Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
Qué es el sur
sino la más espontánea expresión de la distancia.
Distancia infinita inundada de un silencio
de voces ancestr...
Por Volcanes, flora y fauna
Es reconocida mundial.
Payunia malargüina
Patrimonio cultural.
El Carapacho, el Matrú
El Liso e...
Los aires de Payunia
me hablan al oído,
me cuentan muchas cosas
cuando estoy dormido.
La brisa me cuenta
que hay muchos an...
La tierra velará su patrimonio
hasta que la humanidad
desvele su atención
del insomnio apetrolado de verdad.
Y al ver la e...
Ahora estoy aquí sentado
Con mi vista asombrado
A los pies de los volcanes
Que me miran con ternura.
Ahora estoy aquí sent...
Miro la montaña
sus bordes altos
como sus volcanes
conectados Payún y Payen.
Miro la montaña
la Payunia Hermosa
cuidando a...
La Payunia es un lugar precioso
sus amaneceres son hermosos
hermosa, es su flora y fauna.
Cuando amanecen se reflejan
los ca...
Kimey
Malargüe Volcánico... Malargüe Mineral...Malargüe Volcánico... Malargüe Mineral...
En las profundas entrañas de la t...
Payunia Patrimonio...Payunia Patrimonio...
¡Amigo, viste que
Payunia va a ser
Patrimonio Mundial...!
¡Si.. y hay que
votar...
Payunia Patrimonio...Payunia Patrimonio...
¡¡VIVA PAYUNIA..!!
¡Y así Payunia fue
elegida Patrimonio
Mundial!
¡Siiii, con t...
Payunia... El Viaje Inolvidable...Payunia... El Viaje Inolvidable...
Lihue
(Vida)
¡Hola! Mailen
¿has ido a Payunia?
Si, en...
É
rase una vez un niño llamado Nahuel, que vivía en Malargüe, le
gustaba ir con su padre a cazar animales a Payunia, una n...
C
uenta una leyenda en un tiempo anterior a toda historia cronológica
conocida, que en el territorio de Malal–hue habitaba...
Pero una joven de la comunidad, quien por alguna razón desconocida
no había sido afectada por los hechizos del sueño, vio ...
E
l viernes pasado con la escuela nos fuimos a Malargüe salimos de
la escuela como a las 11 de la mañana. El viaje fue div...
M
alargüe, octubre de 2015. En el viaje a Malargüe,
que realizamos un poco tarde por la tardanza del
micro, pudimos conoce...
M
i nombre es Juan Octavio Forquera, nacido en Malargüe. Realice
mis pocos estudios en la Escuela Gendarme Argentino, hast...
H
abía una vez un guanaco que se encontraba caminando por
Payunia con su pequeña hija, disfrutando del bello paisaje
de co...
S
e ve que los antepasados están contentos con el trabajo que están
haciendo!…” fue el comentario que hizo la señora Adeli...
El mejor Recuerdo del Sur...El mejor Recuerdo del Sur...
S
upe tener en la facultad, en 2º año del profesorado de Geografí...
Claudio Javier Reinoso
El mejor Recuerdo del Sur...El mejor Recuerdo del Sur...
Esa vez como estudiante. Luego volví a Mal...
Titanes de Payunia...Titanes de Payunia...
O
chocientos hombres se enfrentaron por el amor de la bella y
encantadora Llanc...
Titanes de Payunia...Titanes de Payunia...
Las horas corrieron lentas, como aprisionadas a las fuerzas de las cadenas
que ...
Titanes de Payunia...Titanes de Payunia...
Al amanecer toda la tribu ya sabía que Payún Matrú estaba de regreso.
Llancanel...
Titanes de Payunia...Titanes de Payunia...
Ante el clima caluroso del dios, la tierra perdió su fertilidad y desde
entonce...
El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia...
E
ra un día soleado, ideal para visitar la Reserva de la Payunia,...
El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia...
La tarde empezó a caer y un viento leve se hizo sentir. Habían ll...
El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia...
El paisano sin turbación alguna, bajó de su caballo, prendió fueg...
El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia...
Cada uno se fue a su carpa, pensativo, pero contento… habían teni...
El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia...
- Aquí no llegó más que la ceniza, todo se oscureció como si fuer...
Rogelio Aguilera
(Docente del Programa Ciencias Sociales de la D.G.E
Asistente a Talleres de la Matancilla y El Cortaderal...
Equipo Plan Estratégico Malargüe
(Cristina Bravo - Julieta Martínez - Andrea Iturbe - Daniela Rodríguez -
Paola Jaque - No...
Payunia en letras
Payunia en letras
Payunia en letras
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Payunia en letras

1.139 visualizaciones

Publicado el

Revista digital con contenido específico de Payunia.

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Payunia en letras

  1. 1. Qué es el sur sino la más espontánea expresión de la distancia. Distancia infinita inundada de un silencio de voces ancestrales qué murmuran a través del viento historias de piedra y sal. Mundo de contrastes multicolor, de formas elementales qué completan el universo Payunia. Mundo universo, de rostros originarios, primeros que añoran un futuro y sueñan su pasado manso comunitario y recíproco. Qué es el sur sino la más grata oportunidad de reencuentro entre la naturaleza y el hombre y la inmensa oportunidad de comenzar de nuevo unidos en hermandad sin condiciones. La gran barba ancestral del pueblo Mapuche " Payún Matru" cobijo eterno de secretos milenarios que se extiende más allá de cualquier límite o mirar. Sólo el profundo cielo qué lo contempla puede hablar su idioma, pronunciar sus nombres, proclamar desde su índice Sur al mismísimo tiempo qué lo transcurre. Poema...Poema... Rogelio Aguilera 2
  2. 2. Por Volcanes, flora y fauna Es reconocida mundial. Payunia malargüina Patrimonio cultural. El Carapacho, el Matrú El Liso está mirando Son paisajes malargüinos Que el mundo está nombrando. Nuestra escuela está muy cerca De éste hermoso lugar, Es por eso que a uno de ellos Queremos apadrinar. Al límite con La Pampa Está nuestra escuela rural. El pueblo, Agua Escondida, Lo decimos con honor Que nuestra escuelita gaucha Es la “Cristo Redentor”. Roque Urrutia “Todos por Payunia 2013” A mi Payunia...A mi Payunia... 3
  3. 3. Los aires de Payunia me hablan al oído, me cuentan muchas cosas cuando estoy dormido. La brisa me cuenta que hay muchos animales, los muy pícaros se ocultan detrás de los volcanes. La ranita de cuatro ojos juega entre el coirón y la melosa, mientras yo escucho y pienso. ¡Qué Payunia más hermosa! No le temo a los volcanes, ya que muy bellos son; sus colores son tan lindos que me late el corazón. Los aires de Payunia fríos y cálidos me llegan, y mis pulmones, de límpido aire, se llenan. Por su hermosura y belleza, Por su atractivo natural Todos los malargüinos pedimos: Sea elegida, Patrimonio Mundial. Alumnos 3° Grado A, B y C “Todos por Payunia 2013” Los Aires de Payunia...Los Aires de Payunia... 4
  4. 4. La tierra velará su patrimonio hasta que la humanidad desvele su atención del insomnio apetrolado de verdad. Y al ver la edad de su pasado en la ceniza bostece toda prisa ayunado en tradición. Hasta que la humanidad baje al calor que duerme en la raíz; Luego, será feliz Llorando hasta la risa Por haber soñado el cambio Antes de verlo amplio En erupción. Hasta que… despierten las piedras con la acción guiando su vigilia por la acequia; Que el grito Libertad sea un volcán De lágrimas mojadas, nunca secas. Alumnos de 1° 2° “Todos por Payunia 2013” Las Lágrimas...Las Lágrimas... 5
  5. 5. Ahora estoy aquí sentado Con mi vista asombrado A los pies de los volcanes Que me miran con ternura. Ahora estoy aquí sentado Contemplando tu paisaje Que jamás me imaginaba Con colores de arcoiris Rojizos, negros y blancos. Ahora estoy aquí sentado Tierra escoriosa de magia Disfrutando tu hermosura De mi querido Malargüe. Payunia...Payunia... Martín Flores 7°B “Todos por Payunia 2013”6
  6. 6. Miro la montaña sus bordes altos como sus volcanes conectados Payún y Payen. Miro la montaña la Payunia Hermosa cuidando animales muy hermosos. Miro la montaña y pienso en la grandeza de los Pehuenches en su pureza. Miro la montaña y grito desde aquí ¡Sólo en Malargüe quiero vivir! Payunia...Payunia... Janet Garay 7°B “Todos por Payunia 2013”7
