Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
UNIVERSIDAD EDVENTISTA DE BOLIVIA
FACULTAD DE SALUD

ESTIMULACIÓN PSICOMOTORA EN UN PACIENTE CON
SÍNDROME DE DOWN DE LA UN...
MONOGRAFIA

1.

Introducción
El Síndrome de Down es una enfermedad genética muy conocida a nivel mundial,
también se la co...
adultos) pueden desarrollar el ámbito social e intelectual, aunque el ámbito psicomotor
es poco lo que se trabaja, y los r...
La forma más común de síndrome de Down se conoce como Trisomía 21. Las personas
con trisomía 21 tienen 47 cromosomas en ca...
de tener un segundo hijo con este síndrome es de aproximadamente 1 en 100, aunque la
edad también puede ser un factor.
No ...
a) Escasa iniciativa y baja tendencia a la exploración.
b) Poca capacidad para controlar e inhibir sus emociones, que se m...
c) Hiperflexibilidad.
d) Torpeza y lentitud de movimientos puede deberse tanto a problemas de la
psicomotricidad gruesa, c...
Pocas veces se relacionan socialmente de manera espontanea. Durante la infancia,
son altamente independientes de las perso...
probabilidad de que una mujer embarazada tenga un bebé con síndrome de Down es
de uno en 60, y a los 49 años la probabilid...
para comprobar si uno de ellos era portador sin saberlo de la translocación, o si ésta
se produjo por primera vez en el em...
El origen de la psicomotricidad se remota a 1905, año en el que el médico
neurólogo Dupré, al observar las características...
6.1.2. Concepto de Psicomotricidad
La psicomotricidad es una técnica terapéutica o método terapéutico que tiende a
favorec...
El nivel de maduración en la adquisición del esquema corporal coincide con la
aparición de la función simbólica, que propi...
La relajación global o parcial y los ejercicios de equilibrio contribuyen a la
disminución de las sincinesias y a una mayo...
-

La adaptación al esfuerzo muscular.

-

La adaptación sensoromotriz y la adaptación ideomotriz.

La experiencia prueba ...
Un equilibrio correcto es la base primordial de toda coordinación dinámica
general y de toda acción diferenciada de miembr...
Es una actividad particular que ocurre más frecuentemente en un lado del cuerpo
que en el otro, o que tiene representación...
regularización de los movimientos debido al ensayo o ejercitación de éstos,
permitiendo adquirir ritmo al realizar el movi...
se ha comprobado una prevalencia especialmente elevada de infección por el virus
de la hepatitis B a partir del momento de...
la construcción de una sociedad boliviana más solidaria y justa, respetando las
diferencias.
Se formo hace 14 años debido ...
Servicios que brinda:
Carácter: ONG

Tipo: Síndrome de Down
Atención pediátrica
Programas de apoyo a Fonoaudiología
la sal...
Paciente realizando ejercicio
Paciente realizando ejercicio de equilibrio

Paciente realizando ejercicios de coordinación (motricidad gruesa)
Paciente realizando ejercicios de lateralidades

Desarrollando la motricidad fina
Bibliografías:
1. Hernández A. propuesta de comunicación educativa para padres de niños con
Síndrome de Down. (Tesis de li...
monografia sindrome de Down psicomotricidad
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

monografia sindrome de Down psicomotricidad

8.851 visualizaciones

Publicado el

psicomotricidad en el sindrome de Down
(fisioterapia)

