INSTITUTO TECNICO AGRICOLA DE ARGELIA                   DEPARTAMENTO DE CIENCIAS SOCIALES                                 ...
Reduce el uso y consumo de aportes energéticos ligados a insumos externos y, enconsecuencia, la dependencia exterior de lo...
que se obtienen en los asocios) y de sus efectos en el control de plagas yenfermedades, reciclaje de elementos y conservac...
generadas tanto por productores convencionales como por fabricantes deagroquímicos, que tienen en estos renglones poderoso...
1. El fortalecimiento del sistema nacional de información ambiental que, desde unprograma coordinado entre institutos como...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Agricultura ecológica noveno

976 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
976
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
180
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Agricultura ecológica noveno

  1. 1. INSTITUTO TECNICO AGRICOLA DE ARGELIA DEPARTAMENTO DE CIENCIAS SOCIALES GEOGRAFIA GRADO NOVENOAGRICULTURA ECOLÓGICA: ¿OPCIÓN REAL PARA LUCHAR CONTRA LA DEGRADACIÓN DE TIERRAS?Muchas propuestas alternativas para enfrentar el manejo de las tierras dentro de unaconcepción integral se condensan en expresiones como agricultura orgánica,ecológica o biológica que, basadas en enfoques diferentes del manejo de losagroecosistemas, promocionan prácticas agrícolas, procesos de organización,reestructuración institucional, mercadeo, comercialización, hábitos de consumo ypolíticas tanto estatales como privadas, tendientes a cambiar el actual modelo dedesarrollo agrario.Los principios de la agricultura ecológica:Palacios (2000) define la Agricultura Ecológica (AE) como un sistema holístico degestión de la producción que realza y fomenta la diversidad de los ciclos biológicosy la actividad biológica del suelo. Se basa en un reducido uso de insumos externos yen la no-utilización de fertilizantes y plaguicidas de síntesis química, teniendo encuenta que las condiciones regionales requieren sistemas adaptados localmente.En términos generales la agricultura ecológica se inspira, entre otros, en lossiguientes principios:Defiende la salud humana y la continuación de la vida en los agroecosistemas,oponiéndose al uso de venenos en la agricultura.Considera el suelo como una conjunción íntima e indivisible de organismos que seinterrelacionan de manera continua con una interfase órgano-mineral igualmentecompleja. El suelo contiene vida y es vida en sí mismo. Es una interfase vivienteentre lo vegetal y lo mineral.Otorga importancia preponderante al conocimiento y al manejo de los equilibriosnaturales encaminados a mantener los cultivos sanos, trabajando con las causas y nocon los síntomas, por medio de la prevención.Promociona el uso integral de los recursos de la finca y de la diversidad biológicaevitando la pérdida de especies valiosas para la humanidad
  2. 2. Reduce el uso y consumo de aportes energéticos ligados a insumos externos y, enconsecuencia, la dependencia exterior de los mismos, eliminando el uso deplaguicidas y fertilizantes sintéticos.Promueve la rentabilidad económica y ecológica de los sistemas de cultivo.Se basa en el rescate del conocimiento ancestral campesino e indígena y en susimbiosis con los aportes realizados por la ciencia y la tecnología contemporánea,en un esfuerzo de síntesis en el diálogo de saberes.Tales principios se expresan en una serie de prácticas agronómicas que constituyenalternativas reales al modelo de agricultura de revolución verde, pero cuyaimplementación enfrenta todavía varias dificultades, habida cuenta que se trata deun proceso cultural complejo, en el que confluyen y se oponen diversos intereseseconómicos y sociales.Por ejemplo, en la AE se promociona la labranza cero o la labranza reducida, queson estrategias para no arar los suelos, práctica que se considera no adecuada paralas zonas tropicales en donde la radiación solar directa afecta la vida microbiana, lahumedad del suelo y los contenidos de materia orgánica. La utilización demaquinaria pesada con implementos como arados de vertedera, rastras y rastrillosha sido cuestionada por sus efectos sobre la estructura de los suelos y la aparición defenómenos degradativos (compactación y pisos de arado). En su lugar, la AEpromociona la denominada “labranza invertida”, técnica basada en el manejo de lasplantas adventicias (antiguamente llamadas malezas) y el uso de herramientas demano o de tracción animal.Algunas experiencias exitosas llevadas a cabo por ONGs (GTZ – CAR en la sabanade Bogotá, Fundación Agro-Biológica Colombiana en Ibagué o el CIPAV en el Valledel Cauca), aún no logran masificarse en razón de los bajos presupuestos asignadosa la investigación y a la difusión de tales técnicas, que han demostrado ser muyefectivas, no solo en la conservación de suelos y aguas sino en mantenerrendimientos vegetales altos y en disminuir el esfuerzo físico de las labores decultivo.En relación con los arreglos de los cultivos, la AE propone la diversificación de loscampos agrícolas como respuesta al uso exclusivo de monocultivos, típico delmodelo de revolución verde. Muchas experiencias nacionales e internacionalesdemuestran las ventajas de los cultivos múltiples en términos del índice de UsoEficiente de la Tierra (que compara los rendimientos de los monocultivos con los