  7. 7. La Payunia es un lugar precioso sus amaneceres son hermosos hermosa, es su flora y fauna. Cuando amanecen se reflejan los campos verdes con animales que salen por todos los campos. Cuando van turistas quedan muy asombrados porque la Payunia es un lugar agrado. Miran al cielo y el suelo que lugar tan bello que hermosura es la Payunia. Payunia...Payunia... Janet Garay 7°B “Todos por Payunia 2013”8
  8. 8. Kimey Malargüe Volcánico... Malargüe Mineral...Malargüe Volcánico... Malargüe Mineral... En las profundas entrañas de la tierra se enciende la llama de los volcanes... Guardan su furia entre las montañas y embriagan de misterio el aire. Surgen las cumbres de colores intensos Que asombran los ojos de cada visitante Malargüe... Allí donde una magistral laguna extiende su cauce Y lo sobrevuelan aves, de infinitos cielos Que vienen… buscando en su vuelo La paz de este suelo…..allí en Llancanelo. Mágica, tranquila, inmensa… De misteriosas aves… Perfecto paisaje para nutrir el alma de absoluta calma, de incesante paz. Malargüe... Tierra de esperanzas, esparcida al pie de Los Andes Vibran tus montañas que por dentro hierven La nieve las hiela… La nieve las calla… se dibujan paisajes de diversas imágenes donde la naturaleza juega con su magia y desafía el viento, y congela el frío… Todas tus montañas te acercan al cielo Tan puro, tan claro, tan lleno de estrellas. Qué bello es Malargüe.., tierra de volcanes… Payunia... Llancanelo... Reservas... Naturaleza pura... voces del silencio… Qué bello es Malargüe... tierra de mineros... tierra de crianceros... de gente sencilla que aún tiene sueños.- 9
  9. 9. Payunia Patrimonio...Payunia Patrimonio... ¡Amigo, viste que Payunia va a ser Patrimonio Mundial...! ¡Si.. y hay que votar...! ¡En serio! ¡Qué bueno..! ¡Hijo, nuestra Payunia merece ser valorada y protegida...! ¡Papá...! Vos votas..? ¡Si, hija tengoque votar! ¡Por fin voy a Votar.! ¡ya tengo ni voto! ¡yo también.! CUARTO OSCURO Hermana.. ¡Nosotros también debemos ayudar..! Si, tenemos que contarles a todos los que no lo saben! 11
  10. 10. Payunia Patrimonio...Payunia Patrimonio... ¡¡VIVA PAYUNIA..!! ¡Y así Payunia fue elegida Patrimonio Mundial! ¡Siiii, con todos los votos de nuestros amigos, los animales! Suyai (Esperanza) 12
  11. 11. Payunia... El Viaje Inolvidable...Payunia... El Viaje Inolvidable... Lihue (Vida) ¡Hola! Mailen ¿has ido a Payunia? Si, en un viaje que hicimos en la escuela. Estuvo re bueno, es un paisaje hermoso, vimos guanacos, choiques, piches y todos con sus crías! y sacamos muchas fotos. ¡Contame más! Así le cuento a mi familia..! Es tierra de formaciones geológicas, en especial volcánicas, que originaron desde hace millones de años, un paisaje que parece de otro planeta! ¡Qué bueno! ¡Me gustaría ir a conocer! Mirá acá te muestro algunas fotos.. ¡Qué lindas! se las llevare a mis compañeros para que sepan que tenemos un Patrimonio Mundial 13
  12. 12. É rase una vez un niño llamado Nahuel, que vivía en Malargüe, le gustaba ir con su padre a cazar animales a Payunia, una noche mientras dormía en la carpa que habían armado para acampar varios días, escucho ruidos y salió para ver qué pasaba, se encontró con unos rayos de luces muy extraños, eran los espíritus de los animales que lo convirtieron en un pequeño guanaco y cuando despertó estaba en el medio de la Payunia, cubierto con arena colorada. Se levantó muy despacio sin saber lo que le pasaba y empezó a caminar admirando el bello paisaje, sintiendo la libertad de vivir en ese lugar, cuando de repente se encontró con su padre que atacaba a algunos guanacos que habían por ahí, entre ellos estaba él, a quien también atacó sin saber que era su hijo que había sido convertido en guanaco. Muy asustado se pudo esconder entre unas montañas y sintió el dolor que sufría cada animal que atacaba él cuando era humano, entonces pensó que debía volver para contar a su padre que era su hijo y que había sido atrapado por esos espíritus y que no debía seguir atacando a esos animales. Nahuel siguió viviendo en ese lugar y todos los animales de allí lo trataban como uno más, una tarde mientras caminaba por un sendero rodeado de piedras volcánicas entre un pequeño arbusto encontró a un pequeño guanaco que esperaba muy triste a alguien, Nahuel le preguntó- ¿Qué te sucede pequeño?- ¿A quién esperas?, el pequeño le respondió – ¡espero a mi mamá!.sorprendido se acordó que él había matado a una guanaca y que su hijo había quedado en ese lugar, fue entonces que decidió quedarse con él y criarlo como a un hermano. Llego el momento en que los espíritus lo perdonaron, lo volvieron a convertir en humano y le propusieron que regresara para poder defenderlos de los demás cazadores y que les contara cómo era ese lugar tan bello. Nahuel regresó y su familia le preguntaba que le había sucedido, entonces comenzó a contar todo lo ocurrido, se sorprendieron y desde ese momento todo el pueblo empezó a comentar la espectacular historia y así logró que ese lugar fuera considerado un patrimonio de la humanidad y que se conociera por sus paisajes en todo el mundo. Tahiel (Hombre Libre) El Niño que vivió una hermosa historia...El Niño que vivió una hermosa historia... 15
  13. 13. C uenta una leyenda en un tiempo anterior a toda historia cronológica conocida, que en el territorio de Malal–hue habitaba una Sabia Anciana, quien se decía guardaba Todo El conocimiento de la Madre Tierra. Este conocimiento lo había heredado desde tiempos inmemoriales y de numerosas antecesoras, quienes tuvieron su misma misión. La Sabia Madre como la llamaban, vivía sola en las puertas de la Caverna Grande, no muy lejos del Gran río torrentoso donde residía la gente de su pueblo. El tesoro estaba oculto en profundas e inaccesibles cámaras de la cueva de las brillantes columnas sin fin. Dicen también los antiguos relatos, que la Sabia Madre, que amaba profundamente a su pueblo, sintió que tal vez no tenía sentido solo guardar el conocimiento y que ya era tiempo de empezar a compartir tanta riqueza. Y entonces se decidió a hacerlo. Cada cual que necesitaba una guía o un nuevo instrumento lo pedía y ella lo brindaba, pero su principal condición era, que cada uno debía a su vez enseñarlo y compartirlo con muchos otros. Por supuesto, ante la alegría de recibir, todos se comprometían que iban a cumplirlo. Pero sucedió que su Alma Grande no encontraba necesariamente un correlato entre su gente. Observaba que quien recibía algo, lo atesoraba como propio. Y así vio que por más que había dado prácticamente todo, el conocimiento no había generado grandeza, sino solo separación y largas disputas. Y las sombras ganaron espacio. Los habitantes se volvieron solitarios, competitivos y celosos. La Anciana con mucho dolor comprendió que su pueblo no había estado preparado para recibir tanta riqueza y decidió que debía hacer algo que remediara el enorme error que consideraba había cometido, al romper su misión de solo guardiana. Entonces una noche, invocó a los Espíritus Aliados, y les pidió ayuda para sumir a todos los habitantes en un profundo sueño. Cuando todos estuvieron dormidos, recogió uno a uno todo el conocimiento que había dado. Cuando hubo recuperado cada saber y se disponía a guardarlo nuevamente en la Gran Caverna se le presentó una gran duda. Si volvía a depositarlo en las profundas galerías, quienes habían poseído el conocimiento, iban a tratar de recuperarlo a toda costa excavando y destruyendo a su paso todo lo que pudiera interponerse a su búsqueda. Meditó hasta el amanecer y entonces vio hacia dirección del naciente iluminada la región de las Tierras Negras, ríos de piedra y cerros humeantes. Y se dijo, llevaré todo el conocimiento al cráter del volcán más alto. Si la Madre Tierra quiere que el mismo vuelva a, seguramente hará que lo regrese junto son las nubes y piedras de fuego. Guardó todo en un enorme morral que cargó pesadamente y partió a cumplir su decisión. Payunia y El Conocimiento...Payunia y El Conocimiento... 16
