SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 11
Descargar para leer sin conexión
GUIA PARA TRABAJAR LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: EL
HOLOCAUSTO
   ALUMNOS DE 1º BACHILLERATO

   MATERIAL COMPLEMENTARIO: PELICULA “LA LISTA DE
   SCHINDLER”

   TEMA: EL HOLOCAUSTO

   -ESTA ACTIVIDAD REQUIERE AL MENOS 4 SESIONES PARA
   COMPLETARSE. El trabajo de investigación y documentación
   puede desarrollarse a continuación de proyectar la película y
   debatir en el aula las cuestiones centrales que más adelante se
   detallan.

   Titulo EL HOLOCAUSTO NAZI, ¿EXISTEN LOS HEROES
   ANÓNIMOS?

        TEMAS DE REFLEXIÓN PARA LOS TRABAJOS DE
                     INVESTIGACIÓN:

   ¿Es posible el altruismo o sólo existe el egoísmo interesado?

   ¿Es la historia necesaria para que aprendamos de nuestros
   errores o es mejor ignorar el pasado?

   ¿Que ocurrió con los supervivientes?

   - Elaborar un seguimiento de las diferentes persecuciones que
   han sufrido los judíos a lo largo de los siglos.

   -Analizar la actitud con la que el sionismo internacional ha
   afrontado la superación de este episodio genocida.
LA LISTA DE SCHIDLER, STEVEN SPILBERG.




La Lista de Schindler es una película biográfica de 1993 dirigida por Steven Spielberg que
cuenta la historia de Oskar Schindler, un empresario alemán que salvó las vidas de un millar
de judíos polacos durante el Holocausto.

En esta película se relata la historia de un empresario de origen checo (interpretado por Liam
Neeson) miembro del partido Nazi. Inicialmente se aprovecha de la situación en Polonia
(recientemente invadida por el ejército Nazi) para crear una fábrica de artículos de cocina y para
ello llega a un acuerdo con el director de un campo de trabajos forzados para usar mano de obra
judía proveniente del ghetto de Cracovia, la opción de trabajo más económica disponible.
Schindler depende de su contable judío, Itzhak Stern (interpretado por Ben Kingsley).

La visión de Schindler acerca del Holocausto Judío va cambiando a lo largo de la película, tanto
que cuando le llega la orden de deportarlos a los campos de concentración (lo que significa
que perderá su mano de obra), llega a emplear su fortuna en salvarlos, evitando que éstos vayan
a Auschwitz u otro campo de exterminio. Shindler se verá obligado a reposicionar toda su
fábrica y sobornar a los oficiales para mantener a sus trabajadores.

La Lista de Schindler tuvo bastantes premios y que además fue muy importante ya que nos
cuenta hechos que ocurrieron en la realidad.
· OBJETIVOS DE LA DINÁMICA
· Valorar la importancia del esfuerzo personal para ayudar a los demás, aunque
conlleve riesgos y peligro.
· Reflexionar sobre la magnitud del genocidio nazi y los escasos pero
importantes esfuerzos realizados para ayudar a los perseguidos.
· Rechazar todo tipo de actitudes racistas y xenófobas


EVALUACIÓN DE LOS OBJETIVOS:
El alumno realizará un trabajo de investigación en grupo sobre alguna de las cuestiones que se
debatirán en clase después de ver la película. La participación en los debates y el trabajo en
grupo serán las herramientas de evaluación de esta actividad.
Los temas para el trabajo de investigación serán, a elegir, alguno de los siguientes:

   1.   ¿Qué se entiende por holocausto?
   2.   ¿Cuándo y cómo se llevó a cabo?
   3.   ¿Qué motivos movieron a Schindler a salvar a aquellos judios?
   4.   ¿Qué raíces tiene la xenofobia?



· DESARROLLO DE LA DINÁMICA

El profesor presenta la película, explicando brevemente su temática y su
argumento. También es conveniente comentar rápidamente la ficha técnica, y
hacer referencia a todas aquellas características que puedan descentrar a los
alumnos.


· FICHA TÉCNICA DE LA PELÍCULA
· Director: Steven Spielberg
· Guión: Thomas Keneally y Steven Zaillian
· Principales intérpretes: Liam Neeson, Ben Kingsley, Ralph Fiennes
· Nacionalidad: EE.UU
· Idioma: Inglés
· Año de producción: 1993
· Sinopsis argumental
En la Polonia invadida por los nazis, sacudida por las persecuciones contra los
judíos, el empresario Oscar Schindler intentará salvar a sus obreros del acoso a que se ven
sometidos por las autoridades. Cuando la situación se complica,
Schindler elabora una lista con el nombre de los operarios que desea llevar
consigo, salvándolos así de la muerte en los campos de exterminio.
CONTEXTUALIZACIÓN HISTÓRICA DE LA PELÍCULA

En 1939, con la invasión de Polonia, dio comienzo uno de los episodios más estremecedores de
la Historia de la Humanidad.El ascenso de los fascismos y su política expansiva, especialmente
el alemán, produjo hondas convulsiones que llevaron a repetir, de forma aun más devastadora,
la experiencia de la I Guerra Mundial, a pesar de los mecanismos preventivos que las
naciones habían arbitrado a raíz de la finalización de ésta. La tibieza e indefinición del resto de
naciones fue también determinante en el proceso de expansión de los fascismos.

Nuevamente la guerra tiene un alcance mundial, pues la entrada de Japón, deseosa de
expandirse en el Pacífico, empuja a su vez a Estados Unidos a intervenir para frenar el
imperialismo nipón, que amenaza directamente a una de sus áreas de influencia.
El totalitarismo y el racismo nazi producirán uno de los fenómenos más execrables de la
Historia, el Holocausto judío, en el que millones de personas son desplazadas, confinadas en
campos de concentración, obligadas a realizar trabajos forzados y finalmente exterminadas, en
aras de la superioridad de la raza aria. Igualmente, la persecución alcanzará a todos aquellos que
Hitler y sus partidarios consideren inferiores o potenciales enemigos. El episodio, junto con la
guerra más devastadora nunca conocida, se instalará en la memoria colectiva de la práctica
totalidad de la población mundial durante generaciones enteras.

LA VICTORIA NAZI DE 1933:

La victoria de los nazis en la Alemania de 1933 había supuesto en primer lugar la determinación
de lo que se entendía como judío desde el punto de vista familiar y religioso, así como la
marginación de los judíos de ciertas categorías profesionales. Permaneció, sin embargo, para los
afectados la duda acerca de si debían abandonar Alemania o no, porque con el paso del tiempo
las medidas persecutorias parecieron desdibujarse un tanto. Desde 1933 hasta 1937, emigraron
de Alemania unos 130.000 judíos y en los dos años inmediatos al estallido de la guerra lo
hicieron otros 120.000. Pero las conquistas territoriales del III Reich situaron bajo el dominio de
Alemania un mayor número de judíos que en tiempos anteriores, con lo que se complicaron los
problemas para las autoridades nazis. En general, en los nuevos territorios se siguió una política
de mayor dureza que en la propia Alemania. En ella, sin embargo, respecto a los propios
alemanes, se tomaron las medidas que resultan en muchos sentidos más directamente
relacionadas con los campos de exterminio del futuro. El racismo nazi, en efecto, tuvo como
primera consecuencia la eliminación de disminuidos físicos y mentales, con el objeto de
purificar la etnia germánica. En su momento, no se dio publicidad alguna a la aplicación de esas
medidas, que supusieron la desaparición de decenas de millares de personas y que solamente se
detuvieron en 1941.

Hasta este momento, el Reich tan sólo consideraba como posibles medidas a aplicar en el futuro
acerca del destino de los judíos la obligada emigración a territorios remotos. Se pensó en
obligarlos a la emigración hacia Polonia o Madagascar que, por su condición insular y su
lejanía, parecía el lugar más oportuno. A estas fórmulas se las denominó conjuntamente
"Solución final", aunque de momento la expresión no tuviera el trágico significado que más
adelante adquirió. Al mismo tiempo, se tomaron algunas disposiciones prácticas que, aunque
tenían otra razón de ser, acabaron coadyuvando a los planes de eliminación física. La principal
de ellas fue la concentración de los judíos en determinadas áreas, primer paso para cualquiera de
las dos opciones. Siguió existiendo la emigración, pero la necesidad de contar con Gran Bretaña
para llevarla a cabo impidió que pudiera realizarse de forma sistemática. A mediados de 1941,
Hitler adoptó dos disposiciones que antes había rechazado y que obedecían al propósito
indicado: por una parte, los judíos debían estar señalados con un distintivo personal; por otra,
tenían que ser enviados hacia el Este.

