SlideShare una empresa de Scribd logo
La ciudad del yo<br />Por: Paloma Botero<br />“La barbarie de la guerra, el genocidio sistemático, el ahondamiento en las desigualdades sociales, comparten banquillo con los avances médicos, el aumento en la producción industrial,  la exploración espacial o las comodidades de las ciudades actuales”.<br />La modernidad como un programa cultural, social, económico y político se ha caracterizado como una etapa donde ha imperado la razón instrumental. Fue un proyecto que tuvo varias etapas, diversas instancias que abocaron al hombre a pensar de nuevo el mundo, a pensar en un cambio de paradigma. La modernidad se constituyó como el momento del hombre, como la etapa en la cual el hombre amedrenta sus miedos y lo alcanza todo desde su razón liberadora. Ya que hasta entonces estaba supeditado a autoridades eclesiásticas, dioses, señores feudales, entre otros. Mientras tanto el proyecto posguerra, la posmodernidad, decepcionada de su realidad, enajenada y frustrada en la barbarie de sus alcances huye en la búsqueda de un proyecto nuevo que salve al hombre de sí mismo, lo rescate de sus alcances racionales y le devuelva la vitalidad que la modernidad le expropió.<br />Ciudad de Dios relata una historia donde el protagonista no es una persona sino un lugar: “La Ciudad de Dios”, que es escenario de realidades encontradas. Una solución elitista sustentada bajo el concepto de aquellos pensadores racionales y arquitectos modernistas del siglo pasado que buscaron cambiar el mundo mediante los trazos de sus lápices, como si las ciudades fuesen títeres que se mueven obedientemente bajo los hilos que desde las elevadas oficinas ministeriales despliegan. El tiempo, sin embargo, ha demostrado que la Verdad, la Bondad y la Belleza son tan sólo conceptos de carácter racional provenientes de una lógica de esclavos y adicionalmente pierden fácilmente la orientación en este mundo imperfecto e impredecible, y que los hilos de la razón no tardan en cortarse ante las esquinas afiladas que cercan el espíritu humano.<br />Es así como vemos que los privilegios de la razón moderna elitista eran limitados. Lo cual, supone que sólo unos pocos tenían acceso a ellos, mientras tanto la gran mayoría de la población de brasilera se concentraba en las grandes favelas marginales. Centenares de futuros hipotecados de todas las edades, de todas las presencias, de todos los colores colmaban los corredores y rincones de las costosas y malagradecidas ciudades latinoamericanas. Sumergidos en empleos miserables y degradantes los habitantes de la asombrosa Rio de Janerio soportaban maltratos, humillaciones, injusticias y desagravios a la orden del día. Adicionalmente, estaban condenados al olvido por parte de esa modernidad liberadora y triunfante que vivía entretenida en sus delirios de una razón misántropa. <br />Por su parte las favelas descuidadas y olvidadas ante los ojos de ese mundo panóptico se desarrollaban en los escenarios de la delincuencia y el crimen organizado como una forma de sentido, como una forma de otorgarle una razón a su existencia descuidada y mal trajeada. Era a través de la delincuencia como Zé pequeño, Dadinho, bené, entre otros buscaban incesantemente entrar en el juego de la fantasía del yo que nunca se resuelve, que nunca llega a concluirse en la necesidad de ser representados  y entrar en el escenario de la imagen, de la mirada, de la luz. <br />Ciudad de Dios representa con mucha precisión el empleo del caciquismo como una estrategia de control empleada para someter a la población. “El caciquismo es una de las formas de control político y económico más antiguas del continente americano. El cacique es también un líder, tal vez no impuesto, pero con el paso del tiempo utiliza la fuerza para mantener el control sobre la población; por eso se convierte en un líder “temido”. El caciquismo pudo haber sido una forma muy efectiva de control y desarrollo de pequeñas comunidades en cierto periodo del siglo XIX latinoamericano”.<br />Y el caciquismo a su vez encubre todo un sistema de pensamiento porque supone la necesidad de parecerse a esos cuerpos inertes y fríos de la publicidad. Cuerpos tiesos que obedecen a una lógica de subyugación absoluta. Supone la necesidad de obtener reconocimiento social, de parecerse a los arquetipos en la perfección de la colonización del sentido, en nombre de quienes se presentan ideales de libertad, paraísos postizos, cuerpos perfectamente operados y falsos, sentimientos plásticos y desechables que se cubren con costosos ropajes en el afán de ocultar su verdadera esencia, pero que en todo caso no ocultan la falsedad de sus miradas y en consecuencia de su ser.<br />Pero infortunadamente las realidades sociales que transitan diariamente por nuestros países latinoamericanos convalecientes no se parecen en nada a esas imágenes con modelos delicadas y hermosas con piel de porcelana y manos de terciopelo. Entonces aparecen esos macondianos personajes que no se hacen esperar y exhiben su miseria como un pesado cajón de cemento a causa del desarraigo, la desigualdad y la violencia. Huellas inherentes al monopolio de intereses que ha concentrado la propiedad de la tierra, de la salud, de la educación, del transporte, etc. En función del poder.<br />Por lo cual la modernidad nos pesa en la marginalidad de nuestras ciudades modorras que se han quedado anonadadas en los tiempos dorados de los guiones hollywodenses. Esos guiones que profesan ideas de justicia para sus adentros pero en la práctica marginan la pobreza que el mundo excluyente del capital nunca ha podido ocultar. Y siempre son ellos y sólo ellos quienes triunfan sobre los malvados villanos que suponen otra concepción de lo real y en consecuencia abducen sus sentidos mediante otros ideales. En ese sentido como latinoamericanos, hemos encontrado que los aportes del pensamiento poscolonial tienen que confrontarse con la situación sociocultural, con el contexto en el desarrollo del haber cotidiano de países que ya desde el siglo XX no eran asimilables a la India ni al África. <br />La posmodernidad en Ciudad de Dios está vista como la esperanza que surge, en un entorno de violencia profunda. La posmodernidad florece con Buscapé, quien con su cámara se aleja de la violencia engendrada en su barrio y logra emanciparse mediante el aprovechamiento de su pasión. Entonces él no busca enriquecerse, por el contrario busca ser feliz. La posmodernidad entonces aparece como el escenario en el rescate del ser humano, sus pasiones, sus sueños y en todo caso su escencia.<br />
La ciudad del yo
La ciudad del yo

