PLAN COLOMBIAMILITARIZACIÓN DE LA VIDA CÍVIL  Y PROCESOS DE RESISTENCIAAsociación Para la Investigación y Acción Social   ...
Plan Colombia:Militarización de la vida civil y procesos de resistenciaInvestigación:David ErazoDirectora:Berenice Celeyta...
TABLA DE CONTENIDO INTRODUCCIÓN CAPITULO I: ¿DESDE DONDE HABLAN LAS VOCES DE LOS  IMPACTOS DEL PLAN COLOMBIA? CAPITULO ...
IntroducciónHoy no sabemos cuál es más entretenida: si la ficción-acción delceluloide norteamericano o nuestra realidad na...
comandantes de la policía, las F.F.A.A. e incluso ver los comercialesen que los soldados, “los hijos de la patria”, están ...
significativa cuando, a portas del ocaso del Plan Colombia, seempiezan a escuchar8, en “corredores”, las aspiraciones de u...
El primer paso en este transcurrir es determinante: PROHIBIDOOLVIDAR; la memoria –individual y colectiva- es y seguirá sie...
HABLAN LAS VOCES DE LOS IMPACTOS DEL PLAN COLOMBIA” y“¿EN DONDE NOS UBICAMOS?”, enfatizando en el contexto temáticoy metod...
que atentan contra los procesos organizativos y la identidad étnica ycultural de las comunidades Negras del Pacifico bonav...
Capítulo I ¿DESDE DONDE HABLAN LAS VOCES DE LOS IMPACTOS DEL                            PLAN COLOMBIA?El Plan Colombia se ...
investigación es aportar elementos innovadores en el abordaje deltema.Una primera idea nos lleva identificar tres énfasis ...
superpotencia en los asuntos internos de Colombia. Ello se dio enmedio de un deterioro de las relaciones entre los dos paí...
poca atención se presto a algunos de los aspectos mas preocupantesdel Plan.Este fue elaborado a partir de las apreciacione...
era una replica del Plan Nacional Antidrogas propuesta en el PlanNacional de Desarrollo. Para que la propuesta fuese atray...
Para        Christine          Lauber,          existe        una        incoherencia              en         lasintencion...
develar la iniciativa, por establecer los elementos estructurales, losrecursos y su destinación programada, para, desde al...
Según Restrepo, el problema en la formulación de este plan radicóen los intereses dispares entre Colombia y Estados Unidos...
Así, las investigaciones preliminares muestran el texto original“Plan Colombia. Plan para la paz, la prosperidad y el fort...
intentando alcanzar la paz en medio del conflicto, del cual sederivan problemas como la pobreza, exclusión, desempleo que ...
marítimos, terrestres y aéreos, apoyo al entrenamiento de lasF.F.A.A.) por lo que es apenas lógico que la atención temátic...
Alvear Restrepo (CAJAR), “Plan Colombia-No: impactos de laintervención” (2003).“Plan   Colombia-No”     hace       un   im...
En esta ocasión, una vez mas, el país fue certificado      plenamente por el Departamento de Estado, organismo      que in...
“Esta acción propicio la radicalización de la política de       exterminio (incluso preventivo) del enemigo potencial o   ...
organización institucional, la forma de contratación y laejecución parcial de los diversos proyectos contempladosen cuatro...
situación de familias y jóvenes, pero con grandes       falencias en su concepción, que las convierten en       acciones d...
Plan. En el caso especifico de fumigaciones, en entrevista ofrecidapor el alcalde de Puerto Asis – Putumayo, Manuel Alzate...
Efectos     colaterales         de       la      implementación:        lainternacionalización      del        conflicto  ...
económica y social, como lo es el papel asistencialista que haasumido el Estado a través de la implementación de los disti...
zonas del país, lo cual demuestra la imposibilidad de controlar elefecto de relocalización de estos.Para hablar de estos a...
sucia como el paramilitarismo. La erradicación violenta       no obedece a ningún proceso de solución estructural al      ...
frutales y plantas medicinales y otra serie de elementos básicospara la subsistencia como pueblo.Lo novedoso de la cartill...
Desde luego, el factor resistencia que representa “la guerrilla masvieja del mundo” ante los designios de los intereses tr...
CONAIE; y tres, a la conciencia bolivariana promovida por elchavismo en Venezuela y su estratégica posición económica dada...
que Colombia –Venezuela y Ecuador- “se convierta en un ejemploque demuestre que existen alternativas y que Washington se p...
necesario hacer una lectura de los impacto militares y sociales encontextos regionales como el Valle del Cauca, que de fac...
La conjunción de estos tres elementos nos lleva a explorar lasconexiones posibles desde los cuales se entiendan los impact...
nuestra realidad colectiva y desarrollar algunos niveles apropiadosde conciencia para la acción, la acción transformadora....
3. Identificar las transformaciones en la vida cotidiana de las     comunidades a partir de la implementación del Plan Col...
hoy conocemos como Neoliberalismo. Por ello es importanteconsiderar al capitalismo, y su fase neoliberal, como el momentoh...
A decir de Gramsci respecto a la cuestión hegemónica en general(que nos permite referirnos a la hegemonía neoliberal), est...
hegemonía. Es a través de la ideología como se forma esa     voluntad colectiva, toda vez que su existencia misma     depe...
poder económico y político, por un lado, mientras someten a lafuerza a los grupos contrarios, entre los que se cuentan los...
 Económico, constituyéndose en paradigma de referencia y       sancionador en última instancia.      Político, colocándo...
escaso, a través de la imposición de reglas de conducta personal porla fuerza física y las armas; en lo que finalmente se ...
la tranquilidad bajo la trilogía de la concordia (autoridad -reconocimiento – legitimidad).De la retórica a la prácticaBaj...
Alto y Medio Dagua, con los cuales se desarrolló esta investigación,se   trabajaron    dos    estrategias    fundamentales...
información y experiencias claves que faciliten el fortalecimiento desus dinámicas organizativas, la denuncia, la reivindi...
estrategias investigativas que buscan reconstruir los sucesos yrecuperar las vivencias de los actores populares, personas ...
25.084, San Pedro 14.754, Andalucía 27.377)12, en una densidaddemográfica promedio de 151 habitantes x km2.En suma los 4 m...
el zanjon del sastre; y una vasta red de subcuencas entre las quecontamos: los trópicos, Santa Isabel, Frazadas, Canadá, T...
la zona. Entre otras, se resalta el monocultivo intensivo de caña deazúcar, especialmente hacia las zonas planas de los mu...
laborales que han golpeado fuertemente el sector público, hanconducido     a       una   disminución   ostensiblemente    ...
ambientales, de adultos mayores, madres cabeza de hogar y ong´sen general, componen el panorama organizativo surgido desde...
salir embarcados en vagones del ferrocarril con destino a Zarzal,Cartago y Palmira, ciudades refugio de liberales. Tulúa y...
Para este tiempo, la presencia de los grupos insurgentes ponen enalertas a las autoridades locales y nacionales que ven am...
con los dineros del ilícito, entre los que se cuentan miembros de lasfuerzas militares y de policía (especialmente del Bat...
En el primer caso (Trujillo) la alianza Fuerza Pública, narcotráfico ysicariato desató una ola de muerte contra la poblaci...
la Asociación nacional de Usuarios Campesinos (ANUC) y elInstituto Mayor Campesino (IMCA)En la masacre de campesinos en la...
Dos últimos ejemplos que nos atrevemos a retomar corresponde a:la masacre perpetuada en Riofrío (1994). Bajo los mismos pa...
estructura fuerte y consolidada, que además de actuar de maneraconjunta con el ejército y la policía, tiene toda la infrae...
imaginario de optimismo, reconciliación y paz fue desdibujado unavez más             ante el acontecer político extramuros...
legitimar la muerte como parte del devenir histórico del país. Losmedios de comunicación a afectado la opinión pública for...
Para ello es necesario identificar a continuación el precedenteinmediato del narcotráfico en la zona centro - vallecaucana...
Incursión paramilitar en zona              Incursión paramilitar en zona       montañosa de San Pedro                   mo...
tiendas y destruyen las cabinas de     ellos eran respetuosos, nunca escuchetele-Tuluá y saquean el puesto de      de viol...
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia

1.376 visualizaciones

Publicado el

La investigación Plan Colombia, militarización de la vida civil y procesos de resistencia, realizada por la Asociación Nomadesc, en el marco del plan de trabajo del área de investigación social en derechos humanos, pretende conocer las vivencias de las comunidades del Distrito de Aguablanca en Cali, las zonas de Juanchaco-Ladrilleros y alto-medio Dagua en Buenaventura y las zonas rurales de San Pedro, Tulúa y Bugalagrande, en el centro del Valle del Cauca, respecto a los procesos de la militarización de la vida civil a partir de la implementación del Plan Colombia.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.376
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
9
Acciones
Compartido
0
Descargas
19
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Plan Colombia: militarización de la vida civil y procesos de resistencia

  1. 1. PLAN COLOMBIAMILITARIZACIÓN DE LA VIDA CÍVIL Y PROCESOS DE RESISTENCIAAsociación Para la Investigación y Acción Social NOMADESC
  2. 2. Plan Colombia:Militarización de la vida civil y procesos de resistenciaInvestigación:David ErazoDirectora:Berenice Celeyta AAsociación para la Investigación y Acción Social Nomadeschttp://nomadescinvestigacion.blogspot.com/www.nomadesc.blogspot.comasociaciondhnomadesc@gmail.comCali, Colombia.Con el apoyo de:CopyleftEl contenido de esta publicación es resultado de unproceso colectivo, convencido de la libre circulación deconocimiento y realizado con las comunidades. Puedeser reproducido por cualquier medio sin autorizaciónprevia de los y las autoras. Por favor, citar la fuente.
