SlideShare una empresa de Scribd logo
LA SEDUCCION DE JESUCRISTO 1/3
1- QUÉ ES SER CRISTIANO
Uno no es cristiano por creer que existe un "Algo", ni siquiera por creer
que existe "Dios", ni mucho menos por estar a favor de la justicia, de la libertad,
de la paz, del bienestar y el respeto de los derechos humanos. Uno es cristiano
únicamente si cree en algo absolutamente inaudito: que existe un hombre -
Jesucristo- que es Dios, que es la Felicidad.
En el corazón de todo hombre que viene a este mundo hay un ansia de
verdad, de bondad y de belleza que ningún objeto de este mundo puede saciar
por completo. Por eso el hombre es un ser perpetuamente insatisfecho, un ser
en constante búsqueda. Y además el hombre no sólo anhela la posesión de la
verdad, de la bondad y de la belleza, sino, sobre todo, su posesión simultánea,
sin escisiones, sin fisuras. El anhelo del hombre es el de una vida en que todo
sea verdadero, bueno y bello. Eso se llama Felicidad.
Pues bien, uno es cristiano si cree en un acontecimiento inaudito: que la
Felicidad se ha hecho uno de nosotros, que ha aparecido la Felicidad en
persona en medio de nosotros, que la Felicidad ya no es una idea, un ideal,
una aspiración sino una realidad, algo -Alguien- que se puede ver, tocar,
palpar, escuchar. Este es el contenido de la fe cristiana, como escribe San
Juan: Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto
con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la
Palabra de la vida, -pues la Vida se manifestó y nosotros la hemos visto y
damos testimonio y os anunciamos la Vida eterna, que estaba vuelta hacia el
Padre y que se nos manifestó- lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos,
para que también vosotros estéis en comunión con nosotros. Y nosotros
estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo. Os escribimos
esto para que nuestro gozo sea completo (1Jn 1,1-4).
2- LA SEDUCCIÓN DE JESUCRISTO
Si la Felicidad ha aparecido en medio de nosotros eso se tiene que
notar. De esa persona que encarna -que es-la Felicidad tiene que irradiar una
seducción, una belleza, especial que tiene que tocar el corazón de los
hombres. Es lo que nos narra el Evangelio en múltiples ocasiones. Si no fuera
así no se entiende como aquellos hombres dejaron las redes y a su padre y le
siguieron. Dejar las redes es dejar la propia profesión, el propio trabajo. Dejar el
padre es dejar la propia familia. La familia y el trabajo son dos de los
principales lugares donde el hombre descubre su propia identidad, su propio
ser, donde el hombre descubre quién es él. Si aquellos hombres dejaron
inmediatamente estas dos realidades es porque comprendieron, aunque al
principio sólo fuera intuitivamente, que aquel hombre era una realidad más
fuerte, más rica de significado, que su trabajo y que su familia, y que estando
con Él iban a descubrir y a vivir mucho mejor su propia identidad, su propio ser.
LA SEDUCCION DE JESUCRISTO 2/3
Hay un pasaje en el Evangelio que pone muy bien de relieve el poder de
seducción de Jesucristo. Es éste: Y muchos entre la gente creyeron en él y
decían: "Cuando venga el Cristo, ¿hará más señales que las que ha hecho
éste?" Se enteraron los fariseos que la gente hacia estos comentarios acerca
de él y enviaron guardias para detenerle (Jn 7,31-32) (...) Los guardias
volvieron donde los sumos sacerdotes y los fariseos. Éstos les dijeron: "¿Por
qué no le habéis traído?" Respondieron los guardias: "Jamás un hombre ha
hablado como habla este hombre" (Jn 8, 45-46). La seducción de Jesucristo no
reside en una capacidad retórica fuera de lo normal, sino en una profundidad
de verdad extraordinaria. Lo que llama la atención de los guardias no es la
belleza de la forma con que habla Jesús, sino el contenido de lo que dice, el
hecho de que, escuchándole, uno empieza a entenderse a sí mismo, uno
empieza a comprender el por qué y el para qué de la vida, uno empieza a
recuperar el gusto y la alegría de vivir, uno encuentra el sentido de la vida. Y,
claro está, no pueden detenerle porque eso equivaldría a una especie de
suicidio, no físico, sino lo que es peor todavía, espiritual: nadie ha hablado
nunca como Él.
La seducción de Jesús radica en el hecho de que estando con Él uno se
comprende mejor a sí mismo, uno encuentra su propia verdad. Entonces uno
reacciona como reaccionó la mujer de Samaria: La mujer, dejando su cántaro,
corrió a la ciudad y dijo a la gente: "Venid a ver a un hombre que me ha dicho
todo lo que he hecho. ¿No será el Cristo?" (Jn 4,28-29). Que Él sea "el Cristo",
es decir, el "ungido", el "Mesías" de Dios, es tanto como decir que Él es aquel
en quien se realizan todas las promesas de Dios al hombre, que Él es aquel
