Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

FENÓMENOS Y OBJETOS TRANSICIONALES

53.079 visualizaciones

Publicado el

FENÓMENOS Y OBJETOS TRANSICIONALES

  1. 1. Fenómenos y objetos transicionales Psic. Yolanda Dávia
  2. 2. Introducción <ul><li>Es bien sabido que en niños pequeños se puede observar un chupeteo de puños y dedos, que posteriormente puede pasar a ser un chupeteo de una manta o de algún muñeco de trapo o felpa. Winnicott explica y reviste de importancia este tema, dando paso a los conceptos de fenómenos y objetos transicionales. </li></ul>
  3. 3. Introducción <ul><li>Este autor, retoma a Freud y menciona que la succión es autoerótica y en ella se estimula la zona erógena oral. </li></ul><ul><li>Pasado este primer momento, viene un segundo momento que es cuando el pequeño comienza a interesarse por muñecos o mantas. </li></ul>
  4. 4. Ilusión - Desilusión <ul><li>El paso de un momento a otro Winnicott lo explica mediante su postulado de Ilusión-desilusión. </li></ul><ul><li>Una madre “suficientemente buena” es aquella que en un inicio se adapta a las necesidades del bebé. La mamá proporciona al pequeño la ilusión de que existe una realidad exterior que corresponde a la necesidad de crear del propio pequeño. </li></ul>
  5. 5. Ilusión - Desilusión <ul><li>El niño, por tanto, percibe el pecho materno sólo en la medida en que este podría ser creado allí mismo y en ese preciso instante, de manera omnipotente por el pequeño. Es por ello que la idea de intercambio se basaría en una ilusión. </li></ul>Bebé Mamá Ilusión
  6. 6. Ilusión - Desilusión <ul><li>La madre, poco a poco va desilusionando o frustrando al pequeño; el niño lo puede tolerar empezando a experimentar que la frustración tiene un límite temporal, así como debido a que ha empezado la actividad mental y porque utiliza la satisfacción autoerótica, pero también porque se ha dado forma a una zona de la ilusión. </li></ul>
  7. 7. Espacio Transicional <ul><li>Esta zona es una zona neutral e intermedia entre la subjetividad y la objetividad, necesaria para el inicio de una relación entre el niño y el mundo exterior y se da gracias a un buen maternaje. </li></ul><ul><li>A esta zona de experiencias no disputadas se le llama espacio transicional y en él se dan los fenómenos y objetos transicionales. </li></ul>Bebé Mamá Obj. Trans.
  8. 8. Objeto Transicional <ul><li>El objeto transicional es la primera posesión “no-yo” del pequeño. El objeto transicional representa el pecho materno, o el objeto de la primera relación. Por ello el objeto transicional puede cobrar más importancia que la madre, pero a la vez incluye a la misma. </li></ul><ul><li>Por otra parte, es anterior al establecimiento de la prueba de realidad y en él se advierte el paso del dominio omnipotente y mágico al dominio por manipulación, lo cual implica un erotismo muscular y el placer de la coordinación. </li></ul><ul><li>Los objetos y fenómenos transicionales se pueden instaurar a los cuatro, seis, ocho o doce meses y perdurar a lo largo de la niñez. </li></ul>
  9. 9. Objeto Transicional <ul><li>El objeto transicional debe de tener ciertas cualidades: </li></ul><ul><li>. Es algo concreto </li></ul><ul><li>. El niño lo elige, no se le impone. </li></ul><ul><li>. Debe sobrevivir al amor y al odio </li></ul><ul><li>. Debe ser suave, dar la sensación de calidez, de movimiento, de que tiene vida propia. </li></ul><ul><li>. “Protege” al niño. </li></ul><ul><li>. Generalmente es uno y difícilmente sustituible y por ello no debe cambiar, a menos que el propio niño sea quien lo haga. </li></ul><ul><li>. Tiene que tener continuidad; si se lava, para el niño, ya no es el mismo objeto. </li></ul><ul><li>. No hay duelo por este objeto, sino que va quedando relegado en el olvido. </li></ul>
  10. 10. Fenómenos transicionales <ul><li>Este conjunto de conductas, tales como el bebé jugando con saliva o balbuceando para dormirse, se dan en el espacio transicional. De igual manera, las circunstancias que rodean al objeto transicional, como el hecho de acariciarlo, de realizar sonidos al acunarlo, de abrazarlo o de chuparlo, es lo que también se denomina como fenómenos transicionales. </li></ul>
  11. 11. Relación del objeto y el espacio transicionales con el simbolismo <ul><li>El objeto transicional es un precursor simbólico; el uso de dicho objeto es lo que permite la transición de los totalmente subjetivo a lo objetivo, dando cabida los procesos de diferenciación y semejanza. </li></ul><ul><li>Posteriormente ya no habrá un objeto como tal, pero queda esa zona intermedia, y es en esa zona donde se da el juego, la creatividad, el aprendizaje, el arte, la cultura y la religión. </li></ul><ul><li>Retomando lo anterior es también la zona donde se puede ubicar al psicoanálisis y también al psicodrama. </li></ul>
  12. 12. Sintomatología relacionada con el objeto transicional <ul><li>Se niega la separación, se dificulta la simbolización </li></ul><ul><li>. Adicciones </li></ul><ul><li>. Fetichismo </li></ul><ul><li>. Consumismo </li></ul><ul><li>. Mentiras </li></ul><ul><li>. Robos </li></ul><ul><li>.Tendencia a la actuación </li></ul><ul><li>. Búsqueda de satisfacción inmediata y no posibilidad de sublimación </li></ul><ul><li>. Dificultad para estar a solas </li></ul>
  13. 13. Conclusiones <ul><li>. Los fenómenos y objetos transicionales son susceptibles a ser observados y, de alguna manera, corroborados. </li></ul><ul><li>. Se destaca en el tema la importancia de la relación madre e hijo. </li></ul><ul><li>. Se le relaciona de manera importante con la simbolización y se destaca al espacio transicional como zona de creación. </li></ul>
  14. 14. Bibliografía <ul><li>. Abadi, Sonia. “El origen temprano de las patologías adictivas” </li></ul><ul><li>. Araya, Patricio. Ponencia sobre psicodrama, Noviembre 2002. </li></ul><ul><li>.Winnicott, Donald. “Objetos y fençomenos transicionales”, 1951. </li></ul>

×