Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
Teoria de la pena
Teoria de la pena
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 4 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

A los espectadores también les gustó (20)

Anuncio

Similares a Ensayogaby (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Ensayogaby

  1. 1. REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION SUPERIOR INSTITUTO UNIVERSITARIO DE LA FRONTERA IUFRON LA FRIA ESTADO TÁCHIRA PARTICIPANTE: Gaby Pinzon C.I. N° V-27108234 LA FRÍA FEBRERO 2017
  2. 2. Es importante Primero que nada resaltar que soy una estudiante y interpretar este tema no ha es fácil ya que es muy importante y delicado y pues desconozco la parte legal que este contiene y muchas palabras que tienen variados significados que solo un abogado podría entender, la crisis penal cuestión que viene preocupando a la generalidad de los penalistas. Conforme en el fondo con las afirmaciones de los escritores que señalan tal crisis de la ciencia penal, no creo, sin embargo, que esta expresión <crisis> sea la adecuada para poner de manifiesto la situación de atraso del Derecho penal en comparación con el desarrollo alcanzado, por otras ramas jurídicas. Más exacto que decir que el Derecho penal atraviesa un período de crisis, es afirmar que el Derecho penal como verdadera ciencia jurídica es de formación tan reciente, que hasta hace muy pocos años no ha adquirido aquellos caracteres y perfiles propios que permiten señalar la delimitación entre esta actividad, científica y aquellas otras disciplinas. Es evidente que la Ciencia del Derecho, en general, guarda íntima relación con la Filosofía, la Moral, la Sociología, la Política y otras actividades humanas; pero así como el Derecho privado desde sus orígenes ha conservado delimitadas, con mayor o menor diafanidad, las esferas de su propio contenido y objeto con respecto a aquellas otras actividades, el Derecho público ha venido desarrollándose íntimamente unido a las indicadas disciplinas de naturaleza extrajurídica, principalmente a la Filosofía. “En nuestros días, se ha convertido en un auténtico lugar común la alusión a que el Derecho penal está en «crisis». Por ello, es frecuente que las exposiciones de temas de fundamento o de política criminal comiencen abordando los motivos y la concreta configuración de la referida crisis. Sin pretender negar la parte de razón que asiste a tales planteamientos, se acoge aquí la hipótesis de que tomar la «crisis» como un fenómeno característico únicamente del Derecho penal contemporáneo resulta incorrecto o, al menos, inexacto. La crisis, en realidad, es algo connatural al Derecho penal como conjunto normativo o, como mínimo, resulta, desde luego, inmanente al Derecho penal
  3. 3. moderno, surgido de la Ilustración y plasmado en los primeros Estados de Derecho. En ellos, en efecto, la antinomia entre libertad y seguridad (expresada en el ámbito penal en la tensión entre prevención y garantías, o incluso, si se quiere, entre legalidad y política criminal), empieza a no ser resuelta automáticamente en favor de la seguridad, de la prevención; así se detecta ya un principio de crisis, de tensión interna, que permanece en nuestros días. En otro orden de ideas es de destacar, que el derecho tampoco de muestra hábil para impedir conductas antisociales de gran impacto cometidas por los poderosos (corrupción pública, delitos contra los trabajadores, delito ecológico, delitos fiscales, violencia Cintra las mujeres…) Tampoco el Derecho Penal da respuesta al problema de la reparación del daño causado por el delito. Además, el castigo provoca el deterioro de quienes lo reciben, marginando a los delincuentes, estigmatizándolos e impidiendo su integración. Frente a ello hay que reducir el ámbito de actuación del sistema penal, para reforzar otras ramas del ordenamiento jurídico. En el objetivo de privar al derecho penal de su supremacía jerárquica. Desplazar el castigo para alimentar otros elementos del derecho que si permite construir verdaderas soluciones a los conflictos: la prevención, la coacción y la restitución. El Derecho Penal tiene una función represiva, en tanto interviene para reprimir o sancionar el delito ya cometido. Pero esta función represiva siempre va acompañada de una función preventiva, pues con el castigo del delito se pretende impedir también que en el futuro se cometa por otros o por el mismo delincuente. El Estado por medio del Sistema de Justicia Penal, debe dejar ir el delito, materializado, con la sentencia, pero debe retener al criminal ahora convertido en interno para transformarlo en ciudadano honesto, por medio del tratamiento penitenciario, que señalo para recalcar su necesidad, es una expresión de amor universal, que debe atender la necesidad y finalidad de la Censura Egológica. La sanción es la acción dentro de la reacción que busca el Estado frente el delito, con la finalidad de ayudar a todos los sujetos de la relación fortuita penal, donde al sujeto activo lo reprime constriñéndole al tratamiento necesario, con el dictamen que declara su culpabilidad, que al mismo tiempo le genera obligación natural
  4. 4. frente el Estado de cumplir con las condiciones del tratamiento, que le transfiriere valores ausentes y frente la víctima una obligación jurídica extracontractual, para indemnizarle patrimonialmente por el daños causado sea morales o no, en retribución y obtener su perdón en el plano moral adicionalmente. Ahora bien, podemos señalar que la pena es el recurso que utiliza el Estado para reaccionar frente al delito, expresándose como la "restricción de derechos del responsable". Por ello, el Derecho que regula los delitos se denomina habitualmente Derecho penal. La pena también se define como una sanción que produce la pérdida o restricción de derechos personales de un sujeto hallado responsable de la comisión de una conducta punible. La pena produce una serie de efectos en el conjunto de individuos que componen la sociedad que se suponen positivos para ésta, y que, según la teoría relativa de la pena, serían los objetivos en los que se fundamentaría la aplicación coactiva de la pena. Así, tanto la teoría retributiva de la pena (o teoría absoluta de la pena), como la teoría relativa antes mencionada coinciden en que la pena, tanto en su vertiente coactiva como en su vertiente coercitiva tienen, o han de tener los siguientes efectos: Prevención general: Dirigida al conjunto de la sociedad. Respecto del aspecto negativo, la pena es una coacción psicológica con la que se amenaza a la sociedad y con ella a los potenciales delincuentes para que se abstengan de delinquir. En cuanto al aspecto positivo, la función de la pena es confirmar la vigencia del ordenamiento jurídico en la conciencia colectiva.1 Prevención especial: El destinatario de la prevención especial es la persona concreta del delincuente y tiene por objeto impedirle que cometa nuevos delitos.

×