SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 4
Descargar para leer sin conexión
i tuviese que contar mi vida, empezaría hablando de Kanavka, el orfanato
                              donde me crié. No tengo ningún recuerdo anterior a aquel lugar, y prefiero
                              que así sea. Pues no debe ser agradable recordar como tus padres te
                              abandonan, muerto de frío en plena calle.
                              Kanavka hacía de orfanato, aunque antaño sirvió de hospital, durante la II



S
                              Guerra Mundial. Todavía conservaba las viejas camas, muebles y decoración
                              de aquella década. Un edificio gris que hacia juego con los continuos
                              nubarrones que ensombrecían el cielo de San Petersburgo.
                              En las pocas fotos que conservo, de aquella época, mi pelo es castaño, y mis
ojos de un tono ámbar muy particular. Resalta además en mi rostro una inocente sonrisa.
     Debo admitir que los años en el orfanato fueron bastante agradables. Los niños con los que crecía
eran alegres e inquietos. Correteábamos por los pasillos, nos hacíamos los valientes entrando al oscuro
cuarto de la caldera, nos perseguíamos unos a otros y echábamos carreras por el patio. Para ser una
infancia sin padres no me podía quejar. Aunque en el fondo, esos momentos no debieron de significar
mucho para mí, cuando ahora ni siquiera recuerdo un solo nombre, de todos aquellos chiquillos…
bueno, en realidad sí que recuerdo un nombre. Un nombre que jamás olvidaré. Lana.
     Entró en el orfanato cuando yo tenía catorce años. Recuerdo su llegada perfectamente: Era un frío y
lluvioso día de Febrero. El cielo, encapotado como de costumbre, azotaba los tejados con torrentes de
agua. Alguien golpeó la puerta bruscamente desde fuera. Rápidas e intranquilas, las monjas acudieron a
la llamada, los niños, curiosos, las seguimos. Al abrir la puerta, la madre Lilya cruzó el umbral jadeante,
empapada, con una niña acurrucada en sus brazos.
     La pequeña no tenía nombre, las monjas la llamaron Svetlana, significa luz. Pero la gente pronto
abrevió su nombre, llamándola Lana. Hasta donde ella recordaba, había estado mendigando por las
                                              calles, hasta que un coche la arrolló y le privó de las dos
                                              piernas. Con solo once años, sola y minusválida… tuvo suerte
                                              de ser encontrada por las monjas, antes de convertirse en
                                              comida para las ratas.
                                                  Aunque era una jovencita muy agradable y educada, su
                                              parálisis no le permitió hacer amigos. Era muy triste ver su
                                              mirada, cuando los demás críos jugaban en el patio,
                                              correteaban por los pasillos, o se escondían en los viejos
                                              arcones. A veces hasta se le escapaba una lágrima de
                                              abatimiento. Su minusvalía era permanente, ningún médico
                                              podía ayudarla, estaba condenada a estar en una silla de
ruedas el resto de su vida. Y lo peor de todo, es que ella lo sabía y no tenía ninguna esperanza de volver
a caminar.
     Quizá por ese motivo, desde que la conocí, dediqué todo mi tiempo a estar con ella, a hablar con ella
y a hacerla sonreír. Puede que por lástima, al menos es lo que yo pensaba por aquel entonces. No tarde
mucho en darme cuenta de que en realidad estaba enamorado de ella.
     Esa mirada atónita cuando yo le hablaba, con esos dos ojos que reflejaban luz hasta en la más
intensa oscuridad. Sus palabras, suaves, delicadas y aterciopeladas. Y su piel, sin duda lo que más me
gustaba de ella era su piel, una tez clara y cálida a la vez, que la hacían parecer una muñeca de
porcelana cuando dormía.
     Pasamos buenos momentos juntos. Leíamos libros, veíamos la televisión y antes de dormir
contábamos una historia de miedo. Aunque ella siempre se quejaba de mis historias, decía que después
no podía conciliar el sueño, y a ella le encantaba dormir. Un día le pregunté el motivo y desde entonces
no he podido olvidar su respuesta: “Me gusta soñar, en mis sueños en el único sitio donde puedo correr
y bailar.”
     Le encantaba el baile, las danzas de todo tipo; bailes de salón, deportivo, folclórico… cualquier
conversación sobre baile bastaba para iluminarle la cara. Aunque ella nunca pensó en bailar fuera de sus
sueños, aunque era solo una niña era consciente de la gravedad de su estado.

   A mis dieciséis años, la ley me obligaba a irme del orfanato y a buscarme yo mismo mi techo, mi
comida y mi dinero. Me despedí tristemente de Lana y prometí que la visitaría todas las veces que me
fuese posible. Encontré empleo más pronto de lo que esperaba. Todo gracias a una recomendación de la
madre Lilya. Me ofrecieron un trabajo a media jornada en la biblioteca Viktoria, organizando las
estanterías, ordenando y etiquetando libros. Dada mi situación, era un gran trabajo. Podía hasta
considerarme afortunado. No requería a penas de esfuerzo, y entre horas me podía leer los libros que
despertaran mi curiosidad.