  14. 14. Pero una joven de la comunidad, quien por alguna razón desconocida no había sido afectada por los hechizos del sueño, vio que la Sabia Anciana partía con una enorme carga y decidió seguirla de lejos con mucho sigilo. No se animaba a acercarse a ayudarla por miedo a que la obligara a quedarse o a alguna represalia. Cuanto tardaron en llegar hasta el volcán Payén, nadie sabe, hay quienes cuentan que la Sabia y sus etéreos aliados detuvieron el tiempo para que no se pudiera descubrir lo que estaba realizando. Llego a la base del monte en punta, el de laderas suaves y cumbre blanca, bañada los días de cielos limpios por los primeros rayos de sol en la mañana y los últimos al despuntar el día. Luego de descansar un tiempo empezó a subir con la enorme carga. Decidió ascender abrazando la carga, pensando que era la mejor forma para que no se perdiera nada en algún descuido, todo debe guardarse se decía, el conocimiento no debe estar más disperso. La joven seguía observándola y la acompañaba siempre a la distancia y en silencio. Pero cuando ya estaba cerca del cráter, vio que la anciana empezó a perder el equilibrio por el peso del enorme morral. Y entonces en su desesperación por ayudar, decidió salir de su anonimato y gritó: Sabia Madre, si pones el morral bien ajustado en tu espalda podrás liberar tus manos y ayudarte con ellas para subir. La Anciana al escuchar quedó profundamente impactada. Comprendió en ese instante algo muy profundo…… Que por más que alguien poseyera todo el conocimiento de la Madre Tierra, lo mismo podía seguir aprendiendo…. Se sintió entonces muy aliviada, ya que comprendió lo que realmente debía hacer: Miró hacia el horizonte, abrió el morral y esparció con todas sus fuerzas su carga por los aires, mientras reía y reía con una felicidad infinita. Y así, el conocimiento pasó a dispersarse en la Tierra Toda, en los cerros y volcanes, rocas, aire y aguas, plantas y animales y misteriosamente también de nuevo regresó a la gente de su pueblo. Y dice la leyenda que desde entonces, que si alguien está en busca de saberes distintos, que vaya a visitar la Payunia, liviano, en silencio, cierre sus ojos, se suelte, piense en la Sabia Anciana feliz en la cumbre del Payen y se entregue sin miedo a su inconmensurable paisaje. Seguramente alguno de estos saberes van a venir a buscarlo… Payunia y El Conocimiento...Payunia y El Conocimiento... A.M. (Versión Libre, “Para ser narrada”, Basada en Cuento Anónimo Africano) 17
  15. 15. E l viernes pasado con la escuela nos fuimos a Malargüe salimos de la escuela como a las 11 de la mañana. El viaje fue divertido ya que con el que iba sentada y los de al lado me han hecho reír mucho para que se hiciera un poco más corto el viaje íbamos tomando mate, escuchando música, otros iban jugando con la computadora. Ese día conocimos la Laguna de la Niña Encantada es hermosa. La verdad lo que me encantó de ese lugar fue la Virgen de Lourdes que estaba en ese lugar, me pareció muy raro que tuvieran una virgen allí. Luego, llegamos a un puente que tuvimos que pasar para llegar y eso fue muy divertido ya que uno de los chicos le tenía miedo y con otro se lo movíamos, saltábamos, estuvo genial. Más tarde, seguimos camino como una hora más llegamos a centro de Malargüe en un día muy bonito, nos acompañaban la hermosa cordillera nevada con sus colores muy preciosos. Nos hospedamos en un refugio que está en el Polideportivo donde nos quedamos los tres días y las dos noches. Nos recibieron muy bien, comimos, desayunamos y todo eso.. En la parte de afuera había una cancha de rugby, de fútbol, de hockey y el estadio, solo podíamos entrar a la cancha de fútbol y de rugby donde todas la noche la pasamos muy bien jugando o hablando tonteras. El día sábado nos levantamos temprano para desayunar y después fuimos al volcán Malacara ahí vimos dos chimeneas que fueron impresionantes por la textura de las piedra y la cantidad de lava baja, caminamos bastante. Luego, fuimos a la Caverna de las Brujas con el hermoso paisaje de la cordillera. El camino fue muy divertido ya que íbamos en zigzag, veíamos el barranco y mirábamos el arroyo que descendía debajo parecía como un hilito de agua que se iba pero no era así. Llegamos al lugar y tuvimos que esperar a los guardaparque mientras nosotros almorzábamos. Llegaron y, más tarde, entrábamos en grupos de diez a la caverna. Vivimos una aventura inolvidable, el guía nos cuenta que en la primera sala vieron una Virgen, una de las brujas y el perfil de Jesús. Teníamos que acostumbrarnos a la oscuridad e identificar a nuestros compañeros. En la segunda nos contaron más cosas sobre la caverna y que tuviéramos cuidado porque estaba muy resbaloso, teníamos cuerdas, escaleras para agarrarnos. Pero antes de pasar a la otra sala le teníamos que pedir permiso a la segunda bruja, bueno, todo era divertido y en la salida había como un tobogán. Salimos de la caverna y nos fuimos a un mirador donde observamos todo el valle. Ese día fue agotador llegamos al refugio y pedimos permiso para salir a comprar los regalos para el día de la madre. Después de un rato en el centro volvimos, nos bañamos, nos fuimos a comer y como era la última noche nos quedamos hasta las 2 de la mañana jugando a la pelota y nos hemos reído mucho por todo. El día domingo cada uno llamo a su mamá bueno ese día nos fuimos al camping que estaba al lado. Ese día conocieron el museo, yo no fui porque me quedé comprando algunos recuerdos para mi familia. Salimos con otros chicos, no había nadie, decidimos volver al camping de nuevo donde había juegos y yo compré terreno en uno de ellos ¡jajá! pero la verdad era como volver a la infancia donde no teníamos ninguna preocupación. Como a la cinco nos despedimos de Malargüe y dijimos no es un adiós es un Hasta Pronto. Fueron cinco horas de viaje, regresamos con unos hermosos recuerdos que nunca nos vamos a olvidar seguro, ¡ninguno de nosotros! Malargüe... Relato de Valeria...Malargüe... Relato de Valeria... Valeria (Escuela N° 4-187 Lujan de la Viñas - Ugarteche - Lujan de Cuyo)18
  16. 16. M alargüe, octubre de 2015. En el viaje a Malargüe, que realizamos un poco tarde por la tardanza del micro, pudimos conocer lugares maravillosos. Aunque el recorrido fue muy largo y cansador será un viaje que nunca olvidaremos. Además de los hermosos paisajes que veíamos y la variedad de animales que encontramos, la sensación que tuvimos al llegar fue increíble. Primero, fuimos a la Laguna de La Niña Encantada, rodeada de montañas y tenía el agua muy clara. Después nos dirigimos al alojamiento donde nos quedamos. Esa tarde la pasamos muy bien, a pesar de que hacíamos mucho ruido por lo que casi nos echan del lugar. Al día siguiente concurrimos al Volcán Mala Cara donde la pasamos muy bien, todo era de color negro y muy extraño. Más tarde, llegamos a la Caverna de las Brujas. En todo el viaje nos acompañó la frase del Padi “es hermoso” que siempre nos hacía reír. La experiencia que sentimos fue muy fantástica, la verdad que me gustaría que se repita porque la pasamos muy bien, todos mis amigos y yo. Recorrimos lugares hermosísimos como el museo, la caverna, el volcán y la Laguna de la Niña Encantada. Por último, quisiera agregar lo bien que nos hicieron pasar las profes en el viaje, la verdad que conocimos un lado de ellas que no conocíamos. Malargüe... Relato de Luis Fernando...Malargüe... Relato de Luis Fernando... Luis Fernando (Escuela N° 4-187 Lujan de la Viñas - Ugarteche - Lujan de Cuyo)19