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Imaginario de los sirios libaneses en la prensa cartagenera
Imaginario de los sirios libaneses en la prensa cartageneraImaginario de los sirios libaneses en la prensa cartagenera
Imaginario de los sirios libaneses en la prensa cartageneraSandra Paternina
 
Las Grandes Ideas Modernas Atilio Figuier
Las Grandes Ideas Modernas   Atilio FiguierLas Grandes Ideas Modernas   Atilio Figuier
Las Grandes Ideas Modernas Atilio Figuierguest8dcd3f
 
Walter mignolo colonialidad_a_lo_largoy_ancho (1)
Walter mignolo colonialidad_a_lo_largoy_ancho (1)Walter mignolo colonialidad_a_lo_largoy_ancho (1)
Walter mignolo colonialidad_a_lo_largoy_ancho (1)johnyduff
 
La relación de Sorolla con los liberales de su época
La relación de Sorolla con los liberales de su épocaLa relación de Sorolla con los liberales de su época
La relación de Sorolla con los liberales de su épocaIbiza Melián
 
UN ESQUEMA DE LA EVOLUCIÓN SOCIAL DE CHILE EN EL SIGLO XIX
UN ESQUEMA DE LA EVOLUCIÓN SOCIAL DE CHILE  EN EL SIGLO XIXUN ESQUEMA DE LA EVOLUCIÓN SOCIAL DE CHILE  EN EL SIGLO XIX
UN ESQUEMA DE LA EVOLUCIÓN SOCIAL DE CHILE EN EL SIGLO XIXGonzalo Rivas Flores
 
Pres libro falconi_nota_prensa_25.06.13
Pres libro falconi_nota_prensa_25.06.13Pres libro falconi_nota_prensa_25.06.13
Pres libro falconi_nota_prensa_25.06.13Víctor Rocha M.
 
