SlideShare una empresa de Scribd logo
SCREAM 4
Por Simón Cano Le Tiec
Catalogar a “Scream 4” no es posible. ¿Por qué? No porque sea excesivamente
atrayente, o no porque sea ilógica, sino porque es una de las muestras
cinematográficas más estimulantes de los últimos años. La técnica de Craven que
empezó con “Scream, vigila quien llama” se perfecciona con esta última película, en
la que prescinde de cualquier rasgo característico, contrario a “Las colinas tienen
ojos” o a “La última casa a la izquierda”, pero lleva la dirección de manera muy
similar a Alexandre Aja, fácil y aprovechable. Si el cine es así, Craven se reivindica
con este film, que cuenta con una originalidad penable, pero que es rodada con una
maestría admirable. El pulso mantiene la pantalla en el corazón del espectador hasta
apuñalarlo con esos aumentos auditivos característicos del director desde final de
siglo. La historia no cobra demasiada importancia, y se ve previsible, y es poco decir
que Cox, Arquette y Neve Campbell quedan reducidos a sub-tramas en este film, pero
elementos (atención a la iluminación) son dignos de directores de primera fila como
Scorsese o Spielberg.


El film se presenta, más que como una continuación, como un remake, pero con la
profundidad de aquella que cautivó por su originalidad en los años 90. Las
interpretaciones se mantienen en el umbral de la corrección, dando especial
importancia interpretativa a Neve, nuestra Sydney Presscot, un personaje que ya
debería estar en la historia del cine de terror. Kevin Williamson vuelve a escribir el
guión, lleno de imperfecciones, y con ninguna profundidad, pero con un talento
                                                     bastante notable, pero el hilo
                                                     argumental se presenta con
                                                     dificultad, y en algunos casos se
                                                     cierra     incorrectamente.     La
                                                     música, atrayente, como de
                                                     costumbre en las películas de
                                                     Wes, o en sus producciones,
                                                     como “Las colinas tienen ojos”,
                                                     con aquel tema de Web Pierce
                                                     abriéndose a paso del fuego
                                                     incandescente entre las colinas de
                                                     aquel paraje desértico. Esa
escena se traduce en “Scream 4” como el asesinato “interruptus” del sonido y la
imagen; una brutalidad visual acompañada del efecto auditivo producido por el frío
pulso del director.

Craven ha demostrado que el terror sólo debería existir si lo dirige él, aunque algunos
elementos de la película sean poco efectivos, como sería el caso de directores como
Ron Howard con su “Código DaVinci”, o David Fincher con “SEV7N”. El maestro
nos devuelve su espíritu en esta película carente de sentido, pero con un potencial
técnico magistral, donde realza lo estimulante de llevar una técnica a cabo y
perfeccionarla. Wes Craven, gran director, con películas no tan grandes, pero que
domina su arte, y así, la técnica hizo al director.
EL MAESTRO DEL TERROR

     Wes Craven siempre ha reivindicado el género de terror, con permiso de John
 Carpenter, a lo largo del siglo XX. Carpenter, siempre con sus sórdidos argumentos
     llenos de humanidad en su trasfondo, deja a Craven sin mostrar ni un ápice de
     profundidad en sus films. Kubrick y su peculiar “fiebre” del aislamiento en los
    parajes helados y ensangrentados de “El Resplandor”, Romero con sus muertos
vivientes con tendencias “pseudo-políticas”, puede que incluso Carpenter haya tenido
       su momento con las monotonías familiares de “Halloween”, de manera muy
  superficial, pero, sin embargo, Craven se mantiene en el estatus de Maestro, cuyas
producciones no superan las ya mencionadas. Su particular “Pesadilla” llego a marcar
      tendencia en el cine de terror, sin pertenecer al género. La comedia y el terror
     formaron su técnica, que ahora se ha plagiado hasta la saciedad como “terror-
adolescente”. Si bien es verdad, Ruben Flecher y su visión de un mundo infestado de
 muertos vivientes no se aleja mucho de la visión cinematográfica que tiene Craven.
    Aún así, sólo dos películas de Wes Craven logran salvarse del remolino que las
 envuelve por su incoherencia: “Scream” y “La última casa a la izquierda”. Notables
  por su originalidad, han mostrado ser el comienzo y el nudo de una de las técnicas
 cinematográficas más admirables del mundo moderno. Películas como “Las Colinas
 tienen ojos” se asemejan más al estilo de la “Piraña” de Dante o de James Cameron.
 La duda es: ¿merece Craven ser considerado el maestro del terror? Cabe admirar ese
 esfuerzo por consagrar el terror-adolescente como pilar del cine de terror. “Scream”
 es su inicio, y “Scream 4” la cumbre de su trabajo, en la que deja claro a Alexandre
 Aja que superar su trabajo en “Las Colinas tienen ojos” (2006), era un probabilidad
mínima. El endeble trasfondo de las películas de Craven hace que nos preguntemos lo
  evidente, pero tal vez hemos tomado estereotipos a partir de “El Resplandor” o “La
 Cosa”, y esto nos hace buscarlo por excelencia. Craven no sólo maneja la dirección,
        maneja un estilo cinematográfico, y que Carpenter no resalte más que por
    “Halloween” y “La Cosa”, y que Kubrick no entrara más en el género, hacen de
                               Craven el maestro del terror.