  17. 17. M i nombre es Juan Octavio Forquera, nacido en Malargüe. Realice mis pocos estudios en la Escuela Gendarme Argentino, hasta segundo grado. Criado en el Payún Matrú . A los once Años regrese al Puesto con mi Papá. Viviendo veintiséis años alla. Mis juegos de niños fueron con cachos de cabra, patas de caballos y corralitos de piedra. Cuando tenía ocho años de edad quede sin mi Mamá. Me crié con mi papá y mis tíos. A los dieciséis años de edad me hice cargo del puesto de mi papá, ya que el tubo que venirse a trabajar a ciudad Malargüe. En mi niñez he recorrido todos los riales con mi padre, cuidando reproductores y chivas. Recuerdo que hacíamos dos kilómetros para ir a buscar agua a los Jagueles, porque en nuestro puesto, no se juntaba agua suficiente en las pozas o zanjones. Ya que es un lugar árido y seco , en donde encontramos Jagueles que son formaciones de toscales hechos por erupción volcánica, donde se junta el agua que deja la lluvia; y había que caminar para encontrarlas. El agua era para que tomáramos nosotros, los chivos y demás animales domésticos y silvestres, era para todos. En estos campos había que caminar, ya que el terrero es muy duro, para ocupar una cabalgadura. El clima en Payunia es de aire muy puro y tranquilo, solo habitan animales silvestres y animales domésticos y de consumo en los puestos; ya que con el puma y el zorro y la falta de agua, el yuyo de la yerba loca que comen, los animales domésticos se han exterminado. En el Payen hubo miles de chivos y caballos, pero ya no quedan, los años secos han ido mermando el ganado. De algo tenemos que vivir por eso mi propuesta sería que el gobierno de turno, con una parte de las regalías petroleras que recibe, nos hiciera pozos de agua para tener el los Puestos. Mejorara las rutas y todos los caminos que unen nuestros ranchos con la ruta. No estuve de acuerdo con que La Payunia se ampliara; yo desde que tengo conocimiento el Payen empieza desde los Barriales El Peseño y el cerro Santa María hasta el Payen liso Ranquil Sur, Los toscales. No estoy de acuerdo en que la Salinilla, el Agüita, estén dentro de la Reserva Natural, porque nunca fue así. Las únicas familias Nativas del Payen Matru son Forquera, Espinoza, Martinez y Gallardo. Pero los que quedamos somos pocos. Todos por problemas de Trabajo hemos emigrado a la ciudad. Pero nunca hemos abandonado el territorio. Yo tengo mi puesto, y quiero trabajarlo con las agencias de turismo, con los turistas, para darle un uso sustentable a nuestro suelo.El Payún Matrú queda a 160 kmts. de la ciudad cabecera y el Payen liso a 200 kmts., son grandes distancias para recorrer y de gran belleza. Bueno me despido muy atentamente. Para servirle... Mi Historia de Vida en Payunia...Mi Historia de Vida en Payunia... Juan Octavio Forquera Martínez 20
  18. 18. H abía una vez un guanaco que se encontraba caminando por Payunia con su pequeña hija, disfrutando del bello paisaje de colores asombrosos, de piedras volcánicas y de escasa vegetación, cuando aparecieron dos cazadores que atraparon al guanaco y se lo llevaron, la pequeña corrió y se escondió entre unas grandes piedras. Luego comenzó a buscar a su padre siguiendo los rastros de una camioneta, pero se alejó tanto que no pudo continuar. La camioneta había llevado al animal a un zoológico de la ciudad, para que la gente pudiera conocer esta especie, pero él se sentía muy triste y pensaba mucho en su hija. Mientras tanto en Payunia la pequeña esperaba… siempre mirando hacia donde había seguido los rastros de la camioneta. Un día cuando el encargado del zoológico entró a darle la comida, se asustó y lanzó una patada para defenderse de ese hombre que lo había separado de su hija, el encargado se cayó y dejó la puerta abierta, entonces el guanaco se escapó. Luego de andar mucho llegó nuevamente a Payunia. Comenzó a buscar por todos los hermosos lugares ya que a ella le gustaba disfrutar largas caminatas en ese paisaje. A lo lejos pudo observar a la pequeña quien había encontrado a una familia que la protegió mientras él no estuvo. Cuando se acercó, su hija se puso muy contenta de verlo que estaba bien, comenzaron a jugar como lo hacían todos los días, y le contó lo que le había ocurrido encerrado en ese lugar y que nunca dejaría que a ella le sucediera lo mismo. Y así continuaron recorriendo los senderos, deleitándose de la libertad de vivir en ese magnífico territorio tan preciado por todos los humanos. La Alegría de Vivir en Payunia...La Alegría de Vivir en Payunia... Yerimen (Ángel Rápido) 21
  19. 19. S e ve que los antepasados están contentos con el trabajo que están haciendo!…” fue el comentario que hizo la señora Adelina del puesto Mendoza, al referirse al buen clima y a la ausencia de contratiempos que tuvimos durante nuestra visita del pasado fin de semana a la Payunia, con el objeto de recolectar información para el proyecto PAYUNIA, PATRIMONIO NATURAL. Nos aclaró que según las creencias de las comunidades del sector, el mal tiempo, los accidentes o inconvenientes en general, son mecanismos utilizados por los antepasados para manifestar su inconformidad con una visita al área o un proyecto que los involucre. Entendí entonces, que los antepasados han dado LUZ VERDE al proyecto PAYUNIA, PATRIMONIO NATURAL, veredicto que compromete más a la coherencia con el respeto por el pasado y la responsabilidad con el futuro de la zona. Todo un reto lograr integrar ecológicamente los intereses, los sueños, los temores y los sentires de cada uno de los actores involucrados; lo cual es en sí un objetivo crucial más allá del reconocimiento de la UNESCO, con todo lo vital que pueda llegar a ser. Integrar el alma de la Payunia al alma de cada malargüino y en general, al alma de cada argentino, es ya una meta loable de alcanzar. Mi percepción como turista y foránea es que el sitio es perfecto, tiene paisajes incomparables a todo nivel sensorial; descubrí gamas de colores nuevos, me recreé con sonidos que casi temían alterar el silencio, las plantas nativas recrearon mi gusto y olfato de manera especial, imaginé sabores y platos no creados…, en fin, fue un recreo para todo mi “Yo”. Me maravillé del casi inexistente paso destructivo del hombre y también me llevo la imagen imborrable de un guardaparques comprometido con su labor tratando de borrar con un rastrillo las marcas que cualquier imprudente dejó con las llantas de su vehículo. Extendí mi mano buscando alcanzar al menos una de las estrellas que cuelgan por gajos en la noche de la Payunia, lloré, al ver que los dolores de las mujeres trascienden nacionalidades, recordé conceptos y aprendí un sinnúmero de ellos de la boca de eminencias que gentilmente compartieron su saber de la manera más cordial posible, compartí con un maravilloso grupo de personas que está pariendo una leyenda (Parafraseando a Aníbal Manzur). Mí sin igual experiencia del fin de semana, sin el contexto macro que la acompaña, donde casi todo está perfecto, podría llevar a preguntarme varias cosas, entre ellas: ¿Para qué PAYUNIA, PATRIMONIO NATURAL? ¿Es necesario? ¿Vale la pena? ¿Hay consenso? ¿Es oportuno? Estoy segura que estas preguntas y muchas otras han sido resueltas y son el combustible perfecto, dado que este excelente grupo de soñadores se ha montado en un barco llamado: PAYUNIA, PATRIMONIO NATURAL!!! BUEN VIENTO Y BUENA MAR, AMIGOS!!!!! Edith Amalia Castaño Gañan Antepasados Contentos...Antepasados Contentos... 22