Como se apuntaba antes, la chispa que prendió todo el potencial de barbarie que nacía de la
ideología nazi fue la guerra contra la Unión Soviética. Hitler confiaba en derrotar en plazo de
tiempo muy breve a los ejércitos de Stalin, que habían demostrado su ineficacia contra
Finlandia, pero sabía también que en el enfrentamiento se lo jugaba todo. Su racismo le llevaba
a considerar que en la nueva ofensiva se debían romper las reglas de la guerra; además quería
proceder a explotar lo más rápidamente posible desde el punto de vista económico los territorios
conquistados. Aquí, el enemigo, en su opinión, no estaba constituido más que por puras y
simples "bestias". La resistencia que le ofrecieron favoreció las instrucciones de eliminación de
los cuadros políticos -comisarios de guerra, por ejemplo- y de ellos se pasó a los judíos, incluso
mujeres y niños. Se debe tener en cuenta que hasta el momento el número de muertos alemanes
apenas superaba las tres decenas de millar y esta cifra fue pronto abrumadoramente superada en
suelo soviético. De ahí el inicio de los asesinatos masivos.

Para ello, se crearon unos grupos especiales que se desplazaban por el frente y procedían a
ejecuciones sumarias mediante el fusilamiento o el tiro en la nuca. Con el transcurso del tiempo,
se imaginó un procedimiento más "humano" -para los verdugos, por supuesto-, como era la
utilización de unos camiones que venían a ser algo así como una cámara de gas móvil. La fecha
en que se tomaron las disposiciones tendentes a que la "Solución final" decidiera la eliminación
del adversario no es segura, pero todo hace pensar que debió ser en torno a septiembre de 1941,
cuando empezaba a demostrarse que la resistencia soviética era superior a lo previsto. Y sobre
ello, no cabe la menor duda de que la responsabilidad fue de Hitler, sin cuya voluntad no resulta
imaginable que se tomara una medida de tal trascendencia.

Pero, en la burocratización del genocidio que siguió a continuación, los responsables se
multiplicaron de forma exponencial. A partir de este momento, se siguió un doble proceso,
paralelo y complementario. En primer lugar, los judíos, otras minorías raciales consideradas
inferiores y los disidentes políticos fueron integrados en un sistema de trabajo forzado en
campos de concentración, del que los explotadores extrajeron importantes ventajas económicas.
El campo de Auschwitz estuvo, por ejemplo, ligado a una de las más importantes industrias
químicas alemanas. Aquí, era conocida la existencia de una red de campos de concentración, en
los que no se excluía la posibilidad de la liquidación física de los prisioneros. Solamente en ella
murieron más personas que en conjunto en otros seis campos situados al Este, junto a la frontera
soviética, que pueden ser considerados como verdaderas fábricas de muerte. El sistema de
eliminación racial o política se basaba, en efecto, en una racionalización industrial de acuerdo
con criterios de mínimo coste y máxima eficacia. Hubo en todo este sistema dos círculos
concéntricos de culpabilidad: la de los burócratas que, con cada una de sus decisiones y sin
preguntarse por el efecto que pudieran tener, hicieron posible la totalidad del proceso y la de
quienes ocupaban los escalones intermedios en los campos. Un radical despotismo respecto de
quienes estaban en ellos ni siquiera hizo necesaria la existencia y actuación de grandes
criminales.

El poder absoluto transformó la intimidación en terror y éste pasó a ser un horror colectivo
como hasta ese momento jamás había sido imaginable. Los resultados cuantitativos se pueden
precisar con datos precisos, al menos hasta un determinado punto. Unos seis millones de judíos
fueron eliminados, o lo que es lo mismo, casi uno de cada tres de los que vivían en Europa. En
determinados países, como Polonia, la proporción todavía fue mayor: de unos 3.300.000, sólo
quedaron 50.000 con vida. Ello hizo que numéricamente, al final de la guerra, casi la mitad del
judaísmo mundial fuese el residente en Estados Unidos.

La Rochefoucauld escribió que "Ni el sol ni la muerte se pueden contemplar con los ojos bien
abiertos". Esta afirmación vale, sin duda, también, para el Holocausto. En el fondo de él existe
un problema de comprensión, porque se basa en lo enigmático de la naturaleza humana que
toleró tal banalización del mal y una destrucción masiva por parte de quienes eran personas, a
fin de cuentas, en su mayor parte, normales. Para el historiador, además, existe un problema de
conocimiento complementario. Las decisiones sobre esta materia no sólo no resultan fáciles de
documentar, sino que formaron parte de un proceso muy heterogéneo y, en apariencia,
contradictorio como es, en definitiva, aquel que parecía hacer compatible la expulsión y la
eliminación.
Resulta, por ejemplo, muy sorprendente que uno de los principales responsables de la
eliminación de los judíos, Heinrich Himmler, fuera, al mismo tiempo, quien mantuvo
contactos indirectos con ellos para cambiarlos por camiones o por dinero. Esta imposibilidad de
comprender hasta sus últimas consecuencias lo que sucedía la padecieron también los aliados,
para quienes los campos de concentración constituyeron una sorpresa. Creían que Hitler se
había servido de los judíos como subterfugio para obtener el poder y no llegaron a creer nunca
que los considerara sus verdaderos enemigos, con lo que su reacción ante el Holocausto sólo
pudo ser muy tardía e incluso incrédula.

En última instancia, la enseñanza del Holocausto se encierra en una frase de uno de quienes
estuvieron en los campos. El judío italiano Primo Levi escribió que lo que éstos significaban
como un acontecimientos tan terrible era algo que "ha sucedido y puede volver a suceder". Hay,
en efecto, un lado oscuro de la naturaleza humana que hizo posible un género de barbarie que,
de alguna manera, en la Yugoslavia poscomunista de hace tan pocos años estaba destinada a
resucitar, como si la lección no hubiera sido aprendida por completo.



LA HISTORIA QUE NOS NARRA LA PELÍCULA

Pocas semanas después, de la invasión alemana de Polonía, que hizo estallar la segunda guerra
mundial, las señales de la ocupación alemana eran claros e inconfundibles. Cracovia aparecia
inundada de soldados y tanques que desfilaban incansablemente por la ciudad medieval. La vida
de los judios se hizo dia a dia más precaria con los constantes edictos y ordenes restrictivas.

 La población judia se vió obligada a identificarse llevando distintivos con la estrella de David y
su zona de residencia convertida en un ghetto rodeado de muros construidos para aislarlos del
resto de la población. Los judios fueron ordenados a trasladarse bajo amenaza de ejecución
inmediata.

En esta Polonia herida de muerte por la invasión alemana, Schindler comenzó a mover las
posibilidades de lucrarse industrialmente. Consiguió hacerse con una factoria en la que produjo
diferentes materiales para el uso del ejercito alemán. Usó para ello mano de obra judia y gracias
a la gran gestión de su contable, también judio, llegó a ganar un gran margen de beneficios. Para
estos judios la factoria de Schindler se convirtió en el refugio que les salvó de morir en los
campos de exterminio. La persecución del comandante de las SS de Plaszow presionó a
Schindler para crear su propio sub-campo y mantener a sus trabajadores bajo su supervisión .

Al acercarse el final de la contienda, como parte de la solución final, todos los judios debian ser
exterminados en los campos de concentración designados para este fin. (Auschwitz, Gross-
Rosen o Treblinka) Schindler fue lo suficientemente rápido u hábil para trasladar su fabrica y
solicitar trasladar alli a los trabajadores imprescindibles elaborando la lista de 1000 judios que
da nombre a la película.

Los trabajadores fueron separados el tren de los hombres llegó a su destino pero el de las
mujeres y niños terminó en Auschwitz-Birkenau. Schindler reclamó a sus trabajadoras que
fueron llamadas por nombre y devueltas a la tutela de Schindler. Al acabar la guerra los
trabajadores se despidieron de Schindler entregándole un anillo de oro en el que habian grabado
una frase del Talmud: “Quien salva una vida, salva al mundo”

                                     Cuestiones para analizar:
¿En qué consistía el ministerio de propaganda nazi? (ver anexo)

   ¿Qué se entiende por holocausto?

   ¿Cuándo y cómo se llevó a cabo?

  Qué motivos movieron a Schindler a salvar a aquellos judios?

  ¿Qué raíces tiene la xenofobia?

   ¿Cómo erradicar el racismo?