  3. 3. que se obtienen en los asocios) y de sus efectos en el control de plagas yenfermedades, reciclaje de elementos y conservación de suelos.Otras técnicas para evitar que el suelo permanezca desnudo en los momentos depreparación de los terrenos como el uso de coberturas vivas o muertas y los abonosverdes, también han sido suficientemente probados en varias condicionesagroecológicas y en la actualidad se considera que pueden ser adoptadas por losagricultores, como parte de los procesos de reconversión de la agriculturaconvencional a la ecológica.Igual sucede con el uso de abonos orgánicos, aunque allí subsisten diversos tipos deintereses y obstáculos que impiden su masificación. Son ampliamente reconocidoslos efectos benéficos que producen diferentes tipos de compost, residuos decosechas y de estiércoles (fermentados o no) y caldos trofobióticos (bokachi, caldosúper 4 y caldo microbiano de rizosfera de finca) tanto en la reactivación de laactividad biológica de los suelos, en la restitución de nutrientes y en la conservaciónde la materia orgánica, como en los aumentos de producción de los cultivos y en suprotección contra plagas y enfermedades; No obstante, la posibilidad de reemplazarfertilizantes químicos de síntesis por abonos orgánicos no es fácil. Se trata de sortearlos intereses económicos de los fabricantes, la respuesta inmediata de los cultivos ala aplicación de productos sintéticos, la escasez relativa de desechos vegetales yanimales en algunas regiones geográficas y la relativamente poca investigacióncientífica sobre algunos de estos temas, en especial los relacionados con los caldostrofobióticos. Aún así, los abonos orgánicos utilizados como fuentes de nutrientes ymejoradores de la calidad físico-química de los suelos, han demostrado su eficienciaen varios contextos.En relación con el manejo de plagas y enfermedades la AE reconoce que ellas sepresentan como parte de los desequilibrios inducidos por el manejo que se hace delos campos de cultivo y, en particular, del recurso suelo. Al respecto, se poseenvarias aproximaciones de manejo de suelos que tienden a equilibrar su nutrición, aevitar pérdidas por erosión y a conservar todas sus funciones ecológicas. Para ellolas agriculturas alternativas, además de apelar a las prácticas mencionadasanteriormente, manejan principios de alelopatía y con base en ellos definen ciclosde rotaciones de cultivos y arreglos espaciales entre plantas que son afines entre sí.Además, la AE ha iniciado el uso de extractos de plantas que se utilizan comopurines o hidrolatos para prevenir y/o controlar enfermedades y plagas.En Colombia, el aparato científico y la academia van a la saga de tales procesos deinvestigación, debido a la magnitud de la tradición y a las presiones productivas
  4. 4. generadas tanto por productores convencionales como por fabricantes deagroquímicos, que tienen en estos renglones poderosos intereses económicos.De todas maneras, la agricultura ecológica es un modelo que se opone a laagricultura convencional basada en el uso de agroquímicos y que ha venidoganando amplia aceptación en el mundo entero, ingresando los productosecológicos a nuevos mercados que satisfacen cada vez mayores franjas depobladores demandantes de alimentos sanos, libres de residuos tóxicos..Por ejemplo, en la actualidad el 67% de los consumidores europeos demandaproductos ecológicos, mientras que en los Estados Unidos esta cifra se eleva al 87%,con una oferta insuficiente para suplir dicha demanda. Para 2008, el comercio deestos productos se cuantificó en US $4.200 millones.Desde el año 2000, una encuesta de opinión mostró que el 49% de losconsumidores británicos estarían dispuestos a pagar un 5% de sobre precio porproductos de AE. El valor agregado de estos productos sobre el precio normal, vadesde un 20% a un 100% dependiendo del producto y del país de consumo.A nivel Internacional el crecimiento anual de los productos ecológicos es deaproximadamente 20%, mientras que el de los convencionales es del 1.2%; el valordel mercado ecológico en Europa es de unos U$ 3200 millones de los cualesAlemania ocupa el 52% (U$ 1600 millones), seguido por Francia y el Reino Unido(U$ 420 millones). En este último, el 25% de la población compra alimentosecológicos. Para el 2002 se espera que la participación del sector ecológico enEuropa sea del orden del 5 al 10% (actualmente es del 1.5%).En Argentina durante 2002, se cultivaban 5000 hectáreas con prácticas ecológicas,cifra que aumentó a 300.000 hectáreas en 2006. El 61% de la producción seexporta hacia la Unión Europea, 26% lo absorbe el mercado nacional y el 13% va aEstados Unidos y Canadá.En 2007, el Inventario Nacional de Agricultura Ecológica arrojó resultadosimportantes en términos del número de iniciativas puntuales en producciónecológica en Colombia. De acuerdo con la consultoría del Convenio Proexport -Protrade, para 2009 el país contaba con 20 mil hectáreas certificadas comoecológicas, para un total de US$5 millones en exportaciones, con un crecimientoanual previsto entre el 10 y 20%.Los datos presentados muestran que es posible articular una política alternativa demanejo de suelos a las políticas actuales sobre los sistemas de agricultura. Existen,claro está, otros dos componentes que deben ser articulados a ella:
  5. 5. 1. El fortalecimiento del sistema nacional de información ambiental que, desde unprograma coordinado entre institutos como el Agustín Codazzi y el IDEAM, lesuministren periódicamente al país información sobre los grandes procesos dedeterioro o de conservación relacionados con el recurso (mapas de erosión y deusos de la tierra, por ejemplo)2. El fortalecimiento de redes y procesos de investigación y transferencia sobremanejo ecológico de suelos 3. Un proceso de ordenamiento territorial que implique la asignación de usosadecuados a las características de los suelos tropicales, bien sea por cuencashidrográficas, regiones naturales y/o entidades administrativas que garanticen el usosostenible del suelo.

×