  20. 20. El mejor Recuerdo del Sur...El mejor Recuerdo del Sur... S upe tener en la facultad, en 2º año del profesorado de Geografía de la U.N.Cuyo, un profesor que nos dijo muy serio a toda la clase: “tienen que conocer su lugar, para amarlo cada día más, y defenderlo como se lo merece”. Tan grabadas me quedaron esas palabras, que sin dudas empecé a mirar el conocer, el explorar y el viajar desde otro punto de vista. Nacido en la Ciudad de Mendoza, sigo eligiendo ésta provincia como el lugar de mis sueños, de mis proyectos, la tierra para trabajar, educar y mostrarles a los alumnos el milagro de vida en el que viven. Sin embargo, hasta marzo de 2007, el único departamento que me faltaba conocer era el sureño Malargüe. Fue en el Congreso de Geomorfología y Geoarqueología de Campo organizado por los profesores Raúl Mikkan y Víctor Durán la posibilidad de acercarme a ese lugar “enciclopedia natural” que tan bien definió la dirección de turismo de Malargüe en sus folletos, y que recuerdo hasta hoy. En ése congreso, tuve la oportunidad de llegar a Malargüe. Recuerdo que hacía frío y llovía intermitente. En el Thesaurus, nos recibieron excelente y aprendimos un montón de lo que después íbamos a recorrer y experimentar en persona: conocer Caverna de las Brujas, y por supuesto la Payunia. Si bien Caverna de las Brujas fue impactante, la Payunia fue algo maravilloso. Desde la Pasarela, donde la Ruta 40 atraviesa el Río Grande, ya sentís que lo que viene, va a ser enriquecerse y fascinarse. Al llegar a los Campos Volcánicos, sentí por primera y única vez en mi vida, la sensación de estar “alejado de todo”…¡¡claro!! Si Malargüe está a 420 km de la Ciudad capital, te podés imaginar la Payunia, que está a 200 km de la Villa departamental…...esa sensación de silencio absoluto y complementado con la inmensidad de tan grotesco paisaje. ¡¡Todo lo que había aprendido en la facultad estaba allí!! Las coladas de lava, el Escorial de la Media Luna, los volcanes monogenéticos, como el Santa María y el Zaino, y por supuesto los dos “señores”: el Payún Matrú con su caldera y el Payún Liso, vistoso desde todo punto de la Payunia. Un paisaje donde el zorro, la patagüilla, el guanaco y la melosa hacen un cuadro perfecto. El que comprende porque lo estudió en un libro, y luego verlo, tocarlo, entender por qué está allí, sin dudas vive una de las mejores experiencias de su vida. Por lo menos me pasó a mí. ¡¡Ni qué decir cuando caminamos por los campos de bombas!! Las había por doquier, calladas, esperando que vos comprendas de dónde vienen y qué hacen allí. ¡¡Tanto que nos habían hablado de esas rocas!! Y digo rocas porque al profesor de Geomorfología le molestaba de sobremanera que sus alumnos y la gente hablara de “piedras”…¡¡y con qué razón!! Esas bombas tienen miles de años de historia, forman parte de un magma mendocino que en algún momento de la Era Terciaria salió a superficie, y hoy es una obra de la naturaleza. ¿Y qué me cuentan de las Pampas Negras? Sembradas de lapillis, que de vez en cuando y de cuando en vez dejan entrever una matita de pasto duro amarillento por la sequedad del clima. Asombro, fascinación, alegría por ver que lo que te decía el papel en la carpeta existe, para seguir siendo descubierto, y para -como desafío- seguir cuidándolo. 23
  21. 21. Claudio Javier Reinoso El mejor Recuerdo del Sur...El mejor Recuerdo del Sur... Esa vez como estudiante. Luego volví a Malargüe para encuentros intercens, de viaje con mis alumnos del CENS 3-443 “Dr. Ernesto Guevara” y nuevamente para participar de las secuencias didácticas de Payunia y su patrimonio. Pero sin dudas, la primera vez en éste Malargüe prodigioso, tan lleno de vida y con tanto para contar, donde conocí a nuestra querida Payunia, fue la mejor experiencia en el sur mendocino. Ese día entendí al profesor que me decía que había que conocer, para amar y luego defender. Ya conocí Payunia, la amo con mi vida, y acá estoy, aportando mi granito de arena para que la conozca y la ame el mundo entero. 24
  22. 22. Titanes de Payunia...Titanes de Payunia... O chocientos hombres se enfrentaron por el amor de la bella y encantadora Llancanelo, princesa heredera de las tierras de Payunia. Su padre, el cacique, había extendido sus brazos a sus ancestros para descansar entre los lirios de los cielos. La joven, ante la guerra que pronto se desataría, decidió una mañana fría por la lluvia de la noche anterior, escapar de su tribu y reencontrarse con su amado en la frontera del pueblo. Abandonó sus aposentos, se abrigó con cuero de guanaco y se colocó su corona de cáscara de piche. Para que nadie sospechara de su desaparición y creyeran que había sido raptada, dejó sobre los almohadones la pulsera de piedras de pómez, heredada por su madre y que recorrió todas las generaciones pasadas. Al llegar a las altas montañas, cruzando los lindes del peligro donde cientos de hombres se preparaban para la lucha crucial, Llancanelo correría hasta los brazos de su amado, el guerrero del pueblo, Payún Matrú. Desde niños, desde mucho antes que las montañas fueran montañas y de que los guanacos vivieran en manadas y que la jarilla fuera considerada por los nativos como la planta madre del hombre, Llancanelo y Payún Matrú se amaron. Él se encendía cada vez que sus brazos la cubrían en secreto y ella sentía que millares de aves de todo el mundo reposaban en su cuerpo húmedo. “Una guerra por mí”, se lamentó Llancanelo al momento que sus pasos la llevaron a los campos desérticos y áridos de Payunia. El clima seco y el suelo de lapilli se apropiaron de la indefensa muchacha bajo aquel cielo gris, entristecido por la guerra de los hombres, pronto a desatarse. El olor a tomillo cambiante después de la tormenta se impregnó en su olfato. Se detuvo para desviar su mirada por última vez a su hogar y fue apresada por el miedo, la angustia y la zozobra. Si el hermano de su amado jamás hubiera anhelado desposarla, aquellas penurias sólo se las habría llevado el Viento. Sin embargo, Payún Liso no fue capaz de desistir a perder a la mujer de ojos claros, también querida por Payún Matrú, y dividió al pueblo de los Titanes para disputarse a Llancanelo. Zaino, el hermano menor, acompañó a Payún Liso en su nefasta decisión.Payún Liso y Zaino llevaron a sus hombres a los campos de Pampas Negras, al suroeste de Payunia. Desde allí, la multitud de sus guerreros, parecían a la distancia yardangs. En tanto, los guerreros leales a las leyes de Payunia, levantaron campamento en el Campo Volcánico Llancanelo, tierras obsequiadas por el gran cacique a su hija. La princesa fue llevada allí ante la amenaza que acechaba la tranquilidad de la tribu, y así permanecer bajo la protección de los escudos de los guerreros. 25
  23. 23. Titanes de Payunia...Titanes de Payunia... Las horas corrieron lentas, como aprisionadas a las fuerzas de las cadenas que impiden que el encarcelado pueda escapar. A pocas leguas, las cumbres se asomaban majestuosas. El dios Sol disolvió las nubes grises y se mostró con su magnificencia luminaria. Llancanelo, desvanecida luego de caminar durante largas horas, decidió, apenada, descansar junto a la sombra que ofrecía una señorona jarilla que encontró a la vera del camino. Se quitó su corona y cerró sus ojos como si jamás fuera abrirlos. El sueño profundo dominó sus preocupaciones y olvidó que era la joya que se disputaban los hermanos. El suelo despertó su voz ante las pisadas de los guardianes de la casa del cacique y resonó en los oídos de la princesa. Las sombras de fuertes y grandes hombres aparecieron amenazadoras. Las pupilas de Llancanelo se revistieron de lágrimas y su corazón dejó de palpitar. Sin embargo, al oír la voz de uno de ellos, la calma cayó en su cuerpo como las gotas de lluvia a la tierra. Patahuilloso se inclinó junto a la joven y le tomó la mano para ayudarla a levantar. –¡Princesa! –exclamó Morado del Medio, mientras levantaba del suelo la corona de cáscara de piche– Hemos recorrido gran parte de Payunia buscándola. Su madre cree que los Titanes la han secuestrado. –Ya ven que no es así –replicó Llancanelo, y le quitó de las manos la corona, molesta por la impertinencia de los guardines. Por órdenes de su madre, la entristecida Llancanelo regresó a su hogar custodiada por los guardianes. En silencio, lloró incansablemente, tanto que sus mejillas rosadas se partieron por el aire helado que las rozaba. Real del Zaino se acercó y le alcanzó un pañuelo para que secara su amargura. Ella apenas levantó la mirada para ver el obsequio. Sin decir nada, apoyó su cabeza en el hombro grueso del muchacho, recibió el pañuelo y liberó su dolor. Real del Zaino la abrazó, mientras que los demás resguardaron silencio de respeto por el sufrimiento de la princesa. El Sol fue corriéndose lentamente y Payún Matrú se impacientó por la ausencia de Llancanelo. Aguardó hasta que la diosa de la noche reapareciera esbelta y redonda y decidido, retomó hacia los Campos Volcánicos Llancanelo. Puso sus pies allí cuando apenas pocas estrellas quedaban en su constante labor nocturna. Morado del Norte, al frente de la guardia, se acercó al muchacho y, furibundo, le cortó el paso. Detrás apareció Malacara y clavó su mirada en los ojos de Payún Matrú. “Será mejor que desaparezcas”, le dijo el guardián, “La cacique no ha perdonado tu amorío con la princesa. Además, ha manifestado su inquietud ante el Consejo de la Tribu. Sostiene que tú eres uno de los culpables de esta contienda que ha paralizado y atemorizado a todo el pueblo de Payunia”. Sin embargo, Payún Matrú no se percató de las palabras de quien fue un leal amigo de antaño y se unió a las tropas a aguardar el ataque de los infieles. 26