BIBLIOGRAFÍA
http://www.artehistoria.es

Ainsztein, Reuben (1974). Jewish Resistance in Nazi-Occupied Eastern Europe: With a
Historial Survey of the Jew as Fighter and Soldier in the Diaspora. New York: Barnes and
Noble.

Andreas-Friedrich, Ruth (1974). Berlin Underground: 1938-1945. Translated by Barrows
Mussey. New York: Henry Holt.

       Churchill, Winston S. La Segunda Guerra Mundial. Barcelona: Planeta, 2004.
       Artola, Ricardo. La II Guerra Mundial. De Varsovia a Berlín. Madrid: Alianza,
       1995.
       Dear, I.C.B. The Oxford Companion to World War II. Oxford: Oxford
       University Press, 1995.
       La guerra que había que ganar. Williamson Murray & Allan R. Millett. Crítica,
       2002.
       Leguineche, Manuel. Los años de la infamia. Crónica de la II Guerra Mundial.
       Temas de Hoy, 1999.
       Michel, Henri. La Segunda Guerra Mundial. Akal.
       World War II. H.P. Willmott, Robin Cross & Charles Messenger, Dorling
       Kindersly, 2005.
       Historia de la Segunda Guerra Mundial. Basil H. Liddell Hart, Caralt, 2001.
       Enciclopedia del arte de la guerra. Antonio Martínez Teixidó & José Romero &
       José Luis Calvo. Barcelona: Planeta, 2001.
       The Great Crusade. A New Complete History of the Second World War. H.P.
       Willmott, Plimlico, 1992.
       Un mundo en armas. La Segunda Guerra Mundial: una visión de conjunto.
       Gerhard L. Weinberg, Grijalbo, 1995.
       The Times Atlas of the Second World War. John Keegan, Times Books, 1989.
       Hillgruber, Andreas. La Segunda Guerra Mundial. Objetivos de guerra y
       estrategia de las grandes potencias. Alianza, 1995.
       Geheime Kommandosache. Recopilatorio de hechos de la Segunda Guerra
       Mundial (en alemán), 1952
Jordan, David y Andrew Wiest. Atlas de la II Guerra Mundial. Libsa, 2005.
       La Segunda Guerra Mundial Raymond Cartier. Planeta, 1968.

                         ANEXO DOCUMENTACIÓN




ANEXO DOCUMENTACIÓN
( fuente: http://www.artehistoria.jcyl.es/batallas/contextos/4077.htm)

El Ministerio de Propaganda
Época: Africa
Inicio: Año 1940
Fin: Año 1941
Antecedente:
La propaganda nazi


El Ministerio de Propaganda era una perfecta y maravillosa máquina de creación y
control de ideas. Todas las ramas de la comunicación tenían un departamento o sección
para su tratamiento adecuado, y cada departamento, a su vez; diferentes negociados en
los que se realizaba una función técnica concreta.

El 8 de marzo de 1933, cuando aún no era ministro, informaba Goebbels que su
ministerio se dividiría en cinco grandes departamentos dedicados a la radiodifusión, la
prensa, la cinematografía, el teatro y la propaganda.

Años más tarde había surgido un colosal aparato ministerial -con 17 departamentos e
infinidad de negociados-, donde el alto nivel técnico y especializado, tropezaba con la
falta de coordinación propia del exceso burocrático.

Los dos departamentos de mayor actividad y responsabilidad fueron propaganda y
extranjero. En el primero se decidían, dirigían y vigilaban las campañas de propaganda
y se analizaban los resultados de las mismas.

El departamento de extranjero, que fue el de mayor crecimiento desde el comienzo de la
guerra, tenía a su cargo la coordinación y determinación de toda la actividad
propagandística en el exterior y llegó a contar con más de cuarenta negociados.
Participaba en las emisiones de radio y en las publicaciones destinadas al extranjero,
ocupándose de la tirada y distribución de libros, folletos, correspondencia, discos,
etcétera.
Asimismo, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores, cuidaba de la
organización en otros países de conciertos, representaciones teatrales, conferencias y
demás actos culturales. Además, se ocupaba de aconsejar y guiar a los extranjeros que
se hallasen en Alemania.

La prensa -el "hijastro de nuestro movimiento", como la llamó Robert Ley-, sufrió un
proceso de uniformidad para acoplarse a las líneas generales del partido, mediante un
control absoluto de las fuentes informativas y de las redacciones. Desde 1938, la
agencia alemana de noticias (DNB) era propiedad del Estado y estaba bajo el control del
Ministerio de Propaganda, donde se determinaba la forma y el momento de publicar las
noticias oficiales.

El departamento de prensa alemana (DP), a través de la conferencia de prensa diaria, se
encargaba de dar instrucciones concretas -consignas-, de obligado cumplimiento, sobre
los contenidos de las informaciones. Además, mantenía un servicio de vigilancia sobre
posibles irregularidades de los periodistas, quienes podían verse, así, apartados de la
profesión      e   incluso    internados    en     un    campo      de      concentración.
El cierre, la compra y la subvención de periódicos, fueron las armas del Gobierno en su
afán de crear un monopolio de prensa. En 1939, el 43,5 por 100 de la tirada de los
periódicos alemanes estaba bajo la dirección de la central editora del partido (Eher); en
1944, se elevó al 82,5 por 100; y, con la compra a Hugenberg de la editorial Scherl en
los últimos meses de la guerra, el monopolio llegó a ser una realidad casi total.
El departamento de prensa extranjera (AP) debería ocuparse de crear una opinión
pública favorable a la causa nacionalsocialista en otros países. Para ello, se prestaba un
cuidado especial al análisis de las informaciones emitidas por las agencias de noticias
extranjeras, y se vigilaba y asesoraba a los corresponsales destacados en Alemania.
La radiodifusión, que por su importancia propagandística dependía exclusivamente del
Estado, pasó en 1933 a ser competencia del Ministerio de Propaganda, donde se creó un
departamento que actuaba como central de órdenes de la radio alemana.
Desde sus diferentes negociados, se fijaban las emisiones políticas; se dirigían las
realizadas en idiomas extranjeros; se determinaban las horas de actividad; se vigilaban
las emisoras extranjeras; se decidía la política de reforma y construcción de nuevas
emisoras y la fabricación de receptores; se controlaba el impuesto de radioescucha y el
servicio de radioaficionados, etc. Las posibilidades técnicas y psicológicas de la
radiodifusión la convirtieron -en palabras de Goebbels- en el arma más afilada de
nuestra propaganda.

La cinematografía era, tras la radiodifusión, el medio preferido por Goebbels -de quien
se sabe su afición a las películas norteamericanas-, y tomó parte de modo directo en su
desarrollo y nueva forma.

Lo mismo que la prensa y la radio, el cine poseía en el Tercer Reich el carácter de un
medio educativo nacional-socialista, y debía estar, por tanto, sometido a la dirección
estatal, para que cada película estuviera influida por las ideas políticas y su proyección
supusiera un medio de influir a las masas.

El departamento de cinematografía, pues, debería dirigir toda la producción
cinematográfica alemana y hacer que asimilara las intenciones políticas del mando
superior. El control sobre la producción era exhaustivo: permiso previo a la realización
del guión; visto bueno del guión antes de rodar la película; control sobre el reparto y los
intérpretes y, antes de ser exhibida debía pasar por la censura de la Sección de Examen
de los Filmes, que era quien aprobaba la película o la rechazaba.
La nacionalización de la industria cinematográfica alemana comenzó en 1937, cuando el
Gobierno compró la Sociedad Anómina Universum Film, la más famosa de Alemania y
conocida popularmente por sus iniciales: UFA.

Goebbels, también trató de comprar el mayor número posible de salas de proyección en
Alemania y en el extranjero, o someterlas a su control. En 1942 había en el territorio del
Reich unas 7.400 salas de cinematografía. En 1934 se contaban en Alemania 245
millones de asistentes al cine; en 1940 fueron 834 millones, y en 1942 se superaron los
mil millones.

