08 | Obra Social de Viajantes Vendedores de la República ArgentinaHuerta Niño es una organización sin fines de lucro que p...
a! - 09	 La idea de lafundación surgió hacemuchos años,cuando unjoven argentino de origenbelga realizó un viaje deestudios...
10 | Obra Social de Viajantes Vendedores de la República Argentinacontinua el relato Constanza. Una vez conseguido el ca-p...
a! - 11Trabajar encomunidad, todo undesafíoPara los miembros de la comunidadque se embarcan en un proyecto co-mo este, la ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Una huerta un futuro

199 visualizaciones

Publicado el

Nota para la Revista a!

  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Una huerta un futuro

  1. 1. 08 | Obra Social de Viajantes Vendedores de la República ArgentinaHuerta Niño es una organización sin fines de lucro que promueve laconstrucción de huertas comunitarias en escuelas rurales de todo el país,conel fin de reducir la malnutrición y la desnutrición infantil.Más de 10.000 niñosy 5.000 familias se benefician hoy con el trabajo de la Fundación y ya sabenlo que significa cultivar su propia tierra.EL MEDIO AMBIENTE Y LA SALUD!página08—UNAHUERTA,UNFUTURO
  2. 2. a! - 09 La idea de lafundación surgió hacemuchos años,cuando unjoven argentino de origenbelga realizó un viaje deestudios a una localidaddel Chaco y mantuvo uncontacto muy cercano consu comunidad rural.Luego de visitar las escuelasy hablar con los maestrosde El Aguará,Felipe Lobertentendió que el principalproblema de los alumnos deese lugar era el hambre y lamala alimentación,y que eseera su principal obstáculopara el aprendizaje.El joven regresó a BuenosAires y terminó sus estudiosde ingeniero,pero el temasiguió dando vueltas en sucabeza durante gran partede su vida.Hasta que muchotiempo después,con sufamilia formada,comenzócon el apoyo de variaspersonas a construir huertasen escuelas rurales como unemprendimiento personal.Así nació la fundaciónHuerta Niño en 1999.Los comienzos“Lo que siempre le llamó la atención a él fue que en un paíscon tanto espacio verde y tanta riqueza la gente no supieracómo cultivar ni cómo trabajar la tierra”, explica ConstanzaFeldman, Coordinadora de Comunicación Institucional deHuerta Niño. “Entonces pensó en llevar a estos lugares unasolución sustentable que fuera una herramienta de la que sepudieran valer para siempre”, cuenta.La primera huerta que se construyó fue en el Chaco, pre-cisamente en la localidad de El Aguará. Aquel lugar queFelipe había visitado en su juventud. Para poder llevar a caboeste primer proyecto se contactó con técnicos de Prohuerta,un programa que depende del INTA (Instituto Nacional deTecnología Agropecuaria), y del Ministerio de DesarrolloSocial de la Nación.Las distintas fasesdel proyectoEn primer lugar, Huerta Niño recibe un pedido institucio-nal de un maestro o de un director para la construcción deuna huerta en una escuela ubicada en algún punto de laArgentina. Luego, miembros de la organización viajan parareunirse con la comunidad, hablar con la gente y verificarsi realmente existen las ganas y el compromiso necesariospara encarar el proyecto.Los técnicos de Prohuerta, que están dispersos por todo elpaís, son el nexo entre la fundación y la escuela, además deser los encargados de brindar las capacitaciones.La primera huerta seconstruyó en El Aguará,ChacoUna vez que se llega a un consenso entre todos, comienza laparte más complicada que es conseguir el dinero necesario paracomprar todos los materiales. “Nos reunimos, firmamos unacuerdo y a partir de ahí nosotros buscamos un donante”, [+]
