FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD
Factores Desencadenantes de mayor presencia en la dependencia severa y su
relación con la...
in some cases, osteoarticular diseases,
them being those in this study group,
leads to the establishment of a greater
seve...
casos intervienen varios factores
causales y sólo en un 20% pueden
atribuirse a un solo origen” (Barrientos
López Everest,...
Problema
“La mayor longevidad de la población,
involucra no sólo una mayor
prevalencia de enfermedades crónicas y
degenera...
adultos mayores evolucionan hasta
llegar a ser dependientes severos
La adopción de la dependencia severa
deteriora de mane...
Dependencia Moderada
Requiere ayuda siempre o la mayoría de
las veces incluye las siguientes
situaciones:
- Incapacidad pa...
Larvada: si avanza lentamente y los
periodos de paso entre una etapa aguda
y ésta se hacen laxos, sufriendo
periodos de tr...
 Enfermedades neurosensoriales,
como deficiencia visual por
cataratas, retinopatía diabética,
glaucoma, uso de lentes
bif...
El examen de medicina preventiva en
atención Primaria
1. Mediciones: Signos vitales,
antropometría
2. Antecedentes: Activi...
-Formar parte del programa de atención
domiciliaria a dependientes severos
Criterios de exclusión
-Personas dependientes l...
A continuación se presenta es la
cantidad de casos que exponen los
factores desencadenantes seleccionados,
se destaca que ...
El Gráfico muestra cada una de las
etapas de dismovilidad y cuál es la
frecuencia de los factores
desencadenantes en cada ...
En el Gráfico Nº7 se entrega
información entre la etapa de
Dismovilidad 5A y Factores
Desencadenantes
En la presente gráfi...
100%, Artrosis en un 50% de los
casos, Secuelas de fracturas en un 50%
de los casos, y síndrome caídas
frecuentes en un 25...
DISCUSION
En relación a lo obtenido en el análisis
de datos, podemos generar asociación
entre estudios que describen
antec...
edades medias predominó la
discapacidad (Dra Concha Barrientos,
1996). También identifica que las
enfermedades No Transmis...
Dependencia Funcional y Enfermedades
Crónicas en Ancianos Mexicanos. 6.
Barrientos López Everest, R. B. (2013).
Porcentaje...
Melba Barrantes-Monge, M. E.-M.-R.-J. (2007).
Dependencia Funcional y
Enfermedades Crónicas en
Ancianos Mexicanos. 6.
Mini...
Superintendencia de Salud, D. d. (Marzo 2008).
Dependencia de los Adultos Mayores
en Chile. Santiago:
Superintendencia de ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Estudio metodologia dependientes severos

930 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
930
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
481
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Estudio metodologia dependientes severos

  1. 1. FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD Factores Desencadenantes de mayor presencia en la dependencia severa y su relación con la Dismovilidad en pacientes de 60 años y más pertenecientes al “Programa de Atención Domiciliaria a Dependientes Severos” del Cesfam Garín de Quinta Normal entre Marzo y Julio de 2014. AEDO H. CAROLINA, CALDERÓN B. NICOLE, SANDOVAL V. MARÍA CRISTINA RESUMEN OBJETIVO: Detectar a través de la revisión de fichas Kinésicas el factor desencadenante de mayor presencia en la dependencia severa y como se relaciona con las etapas de Dismovilidad en los pacientes mayores de 60 años pertenecientes al “Programa de Atención Domiciliaria a pacientes dependientes severos del Cesfam Garín de Quinta Normal” en el período de marzo a julio del año 2014. DISEÑO DE ESTUDIO: El enfoque del estudio es Cuantitativo, alcance descriptivo, Diseño no experimental de corte Transversal. MATERIAL Y MÉTODOS: Se seleccionaron todas las personas mayores de 60 años evaluados y clasificados como dependientes severos que se encuentren ingresados en el “Programa de Atención Domiciliaria del Cesfam perteneciente a la comuna Quinta Normal”, y se realizó la revisión de las fichas Kinésicas de cada uno de los usuarios. RESULTADOS: se obtuvo como factores desencadenantes de mayor presencia patologías que afectan principalmente el sistema cardiovascular y en algunos casos patologías osteoarticulares, siendo ellas quienes en este grupo de estudio conduce al establecimiento de etapas de Dismovilidad de mayor severidad. CONCLUSIÓN: Se concluye que el conocer estos factores que han quedado demostrados claramente genera la necesidad de buscar nuevas perspectivas en la promoción, prevención y tratamiento de situación de salud en los factores desencadenantes claves de la dependencia severa. ABSTRACT OBJECTIVE: to detect through a kinesiological record review, the trigger factor for a greater presence in severe dependence and how it is related to the stages of dismobility in patients older than 60 years belonging to the "Home Care Program for severe dependence patients of Garín Cesfam in Quinta Normal" in the period march to july 2014. STUDY DESIGN: The study uses a quantitative approach, descriptive scope, non experimental design and a transversal cut. MATERIAL AND METHODS: people over 60 years evaluated and classified as severe dependents, currently admitted to"Home Care Program for severe dependence patients of Garín Cesfam in Quinta Normal" were selected. Also, the review of each users kinesiological record was conducted. RESULTS: as triggers of more presence, the analysis of the data obtained shows that diseases primarily affecting the cardiovascular system and,