    Los primeros meses viví con un compañero de trabajo, hasta que ahorré lo suficiente para alquilar mi
propio hogar. Un discreto apartamento en el mismo barrio Viktoria. Aunque el inmueble cargaba con
muchos años de antigüedad, la estructura era sólida y la iluminación no estaba nada mal.
    Los tres años siguientes de mi vida, los pasé entre libros y continuas vivistas al orfanato. Hasta que
llegó el día donde Lana alcanzó la mayoría de edad. Que fuese parapléjica no la excluía de la ley que
obligaba a los niños de su edad a salir del orfanato. Sentí una profunda lástima por ella, y un fuerte odio
hacia el maldito sistema ruso, que en el siglo XXI dejaba en la calle a una niña parapléjica, sin trabajo, sin
casa y sin dinero. Decidí hacerme cargo de ella y la llevé a vivir conmigo, aunque al principio ella se negó
rotundamente. Odiaba sentirse inútil.
    Al volver a convivir con ella, se avivó en mí un pesar que yacía dormido tres años desde entonces. La
empatía hacia Lana. Yo podía andar, correr, era libre de ir a donde me diese la gana sin depender de
nadie. Pero ella, no podía ir a ningún sitio sola, no podía bailar como la gente de esas películas que tanto
le gustaban, no podía ni alzarse más de lo que su brazo le permitiese.
    No conseguía sacarme ese pensamiento de la cabeza. La conocía mejor que nadie, su sonrisa
resignataria era para mí un tormento. Pero una mañana de niebla, en la biblioteca, mi destino cambió
para siempre. Encontré un libro especial. “La Simiente del Mundo”, hablaba sobre magia, pero de un
modo que jamás había oído hablar. Nada que ver con esos estúpidos trucos de cartas, adivinos
farsantes, o maleficios gitanos, era algo totalmente distinto.
    Sus páginas hablaban de un don. Un estigma mágico que seleccionaba a unos pocos agraciados,
permitiéndoles el acceso de la magia. ¿Tenía todo eso algo que ver con las historias y rumores que
hablaban sobre metahumanos?- me preguntaba. De ser así, debía tener extremo cuidado con que nadie
encontrase estos libros, y el doble de cuidado con ser descubierto estudiándolos.
    Esencia, conexión, palabras que despiertan a quienes nunca despertaron, ecos que resuenan en el
infinito, luces que rivalizan con el sol, sombras que caminan sin objeto, ciegos que ven, muertos que
viven… pero lo más increíble de todo no era el contenido, sino la lógica con la que todo era expuesto.
Una lógica tan cierta y aplastante, que me convenció de ello hasta lo más profundo de mi ser.
    Durante semanas leí y releí ese libro, hasta que mis ojos memorizaron sus frases. Después, busqué
símiles en la biblioteca, en todas y cada una de sus secciones, hasta en los libros que no estaban
expuestos. Finalmente encontré lo que buscaba: “Hay Magia como hay Aire”, “Secretos de lo
Desconocido”, “El Don Prohibido”. Pero el más fascinante de todos ellos, fue sin duda el llamado “Las
Raíces de la Creación”. Hablaba sobre la posibilidad de sanar heridas que ni la más avanzada medicina
podría sanar, ahora o en cientos de años. Rescaté aquellos libros de sus telarañas y me los llevé a casa.
    Hablé con Lana del asunto, ella se reía, pensaba que no era más que un libro de fantasía. Otra de mis
historias para arrancarle una sonrisa. Pero yo seguía convencido de que aquellas palabras eran ciertas.

    Estudie cada uno de los volúmenes durante meses, hasta conocer los entresijos de esa materia
oculta llamada Magia. Realicé experimentos con alimañas. Primero les amputaba un miembro, y luego
intentaba recomponerlo. Tarde mucho tiempo en obtener resultados visibles. Pero conforme iba
avanzando en mis experimentos, notaba como
mi poder aumentaba, una extraña sensación,
como si mi alma se ensanchara. Cabe añadir
además, que los efectos de trabajar con magia
no se apreciaban solo anímicamente. Mi
cuerpo también cambió: mis pupilas se volvían
cada vez más claras, al igual que mi cabello. Mi
piel se blanqueaba y mi cuerpo adelgazaba sin
razón biológica aparente.
    Y llegó el esperado día, el día en que
posiblemente mi sueño y el de Lana se harían
realidad. Estaba preparado, me sentía
motivado y listo. Sentía como la magia fluía por mis venas, podía incluso notar cómo me hacia cosquillas
en la palma de mis manos.
    -Confía en mí– tomé a la asustada Lana de la mano, y comencé a conjurar con palabras aquel hechizo
de curación. Inmediatamente, un destello verdoso brotó de sus piernas. La impresión me hizo
retroceder, no esperaba que ese conjuro reaccionase de un modo tan llamativo. Lana reprimió un grito
de angustia ante la extraña situación. Cuando me tranquilicé, me arrodillé ante ella y recogí su pie sobre
mis manos. Desnudé el pie y le insté calmadamente a que intentara mover la punta de sus dedos.
    Lentamente, y uno a uno, sus pequeños dedos comenzaron a moverse. Ella estaba alucinada,
boquiabierta, yo casi lloraba de la emoción.
    –Ahora, intenta levantarte- le dije, arrastrado por la fascinación de aquel milagro.
    Recelosa, Lana intentó incorporarse. El miedo la hizo retroceder un par de veces, hasta que al final se
alzo enhiesta ante mí. ¡Se había puesto de pié ella sola! ¡Estaba curada! Me invadió un sentimiento de
grandeza y alegría a la vez. Me sentía como un dios. Ella comenzó a llorar desconsoladamente, y se lanzó
sobre mí, abrazándome con gran fuerza. Me besó una y otra vez, sin detenerse ni para recuperar el
aliento. Era su forma de darme las gracias.

