SlideShare una empresa de Scribd logo
CAPÍTULO IV
LO QUE DIJERON LOS VETERANOS
Juan López Avilés, el primer testigo, comenzó su declaración. Las preguntas fueron sobre la
cristianización de los indios. López Avilés dio respuestas tan claras como le fue posible. Dijo
que enFloridahabía muchosnativosbautizadosycada día más indiosse estaban convirtiendo
a la Santísima Fe gracias a los esfuerzos entusiásticos de los frailes franciscanos. En la aldea
vecina de Nombre de Dios, por ejemplo, vivía la jefa Doña María, que estaba casada con un
soldado español que se llamaba Clemente Vernal. Este señor Vernal era soldado de la
guarniciónde SanAgustín y tenía hijos con Doña María. Los indios que estaban bajo el mando
de doña María eran buenoscristianos.Además,losdistritosypueblos de San Pedro, San Juan,
Veracruz, San Antonio, San Pablo y San Sebastián estaban poblados por indios cristianos, al
igual que el distritoindiode RíoDulce (Jacksonville),que comprendíalospueblosde Antonico,
San Julián y muchos otros.
Las preguntas que le hicieron en segundo lugar trataron sobre la conquista de los indios y el
estadode rebelión.Lópezle dijoal tribunal que losindios guale,que vivíanaunas46 leguasde
San Agustín,ya habíansidoconquistados.Estosindiostraficabanfundamentalmente enel área
de Santa Elena. López había visto a estos indios de Guale ir y venir a Santa Elena para rendir
obediencia al rey de España y para visitar a los indios de Orista y Escamacu, con quienes
utilizabanlalenguahabladaenSanta Elena. También dijo que había visto al jefe de Escamacu
ir dos veces a San Agustín para presentarse ante el gobernador y ofrecerle su amistad. Este
jefe indio solicitó a las autoridades españolas la presencia de frailes en su tierra.
Lópezestaba seguro de que los jefes indios de Nombre de dios (Doña María), de San Pedro y
San Juan (Doña Ana), de San Sebastián (D. Gaspar) y el jefe de Antonico, lo mismo que otros
muchos,erancristianos.El mismotestigojuróque los caciques de las regiones del interior de
TimucuaIpotanoy algunos otros nativos eran fieles. López Avilés informó al tribunal de que,
igual que a esosdosjefes,habíavistoal cacique de Mayaca en San Agustín.De acuerdo con los
testigos,todos estaban bajo la responsabilidad del gobernador español de Florida y venían a
verlo cuando él los llamaba. En todos los distritos y tierras los caciques hacían cumplir los
deseos y órdenes del gobernador español.
Los burócratas retiradosinformaronde que enladécadade 1570 losindiosse habíanrebelado
varias veces y habían cometido fechorías en las tierras abandonadas que rodeaban Santa
Elena. Estos ataques indios causaban la muerte de muchos soldados españoles y servidores
públicos.Continuóhablando desordenadamente de la revuelta en Guale de los últimos años
del sigloanterior.Eneste asuntocarecía de informes. Se contradecía, si tenemos en cuenta la
excelente información que tenemos hoy en día de los padres Geiger y Omaechevarría y del
profesor Juan Tate Lanning.
Sobre la producciónagrícolaen Florida,LópezAvilésdijocontodaclaridadque en estas tierras
se producía maíz, calabazas, judías, sandías, pepinos, granadas, uvas, verduras, lechugas,
rábanos y patatas dulces. Sin embargo, los testigos aseguraron que no había suficiente
mercado para surtir el campamento de San Agustín. Para cultivar todos esos productos se
necesitaba tiempo y paciencia, y los soldados de la fortaleza no podían disponer del tiempo
necesario para trabajar la tierra. López dijo claramente al tribunal que las familias de los
soldados sufrían mucho por falta de una dieta adecuada. Todos tenían muchos familiares y
carecían de tiempoparacultivarlosalimentoso dinero para comprarlos. Sus sueldos eran tan
miserablesque el alimentomásbaratoestabafuera de su alcance. La tierra de Florida, agregó
López, era una de las más difíciles para los españoles y carecía de las más mínimas
comodidades que cualquier otra región del mundo podría ofrecer.
López Avilés pasó luego al tema más importante para los españoles: los metales preciosos.
Declaró que, según sus conocimientos, no había metales de valor en las zonas exploradas de
Florida.PorVicente GonzálezyJuanMenéndezMárquezse habían conocido los resultados de
la expediciónhaciael norte en1598. Estosdos hombresvalientesdescubrieronel territorio de
Ajacán,alrededordel paralelo40,entraronenuna grande y espaciosa bahía (Chesapeake) y la
siguieronhastael puntomásestrecho. Entoncesalgunosmiembrosde laexpediciónbajaron a
tierra y “vieron grandes y altas colinas con algunos indicios de minas”. Estos exploradores
trajerona un indiollamadoVicente yle enseñaronel idiomaespañol. Vicente les enseñó algo
de oro, platay perlas,ylesexplicóque enla ladera de una montaña en la cordillera de Ajacán
existía“unlago de oro”, esdecir,con oro.Los indiosibanallía buscar oro que luegollevabana
su cacique.Lópezterminódiciendoque había oído que en las tierras de Tama se encontraban
diamantes, esmeraldas “y otras piedras de valor”. Pero, por lo que sabía, nadie había visto
todavía aquellos tesoros.
Los interrogatorios del tribunal llegaron a la cuarta pregunta, la más peliaguda: ¿Era posible
desmantelar el campamento de San Agustín y cambiar su posición a otro lugar mejor, más al
norte?Si así fuera,¿el vacíoque dejaría invitaríaa los enemigos de España a ocuparlo y desde
allí desafiar las rutas marinas por las que navegaba su gran flota? López Avilés contestó
rápidamente:
1º) Que bajo el mandato de varios gobernadores anteriores se habían hecho bastantes
esfuerzos para entrar en el interior del “río de la fortaleza de San Mateo”. Los testigos se
referían al río de San Juan. La razón de estas expediciones era averiguar si ese río iba a dar al
océano por la costa oeste, como se rumoreaba. Pero, según López, estas expediciones de
investigación nunca habían conseguido nada sustancial y nadie conocía el curso del río en el
que estaba situada la fortaleza de San Mateo.
2º) Su opiniónpersonal,ycreíaque la de toda lagente del presidio,eraque lafortaleza de San
Agustín era importante porque protegía el canal de Bahama.
3º) Si la guarnición y la península de Florida fueran abandonadas, el enemigo ocuparía este
puertode San Agustíny robarían los envíos españoles. Como podían entrar en la bahía barcos
de hasta 200 toneladas, su presencia sería una seria amenaza para la flota española.
4º) López adujo en cuarto lugar una poderosa razón por la que el campamento no debía ser
abandonado.Dijoque erauna bendiciónparalosnáufragosdel canal de Bahama. El pueblo ya
había ganado reputación como puesto de ayuda indispensable en la larga y desolada costa.
Muchos de los que naufragaban en el canal podían llegar al litoral y seguirlo hasta llegar sin
peligroal presidio.Porejemplo, según el testigo, los hombres de cuatro barcos de la flota de
Martín Pérez Olesabalque que encallaron en la costa de Florida se salvaron gracias a la
guarnición de San Agustín. Algunos de estos soldados regresaron a La Habana y otros se
quedaron en Florida como colonos permanentes o empleados en el campamento. Bajo la
protecciónde DomingoMartín Avendaño,treintayseissupervivientes que habían naufragado
en la costa de Georgia pudieron llegar con buena salud a San Agustín. Otro grupo, víctima de
un bucaneroinglés,naufragóal surde la costa de Carolina,peroel pirata,de buencorazón, les
dio un pequeño bote al quitarles su barco. A bordo de esta pequeña barquita remaron a lo
largode la costahasta llegaral acogedorpresidio.Algunosde estossupervivientes también se
unieronala guarniciónespañolade Florida.En1600 un barco que llevabadespachos urgentes
a Nueva España naufragó en la costa de Florida. Los dieciocho supervivientes, bajo el mando
de DiegoRodríguezTriana,tambiénpudieronllegar al campamento de Florida. El gobernador
Méndez Canzo mandó inmediatamente los documentos a Méjico. Los dos años siguientes el
campamento sirvió de enorme ayuda a doce supervivientes cuyos barcos les habían sido
arrebatados por piratas españoles.
Finalmente, el tribunal llegó a la quinta pregunta, que pedía a los testigos que dijeran si
conocían un puertomejora lolargo de la costadel Norteamérica.LópezAvilés, quizá cansado,
dio una contestación muy confusa. Dijo que no conocía ningún otro puerto en la costa del
Atlánticodonde laflotaespañolapudieraanclar.Su opinión era que San Agustín era el puerto
más grande. Lugares como Santa Elena, Zapala, Ballenas y San Mateo podían dar asilo a
algunos barcos. Desde Florida se podía ir a La Habana, Puerto Rico, Santo Domingo, Nueva
España y España. Con esto terminó López su declaración, diciendo que había declarado lo
mejor que había podido.
Despuésde uncorto intermedio,el escribanoreal leyóal testigosuscontestacionesyse lasdio
a LópezAvilésparaque lascorrigiera.Nohubocambioalguno;firmó y se las dio al oficial. Don
Fernando Valdés también firmó y ambas declaraciones fueron certificadas por el escribano
Alonso García Lavera. Este mismo procedimiento se repitió con los diecisiete testigos
restantes.
El siguiente en declarar fue Don Alonso Sánchez Sáez Mercado. Era un burócrata de mediana
edad, con el cargo de contador real, un puesto particularmente difícil dada la situación
económica de la colonia. Indudablemente, los miembros del comité tenían ante ellos a un
testigo de primera clase. La primera pregunta fue el problema de los indios. Este segundo
testigo declaró que él había viajado al sur y oeste de San Agustín y había visitado muchas
aldeas indias durante su larga residencia en Florida. También habló de la vida ordenada y
cristiana de los indios en Nombre de Dios, bajo la jefa Doña María y su esposo, que era
soldado.
Agregó que en esta aldea, capital del distrito, vivía un cura que tenía a su disposición una
iglesia con muchos santos. También había estado en las aldeas de Palica, Nombre de Dios
Chiquito, Capuaca, Solo, San Pedro, San Pablo, Cahericoy, San Mateo. Los habitantes,
sometidos a Doña María, eran todos indios cristianos. San Mateo y San Pablo tenían iglesias
donde se celebraban misas cuando había cura. En su ausencia, los fiscales indios eran los
encargados de mantener los servicios religiosos apropiados.
Lo mismo ocurría en el distrito de San Pedro, bajo las órdenes de Doña Ana Sáez. Dijo que