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis yFilosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis ysapino
 
Configuración y crisis del mito del trabajo
Configuración y crisis del mito del trabajoConfiguración y crisis del mito del trabajo
Configuración y crisis del mito del trabajoLuis Arbide
 

La actualidad más candente (12)

Imaginario de los sirios libaneses en la prensa cartagenera
Imaginario de los sirios libaneses en la prensa cartageneraImaginario de los sirios libaneses en la prensa cartagenera
Imaginario de los sirios libaneses en la prensa cartagenera
 
Las Grandes Ideas Modernas Atilio Figuier
Las Grandes Ideas Modernas   Atilio FiguierLas Grandes Ideas Modernas   Atilio Figuier
Las Grandes Ideas Modernas Atilio Figuier
 
Walter mignolo colonialidad_a_lo_largoy_ancho (1)
Walter mignolo colonialidad_a_lo_largoy_ancho (1)Walter mignolo colonialidad_a_lo_largoy_ancho (1)
Walter mignolo colonialidad_a_lo_largoy_ancho (1)
 
La relación de Sorolla con los liberales de su época
La relación de Sorolla con los liberales de su épocaLa relación de Sorolla con los liberales de su época
La relación de Sorolla con los liberales de su época
 
UN ESQUEMA DE LA EVOLUCIÓN SOCIAL DE CHILE EN EL SIGLO XIX
UN ESQUEMA DE LA EVOLUCIÓN SOCIAL DE CHILE  EN EL SIGLO XIXUN ESQUEMA DE LA EVOLUCIÓN SOCIAL DE CHILE  EN EL SIGLO XIX
UN ESQUEMA DE LA EVOLUCIÓN SOCIAL DE CHILE EN EL SIGLO XIX
 
LIBRO AZUL
LIBRO AZULLIBRO AZUL
LIBRO AZUL
 
Pres libro falconi_nota_prensa_25.06.13
Pres libro falconi_nota_prensa_25.06.13Pres libro falconi_nota_prensa_25.06.13
Pres libro falconi_nota_prensa_25.06.13
 
2007 02 libroazul
2007 02 libroazul2007 02 libroazul
2007 02 libroazul
 
Del pensamiento latinoamericano y sus dificultades
Del pensamiento latinoamericano y sus dificultadesDel pensamiento latinoamericano y sus dificultades
Del pensamiento latinoamericano y sus dificultades
 
Caliban y la bruja traficantes de sueños
Caliban y la bruja traficantes de sueñosCaliban y la bruja traficantes de sueños
Caliban y la bruja traficantes de sueños
 
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis yFilosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
 
Configuración y crisis del mito del trabajo
Configuración y crisis del mito del trabajoConfiguración y crisis del mito del trabajo
Configuración y crisis del mito del trabajo
 

Similar a La ciudad del yo

Cultura, simulacro (Jean Baudrillard)
Cultura, simulacro (Jean Baudrillard)Cultura, simulacro (Jean Baudrillard)
Cultura, simulacro (Jean Baudrillard)Diego Alejandro
 
[Biblioteca Edgar Morin] Edgar Morin - Breve historia de la barbarie en Occid...
[Biblioteca Edgar Morin] Edgar Morin - Breve historia de la barbarie en Occid...[Biblioteca Edgar Morin] Edgar Morin - Breve historia de la barbarie en Occid...
[Biblioteca Edgar Morin] Edgar Morin - Breve historia de la barbarie en Occid...RevueHispanophone
 
Mensaje para un_estado_plurinacional[1]
Mensaje para un_estado_plurinacional[1]Mensaje para un_estado_plurinacional[1]
Mensaje para un_estado_plurinacional[1]juancarlosgallego
 