    En pocos días, mi querida Lana se acostumbró a caminar. Paseaba por el parque todos los días, se
apuntó a clases de baile, y me visitaba en el trabajo con notable frecuencia. Estaba rebosante de
felicidad, jamás la había visto tan feliz. Me sentía lleno de poder y júbilo. Había hecho realidad el sueño
de la persona a la que yo más quería.
    Ella siempre soñó con bailar. Los bailes de salón, la danza clásica, la fascinaban, desde siempre. En el
orfanato se quedaba embobada viendo la televisión, cuando salía una actuación de baile.
Tal era su alegría, tales eran sus ganas, que en muy poco tiempo se convirtió en la mejor bailarina de su
academia. Era asombroso ver como mejoraba día tras día. Sin duda tenía talento.
                                           Por una vez en nuestras vidas, éramos realmente felices.
                                       Nuestro barrio era de los más pobres y peligrosos de San
                                       Petersburgo, siempre con coches patrulla y ambulancias subiendo y
                                       bajando calles, pero no nos importaba. Tampoco nos
                                       preocupábamos por el dinero, tarde o temprano ella se convertiría
                                       en la mejor bailarina de Rusia, y no tendríamos que preocuparnos
                                       por ese asunto. La comida, aunque a veces faltaba, tampoco nos
                                       importaba, nos teníamos el uno a otro. Era mucho más de lo que yo
                                       podía soñar.
                                           Un año después, atrapado por nuestro edén particular, decidí
                                       llevar nuestra felicidad un paso más allá. Decidí pedirle matrimonio
                                       a Lana. Aunque éramos demasiado jóvenes, sentí en mis huesos que
                                       este era el mejor momento, la etapa perfecta de nuestras vidas para
                                       contraer matrimonio.
                                           Le compré un hermoso anillo dorado, con un zafiro incrustado.
                                       Me gasté todos mis ahorros, pero la situación lo merecía. La lleve
                                       una hermosa noche a un parque al que solíamos ir. Fue entonces
cuando le entregué la alianza. Y le expresé mi decisión. Ella rompió a llorar y me abrazó fuertemente.
Me dijo que ardía en deseos de casarse conmigo.
    Mientras hablábamos, un indeseable se plantó ante nosotros, y discretamente sacó una pistola de su
abrigo.
     – Dame ese anillo y todo saldrá bien.- me dijo, engatillándome con el arma.
    Yo no iba a permitir que semejante escoria estropease ese momento más de lo que ya lo había
estropeado, le amenacé con que se fuera o tendría serios problemas, pero me ignoró. Le insistí, pero
sólo conseguí que se pusiera más nervioso. Me abalancé contra él y durante el forcejeo disparó la
pistola. Dos corazones se rompieron esa noche: el de Lana, atravesado por la bala, y el mío… por su
muerte.
    Grité con todas mis fuerzas mientras la abrazaba, el maleante huyó aterrado ante mi cólera. En ese
instante noté como algo se apoderaba de mi alma… un profundo odio, una tristeza inaudita. Me
desmayé, no pude soportar tanto dolor. No podía ver como el amor de mi vida moría ante mis ojos.
    No quiero hablar de su funeral, no quiero ni recordar cómo lo pasé. De todos modos, aunque me
apeteciera hacerlo, no existen palabras para expresarlo.
    Pero si algo he aprendido de esta maldita vida mía, es que la esperanza no se pierde nunca. Volví a
mi abandonado despacho y rescaté los viejos y empolvados libros de magia. Si había logrado un milagro
en el paso, ¿por qué no iba a lograrlo ahora?
Busqué por todo el país, en todas las bibliotecas. Tenía que existir algo, una respuesta a mis
plegarias. Y al fin la encontré, el volumen que ansiaba, las palabras que me devolverían a mi amada
                                                             Lana, arrebatada de mis brazos de tan injusta
                                                             manera.
                                                                 “Nigromancia: El Arte Oculto” Eran las
                                                             palabras que encabezaban la portada de
                                                             aquel volumen negro.
                                                             Me especialicé en ese campo, el campo de la
                                                             nigromancia, estudiando entre desvelos los
                                                             mil y un enigmas que encerraban sus
                                                             sombrías páginas. La locura se apoderó de mí,
                                                             la tragedia de Lana me cambió
                                                             completamente. Nunca aceptaría su muerte,
                                                             nunca la dejaría marchar.
                                                                 Una noche, una hermosa voz en forma de
                                                             brisa acarició mi oído.
                                                                 –Seyren- me susurraba. Era ella, mi amada
                                                             Lana. La magia negra me otorgó el
                                                             maravilloso privilegio de poder hablar con los
                                                             difuntos.
                                                                 -Bailemos una vez más- añadió.
                                                             Cogí mi abrigo, y en mitad de la noche fui
                                                             hasta el estudio de danza, donde Lana recibía
                                                             sus clases. El silencio y la oscuridad le daban
                                                             un tono tétrico a aquel lugar. Los espejos
                                                             reflejaban formas invisibles, el ulular del
                                                             viento, atravesando las quebradas ventanas,
murmuraba palabras inaudibles. Podía sentir su presencia, sabía que Lana estaba allí conmigo, a mi lado.
Entonces, de un modo casi automático e inconsciente, comencé a formular un sortilegio. Mis palabras
revelaron una hermosa silueta femenina, brillante, como una estrella y trasparente, como la seda más
fina. Era ella, mi Lana, nunca me abandonó. Su cabello era blanco, su cuerpo imitaba vagamente un
color carnoso y sus ojos plateados brillaban en la sombra. Vestía uno de sus trajes de baile, convertida la
tela en niebla.
    Recogió grácilmente mis manos. Aunque no podía tocarlas, fingía que las sujetaba. Pude notar un
frío recorriendo mis muñecas. Yo hice lo mismo, la agarré aparentemente, dispuesto a iniciar un vals.
Entonces comenzamos a bailar, sin música, solos, en silencio. Pero eso daba igual, Lana estaba
sonriendo, mientras danzaba con sus pasos de gacela, una preciosa sonrisa yacía en su rostro. Por una
noche volví a ser feliz.
     Pero me niego a alimentarme de sueños. Menos aún cuando puedo conseguir mi propósito, puedo
recuperar a Lana, puedo abrazarla y besarla como antes. Solo necesito más poder. Viajaré y buscaré
donde sea necesario, haré cualquier cosa… todo por recuperarla.