tambiénse observabanlasfestividadesreligiosas,consusmisasy procesiones,enlastierrasde
Cacica. Había celebraciones religiosas en pueblos como Napuaca, Santa María de Sena, San
Antonio, Chicasa, Puturibato, Tocoya y Moloa, todos bajo el mando de Doña Ana. Tenían
iglesias, iban a misa y comulgaban, y observaban la Semana Santa con entusiasmo y
reverencia.EnSanJuan,bajoel mando de Doña Inés,losindiostambién eran cristianos e iban
a la iglesia.(DoñaInésnofue mencionada por ningún otro testigo; la gobernanta de San Juan
era Doña Ana).EnSan Pedrohabía una iglesia,muyadornaday con campanas. Doña Ana tenía
iglesias construidas en Veracruz, Chinica y San Antonio de Aratabo para que los indios
cumplieran con sus deberes religiosos.
Lo mismo ocurría en los distritos de Sweet Water y San Sebastián. Todos los nativos que
estabanbajoel mandode D. Gaspar de San Sebastiáneranbuenoscristianos.Losindiosde San
Julián, Antonico, Calaba y Mayaca eran en su mayoría cristianos. Las iglesias estaban todas
construidas con gracia y elegantemente adornadas. Cuando el cacique venía a la villa se
celebraba su presencia con una misa mayor.
Entonces el comité le preguntó al segundo testigo sobre la rebelión de los indios. Contestó
que,por loque él sabía, era comprensible que losindiosde las áreas distantes como Timucua,
Potano(norte central de Florida) yAcuera(sureste de SanAgustín) fueranfielesal gobernador
de Florida. Y también era verdad que los indios que vivían en un radio aproximado de 40
leguas eran todos cristianos. Añadió algo sobre la revuelta de Juanillo, en 1597, en Guale.
Despuésde que losindiosfuesenpacificados,todos regresaron a su vida de práctica religiosa.
Tras la revuelta, la mayor parte de los caciques, incluyendo uno de muy lejos de Escamacu,
cerca de Santa Elena, vinieron a visitar al gobernador Méndez Canzo a San Agustín y a
ofrecerle otra vez su obediencia.
En respuesta a la tercera pregunta, el testigo dijo que en Florida había visto y comido maíz,
judías, calabaza, lechugas, cebollas, ajo, melocotones y naranjas, pero no eran abundantes y
no cubrían las necesidades de la guarnición. La carne era escasa y la mayor parte era
importada. En lugar de carne, la mayoría comía pescado, sin el cual la población española
habría muertode hambre.Además,el sueloerataninsuficiente que ni siquiera a los hombres
solteroslesllegabaparavivir. Losruegosde los matrimonioserandesoladores. Sobre el oro y
la plata dijo que nunca se había encontrado nada y, en su opinión, nunca podría encontrarse
nada en la parte de Florida que había sido explorada. Había oído que en la zona interior
conocida como Tama los indios se adornaban con oro y plata que extraían de los ríos que
bajabande la montaña.Don Alonso,ingenuamente,afirmóque en aquellas tierras existía una
montañade cristal llenade diamantes. Terminó la tercera pregunta diciendo que creía que el
terreno de San Agustín era estéril y no daba fruto.
En respuesta a la cuarta pregunta, que trataba sobre la idea de abandonar Florida para
desplazarse haciael norte,comenzóexplicandoque eraunapenaque la expedición que había
ascendidopor el río San Juan (donde estaba el cuartel de San Mateo) no hubiera llegado a su
fin. Se decía que el río conectaba la costa este con la costa oeste de Florida. Eso significaba
que,a efectosprácticos, Florida era como una isla. Añadió que barcos de hasta 200 toneladas
podían entrar en el puerto de San Agustín y que, según sus conocimientos, no había ningún
lugar, incluyendo Santa Elena, que tuviera mayor capacidad como puerto.
Don Alonso explicó que el presidio de San Agustín había servido como puesto de primeros
auxilios para más de 500 buques que habían naufragado en medio del temible Canal de
Bahama. Sin la ayuda de la gente de esta fortaleza, hubiesen muerto de hambre o en manos
de indios salvajes. Mejor que abandonar el lugar sería que se fortalecieran San Agustín y
Floridayque viniesenemigrantesque penetrasenenlasáreasinterioresydescubriesenloque
había en ellas.
A la quinta pregunta, que era repetitiva en relación a la anterior, dio solamente respuestas
cortas. Para Sáez, San Agustín era el puerto más grande y, junto con Santa Elena y Zapala, era
el mejor lugar de refugio para los buques grandes. Eso no quería decir que no hubiese sitios
mejores a lo largo del Atlántico. Con esto terminó su declaración, que fue firmada con el
juramento y las certificaciones necesarias.
Llegó el turno de la declaración de Juan Junco. Era un verdadero experto que sabía el idioma
timucuány variaslenguasindias.Juncohabíatrabajadoconotros gobernadoresque confiaban
en sus servicios de intérprete y consejero. Además, tenía experiencia como soldado y había
estado empleado en la tesorería de San Agustín y Florida. Ningún otro testigo tenía más
experienciaycriterio. Esprobable que suconstituciónfísica mostrase todas las características
de un hombre curtido de frontera en el siglo XVI.
A la primerapreguntacontestóque enlasprovinciasindias de Nombre de Dios, San Juan, San
Pedro,SanSebastián,AntonicoyMacaya todos los indios eran cristianos. Dio una descripción
interesante de los distritos indios del entorno de San Agustín, que difiere muy poco de la
modernadescripcióndel profesorLanning.JuanJuncodijoque los indios nativos eran buenos
católicosy loscaciques que habían muerto también lo eran. Solo había que visitar las tumbas
cristianas y comprobar las misas de difuntos pagadas por los parientes. Alabó los excelentes
servicios religiosos de doña María y su esposo, Clemente Vernal, en Nombre de Dios. Se
oponía a que se abandonase San Agustín y la península.
En respuesta a la quinta pregunta, Junco dijo que San Agustín tenía sitio para barcos de 200
toneladas, porque tenía 20 palmos de agua. También Santa Elena y Zapala podían albergar
barcos más grades,porque tenía de 6 a 7 brazas de agua. Santa Elena, que estaba situada a 60
leguas de San Agustín, podía dar asilo a la flota española. En este aspecto fue el primero que
equiparó San Agustín a otros puertos más al norte, pero por su cercanía con el canal de
Bahama le daba preferencia sobre otras bahías más septentrionales y otras entradas de la
costa que se podrían usar en caso de emergencia. Con esto terminó la tercera declaración.
El primertestigoala mañana siguiente fue el más simpático: era el sargento mayor Francisco
Fernández Écija, de 60 años. Había estado 40 años en Florida, antes del campamento de San
Agustín. Probablemente era un veterano de las campañas de Pedro Menéndez de Avilés.
Ostentaba un brillante récord como veterano en la revuelta de Guale en el año 1597. El
gobernadorMéndezCanzoloconocía y le confiabalasoperacionesmáspeligrosasydelicadas,
trasladándoloal territoriodonde habíarebeliónparaque salvase a los frailes que aún estaban
con vida. Cumplía sus misiones con gran valor y astucia. La misión más brillante de Écija tuvo
lugarsiete añosdespués de 1609, cuando la corona de Florida le dio la misión de navegar por
la bahía de Santa María para localizar la nueva colonia inglesa e informar de ella. He aquí un
hombre simpático e inteligente, con experiencia, con valor, incansable, con intuición y fe, el
mejor conquistador del siglo XVI. Su opinión valía mucho y sus palabras eran escuchadas con
respeto. El anciano veterano dio más detalles sobre las condiciones de los indios desde el
principio, puesto que había tomado parte en todas las revueltas para sofocarlas. Habló al
tribunal sobre la hostilidad de los indios entre 1576 y 1578 en la zona de Santa Elena, cuando
losindioscusaboy gualesmasacraron a muchos españoles, incluso a altos funcionarios, en el
distrito de Orista. Explicó a grandes rasgos el abandono de la fortaleza de San Felipe tras la
victoria de los indios, y los esfuerzos del gobernador Pedro Menéndez Márquez en 1577 por
volver a ocupar el área de Santa Elena. Un nuevo fuerte, llamado San Marcos, era
continuamente atacadoporlasnochespor indiosbelicosos, que con sus flechas envenenadas
mataban a muchos españoles. En 1583, por orden de la corona, el fuerte fue totalmente
abandonado.
En relación a la revuelta de Guale de 1597, desgraciadamente para los historiadores, Écija no
diomás informaciónde las que se sabía: confirmó que se había dado la orden de obligar a los
indiosaentregarse paraser castigados. El gobernadorMéndezCanzoenviótropasespañolasa
quemar campos de maíz.
Sobre la tercera pregunta, este testigo añadió información nueva e interesante. Cuando se
trató el problemadel cultivodel maíz,el ancianofue más explícito con sus respuestas. El maíz
se cultivaba, segaba y preparaba a mano. Tardaba seis meses en madurar pero muchas veces
no llegabani siquieraamadurar. Se podía cultivar muy poco. Los pájaros se comían la semilla,
y lopoco que se llegabaa cultivaryse almacenabalocomía la plagallamada “palomilla”, unos
gusanos que convertían el maíz en algo semejante a la paja, que después no valía para hacer
harina. Por eso la harina tenía que ser importada de Nueva España.
Los salarios de la gente eran muy bajos y los precios se habían incrementado desde que el
adelantadoPedroMenéndezde AviléshabíafundadoSanAgustín.Porejemplo,enlaépoca de
la fundación, una pipa de vino (126,6 galones) costaba 24,25 ducados; la misma cantidad de
vino costaba ahora 34,62 ducados. Una vara (33 pulgadas) de Ruán (una tela de algodón)
costaba 4,5 reales y ahora 12,14 reales. El mismo incremento de precios afectaba a todas las
cosas, mientras que los sueldos eran los mismos que cuando se había fundado San Agustín.
Auncuando el sueldo se doblara, dijo Écija, no llegaría para cubrir las necesidades básicas de
los españoles en Florida.
La sorpresa del día llegó cuando Écija respondió a la cuarta pregunta. Estaba a favor de
desmantelar y abandonar la pantanosa península de La Florida. Semejante opinión por parte
de un respetadoveteranocausósensación.Si unadeclaraciónsemejante hubiera tenido lugar
enel sigloXX,losreporteroshubierancorridoalosteléfonos.Enpocotiempoel mundo habría
oído lasnoticias:Écijarecomendaba abandonarSanAgustíny Florida.Peroerael sigloXVII. Así
todo, la noticia pronto se extendió por la villa con la velocidad que se propagan los rumores.