  3. 3. TABLA DE CONTENIDO INTRODUCCIÓN CAPITULO I: ¿DESDE DONDE HABLAN LAS VOCES DE LOS IMPACTOS DEL PLAN COLOMBIA? CAPITULO II: ¿EN DONDE NOS UBICAMOS? CAPITULO III: CENTRO DEL VALLE DEL CAUCA: Narcotráfico + militarización = paz, una ecuación engañosa. CAPITULO IV: BUENAVENTURA Y PLAN COLOMBIA: Una violencia que atenta contra la identidad CAPITULO V: CALI, JUVENTUD Y PLAN COLOMBIA: La legitimación de una voluntad colectiva neoliberal. CONCLUSIONES – DE VUELTA AL PUNTO DE PARTIDA
  4. 4. IntroducciónHoy no sabemos cuál es más entretenida: si la ficción-acción delceluloide norteamericano o nuestra realidad nacional. Ese cinehollywodense que invierte millones de dólares en Rambos ySchwarzeneggers, para mantener vigente a toda costa y todo costo -incluso el de la condición humana-, el “sueño norteamericano”, eseque predica la libertad, la democracia y el progreso; y para ello sevalen de toda suerte de acciones heroicas llenas de dolor ysufrimiento, que los convierten en épicos héroes para la generaciónde la hamburguesa, la Coca-Cola y la comunicación digital, graciasal alucinante repertorio de industria bélica que manejan, repleta dearmas súper potentes, devastadoras formulas químicas e ingeniosasestrategias de espionaje y contraespionaje, con los cuales resuelvena su favor la díada buenos/malos, donde desde luego el “bien” seimpone.Hoy nuestra realidad regional y nacional advierte uncomportamiento de película, llena de bombardeos, Rambos criollos yacciones heroicas –la mayoría violentas- entre “los buenos”, lasfuerzas oficialistas y para-oficialistas del Estado, y “los malos”, esosbandidos que son todos aquellos que tengan un pensamientodivergente a la línea del poder regente o generen accionesautónomas en la defensa de sus territorios, su cultura o sucondición humana. Solo basta con ver muchos de los noticieros –especialmente de los canales privados-, escuchar los informes de los
  5. 5. comandantes de la policía, las F.F.A.A. e incluso ver los comercialesen que los soldados, “los hijos de la patria”, están dispuestos a darla vida por la democracia más antigua de América Latina.Efectivamente resulta muy entretenido este contexto nacional, noporque cause agrado ver el escenario de guerra y confrontación, deexclusión y marginación, de atropello y negación de los derechoshumanos de todo un pueblo, estamos seguros que no es un placerperverso movido por alguna mórbida situación psicopatológica, sinoprecisamente porque inquieta y sorprende de sobremanera lagrandilocuencia de “nuestros dirigentes oficialistas” (políticos,militares y económicos) para disfrazar la realidad y sus actos, tandescarada y cínicamente que ofende e indigna.Hoy, 7 años después de la aparición del Plan Colombia, rondanalgunas preguntas básicas, algunas de vieja data y otras surgidasdesde la dinámica misma que tomo la implementación y los efectosdel Plan, que buscan desentrañar los verdaderos sentidos de estaspolíticas y las acciones que conllevan, pues su injerencia en lacotidianidad de las comunidades es inminente. ¿Qué ha pasado conel narcotráfico?, ¿Qué se ha ganado o perdido en materia deseguridad para la población?, ¿la gente se siente más segura hoy?,¿Qué alternativas se avizoran en contextos de constantetransformación?, ¿y la violencia…, y los muertos…, y losdesaparecidos…, y los desplazados…., y las propiedades de losdesplazados….? etc.; preguntas que cobran una relevancia
  6. 6. significativa cuando, a portas del ocaso del Plan Colombia, seempiezan a escuchar8, en “corredores”, las aspiraciones de unasegunda edición de la estrategia del gobierno o la continuidad de lavigente, que no es de sorprenderse, pues como buena películataquillera, es decir, que deja buenos dividendos a sus productores yactores (los gobiernos de EEUU y Colombia, el capital transnacionaly las clases dirigentes) amerita una segunda parte, un “reload”, un“come back”, prometiendo ser mejor que el anterior.En esta línea, a los sectores populares y las organizaciones socialescomprometidas con un cambio estructural de las condiciones deinequidad, marginación y vulneración de los derechos, propuestapor este sistema que nos imponen su modelo de vida y relación, nosconvoca a un esfuerzo permanente por mantener una posicióncrítica, un constante cuestionamiento y una actitud proactiva,coherente con las necesidades propias, con nuestras formas de sery pensar, unas posiciones y actitudes en concordancia con nuestracultura.8 “Aunque la idea es que eventualmente sean los colombianos quienes adelanten sin mayor intervención externa sulucha por la recuperación del control efectivo sobre todo el territorio, es indudable —y el mismo Congreso deEstados Unidos así lo reconoce -, que mientras persistan el narcotráfico y mientras las organizaciones guerrillerassigan desafiando al Estado, por simple interés nacional el país del norte no podrá desenchufarse de la suerte deColombia de la noche a la mañana.De hecho varios informes de la oficina de la contraloría del Congreso (GAO, por sus siglas en inglés), el brazoinvestigativo, evaluador y de auditoria de los legisladores norteamericanos, así lo han indicado.El más reciente, presentado a finales del año pasado, critica el hecho de que el Plan no tuvo nunca objetivos ni metasprecisas que permitieran establecer parámetros para evaluarlo y cronogramas de duración. La GAO sostuvo también que EE.UU. no podrá abandonar el país en el 2006 como se pensaba, pues se cometieron“muchos errores en el comienzo” -y durante el camino- que harán necesaria una extensión. Entre ellos, la falta depilotos capacitados colombianos para volar los helicópteros de protección y las avionetas de fumigación.En el escrito, predicen que una vez finalice el Plan Colombia, Estados Unidos tendrá que hacer una inversión anualmínima de US$230 millones, sólo para mantener lo que ya está en marcha”. Fuente: Diario El PAIS, Cali. 1 febrero2004.
  7. 7. El primer paso en este transcurrir es determinante: PROHIBIDOOLVIDAR; la memoria –individual y colectiva- es y seguirá siendo laherramienta fundamental desde donde soportemos, justifiquemos y,sobretodo, entendamos las acciones en nuestra vida, los efectos quede ella deviene y las alternativas posibles, desde las experiencias.Así pues, el esfuerzo investigativo adelantado por el EquipoRegional de Investigación de la campaña Prohibido Olvidar, buscarecuperar las historias, vivencias y las experiencias de lascomunidades dentro del marco de la implementación del PlanColombia en las distintas zonas del sur occidente colombiano dondela campaña tiene presencia (Centro del Valle, Buenaventura yregión pacifica, y Cali), procurando análisis interpretativos de losreales sentidos e impactos del Plan Colombia en la cotidianidad delas comunidades. Para nosotros, un esfuerzo cualitativocomplementario a la gama de opciones analíticas –mayoritariamente cuantitativas- que han trabajado y denunciado laimpertinencia e improcedencia del Plan.El resultado final se materializa en el presente documento, comouna alternativa en mantener viva la memoria histórica reciente deun país que, infortunadamente, suele olvidar pronto.“PLAN COLOMBIA: militarización de la vida civil y procesos deresistencia”, se escribe en un compendio de la experienciainvestigativa en 6 capítulos; los dos primeros, “DESDE DONDE
  8. 8. HABLAN LAS VOCES DE LOS IMPACTOS DEL PLAN COLOMBIA” y“¿EN DONDE NOS UBICAMOS?”, enfatizando en el contexto temáticoy metodológico de la investigación, es decir, sobre el Plan Colombiay la discusión respecto a los impactos en distintos niveles ydimensiones que hasta el momento se han producido, y, dos, sobrelos objetivos, las estrategias, los referentes para el desarrollo de lainvestigación -respectivamente-.Los tres capítulos siguientes recogen los hallazgos investigativos encada una de las zonas; partiendo de una contextualizaciónnecesaria de los entornos geográficos, económicos y políticos encada región, cada capítulo avanza en una lectura particular –general del Plan y sus impactos. “EL CENTRO DEL VALLE DELCAUCA: Narcotráfico + militarización = paz, una ecuación engañosa”propone una lectura histórica de conflicto social y militar que havivido esta región, para finalmente entender el Plan Colombia comola continuidad de una larga tradición guerrerista en procura delcontrol territorial donde la población civil -particularmente lasorganizaciones de base- son un escollo necesario de someter oeliminar y no como una estrategia antinarcóticos para acabar conlos problemas del país.Por su lado, “BUENAVENTURA Y PLAN COLOMBIA: Una violencia queatenta contra la identidad” ratifica la hipótesis anterior y avanza enidentificar esos elementos nocivos, producto de la militarización,
  9. 9. que atentan contra los procesos organizativos y la identidad étnica ycultural de las comunidades Negras del Pacifico bonaverense.Mientras, por su parte, “CALI, JUVENTUD Y PLAN COLOMBIA: Lalegitimación de una voluntad colectiva neoliberal”, gira en torno a lareflexión sobre las formas intangibles mediante las cuales se buscanlegitimar las propuestas del regente desde la formación funcional yamañada a las necesidades del modelo para perpetuar su status, apartir de la estrategia Jóvenes en Acción, denunciando el carácterasistencialista y alienante de esta (de) formación.Finalmente, el capítulo 6 ubica unas conexiones globales en torno alas experiencias y reflexiones suscitadas en cada una de las zonas,como una lectura amplia y conclutoria de los impactos del PlanColombia en las cotidianidades de las comunidades.Este proceso, como se realizó, solo fue posible a partir delcompromiso y la participación de las organizaciones sociales ypopulares que apoyan y dan vida a la campaña en cada una de laszonas; a War on Want, por su apoyo y financiamiento; a las Ong’samigas de Derechos Humanos quienes aportaron con suinformación y experiencia; pero sobre todo a las y los líderes de lascomunidades, quienes asumieron la propuesta como algo propio ypusieron en juego su experiencia y prestigio como dirigentes de suscomunidades, lo cual facilito el trabajo investigativo. A todos ellos yellas muchas gracias.
  10. 10. Capítulo I ¿DESDE DONDE HABLAN LAS VOCES DE LOS IMPACTOS DEL PLAN COLOMBIA?El Plan Colombia se constituyo, quizás, en uno de los temas mástrabajados de la última década en el escenario de crítica nacional,especialmente durante los años de su formulación e inicio, es decir,entre 1999 y el 2003. Una gran cantidad de autores, investigadoresy organizaciones sociales, de distintas tendencias, corrientes ygrupos, han dedicado numerosos esfuerzos a la lectura detallada,analítica, algunas veces contestataria y otras favoreciendo lainiciativa del ejecutivo. Todos los sectores han tenido que ver, deuna u otra forma, con el debate y la evaluación al Plan Colombia.Foros universitarios, talleres con sectores populares de lasciudades, asambleas de socialización en las zonas rurales, debatespúblicos, editoriales de prensa, artículos en revistas especializadas,artículos en revistas de opinión, libros compilatorios de debates yseminarios, campañas televisivas, informes en los noticieros, en fin,un cubrimiento bastante importante que, sin temor a equivocarnos,llevó a posicionar “los silencios de Pastrana”, como titularía elperiódico Desde Abajo en un suplemento especial en noviembre de1999, como el tema de moda.Es por eso que un amplio repaso por la producción escrita sobre elPlan Colombia, y en especial sobre sus impactos, reconstituye enuna tarea necesaria si la pretensión de esta o cualquier
  11. 11. investigación es aportar elementos innovadores en el abordaje deltema.Una primera idea nos lleva identificar tres énfasis temáticos básicosen los que se han desarrollado las reflexiones durante los procesosde formulación e implementación del Plan Colombia: uno, laestructura, composición e historia del Plan Colombia, especialmentetrabajado durante el momento de su formulación y gestión; dos, lasreales motivaciones contrainsurgentes y la valoración costobeneficio durante los dos primeros años de implementación; y tres,lo geoestratégico y las consideraciones en el terreno internacional apartir de dicha implementación.Breve reseña histórica: Plan Colombiano como estrategiaantinarcóticosRecordemos que en octubre de 1995 el entonces presidente de losestados unidos Bill Clinton, afirmó en la asamblea general de lanaciones unidas que Colombia era el epicentro del narcotráficomundial y representaba una amenaza “inusual y extraordinaria” ala seguridad nacional de los Estados Unidos. De dicha afirmaciónreside la prioridad que adquirió nuestro país dentro de su estrategiaantinarcóticos en el curso de las década de los noventa. En efecto,a partir de este periodo pero más específicamente durante el periodode Ernesto Samper (1994-1998), en el desarrollo del llamadoproceso 8.000, se incremento de manera notoria la injerencia de la
