SlideShare una empresa de Scribd logo
Tolerancia / Intolerancia
“Si respondemos ojo por ojo, lo único que obtendremos será un país de ciegos”
En estos últimos cuatro días, en medio de mi ya habitual mal humor,
consecuencia del desagradable tránsito vehicular en el que debo sumergirme
obligatoriamente por lo menos 2 horas diarias (que se me vuelven una eternidad sin
ninguna opción a evitarla), he debido reconocer el valor que yo perciba como
síntomade expresiónenla sociedad;y en medio de todo mi caos y dejando a mi mal
humor hablar por mí, diría que no existe ningún valor y que somos una sociedad
completamente perdida en la que a nadie le importan los demás, pues aquí todo el
mundo hace cualquier cosa con tal de llegar primero, de no dejar pasar, de
desquitarse porque el de atrás le pitó… Sin embargo yo, si pudiera describir cómo
me siento cada vez que salgo a la calle, diría que me siento tal cual Dave Evans,
mejor conocido como The Edge, en el videoclip “Numb” del disco “Zooropa” de
U2, la gloriosaagrupaciónmusical a la que pertenece: así, entumecida y aguantando.
Y ya en la tranquilidad de la noche y de mi casa, escuchando buena música y con la
cabeza despejada, me doy cuenta que no es cierto que no existan valores, que sólo
mi mal humor es el que habla por mí y que dentro de mi realidad, existe mucha
gente que, a pesar de la asertividad ajena de expresar su inconformidad de manera
violenta, tiene un muy amplio margen admisible de respeto por esas expresiones y
también es igualmente capaz de actuar así pero reconoce que “ese remedio es peor
que la enfermedad”, lo que en otras palabras sería: gente tolerante.
En nuestros días, encontramos que, así como hay gente muy tolerante para la
violencia vehicular, también hay la que ha reconocido las diferencias entre los
miembros de la sociedadenla que vivimos y ha aceptado conrespeto cuestiones que
en otros tiempos hubieran parecido imposibles. Uno de los grandes ejemplos en
cuanto a este tema es lo referente a las comunidades gay u otro de los grandes
ejemplos de todos los tiempos son las creencias religiosas, que como John Locke
(1689), en su Carta sobre la tolerancia, plantea en medio de un ambiente violento,
que la solución a los conflictos sociales inicia en la tolerancia y respeto para las
cosas con las que no estamos de acuerdo.
Sin embargo dentro del contexto violento que vivimos, veo que la tolerancia
va más allá de ser buenas personas y respetar las cosas en las que no estamos de
acuerdo: estamos tolerando ser violentados ¡por miedo! ¿Cuántas veces hemos
escuchado comentar que mataron a alguien porque reaccionó ante una agresión?
¿Cuántas veces dejamos de actuar “con tal de no pelear”? Y como estas cuestiones
hay muchas más que nos han orillado a cambiar nuestros hábitos y aceptar, con
imposiciones violentas, tantas cosas con las que no estamos de acuerdo.
Es en este punto de mi ensayo donde pongo nuestra actualidad en el
panorama general y veo que es minoría la que plantea con violencia cómo debemos
vivir y la mayoría hemos tenido que abstenernos de ella y hemos tenido que
agrandar nuestros márgenes de la tolerancia, pues reconocemos, de la misma forma
que Gandhi lo hace en su discurso ante la oposición del gobierno británico, que el
mal sólo se mantiene por la violencia, aunque en algunos casos extremos, esto nos
ha llevado adoptar el miedo como una forma de vivir.
Sin embargo, ante esto y aún sin el respaldo de nuestras autoridades, no
estamos solos, pues somos muchos los que no estamos de acuerdo en la forma en la
que nos hemos debido adaptar a vivir y aunque parezca imposible, estamos abiertos
a soluciones pacíficas que nos lleven a un cambio que nos beneficie. Yo, dentro de
mi ya común desesperación, sólo veo soluciones imposiblescomo irmea vivir a otro
país o unirme al bando de los malos, pero sigue siendo mi mal humor el que habla
por mí. Me encantaría que en nuestro país los problemas se arreglaran
pacíficamente, que todos recibiéramos educación de buena calidad, que nuestros
valores no fueran tan vulnerables y tantas cosas que cuando despierto ese sueño
imposible, me doy cuenta con desesperación que la pesadilla del desagradable
tránsito vehicular me espera mañana como todos los días, pero que después de
escribir todo este texto tengo la satisfacción de saber que debe haber alguien que
esté de acuerdo conmigo o por lo menos me leyó.