   Te quiero, y haré cualquier cosa para que puedas ponerte ese anillo.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Lecturas complementarias de 7º año 8º año mayo (autoguardado)
Lecturas complementarias de 7º año  8º año mayo (autoguardado)Lecturas complementarias de 7º año  8º año mayo (autoguardado)
Lecturas complementarias de 7º año 8º año mayo (autoguardado)
Ivonne Tabilo
 
Infinito de R. Pfeiffer
Infinito de R. PfeifferInfinito de R. Pfeiffer
Infinito de R. Pfeiffer
Cruella Devil
 
5 sol de media noche
5  sol de media noche5  sol de media noche
5 sol de media noche
CUNOR
 
Chackrams para la eternidad de Ellie
Chackrams para la eternidad de EllieChackrams para la eternidad de Ellie
Chackrams para la eternidad de Ellie
Cruella Devil
 
Relatos Cortos De Miedo
Relatos Cortos De MiedoRelatos Cortos De Miedo
Relatos Cortos De Miedo
Laura Redondo
 
Lecturas recomendadas para la Navidad
Lecturas recomendadas para la  NavidadLecturas recomendadas para la  Navidad
Lecturas recomendadas para la Navidad
iesvcabeza
 
El.diario.de.ana.frank
El.diario.de.ana.frankEl.diario.de.ana.frank
El.diario.de.ana.frank
Ely Hatake
 

La actualidad más candente (20)

Narrar o medo
Narrar o medo Narrar o medo
Narrar o medo
 
Lecturas complementarias de 7º año 8º año mayo (autoguardado)
Lecturas complementarias de 7º año  8º año mayo (autoguardado)Lecturas complementarias de 7º año  8º año mayo (autoguardado)
Lecturas complementarias de 7º año 8º año mayo (autoguardado)
 
Las calaveras están por allí
Las calaveras están por allíLas calaveras están por allí
Las calaveras están por allí
 
Infinito de R. Pfeiffer
Infinito de R. PfeifferInfinito de R. Pfeiffer
Infinito de R. Pfeiffer
 
5 sol de media noche
5  sol de media noche5  sol de media noche
5 sol de media noche
 
Chackrams para la eternidad de Ellie
Chackrams para la eternidad de EllieChackrams para la eternidad de Ellie
Chackrams para la eternidad de Ellie
 
Sol de medianoche
Sol de medianocheSol de medianoche
Sol de medianoche
 
Dictados de 2º de ESO 2011 2012
Dictados de 2º de ESO 2011 2012Dictados de 2º de ESO 2011 2012
Dictados de 2º de ESO 2011 2012
 
Relatos Cortos De Miedo
Relatos Cortos De MiedoRelatos Cortos De Miedo
Relatos Cortos De Miedo
 
Súcubo
SúcuboSúcubo
Súcubo
 
OURIKA (1821) Claire de Duras
OURIKA (1821) Claire de DurasOURIKA (1821) Claire de Duras
OURIKA (1821) Claire de Duras
 
Lecturas recomendadas para la Navidad
Lecturas recomendadas para la  NavidadLecturas recomendadas para la  Navidad
Lecturas recomendadas para la Navidad
 
Historias de Halloween..6ºA SAFA Almería
Historias de Halloween..6ºA SAFA AlmeríaHistorias de Halloween..6ºA SAFA Almería
Historias de Halloween..6ºA SAFA Almería
 
Cuentos para hallowen 2013
Cuentos para hallowen 2013Cuentos para hallowen 2013
Cuentos para hallowen 2013
 
La muñeca reina
La muñeca reinaLa muñeca reina
La muñeca reina
 
La circunstancia adecuada
La circunstancia adecuadaLa circunstancia adecuada
La circunstancia adecuada
 
Dictados de 2º 2011 2012
Dictados de 2º 2011 2012Dictados de 2º 2011 2012
Dictados de 2º 2011 2012
 
Cuentos poco conocidos Vol. I
Cuentos poco conocidos Vol. ICuentos poco conocidos Vol. I
Cuentos poco conocidos Vol. I
 