Durante la guerra se pusieron en servicio 800 estaciones móviles de proyección
cinematográfica, que recorrían todas las localidades donde no había cines. En 1942 se
dieron 243.000 representaciones con unos 50 millones de asistentes.
Los denominados noticiarios son una muestra valiosísima para conocer el esfuerzo
propagandístico bélico alemán. Su exhibición semanal como complemento de los
programas se hizo obligatoria, y su control y vigilancia constituyeron una tarea
principalísima del departamento de cinematografía. La redacción de los mismos era
cuidada al máximo en función de elevar la moral y el espíritu de los combatientes.
El departamento de teatro, destinado a ser la máxima autoridad en cuanto a personal,
subvenciones y programación en los escenarios alemanes, no consiguió plenamente sus
objetivos    dadas     las    características    especiales   del    arte    escénico.
De los 500 teatros que había en Alemania al empezar la guerra, sólo 16 estaban
financiados y administrados por el Ministerio de Propaganda; y únicamente las
actuaciones de compañías y grupos teatrales para distracción de las tropas en el
transcurso de la guerra, adquirió la proporción estimada y la necesaria eficacia
propagandística.

En el terreno musical, Goebbels no tuvo nunca un criterio personal, aunque era
consciente de los efectos psicológicos de la música en el espíritu de los hombres. Quizá
por ello, su política fue contradictoria y, en ocasiones, opuesta a la opinión del partido.
El departamento de música de su ministerio, que contaba con diez negociados, tuvo
mayor libertad que la mayoría. En él se examinaban los programas musicales; se
aprobaban o prohibían determinadas obras; se nombrada a los jefes de música e
investigaba la personalidad de los artistas músicos; se administraban las orquestas del
Reich; se organizaban festivales de música en Alemania y el extranjero; y, cuando
estalló la guerra, se prepararon conciertos en el frente e incluso se hizo propaganda
internacional basada en una Campaña musical antibélica por radio, en la que se incluía
una gran proporción de música ligera.

La pintura y la escultura también disponían de sus correspondientes departamentos en el
Ministerio de Propaganda. Aunque en las Bellas Artes se siguiesen los criterios
personales de Hitler, quien se consideraba especialmente dotado y con profundos
conocimientos en la materia, Goebbels demostró conocer las limitaciones del arte
oficial y se cuidó mucho de hacer propaganda con él en el extranjero; tanto como de
requisar los tesoros artísticos de los territorios ocupados. Sin embargo, también puso
especial cuidado en no herir la vanidad del Führer.
Desde la campaña de Polonia, se creó un grupo de pintores de guerra que debían
representar las escenas bélicas de modo artístico para deleite de las generaciones
venideras.
Para controlar y decidir en las cuestiones relacionadas con las letras se creó el
departamento de literatura, que comenzó a actuar poco después del comienzo de la
guerra. Goebbels decía que el libro debería mostrar al pueblo alemán el poderoso
"fondo" de los hechos históricos de nuestro tiempo, y que la voz de Zaratustra tenía un
sitio en el macuto de cada mosquetero alemán.

El control de la literatura empezaba por el control del autor desde el punto de vista
personal, político y cultural. Desde 1940 existía un fichero general de autores, y no
podían editarse libros de personas no consideradas libres de reparos.
El departamento elaboraba mensualmente una lista de literatura perjudicial e indeseable
o lista negra, junto a otra de publicaciones aconsejables desde el punto de vista de la
política estatal y la propaganda, o lista blanca, cuyos títulos se esforzaba por divulgar;
así, las oficinas matrimoniales regalaban a los recién casados ejemplares de Mi Lucha, o
de El mito del siglo XX, de Rosenberg.

La subvención estatal para la extensión del conocimiento de la literatura alemana en el
extranjero fue notable. Se organizaron exposiciones de libros, se dieron conferencias, se
invitó a reconocidos escritores de otros países a visitar Alemania, etcétera.
A las naciones neutrales -como Suiza y España-, se les facilitó la compra de literatura
alemana mediante créditos considerables en interés del mantenimiento de la influencia
propagandística.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La actualidad más candente (20)

6 ciencias sociales 9 el mundo entre 1991 y 2011
6 ciencias sociales 9 el mundo entre 1991 y 20116 ciencias sociales 9 el mundo entre 1991 y 2011
6 ciencias sociales 9 el mundo entre 1991 y 2011
 
Guerra fria
Guerra fria Guerra fria
Guerra fria
 
Segunda guerra mundial
Segunda guerra mundialSegunda guerra mundial
Segunda guerra mundial
 
La Revolución Rusa y la URSS
La Revolución Rusa y la URSSLa Revolución Rusa y la URSS
La Revolución Rusa y la URSS
 
Holocausto
HolocaustoHolocausto
Holocausto
 
La unión soviética y el stalinismo
La unión soviética y el stalinismoLa unión soviética y el stalinismo
La unión soviética y el stalinismo
 
Nazismo
NazismoNazismo
Nazismo
 
Hitler y el nazismo
Hitler y el nazismoHitler y el nazismo
Hitler y el nazismo
 
La gran depresión de 1929
La gran depresión de 1929La gran depresión de 1929
La gran depresión de 1929
 
Israel Palestina Presentación
Israel Palestina PresentaciónIsrael Palestina Presentación
Israel Palestina Presentación
 
El holocausto nazi
El holocausto naziEl holocausto nazi
El holocausto nazi
 
Primera guerra mundial
Primera guerra mundialPrimera guerra mundial
Primera guerra mundial
 
HOLOCAUSTO NAZI
HOLOCAUSTO NAZIHOLOCAUSTO NAZI
HOLOCAUSTO NAZI
 
La guerra de vietnam
La guerra de vietnamLa guerra de vietnam
La guerra de vietnam
 
Guia 5 revolucion rusa
Guia 5 revolucion rusaGuia 5 revolucion rusa
Guia 5 revolucion rusa
 
Israel palestina
Israel palestinaIsrael palestina
Israel palestina
 
El holocausto (shoá)
El holocausto (shoá)El holocausto (shoá)
El holocausto (shoá)
 
Nazismo
NazismoNazismo
Nazismo
 
Holocausto Nazi
Holocausto NaziHolocausto Nazi
Holocausto Nazi
 
Segunda Guerra Mundial "atropello a los derechos Humanos"
Segunda Guerra Mundial "atropello a los derechos Humanos"Segunda Guerra Mundial "atropello a los derechos Humanos"
Segunda Guerra Mundial "atropello a los derechos Humanos"
 

Destacado (20)

Llistat temàtic DVD
Llistat temàtic DVDLlistat temàtic DVD
Llistat temàtic DVD
 
Homosexuals i nazisme
Homosexuals i nazismeHomosexuals i nazisme
Homosexuals i nazisme
 
Oskar Schindler
Oskar SchindlerOskar Schindler
Oskar Schindler
 
unit2
unit2unit2
unit2
 
Personaje
PersonajePersonaje
Personaje
 
La vida als guetos
La vida als guetosLa vida als guetos
La vida als guetos
 
El holocausto
El holocaustoEl holocausto
El holocausto
 
El holocausto
El holocaustoEl holocausto
El holocausto
 
Oskar Schindler
Oskar SchindlerOskar Schindler
Oskar Schindler
 
QuiéN Fue Ah
QuiéN Fue AhQuiéN Fue Ah
QuiéN Fue Ah
 
Oskar Schindler
Oskar SchindlerOskar Schindler
Oskar Schindler
 
Oh my god
Oh my godOh my god
Oh my god
 
Charla coloquio holocausto
Charla coloquio holocaustoCharla coloquio holocausto
Charla coloquio holocausto
 
Irena Sendler
Irena SendlerIrena Sendler
Irena Sendler
 
Hitler Genocidio
Hitler GenocidioHitler Genocidio
Hitler Genocidio
 
Los niños en el holocausto
Los niños en el holocaustoLos niños en el holocausto
Los niños en el holocausto
 
Colab nazis
Colab nazisColab nazis
Colab nazis
 
Oskar Schindler
Oskar SchindlerOskar Schindler
Oskar Schindler
 
Caza de nazis22
Caza de nazis22Caza de nazis22
Caza de nazis22
 
El holocausto
El holocaustoEl holocausto
El holocausto
 

Similar a La lista de schidler ficha01

Auschwitz Leon Poliakov
Auschwitz Leon PoliakovAuschwitz Leon Poliakov
Auschwitz Leon PoliakovGZ-Israel
 
EL NIÑO CON EL PIJAMA RAYAS ...Holocausto
EL NIÑO CON EL PIJAMA RAYAS ...HolocaustoEL NIÑO CON EL PIJAMA RAYAS ...Holocausto
EL NIÑO CON EL PIJAMA RAYAS ...HolocaustoProfe de IES
 
Presentacion solucionfinal
Presentacion solucionfinalPresentacion solucionfinal
Presentacion solucionfinalMIGUEL BAREA
 
Horrores De La Segunda Guerra Mundial
Horrores De La Segunda Guerra MundialHorrores De La Segunda Guerra Mundial
Horrores De La Segunda Guerra MundialKimyyta
 