Más contenido relacionado

Similar a Tolerancia

Similar a Tolerancia (20)

Oratorias para concurso varios temas y discursos
Oratorias para concurso varios temas y discursosOratorias para concurso varios temas y discursos
Oratorias para concurso varios temas y discursos
 
Mar Adentro No. 486 - Arquidiócesis de Acapulco - Semana por la paz
Mar Adentro No. 486 - Arquidiócesis de Acapulco - Semana por la pazMar Adentro No. 486 - Arquidiócesis de Acapulco - Semana por la paz
Mar Adentro No. 486 - Arquidiócesis de Acapulco - Semana por la paz
 
Ensayo la violencia
Ensayo la violenciaEnsayo la violencia
Ensayo la violencia
 
Etica talleres para la convivencia
Etica talleres para la convivenciaEtica talleres para la convivencia
Etica talleres para la convivencia
 
07. así está la humanidad
07. así está la humanidad07. así está la humanidad
07. así está la humanidad
 
Etica talleres para la convivencia
Etica talleres para la convivenciaEtica talleres para la convivencia
Etica talleres para la convivencia
 
Mi opinión vale en facebook
Mi opinión vale en facebookMi opinión vale en facebook
Mi opinión vale en facebook
 
Gandhi el arte de la no violencia
Gandhi   el arte de la no violenciaGandhi   el arte de la no violencia
Gandhi el arte de la no violencia
 
Anexos fichas 12 14.
Anexos fichas 12 14.Anexos fichas 12 14.
Anexos fichas 12 14.
 
Entrevista a Leonel Narváez - ESPERE
Entrevista a Leonel Narváez - ESPEREEntrevista a Leonel Narváez - ESPERE
Entrevista a Leonel Narváez - ESPERE
 
la responsabilidad
la responsabilidad la responsabilidad
la responsabilidad
 
Fichas secundaria 12 14
Fichas secundaria 12 14Fichas secundaria 12 14
Fichas secundaria 12 14
 
Etica para amador
Etica para amadorEtica para amador
Etica para amador
 
Etica para amador
Etica para amadorEtica para amador
Etica para amador
 
Mario moreno
Mario morenoMario moreno
Mario moreno
 
Ai ferri-corti
Ai ferri-cortiAi ferri-corti
Ai ferri-corti
 
Oscar est..
Oscar est..Oscar est..
Oscar est..
 
El poder de ser vulnerable.pdf
El poder de ser vulnerable.pdfEl poder de ser vulnerable.pdf
El poder de ser vulnerable.pdf
 
Duelos por muerte
Duelos por muerteDuelos por muerte
Duelos por muerte
 
las frases-de_gandhi
las frases-de_gandhilas frases-de_gandhi
las frases-de_gandhi
 

Más de Gabi Gallardo Tello

Más de Gabi Gallardo Tello (8)

Estrategias del Mensaje
Estrategias del MensajeEstrategias del Mensaje
Estrategias del Mensaje
 
Canales de medios tradicionales
Canales de medios tradicionalesCanales de medios tradicionales
Canales de medios tradicionales
 
Marketing Alternativo
Marketing AlternativoMarketing Alternativo
Marketing Alternativo
 
Marketing interactivo
Marketing interactivoMarketing interactivo
Marketing interactivo
 
Promocion de ventas
Promocion de ventasPromocion de ventas
Promocion de ventas
 
Relaciones públicas y programas de patrocinio
Relaciones públicas y programas de patrocinioRelaciones públicas y programas de patrocinio
Relaciones públicas y programas de patrocinio
 
Marketing de base de datos y respuesta directa
Marketing de base de datos y respuesta directaMarketing de base de datos y respuesta directa
Marketing de base de datos y respuesta directa
 
Análisis de oportunidades
Análisis de oportunidadesAnálisis de oportunidades
Análisis de oportunidades
 