  2. 2. in some cases, osteoarticular diseases, them being those in this study group, leads to the establishment of a greater severity dismobility stages. CONCLUSION: the study concludes that knowing these factors that have been clearly demonstrated, generates the need for new perspectives on promotion, prevention and health situation treatments on key triggers of severe dependency. INTRODUCCIÓN En los últimos años las personas mayores se han convertido en una población de gran importancia, debido a una serie de afecciones que las influye a nivel individual, social, físico y mental (Lavanderos Felipe G. F., 2012). Toda problemática con esta población gira en torno a la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles, que está agravada por la calidad de la prestación de los servicios de salud y por la disminución de la participación en un rol social y económico. Diversos estudios demuestran que a medida que las personas sobrepasan los 60 años, aumenta la probabilidad de que en los próximos años aparezca una limitación en la funcionalidad. Asociado al progresivo deterioro biológico y constante aumento de problemas de salud relacionados al envejecimiento individual, lo que se observa como resultado de la interacción de factores biomédicos y contextuales, que incluyen estilos de vida, hábitos de alimentación, actividad física y presencia de enfermedades, entre otros. Este deterioro progresivo puede manifestarse de diversas formas y en general se asocia con una declinación de las capacidades funcionales y la autonomía de las personas mayores, llevando a estas a un estado de dependencia (Lavanderos Felipe G. F., 2012). Según datos obtenidos en el “Estudio Nacional de Dependencia en la Personas Mayores” se demostró que el 12,4% de las personas mayores en Chile presenta dependencia severa, correspondiendo a 208.243 personas de 60 años o más. Las personas con dependencia severa representan a más de la mitad del total de personas mayores con dependencia. La frecuencia y severidad aumenta a medida que aumenta la edad. A partir de los 75 años la dependencia severa constituye la mayor proporción de la dependencia total, llegando a cifras superiores al 30% en los mayores de 80 años. (Lavanderos Felipe G. F., 2012). Sin embargo, a pesar que existen numerosos estudios que hacen referencia a temas relacionados con las personas mayores, dependencia y dismovilidad, que se centralizan principalmente en aspectos sociodemográfico; No se conocen estudios claros que se dirijan al aspecto clínico kinésico en la población de estudio. Estudios asociados a la dependencia y dismovilidad afirman que “Existen múltiples causas de inmovilidad en el anciano que conducen a diferentes grados del trastorno”. En un 80% de los
  3. 3. casos intervienen varios factores causales y sólo en un 20% pueden atribuirse a un solo origen” (Barrientos López Everest, 2013) y que “variables como la edad y la comorbilidad física, presentan una influencia en el deterioro funcional, encontrándose que el ictus y fractura de cadera determina el deterioro funcional en adultos mayores de 75 años, al igual que la historia previa de HTA”. (Artaso Iigoyen, Deterioro Funcional del Paciente, 2002). Dentro de la misma línea (Barrantes - Monge Melba, 2007), en su estudio de “Dependencia funcional y enfermedades crónicas en ancianos mexicanos” revela que “La enfermedad vascular cerebral es la enfermedad crónica que se asocia con mayor fuerza a la dependencia funcional severa; pero no en los grados leve y moderado, como otros estudios han indicado”. Lo que demuestra que en algunos casos, la enfermedad cerebrovascular se ha reportado como la primera causa de deterioro de las actividades básicas de la vida diaria e independencia. Numerosos estudios también han demostrado la pérdida de capacidad para realizar con independencia las actividades básicas de la vida diaria (ABVD), ocurre durante el ingreso hospitalario por enfermedad aguda, con cifras de incidencia que oscilan entre el 35 y el 50% de los ancianos; las cifras más altas corresponden a servicios quirúrgicos (María Teresa Vidán Astiz, 2008)En muchas ocasiones no hay una relación directa entre enfermedad y deterioro funcional, ya que un trastorno menor puede resultar en mayor deterioro que una enfermedad de peor pronóstico, más grave o crónica. Sin embargo, la dependencia funcional puede ser el síntoma inicial de un proceso patológico en los pacientes ancianos y, en algunas instancias, puede ser el único síntoma. Este deterioro puede afectar considerablemente la calidad de vida y puede tener influencia en los cuidados futuros (Barrantes - Monge Melba, 2007). Sin embargo, pueden existir factores desencadenantes que se presenten y no posean registro en la ficha clínica de cada uno de los usuarios y que influyen en su condición de salud, lo que lleva a pensar que la identificación del factor desencadenante de la dismovilidad tiene una suma de eventos fisiopatológicos previo a esta expresión que no fueron registrados. Por lo tanto, identificar los factores desencadenantes para el equipo de salud es de gran importancia, debido a que ayudará a cumplir que el equipo de salud se enfoque directamente en la intervención de los factores de riesgo modificables, que llevan a ese evento o factor desencadenante de la dismovilidad y dependencia severa en el Cesfam Garín de la comuna de Quinta Normal.
