24 comunicacion democratica

242 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
242
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

24 comunicacion democratica

  1. 1. 24 Comunicación democráticaLa revolución comunicacional en curso, cuyos alcances y consecuencias aún no pueden ponderarseplenamente, trae consigo la multiplicación de las posibilidades de interconexión, intercambio deinformación e interactuación. Pero al mismo tiempo hace más profunda y amplia la brecha entre losque tienen y los que no tienen, los que poseen y controlan los medios tecnológicos y los que quedansubordinados. Al tiempo que los grandes conglomerados económicos incrementan sus posibilidades decontrol y hegemonía, los pueblos pueden disponer de un instrumento que potencia sus capacidades deorganización, proposición y desarrollo. Sin embargo, la accesibilidad a la tecnología de lainformación es diferenciada e inequitativa, a escala nacional, regional y mundial. La construcción de una comunicación democrática debe tener como objetivo ampliar a todoslos habitantes el acceso a la tecnología de la información, cambiar las condiciones para el desarrolloy operación de los medios de comunicación y buscar un mayor equilibrio en los intercambios con lospaíses desarrollados, en particular de los productos vinculados a la cultura y la educación. La tecnología de la información debe ser una de las herramientas principales para lainclusión social y el desarrollo, en función de lo cual debe conseguirse que todos los ciudadanostengan acceso a los bienes o medios y a la obtención de capacidades; es decir, extender elconocimiento y la utilización de la tecnología de la información a todas las actividades, en todo elterritorio, en los distintos niveles de gobierno y con todos los habitantes. Debe estimularse el involucramiento de la comunidad científica, ámbitos educativos,instituciones especializadas y empresas privadas en la investigación y producción de tecnologíapropia, con el propósito de obtener una progresiva independencia en el desarrollo comunicacional. Una forma de multiplicar esta posibilidad es la adopción y promoción del uso de softwarelibre, cuyo desarrollo es una base importante para tener mayor libertad y autonomía en el mundodigital, con participación interactiva de los ciudadanos. Los medios electrónicos de comunicación constituyen hoy un serio problema para eldesarrollo de la democracia. En la actualidad, existen en México 1142 concesiones de radio en AM yFM (aprox. 60% en AM), 195 permisos de radio en AM y FM, 461 concesiones de televisión
  2. 2. (Televisa controla el 66% y TV Azteca el 31%), 169 permisos para televisión (82% en gobiernosestatales, 4% en asociaciones civiles, 3% en universidades y municipios 1%). Su control está sumamente concentrado y con intereses ligados históricamente a los gobiernosde turno: las cinco redes nacionales de televisión están en manos de dos personas que, en últimainstancia, son las que deciden qué ven y oyen cien millones de mexicanos. La radiofonía tiene lamayor parte de las concesiones en las manos de diez grandes grupos. Aunque hay mayor apertura ypluralidad, sobre todo en el ámbito estatal y local, su control en el ámbito nacional es muyconcentrado. Como si ello no fuera suficiente el actual gobierno les regresó por decreto a los medioselectrónicos, en octubre de 2002, el 12.5% de tiempo aire de que disponía el Estado. Desde entoncesestos medios se fueron convirtiendo en un verdadero poder político, distorsionando severamente sufunción y alterando la relación entre instituciones y sociedad. Los medios que controla el gobierno no son suficientes y carecen de recursos adecuados paraestablecer algún equilibrio. Las iniciativas independientes carecen de marco legal y son combatidaspor el interés privado. Por su parte, internet, el más abierto de los medios y el de mayor capacidadrevulsiva es, al mismo tiempo, el de acceso más limitado para la mayoría. Esta realidad señala que el derecho a la información y la democratización de la comunicación,es todavía un objetivo a conseguir. En la médula de la cuestión se encuentra una legislación obsoleta,un legislativo paralizado y temeroso de abordar el tema, un gobierno que no tiene voluntad política nile interesa un cambio de fondo y una oposición subordinada al poder mediático. En noviembre de2004 se anunció la presentación pública, para su discusión, de un anteproyecto de nueva Ley de radioy televisión, elaborado por la subcomisión respectiva del Senado de la república, pero no haygarantías de que el resultado sea una norma legal que responda a las necesidades de la sociedadmexicana en este campo. Es necesario rescatar el carácter de