  12. 12. superpotencia en los asuntos internos de Colombia. Ello se dio enmedio de un deterioro de las relaciones entre los dos países.El gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002), cuyo triunfo electoralfue el resultado lógico de la crisis del cuatrienio de su antecesor ydel apoyo decidido de la Casa Blanca, trajo una inmediatanormalización de la relaciones entre los dos países. Pero, mas queeso, lo que se produjo fue un estrechamiento sin precedentes dedicho vínculos, en la medida en que el mandatario colombiano secomprometió de manera irrestricta con la agencia antinarcóticos ycon la profundización de la política neoliberal, impuesta al país porlos dos presidentes norteamericanos con los que le tocó entenderse.En ese contexto se presenta el plan Colombia, formulado por laadministración Clinton, un plan cuya apropiación despertó unafuerte controversia nacional e internacional. Dos posicionesopuestas se manifestaron frente a esta estrategia norteamericana: laprimera por parte de sus defensores, los gobiernos de los dos paísesque lo presentaron como un plan para la paz, la prosperidad yfortalecimiento del Estado, y como una panacea para todos losmales que afligen a la Nación; la segunda, encabezada por diversasorganizaciones políticas y sociales entre ellas los sindicatos ynumerosas ONG del país y del exterior que insistieron en que elplan Colombia no haría mas que incentivar la guerra y la crisissocial debido a su carácter marcadamente militarista, sin embargo
  13. 13. poca atención se presto a algunos de los aspectos mas preocupantesdel Plan.Este fue elaborado a partir de las apreciaciones de una comisión delGobierno de los Estados Unidos que estuvo dos meses en Colombiay fue discutido y aprobado en el congreso de su país antes de que seconociera siquiera en el nuestro. Se escribió en ingles y solodespués se presentó su versión en español ante el malestarexpresado por varios sectores políticos. Ante tal situación elgobierno descalifico cualquier crítica con el argumento de que quienosara cuestionar el Plan era un enemigo de la paz y de la inmersiónsocial; lo cierto es que este se convirtió en el documento oficial másimportante de la administración Pastrana y reemplazo al plan dedesarrollo cuando fue declarado inexequible por la corteconstitucional.Sobre las intencionalidades del primer momento: la soberaníay la guerra.La producción escrita durante el inicio del Plan Colombia fueescasa. Esto se entiende ya que la formulación inicial del Planprocuro mantener un bajo perfil mientras desarrollaba todo el lobbynecesario para la adquisición de los recursos para suimplementación. De hecho, la propuesta inicial del presidentePastrana se centro en “encontrar cultivos alternativos y para eldesarrollo económico” (Hartung. W., 2003), que si bien se recuerda,
  14. 14. era una replica del Plan Nacional Antidrogas propuesta en el PlanNacional de Desarrollo. Para que la propuesta fuese atrayente a losintereses norteamericanos, el gobierno Clinton instó a una serie decambios entre los que se incluían imprimirle “un fuerte sello militar”(idem).Dada las intencionalidades reales de la iniciativa de los ejecutivos(colombiano y estadounidense), era necesario mantener lapropuesta de Plan Colombia en el anonimato hasta tanto hubieseun apoyo mas o menos garantizado, especialmente por algún sectordel congreso de E.E.U.U.En efecto, cuando la iniciativa es presentada por los senadoresDewine, Grassley y Coverdell, como el proyecto de ley 1758, el 20 deoctubre de 1999, en la sesión 106 del comité de relacionesexteriores del Congreso de los Estados Unidos, se prenden lasalarmas de las organizaciones sociales como mecanismospreventivos ante una estrategia que se empieza a evidenciar comoelemento de guerra: “llega la navidad y vendrá un año nuevo. El regalo viene de los Estados Unidos. Pastrana nos trajo un Transformer. El Plan Colombia parece una paloma pero con $1.500 millones de dólares de ayuda que se convierten en instrumentos de guerra” (Desde Abajo, # 44. Noviembre 1999)
  15. 15. Para Christine Lauber, existe una incoherencia en lasintencionalidades que expresa el Plan Colombia y las acciones quepropone; según Lauber: “el proyecto alianza9 incluye una sección que negaría ayuda a cualquier unidad de las fuerzas de seguridad de Colombia si la Secretaria de Estado reporta al Congreso de los Estados Unidos a los violadores de los derechos humanos. Sin embargo, esto debe ser examinado más atentamente en el contexto actual. […] Lo que encontramos es militares creando el ambiente en el cual los paramilitares y milicianos aparentemente “independientes” pueden cometer sus acciones atroces en total impunidad, mientras que al mismo tiempo esos militares mantienen sus “manos limpias” para poder seguir recibiendo ayuda militar de países como el nuestro sin el escándalo del público en general”. (Lauber, Ch. 1999: 37)En esta línea, las primeras investigaciones sobre el Plan Colombia,son estudios exploratorios y predicciones de lo que podría llegar aser su comportamiento y algunos de los impactos que ello traería,muchos de los cuales hoy son comprobados. La tendencia principalde estas primeras investigaciones recae en un marcado interés por9 El Plan Colombia presentado por los congresistas norteamericanos a su legislativo también se denomino comoProyecto de “Alianza Act” o proyecto de ley S 1758.
  16. 16. develar la iniciativa, por establecer los elementos estructurales, losrecursos y su destinación programada, para, desde allí, generar ladiscusión en torno a una pregunta básica ¿qué se pretende con unaestrategia de este tipo que en función de la “paz” propone unincremento del potencial bélico del Estado y cuyo componente social–para muchos el meollo de los problemas del país- solo se esgrimecomo componente residual de la estrategia?En este orden de ideas, Luís Alberto Restrepo, investigador delInstituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales (IEPRI),planteó que el Plan Colombia tal como estaba formulado erainaceptable y contraproducente para el país, motivo por el cualhabía que trabajar en su reformulación y orientarlo hacia dosestrategias de manera diferenciada; una de ellas es la paznegociada con los grupos insurgentes y la otra es buscar unasolución al problema de las drogas.Para desarrollar el Plan era indispensable contar con la “ayuda” dela comunidad internacional, en este caso de Estados Unidos, quienera el único que estaba dispuesto a prestarla y que además estabaen la obligación de hacerlo en la medida de darle cumplimiento alacuerdo bilateral establecido con Colombia, teniendo en cuentaademás que este último había destruido buena parte de susrecursos materiales y humanos librando la guerra contra las drogasen su territorio.
  17. 17. Según Restrepo, el problema en la formulación de este plan radicóen los intereses dispares entre Colombia y Estados Unidos, donde elobjetivo de estos es querer luchar contra el narcotráfico, pero que almismo tiempo difiere en la estrategia a implementar para darlesolución, un ejemplo de ello es que Colombia planteaba erradicarlos cultivos ilícitos de forma manual, mientras Estados Unidosimpuso la fumigación aérea para la erradicación de estos.Igualmente el fortalecimiento militar del ejército colombiano,aunque no fuese un objetivo esencial para enfrentar los gruposinsurgentes armados, si es una urgencia inmediata, ya que con elincremento de su poder de guerra se puede acompañar los procesosde negociaciones para que exista una mesa de diálogo y así empezarun “cambio para construir la paz”.Desde la perspectiva de Restrepo se infiere que el propósito no esderrotar completamente a los grupos insurgentes, puesto que no sepodría lograr ni a corto ni mediano plazo; lo importante es impedirel aumento de sus filas y persuadirlos de la necesidad de entrar anegociar y para lograrlo se necesitan transformaciones en el ordensocial y político, las cuales pueden ser apoyadas y exigidas por lacomunidad internacional como condición de su ayuda, paragarantizar que muchos dirigentes colombianos no aprovechen lasuperioridad militar del Estado para conservar sus privilegios yprácticas ilegales.
  18. 18. Así, las investigaciones preliminares muestran el texto original“Plan Colombia. Plan para la paz, la prosperidad y el fortalecimientodel Estado”, describen las estrategias básicas del Plan (militar ysocial) y los flujos de recursos y destinaciones, como elementos dejuicio desde donde se infieren algunos efectos principales como elincremento del conflicto armado.La escena política también hace sus pronunciamientos respectivosfrente a la estrategia de gobierno. Para varios de los másreconocidos líderes políticos de los partidos tradicionales, el asuntopasa por el respeto a la soberanía del país, en cuanto la propuestanunca fue consultada – y mucho menos construida- con losdiferentes sectores sociales y políticos.Horacio Serpa, en entrevista ofrecida a la revista Cambio publicadael 21 de febrero del 2000 acerca del Plan Colombia, manifiesta queal momento de su planeación no se tuvo en cuenta los diferentessectores como el congreso, partidos políticos y áreas productivas dela sociedad, por lo cual considera a este plan como exclusivo yexcluyente.Dentro de estos aspectos contempla que hay un punto a tener encuenta y es que a través de este se busca luchar contra elnarcotráfico, pero difiere de él en la forma en que se está llevando acabo con la modernización de armas, bases combate, entre otrosque intentan lograr la reconciliación y acabar con el narcotráfico,
  19. 19. intentando alcanzar la paz en medio del conflicto, del cual sederivan problemas como la pobreza, exclusión, desempleo que a suvez se pueden relacionar con el narcotráfico y la subversión, en lamedida en que estos problemas abren el camino para que laspersonas hagan parte de grupos al margen de la ley.En el mismo sentido, el senador Amilkar Restrepo y las senadorasPiedad Córdoba y Viviane Morales se encuentran de acuerdo con losplanteamientos de Horacio Serpa, argumentando además que segeneran problemas ambientales y de salud, violación de losderechos humanos; motivo por el cual proponen que el PlanColombia realmente se convierta en la solución de los factoresgeneradores del conflicto, de exclusión social, de pobreza, deingobernabilidad y de violación de los derechos humanos.Los primeros años de la implementación: sobre lasintencionalidades contrainsurgentes y el fracaso costo-beneficioEl segundo momento de producción escrita se refiere a los añosiniciales de la implementación. Hacia el ultimo semestre del 2000 seviabiliza el apoyo financiero y logístico que contempla un primerpaquete de ayudas, básicamente en el terreno militar (compra dehelicópteros, conformación y establecimiento de batallonesantinarcóticos, dotación en comunicaciones, medios de transporte
  20. 20. marítimos, terrestres y aéreos, apoyo al entrenamiento de lasF.F.A.A.) por lo que es apenas lógico que la atención temática secentre en el seguimiento estadístico a los flujos de recursos(humanos, técnicos, financieros), describiendo y estableciendovarias comparaciones importantes con otras estrategias militares,con recursos para la lucha antinarcóticos dispuesta en otrosmomentos y en otros países10. En este momento es clave la enfáticainsistencia de todos los documentos por establecer el porcentajealtamente diferenciado que fue asignado a los componentesgenerales del Plan (de US $ 1139.1 millones asignados, el 80%corresponde a inversión para el componente militar y el 20% paralos programas sociales) y la discriminación sobre su utilización.Los primeros años de implementación (desde mediados del 2000 amediados de 2002) arrojan una serie de resultados desfavorablesque se constituyen en el talón de Aquiles apropiado para que lasorganizaciones políticas, sociales, académicas, etc. den pasos firmeshacia la lucha frontal contra el Plan Colombia.Quizás el primer documento sistemático, mayoritariamentedifundido, que condensa de mejor manera una ampliacontextualización del Plan, inscribiéndolo en el marco de unaestrategia global de dominación desde las esferas del podertransnacional, es el producido por el Colectivo de Abogados José10 Al respecto revisar:_CAJAR (2003). “Plan Colmbia-No: impactos de la intervención”. Capitulos 2 y 4._ CASTRO, Lourdes (2003). “Lasos Visibles Senderos Posibles”. Capitulo 2; pág. 48, 54.
  21. 21. Alvear Restrepo (CAJAR), “Plan Colombia-No: impactos de laintervención” (2003).“Plan Colombia-No” hace un importante rastreo sobre losantecedentes históricos que pueden advertirse a partir de otrasestrategias cívico – militares impuestas por los Estados Unidos parala región de América Latina y en especial para Colombia desde lasegunda post-guerra. Estos antecedentes son necesarios paraentender la estructura y composición del Plan Colombia,identificando los sentidos que tienen la mayor destinación derecursos para la guerra, es decir, para la lucha contra lasnarcoguerrillas.Uno de los aportes principales del documento del CAJAR, son lasreflexiones en torno al tema la lucha contrainsurgente desdeprogramas antinarcóticos, dada la asimilación escueta planteadadesde el gobierno entre narcotráfico, guerrilla y terrorismo: “En el punto de nexos guerrilla-narcotráfico, para efectos de una posible extradición, el general de las Fuerzas Militares, Fernando Tapias, anunció que había suministrado a la Fiscalía General de la Nación, un listado completo de los nombres de insurgentes y paramilitares relacionados con el narcotráfico.