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

monografia sindrome de Down psicomotricidad

  1. 1. UNIVERSIDAD EDVENTISTA DE BOLIVIA FACULTAD DE SALUD ESTIMULACIÓN PSICOMOTORA EN UN PACIENTE CON SÍNDROME DE DOWN DE LA UNIDAD EDUCATIVA ARNOLDO SHWIMMER Monografía Presentada como requisito parcial De aprobación de la materia Práctica Clínica Docentes Lic. Jacqueline Mariscal Duran Lic. Marcia Tapia Narvaes Lic. Villma Ortuño Vallejos Por Karla Soria Pardo Nohemi Yucra Yhanina Silas Nila Pillco L. M. Dolly Rodríguez Cochabamba, noviembre de 2011
  2. 2. MONOGRAFIA 1. Introducción El Síndrome de Down es una enfermedad genética muy conocida a nivel mundial, también se la conoce con el nombre de Trisonomia 21, o vulgarmente con el nombre de mongolismo. Los padres que tienen un integrante de su familia con Síndrome de Down, están poco informados de cómo pueden estimular el área psicomotora de forma correcta en éste integrante, los recién nacidos con Síndrome de Down están preparados para percibir y responder ante los estímulos propios ya que sus cinco sentidos actúan como importantes fuentes de información en una etapa en la que el desarrollo es rápido, se debe tener en cuenta que hoy en día el niño pequeño con Síndrome de Down puede ser un participante activo de los ejercicios de estimulación. Las personas con ésta patología requieren ser estimuladas a temprana edad para lograr desarrollar un mayor rendimiento psicomotor y realizar gran parte de las Actividades de la Vida Diaria sin dificultades e independientemente. El presente trabajo nos da pautas y teorías para poder conocer la importancia que tiene fisioterapia en el desarrollo de la psicomotricidad para estimular el área motora de la persona con Síndrome de Down. 2. Planteamiento del problema El Síndrome de Down es una patología muy conocida a nivel mundial y con porcentajes muy considerables en cada país del mundo, y muchos de ellos sufren descuido de sus propios padres que no están informados sobre cómo estimular al niño con Síndrome de Down, para que pueda desarrollar diferentes actividades psicomotoras desde su niñez independientemente para que a futuro pueda ser de ayuda para su propia familia. 3. Justificación A pesar de que esta patología es muy conocida en todo el mundo y con sus diferentes nombres, es muy poca la importancia que se le da en el área ce fisioterapia. Antiguamente las familias que tenían un miembro de la familia con Síndrome de Down, creían que aquel miembro seria una carga para toda la familia. Actualmente se han ido creando programas e instituciones, donde estas personas (niños/as, adolescentes y
  3. 3. adultos) pueden desarrollar el ámbito social e intelectual, aunque el ámbito psicomotor es poco lo que se trabaja, y los resultados son muy buenos, realizando las estimulaciones. Esta es la razón por la cual vimos la necesidad de investigar la patología y averiguar sobre la importancia de las bases de la psicomotricidad ( esquema corporal, conductas motrices de base, conductas neuromotrices de base y las conductas perseptivomotrices), y los buenos resultados que hay al estimular a las personas con Síndrome de Down. 4. Objetivos 4.1.Objetivo general Determinar la importancia de las bases de la psicomotricidad en las personas con Síndrome de Down, para poder mejorar su desarrollo motor a través de la estimulación. 4.2.Objetivos específicos a) Distinguir la psicomotricidad como parte de la fisioterapia. b) Definir la patología del Síndrome de Down. c) Analizar la importancia de las bases de la psicomotricidad. d) Resumir el tratamiento médico y educativo para el Síndrome de Down. 5. Marco teórico 5.1. Síndrome de Down El síndrome de Down es el resultado de una anormalidad de los cromosomas: por alguna razón inexplicable una desviación en el desarrollo de las células resulta en la producción de 47 cromosomas en lugar de las 46 que se consideran normales. El cromosoma adicional cambia totalmente el desarrollo ordenado del cuerpo y cerebro. En la mayor parte de los casos. El cuerpo humano está formado por células. Todas las células contienen una parte central, llamada núcleo, en donde se almacenan los genes. Los genes, que transportan los códigos responsables de todas nuestras características hereditarias, están agrupados en estructuras con forma de bastoncillos denominados cromosomas. Normalmente, el núcleo de cada célula contiene 23 pares de cromosomas, de los cuales una mitad es heredada del padre y la otra mitad de la madre. El síndrome de Down ocurre cuando algunas o todas las células de una persona tienen una copia parcial o total adicional del cromosoma 21.
  4. 4. La forma más común de síndrome de Down se conoce como Trisomía 21. Las personas con trisomía 21 tienen 47 cromosomas en cada una de las células en lugar de la cantidad habitual, que es de 46. Este trastorno se origina por un error en la división celular llamado no disyunción. En el momento de la concepción o antes de ésta, un par de los cromosomas 21, ya sea en el espermatozoide o en el óvulo, no logra dividirse. A medida que se desarrolla el embrión, el cromosoma adicional se duplica en cada célula del cuerpo. Este error en la visión celular es el responsable del 95 por ciento de todos los casos de síndrome de Down. (1) El síndrome de Down también abarca otros dos trastornos genéticos: mosaicismo y traslocación. - El mosaicismo ocurre cuando la nodisyunción del cromosoma 21 tiene lugar en una de las divisiones celulares iniciales después de la fertilización, lo que hace que la persona tenga 46 cromosomas en algunas de sus células y 47 en otras. - El mosaicismo es la forma menos frecuente de síndrome de Down; representa sólo entre el 1 y 2 por ciento de todos los casos. La traslocación, que representa entre el 3 y el 4 por ciento de los casos de síndrome de