Mensage sin destino
Mensage  sin  destinoMensage  sin  destino
Mensage sin destinoUCV
 
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis yFilosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis ysapino
 
La colonización y su influencia en la industria cinematográfica
La colonización y su influencia en la industria cinematográficaLa colonización y su influencia en la industria cinematográfica
La colonización y su influencia en la industria cinematográficanicolastapia32
 
Memoria y ficción .ponencia JALLA 2012
Memoria y ficción .ponencia JALLA 2012 Memoria y ficción .ponencia JALLA 2012
Memoria y ficción .ponencia JALLA 2012 Vivian C. Rojas
 
Libroazul
LibroazulLibroazul
LibroazulKDAL82
 
El yo detrás de la imagen
El yo detrás de la imagenEl yo detrás de la imagen
El yo detrás de la imagenPaloma Botero
 
El estilo del mundo
El estilo del mundoEl estilo del mundo
El estilo del mundoCaro Venesio
 
Discurso colonizador y descolonizador
Discurso colonizador y descolonizadorDiscurso colonizador y descolonizador
Discurso colonizador y descolonizadorXico Meneses
 

Similar a La ciudad del yo (20)

Cultura, simulacro (Jean Baudrillard)
Cultura, simulacro (Jean Baudrillard)Cultura, simulacro (Jean Baudrillard)
Cultura, simulacro (Jean Baudrillard)
 
[Biblioteca Edgar Morin] Edgar Morin - Breve historia de la barbarie en Occid...
[Biblioteca Edgar Morin] Edgar Morin - Breve historia de la barbarie en Occid...[Biblioteca Edgar Morin] Edgar Morin - Breve historia de la barbarie en Occid...
[Biblioteca Edgar Morin] Edgar Morin - Breve historia de la barbarie en Occid...
 
Mensaje para un_estado_plurinacional[1]
Mensaje para un_estado_plurinacional[1]Mensaje para un_estado_plurinacional[1]
Mensaje para un_estado_plurinacional[1]
 
Mensage sin destino
Mensage  sin  destinoMensage  sin  destino
Mensage sin destino
 
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis yFilosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
Filosofía en y desde latinoamérica (síntesis y
 
La colonización y su influencia en la industria cinematográfica
La colonización y su influencia en la industria cinematográficaLa colonización y su influencia en la industria cinematográfica
La colonización y su influencia en la industria cinematográfica
 
Bartra campesindios
Bartra campesindiosBartra campesindios
Bartra campesindios
 
Memoria y ficción .ponencia JALLA 2012
Memoria y ficción .ponencia JALLA 2012 Memoria y ficción .ponencia JALLA 2012
Memoria y ficción .ponencia JALLA 2012
 
Libro azul
Libro azulLibro azul
Libro azul
 
Libro Azul
Libro AzulLibro Azul
Libro Azul
 
El Libro Azul de Chavez
El Libro Azul de Chavez El Libro Azul de Chavez
El Libro Azul de Chavez
 
Libroazul
LibroazulLibroazul
Libroazul
 
Libroazul
LibroazulLibroazul
Libroazul
 
Libro Azul
Libro AzulLibro Azul
Libro Azul
 
Libro Azul
Libro Azul Libro Azul
Libro Azul
 
Scorpio city.docx
Scorpio city.docxScorpio city.docx
Scorpio city.docx
 
El yo detrás de la imagen
El yo detrás de la imagenEl yo detrás de la imagen
El yo detrás de la imagen
 
El estilo del mundo
El estilo del mundoEl estilo del mundo
El estilo del mundo
 
Discurso colonizador y descolonizador
Discurso colonizador y descolonizadorDiscurso colonizador y descolonizador
Discurso colonizador y descolonizador
 
Presentación contexto ii
Presentación contexto iiPresentación contexto ii
Presentación contexto ii
 