La celda
La celda La celda
La celda
 
El.diario.de.ana.frank
El.diario.de.ana.frankEl.diario.de.ana.frank
El.diario.de.ana.frank
 

Similar a Si tuviese que contar mi vida a alguien2

Isabel Allende La sexualidad
Isabel Allende  La sexualidadIsabel Allende  La sexualidad
Isabel Allende La sexualidad
Mónica Sánchez
 
Isabel Allende
Isabel AllendeIsabel Allende
Isabel Allende
mirna_zoff
 
Isabel Allende y el sexo
Isabel Allende y el sexoIsabel Allende y el sexo
Isabel Allende y el sexo
RoThia
 
El sexo segun isabel allende
El sexo segun isabel allendeEl sexo segun isabel allende
El sexo segun isabel allende
cerokian
 
El Sexo Por Isabel Allende
El Sexo Por Isabel AllendeEl Sexo Por Isabel Allende
El Sexo Por Isabel Allende
Jaciara Souza
 
Los regalos-del-nino-jesus-llegan-por-caminos-extranos
Los regalos-del-nino-jesus-llegan-por-caminos-extranosLos regalos-del-nino-jesus-llegan-por-caminos-extranos
Los regalos-del-nino-jesus-llegan-por-caminos-extranos
Yoly Gómez
 

Similar a Si tuviese que contar mi vida a alguien2 (20)

Isabel Allende La sexualidad
Isabel Allende  La sexualidadIsabel Allende  La sexualidad
Isabel Allende La sexualidad
 
Isabel Allende Reflexiones Sexo
Isabel Allende Reflexiones SexoIsabel Allende Reflexiones Sexo
Isabel Allende Reflexiones Sexo
 
Isabel Allende
Isabel AllendeIsabel Allende
Isabel Allende
 
Isabel Allende y el sexo
Isabel Allende y el sexoIsabel Allende y el sexo
Isabel Allende y el sexo
 
El sexo segun isabel allende
El sexo segun isabel allendeEl sexo segun isabel allende
El sexo segun isabel allende
 
El sexo y yo
El sexo y yoEl sexo y yo
El sexo y yo
 
Suxestions veran 2020 sinopsis
Suxestions veran 2020 sinopsisSuxestions veran 2020 sinopsis
Suxestions veran 2020 sinopsis
 
EN PROCESO DE CONSTRUCCION
EN PROCESO DE CONSTRUCCIONEN PROCESO DE CONSTRUCCION
EN PROCESO DE CONSTRUCCION
 
Encanto isa muñiz 2018
Encanto isa muñiz 2018Encanto isa muñiz 2018
Encanto isa muñiz 2018
 
LA MARAÑA DE LOS CIEN HILOS (1976) Rosa Romá
LA MARAÑA DE LOS CIEN HILOS (1976) Rosa RomáLA MARAÑA DE LOS CIEN HILOS (1976) Rosa Romá
LA MARAÑA DE LOS CIEN HILOS (1976) Rosa Romá
 
La sacerdotisa del mar dion fortune
La sacerdotisa del mar   dion fortuneLa sacerdotisa del mar   dion fortune
La sacerdotisa del mar dion fortune
 
EL SEXO Y YO de Isabel Allende
EL SEXO Y YO de Isabel AllendeEL SEXO Y YO de Isabel Allende
EL SEXO Y YO de Isabel Allende
 
Poderosa
PoderosaPoderosa
Poderosa
 
El mundo es un pañuelo. Cuentos y relatos por Dante Amerisi.
El mundo es un pañuelo. Cuentos y relatos por Dante Amerisi.El mundo es un pañuelo. Cuentos y relatos por Dante Amerisi.
El mundo es un pañuelo. Cuentos y relatos por Dante Amerisi.
 
El Sexo Por Isabel Allende
El Sexo Por Isabel AllendeEl Sexo Por Isabel Allende
El Sexo Por Isabel Allende
 
NE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANO
NE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANONE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANO
NE ME QUITTÉ PÁS - RAFAEL BEJARANO
 
Los regalos-del-nino-jesus-llegan-por-caminos-extranos
Los regalos-del-nino-jesus-llegan-por-caminos-extranosLos regalos-del-nino-jesus-llegan-por-caminos-extranos
Los regalos-del-nino-jesus-llegan-por-caminos-extranos
 
Mi Otro Yo Viene De Otro - Rafael Bejarano
Mi Otro Yo Viene De Otro - Rafael BejaranoMi Otro Yo Viene De Otro - Rafael Bejarano
Mi Otro Yo Viene De Otro - Rafael Bejarano
 
Greenblatt, Stephen. - El giro [2012].pdf
Greenblatt, Stephen. - El giro [2012].pdfGreenblatt, Stephen. - El giro [2012].pdf
Greenblatt, Stephen. - El giro [2012].pdf
 