Down, ocurre cuando una parte del cromosoma 21 se rompe durante la división celular y se adhiere a otro cromosoma, generalmente al cromosoma 14. Aunque la cantidad total de cromosomas en las células sigue siendo 46, la presencia de una parte adicional del cromosoma 21 provoca las características del síndrome de Down. 5.2. Causas Todavía se desconoce la causa del cromosoma parcial o total adicional. Lo que sí se sabe es que no es causado por factores ambientales ni por algo que haga la madre antes o durante el embarazo. La edad de la madre es el único factor que se ha vinculado a un aumento en la probabilidad de tener un bebé con síndrome de Down debido a la no disyunción. Una mujer de 35 años tiene 1 en 350 probabilidades de concebir un hijo con síndrome de Down. A los 45 años, la incidencia aumenta a 1 entre 30. Sin embargo, dado que las mujeres más jóvenes tienen mayores índices de fertilidad, el 80 por ciento de los bebés con síndrome de Down nacen de mujeres menores de 35 años. Una vez que una mujer ha dado a luz a un bebé con síndrome de Down, la probabilidad
  5. 5. de tener un segundo hijo con este síndrome es de aproximadamente 1 en 100, aunque la edad también puede ser un factor. No obstante, la edad de la madre no está vinculada a la probabilidad de tener un bebé con traslocación. La mayoría de los casos son eventos fortuitos y esporádicos, pero en aproximadamente un tercio de los casos de traslocación, el padre o la madre es portador de un cromosoma traslocado. Por este motivo, la probabilidad de traslocación en un segundo embarazo es mayor que la que se observa en los casos de no disyunción. 5.3. Características Las características del Síndrome de Down se pueden agrupar en las siguientes: 5.3.1. Características intelectuales y otros aspectos cognitivos a) Inteligencia El Síndrome de Down ha ido asociado, tradicionalmente a un nivel intelectual muy bajo, con retraso mental profundo o grave. Las personas con Síndrome de Down logran mejores resultados en las tareas que implican la inteligencia concreta que en las que hay que utilizar la inteligencia abstracta. En cualquier caso, el nivel intelectual que pueden alcanzar varía de unas personas y otras, dependiendo, en gran medida, de los programas de estimulación de atención temprana y educativos a los que han acudido desde la primera infancia. b) Memoria Los problemas de memoria del Síndrome de Down se refieren, tanto a la capacidad de guardar la información, como para almacenarla y recuperarla. La falta de un buen entrenamiento adecuado puede dificultar el desarrollo de estrategias, para orientarse en el tiempo y en el espacio. c) percepción Las personas con Síndrome de Down procesan mejor la información visual que la auditiva, perciben mejor lo que ven que lo que oyen. d) Atención Las alteraciones de determinados mecanismos cerebrales explican las dificultades a la hora de mantener la atención durante mucho tiempo en la misma tarea u objeto. Se distraen con facilidad ante estímulos diversos y novedosos. 5.3.2. Características de la personalidad
  6. 6. a) Escasa iniciativa y baja tendencia a la exploración. b) Poca capacidad para controlar e inhibir sus emociones, que se manifiesta en una excesiva efusión de sentimientos. c) Tendencia a la persistencia de la conducta y resistencia al cambio. Les cuesta cambiar de tarea o iniciar actividades nuevas, por lo que pueden parecer tercos y obstinados. d) Baja capacidad de respuesta y re reacción ante el ambiente. e) Dificultades para interpretar y analizar los acontecimientos externos. f) Son muy cuidadosos y perfeccionistas con el trabajo. 5.3.3. Rasgos físicos Las personas con Síndrome de Down son popularmente conocidas por su fisionomía que recuerda a los razgos orientales. Los rasgos físicos más frecuentes son: a) Cara plana b) Nariz pequeña y plana. c) Ojos alargados, las aperturas de los ojos se inclina hacia abajo. d) Desarrollo anormal de las orejas. e) Maxilares y boca reducidos, con mala oclusión dental, lo que les puede obligar a respirar por la boca f) Pliegue profundo en el centro de la palma de la mano. g) Falange distal displástico. h) Pelvis displastica. Desarrollo anormal de la pelvis. i) Problemas de desarrollo corporal. Menor estatura media que la población general, con cierta tendencia a la obesidad. j) Algunas personas con síndrome de Down también pueden tener una condición conocida como Inestabilidad Atlantoaxial (Atlantoaxial Instability), una desalineación de las primeras dos vertebras del cuello. Esta condición causa que estos individuos sean más propensos a las heridas si participan en actividades durante los cuales pueden extender demasiado o encorvar el cuello. 5.3.4. Síntomas psicomotrices a) Hipotonía de los músculos. Tienen reducido el tono muscular. b) Ausencia del reflejo re Moro.
  7. 7. c) Hiperflexibilidad. d) Torpeza y lentitud de movimientos puede deberse tanto a problemas de la psicomotricidad gruesa, como de la psicomotricidad fina. 5.3.5. Problemas del lenguaje y la comunicación A las personas con Síndrome de Down les resulta más difícil dar respuestas verbales que motoras, por lo que les cuesta explicar lo que están haciendo o lo que van a hacer. El problema del lenguaje más frecuente entre las personas con Síndrome de Down es la falta de fluidez verbal. Los problemas de fluidez verbal más habituales son: a) Repetir toda o parte de una palabra mientras piensa lo que sigue en la frase. b) Largas pausas en mitad de una frase hasta encontrar la palabra siguiente. c) Pausas en lugares inusuales de la frase, seguida de dos o tres palabras que suceden con rapidez, haciendo difícil la comprensión por parte del oyente. d) Enfatizar palabras o partes de una palabra cuando no hay por qué resaltarlas. e) Dificultades para comprender lo que está diciendo. f) Tartamudeos. 5.3.6. Síntomas fisiológicos a) Entre un 35% y un 50% de las personas con Síndrome de Down tienen alguna cardiopatía congénita. b) Son frecuentes los desequilibrios hormonales e inmunológicos. c) Otras patologías que pueden asociarse al Síndrome de Down son los problemas gastrointestinales. d) Existe un riesgo relativamente elevado a padecer Alzheimer cuando llegan a edades avanzadas. 5.3.7. Retraso del desarrollo El desarrollo de los niños con síndrome de Down es más lento que el de los demás. Alcanza más tardíamente la capacidad para darse la vuelta, sentarse o para responder a los estímulos externos. El retraso del desarrollo podría estar relacionado con hipotonía. 5.3.8. Habilidades sociales