  4. 4. Problema “La mayor longevidad de la población, involucra no sólo una mayor prevalencia de enfermedades crónicas y degenerativas sino que implica también, una mayor prevalencia de discapacidad y limitaciones funcionales y cognitivas que afectan la independencia en el diario vivir de los adultos mayores” (Minsal, 2008). El envejecimiento del ser humano se caracteriza por ser un proceso fisiológico presente durante toda la vida adulta y que crece progresivamente con la edad. Su principal inconveniente es la limitación progresiva en las capacidades y competencias funcionales de adaptación y de interacción del ser humano con su medio ambiente biológico, físico, psicológico y social. Los cambios que se producen en la vejez, no se deben exclusivamente al proceso biológico normal e irreversible del envejecimiento que afecta a distintos órganos y sistemas corporales, sino que, a la combinación de varios otros factores que se encuentran interrelacionados, tales como la pérdida prematura de aptitudes funcionales por desuso, las enfermedades agudas y crónicas, la marginación social, la desnutrición, la pobreza y muchos otros. Por otra parte es importante señalar que la mayor parte de los sistemas de protección a las personas en situación de dependencia hacen referencia a la misma, desligándola de la edad, aunque se sabe que ésta comporta un mayor riesgo de dependencia y que las personas mayores representan la mayor parte de las personas en situación de dependencia. De cualquier manera es necesario destacar que la dependencia no va precisamente ligada a la edad avanzada, aunque es cierto que ésta condiciona un tipo de dependencia específica de la que se derivan una serie de condicionamientos singulares y especialmente diferenciados de aquellos que son típicos en la dependencia producida por discapacidad. La dependencia supone un reto para los sistemas sanitarios y de servicios sociales que tienen que afrontar nuevas necesidades y demandas sociales en un contexto contradictorio de presiones políticas y económicas en favor de la contención del gasto social, en general y, al mismo tiempo, de nuevas demandas sociales en favor de una extensión de la protección social a las necesidades de ayuda personal que reclaman los ciudadanos, y sus cuidadores/as, para afrontar las distintas situaciones de dependencia (Superintendencia de Salud, Marzo 2008). Justificación La conveniencia del estudio radica en el conocimiento de los factores desencadenantes de manera precoz y lograr una prevención oportuna, para favorecer una intervención de forma temprana por el equipo de salud en conjunto con la educación a la familia y la persona encargada de los cuidados diarios. Esta investigación puede contribuir a mejorar las estrategias que se aplican dentro de los equipos de salud tanto en ambiente público, como privado en pacientes adultos mayores en estado de dependencia severa, además favorecería el entendimiento de cómo nuestros
  5. 5. adultos mayores evolucionan hasta llegar a ser dependientes severos La adopción de la dependencia severa deteriora de manera significativa la calidad de vida de los adultos mayores. Obedece a diversas etiologías y cursa con síntomas y signos asociados a la disminución de la capacidad motriz del adulto mayor. Estas alteraciones darán a su vez cuenta de otras patologías, es por esto que dicha condición debe ser siempre estudiada a fin de hallar etiologías y factores corregibles y asimismo debe ser tratada como un problema médico relevante en la atención del paciente mayor. Si bien no existe la posibilidad de interferir de manera absoluta en las múltiples consecuencias que lleva el estado de dependencia severa, se logra influir en reducción de manera relativa en algunas consecuencias que pueden ser modificables a corto plazo y así evitar la evolución al estado de mayor severidad. Si bien el presente estudio se aplica de manera específica sobre un Centro de Salud Familiar de la comuna de Quinta Normal, puede generar el interés en investigar en otros centros de Salud Familiar. Funcionalidad en las Personas Mayores La capacidad de movilización es un indicador de la salud del anciano y de su calidad de vida, ya que determina su grado de independencia. El anciano inmovilizado es considerado como un paciente que presenta un riesgo alto de complicaciones médicas, dependiente en las actividades básicas de la vida diaria y susceptible de ser hospitalizado. La movilidad o capacidad de desplazamiento en el medio, es imprescindible para tener autonomía, elemento esencial en la vida de una persona; en los ancianos, ésta depende de la interacción entre los factores propios de cada uno, como la habilidad y destreza motora, la capacidad cognitiva y sensorio-perceptiva, el grado de salud y autoconfianza, y los recursos ambientales personales externos. (Barrientos López Everest, 2013) Grados De Dependencia Dependencia Severa Dentro de esta categoría están todos los individuos con limitación funcional severa, las personas que siempre necesitan ayuda. Se incluyen los siguientes: - Individuos postrados. - Sujetos que presentan demencia de cualquier grado. - Presencia de alguna de las siguientes situaciones: Incapacidad para efectuar 1 ABVD (excepto bañarse) Incapacidad para efectuar 2 AIVD. Las personas que cumplieron con alguno de los 3 criterios mencionados, se consideran como dependientes severos. Los datos indican que el 12,4% de las personas mayores en Chile presentan dependencia severa, correspondiendo a 208.243 personas de 60 años o más. Las personas con dependencia severa representan a más de la mitad del total de personas mayores con dependencia.
