pun.com.do


Declaración de Principios

Titulo Original: Declaración de Principios
Partido de Unidad Nacional –PUN-....
pun.com.do




dominicano atraviesa por un proceso de disgregación que conspira contra la unidad cultural, moral, social, ...
pun.com.do




destruya el regimen de monopolio generalizado que tenemos hoy, pero sin populismos excesivos que a veces so...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Principios Pun

334 visualizaciones

Publicado el

Principios PUN
Observatorio Politico Dominicano
http://www.opd.org.do

Publicado en: Noticias y política
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
334
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Principios Pun

  1. 1. pun.com.do Declaración de Principios Titulo Original: Declaración de Principios Partido de Unidad Nacional –PUN-. Convicciones Filosófica y Moral. Convicción Politica Nacional. Convicción Politica Internacional. Lema. Himno. Emblemas.Santo Domingo, Republica Dominicana. Quedan rigurosamente prohibidas, sin autorización escrita del Partido de Unidad Nacional, bajo las sanciones establecidas por las leyes en la materia, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento. CONVICCION FILOSOFICO-MORALDel principio supremo de la unidad se puede escribir toda una filosofía. Jesucristo la enarbolo a niveles universales con sus conocidas frases: “Uníos y multiplicaos”, reconociendo indispensable la unidad de hombre y mujer para la auto perpetuación de la especie, significando también que la unidad es condición sine qua non para la convivencia pacifica de los seres humanos.Generalmente tenemos tendencia a pensar en este enunciado solo en términos de la capacidad de reproducción biológica de los mortales. Pero la unidad es el principio de la creación y preservación de todo cuanto existe en el universo sea creado o no por el hombre, a contrapelo de las miles de teorías sobre la aparición de la vida y el ultimo gran desafió científico-biológico que representa la clonación humana, polémicas filosóficas que queremos evitar circunscribiendo el concepto de la unidad a la acepción sociológico-politica y cultural.La grandeza del hombre en la historia universal, en tanto ente pensante creador de obras de altruismo, superación y desarrollo de su organización social, solo ha sido posible cultivándose bajo el principio supremo de la unidad incluso en el marco de su capacidad física. Cuando los seres humanos, poseídos por impulsos bestiales, han roto los eslabones que le unen a los demás, renunciando a los códigos de la convivencia social y humana, se han firmado las paginas mas siniestras de la historia que registran los grandes holocaustos, los incontables genocidios, las explotaciones mas inmisericordes del hombre por el hombre, las guerras mas sucias y deshumanizadas, los estados de miseria mas inicuos, las represiones mas salvajes.Definitivamente la especie humana representa una unidad social, histórica, politica y psico-emocional encarnando una cuádruple condición que enarbolan las cuatro características científicas por excelencia. Cuando el estado de conciencia del hombre se obnubila haciéndolo romper esa unidad intrínseca producto de sus divergencias, nace el conflicto social que tratado con ignorancia trae las confrontaciones fratricidas en la sociedad.Estas valoraciones realizadas a grandes pinceladas, son validas para todos los entramados de la sociedad, desde su unidad social mas elemental que es la familia, el estado como su instrumento de dirección principal, los continentes vistos como unidad geográfica, económica, social, cultural y politica; y la comunidad internacional desde el ámbito de su condición de conclave mundial de naciones.Abordando la vertiente especial de la identidad de los pueblos, concluimos que la unidad se hace aun más indispensable para poder auto perpetuar la existencia de la patria, del proyecto de nación, de la soberanía de los pueblos y en consecuencia de la nacionalidad y la identidad cultural. La historia universal ilustra prolíficamente esta aseveración con la evolución y extinción incluso de muchos pueblos y culturas. Política y económicamente la unidad ha sido la condición determinante del atraso o el desarrollo de continentes y naciones. Los Estados Unidos de Norteamérica, el Reino Unido de Inglaterra, la Republica del Japón, los Estados Unidos Mexicanos y otros, son ejemplos históricos oculares. La antitesis en el contexto latinoamericano, seria el fracaso del sueno bolivariano.Como principio universal o de categoría filosófica, el concepto de unidad tiene innumero ángulos de definición y análisis. Entre otros, digamos que unidad supone armonía y equilibrio entre las cosas que se unen, aun sean contrarias en algunos sentidos, lo que significa que en relación con los seres humanos es indispensable que todos aquellos atributos que dimanan de normas generales conectadas con la naturaleza del hombre, como el derecho supremo que es la preservación de la vida y los atributos de la libertad, los derechos civiles y políticos, individuales y colectivos; sean considerados sagrados en la sumisión del Principio de la Unidad.Lo anterior nos compele a