  8. 8. Pocas veces se relacionan socialmente de manera espontanea. Durante la infancia, son altamente independientes de las personas adultas, no solo de su familia, sino también de otras personas de su entorno, como los profesores del colegio. (2) 5.4. Riesgo El riesgo de síndrome de Down se incrementa de aproximadamente: - 1 de cada 1,250 niños para una mujer de 25 años de edad - 1 de cada 1,000 a los 30 años. - 1 de cada 400 a los 35 años. - 1 de cada 100 a los 40 años. - 1 de cada 30 a los 45 años de edad. Tradicionalmente, se ha considerado que las mujeres de más de 35 años tenían grandes probabilidades de tener un bebé con síndrome de Down. Sin embargo, aproximadamente el 80 por ciento de los bebés con síndrome de Down nace de mujeres de menos de 35 años de edad, ya que las mujeres más jóvenes tienen muchos más bebés. 5.4.1. Factores de riesgo Los investigadores han encontrado que es más probable para una madre de más edad de tener células reproductoras con una copia extra del cromosoma 21. Así que una madre de más edad es más probable que tenga un bebé con síndrome de Down que una madre joven. Sin embargo, la mayoría de los bebés con síndrome de Down (aproximadamente 75%) nacen de madres que tienen 35 años o menos. Esto es debido a que las madres mayores tienden a tener menos hijos. (Sólo el nueve por ciento del total de nacimientos ocurren en madres mayores de 35 años, pero alrededor del 25% de los bebés con síndrome de Down nacen de mujeres en este grupo de edad). La probabilidad de que una mujer menor de 30 años quede embarazada y tendrá un bebé con síndrome de Down es menos de uno de cada 1,000, pero la posibilidad de tener un bebé con síndrome de Down aumenta a 1 de cada 400 para las mujeres que se quedan embarazadas a los 35 años. La probabilidad de síndrome de Down sigue aumentando a medida que aumenta la edad de la mujer, por lo que a los 42 años la
  9. 9. probabilidad de que una mujer embarazada tenga un bebé con síndrome de Down es de uno en 60, y a los 49 años la probabilidad es de uno en 12. 5.5. Tipos de Síndrome de Down 5.5.1. Trisomía libre El síndrome de Down se produce por la aparición de un cromosoma más en el par 21 original (tres cromosomas: " trisomía" del par 21) en las células del organismo. La mayor parte de las personas con este síndrome (95%), deben el exceso cromosómico a un error durante la primera división meiótica llamándose a esta variante, " trisomía libre" o regular. El error se debe en este caso a una disyunción incompleta del material genético de uno de los progenitores. No se conocen con exactitud las causas que originan la disyunción errónea. Como en otros procesos similares se han propuesto hipótesis multifactoriales (exposición ambiental, envejecimiento célula) sin que se haya conseguido establecer ninguna relación directa entre ningún agente causante y la aparición de la trisomía. El único factor que presenta una asociación estadística estable con el síndrome es la edad materna, lo que parece apoyar las teorías que hacen hincapié en el deterioro del material genético con el paso del tiempo.En aproximadamente un 15% de los casos el cromosoma extra es transmitido por el espermatozoide y en el 85% restante por el óvulo. 5.5.2. Translocación Después de la trisomía libre, la causa más frecuente de aparición del exceso de material genético es la translocación. En esta variante el cromosoma 21 extra (o un fragmento del mismo) se encuentra " pegado" a otro cromosoma (frecuentemente a uno de los dos cromosomas del par 14), por lo cual el recuento genético arroja una cifra de 46 cromosomas en cada célula. En este caso no existe un problema con la disyunción cromosómica, pero uno de ellos porta un fragmento " extra" con los genes del cromosoma " translocado". A efectos de información genética sigue tratándose de una trisomía 21 ya que se duplica la dotación genética de ese cromosoma. La frecuencia de esta variante es aproximadamente de un 3% de todos los SD y su importancia estriba en la necesidad de hacer un estudio genético a los progenitores
  10. 10. para comprobar si uno de ellos era portador sin saberlo de la translocación, o si ésta se produjo por primera vez en el embrión. (Existen portadores " sanos" de translocaciones, en los que se recuentan 45 cromosomas, estando uno de ellos translocado, o pegado, a otro). Translocación del brazo corto del cromosoma 21 en uno de los dos cromosomas del par 14. 5.5.3. Mosaicismo La forma menos frecuente de trisomía 21 es la denominada " mosaico" (en torno al 2% de los casos). Esta mutación se produce tras la concepción, por lo que la trisomía no está presente en todas las células del individuo con SD, sino sólo en aquellas cuya estirpe procede de la primera célula mutada. El porcentaje de células afectadas puede abarcar desde unas pocas a casi todas, según el momento en que se haya producido la segregación anómala de los cromosomas homólogos. (3) 5.6. Pronóstico del síndrome de Down La esperanza de vida para las personas con síndrome de Down ha aumentado considerablemente. En 1929, el promedio de vida de una persona con síndrome de Down era de nueve años. Hoy en día, es común que una persona con síndrome de Down viva hasta los 50 años y más. Además de vivir más tiempo, las personas con síndrome de Down están viviendo vidas más plenas y ricas que antes como miembros de la familia y contribuyen a su comunidad. Muchas personas con el síndrome de Down formar relaciones significativas y finalmente se casan. Ahora que las personas con síndrome de Down están viviendo más tiempo, las necesidades de los adultos con síndrome de Down están recibiendo mayor atención. Con la ayuda de familiares y cuidadores, muchos adultos con síndrome de Down han desarrollado las habilidades necesarias para mantener puestos de trabajo y para vivir semi-independiente. (3) 6. Tratamiento 6.1. Tratamiento kinésico físico 6.1.1. Historia de la psicomotricidad