Arthur r. butz la fabula del holocausto
Arthur r. butz   la fabula del holocaustoArthur r. butz   la fabula del holocausto
Arthur r. butz la fabula del holocaustoJose Felix
 
fontana-josep-por-el-bien-del-imperio-2012pdf_compress.pdf
fontana-josep-por-el-bien-del-imperio-2012pdf_compress.pdffontana-josep-por-el-bien-del-imperio-2012pdf_compress.pdf
fontana-josep-por-el-bien-del-imperio-2012pdf_compress.pdfJAMERSuarezcordova
 
Sondeo de opinión
Sondeo de opinión Sondeo de opinión
Sondeo de opinión susanbejar
 
Museo metodos
Museo metodosMuseo metodos
Museo metodosDiana611
 
Campos de concentracion alemanes (2)
Campos de concentracion alemanes (2)Campos de concentracion alemanes (2)
Campos de concentracion alemanes (2)Andrés Rojas
 
El gran dictador
El gran dictadorEl gran dictador
El gran dictadorAngelzar
 

Similar a La lista de schidler ficha01 (20)

Auschwitz - Leon Poliakov
Auschwitz - Leon PoliakovAuschwitz - Leon Poliakov
Auschwitz - Leon Poliakov
 
Holocausto
HolocaustoHolocausto
Holocausto
 
Auschwitz Leon Poliakov
Auschwitz Leon PoliakovAuschwitz Leon Poliakov
Auschwitz Leon Poliakov
 
EL NIÑO CON EL PIJAMA RAYAS ...Holocausto
EL NIÑO CON EL PIJAMA RAYAS ...HolocaustoEL NIÑO CON EL PIJAMA RAYAS ...Holocausto
EL NIÑO CON EL PIJAMA RAYAS ...Holocausto
 
Proyecto final
Proyecto finalProyecto final
Proyecto final
 
Presentacion solucionfinal
Presentacion solucionfinalPresentacion solucionfinal
Presentacion solucionfinal
 
Horrores De La Segunda Guerra Mundial
Horrores De La Segunda Guerra MundialHorrores De La Segunda Guerra Mundial
Horrores De La Segunda Guerra Mundial
 
TP DE DDHH
TP DE DDHHTP DE DDHH
TP DE DDHH
 
Hitler
HitlerHitler
Hitler
 
Arthur r. butz la fabula del holocausto
Arthur r. butz   la fabula del holocaustoArthur r. butz   la fabula del holocausto
Arthur r. butz la fabula del holocausto
 
fontana-josep-por-el-bien-del-imperio-2012pdf_compress.pdf
fontana-josep-por-el-bien-del-imperio-2012pdf_compress.pdffontana-josep-por-el-bien-del-imperio-2012pdf_compress.pdf
fontana-josep-por-el-bien-del-imperio-2012pdf_compress.pdf
 
Holocausto
HolocaustoHolocausto
Holocausto
 
Final op
Final op Final op
Final op
 
Sondeo de opinión
Sondeo de opinión Sondeo de opinión
Sondeo de opinión
 
Holocausto judio
Holocausto judioHolocausto judio
Holocausto judio
 
Museo metodos
Museo metodosMuseo metodos
Museo metodos
 
Campos de concentracion alemanes (2)
Campos de concentracion alemanes (2)Campos de concentracion alemanes (2)
Campos de concentracion alemanes (2)
 
Cronología
CronologíaCronología
Cronología
 
El gran dictador
El gran dictadorEl gran dictador
El gran dictador
 
Shoa.docx
Shoa.docxShoa.docx
Shoa.docx
 

Más de calberteduxuntaes (20)

Implementingclilprogrammes
ImplementingclilprogrammesImplementingclilprogrammes
Implementingclilprogrammes
 
Clil fundamentos t eo ricos
Clil fundamentos t eo ricosClil fundamentos t eo ricos
Clil fundamentos t eo ricos
 
Jhethics
JhethicsJhethics
Jhethics
 
Thema 2 ethical_theories
Thema 2 ethical_theoriesThema 2 ethical_theories
Thema 2 ethical_theories
 
What must we_do
What must we_doWhat must we_do
What must we_do
 
Definitivo programacion-unidad-didactica-clil-template 1
Definitivo programacion-unidad-didactica-clil-template 1Definitivo programacion-unidad-didactica-clil-template 1
Definitivo programacion-unidad-didactica-clil-template 1
 
Modelo programacion-unidad-didactica-clil-template 1
Modelo programacion-unidad-didactica-clil-template 1Modelo programacion-unidad-didactica-clil-template 1
Modelo programacion-unidad-didactica-clil-template 1
 
Ancient greeks
Ancient greeksAncient greeks
Ancient greeks
 
Paradoja del mentiroso
Paradoja del mentirosoParadoja del mentiroso
Paradoja del mentiroso
 
Constituciones españolas
Constituciones españolasConstituciones españolas
Constituciones españolas
 
para hacer blogs
para hacer blogspara hacer blogs
para hacer blogs
 
Todo el alojamiento gallego
Todo el alojamiento gallegoTodo el alojamiento gallego
Todo el alojamiento gallego
 
Worldexpopavilions 100502131106-phpapp01
Worldexpopavilions 100502131106-phpapp01Worldexpopavilions 100502131106-phpapp01
Worldexpopavilions 100502131106-phpapp01
 
Bicentenario
BicentenarioBicentenario
Bicentenario
 
Competencias básicas
Competencias básicasCompetencias básicas
Competencias básicas
 
Webquest4eso03
Webquest4eso03Webquest4eso03
Webquest4eso03
 
Webquest4eso tema 4
Webquest4eso tema 4Webquest4eso tema 4
Webquest4eso tema 4
 
Area metropolitana da_coruna-2
Area metropolitana da_coruna-2Area metropolitana da_coruna-2
Area metropolitana da_coruna-2
 