El sargentomayorsugirióel traslado de San Agustín a la bahía y tierra de Ballenas, que hoy es
San Andrés, en el estado de Georgia, a 20 leguas desde la gobernación de San Agustín. Los
indios eran muchos, con muy buena disposición y cristianos y, además, había un río que se
extendía unas 60 o 70 leguas hacia el interior. Los indios podían aprovecharlo y traer sus
canoas llenasde productosal campamento.El ancianoveteranoargumentóque,si SanAgustín
había sido un lugar de gran valor para los marineros náufragos, Ballenas podía servir para el
mismopropósito.Estanuevaguarniciónpodríaserun puestoque dominase un área inmensa,
entre los paralelos 34 a 40, que, según los testigos, era más rica y de más valor que las tierras
del sur. No habló de la posibilidad de que San Agustín, Matanzas y el área del río de San Juan
pudieran ser ocupadas por fuerzas extranjeras. Écija fue el primer testigo que se opuso a la
continuidadde SanAgustíny a la hegemoníade Florida. Él estaba fascinado por las tierras del
norte, especialmente por el área que hoy en día está comprendida entre Carolina del Sur y
NuevaYork.Pensóque seríasabiofranqueareste vastoterrenoponiendounaguarniciónenlo
que actualmente esGeorgia.Teníagran interésenlaparte oeste de San Andrés, lo que hoy es
Georgia central y noreste de Alabama. Es obvio que el testimonio de Écija demostraba su
impacienciaenrelacióna la península de Florida, que consideraba un territorio sin valor y un
futuro sin esperanzas.
El siguiente hombre en subir al estrado resultaba creaba menos expectación, a pesar de sus
años de servicioenFlorida. Ostentaba el rango de sargento mayor y parece que sirvió bajo el
mando del adelantado Domingo Gutiérrez. Estaba muy cualificado para hablar acerca de
Florida.Écijay él eran los dos hombres que llevaban más tiempo residiendo en Florida y, por
ello, merecían un gran respeto.
El campamento no debía ser desmantelado bajo ninguna circunstancia, declaró Gutiérrez.
Deseaba ponen énfasis en que, para él, la principal ventaja de San Agustín era que ocupaba
uno de los mejores lugares del canal de Bahama. Más de 500 personas debían su vida a San
Agustín, sin el cual hubiesen perecido en un naufragio. Sus respuestas a esta pregunta tan
importante fueron cortas y tajantes.
San Agustín podía albergar barcos de hasta 150 toneladas. Gutiérrez estaba de acuerdo con
Écija enque enlosterritoriosde SantaElena,Ballenasy Cayagua podría haber alguna bahía en
que pudierananclarbarcos de 400 toneladas,peroSanAgustínestabasituadoenun lugar más
estratégico. Entre San Agustín y Santa Elena había muy buenas bahías porque era posible
encontrar una cada 4 o 6 leguas. Con esto terminó su testimonio: Gutiérrez fue breve y
conciso.
El siguiente fue un testigo muy esperado. Tenía más de 60 años y era de los primeros
fundadores de Florida. Llevaba más de 30 años en la provincia y durante todo ese tiempo se
había mantenidograciasa suspropiosesfuerzos.FranciscoLópezfue el primer testigo que no
era militar y no pertenecía el gobierno, una rareza en la Florida de aquella época. Era un
hombre de mucho valor al que todos querían.
Lópezhabía sidoencandiladoporlosrumoresde tesorosenel interior,al norte del paralelo 34
y la tierra de Tama. Creía que eran tierras que debían ser exploradas y explotadas. Algunos
indios habían venido de Tama con oro y le habían contado que lo habían encontrado en una
colina desnuda, sin árboles ni ninguna clase de vegetación. También habló de la famosa
montaña de cristal que otro testigo había citado. López le contó al tribunal la historia de un
español llamado Aguilar, el cual, dijo, había traído un enorme diamante de esa montaña de
cristal, y que había ido a España y lo había vendido por 200 ducados. Todo el mundo estaba
entusiasmado con aquella piedra. El propio hermano de López había estado dispuesto para
partir con Hernando Moyano, que había viajado hacia el interior buscando la montaña y sus
tesoros.La revueltade loscusabo,en 1576, había cambiado sus planes, porque Moyano había
sido uno de los españoles que murieron en la matanza. En consecuencia, su plan se frustró.
Lópezse manifestófuertemente en contra de abandonar el campamento y la costa del sur de
Florida. Su primer argumento fue que si la fortaleza fuera desmantelada, los enemigos
ocuparían indudablemente el lugar. Esto sería un gran obstáculo para la flota española y
podría serque el canal de Bahama llegase aserintransitable paralosespañoles.Segundo: más
de 500 personas se habían salvado de los naufragios gracias a S. Agustín. Solo esto era ya era
argumento más que suficiente para conservarlo. Tercero: además de su consideración
puramente estratégica, en su bahía podían anclar barcos de hasta 150 toneladas. Cuarto:
sugirió que “si trasladamos este campamento, creo que deberíamos traer más gente para
penetrar en el interior y conocer las riquezas que se supone que hay allí”. En respuesta a la
última pregunta, dijo que no había viajado a lo largo de la costa del norte. Prefería no
contestar a esa pregunta y dejársela a gente con más experiencia, que pudiese dar más
detallescuandosubieranal estrado.Sinembargo,dijoque había oídoque había buenas bahías
a lo largode lacosta del Atlántico,al norte de San Agustín. López fue despachado con el ritual
de costumbre.
El siguiente hombre fue un simple soldado: Juan González Llanes, de 40 años de edad, que
llevaba 23 años en Florida. También estaba impresionado por los cuentos acerca de la
montaña de cristal. Debían instalarse en Tama para aliviar la escasez de comida, declaró
González. El campamento (presidio) debía ser mantenido para proteger ese canal esencial y
para salvar a la gente de los frecuentes naufragios. La declaración de González fue breve,
precisa y de poco valor. Así terminó el miércoles. Se levantó la sesión para continuar al día
siguiente.
El primertestigodel díasiguientefue Luis Bernáldez Alcantarilla, otro soldado con 31 años de
servicios en Florida. Bernáldez aportó un poco más de información acerca de los problemas
con losindios.Diolasmismasrazonesde todospara apoyarla continuidad de la guarnición de
San Agustín: estaba estratégicamente situada, protegía el canal de Bahama y servía como
primer auxilio a los barcos perdidos. Cuando le preguntaron sobre los mejores puertos al
norte,este testigopidióque le disculparanpornocontestar,porque carecíade conocimientos.
Asimismo fue retirado de la silla de testigos con el ritual de costumbre.
Otro soldado, Andrés Soto Mayor, de 40 años y con 20 de servicio en el fuerte, fue el que le
siguióenel estrado.Tambiénestabaencontrade abandonarla costa de Florida y San Agustín,
por las mismas razones. Especificó que, una vez que Florida fuese evacuada, los enemigos la
ocuparían y amenazarían el poderío español en el Caribe. Santa Elena, Ballenas y Zapala eran
verdaderamente puertos con mayor capacidad (barcos de 400 toneladas), pero su posición
geográfica no era tan ventajosa como la de San Agustín.
El siguientetestigofueJuan La Cruz. Aun cuando había vivido mucho tiempo en Florida, tenía
muypoco que añadira lostestimoniosprevios.LaCruz no amplió su testimonio. Su respuesta
a la preguntasobre desmantelarel fuerte fue poco resolutiva: San Agustín era muy necesario
para la protección de los náufragos cada vez más frecuentes, pero Santa Elena, Cayagua,
BallenasyZapalaeran buenospuertos,ylosespañolesdeberíantomarposesiónde ellosantes
que el enemigo. La tierra que rodeaba estos puertos era más fértil que la de San Agustín. La
Cruz no dijo tampoco ni sí ni no a la cuarta pregunta. Prefería proteger San Agustín, pero
también fortificar otros cuatro grandes puertos del norte. Nadie dudó que esto era una
sugerenciasensata,peroibamásalládel interés de la Corona. Y de nuevo el día llegó a su fin.
GonzaloVicente fue el primer testigo del viernes. Era el más viejo: tenía 65 años y llevaba 38
enNorteamérica.Vicente testificó que laguarnición de Floridadeberíaprotegerse porque era
muy necesaria pero, al no poder consolidarse en San Agustín, era preciso internarse en el
territorio. Como se sabía ahora, el presidio estaba rodeado de terrero estéril, que no podía
mantener a las familias de San Agustín. Se necesitaban nuevos colaboradores que supiesen
trabajar la tierra.
El testigosiguiente que subióal estradofue DomingoGutiérrezUtrera, que llevaba 32 años en
Florida. Dio las respuestas rituales a las preguntas primera y segunda. El problema de la
comida lo preocupaba enormemente y estaba enojado por la poca carne que había. La carne
se conseguía solo por medio de “alcabuz” (forma antigua de referirse al arcabuz) y los
resultados eran miserables. Realmente no había ningún material precioso en esta tierra de
Florida, por lo menos al sur del fuerte. Gutiérrez Utrera dijo que había oído que un soldado
llamado Juan López había participado en una expedición al interior de Santa Elena y había
encontrado “una colina desnuda que tenía diamantes y otras piedras de valor”. Cuando le
preguntaron su opinión sobre desmantelar el presidio de San Agustín contestó que era una
cuestión demasiado importante para ser juzgada por un hombre de su modesta experiencia.
Aceptaría gustoso la sabia decisión del rey sobre este caso. Domingo Gutiérrez Utrera era en
verdad un hombre que hacía gala de un cuidadoso modo de hablar.
JuanJiménez, con 24 años de servicio militar en Florida, no añadió nada a ese testimonio. Su
ideaerala de estar bajo bandera española, pero los demás puertos eran buenos y debían ser
puestos bajo jurisdicción española. Puso el mismo énfasis en las 500 personas o más que se
habían salvado de los naufragios. El traslado de la guarnición al norte sería peligroso para los
barcos españoles que transitasen por el canal de Bahamas.
El decimocuarto testigo fue Gaspar Gutiérrez Perete, de 48 años, soldado y supervisor de los
suministrosnavales.HabíavenidoaFlorida con 18 años. Dijo poco más que lo que ya se sabía:
que había vistoa losindiosde Tama usandoperlas auténtic as. Las respuestas eran mecánicas
y aburridas, muy repetitivas. Se podría sospechar que los testigos estaban conchabados para
contestar,probablemente segúninstrucciones del gobernador Méndez Canzo, para defender