  11. 11. El origen de la psicomotricidad se remota a 1905, año en el que el médico neurólogo Dupré, al observar las características de niños débiles mentales, pone de relieve las relaciones entre las anomalías neurológicas y psíquicas con las motrices, describiendo el primer cuadro clínico especifico: la debilidad motriz, según la cual todo débil mental posee igualmente alteraciones y retraso en su psicomotricidad. Luego, Henri Wallon y los aportes de la psicobiologia dan cuenta de la importancia del desarrollo emocional del niño, basándose en la unidad psicobiologica del individuo y del medio. De allí la importancia del movimiento en el desarrollo psíquico del niño y en la construcción del esquema corporal que no es dado inicialmente, no es una entidad biológica, es una construcción. Profundiza en las relaciones del tono muscular como telón de fondo de acto motor y trama en la que se teje la emoción, es decir la expresión más primitiva de la actividad específicamente humana, que es la actividad de relación. Jean Piaget dice que esa actividad motriz es el punto de partida del desarrollo de la inteligencia y sobre todo en la génesis de las nociones (cantidad, espacio, tiempo) que el movimiento es el propio, el mismo psíquico, ya que en los primeros años esta inteligencia es sensoriomotriz, pues el conocimiento corporal tiene relación no solo con el propio cuerpo, sino que también hace referencia constante al cuerpo del otro. Tomando estos aportes, Julián De Ajuriaguerra y su equipo suma elementos de psicoanálisis y desarrolla el papel de la función tónica no solo como telón de fondo de la acción corporal, sino también como medio de relación con el otro. Analiza las relaciones entre tono y movimiento, asociando el desarrollo del gesto con el lenguaje, y se transforma en el verdadero artífice de los principios clínicos de la psicomotricidad, al describir inicialmente los síndromes psicomotores. Durante su evolución la psicomotricidad ha ido incorporando nuevos enfoques y conceptos, muy relacionados con las tendencias impuestas en cada periodo histórico- científico que ha debido enfrentar. Sin embargo, se seguirá el planteamiento y bases, hechos por Autocurrier y Lapierre, los cuales entregan una visión pedagógica más abierta, donde el niño, es el propio gestor de sus aprendizajes, mediante el juego espontaneo, a través de un aprendizaje fácil y enriquecedor para él. (5)
  12. 12. 6.1.2. Concepto de Psicomotricidad La psicomotricidad es una técnica terapéutica o método terapéutico que tiende a favorecer, por el dominio del movimiento corporal, la relación y la comunicación que el niño va a establecer. (5) Cuando hablamos de psicomotricidad hacemos referencia al campo de conocimiento que pretende estudiar los elementos que intervienen en cualquier vivencia y movimiento, desde los procesos perceptivomotores hasta la representación simbólica, pasando por la organización corporal y la integración sucesiva de las coordenadas espaciotemporales de la actividad. En este sentido, entendemos por maduración psicomotriz el proceso global que implica el cuerpo y la mente y conduce a la persona a actuar frente a unas propuestas determinadas, mediante el dominio de su cuerpo, y la capacidad de estructurar el espacio durante un tiempo determinado. Este proceso involucra finalmente la globalidad en un proceso de interiorización y abstracción. Por lo tanto, es preciso un proceso vivencial y de experimentación a través del cuerpo. 6.2. Bases de la psicomotricidad 6.2.1. Esquema corporal Para Wallon (1970), es el resultado y la condición de las relaciones precisas entre el individuo y su medio. Para Boulch (1970), es una intuición de de conjunto o conocimiento inmediato que nosotros tenemos de nuestro cuerpo en estado estático o en movimiento en relación con sus diferentes partes y sobretodo, en relación con el espacio y los objetos que nos rodean. Pic y Vayer (1977), es la organización de las sensaciones previamente relativas a su propio cuerpo en relación con los datos del mundo exterior. En relativa, no es posible examinar la realidad del esquema corporal sin hacer referencia al cuerpo global, como unidad y totalidad. Se refiere a la institución global o conocimiento inmediato de nuestro propio cuerpo, sea en estado de reposo o en movimientos, en la interrelación de sus partes y sobre todo de su relación con el espacio y los objetos que nos rodean.