darle también categoría suprema al Principio de los Derechos Humanos que el PUN acatara moralmente impulsando un régimen político y económico que los enarbole plenamente pero no con predominio retórico como hasta ahora, sino que incluya como regla de oro una concepción que parta de la condición material del hombre en relación con las riquezas del planeta, condición inminente e imperativa para edificar un estadio de reinado imperial del Principio de la Justicia Social, pero bajo el código moral que enarbolan doctrinalmente las frases de Jesucristo: “Ganaras el pan con el sudor de tu frente”, reconociendo el trabajo como la condición mas altruista del hombre.La historia de fracaso de todos los regimenes socio-políticos y económicos que han existido en la sociedad, certifica que alimentación, vestido, salud, educación, libertad, integridad, elevación espiritual, superación mental, progreso social, cultural y material; serán imposibles sin elevar a estatura suprema el principio de la Justicia Social.Lo anterior, sometido a la lógica deductiva, nos hace concluir que la lucha del ser humano por alcanzar Justicia Social, debe ser en el marco de la preservación de la vida y sus atributos, razones que nos hacen declararnos adeptos al Principio de la No Violencia, sin renunciar a las prerrogativas jurídicas que nos conceden el derecho a la protesta pacifica y ordenada. Siempre consideraremos la violencia social como una aberración inadmisibleLogrando convertir en cultura los principios expuestos, surgirá un código de convivencia humana que deberá garantizar poner en el pedestal de los objetivos supremos de la sociedad, lo que consideramos el estado natural del ser humano representado por el Principio de la Paz.Aterrizando en un plano general, podemos simplificar el concepto político cumbre del PUN, diciendo que unidad significa construcción, desarrollo, progreso general, crecimiento, superación, elevación, compactación social, armonía, convivencia, auto estimación de la raza humana, autoprotección de la especie; mientras división equivale a destrucción, segregación, conflicto, disminución, involución, atraso, desnaturalización, contrasentido y aberración de la raza humana, etc.. Razones por las cuales lo que se unifica se fortalece, lo que se divide se debilita y en grado considerable se disminuye muchas veces hasta la desaparición. Ejemplos relacionados con pueblos, naciones y culturas a lo largo de la historia universal, ilustran nuestras valoraciones.Unidad, Justicia Social, Paz, Derechos Humanos y No Violencia serán la quinteta de principios esenciales del Partido de Unidad Nacional (PUN). CONVICCION POLITICA NACIONALA la llegada del siglo XXI, el pueblo http://pun.com.do Motorizado por Joomla! Generado: 11 July, 2009, 00:17
  2. 2. pun.com.do dominicano atraviesa por un proceso de disgregación que conspira contra la unidad cultural, moral, social, politica, economica y hasta etnica indispensable para la preservación del proyecto de nacion que le da sentido a la nacionalidad.El marco general en que se aposenta esta realidad, esta bordeado por una crisis de valores morales que opaca los sentimientos humanos, los principios cristianos, el sentido de la razon, el espiritu de la justicia y la mision social del derecho.Es el comportamiento individualista y el abandono paulatino del sentido colectivo, la caracteristica mas notable del ser nacional en este marco historico, dominado por el divisionismo.Esta realidad cuyas causas enunciaremos mas adelante, conspira con virulencia contra la unidad general del pueblo dominicano, indispensable para preservar los cimientos morales, culturales, sociales, politicos, economicos, religiosos y hasta psicologicos que dan soporte a la sociedad nacional.El estado de necesidad de un segmento social importante de los dominicanos como atentado al sacrosanto derecho a la preservación de la vida, se impone cada vez con mayor fuerza como ley suprema frente al ordenamiento juridico de la nacion, incentivando el caos, la violencia social, la degeneracion moral, la division general y el comportamiento individualista; a riesgo de que el ente social nacional se convierta en un cuerpo absolutamente vacio de creencias en ideas politicas y hasta religiosas, incluyendo las que sirven de cimiento al sostenimiento del sistema democratico.Entre los multiples factores que minan la Unidad Nacional, unos son de tipologia interna y otros de tipologia externa.El mas connotado factor interno es la deuda social acumulada por decadas, traducida en la entronizacion de un estado de necesidad que retrata la miseria creciente, la pobreza, el analfabetismo que ya en la sociedad moderna no se reduce a los iletrados sino tambien a los incapaces de desempenar eficientemente un oficio tecnico o profesional; todo en el marco de un proceso de depauperizacion galopante de las grandes mayorías del pueblo dominicano con categoría tal que podemos hablar de involución de la sociedad nacional.Verdaderamente neuralgico es reconocer que el deterioro social del pais ha entrado al terreno de la salud mental del pueblo dominicano, alterando su equilibrio siquico, en lo fundamental producto de