Drama De La Juventud                                                    Asombra el comprobar en las páginas de los        ...
exista esa relación y comunión con Él, no tendrá satisfacción, tranquilidad ni paz. “No hay paz,dijo mi Dios, para el impí...
TRATADO EL MAESTRO SILENCIOSO "DRAMA DE LA JUVENTUD" No. 202
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

TRATADO EL MAESTRO SILENCIOSO "DRAMA DE LA JUVENTUD" No. 202

1.138 visualizaciones

Publicado el

TRATADO REALIZADO CON EL FIN DE ALCANZAR A OTROS PARA CRISTO

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.138
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
569
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

TRATADO EL MAESTRO SILENCIOSO "DRAMA DE LA JUVENTUD" No. 202

  1. 1. Drama De La Juventud Asombra el comprobar en las páginas de los diarios de todo el mundo, la cantidad de dramas diarios donde se involucran jóvenes, adolescentes y niños. En U.S.A. varios hechos sangrientos se han vivido en el pasado reciente, con niños y adolescentes que ingresan a los colegios donde estudian, portando armas de fuego y disparando sobre condiscípulos y maestros, con el consabido saldo de muertes y tristezas. El horror se repite en las naciones desarrolladas de Europa, con centenares de jóvenes esclavizados por el consumo de drogas, o en un degradante libertinaje sexual. Hay promiscuidad, suicidios, violencia callejera, racismo en grupos juveniles, delincuencia por Internet, pornografía infantil y cosas semejantes. En el Medio Oriente, África y América Latina, niños y adolescentes en actos terroristas, combatientes en ejércitos guerrilleros, prostitución y drogas que diezman la población infantil. En el Asia la situación no mejora, al ver tantos muchachos padeciendo hambre, otros luchan enardecidos por el radicalismo religioso. Ya no se ven aquellas conocidas rebeldías juveniles que pasaban cuando llegaba la edad adulta; muchos no llegan a esa etapade la vida. Realmente el mundo contempla con asombro un verdadero drama en la juventud de hoy.¿Qué está ocurriendo? Cada vez más se aprecia decepción e insatisfacción en nuestros jóvenes.Pareciera que la búsqueda de un futuro mejor de décadas pasadas, ha sido sustituida por lafrustración, y una actitud de abandono y desidia está llenando los corazones de la generación demañana. Lo que ocurre, amable lector, es que se están agotando las ofertas que el mundo hapresentado a los jóvenes a través de los años para tenerlos entretenidos. Este mundo se acercavertiginosamente hacia el final de los tiempos, cuando han de desencadenarse acontecimientospredichos en la Biblia, la infalible Palabra Divina, cuando después de muchos dolores el hombrellegue a su inevitable encuentro con Dios, y esos jóvenes, que cada vez están mejor preparadosen el camino del saber, que cada vez tiene mayor acceso a la tecnología y conocen cosas que unageneración atrás ni siquiera soñaba, no están satisfechos. Sus almas vislumbran que no tienennada para ese momento en la eternidad. Sólo la muerte pareciera ser un destino seguro para ellos.Y después de una vida llena de insatisfacciones ¿Qué les espera? Dios nos dice en Su preciosapalabra que... “como todos pecaron, todos están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos3:23). Como el alma tiene conocimiento, percepción de la comunión con su Creador, mientras no
  2. 2. exista esa relación y comunión con Él, no tendrá satisfacción, tranquilidad ni paz. “No hay paz,dijo mi Dios, para el impío” (Isaías 57:21). Usted que lee; tal vez ya pasada su juventud, entenderá que ese es el origen de todo eldolor que hay en su alma hoy. El mal de la juventud crece hasta proporciones verdaderamentealarmante en la edad madura, y sólo Jesucristo, el Hijo de Dios, puede dar paz al alma. Su muertevicaria y expiatoria en el calvario, arregló para siempre la cuenta pendiente del pecador conDios. Somos hechos justos delante de Él por la fe en Cristo. El mismo Señor nos advierte:“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción;pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Aunque muchos lo nieguen y otros procuren encontrar vías de escape para lasfrustraciones humanas, el drama existencial de la humanidad no tiene solución fuera del amor deDios mostrado a través de Jesucristo. Él mismo manifestó: “Yo soy el camino, la verdad, y lavida; nadie viene al Padre, sino es por mí” (Juan 14:6). Sólo Cristo trae comunión con Dios alhacer la reconciliación del pecador con Él (2ª Corintios 5:18); “y a vosotros también, que eráisen otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, os hareconciliado” (Colosenses 1:21). Y esto se puede explicar de manera sencilla amigo lector.Cuando Cristo murió, estaba sufriendo en Su carne, el castigo que merecíamos por el pecado, demanera que Dios no imputa más culpa a quien cree en Su amado Hijo. Y “la sangre deJesucristo, el Hijo de Dios, nos limpia de todo pecado” (1ª Juan 1:7). Pero debe usted tenerclaridad, “el que en Él cree (en Jesucristo), no es condenado; pero el que no cree, ya ha sidocondenado, porque no ha creído en el unigénito Hijo de Dios. El que cree en el Hijo tienevida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios estásobre él” (Juan 3:18, 36). Por todo esto le invito apreciado lector, joven o edad madura, a creeren Cristo como único Salvador personal, para que encuentre la paz de Dios, una razón de vivir,tranquilidad y gozo para la eternidad. Lic. Carlos Fariñas

×