CUENTOS DE LA LINDA
CIUDAD DE CERRO DE
PASCO
alumno : Jhonatan Capcha
baldeon
profesor : Wilber Giron
EL HUERFANO DEL TAMBO
COLORADO
Tres jóvenes mineros que se habían
unido para explotar una mina de plata
a extramuros de la...
EL PACTO CON EL MUQUI
Este era un viejo minero que no obstante sus cuarenta años de trabajo en las
oquedades, no había pod...
EL CURA SIN CABEZA
Hace muchísimos años, en los linderos de Chaupimarca y Yanacancha –camino a Pucayacu- por
donde transit...
gracias por su atencion
CUENTOS DE LA LINDA CIUDAD DE CERRO DE PASCO
CUENTOS DE LA LINDA CIUDAD DE CERRO DE PASCO
CUENTOS DE LA LINDA CIUDAD DE CERRO DE PASCO
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

CUENTOS DE LA LINDA CIUDAD DE CERRO DE PASCO

5.501 visualizaciones

Publicado el

CUENTOS CERREÑOS PARA EL AGRADO DE TODOS USTEDES
¡ ARRIBA CERRO DE PASCO ¡

Publicado en: Educación
2 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
5.501
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
30
Comentarios
2
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

CUENTOS DE LA LINDA CIUDAD DE CERRO DE PASCO

  1. 1. CUENTOS DE LA LINDA CIUDAD DE CERRO DE PASCO alumno : Jhonatan Capcha baldeon profesor : Wilber Giron
  2. 2. EL HUERFANO DEL TAMBO COLORADO Tres jóvenes mineros que se habían unido para explotar una mina de plata a extramuros de la vieja ciudad cerreña, vieron premiados sus esfuerzos y privaciones, en muy corto tiempo. Habían descubierto un filón admirablemente fabuloso que al explotarlo debidamente, les dio ingentes cantidades que en las Cajas Reales las trocaron en modales, en un
  3. 3. EL PACTO CON EL MUQUI Este era un viejo minero que no obstante sus cuarenta años de trabajo en las oquedades, no había podido reunir los fondos necesarios para sobrellevar una vejez exenta de privaciones. No tenía casa propia ni había podido ampliar su chacrita como lo habían hecho sus compañeros que siempre le estaban recordando: “La juventud no es eterna”. Eso lo intranquilizaba terriblemente. Tenía que encontrar una manera de mejorar su situación. Como si todo fuera poco, a su cadena de frustraciones se le unía una serie de acontecimientos misteriosos e inquietantes. A su agudo dolor reumático que agarrotaba sus manos, cada día más agobiante, a la dureza acerada de las galerias.
  4. 4. EL CURA SIN CABEZA Hace muchísimos años, en los linderos de Chaupimarca y Yanacancha –camino a Pucayacu- por donde transitaban los viajeros que iban a Huánuco, había aparecido un espectro terrible que tenía atemorizado a los caminantes. Era un cura sin cabeza que deambulaba por la zona desplazándose por los aires a considerable velocidad. Todo era que descubriera a un transeúnte o un grupo de ellos cuando inmediatamente se aparejaba y deslizándose por los aires –como si volara- los acompañaba un buen trecho que al verlo se inmovilizaban de terror. Cuando estos quedaban atónitos, el cura cuya negra sotana ya estaba raída y desprendiéndose en flecos -no sabemos cómo- la emprendía a grandes puñadas, a manera de zarpazos desordenados y fieros, destrozando la cara y cuerpo de sus víctimas; cuando éstas, salvajemente desjarretadas yacían muertas, se alejaba emitiendo lúgubres ronquidos guturales.
  5. 5. gracias por su atencion

×