los estragos de la deficiencia alimentaria, la insalubridad general, el desequilibrio emocional provocado por la injusticia, la orfandad social y juridica, la iniquidad economica, la secularmente impune corrupción administrativa publica y privada, la desesperanza y la incertidumbre frente al futuro.El tetrico cuadro socio-economico, politico, juridico y moral que ha generado el modelo sistemico instalado después del ajusticiamiento del tirano Rafael Leonidas Trujillo Molina, entre otras causas historicas, es el producto de que erróneamente solo se cerceno la cabeza de la dictadura mientras se implemento el maridaje con el cuerpo del regimen, provocando el fracaso del intento democratizador de 1963, la Revolucion de Abril de 1965 y mas de un decenio perdido de lucha por restablecer los derechos civiles y politicos del pueblo dominicano.Si bien hay que atribuirle al actual sistema que en su evolucion expandiera el ejercicio de la democracia, jamas hay que olvidar que el precio ha sido alto en sangre, sudor y lagrimas. Mas alla de esos atributos el sistema no ha servido para nada, mas bien constituye en si mismo la mas grande conspiración contra el proyecto de nacion de la Republica Dominicana. Si un termino es milimétricamente preciso para definir la sociedad dominicana que ha conformado el actual estado nacional, ese termino no es otro que macrocefalia. Un esperpento social con una cabeza gigantezca donde se concentra la riqueza, el poder, la tecnología, los conocimientos, la información, el modernismo, los privilegios mas irritantes; o sea, desmitificando los terminos pero una especie de gloria, de tierra prometida que es donde mora la Primera Republica con un reducido grupo de ciudadanos de primera categoría.El contraste es el cuerpo social de la republica, reducido al atraso, en un proceso de involución, segregado, discriminado, alejado del verdadero desarrollo que se cimenta en la educación, la alimentación y la salud. Alli agoniza la Segunda Republica, de voluminosa demografía, con ciudadanos de cuarta o quinta categoría, cuestionando el valor del patriotismo, fundiendose con sus culturalmente amenazantes y tambien agonicos, sufridos y olvidados vecinos del Oriente.Las conclusiones afloran a la superficie como un manantial. La causa fundamental que impidio que los acontecimientos historicos mas importantes de la republica en el siglo pasado, catapultaran a la nacion a estadios de desarrollo de mayor estatura, fue la incapacidad de cohesionar la Unidad Nacional como fuerza politica y social impulsora. Hasta una simple deduccion logica lo certifica, si la unidad nos hizo aparecer y reaparecer como nacion en 1844 y 1863, bajo el faro resplandeciente del pensamiento visionario del insigne patriota Juan Pablo Duarte y los miembros de la Sociedad Secreta La Trinitaria, y del movimiento restaurador que presidio el General Gregorio Luperon, respectivamente; la division nos puede hacer desaparecer.En esa tesitura consideramos politica y culturalmente que la Unidad Nacional es asunto de seguridad nacional, porque su desaparición significa tambien la extinción de la nacion, el pueblo y el estado dominicanos, y lógicamente la nacionalidad y a mas largo plazo la cultura nacional. Hoy arribamos a una disyuntiva que pudiera estar representada por las siguientes frases: “Nos unimos o nos hundimos”.Siendo nuestro primer imperativo preservar a la nacion, asumiremos como nuestro Principio Politico Supremo la Unidad Nacional en todos los ordenes que conectan con la naturaleza humana, en el marco de lo que fue y ha sido la genesis y evolucion del pueblo dominicano, y como codigo de renovación moral y politica del Estado convertido en concepción nacional, la bandera de la Revolucion Duartiana. Estamos conscientes de que vivimos tiempos difíciles caracterizados por la crisis del pensamiento del hombre y su obra. Crisis del pensamiento filosofico y moral, crisis del pensamiento politico y social, crisis de la ideología y de la doctrina, crisis del pensamiento economico y hasta crisis del pensamiento cientifico; pero aun asi, no creemos en un partido de apariencia, sin esencia, vacio de creencias. Nuestras convicciones se edificaran en una especie de unificación indisoluble del pensamiento humanista con el pensamiento politico, con lo cual articularemos una ideología.Propiciaremos por una concepción de estado y de poder que podriamos llamar Estadismo Democratico Unitario y Humanista, rompiendo el paralelismo que ha existido historicamente entre el humanista y el estadista, convicciones que nos obligan a declarar al partido como una institución de carácter esencialmente dual: politica y social. Reduciendo este topico fundamental a la doctrina politica, consideramos que siguen siendo los valores del sistema democratico, en cuestiones nodales, la concepción de gobierno mas consona con nuestros principios, pero nos declaramos adeptos y propiciadores de una nueva concepción dentro del pensamiento democratico que llamaremos Democracia Unitaria, a fin de que el nuevo estado tenga como estatuto juridico supremo la Unidad Nacional como escudo de proteccion de los valores y los fueros generales de la nacion y http://pun.com.do Motorizado por Joomla! Generado: 11 July, 2009, 00:17