que cumple el deseo de nuestro corazón, aquel en cuya compañía
descubrimos nuestro verdadero ser y podemos ser, al fin, felices.
3- LA METODOLOGÍA DEL CRISTIANISMO
Las palabras de la samaritana -venid a ver- expresan la única
metodología, el único camino posible para encontrarse con Cristo. Hay un
pasaje en el Evangelio donde esto está explicitado con gran claridad. Los
protagonistas son dos discípulos de Juan el Bautista. Éste había señalado con
el dedo a Jesús y había declarado que Él era el Cordero de Dios que quita el
pecado del mundo (Jn 1,29), que Él era el que bautiza con Espíritu' Santo (...)
el Elegido de Dios (Jn 1, 33-34). Pues bien al día siguiente de haber dado este
testimonio Juan se encontraba allí con dos de sus discípulos. Fijándose en
Jesús que pasaba dice: "He ahí el Cordero de Dios." Los dos discípulos le
oyeron hablar así y siguieron a Jesús. Jesús se volvió, y al ver que le seguían
les dice: "¿Qué buscáis?" Ellos le respondieron: "Rabbí -que quiere decir,
'Maestro'- ¿dónde vives?". Les respondió: "Venid y lo veréis." Fueron, pues,
vieron donde vivía y se quedaron con Él aquel día. Era más o menos la hora
décima (Jn 1, 35-39).
LA SEDUCCION DE JESUCRISTO 3/3
También hoy en día quien quiera conocer a Jesús tiene que repetir la
misma pregunta: Maestro, ¿dónde vives? La respuesta es clara y contundente
y dice así: vivo en la Iglesia, sólo en ella es donde estoy vivo; fuera de ella soy
un personaje histórico, un genio del espíritu, un judío excepcional. Pero sólo
dentro de ella es donde se me puede encontrar como a alguien vivo y actuante,
que habla, que perdona, que sana, que consuela, que acompaña. ¿Es esto
posible? Venid y lo veréis. Las palabras de Jesús comportan un desafío e
indican una metodología: venid y lo veréis, es decir, poned a prueba la
hipótesis de que yo estoy vivo y actuante en mi Iglesia, de que yo en ella os
voy a hablar, os voy a enseñar, a consolar, a fortalecer, a perdonar, a
acompañar. El lugar donde eso acontece es la eucaristía dominical. En ella, y
en los demás sacramentos que dimanan de ella, Jesús se encuentra con
nosotros como alguien que está vivo, que existe, que ha vencido a la muerte,
que está lleno de fuerza y de poder. Por eso el camino para conocer a Jesús
pasa necesariamente por la eucaristía dominical.
El proceso de este conocimiento está expresado por las siguientes
palabras del Evangelio: Fueron, vieron y se quedaron. En primer lugar hay que
ir -fueron-. Este primer momento es un momento de riesgo, es un momento en
el que se toma una decisión que sólo la libertad puede justificar, porque es una
decisión que se toma a oscuras, fiados únicamente en la palabra de un amigo
-Juan el Bautista-, pero sin que uno pueda todavía justificar por sí mismo la
hipótesis de que Él es la Felicidad. En este primer momento tienes que decidir
ir a misa todos los domingos, venir a la catequesis, "porque sí", porque quieres
verificar la hipótesis de que Jesús es "el Cristo". Pero este primer momento,
vivido en la oscuridad, produce en ti inmediatamente una cierta luz -vieron-.
Algo empiezas a ver; no lo ves todo con claridad, pero una cierta luz se te hace
presente y ciertamente notas que ahí hay "algo" distinto de todo lo demás. Ves
poco en este comienzo, pero 'sí lo suficiente para que sea razonable tomar la
decisión de permanecer, de seguir en esa compañía para ver si se va haciendo
más luz. Y así surge el tercer momento de este caminar: se quedaron. Uno va
permaneciendo, uno continúa porque la luz recibida hoy me permite
comprender que es razonable que me quede un día más -que vuelva el
domingo que viene- para ver si sigue manando esta misma luz. Y así, día a día,
paso a paso, no de repente, ni de golpe, sino en la constancia y en la
perseverancia en Su compañía, surge mucho más adelante una evidencia que
se expresa con fuerza diciendo, como Tomás, Señor mío y Dios mío (Jn 20, 28)
o como Pedro Señor, ¿a quién iremos? Sólo Tú tienes palabras de vida eterna.
Muchas veces, Señor, a la hora décima
-sobremesa en sosiego-,
recuerdo que, a esa hora, a Juan y a Andrés
les saliste al encuentro.
LA SEDUCCION DE JESUCRISTO 4/3
Ansiosos caminaron tras de ti...
"¿Qué buscáis...? Les miraste. Hubo silencio.
El cielo de las cuatro de la tarde
halló en las aguas del Jordán su espejo,
y el río se hizo más azul de pronto,
¡el río se hizo cielo!
"Rabí -hablaron los dos-, ¿en dónde moras?"
"Venid y lo veréis." Fueron, y vieron...
"Señor, ¿en dónde vives?"
"Ven y verás." Y yo te sigo y siento
que estás... ¡en todas partes!,
¡y que es tan fácil ser tu compañero!
Al sol de la hora décima, lo mismo
que a Juan y a Andrés
-es Juan quien da fe de ello-,
lo mismo, cada vez que yo te busque,
Señor, ¡sal a mi encuentro!

