a t,¡,e      novierrtbre de 2009     ~~ CINE PARA REFLEXIONAR SOBRE LA ESCUELA                                            ...
je del que sólo (a veces} se conoce         Están desarro ando una clase                                                  ...
¡él   tiza       n oviemb re de 2009                                                                                      ...
--~---                                                                  Corrección que el docen­                          ...
gicos sino más bien a un ac­       otro que obedece de manera lineal.                                             cionar q...
..,  I 1I       .          que restituya la seguridad de una                         Tiempos marcados por una             ...
la (Iza   marl:O de 2010»         CINE PARA REFLEXIONAR SOBRE LA ESCUELAPEI~SAR ENTRE                                     ...
-,.             mente nos permiten dar letra o          digo yo" o la resignación de una             contenido a la necesa...
responde que se trata del presi­        mercado escolar está estrictamen­      negociaciones de significados,             ...
una incógnita que puede orientar      oponerse a aquello queesfuerzos por construir explica­      no conoce, juega porcion...
truido en la escuela y sobre ella,                         reconocer los conflictos como ele­                         las ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cine para reflexionar sobre la escuela

1.625 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.625
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
36
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cine para reflexionar sobre la escuela

  1. 1. a t,¡,e novierrtbre de 2009 ~~ CINE PARA REFLEXIONAR SOBRE LA ESCUELA - I PENSAR ENTRE MUROS Por Lie. Gabriel E. Brener Profesor universitario en la carrera de Ciencias de la Educación de la USA J Igunas situaciones del co· las escuelas en tierras galas es abordar este relato filmico como tidiano escolar permiten muy provechoso para analizar las texto, sobre el cual poder subrayar, al espectador recuperar prácticas escolares En diversos destacar, criticar, tomar distancia a propia biografía escolar, ya sea espacios de capacItación y diálo­ y también posición. Por otro lado, por contraste, lejanla, o extrañeza go con docentes y directivos de arriesgar una reflexión entre fron­ respecto de ella, ya sea por iden­ escuelas medias de diferentes teras. Entre límites que parecen tificación o por los interrogantes lugares de nuestro pais pude infranqueables, que separan a un que provoca, lo que parece impro­ relevar la proximidad y familiari­ grupo de adolescentes que prac­ bable es permanecer indiierente. dad de aquellas escenas con las tican el rol de alumnos de otro gru­ Aquello que sucede al interior de nuestras. po de adultos (en particular uno Este articulo es una invitación de ellos) que intentan enseñarles, a pensar entre muros. que les ofrecen algunos medios Por un lado, de orientación, en una trama de in­ tercambios y situaciones que nos convence, al menos, de que dicho pasaje se nutre de contradicciones, complejidades, desencuentros, pa­ siones y apatías. sinsabores y una buena dosis de incertidumbre. Es un auspicioso ejercicio para refle~ionar sobre los encuentros y desencuentros entre generacio­ nes, entre docentes y alumnos, en­ tre culturas diferentes, para resig­ níficar a la escuela como un ámbito, valioso de pertenencia, de filiación. y transmisión cultural. Al finalizar la primera escena, que incluye un buen tramo de la clase inicial de Francois Marin (el protagonico profesor de lengua), estamos frente a un relato ff1mico que logra condensar, en pocos minutos. lo complejo e Incierto del trabajo pedagógico en el aula y los •
  2. 2. je del que sólo (a veces} se conoce Están desarro ando una clase su punto de partida con el profesor Francois, ingre· Laurent Cantel ofrece un sin· sa el director pala presentar un guiar recorrido en el que nos zam­ alumno nuevo a la e/ase. Saluda bulle, sin escalas, en el paisaje es­ e indica que se pongan de pie. La: colar de esta epoca, con aquellos mayoría se levanta, no en forma1" acciden1es geográficos que suelen simultánea. Algunos no lo hacen.( notarse a simple vista pero también El director señala: -eso también con fenómenos poco tangibles que es para los que están atrás... va· transitan debajo de la superticie mas levántense ..• ¿Cherif no has y marcan el pulso, la temperatura escuchado lo que dIje? ¡Todos se de las clases. Realidad ininteligible tienen que levantar! Recuerden la del aula, que sin dudas puede que es una forma en que se equipararse, en otra escala, con las debe saludar a un adulto. No circunstancias de la vida en comu· es una señal de sumisión ni de múltiples condicionamientos del nidad. En palabras del director: humiIJación ~ oficio de ser profesor o profesora. u(. .. ) pensaba que era intere· Complejidad que se corporiza, sante mlfar una c(ase porque ahí Sostener una clase con adoles­ entre otros asuntos, en algunas está el origen de todas las co· centes en una escuela secundaria . de estas variables: sincronización sas importantes que se plantean en los tiempos que corren parecie· de habilidades para manejar un en nuestra sociedad. Es el lugar ra ser una cuestión poco sencilla. grupo de adolescentes muy hete­ y cuando digo "sostener", aludo a rogéneos, dominio de la disciplina la posibilidad de mantener un buen a enseñar, de los modos de acce clima de convivencia y enseñar al· der a ella, moderación del diálogo Es un auspicioso ejercicio guna disciplina por un buen rato. colechvo, control y seguimiento de Acciones que distan de resolver· para resigoificar a la escuela las participaciones, sostenimiento se de manera mecánica o a través de un clima necesario para una como un ámbitD valioso de de algunas fórmulas o ecuaciones buena convivencia, capacidad para efectistas que simplifican una rea­ anticipar (prevenir} e intervenir en pertenencia, de filiación y lidad compleja. cambiante y que, una