  22. 22. En esta ocasión, una vez mas, el país fue certificado plenamente por el Departamento de Estado, organismo que incluyó entre su informe al Congreso un análisis sobre la relación existente entre grupos armados y los narcotraficantes, como vía mas expedita para posicionar la discusión de la destinación de los recursos antinarcóticos para la lucha contrainsurgente. Este concepto [refiriéndose a la alianza narco – política, guerrillas y negocio de narcotráfico] tal vez explica la propuesta lanzada por el secretario de Asistencia para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, en el sentido de negociar la política antidrogas con los grupos armados del país. Esta propuesta demostró tres cosas: la desestimación de los campesinos implicados en los cultivos como negociadores legítimos en el plano de la lucha antinarcóticos; segundo, el carácter eminentemente político de las fumigaciones y, tercero, el viraje discursivo que tomaría la <<ayuda>> Norteamérica y que se concretaría bajo el gobierno de Uribe Vélez. (CAJAR, 2003: pág 55-58)Los atentados del 11 de septiembre se constituyen en unespaldarazo para la radicalización de la lucha contrainsurgente,ahora narcoguerrillas.
  23. 23. “Esta acción propicio la radicalización de la política de exterminio (incluso preventivo) del enemigo potencial o cierto. […] El binomio narcoterrorismo de ahora en adelante sería inseparable. Lo que Pastrana no logró en la mesa de negociación, podría ser salvado por el apoyo de la mesa de Bush, cuando en visita realizada a Estados Unidos, la primera semana de noviembre, le recordaría a su homólogo que el nexo era evidente y entonces celebraba que <<ahora la comunidad internacional comienza a tomar en serio esta vinculación>>. Desde ese momento el discurso de Pastrana cambio, y por supuesto, con él, el destino de los dineros del Plan Colombia” (idem: pág 65-66)Utilizando los referentes empíricos que permitieron los dos primerosaños de intervención y tras un detallado seguimiento a laintervención generada desde el Plan, la Contraloría General de laNación hace un balance de la estrategia, y para ello: “Tiene dos líneas principales: en primer lugar, exponer una visión general sobre los resultados del Plan Colombia, con el propósito de advertir sobre la necesidad de introducir cambios en su estructura y realización, y, en segundo lugar, hacer una evaluación sobre la
  24. 24. organización institucional, la forma de contratación y laejecución parcial de los diversos proyectos contempladosen cuatro de sus programas principales: Vías para laPaz, Empleo en Acción, Familias en Acción, y Jóvenes enAcción, que, en su conjunto, representan más del 70%del total de la inversión prevista.Visto en su conjunto, el Plan Colombia registra másfrustraciones que éxitos en el logro de sus objetivosfundamentales. Si examina la efectividad de sus cuatrocomponentes básicos, es forzoso reconocer que los logrosson escasos. El primer componente –el más importante,claro está– era la solución política negociada delconflicto; pero el hecho cierto es que, luego de tres años,el proceso concluyó sin ningún resultado positivo y conun incremento notorio de las acciones bélicas. Elsegundo componente, la iniciativa contra el narcotráfico,no ha disminuido de manera significativa el áreacultivada, ni mediante las fumigaciones, ni con losacuerdos voluntarios, lo cual demuestra que la fórmulano se aplicó en toda la extensión necesaria o que no eseficaz, como tienden a pensarlo muchos analistas. Eltercero y cuarto componentes, acciones de ordensocioeconómico orientadas a paliar la situación de lasgentes afectadas por el conflicto, han mostrado algunosavances, especialmente en materia de obras deinfraestructura y en soluciones a muy corto plazo a la
  25. 25. situación de familias y jóvenes, pero con grandes falencias en su concepción, que las convierten en acciones de muy poca incidencia en la efectiva solución de esos problemas” (Contraloría General de la Nación. 2005: pág 5)Otros actores del ámbito de la política nacional se expresaron en sumomento en la misma dirección. Para Ingrid Betancourt,refiriéndose específicamente al tema de fumigaciones, dice que estas“son la periferia del problema y no el centro de la gravedad, el centroson los traficantes de droga, quienes no son atacados” (Free WillProductions). De igual manera el general en retiro Carlos AlfonsoVelásquez, plantea que “el Plan Colombia une dos factores: laguerrilla y el narcotráfico, y esto es un error, por que la guerrilla llevamucho tiempo en el Putumayo, antes que se empezara a sembrarcoca […] el gobierno no tiene como prioridad proteger la poblacióncivil, pero si el enfrentamiento con grupos armados” (idem).De parte de la insurgencia, uno de los voceros de las FARC en elproceso de negociación, Raúl Reyes, plantea que “el impacto sobre laguerrilla del Plan Colombia es la presencia de asesoresnorteamericanos, mas aviones, mas helicópteros, mas guerra” (idem).Como hemos visto, a los primeros efectos de implementación delPlan Colombia no se hicieron esperar las críticas de los distintossectores del país y la consecuente defensa de los promotores del
  26. 26. Plan. En el caso especifico de fumigaciones, en entrevista ofrecidapor el alcalde de Puerto Asis – Putumayo, Manuel Alzate Restrepo,para el documental “Plan Colombia ¿guerra antidrogas o pro-petróleo?” (Free Will Productions), dice que “durante mes y mediofumigaron 30.000 hectáreas. Las fotos del satélite muestran que laproducción de coca se aumento”. En el mismo documental, lainvestigadora Dra. Theo Colborn, de la Fundación Internacionalpara Especies Salvajes (WWF) plantea que “se presentan masproblemas en la piel en personas que estaban allí al momento defumigar con glifosato ya que este interviene en el páncreas, sistemade encimas, en las glándulas tiroides, cerebro, hígado, problemas enlos testículos”, mientras William Brownsfield, del Departamento deEstado de los EEUU, asegura que “no hay ninguna evidenciacientífica en que se compruebe esto, que sea creíble” (idem).Dos elementos centrales captan la atención de este momento: ladesviación del la lucha antinarcóticos hacia una luchacontrainsurgente; y las falencias y desaciertos en la implementaciónde este tipo de practicas cívico militares para dirimir el conflicto, esdecir, el fracaso rotundo tanto de la estrategia militar como de losprogramas sociales.
  27. 27. Efectos colaterales de la implementación: lainternacionalización del conflicto y los interesesgeoestratégicos.Aunque de los temas asociados a la internacionalización delconflicto se había hablado a lo largo del proceso de implementacióndel Plan, la atención de los estudiosos internacionales han centradosus discusiones enfatizando en los efectos políticos, económicos yambientales que se generan en las zonas de frontera.La investigación desarrollada por varias ONG’s colombianas yecuatorianas, entre las que se cuentan Acción Ecológica, AcciónCreativa, Clínica de DDHH de la PUCE, CAS, CDHU, CONAIE,FORCCOFES, INREDH, Plan País, RAPAL Ecuador, SERPAJEcuador, da a conocer los efectos de las fumigaciones aéreas delPlan Colombia, especialmente en las zonas de frontera, con losdaños en el material genético a partir del análisis de diferentescasos.A partir del estudio de casos en distintas zonas del país,presentados en el “Seminario Internacional Plan Colombia – No:impactos de la intervención. PLAN COLOMBIA HOY” y recogidos porel Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo en un textocompilatorio que lleva el mismo nombre del seminario, se ofrecemuchos elementos de juicio adicionales en torno a los impactosdesfavorables del Plan Colombia en materia de recuperación
  28. 28. económica y social, como lo es el papel asistencialista que haasumido el Estado a través de la implementación de los distintosprogramas sociales, especialmente el de familias y jóvenes enacción, puesto que dentro de estos se crearon una serie deorganizaciones no gubernamentales que actualmente están siendoinvestigadas debido al inadecuado manejo y ejecución de losrecursos.Otro componente es el fortalecimiento institucional y desarrollosocial en el que se evidencian una serie de irregularidades enprogramas de infraestructura social, gestión comunitaria, campo enacción, entre otros, los cuales presentan problemas en suformulación y coordinación en su implementación, generando quesus operaciones sean ineficientes, como en el caso de laerradicación voluntaria.De otro lado, mientras que la negociación política del conflictoarmado se da desde el diálogo para la paz en medio delfortalecimiento desproporcionado para la guerra, se advierte lapresencia de fuerzas irregulares internacionales en las diferentesoperaciones realizadas durante la implementación del Plan.Así mismo el combate contra el narcotráfico buscaba inicialmenteeliminar los cultivos ilícitos y los laboratorios para suprocesamiento, los que por el contrario han aumentado en algunas
  29. 29. zonas del país, lo cual demuestra la imposibilidad de controlar elefecto de relocalización de estos.Para hablar de estos aspectos en el caso colombiano, cabe citar losimpactos del Plan Colombia en las diferentes regiones del país,dentro de ellas el Magdalena Medio y la Sierra Nevada de SantaMarta como referentes en los que se visibilizan de mayor y mejormedida la implementación del Plan.El Magdalena Medio, ubicado al nororiente del país y caracterizadopor un alto número de conflictos que giran alrededor de sueconomía (como lo es la explotación de petróleo, minería, palmaafricana, ganadería y narcotráfico) ha visto un agravamiento de susituación a partir de la implementación del Plan Colombia duranteel 2003 e inicios del 2004, presentándose mayores violaciones a losderechos humanos en razón del control político, social, económico ymilitar, además de los desplazamientos y desapariciones medianteel ejercicio de la fuerza, asesinatos selectivos, amenazas, torturas yfumigaciones indiscriminadas en el territorio; motivo por el cualpara el año 2003 el CREDHOS registra 513 casos de violaciones alos DDHH e infracciones al DIH (CREDHOS, 2003).Con respecto a estas, las organizaciones campesinas plantean que: “Las fumigaciones indiscriminadas han fortalecido la estrategia del desplazamiento forzado, son una política de fuerza que complementan otras estrategias de guerra
  30. 30. sucia como el paramilitarismo. La erradicación violenta no obedece a ningún proceso de solución estructural al problema de los cultivos de coca. La solución pasa por la reforma agraria, por la inversión social en el campo, por un modelo de desarrollo que asegure el mercado interno a la producción campesina, tal y como lo han propuesto las comunidades campesinas en las movilizaciones, marchas y éxodos campesinos de 1996 y 1998”. (Agencia Prensa Rural. 2003).Las propuestas que generan ante estos planteamientos es lalegalización de la hoja de coca mediante uso medicinal y alternativoy, por otra parte, asegurar el mercado interno para la producciónnacional con un modelo incluyente y redistributivo.Según la exposición presentada por Diomedes Arias, líder indígenadel pueblo Kankuamo, en el texto compilatorio del seminario, existeun riesgo inminente en la Sierra Nevada de Santa Marta, habitaddel pueblo Kankuamos, cultivador de la hoja de coca como plantasagrada bajo una representación espiritual y no con finescomerciales (es decir, no es vista como una planta ilícita, ni esprohibida por el valor que tiene para la cultura). En la actualidad nose han fumigado estos terrenos, pero en algún momento llegará lafumigación a la Sierra, donde ya se estiman las consecuencias de suimplementación como las enfermedades en personas y animales,esterilización de la tierra y por ende la desaparición de árboles
  31. 31. frutales y plantas medicinales y otra serie de elementos básicospara la subsistencia como pueblo.Lo novedoso de la cartilla compilatoria del CAJAR es el abordajemucho mas cualitativo que hacen de las distintas problemáticassuscitadas por la dinámica desarrollada por el Plan Colombia encada contexto especifico, recuperando de esta manera laspercepciones de los distintos actores, instancias y autoridades queestán comprometidos con el tema, incluso lo correspondiente alámbito internacional, en el caso especifico de Ecuador.Por otro lado, un tema central en la discusión contemporánea delPlan Colombia lo constituye los intereses geoestratégicos. Tal comolo plantea Noam Chomsky : “los objetivos del Plan Colombia son las fuerzas guerrilleras con base en el campesinado y cuyo objetivo es un cambio social interno, que interferirían con la integración de Colombia al sistema global en los términos que los EE.UU. lo exigen; o sea, dominada por las elites vinculadas a los intereses de los EE.UU. a los que se les concede libre acceso a los valiosos recursos de Colombia, incluyendo su petróleo.” (Chomsky, 2002: 100)
  32. 32. Desde luego, el factor resistencia que representa “la guerrilla masvieja del mundo” ante los designios de los intereses transnacionalesde un pequeño grupo de empresarios extranjeros, especialmente enterritorios del país donde se encuentran alojados gran cantidad derecursos naturales, energéticos y de biodiversidad, seducen yalientan a las multinacionales y al gobierno estadounidense abuscar el control de dichos recursos, de tal forma que garanticen laexplotación indiscriminada de ellos.Pero este sería uno de los tres aspectos que engloban la discusiónsobre los factores geoestratégicos que inmiscuye el Plan Colombia.El mismo Chomsky y James Petras coinciden en proponer al menostres razones fundamentales: Entrada y fragmentación del“Triangulo Radical”, control del recurso energético y control de labiodiversidad –especialmente genética- de la amazonia.Referirse al Triangulo Radical es hacer alusión a los procesos deresistencia reales que se desarrollan en el norte de Sudamérica, esdecir, a la guerrilla colombiana (especialmente de las FARC y elELN) como fuerzas beligerantes con una bases sociales de apoyoconsiderable y que proponen un nuevo esquema de sociedad, conelementos centrales como una reforma agraria, la redistribución delingreso, las protección al mercado interno, la inclusión social ypolítica de los sectores históricamente excluidos, entre otros; alfuerte movimiento de resistencia indígena – campesino del Ecuador,particularmente a la capacidad de movilización y acción del