interés público de los medios de comunicación,hacerlos accesibles a distintos sectores de la sociedad, diversificar concesiones y permisos, estableceracuerdos sobre el desarrollo de contenidos en función de necesidades culturales y educativas einstrumentar mecanismos de vigilancia y control. Los medios, en tanto concesiones, deben atender a necesidades de las políticas de Estado, node gobierno, y estas, a su vez, establecerse desde las necesidades del conjunto de los habitantes. Losmedios que son permisionados deben definirse claramente como medios públicos, de Estado, con elmarco legal correspondiente y claras políticas de financiamiento. Los medios comunitarios o surgidosde iniciativa social deben tener protección legal y facilidades operativas.
  3. 3. Para ello, hay cambios profundos e integrales planteados desde la sociedad que los gobiernoshan eludido sistemáticamente. Durante la actual administración, se ha promulgado la Ley detransparencia y acceso a la información pública gubernamental que constituye un avance importantea pesar de las resistencias en distintos niveles de gobierno, pero siguen congeladas las iniciativas parareglamentar los artículos 6° y 7° de la Constitución, las propuestas para reformar la Ley de radio ytelevisión (hoy en discusión), que data de 1960 y deja a discreción del ejecutivo el otorgamiento deconcesiones y permisos, y las correspondientes a la Ley de imprenta de 1917 que afecta a la libertadde expresión. Otros rezagos normativos urgentes de atender tienen que ver con transparencia publicitaria,derecho de réplica, código de ética periodística, cláusula de conciencia, y secreto profesional.Asimismo, debe legislarse sobre gastos de campañas electorales y precampañas, prohibición de ventade espacios publicitarios a los partidos políticos y creación de un consejo ciudadano de regulacióny control. Una ciudadanía bien informada y crítica requiere de espacios mediáticos diversos, plurales yabiertos, alineados con el interés público no con el éxito en el mercado, sea político o comercial. Ladiversidad cultural y étnica que son parte indisoluble de nuestra identidad nacional, deben tenerexpresión plena a través de los distintos medios de comunicación y en el intercambio informativo. Esparte de una política de Estado. Esto requiere apoyar y ampliar las experiencias alternativas, fortalecer el sistema radiofónicoindígena, impulsar la radio y televisión comunitarias, recuperar la presencia oficial a través de medioslocales, estatales y federales y transformar integralmente la legislación existente desde losplanteamientos efectuados por la sociedad. El intercambio comunicacional con otros países es desventajoso para México y AméricaLatina, desventaja apenas matizada con el esfuerzo de la sociedad en la construcción de redesalternativas. Según los países hegemónicos la información debe circular como mercancía, no comoinstrumento para enriquecer la formación y el conocimiento de las personas. La selección,tratamiento de contenidos, producción y difusión a escala mundial, está en manos de unos pocosmega-grupos de multimedia que simplifican los acontecimientos y los presentan como espectáculosde alto impacto sensorial, sin rigor, descontextualizados, fraccionadamente, sin análisis. Los medioslocales reproducen funcionalmente el mismo esquema. México está desprotegido, aun en el ámbito de tratados comerciales, porque esta materia, aligual que la producción cultural, no ha sido de la preocupación de sus gobiernos. La actualadministración considera que los productos de las industrias culturales son de esparcimiento ycomercio, en tanto sobre la cuestión comunicacional carece de posición.
  4. 4. La comunicación y la información no son una mercancía, son una cuestión cultural yeducativa con impacto en el desarrollo de nuestra propia identidad. Esto significa que en lasrelaciones de intercambio deben constituir una "excepción cultural", figura que en los tratadoscomerciales protege los bienes y servicios con contenido cultural y evita su tratamiento comomercancía. La "excepción cultural" es una cláusula que se utiliza en la OMC y permite que bienesrelacionados con la producción cultural y la propiedad intelectual no sean tratados como mercancíasen el mercado mundial. En América Latina sólo Brasil tiene propuestas de protección de su industriacultural. No está claro que la "excepción cultural" incluya a la comunicación y la información. Este enfoque requiere de políticas articuladas con el resto de América Latina para fortalecerposiciones al momento de negociar con los países hegemónicos y de revisar los apartadoscorrespondientes del TLCAN y de todos los tratados comerciales presentes y futuros.

×