Concurso 2017 3
Concurso 2017 3Concurso 2017 3
Concurso 2017 3
 

Si tuviese que contar mi vida a alguien2

  • 1. i tuviese que contar mi vida, empezaría hablando de Kanavka, el orfanato donde me crié. No tengo ningún recuerdo anterior a aquel lugar, y prefiero que así sea. Pues no debe ser agradable recordar como tus padres te abandonan, muerto de frío en plena calle. Kanavka hacía de orfanato, aunque antaño sirvió de hospital, durante la II S Guerra Mundial. Todavía conservaba las viejas camas, muebles y decoración de aquella década. Un edificio gris que hacia juego con los continuos nubarrones que ensombrecían el cielo de San Petersburgo. En las pocas fotos que conservo, de aquella época, mi pelo es castaño, y mis ojos de un tono ámbar muy particular. Resalta además en mi rostro una inocente sonrisa. Debo admitir que los años en el orfanato fueron bastante agradables. Los niños con los que crecía eran alegres e inquietos. Correteábamos por los pasillos, nos hacíamos los valientes entrando al oscuro cuarto de la caldera, nos perseguíamos unos a otros y echábamos carreras por el patio. Para ser una infancia sin padres no me podía quejar. Aunque en el fondo, esos momentos no debieron de significar mucho para mí, cuando ahora ni siquiera recuerdo un solo nombre, de todos aquellos chiquillos… bueno, en realidad sí que recuerdo un nombre. Un nombre que jamás olvidaré. Lana. Entró en el orfanato cuando yo tenía catorce años. Recuerdo su llegada perfectamente: Era un frío y lluvioso día de Febrero. El cielo, encapotado como de costumbre, azotaba los tejados con torrentes de agua. Alguien golpeó la puerta bruscamente desde fuera. Rápidas e intranquilas, las monjas acudieron a la llamada, los niños, curiosos, las seguimos. Al abrir la puerta, la madre Lilya cruzó el umbral jadeante, empapada, con una niña acurrucada en sus brazos. La pequeña no tenía nombre, las monjas la llamaron Svetlana, significa luz. Pero la gente pronto abrevió su nombre, llamándola Lana. Hasta donde ella recordaba, había estado mendigando por las calles, hasta que un coche la arrolló y le privó de las dos piernas. Con solo once años, sola y minusválida… tuvo suerte de ser encontrada por las monjas, antes de convertirse en comida para las ratas. Aunque era una jovencita muy agradable y educada, su parálisis no le permitió hacer amigos. Era muy triste ver su mirada, cuando los demás críos jugaban en el patio, correteaban por los pasillos, o se escondían en los viejos arcones. A veces hasta se le escapaba una lágrima de abatimiento. Su minusvalía era permanente, ningún médico podía ayudarla, estaba condenada a estar en una silla de ruedas el resto de su vida. Y lo peor de todo, es que ella lo sabía y no tenía ninguna esperanza de volver a caminar. Quizá por ese motivo, desde que la conocí, dediqué todo mi tiempo a estar con ella, a hablar con ella y a hacerla sonreír. Puede que por lástima, al menos es lo que yo pensaba por aquel entonces. No tarde mucho en darme cuenta de que en realidad estaba enamorado de ella. Esa mirada atónita cuando yo le hablaba, con esos dos ojos que reflejaban luz hasta en la más intensa oscuridad. Sus palabras, suaves, delicadas y aterciopeladas. Y su piel, sin duda lo que más me gustaba de ella era su piel, una tez clara y cálida a la vez, que la hacían parecer una muñeca de porcelana cuando dormía. Pasamos buenos momentos juntos. Leíamos libros, veíamos la televisión y antes de dormir contábamos una historia de miedo. Aunque ella siempre se quejaba de mis historias, decía que después no podía conciliar el sueño, y a ella le encantaba dormir. Un día le pregunté el motivo y desde entonces no he podido olvidar su respuesta: “Me gusta soñar, en mis sueños en el único sitio donde puedo correr y bailar.” Le encantaba el baile, las danzas de todo tipo; bailes de salón, deportivo, folclórico… cualquier conversación sobre baile bastaba para iluminarle la cara. Aunque ella nunca pensó en bailar fuera de sus sueños, aunque era solo una niña era consciente de la gravedad de su estado. A mis dieciséis años, la ley me obligaba a irme del orfanato y a buscarme yo mismo mi techo, mi comida y mi dinero. Me despedí tristemente de Lana y prometí que la visitaría todas las veces que me fuese posible. Encontré empleo más pronto de lo que esperaba. Todo gracias a una recomendación de la madre Lilya. Me ofrecieron un trabajo a media jornada en la biblioteca Viktoria, organizando las estanterías, ordenando y etiquetando libros. Dada mi situación, era un gran trabajo. Podía hasta