  33. 33. CONAIE; y tres, a la conciencia bolivariana promovida por elchavismo en Venezuela y su estratégica posición económica dadasu capacidad en la producción y distribución de petróleo –especialmente hacia EE.UU.-.Para Petras: “El triangulo radical puede contribuir a minar la mística de la hegemonía invencible de los Estados Unidos y la idea que la ideología del libre mercado es inevitable, […por ello…] el Plan Colombia implica primero la derrota de la guerrilla, luego rodear y presionar a Venezuela y Ecuador antes de moverse hacia el aumento de la desestabilización interna. El objetivo estratégico es lograr la re consolidación del poder del norte de Sudamérica, asegurarse acceso irrestricto al petróleo y aplicar la ideología de <<no existe alternativa a la globalización>> en el resto de América Latina” (Petras, 2002: 50, 57)Controlar el territorio colombiano es controlar los recursos que ense encuentran en él; es dar vía libre a la búsqueda de yacimientosde petróleo aún no explotados para el aprovechamientonorteamericano en el mercado internacional; es permitir el estudio yusufructo del recurso biogenético de las selvas ecuatoriales enfunción de las transnacionales farmacéuticas y alimenticiasestadounidenses; es acallar las resistencias del continente evitando
  34. 34. que Colombia –Venezuela y Ecuador- “se convierta en un ejemploque demuestre que existen alternativas y que Washington se puedevencer” (Chomsky, 2002:15). Capitulo II ¿EN DONDE NOS UBICAMOS?La pregunta inmediata es ¿qué elementos innovadores podríaconstituir esta investigación cuando al parecer ya todo está dicho enmateria del Plan Colombia?. En efecto, lo que pensamos es que elterreno fue ampliamente explorado durante la formulación, gestióny primeros años de implementación, de hecho la mayor cantidad deliteratura e investigaciones se ubican en el periodo 1999 a 2003 –salvo los informes de la contraloría quienes han continuado con elseguimiento permanente al Plan -, lo que nos permite constituir unprimer punto de ruptura: la temporalidad, es decir, revisar el estadoactual de la situación leyéndolo en términos de fenómeno social.La especialidad, como dimensión indivisible de la temporalidad, seconvierte en el segundo elemento innovador. Aunque las accionesmás mencionadas desarrolladas en el marco de Plan Colombia -lasmilitares- han sido casi que focalizadas en las zonas donde elincremento del conflicto bélico y la “lucha antinarcóticos” gana encantidad y calidad (Putumayo, Nariño, Caquetá), las estrategiascomplementarias -sociales- del Plan tienen asiento en otras zonasdel país, especialmente en los centros urbanos, de allí que sea
  35. 35. necesario hacer una lectura de los impacto militares y sociales encontextos regionales como el Valle del Cauca, que de facto recibenlos efectos del Plan pero no han sido lo suficientementedocumentados –o como en el caso del Valle donde no se encontróningún documento al respecto.Un tercer elemento innovador estaría dado por el énfasis temático.Si bien hemos dicho que las investigaciones y análisis se hancentrado en la estructura, composición e historia del Plan Colombia,las reales motivaciones contrainsurgentes y la valoración costobeneficio durante los dos primeros años de implementación y logeoestratégico y las consideraciones en el terreno internacional apartir de dicha implementación, estas han dejado de ladosuperfluamente el tratamiento de los impactos en las subjetividadesindividuales y colectivas de la vida cotidiana de las gentes.De hecho, el enfoque de investigación ha marcado un énfasisprimordial hacia investigaciones de tipo cuantitativo - estadístico,acertadamente tratando de evidenciar elementos estructurales yobjetivamente describibles para dar al traste con la denuncianecesaria a los atropellos y las violaciones a los derechos humanosen general. De allí partimos para proponer y justificar un enfoquecomplementario que se mueva primordialmente en el terrenocualitativo, como posibilidad de comprensión compleja delfenómeno.
  36. 36. La conjunción de estos tres elementos nos lleva a explorar lasconexiones posibles desde los cuales se entiendan los impactos delos aspectos estructurales con los impactos de los aspectossubjetivos, es decir, el lugar donde se encuentran estas dosdimensiones, que a nuestro parecer puede esbozarse en la líneatemática de los impactos ideológicos a partir de las condicionesobjetivas de la acción, o como lo proponemos como tema deinvestigación: Plan Colombia, militarización de la vida civil yprocesos de resistencia.La importancia radica en la posibilidad de seguir aportandoelementos a la discusión siempre sobre el atentado a la posibilidadfactible de ser pueblos autónomos, en contextos de globalizacióneconómica neoliberal.Es también menester documentar desde las experiencias cotidianaslas violaciones a los derechos humanos, que tienen su sustrato enla cotidianidad y allí mismo, en las relaciones íntimas,comunitarias, generan los impactos más profundos y perdurables.Finalmente, seguir llenándonos de elementos de juicio en estos yotros sentidos a favor de nuestros derechos y en contra de lacorrupción, la penalización de la protesta social y la violación de losderechos humanos, producto de la brutal arremetida neoliberal,pretenden una doble intencionalidad: sensibilizarnos frente a
  37. 37. nuestra realidad colectiva y desarrollar algunos niveles apropiadosde conciencia para la acción, la acción transformadora.Con todo lo anterior nos preguntamos ¿Cómo han vivido lascomunidades del Distrito de Aguablanca en Cali, la zona nortede Juanchaco-Ladrilleros y alto-medio Dagua en Buenaventuray las zonas rurales de los municipios de San Pedro, Tuluá yBugalagrande, en el centro del Valle, el proceso demilitarización de la vida civil a partir de la implementacióndel Plan Colombia y que procesos de resistencia civil se hangenerado?Nuestra apuesta gira en torno a un objetivo central: 1. Conocer las vivencias de las comunidades del Distrito de Aguablanca en Cali, las zonas de Juanchaco-Ladrilleros y alto- medio Dagua en Buenaventura y las zonas rurales de San Pedro, Tuluá y Bugalagrande, en el centro del Valle del Cauca, respecto a los procesos de la militarización de la vida civil a partir de la implementación del Plan Colombia.Soportamos estas pretensiones en los siguientes objetivosespecíficos: 1. Caracterizar la vida cotidiana antes de la implementación del Plan Colombia. 2. Establecer las estrategias del Plan Colombia implementadas en las comunidades.
  38. 38. 3. Identificar las transformaciones en la vida cotidiana de las comunidades a partir de la implementación del Plan Colombia. 4. Caracterizar las valoraciones que hacen las comunidades sobre las transformaciones en su vida cotidiana a partir de la implementación de esas estrategias.¿Cómo entender la militarización de la vida civil en elcontexto neoliberal?Tras la caída del muro de Berlín como hito de la polarización delmundo y referente empírico de la vertiginosa decadencia del bloquesocialista en los 80’s, como contraparte efectiva de la contradiccióneconomicista, el planeta asiste a la emergencia y posicionamiento deun modelo global de dominación; el modelo capitalista sereposiciona en el plano global como paradigma regente. Bajo unanueva fase de acumulación a ultranza de las riquezas soportada enla idea absoluta de Adam Smith “que la competencia privada libre deregulaciones produce y distribuye mejor la riqueza que los mercadoscontrolados por los gobiernos” (Microsoft Corporation, Encarta2005), los capitales privados traspasan las fronteras de sus Estadosy se expanden como un cáncer mundial que se ramifica en todos loslugares de la tierra, cooptando todos los ámbitos de la vida eimponiéndose como pensamiento único. El mundo se abre a unfrenesí descontrolado de mercados internacionales mucho mássalvaje que cualquier otra expresión capitalista de la historia y que
  39. 39. hoy conocemos como Neoliberalismo. Por ello es importanteconsiderar al capitalismo, y su fase neoliberal, como el momentohistórico donde se constituye como modelo hegemónico a nivelglobal.Una cosa es clara y común entre esta y todas las culturas de las quese tenga conocimiento: el posicionamiento paradigmático de unmodelo como hegemonía se posibilita en cuanto actúa coordinada yconsecuentemente sobre todos los ámbitos de la vida, desde lasrepresentaciones del cuerpo y las interacciones cotidianas con losotros (y lo otro) hasta las supraestructuras económicas, políticas ysocioculturales, o en palabras de Pierre Bourdieu (2000): “la concordancia entre las estructuras objetivas y las estructuras cognitivas (subjetivas), entre la conformación del ser y las formas de conocer, entre el curso del mundo y las expectativas que provoca, permite la relación con el mundo que Husserl describía con el nombre de <<actitud natural>> o de <<experiencia dóxica>>, pero olvidando las condiciones sociales de posibilidad. Esta experiencia abarca el mundo social y sus divisiones arbitrarias, comenzando por la división socialmente construida entre los sexos, como naturales, evidentemente, y contiene por ello una total afirmación de legitimidad” (Bourdieu,P. 2000; 21)
  40. 40. A decir de Gramsci respecto a la cuestión hegemónica en general(que nos permite referirnos a la hegemonía neoliberal), esta se dacuando un grupo fundamental (en este caso la burguesía) quebusca unos intereses corporativos logra generar alianzas con otrosgrupos de poder a los que incluye, fusiona y subordina en susinterés y objetivos (económicos, políticos, intelectuales y morales),asumiendo la orientación y dirección de la alianza más allá de losintereses corporativistas a través de la ideología11, es decir,introduciendo “una nueva dimensión indisoluble a la direcciónpolítica, que es la dirección intelectual y moral” (Mouffe Ch.; 194). “la hegemonía no se presenta en una alianza de clase puramente instrumental a través de la cual las reivindicaciones clasistas de las clases aliadas se expresan en términos de la clase fundamental, mientras cada grupo conserva su propia individualidad y su propia hegemonía al interior de la alianza. […] la hegemonía involucra la creación de una síntesis mas elevada, de modo que todos sus elementos se funden en una <<voluntad colectiva>> que pasa a ser el nuevo protagonista de la acción política que funcionara como sujeto político mientras dure esa11 El concepto de ideología en Gramsci es posible entenderlo como la visión conciente del mundo que tienen cadasujeto, construida a partir de las prácticas sociales cotidianas, es decir, como subjetividad colectiva introyectada porcada agente social, que se constituye en repertorio de acción del sujeto, lo que implica su existencia material enprácticas concretas y en instituciones y aparatos plenamente definidas (la familia, la escuela, la religión, el Estado,los medios de comunicación, etc.), que a decir de Chantal Mouffe, “cuyo papel practico-social es indispensable entodas las sociedades”. La ideología pensada en estos términos se entendería como una práctica productora desujetos. (Mouffe Ch. 197-203)
  41. 41. hegemonía. Es a través de la ideología como se forma esa voluntad colectiva, toda vez que su existencia misma depende de la creación de una unidad ideológica que servirá de <<cemento>>. […] puesto que la formación de la voluntad colectiva y el ejercicio de la dirección política depende de la existencia misma de la dirección intelectual y moral”. (Mouffe Ch. 194).Además de las alianzas, la clase fundamental ejerce el controlcoercitivo sobre otros grupos subordinados, neutralizando oanulando sus pretensiones de clase incluso desde el ejercicio de lafuerza. Esto le permite la instauración de su condición hegemónicadesde el ejercicio del poder político, moral, intelectual y físico. Deesta manera, el control hegemónico de una clase como paradigmarecorre dos caminos necesarios en su posicionamiento: por mediode la construcción de amplios consensos con los grupos aliados y através de la apelación del recurso de la violencia como mecanismocoercitivo hacia los grupos opositores, donde en ambos casos susintereses corporativos como grupo fundamental se mantienen,haciendo que estos (sus intereses corporativos) se asimilen, sientany reconozcan como colectivos.Quizás eso lo ha logrado entender las clases dominantes quecontrolan hoy por hoy el gobierno estadounidense; de tal forma,generan todo una serie de condiciones para captar aliados en lospaíses latinoamericanos, quienes son los mismos que ostentan el
  42. 42. poder económico y político, por un lado, mientras someten a lafuerza a los grupos contrarios, entre los que se cuentan los sectorespopulares y las organizaciones sociales autónomas que pelean porun país distinto. Tal como lo plantea Ana Esther Ceceña: “la manera capitalista de apropiarse de los saberes colectivos, de dominar la naturaleza, de acumular riquezas y reenfrentarse a los trabajadores es a través de su objetivación en una serie de instrumentos y maquinas que se presentan, en el imaginario capitalista universalizado, como las únicas y verdaderas fuerzas del progreso y la competencia. No obstante esa percepción naturalizada de los instrumentos y formas capitalistas de producción, la tecnología es el núcleo de definición o síntesis del grado de apropiación-desposesión alcanzado, es decir, la medida de la concentración de riquezas, conocimientos y capacidades que hacen de las relaciones sociales relaciones de poder. La hegemonización de esas relaciones, la facultad del hegemón de generar el reconocimiento universal de un orden social en el que los instrumentos de dominio connaturalizados, requiere de una construcción simultánea en varios planos:  Militar, creando las condiciones reales e imaginarias de invencibilidad.