situación conflictiva, para se· ademas, son una caja de resonan· transmisión cultural guir la sinuosidad del pensamiento cia del acontecer social contempo· de cada uno y de todos en forma ráneo. Aquello que sucede en las simultánea y retomar el hilo con· aulas no puede concebirse como ductor de la cla5e, intervención donde los jóvenes comienzan a algo dado, fijo e inmutable, sino en !1itua~ione!l de enfrentamiento reflexionar sobre su lugar en el como fenómeno dinámico, impre­ verbal. flsico entre alumnoslas, mundo. Una clase es una comu· visible, fruto de una construcción atenc:ón al conjunto de la clase al nidad. Finalmente represen­ histérica de larga data e:¡ue mi~mlltiempll que ill uM a uno ... ta bien a nuestra sodedad. y podriamos segUIr con una vasta Por otra parte, tenía ganas lista de acciones. de filmar adolescentes. Es El ofIcio dél proiMor puede em· un momento tan importante parentaroe con el de un aGtor. Una en (a vída. Tenía ganas de ¡nlenaa cxpos;ci¿n, el desal10 de la filmar esa energía (. . .J~ ~Qducción con~tQ.ntQ O QI ri¡l!~go de (Diario Clarin. 14 de Abril "quedar nominado" o "sentencia­ de 2009) do 1: ses,m 1 .. ro ..) academia televi­ sin. A diferencia de 12 2Ctu~clón~, Autoridad pedagó­ el docente no dispone de un libreto gica; de la imposición a élkll.u~tivo. ~ino d~ nlgunM ideas la autorización (-planifíc~vlon· en la Jerga pedagÓ· (Instantáneas de Entre Olell.) cUé ~é ll.~émeja mÁs a un viD.­ muros) •­
  3. 3. ¡él tiza n oviemb re de 2009 ." " . evideñiciá ruptura~: y contiñiJida­ de los jóvenes de los suburbios particular, me asaltó aquella sen­- des. Asl como tampoco puede parisinos en los últimos años 5 . las sación de cierto malestar que tenia pensarse como algo aislado sino premisas que siguen las iniciativas cada vez que los alumnos y alum­ como parte de prácticas sociales de los gobernantes sin dudas coli· nas se ponian de pie, al ingresar y culturales más amplias, siem­ al aula o cuando lo hacía un pre situadas en conte:cto. profesor. Eso ocurrió las pri· Lo que sigue son expresio­ meras semanas, por esa iner­ nes del Ministro de Educación cia de la tradición (al menos francés al asumir su cargo en conmigo, ya que explicité que el actual gobierno: no acordaba con ese gesto) "(. . .) imponer el uso del pero pude ir observando que "usted" en todos los cole­ no sólo no era un cumplido gios e institutos del país. Una para con todos los adultos forma de deferencia ~indis­ sino que se correspondía con pensable" cuando el alumno cuestiones de género. Sólo se dirija a su maestro (. .. J seguia teniendo un (desgasta­ asegura el nuevo ministro do) efecto con los profesores de educación galo, Xavier varones más antiguos. No era Darcos: Quiero una escuela un gesto automático para con .en la que todos los alumnos se sionan frontalmente con el devenir todos los adultos y las adultas. levanten cuando el maestro entre de los procesos de cambio que se Las relaciones pedagógicas en la e/ase. Una escuela de la ex­ vienen dando (y necesitando) en deben cambiar en sintonía con las celencia, del respeto y de la auto­ el marco de una profunda crisis transformaciones económicas, tec­ ridad. rO.) Hay que instaurar una anunciada de la escuela moderna. nológicas, culturales e instituciona ­ nueva actitud en las escuelas_ Los Reverenciar al adulto poniéndose les que condicionan el vinculo en­ teléfonos móviles tienen que apa­ de pie, diciéndole de usted, entre tre docentes y alumnos, y de ellos garse, hay que quitarse la gorra y otras acciones de este calibre, no con la cultura. Ha mutado en las hablar de usted a todos los profe­ son más que retazos de ese anhelo últimas décadas y en forma acele­ sores: insistió Ds.rcos ~. restaurador de la vieja escuela que rada, la relación de la escuela con temerosa por no poder controlar ni la sociedad (y viceversa). El vinculo Son indicios de ciertas retóri­ presente ni futuro quiere reinstalar entre generaciones nos convoca a cas moralizantes y autoritarias que la fuerza de mandato de una autori­ formularnos nuevas preguntas, por reaparecen en la esfera publica. dad del pasado. mas incómodas y disruptivas que Resultan disruptivas y a contra­ Durante algunos anos fui direc· ellas sean, interrogantes que des­ mano de la posibilidad de lograr tor de una secundaria6 , y al pasar bordan los límites escolares y que mejoras en las relaciones entre por estas escenas ya citada en van desde el contenido de diCha adolescentes y adultos/as. Se tra­ asimetria, las visibles alteraciones ta de gestos, discursos y politicas entre adultos y niños/jóvenes, los de una restauración conservadora Aquella que sucede en las aulas modos de relación con el saber, del Orden, que se presentan como hasta la propia noción (y prome­ soluciones simples y únicas a los no puede concebirse como sa) de futuro, argumento sólido e problemas escolares, instalando incuestionable que la institución una lógica que plantea una rela­ algo dado, fijo e inmutable, escolar mantuvo casi intacto por ción directamente proporcional sino como fenómeno dinámico, cientos de años y que hoy está en/re restitución de viejas normas puesto en jaque o al menos muy y "recuperación de la autoridad". imprevisible, fruto de una desdibujado. Dichas expectativas de res­ La lógica que sustenta los dis­ tauración educativa en Francia construcción histórica de larga cursos restauradores del orden y la pueden pensarse en sintonía con data que evidencia rupturas y disciplina de antaño se asientan en escenas de Entre muros así como la negación de una serie de trans­ con las imagenes (que seguramen­ continuidades formaciones ligadas a lo que fue le recordaremos) de las revueltas el Estado-Nación y a las formas •