  3. 3. pun.com.do destruya el regimen de monopolio generalizado que tenemos hoy, pero sin populismos excesivos que a veces son expresiones de verdadero analfabetismo. Adjuramos absolutamente de la clase politica y partidaria de monopolio institucional, sustitutiva de la voluntad soberana de la nacion y mercenaria del poder. Lo anterior infiere que ya no validamos para este tiempo, en terminos absolutos, el sistema tripartido de estado que legaran al regimen politico occidentalista, los franceses Montesquieu y Juan Jacobo Rouseau, valorando que la evolucion de la sociedad lo ha hecho obsoleto y desfasado, razones que nos llevan a declararnos abanderados de la descentralización del estado pero con poderes formales y sin populismos ignorantes. Ello implica la elevación a estatura imperial del Poder Judicial, la promulgación de un Codigo Especial de Leyes de Seguridad Nacional, la creación formal del Poder Municipal y la recodificacion juridica de las instituciones electorales y constitucionales impulsando una Carta Sustantiva que se convierta en un verdadero Codigo Magno.Estamos firmemente convencidos, la Unidad Nacional es el unico escudo de defensa, proteccion y regeneracion de la sociedad y el estado dominicanos, en todos los aspectos de sus respectivas existencias. CONVICCION POLITICA INTERNACIONAL La crisis de la ideología, la doctrina y el pensamiento social del hombre y sus instituciones, se ha traducido en un fracaso total de todos los regimenes politicos y economicos; factores generales que han extendido sus consecuencias a todo el universo.Esta apremiante realidad ha inducido al poder politico y economico mundial, en su necesidad de reciclarse, a impulsar el llamado proceso de globalización que esta transformando velozmente la infra y la supra estructura de la sociedad moderna, desafortunadamente supeditado de nuevo a codigos de explotacion inmisericorde del hombre por el hombre.Evidentemente que se perciben intenciones concretas de que sobrevivan en los nuevos esquemas economicos, sociales y politicos, las mismas concepciones que nos distancian de los principios de la Justicia Social que predico Jesucristo hace casi dos mil anos. (la Era Cristiana se pauto a partir del nacimiento del Rabit de Galilea). En el sentido de la clasificacion de la sociedad en tres mundos, acorde con sus niveles de desarrollo, los paises pequenos, subdesarrollados, considerablemente pobres y altamente dependientes, son absolutamente impotentes para impedir que el proceso de globalización se aposente de forma dominante en sus realidades, lo que certifica que se trata de un fenómeno de cobertura mundial infranqueable. La realidad objetiva demuestra que la globalización nace de la propia naturaleza del hombre, pero la manipulación del proceso es un dictamen de la cima del poder del mundo –los ocho paises mas desarrollados del planeta, encabezados por la megasuperpotencia los Estados Unidos de Norteamérica-, conclave al que ni en sueno pertenece la Republica Dominicana.Posterior a estos senalamientos, nuestro partido no puede mas que declararse abanderado moral del pensamiento politico universal, privilegiadamente endosado por el clarividente Papa, su Santidad extinta Juan Pablo Segundo, que clama y lucha para que el Nuevo Orden Mundial de capitalismo salvaje, ponga en el pedestal de su escala de valores al ser humano y se asuma la razon del equilibrio como condicion sine qua nom para la interaccion economica, social, politica y cultural entre todos los paises del planeta, para lo cual es inminente y necesario que sobreviva aunque armonizado con la concepción globalizadora, el Principio de la Autodeterminación de los Pueblos. En otras palabras, validamos la concepción politica dominada por la filosofia del humanismo y estimamos que la expresión politica de la misma, podria llamarse Democracia Unitaria y Humanista, asumiendose la unidad sociologica y políticamente con dimension universal en el marco de lo que es el entramado social y la division de clases que caracteriza a la sociedad que predomina hoy en el mundo. Creemos que si han fracasado todas las ideologías y sus regimenes representativos, seria contradictorio e irracional aceptar alguna sin proponer que sean politica, social e ideologicamente revaloradas y atadas al sentido moral de poner en el pedestal de nuestra escala de valores al ser humano, adoptandolo como legatario central de la obra del hombre, como factor supremo de la sociedad, en el marco de nuestra vision terrenal. En esa tesitura, el PUN se declara adepto incondicional al movimiento social todavía no corporizado que resurge en el mundo, clamando la necesidad impostergable de que se instale en la cima del poder del Estado, una concepción humanitaria que seria consona con el pensamiento visionario del extinto Papa Juan Pablo Segundo, en la búsqueda de un nuevo orden de justicia, paz y equilibrio entre los seres humanos que no sera posible sin reinsuflarle valores cristianos a la sociedad. …¡Y renacera la esperanza! http://pun.com.do Motorizado por Joomla! Generado: 11 July, 2009, 00:17

×