Tolerancia

  • 1. Tolerancia / Intolerancia “Si respondemos ojo por ojo, lo único que obtendremos será un país de ciegos” En estos últimos cuatro días, en medio de mi ya habitual mal humor, consecuencia del desagradable tránsito vehicular en el que debo sumergirme obligatoriamente por lo menos 2 horas diarias (que se me vuelven una eternidad sin ninguna opción a evitarla), he debido reconocer el valor que yo perciba como síntomade expresiónenla sociedad;y en medio de todo mi caos y dejando a mi mal humor hablar por mí, diría que no existe ningún valor y que somos una sociedad completamente perdida en la que a nadie le importan los demás, pues aquí todo el mundo hace cualquier cosa con tal de llegar primero, de no dejar pasar, de desquitarse porque el de atrás le pitó… Sin embargo yo, si pudiera describir cómo me siento cada vez que salgo a la calle, diría que me siento tal cual Dave Evans, mejor conocido como The Edge, en el videoclip “Numb” del disco “Zooropa” de U2, la gloriosaagrupaciónmusical a la que pertenece: así, entumecida y aguantando. Y ya en la tranquilidad de la noche y de mi casa, escuchando buena música y con la cabeza despejada, me doy cuenta que no es cierto que no existan valores, que sólo mi mal humor es el que habla por mí y que dentro de mi realidad, existe mucha gente que, a pesar de la asertividad ajena de expresar su inconformidad de manera violenta, tiene un muy amplio margen admisible de respeto por esas expresiones y también es igualmente capaz de actuar así pero reconoce que “ese remedio es peor que la enfermedad”, lo que en otras palabras sería: gente tolerante. En nuestros días, encontramos que, así como hay gente muy tolerante para la violencia vehicular, también hay la que ha reconocido las diferencias entre los miembros de la sociedadenla que vivimos y ha aceptado conrespeto cuestiones que en otros tiempos hubieran parecido imposibles. Uno de los grandes ejemplos en cuanto a este tema es lo referente a las comunidades gay u otro de los grandes ejemplos de todos los tiempos son las creencias religiosas, que como John Locke (1689), en su Carta sobre la tolerancia, plantea en medio de un ambiente violento, que la solución a los conflictos sociales inicia en la tolerancia y respeto para las cosas con las que no estamos de acuerdo. Sin embargo dentro del contexto violento que vivimos, veo que la tolerancia va más allá de ser buenas personas y respetar las cosas en las que no estamos de acuerdo: estamos tolerando ser violentados ¡por miedo! ¿Cuántas veces hemos escuchado comentar que mataron a alguien porque reaccionó ante una agresión? ¿Cuántas veces dejamos de actuar “con tal de no pelear”? Y como estas cuestiones hay muchas más que nos han orillado a cambiar nuestros hábitos y aceptar, con imposiciones violentas, tantas cosas con las que no estamos de acuerdo.
  • 2. Es en este punto de mi ensayo donde pongo nuestra actualidad en el panorama general y veo que es minoría la que plantea con violencia cómo debemos vivir y la mayoría hemos tenido que abstenernos de ella y hemos tenido que agrandar nuestros márgenes de la tolerancia, pues reconocemos, de la misma forma que Gandhi lo hace en su discurso ante la oposición del gobierno británico, que el mal sólo se mantiene por la violencia, aunque en algunos casos extremos, esto nos ha llevado adoptar el miedo como una forma de vivir. Sin embargo, ante esto y aún sin el respaldo de nuestras autoridades, no estamos solos, pues somos muchos los que no estamos de acuerdo en la forma en la que nos hemos debido adaptar a vivir y aunque parezca imposible, estamos abiertos a soluciones pacíficas que nos lleven a un cambio que nos beneficie. Yo, dentro de mi ya común desesperación, sólo veo soluciones imposiblescomo irmea vivir a otro país o unirme al bando de los malos, pero sigue siendo mi mal humor el que habla por mí. Me encantaría que en nuestro país los problemas se arreglaran pacíficamente, que todos recibiéramos educación de buena calidad, que nuestros valores no fueran tan vulnerables y tantas cosas que cuando despierto ese sueño imposible, me doy cuenta con desesperación que la pesadilla del desagradable tránsito vehicular me espera mañana como todos los días, pero que después de escribir todo este texto tengo la satisfacción de saber que debe haber alguien que esté de acuerdo conmigo o por lo menos me leyó.