Más de Paloma Botero

La estrategia como un replanteamiento del yo
La estrategia como un replanteamiento del yoLa estrategia como un replanteamiento del yo
La estrategia como un replanteamiento del yoPaloma Botero
 
Los medios de comunicación
Los medios de comunicaciónLos medios de comunicación
Los medios de comunicaciónPaloma Botero
 
Reseña 2do capitulo michael maffesoli
Reseña 2do capitulo michael maffesoliReseña 2do capitulo michael maffesoli
Reseña 2do capitulo michael maffesoliPaloma Botero
 
Reseña 1er capitulo michael maffesoli
Reseña 1er capitulo michael maffesoliReseña 1er capitulo michael maffesoli
Reseña 1er capitulo michael maffesoliPaloma Botero
 
El eye tracking o la subjetividad
El eye tracking o la subjetividadEl eye tracking o la subjetividad
El eye tracking o la subjetividadPaloma Botero
 
Globalización o americanización
Globalización o americanizaciónGlobalización o americanización
Globalización o americanizaciónPaloma Botero
 
Memorias de un gobierno intermitente
Memorias de un gobierno intermitenteMemorias de un gobierno intermitente
Memorias de un gobierno intermitentePaloma Botero
 
Glosario comunicación
Glosario comunicaciónGlosario comunicación
Glosario comunicaciónPaloma Botero
 
Publicidad para niños
Publicidad para niñosPublicidad para niños
Publicidad para niñosPaloma Botero
 
Proyectos democráticos en una cultura de la desigualdad ultimo
Proyectos democráticos en una cultura de la desigualdad ultimoProyectos democráticos en una cultura de la desigualdad ultimo
Proyectos democráticos en una cultura de la desigualdad ultimoPaloma Botero
 
Organizaciones civiles, nuevos sujetos sociales
Organizaciones civiles, nuevos sujetos socialesOrganizaciones civiles, nuevos sujetos sociales
Organizaciones civiles, nuevos sujetos socialesPaloma Botero
 
Los movimientos sociales en la era de internet
Los movimientos sociales en la era de internetLos movimientos sociales en la era de internet
Los movimientos sociales en la era de internetPaloma Botero
 
La libertad de expresión
La libertad de expresiónLa libertad de expresión
La libertad de expresiónPaloma Botero
 
La colonización detrás de la polis
La colonización detrás de la polisLa colonización detrás de la polis
La colonización detrás de la polisPaloma Botero
 
El eye tracking o la subjetividad
El eye tracking o la subjetividadEl eye tracking o la subjetividad
El eye tracking o la subjetividadPaloma Botero
 
El yo detrás de la miseria
El yo detrás de la miseriaEl yo detrás de la miseria
El yo detrás de la miseriaPaloma Botero
 

Más de Paloma Botero (20)

Sociedad
SociedadSociedad
Sociedad
 
La estrategia como un replanteamiento del yo
La estrategia como un replanteamiento del yoLa estrategia como un replanteamiento del yo
La estrategia como un replanteamiento del yo
 
Los medios de comunicación
Los medios de comunicaciónLos medios de comunicación
Los medios de comunicación
 
Reseña 2do capitulo michael maffesoli
Reseña 2do capitulo michael maffesoliReseña 2do capitulo michael maffesoli
Reseña 2do capitulo michael maffesoli
 
Reseña 1er capitulo michael maffesoli
Reseña 1er capitulo michael maffesoliReseña 1er capitulo michael maffesoli
Reseña 1er capitulo michael maffesoli
 
El eye tracking o la subjetividad
El eye tracking o la subjetividadEl eye tracking o la subjetividad
El eye tracking o la subjetividad
 
Globalización o americanización
Globalización o americanizaciónGlobalización o americanización
Globalización o americanización
 
Memorias de un gobierno intermitente
Memorias de un gobierno intermitenteMemorias de un gobierno intermitente
Memorias de un gobierno intermitente
 