Más contenido relacionado

Más de Simon43

'Melancholia' Por Simón Cano Le Tiec
'Melancholia' Por Simón Cano Le Tiec'Melancholia' Por Simón Cano Le Tiec
'Melancholia' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Las Aventuras deTintín' Por Simón Cano Le Tiec
 'Las Aventuras deTintín' Por Simón Cano Le Tiec 'Las Aventuras deTintín' Por Simón Cano Le Tiec
'Las Aventuras deTintín' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'El ilusionista' Por Simón Cano Le Tiec
'El ilusionista' Por Simón Cano Le Tiec'El ilusionista' Por Simón Cano Le Tiec
'El ilusionista' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Contagio' Por Simón Cano Le Tiec
'Contagio' Por Simón Cano Le Tiec'Contagio' Por Simón Cano Le Tiec
'Contagio' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'La Cosa' Por Simón Cano Le Tiec
'La Cosa' Por Simón Cano Le Tiec'La Cosa' Por Simón Cano Le Tiec
'La Cosa' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Intruders' Por Simón Cano Le Tiec
'Intruders' Por Simón Cano Le Tiec'Intruders' Por Simón Cano Le Tiec
'Intruders' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Larry crowne' Por Simón Cano Le Tiec
'Larry crowne' Por Simón Cano Le Tiec'Larry crowne' Por Simón Cano Le Tiec
'Larry crowne' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'No habrá paz para los malvados' Por Simón Cano Le Tiec
'No habrá paz para los malvados' Por Simón Cano Le Tiec'No habrá paz para los malvados' Por Simón Cano Le Tiec
'No habrá paz para los malvados' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'El Árbol de la vida' Por Simón Cano Le Tiec
'El Árbol de la vida' Por Simón Cano Le Tiec'El Árbol de la vida' Por Simón Cano Le Tiec
'El Árbol de la vida' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
Artículo nº 7 de Simón Cano Le Tiec
Artículo nº 7 de Simón Cano Le TiecArtículo nº 7 de Simón Cano Le Tiec
Artículo nº 7 de Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Snatch' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch' Por Simón Cano Le Tiec'Snatch' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Piraña 3D' Por Simón Cano Le Tiec
'Piraña 3D' Por Simón Cano Le Tiec'Piraña 3D' Por Simón Cano Le Tiec
'Piraña 3D' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Centurion' Por Simón Cano Le Tiec
'Centurion' Por Simón Cano Le Tiec'Centurion' Por Simón Cano Le Tiec
'Centurion' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
"Centurión" Por Simón Cano Le Tiec
"Centurión"   Por Simón Cano Le Tiec"Centurión"   Por Simón Cano Le Tiec
"Centurión" Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
'Centurión' Por Simón Cano Le Tiec
'Centurión' Por Simón Cano Le Tiec'Centurión' Por Simón Cano Le Tiec
'Centurión' Por Simón Cano Le Tiec
Simon43
 
Artículo Nº 6 de Simón Cano Le Tiec
Artículo Nº 6 de Simón Cano Le TiecArtículo Nº 6 de Simón Cano Le Tiec
Artículo Nº 6 de Simón Cano Le Tiec
Simon43
 

Más de Simon43 (20)