su política.Es sabido que en una provincia pequeña todos los habitantes se conocen y lo que
sabe uno lo saben todos. Nadie tenía una experiencia singular. Todos participaban en las
mismas experiencias, aventuras, miseria, diversiones, alegrías, todos tenían las mismas
esperanzas,yteníancontactosidénticos.GutiérrezPeretefue el primeroque dijo que el coste
de mantenerel fuerte de SanAgustínera pequeñoenrelaciónconlosbeneficios que rendía, y
que sería una equivocacióndesmantelarlo.Además,si se abandonaba, el enemigo ocuparía la
costa al sur de Florida,incluyendoSanAgustín.GutiérrezPeretefue el último testigo de aquel
viernes.
Los interrogatorios continuaron el sábado. El testigo siguiente era un soldado veterano en
territorionorteamericano:JuanRivastenía60 añosy llevaba40 años viviendoenFloridaymás
al norte. Había sido miembro de la expedición de Pardo y Moyano, que se había dirigido al
norte, hacia el interior. Rivas había traído una novia india: Luisa Menéndez. A Luisa, aunque
era fiel asu esposoespañol, no le gustaba La Florida y a menudo hablaba de la hermosura de
su tierra.Contabaleyendascontantofervoryentusiasmoque lesresultabanmuyinteresantes
a los aventureros españoles de aquellos años del siglo XVI.
CuandoRivasllegóala tercerapregunta,que hablabasobre losmetalespreciosos, agregó una
información nueva a las que hasta entonces se habían repetido monótonamente. Dijo que
había acompañado al capitán Juan Pardo y al insigne Bernardo Moyano en su expedición al
interior hacía 36 o 38 años que había partido de Santa Elena. Había unos 70 hombres en
aquellaexpedición, que se habían esforzado en su camino a través el continente misterioso,
marchando 40 leguas hacia el interior (hoy en día es territorio de Georgia). Llegaron a un
pueblo humilde y descubrieron una colina, prosiguió Rivas. Los orfebres y plateros que iban
con nosotros, declaró, dijeron que la colina era de cristal y contenía diamantes. Rivas había
recogido, como sus compañeros, algunos diamantes pequeños, pero los miembros de la
expedición los habían perdido en el juego, en sus ratos libres. Rivas no explicó si él mismo
había perdido también en el juego sus diamantes o si aún los tenía. Lo cierto es que ningún
testigo presentó evidencia alguna de esa famosa colina de cristal que había encendido la
imaginación del público de San Agustín más que ningún otro asunto. Rivas dijo que Moyano
había llevado un diamante a España y se lo había vendido a un joyero de Sevilla, el cual le
habló de su gran valor. Moyano estaba tan emocionado por el hallazgo del diamante que
decidióvolveraAméricacon el único propósito de ir a explorar la colina de cristal, pero en su
regreso a América cayó prisionero y murió en la matanza de españoles que perpetraron los
indioscusaboen1576. Rivas continuódiciendoque aquellaricacolinateníatreso cuatro vetas
llenas de diamantes azules, y otras dos tenían diamantes púrpura. De las demás no se había
identificadoel color.Dijoque erandiamantesauténticos,porque el platero los había puesto a
prueba dándoles golpes con un martillo y ni siquiera los había arañado. Tras cuatro días de
expediciónllegaronal interior(de Carolinadel Surynorte de Georgia).Llegaronala mina de la
que se decía que contenía oro. El comandante español la registró legalmente y la proclamó
como pertenenciadel rey.FueronhaciaAlameco,donde losnativoslesdijeronque había oro y
platay tambiénindiosguerreros.Porestarazónno continuaronyregresarona Santa Elena.No
se supo nadamás de estas fortalezas y se dijo que los nativos las habían destruido. Rivas dijo
que las tierras que ellos habían cruzado parecían fértiles y había buen maíz, castañas y
distintas clases de judías y legumbres, además de gran variedad de frutas. Había carne en
abundancia, pero el ganado era lanar y de tamaño pequeño. Moyano ayudó al jefe indio a
vencer a su rival y en pago de ello recibió mucho oro. Rivas terminó diciendo que había
informado a las autoridades españolas de la gran cantidad de oro, plata y piedras preciosas
que había en el norte. Pero también él era contrario a desmantelar el fuerte.
Indudablementeel testimonio de Rivas era el más importante, pero su veracidad era dudosa
La imaginación con que Rivas había adornado el asunto de la colina de diamantes se podía
tomar solocomocábalas. Los conquistadoresespañolesexagerabanlosacontecimientos. Pero
el asunto del diamante de Moyano había tenido tanta trascendencia que Francis Drake juró
que lo conseguiría cuando atacara San Agustín.
El siguiente fue Mateo Luis, un sexagenario que había navegado por las aguas de Florida
durante once años comopilotojefe de laprovincia.Sutestimoniofue conciso,aunque unpoco
desalentadorenrelaciónasu experienciaconlasaguas de aquellacosta.El pilotodesaprobaba
que el fuerte de San Agustín fuese desmantelado por las mismas razones que los demás. Su
respuestafue interesante: no había ningún sitio entre San Agustín y Santa Elena que pudiese
prestar tan buen servicio como puerto de reparación y emergencias para la flota española,
porque la costa no era apropiada. Creía que había poca agua y no servía para las
embarcaciones mayores. Sin embargo dijo que solo era su opinión, porque él no había
navegado las aguas del norte. Con once años de experiencia en las aguas de Florida, Mateo
hubierapodidodarmejorrespuestaaesapregunta,peronolo hizopor razonesdesconocidas.
Aunasí fue interesanteporque muchos habían alabado Ballenas, Cayagua y Zapala como muy
buenos puertos y él afirmó lo contrario.
Juan Lara fue el siguiente testigo. Tenía 46 años y hacía 34 que había llegado con su padre. En
su juventudse alistóenlaarmadaespañola.Dijoque había ido a Ahacán, a 170 leguas al norte
de San Agustín.Lara contóque en Ahacánhabía vistoindiosconcollaresde oroy que él mismo
tenía cuatro de esos collares tan valiosos. En los minutos siguientes Juan Lara dio mucha
informaciónsobre lapenínsulade Guale.Contóque habíaabandonado la guarnición hacía dos
mesesyque había idodesde lafranjade Guale hastaTufilinaypronto había entrado en lo que
el profesor Lanning llama “la tierra enigmática”. Llevaba indios de Guales para guiarlo y
protegerlo de los nativos de aquella tierra desconocida. Caminaron de sol a sol y cubrieron
unas 60 o 70 leguas hacia al oeste. Todos los indios que encontraron eran amistosos, pero
nadie había oídohablar sobre los españoles, que se suponía que ya tenían que estar cerca. Al
novenodía llegaronala“sierra” y a un pueblogrande llamado Olatama, que parecía la capital
de aquella tribu. Caminó 20 leguas hacia el norte, y allí encontró un terreno fértil adecuado
para la crianza de cualquier clase de ganado. Había bastantes castañas, uvas, deliciosas
ciruelas y una gran cantidad de caquis. Pronto llegó al río que los nativos llamaban Olatama.
Los indios le previnieron de que no continuara, que no cruzara el río porque los nativos lo
matarían. Él no veíanada de oro, platao perlas, pero volvió a San Agustín con algunas piedras
no identificadas, para hacer sus análisis. Los nativos de la región por donde Lara pasó usaban
ropa hecha con pieles y las mujeres llevaban un velo fabricado con lino de cáñamo.
Regresóa San Agustínsinproblema.Nodetallódemasiadoel viaje de regreso a Tama. Su ruta
y destino final no pueden determinarse con exactitud. Todo indica que llegó al interior de
Georgia, probablemente al centro o un poco más hacia la frontera occidental del estado.
Lara declaróque estabaencontra de desmantelarel presidioporquelasamenazasextranjeras
eranmuchas. SanAgustín teníaque mantenerse bajolahegemoníaespañola.Tambiénalabóla
cantidad de víctimas que se habían salvado de piratas extranjeros y de naufragios en el
traicionero canal de Bahama. Este soldado creía que Santa Elena, Ballenas y Zapala podían
albergarbarcos que necesitabandosbrazas de agua. Indicó que un poco antes de Santa Elena
estaba la bahía de Cayagua, que creía que era posiblemente el mejor puerto de toda la costa
de Florida.
El últimode los18 testigosfue AntonioDíaz,jefe pilotodelpuertodel presidiode San Agustín.
Tenía 60 años y había navegado a lo largo de la costa de Florida durante 24 años. Por esta
razón podría ser un experto en las aguas de la zona, pero, pese a toda su experiencia, su
respuesta a la pregunta 4 fue algo desalentadora. Simplemente dijo que San Agustín debía
conservarse y no debía ser abandonado. Si fuese evacuado, los enemigos podrían ocuparlo e
introducir fragatas de 100 toneladas, con las que podrían bloquear el Canal de Bahama e
invadirlaislade Cuba fácilmente.AntonioDíaztambiénusócomoargumentolaayuda que San
Agustín había prestado a cientos de víctimas de naufragio. Para Díaz, la guarnición de San
Agustín era un refugio de comodidad y hospitalidad para el marinero español que se
aventuraba por el traicionero canal de Bahama.
Dijo que era verdad que entre San Agustín y Santa Elena había muchos puertos y que él los
conocía todos bastante bien porque había navegado el estrecho muchas veces y había tenido
necesidadde esoslugares.Perosuopinión,basadaensuexperienciapersonal,eraque ningún
barco superior a 100 toneladas podría entrar en esas bahías del norte a causa de las malas
corrientes. No había en verdad ningún buen puerto en el área comprendida entre los
paralelos 25 y 36, de acuerdo con la declaración de Díaz. Terminó su testimonio
contradiciendo la opinión de los testigos anteriores con ejemplos y anécdotas relacionados
con la capacidad de otros puertos del norte. Pero las respuestas de Díaz fueron un poco
decepcionantesporque podríahaberdadomásdetalles,dadasuexperiencianavegandopor la
costa de Florida. Con la declaración de Díaz terminó el testimonio de los 18 hombres citados.
Tuvo lugar al final de una semana muy larga, porque ya era una hora tardía del sábado 7 de
septiembre. El investigador Valdés pidió descanso a la audiencia hasta el lunes para
determinar entonces si el comité debería dar por terminado el juicio o continuar con la
audiencia. Todos se retiraron para un bien merecido descanso.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Conquista desde valdivia hasta g.h. de mendoza.
Conquista desde valdivia hasta g.h. de mendoza.Conquista desde valdivia hasta g.h. de mendoza.
Conquista desde valdivia hasta g.h. de mendoza.
Mabel Alarcón
 
Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...
Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...
Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...
Jhonny Antelo Films
 
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico,de Antofagasta a Tarapacá. 1ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico,de Antofagasta a Tarapacá. 1ª Parte. 1911.Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico,de Antofagasta a Tarapacá. 1ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico,de Antofagasta a Tarapacá. 1ª Parte. 1911.
Jhonny Antelo Films
 
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
Jhonny Antelo Films
 
Hipólito Gutiérrez: Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico. 1881.
Hipólito Gutiérrez: Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico. 1881.Hipólito Gutiérrez: Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico. 1881.
Hipólito Gutiérrez: Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico. 1881.
Jhonny Antelo Films
 
Combate de tres acequias
  Combate de tres acequias  Combate de tres acequias
Combate de tres acequias
Torres Saavedra Nelson Alberto
 
Lalito San Y Su Epistola 06
Lalito San Y Su Epistola 06Lalito San Y Su Epistola 06
Lalito San Y Su Epistola 06
Martin Triana
 
Antonio Ma. Melendrez
Antonio Ma. MelendrezAntonio Ma. Melendrez
Antonio Ma. Melendrez
Diana J Herrera Romero
 
Guaicaipuro y la resistencia indígena
Guaicaipuro y la resistencia indígenaGuaicaipuro y la resistencia indígena
Guaicaipuro y la resistencia indígena
Rafael Verde)
 
La batalla del 5 de mayo
La batalla del 5 de mayoLa batalla del 5 de mayo
La batalla del 5 de mayo
Jorker Arriaga
 
Historia socioeconomica de venezuela
Historia socioeconomica de venezuelaHistoria socioeconomica de venezuela
Historia socioeconomica de venezuela
Yury_13
 
Mapa mental
Mapa mentalMapa mental
Mapa mental
veronica385384
 
Importancia de los vascos en el desarrollo de la minería mexicana
Importancia de los vascos en el desarrollo de la minería mexicanaImportancia de los vascos en el desarrollo de la minería mexicana
Importancia de los vascos en el desarrollo de la minería mexicana
Academia de Ingeniería de México
 
Taller y tarea 6 de febrero.
Taller y tarea 6 de febrero.Taller y tarea 6 de febrero.
Taller y tarea 6 de febrero.
kitty2015
 
DOCENTE
DOCENTEDOCENTE
Las bombas siguieron cayendo
Las bombas siguieron cayendoLas bombas siguieron cayendo
Las bombas siguieron cayendo
IADERE
 
La conquista de mexico con plantilla 2[1]
La conquista de mexico con plantilla 2[1]La conquista de mexico con plantilla 2[1]
La conquista de mexico con plantilla 2[1]
Botarguitas
 
Presentacion batalla de puebla
Presentacion batalla de pueblaPresentacion batalla de puebla
Presentacion batalla de puebla
angelopolispue
 
Ruperto Marchant Pereira: Crónica de un capellán en la Guerra del Pacífico. 1...
Ruperto Marchant Pereira: Crónica de un capellán en la Guerra del Pacífico. 1...Ruperto Marchant Pereira: Crónica de un capellán en la Guerra del Pacífico. 1...
Ruperto Marchant Pereira: Crónica de un capellán en la Guerra del Pacífico. 1...
Jhonny Antelo Films
 
Inundación de San Luis Potosí 1933
Inundación de San Luis Potosí 1933Inundación de San Luis Potosí 1933
Inundación de San Luis Potosí 1933
Fher Oz
 

La actualidad más candente (20)

Conquista desde valdivia hasta g.h. de mendoza.
Conquista desde valdivia hasta g.h. de mendoza.Conquista desde valdivia hasta g.h. de mendoza.
Conquista desde valdivia hasta g.h. de mendoza.
 
Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...
Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...
Benjamin Vicuña Mackenna: Guerra del Pacífico. Historia de la Campaña de Tara...
 
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico,de Antofagasta a Tarapacá. 1ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico,de Antofagasta a Tarapacá. 1ª Parte. 1911.Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico,de Antofagasta a Tarapacá. 1ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico,de Antofagasta a Tarapacá. 1ª Parte. 1911.
 
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
Gonzalo Bulnes: Guerra del Pacífico, de Antofagasta a Tarapacá. 2ª Parte. 1911.
 
Hipólito Gutiérrez: Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico. 1881.
Hipólito Gutiérrez: Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico. 1881.Hipólito Gutiérrez: Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico. 1881.
Hipólito Gutiérrez: Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico. 1881.
 
Combate de tres acequias
  Combate de tres acequias  Combate de tres acequias
Combate de tres acequias
 
Lalito San Y Su Epistola 06
Lalito San Y Su Epistola 06Lalito San Y Su Epistola 06
Lalito San Y Su Epistola 06
 
Antonio Ma. Melendrez
Antonio Ma. MelendrezAntonio Ma. Melendrez
Antonio Ma. Melendrez
 
Guaicaipuro y la resistencia indígena
Guaicaipuro y la resistencia indígenaGuaicaipuro y la resistencia indígena
Guaicaipuro y la resistencia indígena
 
La batalla del 5 de mayo
La batalla del 5 de mayoLa batalla del 5 de mayo
La batalla del 5 de mayo
 
Historia socioeconomica de venezuela
Historia socioeconomica de venezuelaHistoria socioeconomica de venezuela
Historia socioeconomica de venezuela
 
Mapa mental
Mapa mentalMapa mental
Mapa mental
 
Importancia de los vascos en el desarrollo de la minería mexicana
Importancia de los vascos en el desarrollo de la minería mexicanaImportancia de los vascos en el desarrollo de la minería mexicana
Importancia de los vascos en el desarrollo de la minería mexicana
 
Taller y tarea 6 de febrero.
Taller y tarea 6 de febrero.Taller y tarea 6 de febrero.
Taller y tarea 6 de febrero.
 
DOCENTE
DOCENTEDOCENTE
DOCENTE
 
Las bombas siguieron cayendo
Las bombas siguieron cayendoLas bombas siguieron cayendo
Las bombas siguieron cayendo
 
La conquista de mexico con plantilla 2[1]
La conquista de mexico con plantilla 2[1]La conquista de mexico con plantilla 2[1]
La conquista de mexico con plantilla 2[1]
 
Presentacion batalla de puebla
Presentacion batalla de pueblaPresentacion batalla de puebla
Presentacion batalla de puebla
 
Ruperto Marchant Pereira: Crónica de un capellán en la Guerra del Pacífico. 1...
Ruperto Marchant Pereira: Crónica de un capellán en la Guerra del Pacífico. 1...Ruperto Marchant Pereira: Crónica de un capellán en la Guerra del Pacífico. 1...
Ruperto Marchant Pereira: Crónica de un capellán en la Guerra del Pacífico. 1...
 
Inundación de San Luis Potosí 1933
Inundación de San Luis Potosí 1933Inundación de San Luis Potosí 1933
Inundación de San Luis Potosí 1933
 

Similar a "Lo que dijeron los veteranos"

Baja california sur 2
Baja california sur 2Baja california sur 2
Baja california sur 2
Philipp Juarez
 
Equs museo gales Bariloche
Equs museo gales BarilocheEqus museo gales Bariloche
Equs museo gales Bariloche
Nombre Apellidos
 
Los primeros africanos esclavos en Venezuela 1/2
Los primeros africanos esclavos en Venezuela 1/2Los primeros africanos esclavos en Venezuela 1/2
Los primeros africanos esclavos en Venezuela 1/2
Proyectos AC
 
LA CONQUISTA DE LAS ANTILLAS (2).pdf
LA CONQUISTA DE LAS ANTILLAS (2).pdfLA CONQUISTA DE LAS ANTILLAS (2).pdf
LA CONQUISTA DE LAS ANTILLAS (2).pdf
DanielFranco596055
 
tarea
tareatarea
conquista y colonización de Venezuela
conquista y colonización de Venezuelaconquista y colonización de Venezuela
conquista y colonización de Venezuela
yosmarys cordero
 
Conquistas y capitulaciones de los españoles en américa
Conquistas y capitulaciones de los españoles en américaConquistas y capitulaciones de los españoles en américa
Conquistas y capitulaciones de los españoles en américa
Liliana Pérez
 
Cuál es nuestra historia
Cuál es nuestra historiaCuál es nuestra historia
Cuál es nuestra historia
Nicole Justininao
 
C0l0n
C0l0n C0l0n
C0l0n
Rosy Zavala
 
La conquista, la colonia y la república en El Salvador
La  conquista, la colonia y la república  en El SalvadorLa  conquista, la colonia y la república  en El Salvador
La conquista, la colonia y la república en El Salvador
julio martínez
 
California es un estado federado de los estados unidos situado en la costa su...
California es un estado federado de los estados unidos situado en la costa su...California es un estado federado de los estados unidos situado en la costa su...
California es un estado federado de los estados unidos situado en la costa su...
Erikitha2306
 
Datos curiosos sobre la historia de panamá
Datos curiosos sobre la historia de panamáDatos curiosos sobre la historia de panamá
Datos curiosos sobre la historia de panamá
RogelioFlores48
 
Hundimientos y salvamento del maine
Hundimientos y salvamento del maineHundimientos y salvamento del maine
Hundimientos y salvamento del maine
rearma
 
AUTORES DE LA PLAZA INDOAMERICA
AUTORES DE LA PLAZA INDOAMERICAAUTORES DE LA PLAZA INDOAMERICA
AUTORES DE LA PLAZA INDOAMERICA
EstefaniaAluisa
 
Resumen de breve historia de la argentina romero
Resumen de breve historia de la argentina romeroResumen de breve historia de la argentina romero
Resumen de breve historia de la argentina romero
AnaliaGrilli
 
Historia
Historia Historia
Historia
yolima_29
 
La Conquista de América.pptx
La Conquista de América.pptxLa Conquista de América.pptx
La Conquista de América.pptx
ManuelAraos2
 
Colonizacion y colonia
Colonizacion y coloniaColonizacion y colonia
Colonizacion y colonia
edgar carmona yepez
 
Periodo colonial y rubrica
Periodo colonial y rubricaPeriodo colonial y rubrica
Periodo colonial y rubrica
Azarias Soto
 
Periodo colonial y rubrica
Periodo colonial y rubricaPeriodo colonial y rubrica
Periodo colonial y rubrica
Azarias Soto
 

Similar a "Lo que dijeron los veteranos" (20)

Baja california sur 2
Baja california sur 2Baja california sur 2
Baja california sur 2
 
Equs museo gales Bariloche
Equs museo gales BarilocheEqus museo gales Bariloche
Equs museo gales Bariloche
 
Los primeros africanos esclavos en Venezuela 1/2
Los primeros africanos esclavos en Venezuela 1/2Los primeros africanos esclavos en Venezuela 1/2
Los primeros africanos esclavos en Venezuela 1/2
 
LA CONQUISTA DE LAS ANTILLAS (2).pdf
LA CONQUISTA DE LAS ANTILLAS (2).pdfLA CONQUISTA DE LAS ANTILLAS (2).pdf
LA CONQUISTA DE LAS ANTILLAS (2).pdf
 
tarea
tareatarea
tarea
 
conquista y colonización de Venezuela
conquista y colonización de Venezuelaconquista y colonización de Venezuela
conquista y colonización de Venezuela
 
Conquistas y capitulaciones de los españoles en américa
Conquistas y capitulaciones de los españoles en américaConquistas y capitulaciones de los españoles en américa
Conquistas y capitulaciones de los españoles en américa
 
Cuál es nuestra historia
Cuál es nuestra historiaCuál es nuestra historia
Cuál es nuestra historia
 
C0l0n
C0l0n C0l0n
C0l0n
 
La conquista, la colonia y la república en El Salvador
La  conquista, la colonia y la república  en El SalvadorLa  conquista, la colonia y la república  en El Salvador
La conquista, la colonia y la república en El Salvador
 
California es un estado federado de los estados unidos situado en la costa su...
California es un estado federado de los estados unidos situado en la costa su...California es un estado federado de los estados unidos situado en la costa su...
California es un estado federado de los estados unidos situado en la costa su...
 
