcción se plantea como tarea del propio hombre". Paulo Freire nació el 19 de Septiembre de 1921, en Recife Brasil. Su padre Joaquín Freire, era oficial de la policía militar de Pernambuco. Su madre Edeltrudis Neves Freire, también era oriunda de Pernambuco. Freire vivió en un ambiente hogareño bastante cálido donde, según él mismo, aprendió la forma de trabajar, que más tarde podrá desarrollar con su propia familia. También reconoce haber aprendido en su familia de origen, el respeto y la importancia de la opinión de los demás. Esta conducta se ve reforzada por la actitud de su padre quien respetaba la creencia religiosa de su madre a pesar de no compartirla. Más tarde, Freire realiza su propia opción religiosa inclinándose por el catolicismo, decisión que también es respetada por su padre. En 1931, por dificultades económicas, la familia Freire se ve obligada a trasladarse a Jaboato, lugar donde fallece su padre. Con esto la vida de Freire se complica bastante, conoció el hambre y el sufrimiento, situaciones que lo llevaron a madurar a temprana edad. Por su experiencia personal, comenzó a descubrir la singularidad de la sociedad moderna y esto lo llevó a buscar el método adecuado para buscar la transformación de los males de esta sociedad que oprimía al hombre y no lo dejaba ser cada vez más hombre, más digno. A pesar de haber tenido algunos problemas en la secundaria Freire pudo realizar estudios de derecho, filosofía e iniciarse en la psicología del lenguaje. Además se desempeñó como profesor de portugués en la escuela secundaria. Este trabajo le permitió ayudar económicamente a sus hermanos mayores y a la vez, lo introdujo en la problemática educacional, vocación que comienza a descubrir. En relación a su vida de fe se conoce la existencia de algunas crisis provocadas en su mayoría por la situación de incoherencia que vivía la Iglesia de aquel entonces cuando predicaba una cosa y abiertamente hacía lo contrario. Su vida de fe se consolida gracias a la lectura de autores tan importantes como Maritain y otros. En 1944 contrae matrimonio con Elsa María, una obrera de Recife, con quien tiene cinco hijos. En su hogar intenta desarrollar el mismo ambiente de diálogo que vivió en la casa paterna durante su infancia. Su esposa quien era profesora llegó a ejercer el cargo de directora de un colegio, lo que influyó positivamente en que Freire se interesara por la educación. En 1946 y 1954 realizó las primeras experiencias que llevaron a iniciar su método de alfabetización. En 1961, participa en el movimiento de cultura popular de Recife donde es considerado uno de sus fundadores. Desarrolla un método de alfabetización que no se conforma con enseñar a leer y a escribir, sino que busca producir un cambio efectivo y real en el hombre y en su autocomprensión personal y en la del mundo que lo rodea. Se plantea como un método participativo que se auto gesta en la
  2. 2. medida en que el hombre se compromete con él. La reacción de las élites no se deja esperar. Los grupos dominantes, unidos a una Iglesia católica conservadora, no pueden comprender cómo un educador católico puede hacerse un portavoz de los oprimidos, poniendo en peligro, los privilegios de los que han gozado desde siempre El golpe militar de estado que se produce en Brasil en 1964, además de detener el proceso de educación de adultos y de la cultura popular en general, lleva a la cárcel a Paulo Freire por cerca de 70 días, luego de ser interrogado es trasladado al I.P.N. de Rio. Freire logra refugiarse en la embajada de Bolivia en Septiembre de 1964. Las acusaciones por las que se le quiere juzgar se basan fundamentalmente en las siguientes: "subversivo internacional". "traidor de Cristo y del pueblo brasileño, comunista, agitador de las masas al hacerlas tomar conciencia de su realidad, lo que pone en peligro la estabilidad y la seguridad de la sociedad fundada sobre los principios excluyentes de una sociedad opresora. Freire recuerda su detención con las siguientes palabras: "Lo que parecía muy claro en toda esta