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Guía para pequeñas comunidades
Guía para pequeñas comunidadesGuía para pequeñas comunidades
Guía para pequeñas comunidadesyeyeangie
 
Desenvolvimento natural da igreja
Desenvolvimento natural da igrejaDesenvolvimento natural da igreja
Desenvolvimento natural da igrejaMarcus D. Ziemann
 
A IASD não é Babilônia, nem Filha dela. é Irmã!
A IASD não é Babilônia, nem Filha dela. é Irmã!A IASD não é Babilônia, nem Filha dela. é Irmã!
A IASD não é Babilônia, nem Filha dela. é Irmã!ASD Remanescentes
 
El matrimonio como sacramento
El matrimonio como sacramentoEl matrimonio como sacramento
El matrimonio como sacramentopablotique
 
Eucaristia.............. sacramento del amor
Eucaristia.............. sacramento del amorEucaristia.............. sacramento del amor
Eucaristia.............. sacramento del amorMario Rivas Vargas
 
O Outro Consolador e as Duas Naturezas de Jesus
O Outro Consolador e as Duas Naturezas de JesusO Outro Consolador e as Duas Naturezas de Jesus
O Outro Consolador e as Duas Naturezas de JesusASD Remanescentes
 
25 jesus es_el_cristo (Estudio Bíblico en el Evangelio de Juan)
25 jesus es_el_cristo (Estudio Bíblico en el Evangelio de Juan)25 jesus es_el_cristo (Estudio Bíblico en el Evangelio de Juan)
25 jesus es_el_cristo (Estudio Bíblico en el Evangelio de Juan)Tito Ortega
 
1er bimestre; academia de lideres
1er bimestre; academia de lideres1er bimestre; academia de lideres
1er bimestre; academia de lideresYadirita Dbo
 
La vocación y la formación del catequista
La vocación y la formación del catequistaLa vocación y la formación del catequista
La vocación y la formación del catequistaDaniel Scoth
 
Sacramento de Confirmación o Crismación
Sacramento de Confirmación o CrismaciónSacramento de Confirmación o Crismación
Sacramento de Confirmación o CrismaciónLuis Meca
 
Vocación del catequista
Vocación del catequistaVocación del catequista
Vocación del catequistaGilma Bosquez
 
Ppt. servir a Dios sirviendo a otros
Ppt. servir a Dios sirviendo a otrosPpt. servir a Dios sirviendo a otros
Ppt. servir a Dios sirviendo a otrosJuan E. Barrera
 

La actualidad más candente (20)

Porqué necesitamos los cristianos asistir a la iglesia
Porqué necesitamos los cristianos asistir a la iglesiaPorqué necesitamos los cristianos asistir a la iglesia
Porqué necesitamos los cristianos asistir a la iglesia
 
Pequenos grupos
Pequenos gruposPequenos grupos
Pequenos grupos
 
La Catequesis es la pedagogía de la fe
La Catequesis es la pedagogía de la feLa Catequesis es la pedagogía de la fe
La Catequesis es la pedagogía de la fe
 
MANUAL DE CULTO NAS CASA
MANUAL DE CULTO NAS CASA MANUAL DE CULTO NAS CASA
MANUAL DE CULTO NAS CASA
 
Guía para pequeñas comunidades
Guía para pequeñas comunidadesGuía para pequeñas comunidades
Guía para pequeñas comunidades
 
Desenvolvimento natural da igreja
Desenvolvimento natural da igrejaDesenvolvimento natural da igreja
Desenvolvimento natural da igreja
 
Retiro com catequistas
Retiro com catequistasRetiro com catequistas
Retiro com catequistas
 
A IASD não é Babilônia, nem Filha dela. é Irmã!
A IASD não é Babilônia, nem Filha dela. é Irmã!A IASD não é Babilônia, nem Filha dela. é Irmã!
A IASD não é Babilônia, nem Filha dela. é Irmã!
 