  6. 6. Dependencia Moderada Requiere ayuda siempre o la mayoría de las veces incluye las siguientes situaciones: - Incapacidad para bañarse. - Requiere ayuda siempre o casi siempre para efectuar 2 ABVD. - Requiere ayuda siempre o casi siempre para efectuar 3 AIVB. - Incapacidad para efectuar 1 AIVD y necesidad de ayuda siempre o casi siempre para efectuar una ABVD. Las personas mayores con dependencia moderada en Chile alcanzan las 85.229, lo que equivale al 5,0% de las personas mayores. Dentro del total de personas mayores con dependencia, la moderada corresponde al 21,0%. Dependencia Leve Se ha definido como: - Incapacidad para efectuar 1 AIVD. - Necesidad de ayuda siempre o casi siempre para efectuar 1 ABVD. - Necesidad de ayuda siempre o casi siempre para efectuar 2 AIVD. Son 112.067 personas mayores que presentan dependencia leve en Chile, lo que equivale al 6,6 del total de personas mayores del país. El 27,6% de las personas mayores dependientes tiene dependencia leve. Concepto de Dismovilidad El síndrome de inmovilidad en el adulto mayor se define como la disminución de la capacidad para desempeñar las actividades de la vida diaria por deterioro de las funciones motoras; sin embargo, de un par de años a la fecha, se ha propuesto el término Dismovilidad, definiéndolo como “la molestia, dificultad o imposibilidad para movilizar parte del cuerpo o trasladarse, secundaria a situaciones patológicas diversas de origen biológico, psíquico, social, espiritual o funcional, que afecta la calidad de vida o que tiene riesgo de progresión” (Barrientos López Everest, 2013) La Dismovilidad sigue un patrón evolutivo bastante característico, no necesariamente lineal, pero sí evidentemente progresivo. El saltarse etapas es debido principalmente a la ocurrencia de eventos sobre agregados o a la descompensación de patología crónica asociada. (Dinamarca M, 2004) Aguda: si la pérdida de movilidad hacia la vida encamada o de “cama-silla” se manifiesta en 72 horas o menos, independientemente de su origen; debe considerarse una urgencia geriátrica por su gran morbilidad y mortalidad, así como pérdida de funcionalidad y calidad de vida. En general, puede avanzar rápidamente hacia etapas más profundas sino se establece un manejo inmediato y a veces se observa un efecto de “rebote” de la curva en alguna etapa, que tiende inicialmente a la regresión para luego empeorar con una curva menos pronunciada.
  7. 7. Larvada: si avanza lentamente y los periodos de paso entre una etapa aguda y ésta se hacen laxos, sufriendo periodos de traslape, lo que dificulta determinar la etapa precisa en que se encuentra. El tiempo que toma hacer el diagnóstico es mayor y las enfermedades causales son múltiples, por lo que se diagnostica debido a la ocurrencia de un evento agudo que pone al clínico frente a un paciente previamente deteriorado con una dismovilidad de larvada que se complicó. La inmovilidad puede exacerbarse por postración prolongada en cama, que resulta en la pérdida de la capacidad para levantarse o ponerse de pie sin ayuda. Se asocia con hipotensión postural, úlceras por presión, trombosis venosa, hipoxemia, estreñimiento, disminución del gasto cardiaco y desmineralización ósea. (Dinamarca M, 2004) 2.2. Causas de Dismovilidad Existen múltiples causas de inmovilidad en el anciano que conducen a diferentes grados del trastorno. En 80% de los casos intervienen varios factores causales y sólo en 20% puede atribuirse a un solo origen. Las causas más frecuentes de inmovilidad en el anciano son: sociales, ambientales y algunas enfermedades. Las causas psicosociales incluyen la soledad y la falta de apoyo social, depresión, miedo a caídas, etc... Las causas ambientales son las barreras arquitectónicas que representan obstáculos físicos en el domicilio o en el exterior; y elementos auxiliares de movilidad inadecuados o inexistentes como bastones, andadores y pasamanos. Las causas relacionadas con las enfermedades del paciente son:  Factores iatrogénicos por polifarmacia, administración de benzodiacepinas y hospitalización.  La comorbilidad es uno de los factores más importantes, ya que son frecuentes los padecimientos osteomusculares, como: enfermedad articular degenerativa, osteoporosis, traumatismos con o sin fractura, artritis, gota, problemas podológicos, como halluxvalgus, hiperqueratosis, alteraciones ungueales, como uña encarnada, onicomicosis, y algunas enfermedades menos comunes, como polimialgia reumática, osteomalacia, enfermedad de Paget y neoplasias óseas y de partes blandas.  Enfermedades neurológicas, como la enfermedad vascular cerebral, Parkinson y demencia, entre las principales, pero también neuropatías, atrofia multisistémica, neoplasias del sistema nervioso central e hidrocefalia.  Enfermedades cardiorrespiratorias, como insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad vascular periférica arterial o venosa, neoplasias pulmonares pleurales, bronquiales, cardiacas, etc…
  8. 8.  Enfermedades neurosensoriales, como deficiencia visual por cataratas, retinopatía diabética, glaucoma, uso de lentes bifocales, deficiencia auditiva por afección directa o por obstrucción del conducto auditivo por tapones de cerumen, vértigo postural benigno.  