  • 2. considerarme afortunado. No requería a penas de esfuerzo, y entre horas me podía leer los libros que despertaran mi curiosidad. Los primeros meses viví con un compañero de trabajo, hasta que ahorré lo suficiente para alquilar mi propio hogar. Un discreto apartamento en el mismo barrio Viktoria. Aunque el inmueble cargaba con muchos años de antigüedad, la estructura era sólida y la iluminación no estaba nada mal. Los tres años siguientes de mi vida, los pasé entre libros y continuas vivistas al orfanato. Hasta que llegó el día donde Lana alcanzó la mayoría de edad. Que fuese parapléjica no la excluía de la ley que obligaba a los niños de su edad a salir del orfanato. Sentí una profunda lástima por ella, y un fuerte odio hacia el maldito sistema ruso, que en el siglo XXI dejaba en la calle a una niña parapléjica, sin trabajo, sin casa y sin dinero. Decidí hacerme cargo de ella y la llevé a vivir conmigo, aunque al principio ella se negó rotundamente. Odiaba sentirse inútil. Al volver a convivir con ella, se avivó en mí un pesar que yacía dormido tres años desde entonces. La empatía hacia Lana. Yo podía andar, correr, era libre de ir a donde me diese la gana sin depender de nadie. Pero ella, no podía ir a ningún sitio sola, no podía bailar como la gente de esas películas que tanto le gustaban, no podía ni alzarse más de lo que su brazo le permitiese. No conseguía sacarme ese pensamiento de la cabeza. La conocía mejor que nadie, su sonrisa resignataria era para mí un tormento. Pero una mañana de niebla, en la biblioteca, mi destino cambió para siempre. Encontré un libro especial. “La Simiente del Mundo”, hablaba sobre magia, pero de un modo que jamás había oído hablar. Nada que ver con esos estúpidos trucos de cartas, adivinos farsantes, o maleficios gitanos, era algo totalmente distinto. Sus páginas hablaban de un don. Un estigma mágico que seleccionaba a unos pocos agraciados, permitiéndoles el acceso de la magia. ¿Tenía todo eso algo que ver con las historias y rumores que hablaban sobre metahumanos?- me preguntaba. De ser así, debía tener extremo cuidado con que nadie encontrase estos libros, y el doble de cuidado con ser descubierto estudiándolos. Esencia, conexión, palabras que despiertan a quienes nunca despertaron, ecos que resuenan en el infinito, luces que rivalizan con el sol, sombras que caminan sin objeto, ciegos que ven, muertos que viven… pero lo más increíble de todo no era el contenido, sino la lógica con la que todo era expuesto. Una lógica tan cierta y aplastante, que me convenció de ello hasta lo más profundo de mi ser. Durante semanas leí y releí ese libro, hasta que mis ojos memorizaron sus frases. Después, busqué símiles en la biblioteca, en todas y cada una de sus secciones, hasta en los libros que no estaban expuestos. Finalmente encontré lo que buscaba: “Hay Magia como hay Aire”, “Secretos de lo Desconocido”, “El Don Prohibido”. Pero el más fascinante de todos ellos, fue sin duda el llamado “Las Raíces de la Creación”. Hablaba sobre la posibilidad de sanar heridas que ni la más avanzada medicina podría sanar, ahora o en cientos de años. Rescaté aquellos libros de sus telarañas y me los llevé a casa. Hablé con Lana del asunto, ella se reía, pensaba que no era más que un libro de fantasía. Otra de mis historias para arrancarle una sonrisa. Pero yo seguía convencido de que aquellas palabras eran ciertas. Estudie cada uno de los volúmenes durante meses, hasta conocer los entresijos de esa materia oculta llamada Magia. Realicé experimentos con alimañas. Primero les amputaba un miembro, y luego intentaba recomponerlo. Tarde mucho tiempo en obtener resultados visibles. Pero conforme iba avanzando en mis experimentos, notaba como mi poder aumentaba, una extraña sensación, como si mi alma se ensanchara. Cabe añadir además, que los efectos de trabajar con magia no se apreciaban solo anímicamente. Mi cuerpo también cambió: mis pupilas se volvían cada vez más claras, al igual que mi cabello. Mi piel se blanqueaba y mi cuerpo adelgazaba sin razón biológica aparente. Y llegó el esperado día, el día en que posiblemente mi sueño y el de Lana se harían realidad. Estaba preparado, me sentía motivado y listo. Sentía como la magia fluía por mis venas, podía incluso notar cómo me hacia cosquillas en la palma de mis manos. -Confía en mí– tomé a la asustada Lana de la mano, y comencé a conjurar con palabras aquel hechizo de curación. Inmediatamente, un destello verdoso brotó de sus piernas. La impresión me hizo
  • 3. retroceder, no esperaba que ese conjuro reaccionase de un modo tan llamativo. Lana reprimió un grito de angustia ante la extraña situación. Cuando me tranquilicé, me arrodillé ante ella y recogí su pie sobre mis manos. Desnudé el pie y le insté calmadamente a que intentara mover la punta de sus dedos. Lentamente, y uno a uno, sus pequeños dedos comenzaron a moverse. Ella estaba alucinada, boquiabierta, yo casi lloraba de la emoción. –Ahora, intenta levantarte- le dije, arrastrado por la fascinación de aquel milagro. Recelosa, Lana intentó incorporarse. El miedo la hizo retroceder un par de veces, hasta que al final se alzo enhiesta ante mí. ¡Se había puesto de pié ella sola! ¡Estaba curada! Me invadió un sentimiento de grandeza y alegría a la vez. Me sentía como un dios. Ella comenzó a llorar desconsoladamente, y se lanzó sobre mí, abrazándome con gran fuerza. Me besó una y otra vez, sin detenerse ni para recuperar el aliento. Era su forma de darme las gracias. En pocos días, mi querida Lana se acostumbró a caminar. Paseaba por el parque todos los días, se apuntó a clases de baile, y me visitaba en el trabajo con notable frecuencia. Estaba rebosante de felicidad, jamás la había visto tan feliz. Me sentía lleno de poder y júbilo. Había hecho realidad el sueño de la persona a la que yo más