  43. 43.  Económico, constituyéndose en paradigma de referencia y sancionador en última instancia.  Político, colocándose como hacedor y árbitro de las decisiones mundiales.  Cultural, haciendo de la propia concepción del mundo y sus valores la perspectiva civilizadora reconocida universalmente” (Ceceña, A. 2003; 31)De facto, lo que se advierte es una intrincada y simultanearelación de estas dimensiones en el ejercicio del posicionamientohegemónico, situación que es bastante obvia si consideramos losdos componentes primordiales del Plan Colombia: su estrategiaMilitar y sus componentes sociales; ambos íntimamente ligadosen la construcción de un modelo de sociedad funcional a lospreceptos del regente, es decir, a la fórmula mágica propuestapor los dos últimos gobiernos colombianos: con seguridad hayinversiones, con inversiones hay empleo, educación, salud, conestos elementos hay calidad de vida. Para que haya seguridadhay que acabar con el narcotráfico, y para ello se utilizaran losmedios que sean necesarios.En el terreno analítico, lo que la retórica y la acción instan es a laconstrucción de un sistema social donde la estabilidad societal seaproducto de la preservación a ultranza del orden y la seguridad –desde luego el orden y la seguridad del capital y sus agentes-, quese logra ejerciendo un control asimétrico de un recurso socialmente
  44. 44. escaso, a través de la imposición de reglas de conducta personal porla fuerza física y las armas; en lo que finalmente se traduce es en lainsinuación y apología a un sistema relacional en la vida civilcaracterizado por el desarrollo de prácticas y hábitos quepromueven una sociedad estructurada bajo el régimen del terror,aludiendo a las relaciones de poder vía el ejercicio de la fuerza, lacoerción y relaciones de subordinación, propios de la disciplinacastrense, toda vez que la disertación y el conflicto social tiene unacondición anómala y disfuncional a la estabilidad del sistema, porlo tanto es imprescindible su eliminación a toda costa. Esto es a loque denominaremos Militarización de la vida civil.Con todo lo anterior, digamos que la Militarización de la vida civilno se reduce solamente a la elevación de la “capacidad militar delEstado para garantizar su seguridad, recuperar la legitimidad yfortalecer su poder” (Castro G., 2003: 51) sino que además implicala compleja relación ideológico-política de construcción deimaginarios castrenses como pautas relacionales de la cotidianidaden la vida civil. Una involución en términos de las nocionescontractualistas de la fundación del Estado, desde la visiónhobbesiana, pues precisamente el Estado es el producto de uncontrato social que le permite al individuo salir del estado debarbarie en el que vive expuesto constantemente a una “trilogía dela discordia” (competencia - desconfianza - gloria), para instaurarseen la vida civil como escenario colectivo donde se garantiza la paz y
  45. 45. la tranquilidad bajo la trilogía de la concordia (autoridad -reconocimiento – legitimidad).De la retórica a la prácticaBajo estas herramientas construidas por el Equipo Regional deInvestigación como carta de navegación, asumimos en conjunto latarea de afrontar el reto de desarrollar un ejercicio investigativosobre el tema “Impactos del Plan Colombia” con elementosinnovadores. Sin embargo, el reconocimiento de las distintasdinámicas locales fue un punto de reflexión continua que llevó acada equipo local a redefinir las estrategias para abordar el tema encada zona, siempre partiendo del principio que los procesosinvestigativos desde y para las comunidades son una buenaestrategia para la calificación de los procesos organizativos, queposibilita el autorreconocimiento y apropiación de sus propiasrealidades, con sus respectivas causas y consecuencias.En el Centro del Valle se optó por dos estrategias: el seguimiento deprensa, con el periódico local “el Tabloide”, y las entrevistassemiestructuradas, pues la complicada situación de orden públicoimpidió el trabajo de reflexión colectiva amplia en los contextoscomunitarios.En el caso particular de Buenaventura y dentro de las comunidadesde los consejos comunitarios de ladrilleros y sus alrededores y de
  46. 46. Alto y Medio Dagua, con los cuales se desarrolló esta investigación,se trabajaron dos estrategias fundamentales: los talleresinvestigativos, donde participaron líderes y lideresas de lascomunidades en cada sub zona, y las entrevistas en profundidadcon algunos caso tipo, bajo el objeto de posibilitar la socializacióncomunitaria, en función del establecimiento de los efectos de estefenómeno, ya que existían las condiciones para el trabajo colectivopor los procesos de organización que adelanta el PCN (Proceso deComunidades Negras) y las reflexiones en torno a la obstaculizacióndel disfrute de los derechos como grupo étnico, propio de sudinámica orgánica.En Cali, el trabajo de campo se concentró en focalizar algunos casostipo, dada la amplitud de experiencias (número de jóvenes que hanparticipado del Programa Jóvenes en Acción) que podrían darcuenta de la información requerida. El contexto seleccionadodependió de tres factores: por reunir las características y algunapoblación vinculada al tema de estudio, por la posibilidad real deacceso a las fuentes de información y por el trabajo en otros nivelesadelantado por miembros del equipo en la zona. Con esta poblaciónse trabajaron dos estrategias: entrevistas semi estructuradas ygrupo focal.Desde la experiencia vivida insistimos en la posibilidad que brindala tarea investigativa con respecto al auto reconocimiento de larealidad por parte de las comunidades y la sistematización de
  47. 47. información y experiencias claves que faciliten el fortalecimiento desus dinámicas organizativas, la denuncia, la reivindicación, laplaneación y desarrollo de acciones comunitarias, en función de susderechos. Un valor agregado para continuar con los procesoinvestigativos, convirtiéndolos además en justificación y pertinenciapráctica, más allá del mero ejercicio de conocer. Capitulo III CENTRO DEL VALLE DEL CAUCA: Narcotráfico + militarización = paz, una ecuación engañosa.Seria reduccionista y sesgado tratar de entender una dinámicasocial tan compleja como la que presenta el centro del Valle en elcontexto de implementación del Plan Colombia sin considerar lascondiciones físicas en las que tiene lugar y el proceso histórico deviolencia y narcotráfico que hoy se convierten en el enlaceperentorio para que, desde la visión del regente, se justifique unaacción de guerra contradictoria a las intenciones de paz que seproclaman como sentido y objetivo último del Plan.Este aparte procura escudriñar, a manera de contextualizaciónamplia, la historia de los recientes proceso de violencia, narcoparamilitarismo y la conexión con estrategias de Plan Colombia,para reafirmar algunas conclusión sobre los efectos de la guerradesatada en el panorama del Plan Colombia, desde algunasinferencias de carácter más cualitativo logradas desde varias
  48. 48. estrategias investigativas que buscan reconstruir los sucesos yrecuperar las vivencias de los actores populares, personas de lascomunidades que han vivido en carne propia la situación.Para ello, utilizamos algunos datos de fuentes oficiales como lacontraloría, el Codhes la Policía y las páginas web oficiales de lagobernación del departamento. A su vez, el seguimiento de prensa,en especial de la prensa local (el Tabloide) y algunos periódicosregionales (como el País, de Cali) combinada con una suerte deentrevistas semi estructuradas a miembros de distintascomunidades de Tuluá, San Pedro y Bugalagrande, se constituyenen el factor central y prioritario de donde se reconstruyen loshechos y se infieren los análisis y las conclusiones.Sobre el paisaje, el clima y la economía:En el centro del departamento del Valle del Cauca se ubican losmunicipios de Buga, San Pedro, Tuluá, Bugalagrande y Andalucía,asentados mayoritariamente sobre la margen derecha del valle delrio Cauca, allí donde las cordilleras occidental y central disminuyela distancia que las separa, constituyen un cordón principal denúcleos poblacionales del departamento, con un aproximado de366.368 habitantes (Buga 114.439, Tuluá 184.732, Bugalagrande
  49. 49. 25.084, San Pedro 14.754, Andalucía 27.377)12, en una densidaddemográfica promedio de 151 habitantes x km2.En suma los 4 municipios logran una extensión territorialaproximada de 2.433 km2 (Buga 832 km2, Tuluá 819 km2,Bugalagrande 374 km2, San Pedro 240 km2, Andalucía 168 km2), esdecir, el 11% de la población departamental.La topografía centro-vallecaucana esta determinada por doselementos fundamentales: las zonas planas de los municipios, quese ubican en los costados del río Cauca, en los cuales se asientanlas 4 cabeceras municipales; y las zonas altas o montañosas,correspondientes a la extensión rural de los municipios hacia lacordillera central. Esto implica un amplio espectro climático quevaría de los 27º C a 20º C, dada las distintas alturas que oscilanentre los 491 m.s.n.m. en Bugalagrande hasta los 1.350 m.s.n.m.en la zona alta del San Pedro.Bajo estas condiciones geográficas, la zona centro del departamentoadvierte un importante ramal de afluentes hídricas que desciendende la zona montañosa y alimentan directa o indirectamente elcauce del río Cauca; entre otros, se cuentan con el ríoBugalagrande, el río Tulúa, el río San pedro, el río Guadalajara, elrío Morales; algunas afluentes menores como la quebrada la Luisa,la quebrada Zabaletas, la quebrada Artieta, laguna de las mellizas,12 Fuente: gobernación del Valle de Cauca – website: www.elvalle.com.co/elvalle/municipios
  50. 50. el zanjon del sastre; y una vasta red de subcuencas entre las quecontamos: los trópicos, Santa Isabel, Frazadas, Canadá, Tibi,Chorreras, Peñas Blancas, Quebrada grande, la FE, San Miguel,Norcasia, Los Mirlos, Chorros Blancos, etc.,Las características anteriores, geográficas e hidrográficas, dan a lapostre con una versátil oferta de producción agroalimentaria, quecombina la economía tradicional del pan coger y la medianaproducción, especialmente entre la extensas población de las zonasrurales de estos municipios. Básicamente los cultivos estánasociados la explotación de frutales (lulo, tomate, maracuya, mora,tomate de árbol, naranja, aguacate, limón, zapallo, guanábana,guayaba, mango, uvas), legumbres y tubérculos (lechuga, repollo,pepino, pimentón, arracacha), algunos cereales y granos (maíz,soya, sorgo) y otras especies herbáceas (tabaco, plátano, café, cañapanelera). El cultivo de estos productos se combina con la prácticatradicional de cría de especies menores (pollos, gallinas de patio,cerdos, patos, bimbos, ovejas, etc.) que sirven de complemento parala dieta alimentaría o como posibilidad de comercialización en lasplazas de mercado de los centros urbanos y las cabecerasmunicipales.Sin embargo y en contrastes con el escenario anterior, en el centrodel Valle se ha asentado un buen número de empresas del sectoragropecuario, que con proceso de tecnificación realizan unaexplotación industrial a gran escala del recurso vegetal y animal de