Enfermedades con debilidad generalizada como neoplasias en fases terminales, endocrinometabólicas, mal nutrición, anemias, infección eso insuficiencia hepática o renal. La prevención de la inmovilidad en los pacientes adultos mayores se enfoca principalmente en la identificación de situaciones de riesgo y en su tratamiento de forma temprana y oportuna. Por lo cual se ha encontrado variados estudios que coinciden en que la actividad física y el ejercicio son los principales factores para prevenir la inmovilidad, ya que producen un aumento de la capacidad cardiovascular, de la masa muscular y la densidad ósea, y mejoran el estado de salud mental y la socialización. (Barrientos López Everest, 2013) Paradigmas del estudio Hoy en día los sistemas de salud han tomado las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la cual les recomienda medir la salud en las personas mayores, en términos de cuál es el grado de la pérdida de funcionalidad, considerando la funcionalidad como el indicador de salud más relevante de este grupo etario. En donde tanto la mantención y mejoría de esta genera un gran impacto en el estado de salud y calidad de vida de las personas adultas mayores. Y se ha demostrado que la principal preocupación de este grupo de personas y sus familias en relación al envejecimiento es la salud y en forma de cómo se logra evitar la dependencia, entendida como una causa fundamental de sufrimiento y de la mala auto- percepción de salud. (Departamento de Ciclo vital, 2013) En el proceso de atención, la Valoración Integral de Salud de la Persona Adulta Mayor en Atención Primaria, ha sido definida como “el proceso diagnóstico multidimensional e interdisciplinario que se realiza con el objetivo de cuantificar las capacidades y problemas médicos, psicológicos, funcionales y sociales de la persona adulta mayor, mediante una evaluación clínica, mental, social y funcional, con la intención de elaborar un plan exhaustivo de cuidados para el tratamiento y el seguimiento a largo plazo del paciente”. (Departamento de Ciclo vital, 2013) El indicador que mejor entrega una visión clara del estado de salud de la persona adulta mayor es la funcionalidad. El Examen Anual de Medicina Preventiva del Adulto Mayor (EMPAM), dispone a este indicador como el centro de la evaluación, en donde a través de la medición de funcionalidad, se detectan los factores de riesgo, que a su vez deben ser incorporados en el plan de atención a fin de generar acciones sobre ellos según lo encontrado en atención primaria
  9. 9. El examen de medicina preventiva en atención Primaria 1. Mediciones: Signos vitales, antropometría 2. Antecedentes: Actividad física, vacunas, Programa de Alimentación Complementaria del Adulto Mayor (PACAM), patologías y terapia farmacológica 3. Evaluación Funcional- EFAM (evaluación de la funcionalidad parte A, B, MMSE abreviado).  Índice de Barthel para evaluación de dependencia.  Escala de Depresión Geriátrica de Yesavage.  Cuestionario de Actividades Funcionales de Pfeffer (del informante).  Minimental Extendido (MMSE extendido o Test de Folstein- Lobo) 4. Riesgo de caídas 5. Identificación de redes 6. Sospecha de maltrato 7. Exámenes anuales 8. Adicciones 9. Plan de atención y seguimiento Los resultados obtenido en el EMPAM son integrados a la historia clínica ya sea escrita o computarizada y es necesario que cada profesional que atiende a la persona adulta mayor, conozca los datos contenidos para que no vuelva a preguntar lo mismo y por otro lado puedan ser utilizados en su diagnóstico específico. De esta suma de evaluaciones que se realizan en el sistema de atención Primaria para exponer un índice del estado de salud de la persona mayor. El presente estudio se enfocara en los datos obtenidos según Índice Barthel, el cual muestra datos objetivos y cuantificables de la evolución del grado de dependencia que sufre la Persona Mayor siendo sensible a mínimos cambios de esta. Índice Barthel para la clasificación de la Dependencia en el Adulto Mayor A aquellas personas de 65 años y más, con limitaciones visibles y en los cuales se sospecha limitación para la ejecución de las actividades básicas de la vida diaria, junto a aquellas personas las cuales asisten al centro de salud y reciben atención domiciliaria. Se utiliza en aquellas personas que ya han demostrado dificultades en la realización de sus actividades de la vida diaria, se trata de una escala sencilla cuyos grados reflejan niveles de conducta en seis funciones. Su carácter jerárquico permite evaluar el estado funcional global de forma ordenada, comparar individuos y grupos, y detectar cambios a lo largo del tiempo. Criterios de inclusión -Inscritos en Cesfam -Pacientes clasificados como dependientes severos o totales según índice Barthel -Mayores de 60 años de edad
  10. 10. -Formar parte del programa de atención domiciliaria a dependientes severos Criterios de exclusión -Personas dependientes leves y moderadas pertenecientes al “Programa de Atención Domiciliaria” -Menores de 60 años de edad Población y muestra El universo de estudio se encuentra conformado por todos aquellos usuarios de más de 60 años, que se encuentren inscritos en Cesfam Garín de Quinta Normal, que pertenezcan al programa de atención domiciliaria a pacientes dependientes severos (índice Barthel menor a 35 puntos). Dentro del universo se han encontrado 38 usuarios, que presentan las características anteriormente nombradas para el análisis. Instrumentos y objetivos de ellos. Revisión documental de ficha Kinésica con selección de antecedentes según matriz de doble entrada, para lograr la cuantificación y obtención de datos claros asociados a la variable de interés “Dependencia severa” En donde a la presencia de la variable se le da valor numérico, con 1 a la presencia de la variable y 0 a la no presencia. ANÁLISIS DE RESULTADOS En el presente capítulo tiene por finalidad, presentar, analizar e interpretar los resultados obtenidos, dando especial atención al problema, interrogante o hipótesis planteada. Cada resultado ha sido obtenido de la recopilación de antecedentes indicados en el estudio desde la ficha Kinésica de cada uno de los usuarios considerados en el presente estudio, los cuales se presentan a continuación detalladamente: Distribución de personas según Rango Etario Mediana de edad: 85,5 años de edad Moda: 83 años Media aritmética: 84,1 años Porcentaje de Personas según Rango Etario Como se presenta en el grafico Nº 1, se separo el universo de estudio por rango etario; en el cual se obtiene el mayor porcentaje de las edades de los usuarios dependientes severos se encuentra en el rango entre los 80 y 90 años de edad. Lo que demuestra que la población de dependientes severos se establece principalmente en población envejecida, la cual día a día va en aumento. Gráfico Nº 1 Porcentaje de Personas según Rango Etario En el Gráfico Nº 2 se presentan los casos de usuarios que presentan los factores seleccionados
