Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

DISCURSO DEL MINISTRO DEL INTERIOR 1883.

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Eche un vistazo a continuación

1 de 3 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

Anuncio

Similares a DISCURSO DEL MINISTRO DEL INTERIOR 1883. (20)

Más de Gonzalo Rivas Flores (20)

Anuncio

Más reciente (20)

DISCURSO DEL MINISTRO DEL INTERIOR 1883.

  1. 1. DDISCURSOISCURSO DELDEL MMINISTROINISTRO DELDEL IINTERIORNTERIOR 1883.1883. Unidad: Chile en el cambio de siglo: la época parlamentaria en Chile Contenido: El fin de una época: fin del parlamentarismo, surgimiento de populismos, gobiernos militares, nuevos partidos políticos, nuevos actores sociales. Fuente: El Ferrocarril, 23 de enero de 1883. DOCUMENTO: DISCURSO DEL MINISTRO DEL INTERIOR EN LA CEREMONIA DE DISTRIBUCION DE MEDALLAS A LOS CUERPOS DE VALPARAISO. CHILE: SUS CIUDADANOS, SUS SOLDADOS Y SUS HÉROES Señores: el pueblo de Valparaíso representado por su Ilustre Municipalidad, ha querido tributar homenajes públicos a sus distinguidos hijos, a aquellos que en la hora de peligro cambiaron sus pacíficas labores por el campamento, a los buenos que en medio del combate se agruparon en derredor de la bandera, emblema de esa existencia sagrada que todos los chilenos sentimos como una vida superior a nuestra propia vida: la patria. Esta actitud de una gran ciudad es noble y justa. Recompensa a sus guerreros con medallas que valen un recuerdo imperecedero. Es una manifestación espléndida del sentimiento nacional, pero sencilla, cual corresponde a nuestras prácticas democráticas y a la abnegación de los ciudadanos que todo lo sacrificaron para morir o triunfar por la república. Provocados de improviso y arrastrados a la guerra, emprendimos la contienda sin vacilaciones y la ganamos con honor. La ganamos, señores, porque hemos batallado como únicamente pueden hacerlo los pueblos con instituciones regulares, libres y organizadas. Dos naciones populosas y relativamente fuertes, militarizadas y regidas por hombres de espada, con facciones perennes y grandes intereses que proteger, han caído en nuestra presencia y yacen confundidas a nuestros pies. Han caído, porque no se pelea por afección a un caudillo con la fe que inspira la conciencia del propio derecho, porque no se obedece al mandato de los facciosos con la energía que infunde la noción moral del deber y, finalmente, porque los solos intereses materiales, por vastos y preciosos que éstos sean, no engendran el sentimiento de la justicia que hace del ciudadano un soldado y del soldado un héroe. Nunca con más razón que en este instante podríamos afirmar que Chile es un pueblo de ciudadanos. Los obreros que en 1879 invadían los talleres, las fábricas o las construcciones de esta opulenta metrópoli comercial, empuñaron resueltamente la espada o el fusil, cruzaron el Pacífico, y vencieron y aniquilaron al enemigo en jornadas cuya fama ha recorrido el universo entero.
  2. 2. Esos mismos gloriosos guerreros volvieron del campo de batalla a las tareas fecundas de la paz. Y hoy, señores, vienen a recibir las medallas que les acuerda el municipio de Valparaíso, no desde el cuartel en que se despierta al toque de diana o en que se forman pabellones con armas de combate, sino desde el taller en que, a golpes de inteligencia y de martillo, se forjan los pabellones de la industria y del trabajo, o desde el hogar en el cual la generación que se levanta recibe de los labios y del ejemplo de sus padres una tradición de civismo inmortal. La fiesta que presenciamos tiene un sentido histórico en la más profunda significación política y social. Ella es la expresión de nuestra adaptabilidad a todas las grandes condiciones que exige la vigorosa constitución de la nacionalidad en el mundo civilizado. Concurrimos a un acto, señores, cuya importancia verdadera sólo podría compararse al espectáculo que hoy ofrecen nuestros marinos y soldados, lejos de nuestros lares, cargados de servicios y de victorias, sin los generosos anhelos de combates ya concluidos sobre los restos inertes de pueblos desmoralizados, sufriendo las nostalgias y los rigores de la vida de mar o de cuartel, siempre pacientes, resignados, con la voluntad puesta en la voluntad de sus ilustres jefes, la vida en la bandera y los ojos fijos en este Chile a quien ellos han hecho invencible, grande, humano e inexorable. Podemos vivir tranquilos. La república descansa sobre fundamentos que resistirán a las influencias del tiempo y a las convulsiones de los hombres. Nuestros honrados y varoniles ciudadanos han sido su baluarte exterior, y ellos serán, dentro y fuera del territorio, el arca de la república en cuya presencia los conspiradores retrocederán confundidos, de la misma manera que en las rocas de nuestras riberas se chocan y retroceden anodadas las olas del océano que nos rodea. ¡Nuestro glorioso presente es una profunda revelación del porvenir! Señores: fuertes en la paz y heroicos en la guerra, siempre bravos y ardorosos, los chilenos han encadenado los mares y sometido el desierto. Y escalando a Pisagua y venciendo en Dolores, y destrozando la alianza en Tacna y coronando las alturas de los fuertes de Arica, y señoreando las breñas de los Ángeles como en las aguas del Callao y frente a sus fortalezas, y en Chorrillos y Miraflores lo mismo que sobre el puente de la Esmeralda, al sumergirse en el seno de las aguas de Iquique, la estrella del pabellón ha sido como para un famoso pueblo de otros tiempos, la columna de fuego que ha dirigido y alumbrado a nuestros soldados en el camino de la gloria. ¡O vencer o morir! Ha sido la consigna nacional y muertos o vencedores, nuestros guerreros han subido heroicamente las gradas de la inmortalidad. Señores jefes, oficiales y soldados del Valparaíso y navales: vuestro valor, vuestra moralidad y disciplina, vuestras nobles hazañas os han hecho acreedores a la gratitud del pueblo que os contempla, al respeto y a la admiración de vuestros conciudadanos. Recibid las medallas de esta culta ciudad como prenda irreprochable de la justicia de los representantes de este pueblo, que ve en vosotros el triunfo del derecho, y en las recompensas que os acuerdo, el derecho de vuestros triunfos.

×