  51. 51. la zona. Entre otras, se resalta el monocultivo intensivo de caña deazúcar, especialmente hacia las zonas planas de los municipios,dada la presencia del ingenio Río Paila; la ganadería tecnificada enla hacienda Lucerna; la explotación industrial porcina y de aves(aves de engorde y de postura), estas últimas en centros avícolas degran magnitud.De todas maneras, la economía de la región basada en el desarrollode la actividad agropecuaria –especialmente la industrial- dinamizalos otros sectores de las economías locales, es decir, vincula granparte de la población económicamente activa al aparato productivo.En San Pedro, por ejemplo, en el área de la industria se destacan lafabricación de tacos para billar surtiendo diferentes ciudades delpaís, igualmente existen industrias de tejas de barro y ladrillo ycofres fúnebres, dos multinacionales: PISA (administradora depeajes) Y PROACTIVA (recolección y disposición final de residuossólidos), las cuales han ocupado personal de los municipios vecinos,utilizando solo la población sanpedreña para los puestos deoperarios o barrenderos, pese a contar en el municipio con una grancantidad de profesionales en las diferentes áreas. HaciaBugalagrande la multinacional Nestlé es una fuente mayoritaria deempleo local.Por otro lado, las administraciones municipales y las institucionesdel Estado (especialmente colegios y hospitales) recogen otro tantode la población económicamente activa. No obstante, las reformas
  52. 52. laborales que han golpeado fuertemente el sector público, hanconducido a una disminución ostensiblemente del personalvinculado al sector.Por su ubicación geográfica Tulúa juega un papel de centroequidistante entre Cartago, Armenia y Pereira, centros urbanosimportantes del norte del Valle, Quindío y Risaralda, por una partey Cali, la capital del Departamento, por otra la otra. A su vez, Tuluáestá ubicada entre los municipios del centro del Valle del Cauca, alos cuales sirve de “Puente” e intermediario comercial, industrial yprestador de servicios, convirtiéndose en epicentro regional, con lainfraestructura vial y de transporte necesaria que le permite influirsobre una amplia zona en su entorno geográfico.Por su parte, el sector informal de la economía, evidenciado enventas estacionarias y callejeras, comercialización de frutas,comestibles (manjarblanco, fritangas, comidas rápidas, etc.),artesanías, juegos callejeros de azar (chancees, loterías, rifassemanales), evidencian un aumento considerable, y hoy por hoydinamizan buena parte del flujo de capital al interior de losmunicipio, complementando el panorama socioeconómico del centrodel Valle.Las comunidades organizadas alrededor de las Juntas de AcciónComunal, ligas de usuarios de algunos servicios públicos (salud,servicios domiciliarios), madres comunitarias, asociaciones decampesinos y pequeños productores, algunas organizaciones
  53. 53. ambientales, de adultos mayores, madres cabeza de hogar y ong´sen general, componen el panorama organizativo surgido desde lasbases populares de la región; y junto a ellos las histórica lucha delas organizaciones sindicales de los municipios y las factoríasinstaladas en la zona, como posibilidad siempre viva de lareivindicación de los derechos de los trabajadores y de los sectorespopulares en general.Una historia de conflictos y violenciasLa violencia ha sido tema de profundo estudio en nuestro país desdehace ya mucho tiempo. Las distintas guerras civiles de del siglo XIXy principios del XX y la violencia partidista de mitad de siglo ocupanun importante capítulo de la historia nacional, de la cual eldepartamento del Valle no podría ser ajeno, en especial su zonacéntrica, donde muchos de los factores confluyeron para que lasoleadas genocidas hicieran presencia.En el centro del Valle hubo “pájaros”13 y señaladores para aniquilara los contrarios. Basta recordar, por ejemplo, a los tristementecélebres “lamparilla”, “pájaro azul”, “caballito”, “la pacha”,“aluminio” y “mala sombra”. En esa época muchos tuvieron que13 Durante la época de la Violencia partidista en Colombia se conocieron como “los pájaros” a los grupos deasesinos de filiación conservadora que perpetraron múltiples asesinatos selectivos y matanzas de carácter contra losmiembros del partido opositor, los liberales. Los “pájaros” se constituyeron en una suerte de brazo armado ilegal delpartido oficialista en el gobierno, durante los años 48 al 56. sus modos operando incluían un amplio repertorio detorturas, abusos a la población civil y asesinatos atroces como mecanismo de intimidación y fundación de terror entrela población.
  54. 54. salir embarcados en vagones del ferrocarril con destino a Zarzal,Cartago y Palmira, ciudades refugio de liberales. Tulúa y susalrededores llevan en su memora la historia del “Cóndor”, hombrehumilde que vendía quesos y cuyos principios lo llevaron aperpetuar muchos asesinatos para que, según él, el país no sederrumbara. Los mayores de Bugalagrande aún recuerdan a losHermanos Euclides y Marcelino Gómez, asesinados en el prostíbulo“Luna Park”; al telegrafista Alfonso López, ultimado en su oficina; aBaudillo, el abastecedor de legumbres de las Hermanas vicentinas;a los “ultimados” por Lamparilla en el “Café Regina”, en la esquinaque hoy ocupa el Banco de Colombia. Y eso solo por mencionaralgunos de tantos que fueron sometidos a los vejámenes de unaviolencia indolente, visceral e indómita.Cuando se creía que se había dado vuelta a la página de violencia,ya corriendo la década de los 80’s se anuncia una vertiginosapresencia de los grupos insurgentes en las partes altas de la región:sobre la cordillera occidental el Frente “Luís Carlos Cárdenas” delEjército de Liberación Nacional (ELN) y el 30 frente de las FARC - EP(Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército delPueblo), en un radio de acción que extendía sus operaciones hastalas estribaciones de Buenaventura; sobre la cordillera central lapresencia del sexto frente de las FARC – EP y una columna delJaime Bateman Cañón, del M-19.
  55. 55. Para este tiempo, la presencia de los grupos insurgentes ponen enalertas a las autoridades locales y nacionales que ven amenazada laya deteriorada legitimidad del Estado y su cada vez mayorincapacidad de gobernabilidad. De allí que muchos de lospobladores de estas zonas fueran asesinados, desaparecidos,detenidos y torturados, sindicalizándoseles de pertenecer a una uotra organización. Un terrorismo de Estado con el que antes depreservar las instituciones, se ha aprovechado para perpetuar losstatus quo de gamonales y caciquismos de las regiones, un efectivaestrategia de reforma agraria amañada a los intereses personales deuna elite nacional.Hacia finales de los 80’s e inicios de los 90’ el escenario secomplejiza con el fortalecimiento y consolidación de las mafias denarcotraficantes y el cartel del norte del Valle. Acentados en lacordillera occidental, buscan ejercer el domino y control territorialpara el cultivo, procesamiento y comercialización de estupefacientes(coca y marihuana) y el lavado de activos.La presencia de los capos de la mafia se hace más fuerte en losmunicipios del Norte y centro del Valle (Cartago, Roldadillo, LaVictoria, La Unión, Bolivar, Trujillo, Riofrío, Restrepo, La Cumbre,Dagua), contando con una estructura armada cada vez mas fuerte yconsolidada, con una mayor infraestructura logística que lespermitía moverse fácilmente por las zonas y con una complicidadinformativa y operativa por parte de agentes del Estado, comprados
  56. 56. con los dineros del ilícito, entre los que se cuentan miembros de lasfuerzas militares y de policía (especialmente del Batallón Palace deBuga y las estaciones de policía de todos los municipios).La estructura de los grupos de narcotraficantes hacia el centro delValle estaba a cargo de Henry Loaiza, “el alacran”, y sulugarteniente Diego Montoya, conocido en su entonces como “elTío”, hoy por hoy “don Diego”, quien era el responsable del brazoarmado de la organización, con la que constituyó su propiaautodefensa. Más adelante “don Diego” protagonizaría una de lasmás cruentas guerras para consolidarse como jefe único de cartelesenfrentando a su más acérrimo oponente, Wilber Alirio Varela,“Jabón”; en esta estructura también participó Jesús HerreraSaldarriaga, alias “bananas” y más hacia el norte del departamentolos hermanos Urdinola Grajales, quienes detentaron el poder hastasus capturas o asesinatos.Sin embargo, el auge del narcotráfico a nivel nacional concentróatenciones sobre las mafias de Medellín y Cali, con Pablo Escobar yla alianza entre las Familias Santacruz y Rodríguez Orejuelarespectivamente, mientras en el centro del Valle el negocio florecíacon el apoyo y la connivencia de la fuerza pública de la región eraevidente; así lo demuestran las investigaciones adelantadas por lasmasacres de Trujillo (1986-1994) o la masacre en la vereda Alaskadel municipio de Buga (1994), por tomar tan solo dos ejemplos.
  57. 57. En el primer caso (Trujillo) la alianza Fuerza Pública, narcotráfico ysicariato desató una ola de muerte contra la población habitante delas áreas rurales y urbanas de los municipios de Trujillo, Riofrío yBolívar. En el transcurso de estos años fueron torturados yasesinados alrededor de 300 pobladores de esta región, en sumayoría campesinos.Después de ser sacados de sus casas o sitios de trabajo laspersonas eran llevadas a las fincas de los narcotraficantes de lazona para ser brutalmente torturados, asesinados y sus cuerposdespués de ser descuartizados con motosierras eran arrojados a lasaguas del río Cauca.Tras la conformación de una comisión de investigación se pudoestablecer que durante el periodo 86 – 94 se ejerció una prácticasistemática de eliminación de varias vidas humanas que tuvieronparticipación en primer y segundo orden de agentes directos eindirectos del Estado, algunos de estos crímenes aún se encuentranen estudio pues no han sido lo suficientemente esclarecidos14Muchas de las personas víctimas de estas masacres eran líderescampesinos y cívicos que hacían parte de los proceso organizativosque se venían desarrollando desde el Trabajo del Padre Tiberio(quien también fuera asesinado con un grupo de acompañantes) de14 La identidad de las personas asesinadas en este trágico pasaje de la historia del centro del Valle puede consultarseen la revista de Justicia y Paz “monumento a las víctimas de los hechos violentos de Trujillo”.