  13. 13. El nivel de maduración en la adquisición del esquema corporal coincide con la aparición de la función simbólica, que propicia en el niño el desarrollo de la imitación, el lenguaje, la actividad mental y la representación grafica. Todo ello permite que progresivamente el niño sea capaz de representar su propio cuerpo, las relaciones del mismo con el espacio, con los otros y con los objetos. 6.2.2. Conductas motrices de base Se refieren a conductas motrices que son más o menos instintivas. 6.2.2.1. Coordinación Se refiere a la organización en sinergias musculares. En los niños débiles los aspectos más evolucionados de la función motriz: coordinación manual, lenguaje, motricidad ocular, etc. No pueden ser desarrollados únicamente por la sola educación especifica, solamente el completo dominio del cuerpo puede suprimir la ansiedad habitual y el negativismo, disminuir las sincinesias y las contracturas y hacer aflorar con un control suficiente la confianza indispensable a la educación de esta de estas formas, las mas diferenciadas de la motricidad. En otros casos de inadaptación incluso si las correlaciones entre las posibilidades de coordinación psiquismo no son evidentes la educación de los elementos de base de la vida de relación (equilibrio, coordinación, sistemas de base) es un excelente medio para mejorar el control propio en efecto. Los ejercicios de coordinación dinámica son un medio entre otros de educar los automatismos y denominar las anarquías endocrinas neurovegetativas o motrices. Los ejercicios dinámicos globales juegan un importante papel en el mejoramiento de los mandos nerviosos y en el afinamiento de las sensaciones y percepciones. Lo que es educativo en el ejercicio neuromuscular no es cantidad de trabajo efectuado, ni la marca o record realizado, sino el control de si mismo obteniendo por la calidad del ejercicio solicitado, es decir por la precisión y la maestría de su ejecución. (1) El desarrollo de los movimientos, depende de la maduración y del tono, factores que se manifiestan concretamente por las sincinesias, o sea por el patrón postural.
  14. 14. La relajación global o parcial y los ejercicios de equilibrio contribuyen a la disminución de las sincinesias y a una mayor regulación tónica. En la ejecución motriz intervienen factores neurofisiológicos tales como soltura, torpeza, hipercontrol, regularidad, etc. Así como emocionales. Comodidad placer, rigidez, impulsividad, etc. El juego armonioso entre la coordinación y la disociación, nos indica la edad motriz del sujeto y nos informa sobre su maduración, topología, estado de ánimo y comportamiento. De acuerdo al desarrollo de la motricidad los movimientos se clasifican en: a) Movimientos locomotores o automatismos.- Son movimientos gruesos y elementales que ponen en función al cuerpo como totalidad, como por ejemplo caminar, gatear, arrastrarse. b) Coordinación dinámica.- Exige la capacidad de sincronizar los movimientos de diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo, saltos, brincos, marionetas. c) La disociación.- Es la posibilidad de mover voluntariamente una o más partes del cuerpo, mientras que por las otras permanecen inmóviles o ejecutan un movimiento diferente. Por ejemplo caminar sosteniendo con los brazos un plato con una piedra encima. d) Coordinación visomotriz.- Consiste en la acción de las manos u otra parte del cuerpo realizada en coordinación con los ojos. Esta coordinación se considera como un paso intermedio a la motricidad fina. 6.2.2.2. Motricidad fina Utiliza músculos pequeños, se enfoca en las manos y los movimientos del ojo, mano y pie. (5) Consiste en la posibilidad de manipular los objetos, sea con toda la mano, con movimientos más diferenciados utilizando ciertos dedos. Analizando la noción de habilidad del niño se precisa las características motrices del gesto correcto. En un gesto bien adaptado intervienen los siguientes factores: - La precisión ligada a la equilibración general y a la independencia muscular. - La posibilidad de repetir el mismo gesto sin pérdida de precisión. - La independencia derecha izquierda.
  15. 15. - La adaptación al esfuerzo muscular. - La adaptación sensoromotriz y la adaptación ideomotriz. La experiencia prueba que una educación psicomotriz bien llevada puede mejorar cada uno de los puntos analizados. 6.2.2.3. Motricidad gruesa Motricidad gruesa o global se refiere al control d elos movimientos musculares generales del cuerpo o también llamados en masa, estas llevan al niño desde la dependencia absoluta a desplazarse solos (control de cabeza, sentarse, girar sobre si mismo, gatear, mantenerse de pie, caminar, saltar, lanzar una pelota). El control motor grueso es un hito en el desarrollo del bebe, el cual puede refinar los movimientos descontrolados, aleatorios e involucrados a medida que su sistema neurológico madura 6.2.2.4. Equilibrio Parte de una actividad perceptiva, donde el niño se sostiene, se incorpora y se mantiene, en un inicio por periodos intermitentes, luego alcanzara la estabilidad y estructurara su equilibrio. La maduración del mismo se logra mediante un proceso que se inicia con las reacciones de enderezamiento. Con el desarrollo del equilibrio el niño aprende a relacionarse con la fuerza de gravedad, a tener consistencia inferior de la diferencia que hay entre los lados del cuerpo. (2) El equilibrio parte además de una actividad perceptiva que a su vez se divide en: - Percepción estática mediante la concentración de la mano o de la mirada, y se refiere al momento en que el niño logra una actividad manual dirigida y de la misma forma logra un seguimiento visual espontaneo y voluntario. - Percepción dinámica se refiere a la desconcentración o desplazamiento de las concentraciones. Surge también mediante reacciones estaticas y dinamicas dadas por impresiones periféricas que intervienen en la conservación y modificación del equilibrio corporal.