'Melancholia' Por Simón Cano Le Tiec
'Melancholia' Por Simón Cano Le Tiec'Melancholia' Por Simón Cano Le Tiec
'Melancholia' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Las Aventuras deTintín' Por Simón Cano Le Tiec
 'Las Aventuras deTintín' Por Simón Cano Le Tiec 'Las Aventuras deTintín' Por Simón Cano Le Tiec
'Las Aventuras deTintín' Por Simón Cano Le Tiec
 
'El ilusionista' Por Simón Cano Le Tiec
'El ilusionista' Por Simón Cano Le Tiec'El ilusionista' Por Simón Cano Le Tiec
'El ilusionista' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Contagio' Por Simón Cano Le Tiec
'Contagio' Por Simón Cano Le Tiec'Contagio' Por Simón Cano Le Tiec
'Contagio' Por Simón Cano Le Tiec
 
'La Cosa' Por Simón Cano Le Tiec
'La Cosa' Por Simón Cano Le Tiec'La Cosa' Por Simón Cano Le Tiec
'La Cosa' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Intruders' Por Simón Cano Le Tiec
'Intruders' Por Simón Cano Le Tiec'Intruders' Por Simón Cano Le Tiec
'Intruders' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Larry crowne' Por Simón Cano Le Tiec
'Larry crowne' Por Simón Cano Le Tiec'Larry crowne' Por Simón Cano Le Tiec
'Larry crowne' Por Simón Cano Le Tiec
 
'No habrá paz para los malvados' Por Simón Cano Le Tiec
'No habrá paz para los malvados' Por Simón Cano Le Tiec'No habrá paz para los malvados' Por Simón Cano Le Tiec
'No habrá paz para los malvados' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
'Noche de miedo' Por Simón Cano Le Tiec
 
'El Árbol de la vida' Por Simón Cano Le Tiec
'El Árbol de la vida' Por Simón Cano Le Tiec'El Árbol de la vida' Por Simón Cano Le Tiec
'El Árbol de la vida' Por Simón Cano Le Tiec
 
Artículo nº 7 de Simón Cano Le Tiec
Artículo nº 7 de Simón Cano Le TiecArtículo nº 7 de Simón Cano Le Tiec
Artículo nº 7 de Simón Cano Le Tiec
 
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch: Cerdos y Diamantes' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Snatch' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch' Por Simón Cano Le Tiec'Snatch' Por Simón Cano Le Tiec
'Snatch' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Piraña 3D' Por Simón Cano Le Tiec
'Piraña 3D' Por Simón Cano Le Tiec'Piraña 3D' Por Simón Cano Le Tiec
'Piraña 3D' Por Simón Cano Le Tiec
 
'Centurion' Por Simón Cano Le Tiec
'Centurion' Por Simón Cano Le Tiec'Centurion' Por Simón Cano Le Tiec
'Centurion' Por Simón Cano Le Tiec
 
"Centurión" Por Simón Cano Le Tiec
"Centurión"   Por Simón Cano Le Tiec"Centurión"   Por Simón Cano Le Tiec
"Centurión" Por Simón Cano Le Tiec
 
'Centurión' Por Simón Cano Le Tiec
'Centurión' Por Simón Cano Le Tiec'Centurión' Por Simón Cano Le Tiec
'Centurión' Por Simón Cano Le Tiec
 
Artículo Nº 6 de Simón Cano Le Tiec
Artículo Nº 6 de Simón Cano Le TiecArtículo Nº 6 de Simón Cano Le Tiec
Artículo Nº 6 de Simón Cano Le Tiec
 