  58. 58. la Asociación nacional de Usuarios Campesinos (ANUC) y elInstituto Mayor Campesino (IMCA)En la masacre de campesinos en la vereda Alaska (1994), fueronasesinados 4 campesinos pertenecientes a la Junta de AcciónComunal, a manos de la policía de la región, quienes llegaron aultimarlos de manera encubierta acusándolos de ser guerrilleros delas FARC – EP.Bugalagrande también padeció su propio viacrucis. Entre los años90 a 96 son asesinados 9 sindicalistas, 3 líderes de partidos deizquierda y un alto asesor de la Alta comisión del congreso queestudiaba la masacre de indígenas en Caloto (Cauca). En estemismo periodo fueron perseguidos, capturados y torturadosalrededor de 15 líderes sociales, dentro de los cuales se halla unsindicalista de Sintramunicipio Bugalagrande y 14 miembros de laorganización “A Luchar”, organización que había iniciado unacampaña política en la región proponiendo el abstencionismoelectoral; “a luchar” vivió un proceso de persecución y exterminio desu base social en Cali, Yumbo, Tuluá y Trujillo, donde ennumerosos allanamientos a oficinas sindicales y residencias fueronsindicalizados 45 de sus miembros de pertenecer a la célula urbana“Omaira Montoya” del ELN, en la operación conocida como“operación relámpago”. A su vez, 7 profesores pertenecientes alSindicato Único de Educadores del Valle (SUTEV) fueronamenazados y desplazados por el conflicto.
  59. 59. Dos últimos ejemplos que nos atrevemos a retomar corresponde a:la masacre perpetuada en Riofrío (1994). Bajo los mismos patronesde agresión y los mismos intereses económicos de losnarcotraficantes se llevó acaba la masacre en la vereda El Bosque,corregimiento de Portugal de Piedras. 13 campesinos de la regiónfueron torturados y asesinados. Ésta masacre sería presentada porel ejército como un enfrentamiento entre tropas del ejército y unacolumna del frente Luis Carlos Cardona. Los cuerpos de loscampesinos fueron vestidos con prendas militares y les colocaronarmas, como una forma de desvirtuar los hechos.Una serie de asesinatos y 42 desapariciones en el municipio deRestrepo, vereda san Salvador. Estos crímenes contra lacomunidad salvadoreña han sucedido de manera selectiva ysistemática en periodos aparentemente aislados pero correspondena la misma lógica de intereses del narcotráfico con la complicidad deterratenientes, la administración municipal y las fuerzas militares.El desarrollo de estos hechos tiene una relación directa con ladinámica que el narcotráfico toma en la región, ya que en labúsqueda de ampliar su poderío empiezan a eliminar a todo el quese interponga a sus intereses: campesinos, organizacionescampesinas y populares, sindicatos y grupos insurgentes. Loshechos muestran que se pasan de los cuerpos de seguridad propia(como Coproseg, formada por Don Diego) a la conformación de una
  60. 60. estructura fuerte y consolidada, que además de actuar de maneraconjunta con el ejército y la policía, tiene toda la infraestructurapara garantizarse la movilización por estas zonas y cometer loscrímenes que “halla que cometer”.El negocio de la droga descarga una guerra a ultranza por eldominio y control territorial, para cultivar y procesar la coca y lamarihuana pero también para garantizar su tránsito libre y efectivo.Esto implica que en el centro del Valle (como en muchas otrasregiones del país) la guerra entre narcotraficantes e insurgentes seintensifique, es decir, que se constituyan cuerpos armados propiosde los narcotraficantes, las autodefensas, como estrategiagarantizadora para la efectiva lucha y control territorial. Los narcosy los grandes hacendados son en principio los agenciadores delparamilitarismo, creando sus ejércitos personales y comprando lasconciencias de los militares para pelear contra su “enemigonatural”: la insurgencia. Tras la aparente guerra política con elmovimiento insurgente que opera en la zona lo que se esconde esuna lucha frontal contra la población campesina por los interesesque existen sobre la tierra por parte de terratenientes,narcotraficantes y multinacionales.Si el inicio de la década de se proclamó como la apertura hacia uncambio que pretendía lograr la tan anhelada democracia, con ladesmovilización de algunos grupos insurgentes, el proceso de laconstituyente, la apertura económica etc., sin lugar a dudas el
  61. 61. imaginario de optimismo, reconciliación y paz fue desdibujado unavez más ante el acontecer político extramuros contra quienesmiraron con escepticismo este tiempo.La década inicia con una doble manera de construir y destruir elpaís: la ficción de la vida pública de los medios de comunicación (loslobbies, las entrevistas) y el mundo subterráneo de las dedicionespolíticas fuertes y los órdenes de facto15 en las micro regiones. Unperiodo difícil en todos los niveles, donde la profundización de labrecha social (ricos – pobres) polarizo las relaciones sociales yprofundizó conflictos de vieja data, llevando a desenlaceslamentables, crímenes que a pesar de toda la información existentesobre los autores materiales e intelectuales, han quedado en la máscompleta impunidad.La década de los 80’s y mitad de los 90’s nos muestra laagudización de los procesos de intolerancia social expresado en lapersecución, asesinato, criminalización y genocidio de ampliossectores sociales considerados indeseables por su condición socialeconómica y política. Lo más grave es que para todos los fenómenosmencionados existen velos que se superponen para justificar y15 El término es acuñado por la Investigadora de la universidad de Caldas Maria Cristina Palacios (2004), en losestudios acerca del desplazamiento forzado. Para ella los órdenes de facto son la estrategia agenciada por losdistintos actores que participan del conflicto (insurgencia, paramilitares, miembros de la fuerza pública), que semueven al margen de la ley y en cuyo modo operando juega prioritariamente la utilización de la fuerza y la apelaciónal recurso de la violencia, muchas veces atroz y cruel, para establecer el sistema de control y dominación propio a losintereses de cada cual.
  62. 62. legitimar la muerte como parte del devenir histórico del país. Losmedios de comunicación a afectado la opinión pública fortaleciendoimaginarios de venganza y justificando la comisión de estoscrímenes, sean quienes sean los autores, no han escudriñado en lascausas y las graves consecuencias que esto ha generado en la vidapolítica y social del Valle del Cauca.Como vemos, el tema de la violencia no es nuevo para el Valle delCauca, la vinculación a las dinámicas del narcotráfico es evidente einnegable, sin embargo la importancia radica en reconocer loselementos particulares, contextuales, en los que las coyunturas sesobredimensionan ante los problemas estructurales y a la postre seestablecen mecanismos de contingencia coyunturales, que nuncahan logrado dar respuesta efectiva a las necesidades y problemasestructurales del país, además con un agravante: las respuestascoyunturales son los velos que permiten agenciar mecanismos máselaborados de dominación de las elites mientras calman la opiniónpública o acallan las voces divergentes.De esta forma podríamos entender como en definitiva el PlanColombia no ha sido otra cosa que la continuidad de un procesoinacabado de guerra, o si se quiere, la legitimación y legalización deuna estrategia que ya agoto su recurso “clandestino”, subterfugio, yque hoy busca recomponerse en los imaginarios colectivos paraperpetuar el estatus que otrora le ha sido esquivo.
  63. 63. Para ello es necesario identificar a continuación el precedenteinmediato del narcotráfico en la zona centro - vallecaucanaUn binomio perverso: narcotráfico + AUC. “ayer la soledad se había apoderado del caserío y sus 40 casas permanecían vacías. Todos los pobladores abandonaron el lugar. Las paredes y puertas de algunas viviendas fueron pintadas con consignas de las AUC. Los equipos de la sede de Telecom destruidos, al parecer por el grupo que incursiono en el pueblo” (Diario el País, agosto 1 – 1999)Hacia 1999 la expansión paramilitar de las Autodefensas Unidas deColombia (AUC) llega con mucha fuerza a los territorios del centrodel Valle. Las incursiones continuas en las zonas altas de losmunicipios de Tuluá, San pedro, Bugalagrande y Buga, evidencianel elevado interés de este grupo por controlar el territorio. El patrónde acción se repite una y otra vez como muestra fehaciente de supoder de intimidación y aniquilamiento.
  64. 64. Incursión paramilitar en zona Incursión paramilitar en zona montañosa de San Pedro montañosa de Bugalagrande“Ese noche llegaron tocando todas las “A mediados del 2.000, cuandopuertas, invitaban a las personas a aparecen los paramilitares, llegaronuna reunión en el parque y solo matando a unos campesino; el decirdejaron los niños en las casas. de ellos era que tenían alguna relaciónllegaron vestidos de camuflado y con con la guerrilla, en los primeros añoslas letras en el brazo AUC, ese día que que he estado en Galicia siempre lellegaron los paramilitares a Buenos escuche a la gente que decía que laAires empezaron a subir desde bien guerrilla se iba entrar, pero no fue así,temprano. a 8 kilómetros de Galicia entre la iba la Uribe Sevilla hay un pueblito que seHicieron dos filas y separaron a llama Paila Arriba, allí se han metidoHéctor y a Luís Fernando, les dijeron la guerrilla como dos veces, llegaron aque se podía ir pero Luís Fernando finales del 2.000 porque decían teníanseguía allí viendo lo que pasaba, que ver con la guerrilla.entonces ellos se devolvieron y laasesinaron, en cambio a la esposa de Después de haber matado a tres oHéctor le habían advertido en horas de cinco personas convocan a lala tarde que los paramilitares llegaríanpoblación a una reunión y le explicanque ella debía cargara un niño por qué estaban allí. Convocaron a loscualquiera y no diera su verdadero hombres a que los acompañaran y lenombre, para que no la mataran. pagaban $350.000 y que si teníancuando la muerte lo llama a uno es fusiles se los compraban auna cosa muy critica $25.000.000, que estuvieran tranquilos que solo la geste queA los niños los dejaron en su gran estaban ajusticiando era los quemayoría encerrados tenían vínculo con la guerrilla, algunos los desterraron de allí, ellosEn la reunión no sé qué les dijeron al tenían sus lista negras ,pueblo, solo sé que mataron a Héctory Luís Fernando, después deasesinarlos se fueron, esa noche nadie A la gente la ajusticiaron.durmió solo nos preocupaba que Directamente Iban a las casas y se loshacer con los cadáveres fue esta decían: les doy tantos días para que seacción la que inició el desplazamiento. vallan alguno se resistieron o no creyeron y los mataron.Allí es donde dicen que vinieron aquedarse y que volverían, pero En una oportunidad yo iba encuales!... a los tres días estaban otra diferentes veredas, notaba que ellosvez aquí, llegaron enojados por la interrumpían mucho los eventosgente que se había desplazado. familiares, se ubicaban en las salas deDijeron que los que se habían ido era las casas dos o tres de ellos sepor miedo porque eran colaboradores; estaban allí varios días, se dice queentonces empiezan a saquear las
  65. 65. tiendas y destruyen las cabinas de ellos eran respetuosos, nunca escuchetele-Tuluá y saquean el puesto de de violaciones, pero si estos jóvenes sesalud y las remesas de los involucraron con las muchachas ycampesinos, lo que no se comieron lo formaron familias algunas quedarontiraban al patio. hasta con hijos”.Se estuvieron varios días y se Testimonio poblador de la zonadedicaban a realizar los retenes dondedejaban a las personas y les “La cosa empezó hace unos seis añosinvestigaban sobre todo los por porque para esa época llegaron losmenores de la región y sus vecinos”. paracos. Nos dimos cuenta primero por esa cantidad de hombres y se Testimonio poblador de la zona empezó a rumorar que se llevaban a las personas o que mataron a fulano, para ese tiempo ya vivíamos en el pueblo y la gente bajaba y comentaba que se encontraban los muertos en las fincas y la gentes comenzaban a investigar si las personas eran de Galicia para ver si eran de alguna vereda cercan, algunos de ellos era desconocidos”. Testimonio poblador de la zonaSimultáneamente, la lucha entre los “patrones de la droga” en elcentro del Valle toma una viraje escalofriante: una guerra sincuartel que cobra un elevado número de victimas (ver anexo 1:actividades delincuenciales de los grupos narcoparmilitares). Laexplicación es sencilla y perversa: después de la muerte de los altoscapos que conformaron el cartel del norte del Valle durante los 80’s,comenzaron a sonar sus lugartenientes como protagonistas de lasnuevas mafias. La policía señala a Wilber Alirio Varela (alias“jabón”), Diego Montoya Henao (alias “don Diego”) y HernandoGómez Bustamante (alias “rasguño”), como los nuevos jefes delcartel.

×