El matrimonio como sacramento
El matrimonio como sacramentoEl matrimonio como sacramento
El matrimonio como sacramento
 
Identidad con cristo
Identidad con cristoIdentidad con cristo
Identidad con cristo
 
Eucaristia.............. sacramento del amor
Eucaristia.............. sacramento del amorEucaristia.............. sacramento del amor
Eucaristia.............. sacramento del amor
 
O Outro Consolador e as Duas Naturezas de Jesus
O Outro Consolador e as Duas Naturezas de JesusO Outro Consolador e as Duas Naturezas de Jesus
O Outro Consolador e as Duas Naturezas de Jesus
 
25 jesus es_el_cristo (Estudio Bíblico en el Evangelio de Juan)
25 jesus es_el_cristo (Estudio Bíblico en el Evangelio de Juan)25 jesus es_el_cristo (Estudio Bíblico en el Evangelio de Juan)
25 jesus es_el_cristo (Estudio Bíblico en el Evangelio de Juan)
 
1er bimestre; academia de lideres
1er bimestre; academia de lideres1er bimestre; academia de lideres
1er bimestre; academia de lideres
 
La vocación y la formación del catequista
La vocación y la formación del catequistaLa vocación y la formación del catequista
La vocación y la formación del catequista
 
Sacramento de Confirmación o Crismación
Sacramento de Confirmación o CrismaciónSacramento de Confirmación o Crismación
Sacramento de Confirmación o Crismación
 
Vocación del catequista
Vocación del catequistaVocación del catequista
Vocación del catequista
 
Retiro mariano
Retiro marianoRetiro mariano
Retiro mariano
 
Ppt. servir a Dios sirviendo a otros
Ppt. servir a Dios sirviendo a otrosPpt. servir a Dios sirviendo a otros
Ppt. servir a Dios sirviendo a otros
 
Dosier Catequesis 2º curso Sacramental
Dosier Catequesis 2º curso SacramentalDosier Catequesis 2º curso Sacramental
Dosier Catequesis 2º curso Sacramental
 

Destacado (20)

24 horas para el Señor
24 horas para el Señor24 horas para el Señor
24 horas para el Señor
 
La iglesia
  La iglesia  La iglesia
La iglesia
 
Adviento
AdvientoAdviento
Adviento
 
SwarmSocietyLucaBoffi
SwarmSocietyLucaBoffiSwarmSocietyLucaBoffi
SwarmSocietyLucaBoffi
 
Old civilwarphotos
Old civilwarphotosOld civilwarphotos
Old civilwarphotos
 
Nhung
NhungNhung
Nhung
 
House and lot for sale (aav)
House and lot for sale (aav)House and lot for sale (aav)
House and lot for sale (aav)
 
National geographicphotos
National geographicphotosNational geographicphotos
National geographicphotos
 
What is a virtue
What is a virtueWhat is a virtue
What is a virtue
 
Nhung
NhungNhung
Nhung
 
Nhung
NhungNhung
Nhung
 
Le monde en couleur
Le monde en couleurLe monde en couleur
Le monde en couleur
 
Mirrors on quiet waters
Mirrors on quiet watersMirrors on quiet waters
Mirrors on quiet waters
 
Introduccion a las bienaventuranzas
Introduccion a las bienaventuranzasIntroduccion a las bienaventuranzas
Introduccion a las bienaventuranzas
 
La vida de maría en 8 escenas
La vida de maría en 8 escenasLa vida de maría en 8 escenas
La vida de maría en 8 escenas
 
Metastatis endophthalmitis
Metastatis endophthalmitisMetastatis endophthalmitis
Metastatis endophthalmitis
 
Tinamen mountains
Tinamen mountainsTinamen mountains
Tinamen mountains
 
What is a virtue
What is a virtueWhat is a virtue
What is a virtue
 
30168069 power-point-presentation-on-direct-to-home-dth
30168069 power-point-presentation-on-direct-to-home-dth30168069 power-point-presentation-on-direct-to-home-dth
30168069 power-point-presentation-on-direct-to-home-dth
 
Formati aperti vs formati proprietari
Formati aperti vs formati proprietariFormati aperti vs formati proprietari
Formati aperti vs formati proprietari
 