  4. 4. --~--- Corrección que el docen­ te acepta con algún ges­ Las relaciones pedagógicas to reticente. Luego, pro­ pone como ejercicio de deben cambiar en sintonía con presentación que cada las transformaciones económicas, uno/a escriba su nombreI en un papel y lo coloque en su mesa de modo tal tecnológicas, culturales e que pueda ser leido por institucionales que condicionan el sus compañeros/as, al vínculo entre docentes y alumnos, estilo de un cartel de presentación de subjetividad vinculadas a dicha personal. Esmer8ld8, un8 alumn8, yde ellos con la cultura organización social e institucio· cuestiona este pedido (Juego sos; nal, cenlrada en el ciudadano y el tendrá un rol muy activo de con­ alumno de 01ra época. Las normas, testación y resistencia). u(..) ¿Por cial. Una especie de respaldo "au­ procedimientos y demas regulacio­ qué tenemos que escribir nuestros tomático" que daba una sensación nes, que result<lron eficaces en el nombres? Si usted ya nos cono­ de estabilidad, seguridad, y espe· marco de dicha subjetividad hoy se ce." Francois le aclara que más de cialmente un sólido repertorio de encuentran devaluadas, cuestiona­ la mitad de la clase son nuevos. certezas. Es innegable que siempre das, fragmentadas., o con un muy "Esta bien, yo voy a hacer eso, existió un margen de cualidades bajo impacto o eficacia en el coti­ pero si el profesor también escri­ del desempeño de cada sujeto, diano escolar. be su nombre: Francois reconoce pero, lo que aqui quiero distinguir, Existen muchos modos de en­ el pedido, se acerca al pizarrón, y es a fuerza imperante en torno a tablar dialogos entre adultos yado­ anota su nombre. un sólido respaldo institucional ql.ie lescentes, Incluso diversas mana­ minimiza la necesidad de la per­ ras de saludarse? De lo que estoy Durante mucho tiempo (quizás suasión y seducción constantes, convencido es que ponerse de pie la mayor parte del siglo pasado) la Aspectos que sin duda, en estos no tiene ninguna relación a priori ni autoridad de los profesores esta­ dias, emparentan al docente con con el fes pelo, ni con la confianza, ­ ba ligada a una especie de "efec­ un actor en estado de estreno per­ y siempre tuve la convicción, aun­ to institución" (Dubet, 2004, Tenti manente, inventándose a si mismo que estuviera disfrazado con diver­ Fanfani, 2004). El mismo acto de todo ei tiempo, desplegando una y sos argumentos. que se trataba de nombramiento del cargo docente, mil maneras de alrapar al alumno/a una reverencia, una señal de sumi­ amparado por el reconocimiento espectadorla como SI intentara evi­ sión. Creo que hace rato el respeto formal del Estado, generaba un lar que lo cambien de canal con la no pasa por esos gestos. efecto de autoridad casi mágico, sentencia del zapping. convirtiendo a una persona común Francois Marin, el profesor pro Autoridad como mandato en otra dotada de un crédito espe­ tagonista, como tantos docentes, (Instantaneas de Entre muros) oscila entre el desafioI En el inicio del filme Francois de construir una auto­ comienza la primera clase del año ridad democrática y la lectivo. Predominan el bullicio y un irrupción de algunosI clima de dispersión que demora el destellos de modelos inicio de la clase. El docente les mas tradicionales queI plantea que perdiendo 25 minu­ han sido (y siguenI tos de una hora se desperdician siendo) dominantes determinada cantidad de horas y en las escuelas. Por semenas en el año, y que pierden un Jada, promueve en comparación con otras escue· la construcción de las. De inmediato, una alumna le un diálogo abierto, replica y corrige con exactitud su con lo controversial planteo, indicándole qU€ nunca que ello significa. Se [;enen una hora sino 55 minutos. arriesga y apuesta a olras voces II 11I
  5. 5. gicos sino más bien a un ac­ otro que obedece de manera lineal. cionar que formaba parte de la Un adulto todopoderoso, omnipo· tradición, de esas cosas que tente, que está encomendado (casi "siempre se hicieron así", sus­ por vocación divina) a depositar en tentadas en la habitualidad un alma vacia e inmadura (de los de los usos y costumbres. Y niños o adolescentes) las respues­ esa es su razón pedagógica tas necesarias para la vida. De afli más sólida, podriamos pen­ podemos recuperar la condición sar que se trata de una auto­ de santuario para la escuela y de ridad como imposición. Au­ pastor para el docente, que con­ toridad tradicional que se sostiene duce su rebaño. Rodolfo Senet, y pensamientos, aunque soste­ en aquella fuente tan conocida y referente de esta pedagogía nOI niendo su propia visión, ofrece un fácil de transmitir, resumida en una malizadora de principios del siglo espacio de negociación de signi­ sentencia tan rotunda como fami­ pasado, afirmaba que "el profesor ficados, sín perder su condición liar ... "porque te lo digo yo". Una tendrá buen cuidado de que toda de árbitro. Observamos en estos autoridad que se funda menos en orden que dé sea cumplida; así es gestos de Francois rasgos de una la legitimidad que en el mandato. que anles de ordenar, debe pen­ autoridad democrática que tiende Si bien en nuestro país la confor­ sar/o, y si duda de que su orden a autorizar la palabra de sus alum­ mación del trabajo docente se con­ será estrictamente cumplida, es lo nos/as. Por otro lado, a veces lo figuró por tradiciones pedagógicas más conveniente que se abstenga traicionan algunos gestos de la de diversa procedencia, aquella de darla".B vieja escuela, le reitera a un alum­ que ha sido hegemónica fue la no que pida permiso para levan­ versión de la autoridad de los nor­ tarse cuando ya lo habia hecho, matizadores, que Adriana Puiggrós y lo hace retroceder. luego este (1990) ha definido como aquellos Podemos afirmar que tanto las alumno simula una caída, provo­ pedagogos laicos y católicos ar­ infancias como las adolescenciascando más dispersión todavía. gentinos que hacia fines del siglo Es un gesto ertemporáneo como XIX impusieron un modelo pedagó­ son construcciones históricas y aquellos con los que muchas ve­ gico en el cual, • el educador eraces tropezamos. En una conver­ portador de una cultura que debía sociales; la relación con el mundosación personal con una alumna imponer a un sujeto negado, so­ adultD se ha ido transformando endespués de clase le insiste exage­ cialmente inepto e ideológicamen­radamente que se disculpe y ob­ te peligroso". Los sujetos popula­ cada