  11. 11. A continuación se presenta es la cantidad de casos que exponen los factores desencadenantes seleccionados, se destaca que las patologías o factores desencadenantes que sobrepasan el promedio, son patologías principalmente cardiovasculares y osteoarticulares respectivamente: - Hipertensión (82%) - Accidente Cerebro Vascular (45%) - Artrosis (29%) - Diabetes (24%) Gráfico Nº 2 Casos de usuarios que presentan los factores seleccionados El Gráfico Nº3 representa la presencia de Factores desencadenantes según sexo. Donde se encuentra que en la población de dependientes severos que han sido estudiados , el 76 % está compuesto por mujeres y un 24 % son hombres Donde en mujeres se encuentra la presencia predominante de Hipertensión, Artrosis, Infarto Cerebro Vascular y el síndrome de caídas frecuentes. Y en hombres la presencia de Hipertensión, Infarto Cerebro Vascular y Diabetes Considerando los cuatro factores de mayor presencia y su relación según sexo, se obtiene: En relación a la hipertensión, el 100% de los hombres presentan este factor desencadenante y el 75% de las mujeres presentan este factor desencadenante En relación a la accidente cerebrovascular, el 56% de los hombres presentan este factor desencadenante y el 41% de las mujeres presentan este factor desencadenante En relación a la artrosis, el 22% de los hombres presentan este factor desencadenante y el 31% de las mujeres presentan este factor desencadenante En relación a la diabetes, el 44% de los hombres presentan este factor desencadenante y el 22% de las mujeres presentan este factor desencadenante Gráfico Nº3 Factores desencadenantes según sexo Gráfico Nº 4 demuestra resultados obtenidos entre Factores y su Presencia según Etapa de Dismovilidad.
  12. 12. El Gráfico muestra cada una de las etapas de dismovilidad y cuál es la frecuencia de los factores desencadenantes en cada una de ellas. Observando con mayor número de usuarios dependientes severos que presentan la etapa de Dismovilidad 4B con color verde, equivalente a 11 usuarios quienes representan un 29% de la población total de estudio. Observando la Hipertensión y el Accidente Cerebro Vascular los factores desencadenantes de mayor presencia en los usuarios estudiados. Gráfico Nº 4 Factores y su Presencia según Etapa de Dismovilidad Gráfico Nº 5 La Relación entre las etapas de Dismovilidad/Porcentaje poblacional Entre las etapas dismovilidad que se instauran con una prevalencia mayor a la demás, se han encontrado etapa 4B en un 29% de los casos estudiados, 2B en un 21%, 3A en un 13% de los casos, 5B y 4A en un mismo porcentaje de 10% respectivamente cada uno. Importante a destacar que dentro de la población estudiada de dependientes severos y la etapa de dismovilidad de cada usuario, no se encontró usuarios que instauran en etapa 1ª y 1B de dismovilidad, comienzan con su grado de dismovilidad desde la etapa 2A de dismovilidad, por lo cual se destacan personas con dependencia severas la cuales parten con la dificultad de desplazamiento generando que la persona permanezca mayor parte del día sentado. Gráfico Nº 5 Relación Etapas de Dismovilidad/Porcentaje poblacional Gráfico Nº6 Relación entre la etapa de Dismovilidad 5B y Factores Desencadenantes La etapa 5B se presenta en una 10,5% de la población de estudio, de lo cual encontramos predominantemente la Hipertensión en 3 casos representando un 75%, Alzheimer 3 casos representando un 75% y Accidente cerebro vascular 2 casos representando un 50 % de los usuarios en esta etapa. Gráfico Nº6 Etapa de dismovilidad 5B y Factores Desencadenantes (Mayor severidad)
  13. 13. En el Gráfico Nº7 se entrega información entre la etapa de Dismovilidad 5A y Factores Desencadenantes En la presente gráficas se aprecia con claridad cuáles son los factores desencadenantes que se hacen presentes en la etapa de dismovilidad 5A donde tenemos un 2,6 % del universo de estudio, encontrando la Hipertensión, Demencia y Accidente Cerebro Vascular de forma igualitaria. Gráfico Nº7 Etapa de dismovilidad 5A y Factores Desencadenantes (Mayor Severidad) En la Gráfica Nº8 se entrega la relación entre la etapa de Dismovilidad 4B y Factores Desencadenantes El cuál es el Gráfico de mayor importancia debido a que representa la etapa de dismovilidad 4B, en la cual se encuentra un mayor número de casos investigados equivalente a un 29% del universo de estudio. Nos muestras datos claros en donde se destacan factores de mayor presencia como la Hipertensión en un 100% de los casos, Accidente Cerebro Vascular en un 63% de los casos, Artrosis en 36% de los casos y Diabetes en un 27% de los casos encontrados con dismovilidad 4B. Estos factores desencadenantes se han destacado repetitivamente a lo largo del análisis Gráfico Nº8 Etapa de dismovilidad 4B y Factores Desencadenantes En el Gráfico Nº9 entrega la relación entre la etapa de dismovilidad 4A y los Factores Desencadenantes Gráfica en la cual se representa la relación entre la etapa de Dismovilidad 4A y los factores desencadenantes que se han estudiado. Se observa una presencia mayor de pacientes con Hipertensión en un