Webquest4eso03
Webquest4eso03Webquest4eso03
Webquest4eso03
 
Webquest01
Webquest01Webquest01
Webquest01
 

La lista de schidler ficha01

  • 1. GUIA PARA TRABAJAR LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: EL HOLOCAUSTO ALUMNOS DE 1º BACHILLERATO MATERIAL COMPLEMENTARIO: PELICULA “LA LISTA DE SCHINDLER” TEMA: EL HOLOCAUSTO -ESTA ACTIVIDAD REQUIERE AL MENOS 4 SESIONES PARA COMPLETARSE. El trabajo de investigación y documentación puede desarrollarse a continuación de proyectar la película y debatir en el aula las cuestiones centrales que más adelante se detallan. Titulo EL HOLOCAUSTO NAZI, ¿EXISTEN LOS HEROES ANÓNIMOS? TEMAS DE REFLEXIÓN PARA LOS TRABAJOS DE INVESTIGACIÓN: ¿Es posible el altruismo o sólo existe el egoísmo interesado? ¿Es la historia necesaria para que aprendamos de nuestros errores o es mejor ignorar el pasado? ¿Que ocurrió con los supervivientes? - Elaborar un seguimiento de las diferentes persecuciones que han sufrido los judíos a lo largo de los siglos. -Analizar la actitud con la que el sionismo internacional ha afrontado la superación de este episodio genocida.
  • 2. LA LISTA DE SCHIDLER, STEVEN SPILBERG. La Lista de Schindler es una película biográfica de 1993 dirigida por Steven Spielberg que cuenta la historia de Oskar Schindler, un empresario alemán que salvó las vidas de un millar de judíos polacos durante el Holocausto. En esta película se relata la historia de un empresario de origen checo (interpretado por Liam Neeson) miembro del partido Nazi. Inicialmente se aprovecha de la situación en Polonia (recientemente invadida por el ejército Nazi) para crear una fábrica de artículos de cocina y para ello llega a un acuerdo con el director de un campo de trabajos forzados para usar mano de obra judía proveniente del ghetto de Cracovia, la opción de trabajo más económica disponible. Schindler depende de su contable judío, Itzhak Stern (interpretado por Ben Kingsley). La visión de Schindler acerca del Holocausto Judío va cambiando a lo largo de la película, tanto que cuando le llega la orden de deportarlos a los campos de concentración (lo que significa que perderá su mano de obra), llega a emplear su fortuna en salvarlos, evitando que éstos vayan a Auschwitz u otro campo de exterminio. Shindler se verá obligado a reposicionar toda su fábrica y sobornar a los oficiales para mantener a sus trabajadores. La Lista de Schindler tuvo bastantes premios y que además fue muy importante ya que nos cuenta hechos que ocurrieron en la realidad.
  • 3. · OBJETIVOS DE LA DINÁMICA · Valorar la importancia del esfuerzo personal para ayudar a los demás, aunque conlleve riesgos y peligro. · Reflexionar sobre la magnitud del genocidio nazi y los escasos pero importantes esfuerzos realizados para ayudar a los perseguidos. · Rechazar todo tipo de actitudes racistas y xenófobas EVALUACIÓN DE LOS OBJETIVOS: El alumno realizará un trabajo de investigación en grupo sobre alguna de las cuestiones que se debatirán en clase después de ver la película. La participación en los debates y el trabajo en grupo serán las herramientas de evaluación de esta actividad. Los temas para el trabajo de investigación serán, a elegir, alguno de los siguientes: 1. ¿Qué se entiende por holocausto? 2. ¿Cuándo y cómo se llevó a cabo? 3. ¿Qué motivos movieron a Schindler a salvar a aquellos judios? 4. ¿Qué raíces tiene la xenofobia? · DESARROLLO DE LA DINÁMICA El profesor presenta la película, explicando brevemente su temática y su argumento. También es conveniente comentar rápidamente la ficha técnica, y hacer referencia a todas aquellas características que puedan descentrar a los alumnos. · FICHA TÉCNICA DE LA PELÍCULA · Director: Steven Spielberg · Guión: Thomas Keneally y Steven Zaillian · Principales intérpretes: Liam Neeson, Ben Kingsley, Ralph Fiennes · Nacionalidad: EE.UU · Idioma: Inglés · Año de producción: 1993 · Sinopsis argumental En la Polonia invadida por los nazis, sacudida por las persecuciones contra los judíos, el empresario Oscar Schindler intentará salvar a sus obreros del acoso a que se ven sometidos por las autoridades. Cuando la situación se complica, Schindler elabora una lista con el nombre de los operarios que desea llevar consigo, salvándolos así de la muerte en los campos de exterminio.
  • 4. CONTEXTUALIZACIÓN HISTÓRICA DE LA PELÍCULA En 1939, con la invasión de Polonia, dio comienzo uno de los episodios más estremecedores de la Historia de la Humanidad.El ascenso de los fascismos y su política expansiva, especialmente el alemán, produjo hondas convulsiones que llevaron a repetir, de forma aun más devastadora, la experiencia de la I Guerra Mundial, a pesar de los mecanismos preventivos que las naciones habían arbitrado a raíz de la finalización de ésta. La tibieza e indefinición del resto de naciones fue también determinante en el proceso de expansión de los fascismos. Nuevamente la guerra tiene un alcance mundial, pues la entrada de Japón, deseosa de expandirse en el Pacífico, empuja a su vez a Estados Unidos a intervenir para frenar el imperialismo nipón, que amenaza directamente a una de sus áreas de influencia. El totalitarismo y el racismo nazi producirán uno de los fenómenos más execrables de la Historia, el Holocausto judío, en el que millones de personas son desplazadas, confinadas en campos de concentración, obligadas a realizar trabajos forzados y finalmente exterminadas, en aras de la superioridad de la raza aria. Igualmente, la persecución alcanzará a todos aquellos que Hitler y sus partidarios consideren inferiores o potenciales enemigos. El episodio, junto con la guerra más devastadora nunca conocida, se instalará en la memoria colectiva de la práctica totalidad de la población mundial durante generaciones enteras. LA VICTORIA NAZI DE 1933: La victoria de los nazis en la Alemania de 1933 había supuesto en primer lugar la determinación de lo que se entendía como judío desde el punto de vista familiar y religioso, así como la marginación de los judíos de ciertas categorías profesionales. Permaneció, sin embargo, para los afectados la duda acerca de si debían abandonar Alemania o no, porque con el paso del tiempo las medidas persecutorias parecieron desdibujarse un tanto. Desde 1933 hasta 1937, emigraron de Alemania unos 130.000 judíos y en los dos años inmediatos al estallido de la guerra lo hicieron otros 120.000. Pero las conquistas territoriales del III Reich situaron bajo el dominio de Alemania un mayor número de judíos que en tiempos anteriores, con lo que se complicaron los problemas para las autoridades nazis. En general, en los nuevos territorios se siguió una política de mayor dureza que en la propia Alemania. En ella, sin embargo, respecto a los propios alemanes, se tomaron las medidas que resultan en muchos sentidos más directamente relacionadas con los campos de exterminio del futuro. El racismo nazi, en efecto, tuvo como primera consecuencia la eliminación de disminuidos físicos y mentales, con el objeto de purificar la etnia germánica. En su momento, no se dio publicidad alguna a la aplicación de esas medidas, que supusieron la desaparición de decenas de millares de personas y que solamente se detuvieron en 1941. Hasta este momento, el Reich tan sólo consideraba como posibles medidas a aplicar en el futuro acerca del destino de los judíos la obligada emigración a territorios remotos. Se pensó en obligarlos a la emigración hacia Polonia o Madagascar que, por su condición insular y su lejanía, parecía el lugar más oportuno. A estas fórmulas se las denominó conjuntamente "Solución final", aunque de momento la expresión no tuviera el trágico significado que más adelante adquirió. Al mismo tiempo, se tomaron algunas disposiciones prácticas que, aunque tenían otra razón de ser, acabaron coadyuvando a los planes de eliminación física. La principal de ellas fue la concentración de los judíos en determinadas áreas, primer paso para cualquiera de las dos opciones. Siguió existiendo la emigración, pero la necesidad de contar con Gran Bretaña para llevarla a cabo impidió que pudiera realizarse de forma sistemática. A mediados de 1941, Hitler adoptó dos disposiciones que antes había rechazado y que obedecían al propósito indicado: por una parte, los judíos debían estar señalados con un distintivo personal; por otra, tenían que ser enviados hacia el Este. Como se apuntaba antes, la chispa que prendió todo el potencial de barbarie que nacía de la