época y contextotiene una respuesta que luego la res, inmigrantes, indigenas, gau­alumna demuestra como forzada chos, significaban fa continuidady fingida. Esta escena nos ofrece de la barbarie, por lo que se haciauna instantánea, muy valiosa, para necesario "civilizarlos", normalizar­ J..as retóncas moralizantes dedetenernos en aquello que entre los. Una versión de autoridad como restauración pedagógica inten­colegas Ilama.mos reflexión sobre imposición, constitutiva del siste­ tan recuperar (como si se tratarala propia practica. Francois patea ma educativo argentino, que se del trabajo de un arqueólogo) losun banco, expresa su bronca, y en materializa en numerosas camadas restos fósiles de esa autoridadella la evidencia de sus propias de maestros de nuestras escuelas del electo institución, evitando ocontradicciones. Reacción que normales (primeros laboratorios de negando las condiciones de losdevela algo de su impotencia, un la pedagogía normalista), en el di­ nuevos contextos y sujetos, de lasdarse cuenta de sus propios lími­ seño de creativos dispositivos de culturas juveniles, de los nuevostes, de la notable ineficacia de su disciplinamiento escolar, planes de sujetos, esquivando las mediacio­reciente actuación. estudio, códigos y normas de pro­ nes necesarias que requieren adul­ Es probable que una serie de cedimientos, edificios escolares, tos y adolescentes si pretendenpautas escolares almacenadas en tex10s pedagógicos, etc. Autoridad sostener una convivencia. Expre­la memoria de algunas generacio­ como imposición que se expresa san toda la nostalgia por "esa au·nes se recuerden no tanto ligadas en una relación de rígida asimetría toridad perdida" como intentandoa distintos fundamentos pedagó· en la que hay alguien que manda y reponer una operación salvadora •­
  6. 6. .., I 1I . que restituya la seguridad de una Tiempos marcados por una na que exigía a su docente que autoridad inapelable, sin fecha de separación abismal, casi absolu­ comenzara dando el ejemplo con vencimiento, que lo que haga sea ta en dicha asimetría Se trata de aquello que estaba pidiendo. Fran­ 1 •de una vez y para siempre B • concepciones y prácticas que han cois acepta algunos señalamien­ ! Pero las coordenadas de estos sostenido un modelo de autoridad tos de alumnas y alumnos. escribe tiempos parecen poner en eviden­ más anclado en el valor de los man­ su nombre en el pizarrón y asi se cia que ya no se trata de una au­ datos fundacionales, de un docen­ presenta frente a la pregunta de tOridad, sino mas bien de mucJ¡as te omnipotente y sin fisuras, como un alumno (en aparente represen­ autoridades que, lejos de ser úni­ ejemplo moral físico, psicológico y tación de lo que "se dice por alll") I cas, estables y duraderas resultan social de los alumnos, quienes a su sobre su condición de homosexual, ~ ser más situacionales y efímeras. vez, han sido caracterizados como ni se altera, ni sanciona y frente a Se trata de una relación con claros seres incompletos, inmaduros, sin la evasiva de este alumno por re­ límites temporales que debe ser re­ ninguna posibilidad de asumir res­ conocerse autor de su pregunta novada con relativa frecuencia. ponsabilidades sobre sí mismos. transforma dicha situación en una Las predicas de las pedago­ Lo que ha cambiado es un tipo de significativa instancia de aprendi­ II gías nostálgicas bregan por sos· relación entre adultos y adolescen­ zaje para el alumno y los demás. tener de un modo inquebrantable tes que se basa en una noción de En las últimas décadas asistimos el modelo adulto-céntrico que ha transmisión vertical e inalterable_ El a un proceso acelerado de cambios sido dominante en las relaciones papel de los medios de comunica­ en los que se fue despojando a la entre generaciones, en la familia, ción, de la cultura digital y audio­ autoridad adulta de ciertos rasgos en las escuelas, pero que tiende visual, de la preponderancia de la sagrados y omnipotentes, clave . a conmoverse por la potencia de imagen por sobre el texto escrito, identitan3 de la escuela moderna. las transformaciones aqui mencio­ deben contemplarse de manera Dichos procesos de desacralización nadas. Podemos afirmar que tanto estratégica en los cambios y alte­ de la autoridad adulta erosionan las infancias como las adolescen­ raciones intergeneracionales. Las seguridades y reFerencias norma· cias son construcciones históricas transformaciones en las configu­ tivas que se suponían inalterables. y sociales; la relación con el mundo raciones Familiares. la temprana (Jacquard, A.. Menent, P. y Renaul, adulto se ha ido transformando en asunción de responsabilidades, A.2004). , cada época y canterla. Y esa dis­ las conquistas de niños y jóvenes tanCia tan desproporcionada entre como sujetos de derechos, entre Primera parte del artículo generaciones, que ha sido caracte­ otras muchas variables, impactan publicado en Revista Noveda­ rística de buena parte del siglo XX, en dicha asimetría. des Educativas W 224, agosto se ba modificado en forma sustan­ Es probable que en otra época de 2009. tiva y sigue acortándose. hubiese sido sancionada una alum­ I laurenl Cante! dirigió Recursos Humanos (1997) yEl empleo del tiempo (2001). entre otras películas 1 Se llata de ,m teX10 mmico muy potelJle pa aanalizar y lrabaiar con colegas. En este caso me refiero aespacIos de capac~aclón adOCllntes y directivos en Pro· . ci.2 de Buenos Aires por un lado. Vai lercamblos con colegas de distintas regiones del pais através de fOfOS virtuales en una modalidad de formación académica semioresencial 1 Me retiero ~ la actuación ligada aun libreto. ya que también la actuación. al Igual Que la docercia, supnne permanente imprOVISación. 