  16. 16. Un equilibrio correcto es la base primordial de toda coordinación dinámica general y de toda acción diferenciada de miembros superiores. 6.2.3. Conductas neuromotrices de base Las conductas neuromotrices de base están ligadas a la maduración del sistema nervioso central, se pueden presentar en paratonias, cinsinesias y lateralidad. - Paratonias: se presenta en problemas neurológicos que en vez de relajar se produce una contracción. Son movimientos rígidos involuntarios persistentes. - Cinsinesias: son movimientos involuntarios que acompañan a movimientos voluntarios, frecuente en la etapa infantil son “movimientos incontrolados” - Lateralidad: es la preferencia de utilizar un lado del cuerpo es la dominancia de un hemicuerpo ya sea izquierda o derecha. 6.2.3.1. Tono El niño en principio es hipertónico. A partir de los tres años, el tono se modifica y adquiere más consistencia, lo que da más agilidad a los miembros. Sirve de fondo sobre el cual surgen las contracciones musculares y los movimientos; por tanto es responsable de toda acción corporal y además es el factor que permite el equilibrio necesario para efectuar diferentes posiciones. 6.2.3.2. Lateralidad Es el predominio funcional de un lado del cuerpo determinado por la supremacía de un hemisferio sobre el otro en relación a una determinada función. () La ley céfalo caudal se refiere al dominio del cuerpo de arriba hacia abajo, es decir de la cabeza a los pies, en este orden: la cabeza, tronco, piernas, pies. La ley próximo distal, se refiere al dominio de las partes centrales del cuerpo hacia los externos. Estas leyes explican por qué el movimiento en un principio tosco, global, y brusco durante los primeros años, la realización de los movimientos precisos depende de la maduración neurológica. Dominancia lateral es la acentuación lateral en la estructura y función de órganos duplicados (ojo, mano, pie) que por su parte tiene relación con la lateralidad cerebral (dominancia cerebral) por eso todas las vivencias y la conducta de la persona parecen estar afectadas por la lateralidad.
  17. 17. Es una actividad particular que ocurre más frecuentemente en un lado del cuerpo que en el otro, o que tiene representación de un hemisferio cerebral por sobre el otro. Es también el predominio de un hemicuerpo determinado por la supremacía de un hemisferio cerebral sobre el otro con relación a determinada función. () 6.2.3.3. Causas para la formación de la lateralidad Las fuentes causales de la lateralidad son de origen fisiológico, psicológico y sociológico. - Fisiológico.- la fisiología destaca la disfunción cerebral mínima, ligada a determinadas localizaciones cerebrales. - Psicológicos.- Hace referencia a los trastornos emocionales asociados a dificultades de aprendizaje como la consecuencia de tales dificultades, poniendo el acento en los factores cognitivos y niveles madurativos de desarrollo. - Sociológicos.- el aspecto sociológico enfatiza en los aspectos familiares (déficit de estimulación tanto en lo sensorial, psicomotor, cognitivo y verbal), inadecuados métodos y materiales educativos, deficiencias curriculares y organizativas provocando muchas veces a una contrariación en el niño zurdo o viceversa. 6.2.4. Conducta perceptivomotrices El logro en los diversos tipos de actividades está basado en las conductas precedentes: organización neurológica correcta control del propio cuerpo y dominio de las coordinaciones motrices de base, pero asi mismo Las conductas perceptivomotrices ligadas a la conciencia y la memoria se manifiestan en tiempo y espacio. 6.2.4.1. Tiempo y Ritmo Es un ámbito abstracto, de carácter duracional, concebido en principio como ilimitado, continuo y unidireccional, en la referencia al cual se sitúan y se miden los sucesivos instantes que integran la experiencia humana de la realidad. 6.2.4.2. Elaboración del tiempo Se elaboran a través de movimientos que por su automatización introducen cierto orden temporal debido a la contracción muscular, esto implica la
  18. 18. regularización de los movimientos debido al ensayo o ejercitación de éstos, permitiendo adquirir ritmo al realizar el movimiento. El ritmo es innato en el ser humano, es la base indispensable en las nociones temporales y en la realización de diferentes actividades como: correr, saltar, rebotar, etc. Empieza en la etapa sensorio motriz y depende de factores ya conocidos: maduración, dialogo tónico, movimiento y acción. 6.2.4.3. Tiempo vivido Ligado al sueño y la vigilia, hambre y comida, al organismo y la acción concreta. 6.2.4.4. Tiempo de organización del tiempo Nociones de orden y duración, la comprensión de la sucesión cronológica de los acontecimientos su conservación y las relaciones que establecen, un hecho importante la percepción del cambio. 6.2.4.5. Ritmo interior Es orgánico, fisiológico, como la respiración, la marcha. 6.2.4.6. Ritmo exterior El día y la noche, los acontecimientos observados por la vida cotidiana. El ritmo participa en la elaboración de los movimientos, especialmente en la adquisición de los automatismos. 6.3. Tratamiento médico: En su conjunto, los tratamientos farmacológicos que hay que aplicar a los niños con Síndrome de Down no son distintos de los que precisa cualquier otro niño. Su tolerancia y efectividad no tienen porqué ser diferentes, aunque deben tenerse en cuenta dos excepciones potenciales: una superior reactogenicidad a los compuestos atropinícos consecuencia de una posible hipocolinergia, y una peor tolerancia a algunos quimioterápicos antineoplásicos. 6.3.1. Vacunación en el niño con Síndrome de Down. Los niños con Síndrome de Down deben recibir las vacunas del calentamiento de inmunizaciones sistemáticas de la infancia, por razones evidentes: - Vacuna de la hepatitis B.- Los niños Down que no se hayan vacunado en las primeras semanas o meses de vida deben hacerlo antes del inicio de su escolaridad:
  19. 19. se ha comprobado una prevalencia especialmente elevada de infección por el virus de la hepatitis B a partir del momento de su escolarización, y si la padecen, el estado del portador y su contagiosidad persiste en ellos durante más tiempo de lo habitual. - Vacuna antineumococica.- la predisposición de los niños Down a padecer infecciones del tracto respiratorio, especialmente durante la primera infancia, justifica el cumplimiento de todas las medidas preventivas posibles. La incidencia de otitis media ha sido considerada entre las más altas de cualquier población de riesgo; su recurrencia y la posible instauración de una hipoacusia influyen negativamente en los procesos de aprendizaje y expresión verbal. Las neumonías son relativamente frecuentes en un 30% de niños con Síndrome de Down. El demostrado papel causal del neumococo en estos y otros procesos infecciosos avala el interés de la administración de la vacuna antineumococica 7-valente a todos los niños pequeños con una trisonomia 21. - Vacuna antigripal.- su eficacia en personas con Sindrome de Down ha sido bien documentada. Por otra parte, en niños con el síndrome se han demostrado anomalías en la respuesta inmunitaria ante la infección por virus gripales. Está bien comprobado su papel favorecedor de sobreinfecciones bacterianas oticas o broncopulmonares. El valor preventivo de la vacunación antigripal sobre estas infecciones ha sido puesto de manifiesto por diversos estudios. Aparte de su indicación selectiva ante procesos que puedan sufrir los niños con Sindrome de Down (cardiopatías, bronconeumopatias recurrentes o prolongadas, etc), su aplicación debería extenderse a los lactantes mayores de 6 meses de edad y párvulos sanos, actuación tanto o más justificada por cuanto se está ya recomendando la vacunación universal anual de todos los niños de estas edades. 6.4. Adaptaciones curriculares: Aywiña- Asociacion de padres de niños con Down Aywiña que en idioma Aymara significa “caminando entre muchos” y “donde van todos”, es una asociación de padres madres, familiares y amigos de niños/as jóvenes y adultos con síndrome de Down, que tiene como propósito unir y apoyar a todas las familias de personas con síndrome de Down para ser cada vez más los que promuevan
  20. 20. la construcción de una sociedad boliviana más solidaria y justa, respetando las diferencias. Se formo hace 14 años debido a la falta de políticas gubernamentales para brindar un servicio especializado a niños que presentan el síndrome de Down y, además, de aceptar que dentro del entorno familiar existe una persona con problemas, un grupo de padres decidió formar una institución dedicada a brindar apoyo a niños, jóvenes y adultos que sufren esta alteración genética. El presidente de la Asociación Síndrome de Down Aywiña, Freddy Sanjinés, informo que la institución nació el 1 de mayo de 1997 con 15 padres que apoyan a sus hijos. Menciono que a los niños, jóvenes y adultos se les brinda asistencia psicoterapéutica, fisioterapia y una educación individualizada de acuerdo con el grado de su defecto, para que aprendan a leer, escribir, y hablar, a fin de que se integren a la sociedad. Además dijo que con los jóvenes se trabaja en el tema de la inclusión laboral, “se los capacita en cursos de panadería, chocolatería y manualidades para que generen sus propios ingresos y puedan mantenerse”. (4) 6.4.1. Objetivos - Apoyar, informar y asesorar a las familias de personas con síndrome de Down en todas las etapas de su vida. - Promover el desarrollo integran de niños, jóvenes y adultos con síndrome de Down, para impulsar procesos de inclusión social, educativa y laboral. - Coadyuvar en la promoción de la salud integral de bebés niños, jóvenes y adultos con Síndrome de Down. - Implementar procesos de inclusión educativa de niños y jóvenes con Síndrome de Down a las escuelas regulares a través de un sistema de acompañamiento educativo en todos los niveles del Sistema Educativo Plurinacional. - Consolidar la inclusión laboral de jóvenes y adultos con Síndrome de Down a través de procesos de capacitación y formación. - Informar y sensibilizar a la sociedad en su conjunto sobre la condición y los derechos de la persona con Síndrome de Down - Incidir en políticas públicas orientadas a promover la inclusión plena de personas con Síndrome de Down para el mejoramiento de su calidad de vida y ejercicio ciudadano.
  21. 21. Servicios que brinda: Carácter: ONG Tipo: Síndrome de Down Atención pediátrica Programas de apoyo a Fonoaudiología la salud: Fisioterapia Psicología Educación especial Integración educativa Estimulación temprana Escuela de padres Núcleo de capacitación e inclusión Programas de apoyo laboral. Servicios: psicopedagógico: Capacitación y acompañamiento laboral. Talleres laborales (carpintería, panadería cartonaje, chocolatería, reciclaje, servicio de catering) Centro cultural de ballet Programas de Taller de canto desarrollo cultural y Grupo de teatro deportivo: Deportes: natación, gimnasia, básquet, atletismo, etc. Programas sensibilización información difusión: de Charlas informativas Ferias dominicales y Programa de incidencia en políticas públicas.
  22. 22. Paciente realizando ejercicio
  23. 23. Paciente realizando ejercicio de equilibrio Paciente realizando ejercicios de coordinación (motricidad gruesa)
  24. 24. Paciente realizando ejercicios de lateralidades Desarrollando la motricidad fina
  25. 25. Bibliografías: 1. Hernández A. propuesta de comunicación educativa para padres de niños con Síndrome de Down. (Tesis de licenciatura) Madrid, España: Universidad Pedagógica Nacional. 2. Bolotti A., Caffaratto A., Fillippa S., Gil M., Sarmiento G. la integración de niños con Síndrome de Down, Un camino hacia la escuela inclusiva. Córdoba, Argentina: Editorial Brujas; 2005. 3. Siegfried M. Síndrome de Down: Hacia un futuro mejor. 2da edición, Barcelona, España: Masson; 2002. 4. Choque G. un niño Down recibe apoyo educativo. El diario. 2011 octubre 22 ayuda:1 5. Comellas J., perpinyá A. psicomotricidad en la educación infantil. Barcelona, España: CEAC educación infantil; 2003 6. Jimenez O. psicomotricidad teoría y programación. Madrid, España: editorial Escuela Española. 1997.

×