Similar a La seducción de Jesucristo

Jesús (extraída de Nueva Revelacion)
Jesús (extraída de Nueva Revelacion)Jesús (extraída de Nueva Revelacion)
Jesús (extraída de Nueva Revelacion)Simona P
 
Teología - Investigación Cualitativa
Teología - Investigación CualitativaTeología - Investigación Cualitativa
Teología - Investigación CualitativaJorge Baylon
 
Lectio Divina Domingo II de Páscua Ciclo A
Lectio Divina Domingo II de Páscua Ciclo ALectio Divina Domingo II de Páscua Ciclo A
Lectio Divina Domingo II de Páscua Ciclo ACristonautas
 
4ª semana de Pascua. Domingo
4ª semana de Pascua. Domingo 4ª semana de Pascua. Domingo
4ª semana de Pascua. Domingo P Sabana Grande
 
MI IDENTIDAD EN JESÚS.docx
MI IDENTIDAD EN JESÚS.docxMI IDENTIDAD EN JESÚS.docx
MI IDENTIDAD EN JESÚS.docxEveling14
 
Testimonio de un ex Testigo de Jehová ¿A quien podemos ir?
Testimonio de un ex Testigo de Jehová ¿A quien podemos ir?Testimonio de un ex Testigo de Jehová ¿A quien podemos ir?
Testimonio de un ex Testigo de Jehová ¿A quien podemos ir?Delirante_org
 
Tiempo ordinario 2do domingo Testigos-de-jesc3bas-15-1-12
Tiempo ordinario 2do domingo Testigos-de-jesc3bas-15-1-12Tiempo ordinario 2do domingo Testigos-de-jesc3bas-15-1-12
Tiempo ordinario 2do domingo Testigos-de-jesc3bas-15-1-12Luis Angel Reynoso
 
Nuestra iglesia 73
Nuestra iglesia 73Nuestra iglesia 73
Nuestra iglesia 73EvaRGP
 

Similar a La seducción de Jesucristo (20)

Año 1 semana-52
Año 1 semana-52Año 1 semana-52
Año 1 semana-52
 
Tercer Domingo de Adviento, Lectio Divina
Tercer  Domingo de Adviento, Lectio DivinaTercer  Domingo de Adviento, Lectio Divina
Tercer Domingo de Adviento, Lectio Divina
 
XXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo aXXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo a
 
Jesús (extraída de Nueva Revelacion)
Jesús (extraída de Nueva Revelacion)Jesús (extraída de Nueva Revelacion)
Jesús (extraída de Nueva Revelacion)
 
Cristologia2
Cristologia2Cristologia2
Cristologia2
 
Teología - Investigación Cualitativa
Teología - Investigación CualitativaTeología - Investigación Cualitativa
Teología - Investigación Cualitativa
 
Lectio Divina Domingo II de Páscua Ciclo A
Lectio Divina Domingo II de Páscua Ciclo ALectio Divina Domingo II de Páscua Ciclo A
Lectio Divina Domingo II de Páscua Ciclo A
 
Tema7 b1b2p3
Tema7 b1b2p3Tema7 b1b2p3
Tema7 b1b2p3
 
PRESENTACIÓN DE LA CUARESMA 2014
PRESENTACIÓN DE LA CUARESMA 2014PRESENTACIÓN DE LA CUARESMA 2014
PRESENTACIÓN DE LA CUARESMA 2014
 
Dom ord 3
Dom ord 3 Dom ord 3
Dom ord 3
 
4ª semana de Pascua. Domingo
4ª semana de Pascua. Domingo 4ª semana de Pascua. Domingo
4ª semana de Pascua. Domingo
 
MI IDENTIDAD EN JESÚS.docx
MI IDENTIDAD EN JESÚS.docxMI IDENTIDAD EN JESÚS.docx
MI IDENTIDAD EN JESÚS.docx
 
Testimonio de un ex Testigo de Jehová ¿A quien podemos ir?
Testimonio de un ex Testigo de Jehová ¿A quien podemos ir?Testimonio de un ex Testigo de Jehová ¿A quien podemos ir?
Testimonio de un ex Testigo de Jehová ¿A quien podemos ir?
 