quería. Ella siempre soñó con bailar. Los bailes de salón, la danza clásica, la fascinaban, desde siempre. En el orfanato se quedaba embobada viendo la televisión, cuando salía una actuación de baile. Tal era su alegría, tales eran sus ganas, que en muy poco tiempo se convirtió en la mejor bailarina de su academia. Era asombroso ver como mejoraba día tras día. Sin duda tenía talento. Por una vez en nuestras vidas, éramos realmente felices. Nuestro barrio era de los más pobres y peligrosos de San Petersburgo, siempre con coches patrulla y ambulancias subiendo y bajando calles, pero no nos importaba. Tampoco nos preocupábamos por el dinero, tarde o temprano ella se convertiría en la mejor bailarina de Rusia, y no tendríamos que preocuparnos por ese asunto. La comida, aunque a veces faltaba, tampoco nos importaba, nos teníamos el uno a otro. Era mucho más de lo que yo podía soñar. Un año después, atrapado por nuestro edén particular, decidí llevar nuestra felicidad un paso más allá. Decidí pedirle matrimonio a Lana. Aunque éramos demasiado jóvenes, sentí en mis huesos que este era el mejor momento, la etapa perfecta de nuestras vidas para contraer matrimonio. Le compré un hermoso anillo dorado, con un zafiro incrustado. Me gasté todos mis ahorros, pero la situación lo merecía. La lleve una hermosa noche a un parque al que solíamos ir. Fue entonces cuando le entregué la alianza. Y le expresé mi decisión. Ella rompió a llorar y me abrazó fuertemente. Me dijo que ardía en deseos de casarse conmigo. Mientras hablábamos, un indeseable se plantó ante nosotros, y discretamente sacó una pistola de su abrigo. – Dame ese anillo y todo saldrá bien.- me dijo, engatillándome con el arma. Yo no iba a permitir que semejante escoria estropease ese momento más de lo que ya lo había estropeado, le amenacé con que se fuera o tendría serios problemas, pero me ignoró. Le insistí, pero sólo conseguí que se pusiera más nervioso. Me abalancé contra él y durante el forcejeo disparó la pistola. Dos corazones se rompieron esa noche: el de Lana, atravesado por la bala, y el mío… por su muerte. Grité con todas mis fuerzas mientras la abrazaba, el maleante huyó aterrado ante mi cólera. En ese instante noté como algo se apoderaba de mi alma… un profundo odio, una tristeza inaudita. Me desmayé, no pude soportar tanto dolor. No podía ver como el amor de mi vida moría ante mis ojos. No quiero hablar de su funeral, no quiero ni recordar cómo lo pasé. De todos modos, aunque me apeteciera hacerlo, no existen palabras para expresarlo. Pero si algo he aprendido de esta maldita vida mía, es que la esperanza no se pierde nunca. Volví a mi abandonado despacho y rescaté los viejos y empolvados libros de magia. Si había logrado un milagro en el paso, ¿por qué no iba a lograrlo ahora?
  • 4. Busqué por todo el país, en todas las bibliotecas. Tenía que existir algo, una respuesta a mis plegarias. Y al fin la encontré, el volumen que ansiaba, las palabras que me devolverían a mi amada Lana, arrebatada de mis brazos de tan injusta manera. “Nigromancia: El Arte Oculto” Eran las palabras que encabezaban la portada de aquel volumen negro. Me especialicé en ese campo, el campo de la nigromancia, estudiando entre desvelos los mil y un enigmas que encerraban sus sombrías páginas. La locura se apoderó de mí, la tragedia de Lana me cambió completamente. Nunca aceptaría su muerte, nunca la dejaría marchar. Una noche, una hermosa voz en forma de brisa acarició mi oído. –Seyren- me susurraba. Era ella, mi amada Lana. La magia negra me otorgó el maravilloso privilegio de poder hablar con los difuntos. -Bailemos una vez más- añadió. Cogí mi abrigo, y en mitad de la noche fui hasta el estudio de danza, donde Lana recibía sus clases. El silencio y la oscuridad le daban un tono tétrico a aquel lugar. Los espejos reflejaban formas invisibles, el ulular del viento, atravesando las quebradas ventanas, murmuraba palabras inaudibles. Podía sentir su presencia, sabía que Lana estaba allí conmigo, a mi lado. Entonces, de un modo casi automático e inconsciente, comencé a formular un sortilegio. Mis palabras revelaron una hermosa silueta femenina, brillante, como una estrella y trasparente, como la seda más fina. Era ella, mi Lana, nunca me abandonó. Su cabello era blanco, su cuerpo imitaba vagamente un color carnoso y sus ojos plateados brillaban en la sombra. Vestía uno de sus trajes de baile, convertida la tela en niebla. Recogió grácilmente mis manos. Aunque no podía tocarlas, fingía que las sujetaba. Pude notar un frío recorriendo mis muñecas. Yo hice lo mismo, la agarré aparentemente, dispuesto a iniciar un vals. Entonces comenzamos a bailar, sin música, solos, en silencio. Pero eso daba igual, Lana estaba sonriendo, mientras danzaba con sus pasos de gacela, una preciosa sonrisa yacía en su rostro. Por una noche volví a ser feliz. Pero me niego a alimentarme de sueños. Menos aún cuando puedo conseguir mi propósito, puedo recuperar a Lana, puedo abrazarla y besarla como antes. Solo necesito más poder. Viajaré y buscaré donde sea necesario, haré cualquier cosa… todo por recuperarla. Te quiero, y haré cualquier cosa para que puedas ponerte ese anillo.