  14. 14. 100%, Artrosis en un 50% de los casos, Secuelas de fracturas en un 50% de los casos, y síndrome caídas frecuentes en un 25% de los casos. Gráfico Nº9 Etapa de dismovilidad 4A y Factores Desencadenantes Gráfico Nº10 Etapa de dismovilidad desde 3B a 1A y Factores Desencadenantes En el Gráfico Nº11 se presenta la Dismovilidad según Sexo Muestra la prevalencia de mujeres en las etapas de dismovilidad siendo mayor en la etapa 4B seguida de la 2B, no existiendo un análogo con los hombres, los cuales muestran tanto en la etapa 4B y 2B es mismo número de casos de usuarios dependientes severos. Gráfico Nº11 Dismovilidad según Sexo En el Gráfico Nº12 se presentan la cantidad de casos que mantiene su control del Tratamiento Farmacológico y quiénes no. Se observa que en su mayoría el universo estudiado mantiene un control contante de sus patologías ya sean cardiovasculares osteomusculares u otros problemas de salud Las mujeres en un 100% mantienen el control de sus fármacos al día, de lo cual los hombres sólo un 77% mantienen el control. Gráfico Nº11 Control del Tratamiento Farmacológico
  15. 15. DISCUSION En relación a lo obtenido en el análisis de datos, podemos generar asociación entre estudios que describen antecedentes sobre los factores desencadenantes encontrados y las complicaciones y/o deterioros que pueden provocar. Al relacionar los datos obtenidos al estudio de la Carga de Enfermedad en Chile del Ministerio de Salud República de Chile (Marzo de 1996) en el cual se describen resultados obtenido de estudios de cuatro países los cuales mostraron que los hombres tienen mayor carga de enfermedad, debido principalmente a lesiones. Y que en las mujeres predominan las enfermedades crónicas no transmisibles (Chile 81%, Perú 62%, México 55% y Ecuador 48%). En los hombres la dependencia al alcohol, los accidentes de tráfico por vehículo a motor y la enfermedad isquémica del corazón son las más relevantes. Por otra parte, los trastornos depresivos y las enfermedades de la vía biliar son problemas prioritarios de la mujer. Las infecciones respiratorias agudas bajas la enfermedad hipertensiva y la enfermedad cerebrovascular tienen una importancia similar para ambos sexos (Dra Concha Barrientos, 1996). Lo cual demuestra datos muy similares a lo obtenido en el presente estudio, en donde en la dependencia severa predomina la presencia de mujeres en un mayor porcentaje en comparación a los hombres, siendo ambos sexos portadores de patologías cardiovasculares predominando la Hipertensión, Diabetes, Infarto Cerebro Vascular. Esto sustenta los hallazgos obtenidos en la presente investigación, respecto a las patologías que más afectan la calidad de vida a nivel mundial y local, como lo es en un subgrupo de la población de la comuna de Quinta Normal Continuando con la misma línea los resultados mostraron que en Chile se perdieron 1.769.557 Años de vida saludable (AVISA) , lo que implica 128,5 AVISA por cada mil habitantes. Al igual que todos los estudios en el mundo, se encontraron diferencias por sexo y edad. La carga de enfermedad se concentró en las edades extremas de la vida, evidenciándose que en todas las edades se pierde más AVISA en hombres que en mujeres (Dra Concha Barrientos, 1996), debido a esto es que se logra una relación directa con lo estudiado en los casos de dependientes severos en los cuales se concentró el mayor porcentaje de la población entre el rango etario ubicado entre los 80 y 90 años. Como era de esperar, en adultos mayores la mayor carga estaba dada por muerte prematura; mientras que en
  16. 16. edades medias predominó la discapacidad (Dra Concha Barrientos, 1996). También identifica que las enfermedades No Transmisibles (Grupo II) son la principal causa de pérdida de AVISA, con un73% del total, el segundo lugar lo ocupan los Traumatismos y Envenenamientos (Grupo III) con un 15% y en último término están las Enfermedades Infecciosas, Maternas y Perinatales con un 10% (Grupo I). Las enfermedades mal definidas son responsables del 2% de los AVISA. He aquí la importancia de la enfermedades cardiovasculares que se han demostrado como de mayor presencia en los casos de dependientes severos encontrados, los que actúan como desencadenantes de un proceso que ocurre de forma lineal, como lo es proceso Hipertensión – Infarto Cerebro Vascular-Dependencia/Discapacidad – Dismovilidad. Tal como lo que se ha encontrado en el presente estudio realizado en un Cesfam de todos los que se encuentran en nuestra ciudad y/o país. Conclusiones y Sugerencia Se concluye que el conocer que la hipertensión, Diabetes, Infarto o Enfermedad Cerebro Vascular y Artrosis como factores desencadenantes principales, lleva a la necesidad de buscar nuevas perspectivas de las que ya existen en la promoción, prevención y tratamiento de la situación de salud, en los factores desencadenantes claves de la dependencia severa en la población de estudio. Para ello, es de suma importancia que se desarrollen indicadores e intervención, localizados en la población adulta mayor tanto en hombres como en mujeres debido a que los factores desencadenantes se presentan en la misma proporción, para que se logre prevenir estos factores y así no alcanzar a que se instaurare la dependencia severa en esta población, y para que también se incorporen aspectos relacionados a mantener la funcionalidad y la calidad de la vida de las personas mayores de nuestro país, ya que es una población que en los años próximos continuara aumentando su número, implicando un mayor gasto a nivel social. Se ha logrado identificar a nivel local los factores desencadenantes de la dismovilidad y su prevalencia. Estos datos pueden ser utilizados de forma transversal para generar prevención, tratamiento a nivel individual o a través de un equipo multidisciplinario. También considerar que en un futuro se logre realizar este estudio con más centros de salud familiar o comunitaria, ya que es necesario para generar que el gobierno elabore políticas públicas, las cuales solucionen y/o prevengan el factor desencadenante de este síndrome que afecta a nivel familiar, local y país. Bibliografía Artaso Iigoyen, G. S. (2002). Deterioro Funcional del Paciente. Ministerio de Salud, 2. Barrantes -Monge Melba, M. G.-M.-R. (2007).