1 Pri eras declaraciones del Ministro de Educación en circunstancias de asunción del Primer Ministro trancé. Nlcolas Sarkoly. Oiario la Razon del 24 de mayo de 2007. l Me refiero alos enlrenlamienos entre ióvenes lranceses. en los barrios más pobres obanlíeue (suburbiOS) en su mayoña hijOS de inmigrantes y la ~ohcía. apartir de • mt.terte de dos jóvenes musulmalles en maoos de dicha fuerza repl8siva (octuble de 2005). Manifestaciones ydlslurbios que se ex1endieroo ea el temtoflo qalo ya ll!TaS Ciudades de Europa. Reacciones juveniles Que ~ exacerbaron frenle alas dedaracjones del ministro de Interior Nicolas Sarlozy. Que llamó alos manrteslílnres i iciates -escoo a· , De un colegio en la iOoa norte del Glan Buenos Aif!!S. con casi medio siglo de vida. I El saludo es una expresión de Gada épOC3 y siempre sUjeto adiferentes conrexto.s (generaoonales. S()ciocu~urales, etc). Recuerdo. en mi gestión como director. Que se Iom3ba coudiano, en los momemos de salida de la Jornada escolar. Que algunllS adultos (docentes. padres omadres) se molestaban eindign?ban porque algunos/as adolescentes no saludaban olo hacían de forma QUll ellos desaprobaban ... Oecían: "romo es posible ... estos chiCOS penJierOlllodas las formas. ya fD hay respeto. entre otras expresiones •En PUIGG RÓS, Adnana (19S0): SUleros. Distiplina y Curriculo en los orígenes del sisiema educatilO argentino. Buenos Aires. EMorial GalernJ. • .. . ---_ ... _ - - - ----- ..
  7. 7. la (Iza marl:O de 2010» CINE PARA REFLEXIONAR SOBRE LA ESCUELAPEI~SAR ENTRE MUROS·~Enesta,s~gunda:parte:del artículo, el Líc. Gabriel Brener invita Él..~.refle)(¡d~~!" sobn:~.la~p~trculaEntre Muros del director Laurent Cantet,:-:~ae5d~láé.ÜtarídEú:i:2bmo diálogo hasta la conflictividad como condición~:~.8~~~~.~~~aÚi~~~~t:Otei~:~~~aras aulas en nuestros tiempos. l . •. :-~._,,~~..!..~~~..; .."t~~:-~j-;~j~;i,~~:!~~~~j:. _ . "Por lic. GabrIel E. BrenerProfesor universitario en la carrera de Ciencias de la Educación de la U BAAutoridad como autorización Francois construye una conver­ La autoridad que practica (Instantáneas de Entre muros) sación con notable creatividad y Los alumnos están en la puerta compromiso, con los desafios que nuestro profesor tiene quedel aula, en ínstéJnte.s ingresarán a ella implica, en especial cuando ver con la posibilidad declase. Souleymane está mostran­ sabemos que entre adultos/as ydo fotos de su teléfono celular adolescentes predominan los mo­ empoderar a sus alumn~s. dea unos compañeros. El profesor nólogos yuxtapuestos. Se anima a hacerlos crecer, poniendo enFrancoís que está llegando él dar la sinuosidad de camino que ad­la clase logra captar aquello. Lue­ quiere el pensamiento vivo de esta acto la propia etimología delgo lo aprovechará como una po­ clase, a lo que cada joven propone,sibilidad de encuentro con este a negociar con la palabra y actitud término "autoridad": aumentaralumno, para dar visibilidad a su de cada unola de ellos/as. Másautorretrato, para ofrecerle otra allá de la pertinencia de sus res­ al otro, fortalecerloforma de aprender. puestas, más allá de los resultados Siendo el celular un objeto que obtiene. construye un clima alumnos, de hacerlos crecer, poque ocupa buena parle del re­ de diálogo abierto. La autoridad niendo en acto la propia etimologíapertorio de normas escolares, en que practica nuestro profesor tiene del lénnino ~autoridad"l: aumentargeneral para prohibirlo o limitar menos que ver con la intención de al otro, fortalecerlo. Muchas de lassu uso, me parece valioso desta­ construir una réplica de sí mismo acciones de Francois (por supues­car que aquí funciona como una (o de sus respuestas) y más con to, airas no) develan pistas, hechasoportunidad. la posibilidad de empoderar a sus de gestos y palabras que segura­ •
  8. 8. -,. mente nos permiten dar letra o digo yo" o la resignación de una contenido a la necesaria asimetría demagogia condescendiente del enlre adultos y adolescentes en "porque vos querés". Lejos de per ­ La vida cotidiana de la nuestras escuelas. Autoridad que mitir arribar a buen puerto, esta ló organización escolar contempla se nutre de un ingrediente bien gica de opción binaria aumenta la preciso, ajeno a la versión de la au­ sensación de impotencia y reduce, mínimas e insuficientes toridad como imposición. Se trata simplifica el problema de la cons de la confianza. La confianza como trucción de una autoridad adulta, instancias de encuentro, hipótesis sobre la conducta futura responsable y democrática. debate e intercambio del otro. De una autoridad dispues­ Vale destacar la intención del ta a asumir riesgos, por alguna sí­ director del film respecto de la fi­ tuación imprevista, por algo. y en gura del profesor: especial por alguien. Una especie "(. ..J Para mí esa película era el pedagógica que consiste más en de apuesta que consiste justamen­ contraejemplo. Particular un proceso de hibridación 3 que te en la posibilidad de no en un modelo puro que describa inquietarse por el no con· cualquier manual del buen edu­ trol del otro y del tiempo.2 cador. Y elijo no caer en la tr&n ­ Volvamos a otra escena pa de la opción binaria, de juzgar Francois intenta que sus si aquello o esto que hace Fran­ I! alumnos y alumnas pue­ cois está bien o esta mal. No se l dan presentarse, escribir un autorretrato. Un alumno, dirime en dichas calificaciones la riqueza de su actuación, sino 1 Souleymane, que siempre yendo en búsqueda de indicios, se ubica al fondo del aula, señales que nos permitan dilu­ que se resiste a ser parte y cidar formas de construir una desafia al docente, decide autoridad mas democrática y no participar de dicha activi­ plural. En la que errores y con­ dad. Pero el profesor, atento tradicciones no se sentencien a ciertos detalles, percibe que mente la creación del persona­ como desvios o limitaciones sino a Souleymane le gustan las fotos y je del profesor. Yo tenía ganas de que sirvan como objeto de inda­ enlonces apuesta a ese lenguaje mostrar un profesor que no fuera gación, nuevos puntos de partida para que este alumno, a quien le un Dios que sabe todo, que siem· "para la reflexión pedagógica sobre cuesta mostrarse, pueda construir pre encuentra la respuesta justa, y la autoridad del docente. un relato sobre si mismo. Francois que cría a sus alumnos y los eleva. Las escuelas están pobladas de expresa su autoridad dando con­ Es cierto que se intentó