  • 5. ideología nazi fue la guerra contra la Unión Soviética. Hitler confiaba en derrotar en plazo de tiempo muy breve a los ejércitos de Stalin, que habían demostrado su ineficacia contra Finlandia, pero sabía también que en el enfrentamiento se lo jugaba todo. Su racismo le llevaba a considerar que en la nueva ofensiva se debían romper las reglas de la guerra; además quería proceder a explotar lo más rápidamente posible desde el punto de vista económico los territorios conquistados. Aquí, el enemigo, en su opinión, no estaba constituido más que por puras y simples "bestias". La resistencia que le ofrecieron favoreció las instrucciones de eliminación de los cuadros políticos -comisarios de guerra, por ejemplo- y de ellos se pasó a los judíos, incluso mujeres y niños. Se debe tener en cuenta que hasta el momento el número de muertos alemanes apenas superaba las tres decenas de millar y esta cifra fue pronto abrumadoramente superada en suelo soviético. De ahí el inicio de los asesinatos masivos. Para ello, se crearon unos grupos especiales que se desplazaban por el frente y procedían a ejecuciones sumarias mediante el fusilamiento o el tiro en la nuca. Con el transcurso del tiempo, se imaginó un procedimiento más "humano" -para los verdugos, por supuesto-, como era la utilización de unos camiones que venían a ser algo así como una cámara de gas móvil. La fecha en que se tomaron las disposiciones tendentes a que la "Solución final" decidiera la eliminación del adversario no es segura, pero todo hace pensar que debió ser en torno a septiembre de 1941, cuando empezaba a demostrarse que la resistencia soviética era superior a lo previsto. Y sobre ello, no cabe la menor duda de que la responsabilidad fue de Hitler, sin cuya voluntad no resulta imaginable que se tomara una medida de tal trascendencia. Pero, en la burocratización del genocidio que siguió a continuación, los responsables se multiplicaron de forma exponencial. A partir de este momento, se siguió un doble proceso, paralelo y complementario. En primer lugar, los judíos, otras minorías raciales consideradas inferiores y los disidentes políticos fueron integrados en un sistema de trabajo forzado en campos de concentración, del que los explotadores extrajeron importantes ventajas económicas. El campo de Auschwitz estuvo, por ejemplo, ligado a una de las más importantes industrias químicas alemanas. Aquí, era conocida la existencia de una red de campos de concentración, en los que no se excluía la posibilidad de la liquidación física de los prisioneros. Solamente en ella murieron más personas que en conjunto en otros seis campos situados al Este, junto a la frontera soviética, que pueden ser considerados como verdaderas fábricas de muerte. El sistema de eliminación racial o política se basaba, en efecto, en una racionalización industrial de acuerdo con criterios de mínimo coste y máxima eficacia. Hubo en todo este sistema dos círculos concéntricos de culpabilidad: la de los burócratas que, con cada una de sus decisiones y sin preguntarse por el efecto que pudieran tener, hicieron posible la totalidad del proceso y la de quienes ocupaban los escalones intermedios en los campos. Un radical despotismo respecto de quienes estaban en ellos ni siquiera hizo necesaria la existencia y actuación de grandes criminales. El poder absoluto transformó la intimidación en terror y éste pasó a ser un horror colectivo como hasta ese momento jamás había sido imaginable. Los resultados cuantitativos se pueden precisar con datos precisos, al menos hasta un determinado punto. Unos seis millones de judíos fueron eliminados, o lo que es lo mismo, casi uno de cada tres de los que vivían en Europa. En determinados países, como Polonia, la proporción todavía fue mayor: de unos 3.300.000, sólo quedaron 50.000 con vida. Ello hizo que numéricamente, al final de la guerra, casi la mitad del judaísmo mundial fuese el residente en Estados Unidos. La Rochefoucauld escribió que "Ni el sol ni la muerte se pueden contemplar con los ojos bien abiertos". Esta afirmación vale, sin duda, también, para el Holocausto. En el fondo de él existe un problema de comprensión, porque se basa en lo enigmático de la naturaleza humana que toleró tal banalización del mal y una destrucción masiva por parte de quienes eran personas, a fin de cuentas, en su mayor parte, normales. Para el historiador, además, existe un problema de conocimiento complementario. Las decisiones sobre esta materia no sólo no resultan fáciles de documentar, sino que formaron parte de un proceso muy heterogéneo y, en apariencia,
  • 6. contradictorio como es, en definitiva, aquel que parecía hacer compatible la expulsión y la eliminación. Resulta, por ejemplo, muy sorprendente que uno de los principales responsables de la eliminación de los judíos, Heinrich Himmler, fuera, al mismo tiempo, quien mantuvo contactos indirectos con ellos para cambiarlos por camiones o por dinero. Esta imposibilidad de comprender hasta sus últimas consecuencias lo que sucedía la padecieron también los aliados, para quienes los campos de concentración constituyeron una sorpresa. Creían que Hitler se había servido de los judíos como subterfugio para obtener el poder y no llegaron a creer nunca que los considerara sus verdaderos enemigos, con lo que su reacción ante el Holocausto sólo pudo ser muy tardía e incluso incrédula. En última instancia, la enseñanza del Holocausto se encierra en una frase de uno de quienes estuvieron en los campos. El judío italiano Primo Levi escribió que lo que éstos significaban como un acontecimientos tan terrible era algo que "ha sucedido y puede volver a suceder". Hay, en efecto, un lado oscuro de la naturaleza humana que hizo posible un género de barbarie que, de alguna manera, en la Yugoslavia poscomunista de hace tan pocos años estaba destinada a resucitar, como si la lección no hubiera sido aprendida por completo. LA HISTORIA QUE NOS NARRA LA PELÍCULA Pocas semanas después, de la invasión alemana de Polonía, que hizo estallar la segunda guerra mundial, las señales de la ocupación alemana eran claros e inconfundibles. Cracovia aparecia inundada de soldados y tanques que desfilaban incansablemente por la ciudad medieval. La vida de los judios se hizo dia a dia más precaria con los constantes edictos y ordenes restrictivas. La población judia se vió obligada a identificarse llevando distintivos con la estrella de David y su zona de residencia convertida en un ghetto rodeado de muros construidos para aislarlos del resto de la población. Los judios fueron ordenados a trasladarse bajo amenaza de ejecución inmediata. En esta Polonia herida de muerte por la invasión alemana, Schindler comenzó a mover las posibilidades de lucrarse industrialmente. Consiguió hacerse con una factoria en la que produjo diferentes materiales para el uso del ejercito alemán. Usó para ello mano de obra judia y gracias a la gran gestión de su contable, también judio, llegó a ganar un gran margen de beneficios. Para estos judios la factoria de Schindler se convirtió en el refugio que les salvó de morir en los campos de exterminio. La persecución del comandante de las SS de Plaszow presionó a Schindler para crear su propio sub-campo y mantener a sus trabajadores bajo su supervisión . Al acercarse el final de la contienda, como parte de la solución final, todos los judios debian ser exterminados en los campos de concentración designados para este fin. (Auschwitz, Gross- Rosen o Treblinka) Schindler fue lo suficientemente rápido u hábil para trasladar su fabrica y solicitar trasladar alli a los trabajadores imprescindibles elaborando la lista de 1000 judios que da nombre a la película. Los trabajadores fueron separados el tren de los hombres llegó a su destino pero el de las mujeres y niños terminó en Auschwitz-Birkenau. Schindler reclamó a sus trabajadoras que fueron llamadas por nombre y devueltas a la tutela de Schindler. Al acabar la guerra los trabajadores se despidieron de Schindler entregándole un anillo de oro en el que habian grabado una frase del Talmud: “Quien salva una vida, salva al mundo” Cuestiones para analizar:
  • 7. ¿En qué consistía el ministerio de propaganda nazi? (ver anexo) ¿Qué se entiende por holocausto? ¿Cuándo y cómo se llevó a cabo? Qué motivos movieron a Schindler a salvar a aquellos judios? ¿Qué raíces tiene la xenofobia? ¿Cómo erradicar el racismo? BIBLIOGRAFÍA http://www.artehistoria.es Ainsztein, Reuben (1974). Jewish Resistance in Nazi-Occupied Eastern Europe: With a Historial Survey of the Jew as Fighter and Soldier in the Diaspora. New York: Barnes and Noble. Andreas-Friedrich, Ruth (1974). Berlin Underground: 1938-1945. Translated by Barrows Mussey. New York: Henry Holt. Churchill, Winston S. La Segunda Guerra Mundial. Barcelona: Planeta, 2004. Artola, Ricardo. La II Guerra Mundial. De Varsovia a Berlín. Madrid: Alianza, 1995. Dear, I.C.B. The Oxford Companion to World War II. Oxford: Oxford University Press, 1995. La guerra que había que ganar. Williamson Murray & Allan R. Millett. Crítica, 2002. Leguineche, Manuel. Los años de la infamia. Crónica de la II Guerra Mundial. Temas de Hoy, 1999. Michel, Henri. La Segunda Guerra Mundial. Akal. World War II. H.P. Willmott, Robin Cross & Charles Messenger, Dorling Kindersly, 2005. Historia de la Segunda Guerra Mundial. Basil H. Liddell Hart, Caralt, 2001. Enciclopedia del arte de la guerra. Antonio Martínez Teixidó & José Romero & José Luis Calvo. Barcelona: Planeta, 2001. The Great Crusade. A New Complete History of the Second World War. H.P. Willmott, Plimlico, 1992. Un mundo en armas. La Segunda Guerra Mundial: una visión de conjunto. Gerhard L. Weinberg, Grijalbo, 1995. The Times Atlas of the Second World War. John Keegan, Times Books, 1989. Hillgruber, Andreas. La Segunda Guerra Mundial. Objetivos de guerra y estrategia de las grandes potencias. Alianza, 1995. Geheime Kommandosache. Recopilatorio de hechos de la Segunda Guerra Mundial (en alemán), 1952