  24. 24. Titanes de Payunia...Titanes de Payunia... Al amanecer toda la tribu ya sabía que Payún Matrú estaba de regreso. Llancanelo fue resguardada bajo estrictas órdenes de su madre para que no se reencontrara con el joven. La muchacha se arrodilló a los pies de la cacique suplicándole que no expulsara a Payún Matrú hasta que Payún Liso desistiera de su vil decisión. La mujer accedió al pedido desgarrador de la princesa a pesar de que la mayoría del Consejo le pidió lo contrario. Payún Liso y sus centinelas no tardaron en conocer que Payún Matrú estaba de regreso, y pasado el medio día, marcharon al ataque final. Dejaron sus huellas y todos los temores a la Muerte en el suelo que otrora reinó la fidelidad, la paz y la hermandad. Ahora el destino había puesto a la belleza de una mujer en el centro del mesón para que los hermanos titanes se enemistaran a precio de sangre. Las fuerzas desleales y las de los titanes fieles se enfrentaron. Llancanelo visitó a la diosa de la Sabiduría para solicitar ayuda ante aquel camino pedregoso y espinoso en el que transitaba descalza. La diosa invadió el espíritu de la muchacha y le enseñó el futuro de Payunia terminada la guerra de los hermanos enemigos: lo que una vez fue una tierra habitable por el hombre, sería sólo tierra desierta para los animales. El Hombre desaparecería en la metamorfosis que los llevaría a ser parte del suelo que les dio la vida. Payunia se manchó de sangre y los dioses renegaron en contra del pueblo enemistado. La diosa Luna apareció en la noche y con su luz castigó a todos los habitantes. Llancanelo no descansó de sus pesares. La Luna la encontró llorando sin cesar. Fue entonces que decidió la diosa convertirla en laguna donde sería visitada por millares de aves de toda especie. Sería el espejo de agua en medio de su propio desierto. A los guardianes Carapacho, Trapal y Coral los halló muy cerca de la princesa, entonces los transformó en volcanes rugientes de su belleza. En el campo de batalla la luz imponente de la diosa invadió cada rincón y cada espíritu de los guerreros. Y fue allí como los revistió con su poder y los hombres se desvanecieron y fueron perdieron la forma de sus cuerpos. La diosa consideró el ardor de los guerreros hermanos y la tierra los fue consumiendo hasta que sus corazones estallaron y sus figuras humanas se exaltaron en volcanes dueños de Payunia, con su impotente espíritu por el amor a una mujer negada. Del rostro de Payún Matrú, los dioses adoraron la nariz y prefirieron que la tierra la tallara para que las generaciones futuras no lo olvidaran. Por haber sido un guerrero vigoroso y valiente, la diosa Luna le obsequió una altura de 4000 metros sobre el nivel del mar. Dentro de su caldera, los dioses edificaron una laguna que sería alimentada por las lluvias y el derretimiento de la nieve, para que el recuerdo de su amor por Llancanelo perdurara hasta el fin de los tiempos. La Payunia quedó al finalizar la tarea ardua de la diosa Luna, como la tierra de volcanes. El dios Sol ocupó su lugar y continuó con lo que la diosa no había alcanzado. Calentó la tierra hasta que los volcanes suspiraron y expulsaron su sangre que más tarde serían sólo rocas. 27
  25. 25. Titanes de Payunia...Titanes de Payunia... Ante el clima caluroso del dios, la tierra perdió su fertilidad y desde entonces, la aridez invadió todo su espesor y rechazó a los humanos para que no volvieran habitarla. De la vegetación, el dios dejó que continuaran creciendo como antaño, coirones, tomillo, retama, alpataco y jarilla para que los dioses no olvidaran que una vez allí existió vida humana. Finalmente, revistió al suelo de salitre por las lágrimas de Llancanelo que nunca pudo secar de su tierno rostro. Su tarea quedó concluida y se escondió para descansar. El dios Viento se encargó de contar la verdadera historia de Payunia a todos los hombres que reaparecieron miles de años después, sólo para dejar sus huellas en aquel suelo geológico, donde el amor de la princesa Llancanelo y el guerrero Payún Matrú, reinó eternamente entre las cumbres volcánicas de Payunia. Fin. Mikán 28
  26. 26. El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia... E ra un día soleado, ideal para visitar la Reserva de la Payunia, el desierto negro de Malargüe. Un guía de turismo, Luis, parte en una 4x4 con un grupo de turistas a la caldera del volcán Payún Matrú a casi 3.700 m.s.n.m. Les contaba sobre la historia del lugar y su gente. El paisaje a medida que se acercaban era fascinante; los turistas, enloquecidos, sacaban fotos por doquier, y a cada rato querían descender a contemplar tan magnífico espectáculo. El guía iba contando: - Están viendo diferentes volcanes, con estilos muy distintos: algunos monogénicos - de una sola erupción -; y allá… aquellos, como el volcán Payún Liso, volcanes poligénicos - que han tenido muchas erupciones. Uno de los turistas, el fotógrafo Raúl, preguntó: ¿Vivió gente aquí en el pasado? - Sí, los arqueólogos han encontrado puntas de flechas, restos cerámicos; se sabe que los pueblos originarios de este lugar eran cazadores recolectores. Y, aseguran que las últimas tribus debieron ver desde lejos, las últimas erupciones de estos volcanes. Un niño, Alan, preguntó: - Vos nos habías dicho que el agua acá era muy escasa ¿cómo sobrevivían? - Los cursos de los arroyos son efímeros, y por esa razón la gente de estos lugares siempre aprovecharon la llamada “agua del tiempo”; era usar el agua de los toscales, rocas con hundimientos en los cuales el agua de lluvia o la nieve se almacenaba y les permitía tener ese recurso . María exclama : ¡Este lugar parece de otro mundo ! ¡El planeta Marte debe ser algo así! - Raúl: -Pará, pará, pará, ya verán qué foto voy a sacar! Apuntó su cámara al desierto negro, y en el silencio se escuchó el clic del disparo… y empezó a mostrársela a todos. María la miró…-¿Viste esa mancha blanca? Parece un fantasma…¡mirala bien...! ¡Ja, ja ,ja, lo que faltaba, María! ¡sacarle una foto a un fantasma, esas cosas no existen! Abel – extrañado - Hablando de fantasmas ¿qué cosas se cuentan por estos pagos…de las cosas raras? -Se habla de la luz mala , de la mujer de blanco, del silbido , de las brujas…uuuh…de muchas! - Y vos ¿ tenés una preferida? El guía, disimuladamente, hizo como que no escuchó - Aquí hay liebres, piches, pumas, chinchillones, guanacos…y desde arriba les enseñaré la Laguna Llancanelo que es poseedora de miles de especies de aves; existe en este lugar una gran biodiversidad. ¡¡Miren!!...esa especie que va corriendo ahí es el choique, va, con los charitos y es el macho el que los cría. Su carne es muy codiciada. En un pasado no muy lejano con su carne se hacía la chaya en bolsa - se cuereaba el choique , a la cual como si fuera una bolsa se le introducía carne del mismo animal cortada en pedazos; las mujeres la condimentaban, y a su vez metían piedritas muy calientes; todo eso se mezclaba con algo de vino o agua. Antes era frecuente realizar las boleadas de choique; hoy están prohibidas ya que llegó un tiempo en que los cazadores furtivos hicieron de esto un descontrol, matando por matar, generando impactos graves en la biodiversidad. 29