Tiempo ordinario 2do domingo Testigos-de-jesc3bas-15-1-12
Tiempo ordinario 2do domingo Testigos-de-jesc3bas-15-1-12Tiempo ordinario 2do domingo Testigos-de-jesc3bas-15-1-12
Tiempo ordinario 2do domingo Testigos-de-jesc3bas-15-1-12
 
III Domingo ordinario ciclo A
III Domingo ordinario ciclo AIII Domingo ordinario ciclo A
III Domingo ordinario ciclo A
 
1 domingo de resurrrección 2013
1 domingo de resurrrección 20131 domingo de resurrrección 2013
1 domingo de resurrrección 2013
 
Dom ord 3 c
Dom ord 3 cDom ord 3 c
Dom ord 3 c
 
2014 II Domingo T.O.
2014 II Domingo T.O.2014 II Domingo T.O.
2014 II Domingo T.O.
 
Nuestra iglesia 73
Nuestra iglesia 73Nuestra iglesia 73
Nuestra iglesia 73
 
Encarnación
EncarnaciónEncarnación
Encarnación
 

Más de Luis Meca

Como crear una cuenta
Como crear una cuentaComo crear una cuenta
Como crear una cuentaLuis Meca
 
Quedada digital
Quedada digitalQuedada digital
Quedada digitalLuis Meca
 
ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR
ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLARENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR
ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLARLuis Meca
 
Relatos bíblicos de la creación
Relatos bíblicos de la creaciónRelatos bíblicos de la creación
Relatos bíblicos de la creaciónLuis Meca
 
Los orígenes de la semana santa
Los orígenes de la semana santaLos orígenes de la semana santa
Los orígenes de la semana santaLuis Meca
 
Los evangelios
Los evangeliosLos evangelios
Los evangeliosLuis Meca
 
Antonio royo-marin-las-siete-palabras
Antonio royo-marin-las-siete-palabrasAntonio royo-marin-las-siete-palabras
Antonio royo-marin-las-siete-palabrasLuis Meca
 
Bienaventuranzas
BienaventuranzasBienaventuranzas
BienaventuranzasLuis Meca
 
La Iglesia y los derechos humanos
La Iglesia y los derechos humanosLa Iglesia y los derechos humanos
La Iglesia y los derechos humanosLuis Meca
 
Los doce apóstoles
Los doce apóstolesLos doce apóstoles
Los doce apóstolesLuis Meca
 
La Virgen María
La Virgen MaríaLa Virgen María
La Virgen MaríaLuis Meca
 
EL VERDADERO AMOR
EL VERDADERO AMOREL VERDADERO AMOR
EL VERDADERO AMORLuis Meca
 
Historia de salvación
Historia de salvaciónHistoria de salvación
Historia de salvaciónLuis Meca
 

Más de Luis Meca (20)

Como crear una cuenta
Como crear una cuentaComo crear una cuenta
Como crear una cuenta
 
Quedada digital
Quedada digitalQuedada digital
Quedada digital
 
La biblia
La bibliaLa biblia
La biblia
 
ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR
ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLARENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR
ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR
 
Relatos bíblicos de la creación
Relatos bíblicos de la creaciónRelatos bíblicos de la creación
Relatos bíblicos de la creación
 
Los orígenes de la semana santa
Los orígenes de la semana santaLos orígenes de la semana santa
Los orígenes de la semana santa
 
Los evangelios
Los evangeliosLos evangelios
Los evangelios
 
Antonio royo-marin-las-siete-palabras
Antonio royo-marin-las-siete-palabrasAntonio royo-marin-las-siete-palabras
Antonio royo-marin-las-siete-palabras
 
Bienaventuranzas
BienaventuranzasBienaventuranzas
Bienaventuranzas
 
La Iglesia y los derechos humanos
La Iglesia y los derechos humanosLa Iglesia y los derechos humanos
La Iglesia y los derechos humanos
 
Los doce apóstoles
Los doce apóstolesLos doce apóstoles
Los doce apóstoles
 
La Virgen María
La Virgen MaríaLa Virgen María
La Virgen María
 
EL VERDADERO AMOR
EL VERDADERO AMOREL VERDADERO AMOR
EL VERDADERO AMOR
 
Historia de salvación
Historia de salvaciónHistoria de salvación
Historia de salvación
 