experiencia, de lo que salí sin odio ni desesperación, era que una ola amenazante de irracionalidad nos había invadido forma o distinción patológica de la conciencia ingenua, peligrosa en extremo a causa de la falta de amor que la alimenta, a causa de la mística que la anima". ALGUNAS IDEAS DEL PEDAGOGO BRASILERO… La obra de Freire contiene las ideas nuevas y revolucionarias que surgen en América Latina en los años „60. Su obra ha tenido una enorme repercusión dentro y fuera del continente americano. Freire y su educación liberadora parten de la idea de que nuestras sociedades, todas sin excepción, son sociedades de opresión, en donde nuestras vidas son vividas como falsas, deshumanizadas. Esta situación hace que en ellas abunden seres alienados y mutilados por el miedo a la propia vida y/o a la libertad. En este contexto la educación es una educación alienante que lleva a los seres humanos a vivir su condición de miseria y explotación con una gran pasividad y silencio. El pueblo pobre es tratado como ignorante y es convencido de ello, los hombres y mujeres van creciendo en un ambiente de mutismo en el que no existe el diálogo ni la capacidad crítica para relacionarse con la realidad. Sociedades de opresión en el que el OTRO es Silenciado, Oprimido, se Absolutiza la Ignorancia se Niega y se Invisibiliza a la Persona. Esta forma de dominación impide el desarrollo de las ciudades, el pueblo es marginado de sus derechos cívicos y lo aleja de toda experiencia de autogobierno y de diálogo. La educación y la sociedad verticales obstaculizan la auténtica comunicación entre los hombres y en este sentido, nos alejan de la utopía que propone el pedagogo Paulo Freire. Ante esta realidad, Freire plantea que el hombre debe ser partícipe de la transformación del mundo por medio de una nueva educación que le ayude a ser crítico de su realidad y lo lleve a valorar su vivencia como algo lleno de valor real. Educación Liberadora que puede ayudar al hombre a salir de su experiencia anti- democrática, experiencia anti- humana que no le permite descubrirse como re- creador de su mundo, como un ser importante y con poder de mejorar las cosas. La inclusión positiva del otro, del otro silenciado (oprimido), en el propio mundo es la gran cuenta pendiente de occidente. Por todo ello, la pedagogía de Paulo Freire
  3. 3. nos dice mucho a todos y apunta a una utopía sencilla. No hay en ella caminos trazados de antemano, no se trata de perseguir un modelo perfilado de sociedad, que tenga que seguir unos planes y una racionalidad concreta. No dice, en definitiva, a otros lo que deben hacer. En este sentido, en su pedagogía se vive una noción abierta de utopía, sin concreciones, desarrollada ya en el propio curso del proceso educativo. La sencillez de esta utopía estriba justamente en esta imperfección e inacabamiento que le son propios. Justo eso. De lo que se trata es de entenderla como realización del diálogo entre los hombres y la consiguiente superación de las interferencias que nos impiden hablar y escucharnos. Así se la podría caracterizar. La visión utópica de unas relaciones y la necesidad de una comunicación horizontal entre los hombres que nos permitan hacer algo en apariencia tan sencillo como es dialogar. Porque el educador, dice Freire, comienza, precisamente, escuchando con toda su atención al otro, desde la íntima convicción de que el otro vale, de que el otro es sabio y aporta conocimiento. Es en este sentido donde el pedagogo brasileño destaca la imperiosa necesidad de rehacer la cultura entre todos y fundamentar la sociedad en lo que se denomina cualidad relacional del hombre, desarrollando nuestro humano potencial dialógico. Es decir, se necesita una situación de igualdad y confianza que no coarte la libre expresión de cada existencia, en la que nadie tema ser él mismo u obligue al otro a mostrarse de manera falsa. Se precisa un tipo de relación horizontal para que los hombres, al comunicarse, se expresen y crezcan, porque no hay liberación si no es con los demás y por eso se educa (para la