  27. 27. El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia... La tarde empezó a caer y un viento leve se hizo sentir. Habían llegado a la caldera; unos armaban carpas, otros bajaban la leña para el fogón. El guía preparaba el chivito para llevarlo a la parrilla y no faltaría un buen vino. En ese clima de risas y algarabía, después de cenar , llegó el tiempo de la charla junto al fogón, y el mate de mano en mano. De repente una ráfaga de viento se escuchó y Abel rompió el silencio: - Luis… hablemos de las cosas raras… ¿qué es eso de la luz mala? O lo del silbido. El guía nuevamente intentó cambiar de tema y comenzó a decirles: - Piensen dónde nos encontramos ahora, nada más y nada menos que en el cráter de este volcán, en su caldera con casi 9 km de diámetro; los investigadores dicen que aquí se juntaron los magmas de rocas basálticas, con magmas de rocas traquíticas; este hecho provocó la liberación de gases que terminó con erupciones violentas y explosivas; vayan imaginándose todo ese material, produjo un vacío tan grande, tan grande, que luego colapsó y se transformó en este bello lugar; piensen, es asombroso imaginar que estamos pisando un lugar donde hace miles de años pasaron hechos increíbles… casi de película. Considerando que son ya las tres de la madrugada y que no quiero irme a dormir – insistió Abel - cuéntanos algo de esas cosas raras. - La verdad… no quisiera que recuerden este lugar por las cosas extrañas ¡hay tanta belleza a nuestro alrededor! Pero…esas leyendas no podrían opacar la belleza y espectacularidad de este lugar, y además, como somos todos un poco masoquistas, sabemos que nos dará miedo, aunque nos gustará escuchar. Cuando era pequeño, a mis hermanos y a mí, mamá nos contaba que la famosa luz mala era una luz que aparecía de la nada, y la mayoría de las veces, a los campesinos, siempre en horas de la noche, los seguía al lado del caballo, sobre la vegetación y muchos llegaban a su casa muy asustados .Otros eran corajudos y la enfrentaban. En un boliche, de los del campo, donde los campesinos se juntaban a charlar y a tomarse unos tragos, el tema de conversación siempre era el de la luz mala, y ahí estaba Daniel que se reía de lo que contaban y decía: - El día que se me aparezca a mí, yo la voy a enfrentar y voy a seguir para ver dónde llega. Pasaron los días y una noche muy oscura, el campesino partió hacia una fiesta. Contento, venía por acá cerca… pasando también, al ladito del volcán Santa María; tenía que atravesar todo el Escorial de la Media Luna, cuando de repente…el hombre vio una luz extraña que empezó a seguirlo; sin miedo alguno la miró y empezó a hablar con ella - ¿Asique vos sos la luz rara que asusta a mis compañeros ? ¡yo te voy a enseñar a vos ! Bueno, decime…¿ a dónde querés que vayamos? porque yo en el boliche les he jurado a mis compadres que te voy a seguir. La luz como si hubiese entendido partió hacia adelante y el campesino la empezó a seguir; pasó el tiempo y la luz no se detenía; ya se había cansado Daniel de tanto trotar, cuando de pronto la luz sí, se detuvo, y el buen hombre, la miró y vio cómo se transformaba en una manta blanca que se perdía entre las jarillas. 30
  28. 28. El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia... El paisano sin turbación alguna, bajó de su caballo, prendió fuego para ver, se quitó el facón que tenía en la cintura y lo clavó entre las jarillas; sacó su pañuelo del cuello y lo ató en la rama más alta. Tres días después, el gaucho regresó. Era de día, traía una pala y un pico, buscó y buscó el pañuelo y ante el ladrido de su perro observó que colgaba; lo desató, sacó el facón y en el mismo lugar vio que había un hilo salido de la manta rara; empezó a excavar, hasta 50 cm. El campesino, agotado, le dijo a su perro: - ¿Qué te parece, chey? a mí me habían dicho que estas luces raras, si tenés coraje para seguirlas te llevan a un tesoro, pero ya me cansé y aquí tesoro no hay. ¡Mejor nos vamos! Desilusionado, tomó la pala, miró su perro que andaba jugando con el hilo, y dijo: - Dame eso, es el único recuerdo que me queda de esa luz extraña, vieras cómo se perdió entre el monte, primero era un luz y cuando se detuvo se transformó en una manta blanca, para mí era un fantasma, pero un fantasma ¿de quién? El perro lo miraba sin entender y jugaba con el hilo, cuando el campesino lo fue a sacar de su hocico, el perro tiró fuerte y el hilo cayó en el pozo, ¡no! ¿qué hiciste? tendré que sacarlo, se arrodilló, metió la mano, lo alcanzó pero el hilo empezó a hundirse; sacó la mano, asustado y dijo: - ¡Caray !¿qué es esto ? se está hundiendo ¡lo sacaré con la pala; la hundió y al sacarla vio que algo raro salía ¡uuuh! ¿qué será?¡ Esto tiene mucho valor…! y fue sacando muchas cosas valiosas, entre ellas un cofre que tal vez tendría allí cientos o miles de años; algunas eran opacas y otras brillaban, entusiasmado dijo a su perro. - ¡Hemos encontrado un tesoro! Cuando terminó, tomó el hilo con la palma de su mano y a él le dijo: - Vos me trajiste la suerte, te llevaré conmigo, seguro los investigadores me pedirán que te entregue porque querrán investigarte, tal vez yo sea el único en el mundo que ha logrado sacarle un hilo a un fantasma. Cuando terminó de hablar, el hilo de su mano se escabulló y empezó a volar. Daniel intentó alcanzarlo pero iba cada vez más alto hasta que se transformó de nuevo en la manta blanca, que se confundía con las nubes de ese atardecer. El gaucho se quedó mirando el cielo sin entender, y otra vez le habló a su perro: - ¿Qué te parece, chey? Se me fue la única prueba que tenía…ahora ¿quién me va a creer? que el fantasma desaparezca está bien… pero… ¡que no me haga desaparecer este tesoro, mejor vámonos ya! Partió, escondió las riquezas durante un tiempo y cuando logró pasar la cordillera hacia el otro país, vendió todo y se hizo rico. Nunca se supo bien qué riqueza había encontrado. Y Luis dijo: - …¡ y colorín colorado…es hora de ir a dormir! Todo el grupo aplaudio: - ¡Buenísimo, muy bien! Contanos algo más…No, ya es muy tarde; en el fogón de mañana les cuento algo más . ¡Buen descanso para todos! 31
  29. 29. El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia... Cada uno se fue a su carpa, pensativo, pero contento… habían tenido un día espectacular. De mañana, Luis se acercó a las carpas aplaudiendo: - ¡Arriba, el desayuno los espera! Además de un día soleado - no se lo pierdan - hay tortas fritas ¡ y en el campo no pueden faltar mis ricos mates! Todos salieron, no podían creer el paisaje que los rodeaba. Mientras tomaba fotos, Robert: - Estamos desayunando en la caldera del volcán ¡qué fantástico! he visitado muchos lugares del mundo, he tenido ese privilegio, pero esto, el desierto negro, las bombas volcánicas, los magmas que aquí se juntaron, me llena de una auténtica emoción.Y el guía una vez más, agregó: - Y recordemos que hay más de ochocientos volcanes, que estamos pisando el sector de piedra pómez, y sepamos que la colada más larga del planeta salió de este volcán, con 181 km y que llega a La Pampa. Y así, después de muchos otros temas… en horas de la tarde, un fuerte viento empezó a correr, las nubes cubrieron el cielo y la noche llegó con mucho frío. Prendieron el fogón, comieron un rico y abundante guiso. Luego el mate, amigo de charlas infinitas, empezó a pasar. Raúl iba mostrando todas las fotos. María comentó: - ¡Esa del guanaco está genial! - Les cuento que hoy, dijo Luis, los puesteros se han unido a través de una cooperativa y se les permite la esquila de guanacos con controles de los guardaparques para evitar que los animales sean dañados, además La Salinilla cuenta con la planta textil más moderna de Sudamérica con tecnología de última generación lo que permitirá que los jóvenes no dejen el campo y puedan mirar el futuro con esperanza a través de un proyecto en base a un verdadero desarrollo sustentable. Abel, pensativo, opinó: - ¡Qué bueno, un proyecto de esa envergadura en un lugar tan alejado de todo! Muy bien, Luis, llegó la hora ¿qué nos vas a contar hoy? – No sé, díganme, ustedes ¿ qué prefieren? – Y ¿cuál es tu leyenda preferida? acotó el fotógrafo – Lo mío no cuenta… - Sí, nos interesa tu opinión. – Pero, Raúl ¡ja,ja! ¡Serías el primero en reírte!