encontrar muchedumbres que va~ y vienen. fianza a este alumno, más allá de lo un personaje muy humano, que Muchos docentes que se cruzan incierto de los resultados_ duda, que a veces hace cosas entre sI. Pero a veces se parece En tiempos de debilitamiento magníficas, y al día siguiente hace más al cruce entre transeúntes que de las instituciones modernas, la cosas que no son muy buenas. atraviesan la misma avenida que escuela entre ellas, se torna ne­ Un día tiene exito y al día siguien­ a sujetos que comparten preocu­ cesario edificar autoridades con­ te fracasa. y. sobre todo, comete paciones por la misma institución fIables, que permitan, como sos­ errores. (Clarín jueves 2/712009). y los mismos alumnos. La vida co­ tiene R. Sennett (2004) perturbar tidiana de la organización escolar las cadenas de mando como un Aquello que ofrece Francois contempla minimas e insuficientes modo de sostener la autoridad le­ como adulto, como profesor, a mi instancias de encuentro, debate e gítIma, tratar los controles como si juicio, es una versión necesaria so­ intercambio. Cuestión que debe fueran proposiciones y no axiomas, bre la autoridad, en tanto se funda­ ser prioritaria en la agenda y cam­ dándole sentido a las normas que menta en la autorización del saber bios de política educativa. Lo dicho regulan las relaciones entre los su­ a enseñar, en la búsqueda del diá­ no minimiza el valor de-esos pocos jetos... No se trata de ,optar entre logo, en la contradicción y el error espacios que existen y es funda­ un modelo de autoridad adultocén­ como fuente permanente de apren­ mental aprovechar al máximo para trica centrado en el "porque te lo dizaje. Una versión de la autoridad dialogar y pensar entre colegas. Me 11
  9. 9. responde que se trata del presi­ mercado escolar está estrictamen­ negociaciones de significados, dente de los EEUU. Las chicas te dominado por [os productos lin que enriquecen el vInculo pedagó­I¡ le reprochan por el uso a.busivo de nombres con origen francés y gü{sticos de la clase dominante y tiende a sancionar las diferencias gico, interrumpiendo o resistiendo la mera reproducción de un orden nunca provenientes de otros luga­ de capital preexistentes: el efecto establecido de las cosas. Son si­ res. "¿Por qué no usas Ashissata acumulado de un débil capital cul­ tuaciones que irrumpen en el aula11 Rachíd o Ah8red?~ sugieren las tural y de la correlativa débil pro­ cuando se abre un diálogo genui­1 alumnas. Francois expresa que sí pensión a aumentarlo por la ¡nver­ no y suelen poner de manifiesto ! tiene que seleccionar nom­ tensiones, relaciones de poder bres que estén ligados a (en este caso ligadas al uso de los orígenes de todos sus ciertos nombres o conjugacio­ alumnos no acabaria nun· nes verbales), las identidades de ca. De igual modo, habilita quienes interactúan, que pueden este espacio y las alumnas transformarse en conflictos. siguen ensayando otros Aunque uno imagine cierta,1 nombres propios que pa­ redundancia entre la idea de diá­ i recen estar ausentes. Las logo y lo abierto que se supone el i adolescentes, con érffasís mismo, vale destacar aqui el sen· ! 1 y ocupando ese lugar con· tido de dicha adjetivación. Y enti quistado, mencionan con es1a puede ser un saludable ejer· j orgullo otros nombres. cicio interrogarnos sobre el valor claramente ligados a sus de las preguntas en las prácticasI culturas e identidades. de enseiianza y aprendizajes es· sión escolar condena a las clases colares. Se suele suponer que la Los intercambios de comuni­ más desprovistas a las sanciones pregunta es de por sí abierta y nos cación entre personas son inter negativas del mercado escolar, es defrauda darnos cuenta que a ve· cambios lingüísticos que también decir, a la eliminación o a la auto· son relaciones de poder simbólico, eliminación precoz que unos me­ ------- ----- donde se actualizan las relaciones diocres resultados entraña. Las de fuerza entre los locutores y sus diferencias iniciales tienden, pues, Suele ocurrir en las aulas respectivos grupos5. y no escapa a reproducirse (. .. ) los menos in­ a esta lógica aquello que aconte­ clinados o aptos para aceptar y que nuestros alumnDs se ce en las escuelas. Así como se­ adoptar el lenguaje escolar son ROS opongan y esa oposición ñalábamos fas rasgos centrales de también los que menos tiempo es­ la autoridad ligada al efecto insti­ tán expuestos a ese lenguaje y a es siempre un desafío para tución, no podemos desconocer los controles, correcciones y san· que la escuela cumple una función ciones escolares," interpretar estratégica en los procesos de ela­ Francois es portador del man­ boración, legitimación e imposición dato homogeneizador de la escue­ de una lengua oficial. Bourdieu es la moderna, de la enseñanza del ces sucede lo contrario. Aquellas contundente al respecto: "( ... ) el frances como Jengua estándar y que circulan con mayor frecuen· sistema de enseñanza, cuya acción todas sus derivaciones disciplinan­ cia, y ,a escuela marca ventaja en va ganando en extensión e intensi­ tes. Pero es interesante observar ello (por el valor estrategico que dad a todo lo largo del siglo XIX, cómo se producen algunos cortes allí tienen o podrían tener), son las contribuye sin duda directamente o rupturas respecto de cierta iner­ preguntas que llevan consigo de a la devaluación de los modos de cia pedagógica heredada, a partir antemano su respuesta, aquellas expresión populares, rechazados al de la resistencia de las alumnas y que se formulan para escuchar lo estado de "jerga" y "jerigonza" e..) alumnos y en fa concesión (más o que uno (en general el profesor/a) y a la imposición del reconoci­ menos voluntaria), o los espacios desea, ya sabe y considera como miento de la lengua legitima (... )". que ofrece el profesor a partir de correcta, única y excluyente. Y es En relación al lugar del docente y dichas partiCIpaciones. Y en este muy probable que estas preguntas la escuela, el autor señala que "el marco, se producen intercambios, no sear,Jn desafio para aprender, • ....