Scream 4

  • 1. SCREAM 4 Por Simón Cano Le Tiec
  • 2. Catalogar a “Scream 4” no es posible. ¿Por qué? No porque sea excesivamente atrayente, o no porque sea ilógica, sino porque es una de las muestras cinematográficas más estimulantes de los últimos años. La técnica de Craven que empezó con “Scream, vigila quien llama” se perfecciona con esta última película, en la que prescinde de cualquier rasgo característico, contrario a “Las colinas tienen ojos” o a “La última casa a la izquierda”, pero lleva la dirección de manera muy similar a Alexandre Aja, fácil y aprovechable. Si el cine es así, Craven se reivindica con este film, que cuenta con una originalidad penable, pero que es rodada con una maestría admirable. El pulso mantiene la pantalla en el corazón del espectador hasta apuñalarlo con esos aumentos auditivos característicos del director desde final de siglo. La historia no cobra demasiada importancia, y se ve previsible, y es poco decir que Cox, Arquette y Neve Campbell quedan reducidos a sub-tramas en este film, pero elementos (atención a la iluminación) son dignos de directores de primera fila como Scorsese o Spielberg. El film se presenta, más que como una continuación, como un remake, pero con la profundidad de aquella que cautivó por su originalidad en los años 90. Las interpretaciones se mantienen en el umbral de la corrección, dando especial importancia interpretativa a Neve, nuestra Sydney Presscot, un personaje que ya debería estar en la historia del cine de terror. Kevin Williamson vuelve a escribir el guión, lleno de imperfecciones, y con ninguna profundidad, pero con un talento bastante notable, pero el hilo argumental se presenta con dificultad, y en algunos casos se cierra incorrectamente. La música, atrayente, como de costumbre en las películas de Wes, o en sus producciones, como “Las colinas tienen ojos”, con aquel tema de Web Pierce abriéndose a paso del fuego incandescente entre las colinas de aquel paraje desértico. Esa escena se traduce en “Scream 4” como el asesinato “interruptus” del sonido y la imagen; una brutalidad visual acompañada del efecto auditivo producido por el frío pulso del director. Craven ha demostrado que el terror sólo debería existir si lo dirige él, aunque algunos elementos de la película sean poco efectivos, como sería el caso de directores como Ron Howard con su “Código DaVinci”, o David Fincher con “SEV7N”. El maestro nos devuelve su espíritu en esta película carente de sentido, pero con un potencial técnico magistral, donde realza lo estimulante de llevar una técnica a cabo y perfeccionarla. Wes Craven, gran director, con películas no tan grandes, pero que domina su arte, y así, la técnica hizo al director.
  • 3. EL MAESTRO DEL TERROR Wes Craven siempre ha reivindicado el género de terror, con permiso de John Carpenter, a lo largo del siglo XX. Carpenter, siempre con sus sórdidos argumentos llenos de humanidad en su trasfondo, deja a Craven sin mostrar ni un ápice de profundidad en sus films. Kubrick y su peculiar “fiebre” del aislamiento en los parajes helados y ensangrentados de “El Resplandor”, Romero con sus muertos vivientes con tendencias “pseudo-políticas”, puede que incluso Carpenter haya tenido su momento con las monotonías familiares de “Halloween”, de manera muy superficial, pero, sin embargo, Craven se mantiene en el estatus de Maestro, cuyas producciones no superan las ya mencionadas. Su particular “Pesadilla” llego a marcar tendencia en el cine de terror, sin pertenecer al género. La comedia y el terror formaron su técnica, que ahora se ha plagiado hasta la saciedad como “terror- adolescente”. Si bien es verdad, Ruben Flecher y su visión de un mundo infestado de muertos vivientes no se aleja mucho de la visión cinematográfica que tiene Craven. Aún así, sólo dos películas de Wes Craven logran salvarse del remolino que las envuelve por su incoherencia: “Scream” y “La última casa a la izquierda”. Notables por su originalidad, han mostrado ser el comienzo y el nudo de una de las técnicas cinematográficas más admirables del mundo moderno. Películas como “Las Colinas tienen ojos” se asemejan más al estilo de la “Piraña” de Dante o de James Cameron. La duda es: ¿merece Craven ser considerado el maestro del terror? Cabe admirar ese esfuerzo por consagrar el terror-adolescente como pilar del cine de terror. “Scream” es su inicio, y “Scream 4” la cumbre de su trabajo, en la que deja claro a Alexandre Aja que superar su trabajo en “Las Colinas tienen ojos” (2006), era un probabilidad mínima. El endeble trasfondo de las películas de Craven hace que nos preguntemos lo evidente, pero tal vez hemos tomado estereotipos a partir de “El Resplandor” o “La Cosa”, y esto nos hace buscarlo por excelencia. Craven no sólo maneja la dirección, maneja un estilo cinematográfico, y que Carpenter no resalte más que por “Halloween” y “La Cosa”, y que Kubrick no entrara más en el género, hacen de Craven el maestro del terror.