Datos curiosos sobre la historia de panamá
Datos curiosos sobre la historia de panamáDatos curiosos sobre la historia de panamá
Datos curiosos sobre la historia de panamá
 
Hundimientos y salvamento del maine
Hundimientos y salvamento del maineHundimientos y salvamento del maine
Hundimientos y salvamento del maine
 
AUTORES DE LA PLAZA INDOAMERICA
AUTORES DE LA PLAZA INDOAMERICAAUTORES DE LA PLAZA INDOAMERICA
AUTORES DE LA PLAZA INDOAMERICA
 
Resumen de breve historia de la argentina romero
Resumen de breve historia de la argentina romeroResumen de breve historia de la argentina romero
Resumen de breve historia de la argentina romero
 
Historia
Historia Historia
Historia
 
La Conquista de América.pptx
La Conquista de América.pptxLa Conquista de América.pptx
La Conquista de América.pptx
 
Colonizacion y colonia
Colonizacion y coloniaColonizacion y colonia
Colonizacion y colonia
 
Periodo colonial y rubrica
Periodo colonial y rubricaPeriodo colonial y rubrica
Periodo colonial y rubrica
 
Periodo colonial y rubrica
Periodo colonial y rubricaPeriodo colonial y rubrica
Periodo colonial y rubrica
 

Más de Conchita Alvarez Lebredo

Test romanticismo realismo-naturalismo
Test romanticismo realismo-naturalismoTest romanticismo realismo-naturalismo
Test romanticismo realismo-naturalismo
Conchita Alvarez Lebredo
 
Comentario de texto argumentativo
Comentario de texto argumentativoComentario de texto argumentativo
Comentario de texto argumentativo
Conchita Alvarez Lebredo
 
Inventario de la casa Villamil de la Vega
Inventario de la casa Villamil de la VegaInventario de la casa Villamil de la Vega
Inventario de la casa Villamil de la Vega
Conchita Alvarez Lebredo
 
Grupo nominal complejo
Grupo nominal complejoGrupo nominal complejo
Grupo nominal complejo
Conchita Alvarez Lebredo
 
Eucalipto
EucaliptoEucalipto
Aliso (4)
Aliso (4)Aliso (4)
Oraciones subordinadas de relativo
Oraciones subordinadas de relativoOraciones subordinadas de relativo
Oraciones subordinadas de relativo
Conchita Alvarez Lebredo
 
Subordinadas interrogativas
Subordinadas interrogativasSubordinadas interrogativas
Subordinadas interrogativas
Conchita Alvarez Lebredo
 
Subordinadas de infinitivo
Subordinadas de infinitivoSubordinadas de infinitivo
Subordinadas de infinitivo
Conchita Alvarez Lebredo
 
Oraciones subordinadas sustantivas
Oraciones subordinadas sustantivasOraciones subordinadas sustantivas
Oraciones subordinadas sustantivas
Conchita Alvarez Lebredo
 
Comentario de "Campos de Soria" (parte VII)
Comentario de "Campos de Soria" (parte VII)Comentario de "Campos de Soria" (parte VII)
Comentario de "Campos de Soria" (parte VII)
Conchita Alvarez Lebredo
 
Análisis de un texto argumentantivo
Análisis de un texto argumentantivoAnálisis de un texto argumentantivo
Análisis de un texto argumentantivo
Conchita Alvarez Lebredo
 
Análisis oraciones coordinadas
Análisis oraciones coordinadasAnálisis oraciones coordinadas
Análisis oraciones coordinadas
Conchita Alvarez Lebredo
 
Repaso de grupos nominales complejos
Repaso de grupos nominales complejosRepaso de grupos nominales complejos
Repaso de grupos nominales complejos
Conchita Alvarez Lebredo
 
Repaso grupo nominal
Repaso grupo nominalRepaso grupo nominal
Repaso grupo nominal
Conchita Alvarez Lebredo
 
Repaso grupos sintácticos 3º
Repaso grupos sintácticos 3ºRepaso grupos sintácticos 3º
Repaso grupos sintácticos 3º
Conchita Alvarez Lebredo
 
Uso del pluscuamperfecto
Uso del pluscuamperfectoUso del pluscuamperfecto
Uso del pluscuamperfecto
Conchita Alvarez Lebredo
 
Repaso de la oración simple
Repaso de la oración simpleRepaso de la oración simple
Repaso de la oración simple
Conchita Alvarez Lebredo
 
Comentario de una fábula de Samaniego
Comentario de una fábula de SamaniegoComentario de una fábula de Samaniego
Comentario de una fábula de Samaniego
Conchita Alvarez Lebredo
 
Ejercicios: Verbos "ver" y "mirar".
Ejercicios: Verbos "ver" y "mirar".Ejercicios: Verbos "ver" y "mirar".
Ejercicios: Verbos "ver" y "mirar".
Conchita Alvarez Lebredo
 

Más de Conchita Alvarez Lebredo (20)

Test romanticismo realismo-naturalismo
Test romanticismo realismo-naturalismoTest romanticismo realismo-naturalismo
Test romanticismo realismo-naturalismo
 
Comentario de texto argumentativo
Comentario de texto argumentativoComentario de texto argumentativo
Comentario de texto argumentativo
 
Inventario de la casa Villamil de la Vega
Inventario de la casa Villamil de la VegaInventario de la casa Villamil de la Vega
Inventario de la casa Villamil de la Vega
 
Grupo nominal complejo
Grupo nominal complejoGrupo nominal complejo
Grupo nominal complejo
 
Eucalipto
EucaliptoEucalipto
Eucalipto
 
Aliso (4)
Aliso (4)Aliso (4)
Aliso (4)
 
Oraciones subordinadas de relativo
Oraciones subordinadas de relativoOraciones subordinadas de relativo
Oraciones subordinadas de relativo
 
Subordinadas interrogativas
Subordinadas interrogativasSubordinadas interrogativas
Subordinadas interrogativas
 
Subordinadas de infinitivo
Subordinadas de infinitivoSubordinadas de infinitivo
Subordinadas de infinitivo
 
Oraciones subordinadas sustantivas
Oraciones subordinadas sustantivasOraciones subordinadas sustantivas
Oraciones subordinadas sustantivas
 
Comentario de "Campos de Soria" (parte VII)
Comentario de "Campos de Soria" (parte VII)Comentario de "Campos de Soria" (parte VII)
Comentario de "Campos de Soria" (parte VII)
 
Análisis de un texto argumentantivo
Análisis de un texto argumentantivoAnálisis de un texto argumentantivo
Análisis de un texto argumentantivo
 
Análisis oraciones coordinadas
Análisis oraciones coordinadasAnálisis oraciones coordinadas
Análisis oraciones coordinadas
 
Repaso de grupos nominales complejos
Repaso de grupos nominales complejosRepaso de grupos nominales complejos
Repaso de grupos nominales complejos
 
Repaso grupo nominal
Repaso grupo nominalRepaso grupo nominal
Repaso grupo nominal
 
Repaso grupos sintácticos 3º
Repaso grupos sintácticos 3ºRepaso grupos sintácticos 3º
Repaso grupos sintácticos 3º
 
Uso del pluscuamperfecto
Uso del pluscuamperfectoUso del pluscuamperfecto
Uso del pluscuamperfecto
 
Repaso de la oración simple
Repaso de la oración simpleRepaso de la oración simple
Repaso de la oración simple
 
Comentario de una fábula de Samaniego
Comentario de una fábula de SamaniegoComentario de una fábula de Samaniego
Comentario de una fábula de Samaniego
 
Ejercicios: Verbos "ver" y "mirar".
Ejercicios: Verbos "ver" y "mirar".Ejercicios: Verbos "ver" y "mirar".
Ejercicios: Verbos "ver" y "mirar".
 