Tema 11
Tema 11Tema 11
Tema 11
 
Tema 2
Tema 2Tema 2
Tema 2
 
Tema 10
Tema 10Tema 10
Tema 10
 
Tema 9
Tema 9Tema 9
Tema 9
 
Tema 8
Tema 8Tema 8
Tema 8
 
Tema 7
Tema 7Tema 7
Tema 7
 

La seducción de Jesucristo

  • 1. LA SEDUCCION DE JESUCRISTO 1/3 1- QUÉ ES SER CRISTIANO Uno no es cristiano por creer que existe un "Algo", ni siquiera por creer que existe "Dios", ni mucho menos por estar a favor de la justicia, de la libertad, de la paz, del bienestar y el respeto de los derechos humanos. Uno es cristiano únicamente si cree en algo absolutamente inaudito: que existe un hombre - Jesucristo- que es Dios, que es la Felicidad. En el corazón de todo hombre que viene a este mundo hay un ansia de verdad, de bondad y de belleza que ningún objeto de este mundo puede saciar por completo. Por eso el hombre es un ser perpetuamente insatisfecho, un ser en constante búsqueda. Y además el hombre no sólo anhela la posesión de la verdad, de la bondad y de la belleza, sino, sobre todo, su posesión simultánea, sin escisiones, sin fisuras. El anhelo del hombre es el de una vida en que todo sea verdadero, bueno y bello. Eso se llama Felicidad. Pues bien, uno es cristiano si cree en un acontecimiento inaudito: que la Felicidad se ha hecho uno de nosotros, que ha aparecido la Felicidad en persona en medio de nosotros, que la Felicidad ya no es una idea, un ideal, una aspiración sino una realidad, algo -Alguien- que se puede ver, tocar, palpar, escuchar. Este es el contenido de la fe cristiana, como escribe San Juan: Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de la vida, -pues la Vida se manifestó y nosotros la hemos visto y damos testimonio y os anunciamos la Vida eterna, que estaba vuelta hacia el Padre y que se nos manifestó- lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos, para que también vosotros estéis en comunión con nosotros. Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo, Jesucristo. Os escribimos esto para que nuestro gozo sea completo (1Jn 1,1-4). 2- LA SEDUCCIÓN DE JESUCRISTO Si la Felicidad ha aparecido en medio de nosotros eso se tiene que notar. De esa persona que encarna -que es-la Felicidad tiene que irradiar una seducción, una belleza, especial que tiene que tocar el corazón de los hombres. Es lo que nos narra el Evangelio en múltiples ocasiones. Si no fuera así no se entiende como aquellos hombres dejaron las redes y a su padre y le siguieron. Dejar las redes es dejar la propia profesión, el propio trabajo. Dejar el padre es dejar la propia familia. La familia y el trabajo son dos de los principales lugares donde el hombre descubre su propia identidad, su propio ser, donde el hombre descubre quién es él. Si aquellos hombres dejaron inmediatamente estas dos realidades es porque comprendieron, aunque al principio sólo fuera intuitivamente, que aquel hombre era una realidad más fuerte, más rica de significado, que su trabajo y que su familia, y que estando con Él iban a descubrir y a vivir mucho mejor su propia identidad, su propio ser.
  • 2. LA SEDUCCION DE JESUCRISTO 2/3 Hay un pasaje en el Evangelio que pone muy bien de relieve el poder de seducción de Jesucristo. Es éste: Y muchos entre la gente creyeron en él y decían: "Cuando venga el Cristo, ¿hará más señales que las que ha hecho éste?" Se enteraron los fariseos que la gente hacia estos comentarios acerca de él y enviaron guardias para detenerle (Jn 7,31-32) (...) Los guardias volvieron donde los sumos sacerdotes y los fariseos. Éstos les dijeron: "¿Por qué no le habéis traído?" Respondieron los guardias: "Jamás un hombre ha hablado como habla este hombre" (Jn 8, 45-46). La seducción de Jesucristo no reside en una capacidad retórica fuera de lo normal, sino en una profundidad de verdad extraordinaria. Lo que llama la atención de los guardias no es la belleza de la forma con que habla Jesús, sino el contenido de lo que dice, el hecho de que, escuchándole, uno empieza a entenderse a sí mismo, uno empieza a comprender el por qué y el para qué de la vida, uno empieza a recuperar el gusto y la alegría de vivir, uno encuentra el sentido de la vida. Y, claro está, no pueden detenerle porque eso equivaldría a una especie de suicidio, no físico, sino lo que es peor todavía, espiritual: nadie ha hablado nunca como Él. La seducción de Jesús radica en el hecho de que estando con Él uno se comprende mejor a sí mismo, uno encuentra su propia verdad. Entonces uno reacciona como reaccionó la mujer de Samaria: La mujer, dejando su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente: "Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será el Cristo?" (Jn 4,28-29). Que Él sea "el Cristo", es decir, el "ungido", el "Mesías" de Dios, es tanto como decir que Él es aquel en quien se realizan todas las promesas de Dios al hombre, que Él es aquel que cumple el deseo de nuestro corazón, aquel en cuya compañía descubrimos nuestro verdadero ser y podemos ser, al fin, felices. 