libertad) con el otro, en el diálogo y la interacción. Es en este sentido que Freire hace un enorme esfuerzo por colocarse en el lugar ajeno, asume que el otro enseña, que el otro también es maestro. Maestro porque dona su faz humana al educador, porque le proporciona, en la relación, su humanidad y su existencia Sin lugar a dudas Paulo Freire es maestro en alteridad, ya que como sostiene el filósofo lituano Emmanuel Levinas alteridad es la relación del ser con el otro, de mi relación con el otro, igual pero distinto, que incluye la capacidad ética de reconocerlo y responsabilizarme de quién es, de lo que hace o desea. La alteridad es aquella que no niega la razón pero acentúa, por un lado el valor de la emoción porque cada vez que uno se emociona con el otro y lo respeta, obtiene respeto; del mismo modo que cuando acepta y estima al otro, obtiene aceptación y aprecio y por el otro la convivencia democrática.. Pensar al otro y, más aún, ser con el otro es una tarea insoslayable de nuestro ser PROFESOR ya que se concreta en sus prácticas un derecho social básico para el reconocimiento de la otredad. La educación, cuyas carencias y fracasos en principio del sistema educativo y de las escuelas, pero sobre todo de quienes transitan por ellas aboca a los ciudadanos a padecer importantes déficits en el ejercicio de otros derechos (a la igualdad, la libertad, trabajo, ocio, etc.), a los que cercena en su ejercicio, empobreciendo o reduciendo seriamente las oportunidades vitales. . Por eso, el educador liberador parte de la realidad en la que se encuentra el educando, favorece el mejoramiento cognitivo, afectivo emocional, la conciencia Ética Critica y la Praxis de transformación de la Realidad Social Política y Económica para con sus alumno/as. De las palabras anteriores se emana lo que para Freire es la Educación “…es un proceso de conocimiento formación Política, manifestación Ética, búsqueda de la
  4. 4. Belleza, Capacitación Científica y Técnica; así es la Educación Practica indispensable y especifica de los Seres Humanos en la Historia, como movimiento y como lucha”. Queda más que de manifiesto que Paulo Freire es un pensador comprometido con la vida, no piensa en ideas abstractas, sino que piensa partiendo de la existencia concreta. Su proyecto educativo, que parte de la praxis, apunta a crear humanización, a liberar al hombre de todo aquello que no lo deja ser verdaderamente persona en igualdad de posibilidades. Es, entonces preciso concebir la finalidad de la educación escolar como aquella que debe brindar oportunidades con el fin de transformar una cultura del silencio por otra que le devuelva la PALABRA a los sujetos para que ejerciten su pleno derecho a luchar a través y con la PALABRA por una sociedad más justa e igualitaria. Situación compleja nadie lo duda ya que el sistema capitalista a corrompido nuestras existencias pasando por la lógica del tener por sobre la lógica del ser. La educación no es ajena a este mundo globalizado que agobia y paraliza pero ahí debemos estar los educadores con nuestra pasión utópica de querer construir un mundo mejor para y sobre todos aquellos que pertenecen a la pobreza y la exclusión social. Justamente esto se ha perdido y la escuela es decir nosotros los profesores, docentes, asistentes sociales, psicólogos, etc, tendremos que trabajar por construir una mirada política que favorezca la formación de ciudadanos que defiendan los principios de una nación genuinamente democrática. Para concluir miremos como la posición Política de Paulo Freire pone de manifiesto todo lo anterior cuando sostiene: “qué clase de educador seria si no me sintiera movido por el impulso que me hace buscar, sin mentir argumentos convincentes en defensa de los sueños por los que lucho” BIBLIOGRAFIA: FREIRE, P. 1975. Pedagogía del Oprimido. Madrid. Ed. Siglo XXI ------------.1998. La importancia de Leer y el Proceso de Liberación. Madrid. Ed. Siglo XXI. -------------. 2009. La Educación como Practica de La Libertad. Madrid. Ed. Siglo XXI https://es.wikipedia.org

×