  10. 10. una incógnita que puede orientar oponerse a aquello queesfuerzos por construir explica­ no conoce, juega porciones diversas sobre un mismo allí su apuesta a la en­objeto. Preguntas que inviten a la señanza, como transmi­acción, individual o plural, en una sión de algunos mediosrelación creadora con el saber. de orientación para que Si seguimos el ejemplo de las luego cada atumno/apreguntas que en vez de promover pueda elegir o no utili­un vInculo más activo con el co­ zarlos, a cuenta de susnocimiento lo traen envasado, po propias convicciones ydemos quedar cautivos de rutinas sabiendo de la multipli­plagadas de diálogos cerrados. cidad de contextos quePor ello enfatizamos la distinción demandaran diversosde su condición de apertura. aprendizajes. relaciones pedagógicas, están en Suele ocurrir en las aulas que íntima relación con e/ aumento denuestros alumnos se nos opon ­ Docentes y alumnos: entre mu ­ diversas situaciones de violencia. sgan y esa oposición es siempre ros, intramuros o amurados... Resulta interesante en este con·un desafío para interpretar. Como De la escuela santuario a los texto (el de la ficción analizada y elsostiene Meirieu, lo "normal", en conflictos en el aula que transcurre en nuestras aulas)educación, es que la cosa "no fun­ La peUcula nos convida con ins­ estar atentos a las prácticas delcione"; que el otro se resista, se tantáneas de los avatares cotidia ­ lenguaje y los conflictos que allí nos entre adultos y adolescentes se manifiestan. Disponer y recrear en las aulas, que no parecen remi­ dispositivos pedagógicos que pero tirnos a la escuela como santuario, mitan canalizar y expresar la dife· Los conflictos son una intramuros, aislada del mundo, que rencia en tanto rasgo constitutivo debia ser protegida de los desór­ de las identidades de alumnos/as condición necesaria para denes y pasiones mundanos. Allí y profesores. Que permitan poner interpretar en clave de se pone en evidencia, por la deli· de manifiesto la diversidad cultural berada actitud de apertura al diá· que posee un grupo de alumnos/ nuestros tiempos, el desafío lago de un docente, una diversidad as, sus expresiones lingüisticas, cultural, lingüística, que se expresa religiosas, de identidad sexual, es· al que se enfrenta cualquier en las palabras y opiniones de los téticas culturales y personales, y política o cultura democrática, alumnos y alumnas, en sus enojos, demás rasgos identitarios. en lo dicho y lo no dicho, asi como A lIeces en el imaginario social, ya sea en nuestra sociedad en en las bromas. El profesor queda y tambien en el pedagógico, predo­ cautivo del propio juego de diálogo mina una noción (muy arraigada) de general cDrno en la misma vida que abre, arriesga jugadas, y ofre· convivencia como algo armonioso, cotidiana de una escuela ce libertad para que cada unola se equilibrado, identificando al conflic· exprese, garantizando puntos de to como algo violento, disruptivo, partida y tolerando el desconcierto que es necesario esquivar o evitar.esconda o. se rebele. Lo "normal" que significa no saber los puntos y al soslayar dichas situaciones dees que la persona que se cons de llegada. tensión y/o conflictividad creemostruye frente a nosotros no se deje Considero un ejercicio neceo obtener un alivio transitorio (yenllevar, o incluso se nos oponga, a sario pensar en la multiplicidad la lIertiginosa vida cotidiana de lasveces, simplemente, para recor­ de situaciones escolares en las aulas esto es moneda corriente),darnos que no es un objeto en que se oculta, minimiza o direc· una aparente solución que al pococonstrucción sino un sujeto que tamente neu1raliza el conflicto en tiempo paJece desbordar (nos) yse construye".6 las interacciones entre docentes y se convierte en algo inmanejable, y entonces lograr traducir di· adolescentes o entre estos últimos en ocasiones con efectos que lue­chas situaciones es todo un reto (mediadas por los adultos). go lamentamos.para el docente. Francois, conven· La supresión o negación de las Aquello que concierne al mitocido de que ningún pibe puede diferencias y/o conflictos en las de neutralidad que se ha canso •-