Glosario comunicación
Glosario comunicaciónGlosario comunicación
Glosario comunicación
 
Publicidad para niños
Publicidad para niñosPublicidad para niños
Publicidad para niños
 
Proyectos democráticos en una cultura de la desigualdad ultimo
Proyectos democráticos en una cultura de la desigualdad ultimoProyectos democráticos en una cultura de la desigualdad ultimo
Proyectos democráticos en una cultura de la desigualdad ultimo
 
Organizaciones civiles, nuevos sujetos sociales
Organizaciones civiles, nuevos sujetos socialesOrganizaciones civiles, nuevos sujetos sociales
Organizaciones civiles, nuevos sujetos sociales
 
Los movimientos sociales en la era de internet
Los movimientos sociales en la era de internetLos movimientos sociales en la era de internet
Los movimientos sociales en la era de internet
 
Logosfera
LogosferaLogosfera
Logosfera
 
La libertad de expresión
La libertad de expresiónLa libertad de expresión
La libertad de expresión
 
La colonización detrás de la polis
La colonización detrás de la polisLa colonización detrás de la polis
La colonización detrás de la polis
 
El eye tracking o la subjetividad
El eye tracking o la subjetividadEl eye tracking o la subjetividad
El eye tracking o la subjetividad
 
Cibercultura
CiberculturaCibercultura
Cibercultura
 
Expresionismo
ExpresionismoExpresionismo
Expresionismo
 
El yo detrás de la miseria
El yo detrás de la miseriaEl yo detrás de la miseria
El yo detrás de la miseria
 

