LA PERSONA, PRINCIPIO Y FIN DE LA SOCIEDAD DEL BIENESTAREn todas las sociedades del mundo, son las personas quienes genera...
En tercer lugar, desarrollando modelos organizativos de cuarta generación,que vayan más allá de la innovación. Modelos org...
no puede obviar un compromiso serio de aportar nuestro “granito de arena”territorial a lo que debe ser un cambio radical y...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La persona, principio y fin

384 visualizaciones

Publicado el

En la Sociedad del Conocimiento, es la Persona el Principio y fin de la Sociedad del Bienestar

Publicado en: Educación, Viajes
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
384
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La persona, principio y fin

  1. 1. LA PERSONA, PRINCIPIO Y FIN DE LA SOCIEDAD DEL BIENESTAREn todas las sociedades del mundo, son las personas quienes generan ydisponen el conocimiento y quienes, a través de sus interacciones ycomunicaciones y de las interacciones entre las organizaciones en las queparticipan, generan riqueza y bienestar.Y son a su vez las personas las destinatarias últimas del bienestar generado,son el fin último.En la actual sociedad del conocimiento, día a día se están produciendo en todoel mundo cambios muy profundos y rápidos, tanto en el ámbito económicocomo en el social, son cambios que a su vez generan efectos en todo elmundo.La sociedad del conocimiento se caracteriza cada vez más por el protagonismode las personas: la persona es el protagonista de las organizaciones delconocimiento: el conocimiento reside en las personas y la innovación seproduce en la interacción entre las personas. La calidad de las interrelaciones yde las comunicaciones entre las personas es una de las claves de todasociedad competitiva, de sus procesos de generación y distribución de riqueza,en definitiva, de la sociedad del bienestar.Y para que las personas nos sintamos protagonistas de nuestro devenirpersonal y social, es necesario generar determinados contextos que faciliten,favorezcan y promuevan determinadas competencias y habilidades técnicas,pero muy especialmente, determinados valores y actitudes y habilidadesemocionales.Contextos que promuevan, en primer lugar, el sentido de la iniciativa yactitudes emprendedoras en diferentes ámbitos: en el sistema educativo, desdela más tierna infancia, en los ciclos básico y medio, en los ciclos superiores, enla universidad, trabajando con ejercicios prácticos los valores asociados alemprendizaje y a la innovación, con un lenguaje adaptado a cada edad. Sonactitudes que se deben promocionar en todos los ámbitos: en el familiar, en ellaboral, tanto cuando estemos en activo como temporalmente en desempleo,promoviendo el intraemprendizaje y la creación de nuevas empresas, así comoen todos los procesos de desarrollo tecnológico.En segundo lugar, promoviendo el empoderamiento de la persona trabajadora,mediante su cualificación, participación e implicación en diferentes proyectosempresariales y organizacionales. Cualificación, con la adquisición de nuevascompetencias técnicas y habilidades manuales, directivas, organizacionales,sociales y socio emocionales. Interiorizando nuevos valores y participandoactivamente en la gestación, gestión, en los resultados y en la propiedad detodo tipo de proyectos de todo tipo que le afecten.
  2. 2. En tercer lugar, desarrollando modelos organizativos de cuarta generación,que vayan más allá de la innovación. Modelos organizativos eficientes einnovadores, basados en la persona, en la corresponsabilidad y el compromiso,con liderazgo compartido, ampliamente distribuído, que incluya la gestióninteligente de las emociones, generando así los necesarios entornos deconfianza. Modelos organizativos colaborativos, capaces de adaptarse aentornos complejos, rápidamente cambiantes, capaces de conciliar la vidalaboral y familiar. En definitiva, contextos que generen entornos de trabajo dealta calidad organizativa, ambiental, emocional y tecnológica.Y, finalmente, generando contextos que desarrollen al máximo laresponsabilidad social empresarial y el capital social, tanto en las relacionespersonales intraempresariales como en las relaciones interorganizacionales,con los diferentes públicos con quienes nos relacionamos.Todo lo anterior, que podemos calificar como procesos de innovación socialorientado a la empresa, genera efectos muy positivos en la generación deriqueza de un territorio, al mismo tiempo que sube el nivel de satisfacción delas personas de forma relevante al sentirse protagonistas de la construcción deun futuro mejor. Lo tenemos a nuestro alcance, lo podemos empezar apracticar mañana mismo, es necesario pero no suficiente para unacompetitividad empresarial de cuarta generación.La competitividad empresarial, como fuente de generación de riqueza ybienestar, requiere, además, de entornos tecnológicos potentes, de un sistemaeducativo de primer nivel mundial, desde las primeras etapas hasta launiversidad, pasando por la formación profesional, de las adecuadasinfraestructuras de todo tipo y de un entorno fiscal, laboral y financieroadecuado. Competitividad empresarial que requiere, cómo no, en momentosde crisis como el actual, de medidas transitorias específicas que pudiéramosdenominar “anticrisis”.Y esta es la vía para generar riqueza, para generar desarrollo económico ysocial, uno de los pilares básicos del bienestar social. Y una vez más, esnecesario pero no suficiente: si no lo completamos con las medidas adecuadasde distribución de la riqueza generada y unas buenas dosis de generosidad,poco habremos avanzado. Porque, en definitiva, ¿Cuál es el fin último delbienestar social?. Son las mismas personas que con su protagonismo generanel bienestar social.Y no quiero terminar sin una reflexión final: ¿puede considerarse Gipuzkoa, oEuskadi, o Europa, una Sociedad del Bienestar mientras existan países comoSierra Leona, Nigeria, Malawi, Zambia, Botswana, Ruanda, Mali y Etiopía, conesperanza de vida de, respectivamente 25,9 – 29,1 – 29,4 – 30,3 – 32,3 – 32,8– 33,1 y 34, 0 años?. Mi respuesta es ROTUNDAMENTE NO. Y lo afirmoporque considero que toda decisión sobre el futuro de Gipuzkoa,fundamentada en valores como la ética, la generosidad, la solidaridad, lacohesión social, con amplia participación e implicación social de las personas,
  3. 3. no puede obviar un compromiso serio de aportar nuestro “granito de arena”territorial a lo que debe ser un cambio radical y comprometido del llamado“primer mundo” en relación con tanta miseria que están sufriendo los paísespobres. Me comprometo a desarrollar este último párrafo en un próximoartículo de opinión.José Ramón Guridi.Agosto 2010

×