  3. 3. 10 | Obra Social de Viajantes Vendedores de la República Argentinacontinua el relato Constanza. Una vez conseguido el ca-pital que por lo general proviene de una empresa, lo quesigue es ponerse a trabajar la tierra y aguardar cerca de unaño para que el proyecto comience a dar sus frutos.La fundación en númerosHuerta Niño tiene actualmente 170 proyectos en curso,desde Jujuy hasta Tierra del Fuego, incluyendo la Ciudadde Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense. Las pro-vincias del noroeste argentino son las más necesitadasy es allí donde hay mayor cantidad de proyectos activos.En Santiago del Estero, por ejemplo, hay 37 huertas y enFormosa 16. En total son 10.000 niños y 5.000 familias quese benefician con el trabajo originado por la Fundación.La Alimentación, el pilarprincipalLas huertas ocupan aproximadamente media hectárea, seconstruyen dentro del terreno de la escuela y son ciento porciento orgánicas (no se utilizan fertilizantes ni ningún tipode químico). Las frutas y verduras que se obtienen de ellasaportan una alimentación variada a chicos que, en muchoscasos, reciben en la escuela su única comida diaria.Además, las huertas abren un mundo nuevo ante los ojosde estos chicos, ya que muchos de ellos descubren ali-mentos que no habían consumido antes. “Todos lo que sonnutrientes que provienen de hortalizas, verduras, frutas,etc., son cosas que en su mayoría no reciben, y en muchoslugares incluso ni siquiera conocen. Hay chicos que nosaben que es una fruta… una naranja. Nos hemos encon-trado con cosas insólitas”, cuenta sorprendida Constanza.“Una solución sustentable dela que se pudieran valer parasiempre”Cada una de las huertas que se construye es diferentedependiendo del tamaño del terreno, las característicasclimáticas del lugar y la época del año. Esto es lo que haceque los proyectos sean muy diferentes entre sí.Una herramienta educativapara el futuroAdemás de ser la principal fuente de alimentos del co-medor, la huerta forma parte de la currícula escolar yaque los maestros la utilizan en las distintas materias. Asíes que “por ejemplo en matemáticas la usan para medirdistancias y en lengua para hacer una narración”, agregaConstanza.Por otra parte, la huerta constituye también un modelo quelos chicos pueden replicar luego en sus propios hogares sicuentan con la ayuda de sus padres para construir el cercoperimetral. Los chicos se encargan después de la siembra,el riego, la cosecha, y el mantenimiento de la tierra; todasactividades nuevas que significan mucho para ellos.EL MEDIO AMBIENTE Y LA SALUD!
  4. 4. a! - 11Trabajar encomunidad, todo undesafíoPara los miembros de la comunidadque se embarcan en un proyecto co-mo este, la tarea no es fácil, ya queen la mayoría de los casos no seconocen entre sí o es la primera vezque realizan un trabajo en conjunto. Yen este contexto tienen que enfrentartodas las dificultades y contratiemposque surgen de la construcción de unahuerta.Un obstáculo muy común es la faltade comunicación, ya que por lo ge-neral las escuelas rurales están enlugares totalmente aislados; y otroproblema suele ser también la faltade agua. En la escuela de El Aguará,por ejemplo, se tuvo que frenar laproducción de la huerta por falta deriego.“Lo importante, más allá de que perdure la huerta intacta, es justamente lasemilla de la educación, del aprendizaje de una herramienta cercana a la quepueden recurrir”, señala antes de terminar la Coordinadora de ComunicaciónInstitucional de Huerta Niño.“Cuando finalmente pueden superar los problemas y se comienzan a ver losresultados, es muy placentero ser testigo de ese progreso como institución. Esemocionante ver como solo a partir de una huerta, una comunidad se puedetransformar a sí misma”. ØUn padrino de lujoMartiniano Molina se sumó aHuerta Niño en el 2006. Comopadrino, participa activamente encampañas y eventos especiales querealiza la fundación, ya que compartemuchos de sus valores principalescomo son la ecología, la vida natural yla alimentación orgánica. Actualmentees la cara principal de la campaña derecaudación de fondos.-CÓMO AYUDAR-Huerta Niño recibe donaciones individuales desde $20 enadelante,que se pueden hacer con tarjeta de crédito o pormedio de “Pago Fácil”.Para mayor información:Web: www.mihuerta.org.arTel: (5411) 4328-2180email: info@mihuerta.org.ar

×