Nevado… ¡Un Valiente Que Murió Traspasado!                                                             Ver al Valiente que...
Nevado era fiel soldado, se oían entre las detonaciones, gritos y tamboriles de la guerra,sus fuertes ladridos. El 24 de J...
TRATADO EL MAESTRO SILENCIOSO "NEVADO.. ¡UN VALIENTE QUE MURIO TRASPASADO" No. 204
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

TRATADO EL MAESTRO SILENCIOSO "NEVADO.. ¡UN VALIENTE QUE MURIO TRASPASADO" No. 204

647 visualizaciones

Publicado el

TRATADO EVANGELISTICO DEDICADO A PROCURAR ALCANZAR A OTROS PARA CRISTO

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
647
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
113
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

TRATADO EL MAESTRO SILENCIOSO "NEVADO.. ¡UN VALIENTE QUE MURIO TRASPASADO" No. 204

  1. 1. Nevado… ¡Un Valiente Que Murió Traspasado! Ver al Valiente que murió en el Calvario es nuestro objetivo en este relato: ¡a Cristo! A través de “Nevado” haremos ilustrar un par de características loables del Valiente Salvador que te predicamos. Su hermosura… “Mi amado es blanco y rubio, señalado entre diez mil. Su cabeza… Sus cabellos… Todo él codiciable. Tal es mi Amado” Cnt. 5:10 – 16. Su valentía “Jesús estaba en pie delante del gobernador… Pilato tuvo miedo” Mt. 27:1; Jn. 19:8 ¡Que contraste! En la antesala de1 Calvario quien tenía miedo era Pilato no Cristo. Él se mantuvo en pie, caminó hasta la cumbre de aquel lugar, dio su cuerpo a los heridores, su mejilla a los que arrancaron su barba, no escondió su rostro de injurias ni de esputos, no evitó el ser traspasado en sus manos y pies con clavos. Como cordero mudo no abrió su boca, no hubo lamentos ni quejas, el Valiente Salvador dio su vida, defendió una causa ajena: ¡El perdón de tus pecados y los míos! El Guerrero peleó, murió y resucitó, ¡contundente victoria! A fin de salvar a los que arrepentidos le reciben. “¡Nevado! ¡Nevado!” gritó VicentePino. El fiel y robusto animal obedeció en el acto y se volvió gruñendo. Casi moría, los soldadosde Bolívar ya lo alanceaban, cuando se oyó la voz del Libertador: “¡No hagáis daño al animal!”Pues morir traspasado no sería su destino todavía. Bolívar venía triunfante desde Colombia, iniciaban la “Campaña Admirable”. En Mayode 1813 pasó por Mérida - Venezuela y disponía cruzar la sierra nevada. Miró por última vez haNevado preguntando si sería difícil conseguir un perro cómo ese. ¡Otro igual imposible! Nohabía en todo el paramo otro perro como Nevado. Negro como azabache, lomo, orejas y colablancos, era como ver los picos de la sierra nevada. Así decimos de Jesús: ¡Otro igual imposible!Por eso hablamos de ÉL. Inconfundible e incomparable Cristo que cautiva con su amor yhermosura. Media hora después, avisaron a Bolívar que un niño le buscaba con un perro. ¡El mismoNevado! Tinjacá, indígena y soldado joven, conocía al perro por haber trabajado en esa mismahacienda. Fue designado: “Cuidador de Nevado”.
  2. 2. Nevado era fiel soldado, se oían entre las detonaciones, gritos y tamboriles de la guerra,sus fuertes ladridos. El 24 de Junio de 1821, estaba de nuevo en la batalla, esta vez en Campo deCarabobo, llanura donde valientes murieron para ver la victoria. Estaba enardecido en la batalla,se lanzaba como fiera sobre caballos españoles. 9 años y largas travesías por Venezuela le hacíanviejo y cansado, ya no tenía la misma rapidez de 1813. Tinjacá había sido fiel y noble en sutrabajo, corría tras él, llamándole repetidas veces, en vista del peligro que corría. Ya habíansonado en el campo las dianas del triunfo, cuando Bolívar, preguntó de nuevo por su perro, unsoldado respondió: “Tengo la pena de informarle a su excelencia que Tinjacá, está gravementeherido” ¿Y el perro? preguntó Bolívar. “El perro...” dijo titubeando, “el perro también estáherido”. Bolívar galopó al sitio, cuando el moribundo indio le vio, hizo un gran esfuerzo paraincorporarse, y le dijo: “¡Ah, mi general, nos han matado al perro!...” A pocos pasos estaba sinaliento el cuerpo de Nevado, atravesado de banda a banda por una lanza. El espeso pelaje dellomo blanco, teñido de sangre roja. Una vez le había libertado de las lanzas de sus propiossoldados, esta vez fue inevitable, y ante esa realidad se vieron las lágrimas de Bolívar. Nevadohabía muerto traspasado, al defender la causa ajena de hombres que anhelaban Libertad. Tener laLibertad del pecado costó un alto precio ¡La Sangre preciosa del valiente Hijo de Dios! “MasDios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió pornosotros” Romanos. 5:8 M.V. Marcos Tulio Sequera Panamá

×