3- LA METODOLOGÍA DEL CRISTIANISMO Las palabras de la samaritana -venid a ver- expresan la única metodología, el único camino posible para encontrarse con Cristo. Hay un pasaje en el Evangelio donde esto está explicitado con gran claridad. Los protagonistas son dos discípulos de Juan el Bautista. Éste había señalado con el dedo a Jesús y había declarado que Él era el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Jn 1,29), que Él era el que bautiza con Espíritu' Santo (...) el Elegido de Dios (Jn 1, 33-34). Pues bien al día siguiente de haber dado este testimonio Juan se encontraba allí con dos de sus discípulos. Fijándose en Jesús que pasaba dice: "He ahí el Cordero de Dios." Los dos discípulos le oyeron hablar así y siguieron a Jesús. Jesús se volvió, y al ver que le seguían les dice: "¿Qué buscáis?" Ellos le respondieron: "Rabbí -que quiere decir, 'Maestro'- ¿dónde vives?". Les respondió: "Venid y lo veréis." Fueron, pues, vieron donde vivía y se quedaron con Él aquel día. Era más o menos la hora décima (Jn 1, 35-39).
  • 3. LA SEDUCCION DE JESUCRISTO 3/3 También hoy en día quien quiera conocer a Jesús tiene que repetir la misma pregunta: Maestro, ¿dónde vives? La respuesta es clara y contundente y dice así: vivo en la Iglesia, sólo en ella es donde estoy vivo; fuera de ella soy un personaje histórico, un genio del espíritu, un judío excepcional. Pero sólo dentro de ella es donde se me puede encontrar como a alguien vivo y actuante, que habla, que perdona, que sana, que consuela, que acompaña. ¿Es esto posible? Venid y lo veréis. Las palabras de Jesús comportan un desafío e indican una metodología: venid y lo veréis, es decir, poned a prueba la hipótesis de que yo estoy vivo y actuante en mi Iglesia, de que yo en ella os voy a hablar, os voy a enseñar, a consolar, a fortalecer, a perdonar, a acompañar. El lugar donde eso acontece es la eucaristía dominical. En ella, y en los demás sacramentos que dimanan de ella, Jesús se encuentra con nosotros como alguien que está vivo, que existe, que ha vencido a la muerte, que está lleno de fuerza y de poder. Por eso el camino para conocer a Jesús pasa necesariamente por la eucaristía dominical. El proceso de este conocimiento está expresado por las siguientes palabras del Evangelio: Fueron, vieron y se quedaron. En primer lugar hay que ir -fueron-. Este primer momento es un momento de riesgo, es un momento en el que se toma una decisión que sólo la libertad puede justificar, porque es una decisión que se toma a oscuras, fiados únicamente en la palabra de un amigo -Juan el Bautista-, pero sin que uno pueda todavía justificar por sí mismo la hipótesis de que Él es la Felicidad. En este primer momento tienes que decidir ir a misa todos los domingos, venir a la catequesis, "porque sí", porque quieres verificar la hipótesis de que Jesús es "el Cristo". Pero este primer momento, vivido en la oscuridad, produce en ti inmediatamente una cierta luz -vieron-. Algo empiezas a ver; no lo ves todo con claridad, pero una cierta luz se te hace presente y ciertamente notas que ahí hay "algo" distinto de todo lo demás. Ves poco en este comienzo, pero 'sí lo suficiente para que sea razonable tomar la decisión de permanecer, de seguir en esa compañía para ver si se va haciendo más luz. Y así surge el tercer momento de este caminar: se quedaron. Uno va permaneciendo, uno continúa porque la luz recibida hoy me permite comprender que es razonable que me quede un día más -que vuelva el domingo que viene- para ver si sigue manando esta misma luz. Y así, día a día, paso a paso, no de repente, ni de golpe, sino en la constancia y en la perseverancia en Su compañía, surge mucho más adelante una evidencia que se expresa con fuerza diciendo, como Tomás, Señor mío y Dios mío (Jn 20, 28) o como Pedro Señor, ¿a quién iremos? Sólo Tú tienes palabras de vida eterna. Muchas veces, Señor, a la hora décima -sobremesa en sosiego-, recuerdo que, a esa hora, a Juan y a Andrés les saliste al encuentro.
  • 4. LA SEDUCCION DE JESUCRISTO 4/3 Ansiosos caminaron tras de ti... "¿Qué buscáis...? Les miraste. Hubo silencio. El cielo de las cuatro de la tarde halló en las aguas del Jordán su espejo, y el río se hizo más azul de pronto, ¡el río se hizo cielo! "Rabí -hablaron los dos-, ¿en dónde moras?" "Venid y lo veréis." Fueron, y vieron... "Señor, ¿en dónde vives?" "Ven y verás." Y yo te sigo y siento que estás... ¡en todas partes!, ¡y que es tan fácil ser tu compañero! Al sol de la hora décima, lo mismo que a Juan y a Andrés -es Juan quien da fe de ello-, lo mismo, cada vez que yo te busque, Señor, ¡sal a mi encuentro!