La ciudad del yo

  • 1. La ciudad del yo<br />Por: Paloma Botero<br />“La barbarie de la guerra, el genocidio sistemático, el ahondamiento en las desigualdades sociales, comparten banquillo con los avances médicos, el aumento en la producción industrial, la exploración espacial o las comodidades de las ciudades actuales”.<br />La modernidad como un programa cultural, social, económico y político se ha caracterizado como una etapa donde ha imperado la razón instrumental. Fue un proyecto que tuvo varias etapas, diversas instancias que abocaron al hombre a pensar de nuevo el mundo, a pensar en un cambio de paradigma. La modernidad se constituyó como el momento del hombre, como la etapa en la cual el hombre amedrenta sus miedos y lo alcanza todo desde su razón liberadora. Ya que hasta entonces estaba supeditado a autoridades eclesiásticas, dioses, señores feudales, entre otros. Mientras tanto el proyecto posguerra, la posmodernidad, decepcionada de su realidad, enajenada y frustrada en la barbarie de sus alcances huye en la búsqueda de un proyecto nuevo que salve al hombre de sí mismo, lo rescate de sus alcances racionales y le devuelva la vitalidad que la modernidad le expropió.<br />Ciudad de Dios relata una historia donde el protagonista no es una persona sino un lugar: “La Ciudad de Dios”, que es escenario de realidades encontradas. Una solución elitista sustentada bajo el concepto de aquellos pensadores racionales y arquitectos modernistas del siglo pasado que buscaron cambiar el mundo mediante los trazos de sus lápices, como si las ciudades fuesen títeres que se mueven obedientemente bajo los hilos que desde las elevadas oficinas ministeriales despliegan. El tiempo, sin embargo, ha demostrado que la Verdad, la Bondad y la Belleza son tan sólo conceptos de carácter racional provenientes de una lógica de esclavos y adicionalmente pierden fácilmente la orientación en este mundo imperfecto e impredecible, y que los hilos de la razón no tardan en cortarse ante las esquinas afiladas que cercan el espíritu humano.<br />Es así como vemos que los privilegios de la razón moderna elitista eran limitados. Lo cual, supone que sólo unos pocos tenían acceso a ellos, mientras tanto la gran mayoría de la población de brasilera se concentraba en las grandes favelas marginales. Centenares de futuros hipotecados de todas las edades, de todas las presencias, de todos los colores colmaban los corredores y rincones de las costosas y malagradecidas ciudades latinoamericanas. Sumergidos en empleos miserables y degradantes los habitantes de la asombrosa Rio de Janerio soportaban maltratos, humillaciones, injusticias y desagravios a la orden del día. Adicionalmente, estaban condenados al olvido por parte de esa modernidad liberadora y triunfante que vivía entretenida en sus delirios de una razón misántropa. <br />Por su parte las favelas descuidadas y olvidadas ante los ojos de ese mundo panóptico se desarrollaban en los escenarios de la delincuencia y el crimen organizado como una forma de sentido, como una forma de otorgarle una razón a su existencia descuidada y mal trajeada. Era a través de la delincuencia como Zé pequeño, Dadinho, bené, entre otros buscaban incesantemente entrar en el juego de la fantasía del yo que nunca se resuelve, que nunca llega a concluirse en la necesidad de ser representados y entrar en el escenario de la imagen, de la mirada, de la luz. <br />Ciudad de Dios representa con mucha precisión el empleo del caciquismo como una estrategia de control empleada para someter a la población. “El caciquismo es una de las formas de control político y económico más antiguas del continente americano. El cacique es también un líder, tal vez no impuesto, pero con el paso del tiempo utiliza la fuerza para mantener el control sobre la población; por eso se convierte en un líder “temido”. El caciquismo pudo haber sido una forma muy efectiva de control y desarrollo de pequeñas comunidades en cierto periodo del siglo XIX latinoamericano”.<br />Y el caciquismo a su vez encubre todo un sistema de pensamiento porque supone la necesidad de parecerse a esos cuerpos inertes y fríos de la publicidad. Cuerpos tiesos que obedecen a una lógica de subyugación absoluta. Supone la necesidad de obtener reconocimiento social, de parecerse a los arquetipos en la perfección de la colonización del sentido, en nombre de quienes se presentan ideales de libertad, paraísos postizos, cuerpos perfectamente operados y falsos, sentimientos plásticos y desechables que se cubren con costosos ropajes en el afán de ocultar su verdadera esencia, pero que en todo caso no ocultan la falsedad de sus miradas y en consecuencia de su ser.<br />Pero infortunadamente las realidades sociales que transitan diariamente por nuestros países latinoamericanos convalecientes no se parecen en nada a esas imágenes con modelos delicadas y hermosas con piel de porcelana y manos de terciopelo. Entonces aparecen esos macondianos personajes que no se hacen esperar y exhiben su miseria como un pesado cajón de cemento a causa del desarraigo, la desigualdad y la violencia. Huellas inherentes al monopolio de intereses que ha concentrado la propiedad de la tierra, de la salud, de la educación, del transporte, etc. En función del poder.<br />Por lo cual la modernidad nos pesa en la marginalidad de nuestras ciudades modorras que se han quedado anonadadas en los tiempos dorados de los guiones hollywodenses. Esos guiones que profesan ideas de justicia para sus adentros pero en la práctica marginan la pobreza que el mundo excluyente del capital nunca ha podido ocultar. Y siempre son ellos y sólo ellos quienes triunfan sobre los malvados villanos que suponen otra concepción de lo real y en consecuencia abducen sus sentidos mediante otros ideales. En ese sentido como latinoamericanos, hemos encontrado que los aportes del pensamiento poscolonial tienen que confrontarse con la situación sociocultural, con el contexto en el desarrollo del haber cotidiano de países que ya desde el siglo XX no eran asimilables a la India ni al África. <br />La posmodernidad en Ciudad de Dios está vista como la esperanza que surge, en un entorno de violencia profunda. La posmodernidad florece con Buscapé, quien con su cámara se aleja de la violencia engendrada en su barrio y logra emanciparse mediante el aprovechamiento de su pasión. Entonces él no busca enriquecerse, por el contrario busca ser feliz. La posmodernidad entonces aparece como el escenario en el rescate del ser humano, sus pasiones, sus sueños y en todo caso su escencia.<br />