¿ Saben cuál es mi preferida…? El fantasma de la Payunia. Mi papá me contaba que cuando se vino la erupción del último volcán, los hombres corrían por miedo de que los alcanzara la lava. Un hombre y una mujer tomados de la mano quedaron encerrados entre dos coladas de lava que bajaban en dirección al río Grande. El río de lava que bajaba en una pendiente pronunciada casi los alcanzaba y parecía que estaba a punto de taparlos; ellos rezaban y pedían a las fuerzas del omnipotente que los salvara, fue allí cuando fueron cubiertos por una manta blanca; de repente sintieron que estaban nuevamente de pie, algo tambaleantes y cuando lograron acomodarse se vieron en un volcán muy alto, el Payún Liso; por sus laderas bajaba algo blanco…¡ era un fantasma! entonces… lo blanco que los había salvado ¡era un fantasma!.Asombrados, mirando cómo la lava corría por los campos, se preguntaban ¡quién era ese fantasma!¡ por qué los había salvado… si los fantasmas son malos! Mientras desde arriba , observaban que un pequeño había quedado solito en un lugar donde la lava caliente lentamente se iba acercando; desde lo alto miraban y gritaban con impotencia y el niño lloraba desesperado y sus gritos parecían escucharse en toda la Patagonia. La lava estaba a punto de llegar y cubrirlo pero de repente apareció por el aire… el fantasmita y nuevamente fueron testigos de cómo este lo envolvió en su manta blanca y lo llevó y dejó a su cuidado. ¿Quién era ese fantasma? A los pocos días, los tres descendieron, venían muy desaliñados y con hambre; caminaron y caminaron y por fin llegaron a una pequeña casa de gente muy humilde – de Juan y Elba - los hicieron pasar y les brindaron comida y techo. Mientras estaban en la mesa, conversaban sobre cómo habían vivido lo del volcán 32
  30. 30. El Fantasma de la Payunia...El Fantasma de la Payunia... - Aquí no llegó más que la ceniza, todo se oscureció como si fuera de noche ,veíamos los refusilos, nos asustamos mucho.¿Hace mucho que viven aquí? – Sí, esta casa era de mi abuelo. - ¿Y su abuelo dónde está? Después de un largo silencio, Juan miró a todos y dijo: - Él murió, le gustaba ayudar a la gente. En un año muy llovedor, una creciente de agua iba arrastrando a una mujer… se arrojó para rescatarla y cuando logró salvarla, llegó otra corriente con más fuerza y se lo llevó a él; en ese momento, la señora que había sido salvada suplicó al Omnipotente que lo salvara, y mientras él se hundía vio cómo una manta blanca salía del agua y se perdía entre la vegetación. Muchos dicen que mi abuelo sigue allá afuera haciendo el bien. La mujer tomó de una silla una manta blanca mientras se le erizaba la piel; se miraron asombrados y le dijeron: - Sí, no lo dudes, ahora sabemos que, con una manta como esta, tu abuelo nos salvó a los tres. No sé lo que ustedes vieron… pero muchos dicen que ven a mi abuelo…algunos lo ven con su larga barba blanca, y otros sólo ven el fantasma, pero siempre haciendo el bien. Siempre que una persona necesita ayuda, los pobladores ven que una manta blanca los envuelve y los salva. Lo llaman El Fantasma Bueno de la Payunia. En la caldera, el guía terminó de hablar, los turistas escucharon en un clima de silencio. Raúl, desesperado buscó la foto en la que María había dicho que salía un fantasma; todos lo miraron y él al darse cuenta, dijo: - ¡No creo en esas cosas ! – Si no creés ¿por qué buscás la foto? – No la busco, solo miro las increíbles fotografías que saqué. –¿Te imaginás, Raúl, que en tu cámara estuviera la foto del fantasma de la Payunia? Se rieron todos y partieron a dormir. Empezó a llover; los truenos, a las cinco ya no los dejaban dormir. Luis se levantó y les dijo que debían irse rápidamente ya que el agua era demasiada y terminaría arruinando el camino. Desarmaron todo y empezaron a bajar, no se veía nada, sólo el parabrisas que se movía. – Tranquilos, dijo Luis, no es la primera vez que sucede, sólo manejá lentamente. Abel iba al volante: - Yo prefiero apurarme porque así saldremos pronto de acá, esto me está poniendo nervioso. De pronto, un fuerte relámpago iluminó todo, y el perdió el control y salió del camino; el vehículo se detuvo bruscamente. Bajaron. Abel pateó fuerte la cubierta y dijo: - Y ahora ¿qué? Se incrustó una bomba en el caño de atrás, sin una barreta es imposible. Luis no pudo comunicarse con los guardaparques: - La alternativa es que yo vaya a pedir ayuda a las empresas, me llevará tiempo pero lo bueno es que la tormenta está aminorando, hay comida de sobra, solo tengan paciencia, llegaré con ayuda. Luis tomó su mochila, cargó agua y algo de comida miró a Alan, el más joven y le dijo: - Tranquilo, campeón, a mi regreso te termino de contar sobre los dinosaurios de Payunia. Pasaron las horas, el grupo intentaba matar el tiempo, la tormenta había parado pero una gran neblina se había apoderado del paisaje, casi no se veía. Alan dijo: - ¿De quién es ese pañuelo que anda volando por ahí? Parece una manta. Todos dijeron: - ¿Pañuelo?¿ qué pañuelo? El niño saltaba jugando de una roca a la otra: - Ese pañuelo debe ser de ese señor que viene hacia nosotros. Todos miraron hacia donde señalaba el niño y enmudecieron. - ¡Mirá, pa!¡ trae la barreta que vos necesitás …!¡ y tiene una barba blanca como el abuelo, estamos salvados…! Estrella 33
  31. 31. Rogelio Aguilera (Docente del Programa Ciencias Sociales de la D.G.E Asistente a Talleres de la Matancilla y El Cortaderal) Roque Urrutia (Celador de la Escuela José Ranco) Alumnos de la Escuela Gendarme Argentino (De 3ª A, B y C, coordinados por la Docente Marisa Eraso) Alumnos de 1°2° de la Escuela N° 4-228 Eugenio Izasky (Carmen Quiroga, Soledad Cabrera, Macarena Belmar Florencia Olivera, Rocio Molina y Fernando Correa coordinados por el Profesor Nicolás Morales) Martín Flores (Alumno de 7º B de la Escuela José Ranco) Janet Garay (Alumno de 7º B de la Escuela José Ranco) Ailén Moraga (Alumno de 7º B de la Escuela José Ranco) Kimey (Blanca Carolina Páez) Suyai - Esperanza (Bruno Sebastián Barroso - Alumno 4° Grado de la Escuela José Ranco coordinado por la Docente Lucía Jofré) Lihue - Vida (Agustín Arroyo - Alumno 4° Grado de la Escuela José Ranco coordinado por la Docente Lucía Jofré) Tahiel - Hombre Libre (Matías Sánchez Correa - Alumno 4° Grado de la Escuela José Ranco coordinado por la Docente Lucía Jofré) A. M. (Aníbal Manzur - Consultor Independiente) Valeria Illareta (Alumna 4º Año de la Esc. Nº 4-187 Luján de las Viñas Ugarteche - Lujan de Cuyo) Luis Fernando (Alumno 4º Año de la Esc. Nº 4-187 Luján de las Viñas Ugarteche - Lujan de Cuyo) Juan Octavio Forquera (Hijo de Calixto Forquera (nativo de El Payén) y de Doña Olga Martínez (nacida en Los Huaicos) Yerimen - Angél Rápido (Alejandro Gamallo - Alumno de 4º Grado de la Escuela José Ranco coordinado por la Docente Lucía Jofré) Edith Amalia Castaño Gañan (Empresaria) Claudio Javier Reinoso (Profesor de la Esc. Nº 3-443 Dr. Ernesto Guevara) Mikán (Miguel Ángel Valenzuela) Estrella (Estela Chilaca - Guía de Turismo del Departamento de Malargüe) Agradecimientos
  32. 32. Equipo Plan Estratégico Malargüe (Cristina Bravo - Julieta Martínez - Andrea Iturbe - Daniela Rodríguez - Paola Jaque - Noemí Villagran) Prof. María Graciela Viollaz Asesora y Colaboradora Ad Hororem

×