  11. 11. truido en la escuela y sobre ella, reconocer los conflictos como ele­ las generaciones que fueron y la puede servirnos para profundízar mentos constitutivos del vinculo nuestra". Y es ese encuentro el que nuestro amilisis... Mito que refiere pedagógico en nuestras escuelas, puede transformarse en una garan­ a un relato ficcional como forma es probable que lejos de debilitar tía de transmisión, en la medida en de ocultar, de evadir posiciona­ o peligrar un proyecto de escuela que haya un lugar para que ocurra mientos en relación al conflicto, en y convivencia democráticos, se­ algo nuevo y diferente, en tiempo tanto concibe como neutras opcio ­ guramente podamos fortalecerlo presente y futuro, con la impronta nes de carácter polltico, curricular, y ofrecer reconocimiento a los di­ de la confianza, pero de esa que pedagógico, lingülstico y de este versos sujetos de la vida escolar, se arriesga a lo novedoso sin la ne­ modo se evita confrontar la com­ con sus intereses comunes y con cesidad de controlarlo. Ouizás un plejidad y riqueza que portan las di­ sus diferencias. Los conflictos son desafío suponga imaginar escenas versas experiencias de los sujetos, una condición necesaria para inter­ posibles, la cuidada y estratégica las desigualdades existentes, debi­ pretar en clave de nuestros tiem­ construcción artesanal que supone litando la convivencia democrática pos, el desafio al que se enfrenta una cita cuando es secreta. Pero y el enriquecimiento y posiciona­ cualquier política o cultura demo ­ no "secretan porque hay algo que miento cultural y social de adultos crática, ya sea en nuestra sociedad se esconde, sino porque se trata y alumnos. en general como en la misma vida de un encuentro muy peculiar, casi Las retóricas pedagógicas de cotidiana de una escuela. (Brener, úni~o. en el que lo que sobresale restauración son portadoras de G. y Kaplan, e., 2006)Q no es io común entre partes. sino una visión conservadora y tecno­ Pensar Enffe muros puede con ­ justamente la diferencia, aquello cratica que posee cierta obsesión sistir en una especiaJ ocasión para distinto que reafirma el sentido por la neutralidad, reduciendo todo debatir entre colegas algunas co­ mismo de la transmisión, de la tipo de problemas o conflictos a ordenadas que giran en torno a la continuidad en otros, aquella viva una mera cuestión técnica, despo ­ transmisión generacional, para revi­ pulsación que sólo sienten los pa­ jándolos de su contenido político sar los modos de sostener y cons ­ sadores de la cultura y sus here­ e ideológico. Siendo la unica op­ truir autoridades, de transmisión deros. " ción válida aquella que está ligada de la cultura, y se vuelve un reto al control, y al despliegue de loda valioso dedicarnos a pensar juntos Segunda parte del artículo una tecnología disciplinaria a su de qué cuestiones se alimenta o publicado en Revista Noveda­ servicio. puede nutrirse este pasaje. des Educativas N° 224, agosto S! logramos desarticular )a Walter BenjaminO, en su "Tesis de 2009. ecuación que equipara conflicto de filosofía de la historia" sostiene con violencia y nos animamos a que "exisfe una cita secreta entre Autoritas. Que proviene de la palabra latina "aucOr" -autor-, Que asu vez viene del verbo ".ugere", aumenta/. 1 laurenca Cornú nSSg): "La confianza etllas relaciones pedagógicas en FR1GERIO.G POGGI. M y KDRINFElD, D. ( ComjlS). CoostruyeOOo un saber sobre el mlw de la esaJe1a. Buenos Aires. EdiCIOnes Novedades. ) NéstOi Gartia Canclini ofrece desde la antropologia la noción de procesos de hibndaGión para refenr a "ploeesos culturales en ios que estructuras o pr<íclicas dlscrelas que existían en forma separada se combinan para generar nuevas estructuras. objetos y prácticaS". la Identidad de una nación. grupo eil1cluso de un sUjeto se con· stiluye por la coexistencia de diversos COOljl(lnentes culturales Dicho aporte enriQUece el anafisis en tomo ala autoridad pedagógICa del docente, Gareia Cancllnl, La globalililclón. productora de culturas híbridas" en hnp:l/IWW,alcalawnsutlores.c1/docs/Ia-9Johalizacion,pdf (consull:,¡dn en julio re 2009), , Graciela Monles en conferencia ioougural de la Feria del libro Infantil y Juvenil. llevada acabo en la Ciudad de Buenos Aires el 22 de Julio de 2002. l BOURDIEU. P, Qué SIgnifica 1r8b/ar. Cap. 1 llá9. 11 Ypago 36. ! MEIRIEU, P" Frankestein eduClOOr. Editorial Laerte. BarGlllona 199B, pag 73. i Las escenas que nos ofrece fnlre tm.1OS son elocuentes al respecto. podriamas volver robre ellas einterrogarlas, Por razones de extensión deCido no abordar en este artículo aquello que acnntece en la se;énd3 parte del film con Souleyman, un a1lJffi1O Que Queda Involucrado en una siua¡;¡ón límite, y la actuación del profeso f con~JO de dlSci plina al respeclD. ! Sugiero profundilar esta idea en "19 ¡lIl)pnSiciOnes para dixunr la violenca" de Mario Ca~os lerblno. en htlp.Ilwww.oeiorga¡Jedumeoíalpd!sf1U6_00cu5_19proposicionesparad iscutil~í12{Uerbin o, pdi (consultado en Iu1I ode 2(09). 9 8RENER YKAPLAN en Capítulo 111 de KAPlAN. C~fln~ (Dir,) (2006) Violencias en (Mal. Socio~ía de /a.s violencias en la e.scu~, Buenas Aires, Miño-y Dávi/a. n BfNJAMiN W, "Tesis de filoS"!llia de la h~stJ;3 en Discursos interrumpidas /, Tauros, Bs.As. ¡9BS. pág 188•­

×