  17. 17. Dependencia Funcional y Enfermedades Crónicas en Ancianos Mexicanos. 6. Barrientos López Everest, R. B. (2013). Porcentaje de Perdida de Masa Muscular en el Adulto Mayor Hospitalizado en un Servicio de Medicina Interna. Revista Española Medico Quirurgica, volumen 18, paginas 39-40. Departamento de Ciclo vital, G. d. (2013). Orientacion Técnica para la Atencion de Salud de las Personas Adultas Mayores en Atencion Primaria. santiago: Departamento de Ciclo Vital,Division de Control y Prevencion de Enfermedades. Dinamarca M, J. L. (2004). ETAPIFICACIÓN DE LA DISMOVILIDAD. Hospital Geriátrico de Limache. Dra Concha Barrientos, M. (1996). La Carga de enfermedad en Chile. Santiago: Ministerio de Salud de la República de Chile. Dra.Cisternas, M. (s.f.). Apuntes de Reumatologia. Osteoporosis (págs. 3- 5). Chile: Pontificie Universidad Catolica de Chile. Obtenido de www.puc.cl. Everest Barrientos López, j. v. (2013). Porcentaje de Perdida de Masa Muscular en el Adulto Mayor Hospitalizado en un Servicio de Medicina Interna. Revista Española Medico Quirurgica, volumen 18, paginas 39-40. Huenchuan, S. (2011). Los derechos de las personas mayores. Santiago: CEPAL. Lavados, P. M. (2005). Avances en Factores de Riesgo en Enfermedades Cerebrovasculares. Santiago. Lavanderos Felipe, G. F. (2012). Estudio Nacional de la Dependencia en Personas Mayores. Servicio Nacional del Adulto Mayor, 7 y 11. María Teresa Vidán Astiz, E. S. (2008). Deterioro funcional durante la hospitalización en ancianos. Beneficios del ingreso en el servicio de geriatría. Servicio de Geriatría. Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Madrid. España, 134.
  18. 18. Melba Barrantes-Monge, M. E.-M.-R.-J. (2007). Dependencia Funcional y Enfermedades Crónicas en Ancianos Mexicanos. 6. Ministerio de Salud. (2009). Guia Clínica,Tratamiento Médico en personas de 55 años y más con Atrosis de cadera y/o rodilla leve o moderada. 7-9. Ministerio de Salud. (2010). Guia Clinica Endoprotesis Total de Cadera con limitacion Funcional Severa. 7. Ministerio de Salud. (2010). Guía Clínica Hipertensión Arterial Primaria o Esencial en personas de 15 años y más. Santiago: series guías clínicas Minsal. Ministerio de Salud. (2013). Accidente Cerebro Vascular isquemico en personas de 15 años y más. 12-13. Ministerio de Salud. (2013). Guia Clínica de Diabetes Mellitus tipo I. 10-11. Minsal. (2008). Dependencia de los adultos mayores en Chile. Superintendencia de Salud. MINSAL. (2008). Estudio Carga de Enfermedad. PUC. OMS. (2007). Ginebra . ONU. (2009). Indicadores del proceso de envejecimiento. United Nations Department of Economic and Social Affairs Population División. P. Olivares-Tirado, C. I. (2008). Dependencia de los Adultos Mayores en Chile. Santiago: Superintendencia de Salud. P. Olivares-Tirado, C. I. (2008). Dependencia de Los Adultos Mayores en Chile. Superintendencia de Salud. SENAMA. (2007). Estudio de Situación de los AM dependientes con pensión asistencial y sus cuidadores domiciliarios. Santiago: SENAMA. Sociedad Españolade Geriatría y Gerontologia, E. (2006). Tratado de Geriatría para Residentes. (págs. 211-212). Madrid: capitulo 20.
  19. 19. Superintendencia de Salud, D. d. (Marzo 2008). Dependencia de los Adultos Mayores en Chile. Santiago: Superintendencia de Salud. (2009). United Nations Department of Economic and Social Affairs Population Division. Villar, F. (2009). Discapacidad Dependencia y Autonomía en la vejez. Barcelona: Aresta.

×