  • 8. Jordan, David y Andrew Wiest. Atlas de la II Guerra Mundial. Libsa, 2005. La Segunda Guerra Mundial Raymond Cartier. Planeta, 1968. ANEXO DOCUMENTACIÓN ANEXO DOCUMENTACIÓN ( fuente: http://www.artehistoria.jcyl.es/batallas/contextos/4077.htm) El Ministerio de Propaganda Época: Africa Inicio: Año 1940 Fin: Año 1941 Antecedente: La propaganda nazi El Ministerio de Propaganda era una perfecta y maravillosa máquina de creación y control de ideas. Todas las ramas de la comunicación tenían un departamento o sección para su tratamiento adecuado, y cada departamento, a su vez; diferentes negociados en los que se realizaba una función técnica concreta. El 8 de marzo de 1933, cuando aún no era ministro, informaba Goebbels que su ministerio se dividiría en cinco grandes departamentos dedicados a la radiodifusión, la prensa, la cinematografía, el teatro y la propaganda. Años más tarde había surgido un colosal aparato ministerial -con 17 departamentos e infinidad de negociados-, donde el alto nivel técnico y especializado, tropezaba con la falta de coordinación propia del exceso burocrático. Los dos departamentos de mayor actividad y responsabilidad fueron propaganda y extranjero. En el primero se decidían, dirigían y vigilaban las campañas de propaganda y se analizaban los resultados de las mismas. El departamento de extranjero, que fue el de mayor crecimiento desde el comienzo de la guerra, tenía a su cargo la coordinación y determinación de toda la actividad propagandística en el exterior y llegó a contar con más de cuarenta negociados. Participaba en las emisiones de radio y en las publicaciones destinadas al extranjero, ocupándose de la tirada y distribución de libros, folletos, correspondencia, discos, etcétera.
  • 9. Asimismo, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores, cuidaba de la organización en otros países de conciertos, representaciones teatrales, conferencias y demás actos culturales. Además, se ocupaba de aconsejar y guiar a los extranjeros que se hallasen en Alemania. La prensa -el "hijastro de nuestro movimiento", como la llamó Robert Ley-, sufrió un proceso de uniformidad para acoplarse a las líneas generales del partido, mediante un control absoluto de las fuentes informativas y de las redacciones. Desde 1938, la agencia alemana de noticias (DNB) era propiedad del Estado y estaba bajo el control del Ministerio de Propaganda, donde se determinaba la forma y el momento de publicar las noticias oficiales. El departamento de prensa alemana (DP), a través de la conferencia de prensa diaria, se encargaba de dar instrucciones concretas -consignas-, de obligado cumplimiento, sobre los contenidos de las informaciones. Además, mantenía un servicio de vigilancia sobre posibles irregularidades de los periodistas, quienes podían verse, así, apartados de la profesión e incluso internados en un campo de concentración. El cierre, la compra y la subvención de periódicos, fueron las armas del Gobierno en su afán de crear un monopolio de prensa. En 1939, el 43,5 por 100 de la tirada de los periódicos alemanes estaba bajo la dirección de la central editora del partido (Eher); en 1944, se elevó al 82,5 por 100; y, con la compra a Hugenberg de la editorial Scherl en los últimos meses de la guerra, el monopolio llegó a ser una realidad casi total. El departamento de prensa extranjera (AP) debería ocuparse de crear una opinión pública favorable a la causa nacionalsocialista en otros países. Para ello, se prestaba un cuidado especial al análisis de las informaciones emitidas por las agencias de noticias extranjeras, y se vigilaba y asesoraba a los corresponsales destacados en Alemania. La radiodifusión, que por su importancia propagandística dependía exclusivamente del Estado, pasó en 1933 a ser competencia del Ministerio de Propaganda, donde se creó un departamento que actuaba como central de órdenes de la radio alemana. Desde sus diferentes negociados, se fijaban las emisiones políticas; se dirigían las realizadas en idiomas extranjeros; se determinaban las horas de actividad; se vigilaban las emisoras extranjeras; se decidía la política de reforma y construcción de nuevas emisoras y la fabricación de receptores; se controlaba el impuesto de radioescucha y el servicio de radioaficionados, etc. Las posibilidades técnicas y psicológicas de la radiodifusión la convirtieron -en palabras de Goebbels- en el arma más afilada de nuestra propaganda. La cinematografía era, tras la radiodifusión, el medio preferido por Goebbels -de quien se sabe su afición a las películas norteamericanas-, y tomó parte de modo directo en su desarrollo y nueva forma. Lo mismo que la prensa y la radio, el cine poseía en el Tercer Reich el carácter de un medio educativo nacional-socialista, y debía estar, por tanto, sometido a la dirección estatal, para que cada película estuviera influida por las ideas políticas y su proyección supusiera un medio de influir a las masas. El departamento de cinematografía, pues, debería dirigir toda la producción cinematográfica alemana y hacer que asimilara las intenciones políticas del mando superior. El control sobre la producción era exhaustivo: permiso previo a la realización
  • 10. del guión; visto bueno del guión antes de rodar la película; control sobre el reparto y los intérpretes y, antes de ser exhibida debía pasar por la censura de la Sección de Examen de los Filmes, que era quien aprobaba la película o la rechazaba. La nacionalización de la industria cinematográfica alemana comenzó en 1937, cuando el Gobierno compró la Sociedad Anómina Universum Film, la más famosa de Alemania y conocida popularmente por sus iniciales: UFA. Goebbels, también trató de comprar el mayor número posible de salas de proyección en Alemania y en el extranjero, o someterlas a su control. En 1942 había en el territorio del Reich unas 7.400 salas de cinematografía. En 1934 se contaban en Alemania 245 millones de asistentes al cine; en 1940 fueron 834 millones, y en 1942 se superaron los mil millones. Durante la guerra se pusieron en servicio 800 estaciones móviles de proyección cinematográfica, que recorrían todas las localidades donde no había cines. En 1942 se dieron 243.000 representaciones con unos 50 millones de asistentes. Los denominados noticiarios son una muestra valiosísima para conocer el esfuerzo propagandístico bélico alemán. Su exhibición semanal como complemento de los programas se hizo obligatoria, y su control y vigilancia constituyeron una tarea principalísima del departamento de cinematografía. La redacción de los mismos era cuidada al máximo en función de elevar la moral y el espíritu de los combatientes. El departamento de teatro, destinado a ser la máxima autoridad en cuanto a personal, subvenciones y programación en los escenarios alemanes, no consiguió plenamente sus objetivos dadas las características especiales del arte escénico. De los 500 teatros que había en Alemania al empezar la guerra, sólo 16 estaban financiados y administrados por el Ministerio de Propaganda; y únicamente las actuaciones de compañías y grupos teatrales para distracción de las tropas en el transcurso de la guerra, adquirió la proporción estimada y la necesaria eficacia propagandística. En el terreno musical, Goebbels no tuvo nunca un criterio personal, aunque era consciente de los efectos psicológicos de la música en el espíritu de los hombres. Quizá por ello, su política fue contradictoria y, en ocasiones, opuesta a la opinión del partido. El departamento de música de su ministerio, que contaba con diez negociados, tuvo mayor libertad que la mayoría. En él se examinaban los programas musicales; se aprobaban o prohibían determinadas obras; se nombrada a los jefes de música e investigaba la personalidad de los artistas músicos; se administraban las orquestas del Reich; se organizaban festivales de música en Alemania y el extranjero; y, cuando estalló la guerra, se prepararon conciertos en el frente e incluso se hizo propaganda internacional basada en una Campaña musical antibélica por radio, en la que se incluía una gran proporción de música ligera. La pintura y la escultura también disponían de sus correspondientes departamentos en el Ministerio de Propaganda. Aunque en las Bellas Artes se siguiesen los criterios personales de Hitler, quien se consideraba especialmente dotado y con profundos conocimientos en la materia, Goebbels demostró conocer las limitaciones del arte oficial y se cuidó mucho de hacer propaganda con él en el extranjero; tanto como de requisar los tesoros artísticos de los territorios ocupados. Sin embargo, también puso especial cuidado en no herir la vanidad del Führer.
  • 11. Desde la campaña de Polonia, se creó un grupo de pintores de guerra que debían representar las escenas bélicas de modo artístico para deleite de las generaciones venideras. Para controlar y decidir en las cuestiones relacionadas con las letras se creó el departamento de literatura, que comenzó a actuar poco después del comienzo de la guerra. Goebbels decía que el libro debería mostrar al pueblo alemán el poderoso "fondo" de los hechos históricos de nuestro tiempo, y que la voz de Zaratustra tenía un sitio en el macuto de cada mosquetero alemán. El control de la literatura empezaba por el control del autor desde el punto de vista personal, político y cultural. Desde 1940 existía un fichero general de autores, y no podían editarse libros de personas no consideradas libres de reparos. El departamento elaboraba mensualmente una lista de literatura perjudicial e indeseable o lista negra, junto a otra de publicaciones aconsejables desde el punto de vista de la política estatal y la propaganda, o lista blanca, cuyos títulos se esforzaba por divulgar; así, las oficinas matrimoniales regalaban a los recién casados ejemplares de Mi Lucha, o de El mito del siglo XX, de Rosenberg. La subvención estatal para la extensión del conocimiento de la literatura alemana en el extranjero fue notable. Se organizaron exposiciones de libros, se dieron conferencias, se invitó a reconocidos escritores de otros países a visitar Alemania, etcétera. A las naciones neutrales -como Suiza y España-, se les facilitó la compra de literatura alemana mediante créditos considerables en interés del mantenimiento de la influencia propagandística.