Último

2.- DIARIO -MANIFESTACIONES-LECTURA...pdf
2.- DIARIO -MANIFESTACIONES-LECTURA...pdf2.- DIARIO -MANIFESTACIONES-LECTURA...pdf
2.- DIARIO -MANIFESTACIONES-LECTURA...pdf
MiNeyi1
 
Leyes de los gases según Boyle-Marriote, Charles, Gay- Lussac, Ley general de...
Leyes de los gases según Boyle-Marriote, Charles, Gay- Lussac, Ley general de...Leyes de los gases según Boyle-Marriote, Charles, Gay- Lussac, Ley general de...
Leyes de los gases según Boyle-Marriote, Charles, Gay- Lussac, Ley general de...
Shirley Vásquez Esparza
 
Los acontecimientos finales de la tierra.pdf
Los acontecimientos finales de la tierra.pdfLos acontecimientos finales de la tierra.pdf
Los acontecimientos finales de la tierra.pdf
Alejandrino Halire Ccahuana
 
La mujer del flujo de sangre, un pa.pptx
La mujer del flujo de sangre, un pa.pptxLa mujer del flujo de sangre, un pa.pptx
La mujer del flujo de sangre, un pa.pptx
francisconaranjofern1
 
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
manuelhinojosa1950
 
UESJLS Robótica Clase 19 - Dibujo de un polígono sobre otro
UESJLS Robótica Clase 19 - Dibujo de un  polígono sobre otroUESJLS Robótica Clase 19 - Dibujo de un  polígono sobre otro
UESJLS Robótica Clase 19 - Dibujo de un polígono sobre otro
Docente Informático
 
Programación de la XI semana cultural del CEIP Alfares
Programación de la XI semana cultural del CEIP AlfaresProgramación de la XI semana cultural del CEIP Alfares
Programación de la XI semana cultural del CEIP Alfares
Alfaresbilingual
 
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdfDIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
Alfaresbilingual
 
Ensayo sobre José María Arguedas Peruanodocx
Ensayo sobre José María Arguedas PeruanodocxEnsayo sobre José María Arguedas Peruanodocx
Ensayo sobre José María Arguedas Peruanodocx
danelycacchavaldivia
 
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLAFRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
JAVIER SOLIS NOYOLA
 
ROMPECABEZAS DE COMPETENCIAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ROMPECABEZAS DE COMPETENCIAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLAROMPECABEZAS DE COMPETENCIAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ROMPECABEZAS DE COMPETENCIAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Presentación Mi proyecto Final Femenino Delicado Rosa y Nude.pdf
Presentación Mi proyecto Final Femenino Delicado Rosa y Nude.pdfPresentación Mi proyecto Final Femenino Delicado Rosa y Nude.pdf
Presentación Mi proyecto Final Femenino Delicado Rosa y Nude.pdf
LuanaJaime1
 
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdfELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
DaliaAndrade1
 
Evaluacion-Formativa-Nueva Escuela Mexicana NEM-ok.pdf
Evaluacion-Formativa-Nueva Escuela Mexicana NEM-ok.pdfEvaluacion-Formativa-Nueva Escuela Mexicana NEM-ok.pdf
Evaluacion-Formativa-Nueva Escuela Mexicana NEM-ok.pdf
EfranMartnez8
 
Fundamentos metodología deenseñanza.pptx
Fundamentos metodología deenseñanza.pptxFundamentos metodología deenseñanza.pptx
Fundamentos metodología deenseñanza.pptx
pedro827vasquez
 
Os presentamos un nuevo Acompaña2 en Relideleon
Os presentamos un nuevo Acompaña2 en RelideleonOs presentamos un nuevo Acompaña2 en Relideleon
Os presentamos un nuevo Acompaña2 en Relideleon
Profes de Relideleón Apellidos
 
Apoplejia_UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR
Apoplejia_UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADORApoplejia_UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR
Apoplejia_UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR
NicoleEnriquez19
 
Los Recursos Naturales como Base de la Economía
Los Recursos Naturales como Base de la EconomíaLos Recursos Naturales como Base de la Economía
Los Recursos Naturales como Base de la Economía
JonathanCovena1
 
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste BlancoMi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Ruth Noemí Soto Villegas
 
PRESENTACIÓN JEDPA orientaciones juegos deportivos escolares- 2024.pptx
PRESENTACIÓN JEDPA orientaciones juegos deportivos escolares- 2024.pptxPRESENTACIÓN JEDPA orientaciones juegos deportivos escolares- 2024.pptx
PRESENTACIÓN JEDPA orientaciones juegos deportivos escolares- 2024.pptx
MAGDALENAFUENTESCAMP
 

Último (20)

2.- DIARIO -MANIFESTACIONES-LECTURA...pdf
2.- DIARIO -MANIFESTACIONES-LECTURA...pdf2.- DIARIO -MANIFESTACIONES-LECTURA...pdf
2.- DIARIO -MANIFESTACIONES-LECTURA...pdf
 
Leyes de los gases según Boyle-Marriote, Charles, Gay- Lussac, Ley general de...
Leyes de los gases según Boyle-Marriote, Charles, Gay- Lussac, Ley general de...Leyes de los gases según Boyle-Marriote, Charles, Gay- Lussac, Ley general de...
Leyes de los gases según Boyle-Marriote, Charles, Gay- Lussac, Ley general de...
 
Los acontecimientos finales de la tierra.pdf
Los acontecimientos finales de la tierra.pdfLos acontecimientos finales de la tierra.pdf
Los acontecimientos finales de la tierra.pdf
 
La mujer del flujo de sangre, un pa.pptx
La mujer del flujo de sangre, un pa.pptxLa mujer del flujo de sangre, un pa.pptx
La mujer del flujo de sangre, un pa.pptx
 
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
 
UESJLS Robótica Clase 19 - Dibujo de un polígono sobre otro
UESJLS Robótica Clase 19 - Dibujo de un  polígono sobre otroUESJLS Robótica Clase 19 - Dibujo de un  polígono sobre otro
UESJLS Robótica Clase 19 - Dibujo de un polígono sobre otro
 
Programación de la XI semana cultural del CEIP Alfares
Programación de la XI semana cultural del CEIP AlfaresProgramación de la XI semana cultural del CEIP Alfares
Programación de la XI semana cultural del CEIP Alfares
 
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdfDIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
 
Ensayo sobre José María Arguedas Peruanodocx
Ensayo sobre José María Arguedas PeruanodocxEnsayo sobre José María Arguedas Peruanodocx
Ensayo sobre José María Arguedas Peruanodocx
 
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLAFRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
ROMPECABEZAS DE COMPETENCIAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ROMPECABEZAS DE COMPETENCIAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLAROMPECABEZAS DE COMPETENCIAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ROMPECABEZAS DE COMPETENCIAS OLÍMPICAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Presentación Mi proyecto Final Femenino Delicado Rosa y Nude.pdf
Presentación Mi proyecto Final Femenino Delicado Rosa y Nude.pdfPresentación Mi proyecto Final Femenino Delicado Rosa y Nude.pdf
Presentación Mi proyecto Final Femenino Delicado Rosa y Nude.pdf
 
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdfELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
ELEMENTOS DE LA COMPRENSION ORAL-ESCUCHA ACTIVA.pdf
 
Evaluacion-Formativa-Nueva Escuela Mexicana NEM-ok.pdf
Evaluacion-Formativa-Nueva Escuela Mexicana NEM-ok.pdfEvaluacion-Formativa-Nueva Escuela Mexicana NEM-ok.pdf
Evaluacion-Formativa-Nueva Escuela Mexicana NEM-ok.pdf
 
Fundamentos metodología deenseñanza.pptx
Fundamentos metodología deenseñanza.pptxFundamentos metodología deenseñanza.pptx
Fundamentos metodología deenseñanza.pptx
 
Os presentamos un nuevo Acompaña2 en Relideleon
Os presentamos un nuevo Acompaña2 en RelideleonOs presentamos un nuevo Acompaña2 en Relideleon
Os presentamos un nuevo Acompaña2 en Relideleon
 
Apoplejia_UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR
Apoplejia_UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADORApoplejia_UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR
Apoplejia_UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR
 
Los Recursos Naturales como Base de la Economía
Los Recursos Naturales como Base de la EconomíaLos Recursos Naturales como Base de la Economía
Los Recursos Naturales como Base de la Economía
 
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste BlancoMi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
Mi Comunidad En El Sector Monterrey-Poste Blanco
 
PRESENTACIÓN JEDPA orientaciones juegos deportivos escolares- 2024.pptx
PRESENTACIÓN JEDPA orientaciones juegos deportivos escolares- 2024.pptxPRESENTACIÓN JEDPA orientaciones juegos deportivos escolares- 2024.pptx
PRESENTACIÓN JEDPA orientaciones juegos deportivos escolares- 2024.pptx
 

"Lo que dijeron los veteranos"

  • 1. CAPÍTULO IV LO QUE DIJERON LOS VETERANOS Juan López Avilés, el primer testigo, comenzó su declaración. Las preguntas fueron sobre la cristianización de los indios. López Avilés dio respuestas tan claras como le fue posible. Dijo que enFloridahabía muchosnativosbautizadosycada día más indiosse estaban convirtiendo a la Santísima Fe gracias a los esfuerzos entusiásticos de los frailes franciscanos. En la aldea vecina de Nombre de Dios, por ejemplo, vivía la jefa Doña María, que estaba casada con un soldado español que se llamaba Clemente Vernal. Este señor Vernal era soldado de la guarniciónde SanAgustín y tenía hijos con Doña María. Los indios que estaban bajo el mando de doña María eran buenoscristianos.Además,losdistritosypueblos de San Pedro, San Juan, Veracruz, San Antonio, San Pablo y San Sebastián estaban poblados por indios cristianos, al igual que el distritoindiode RíoDulce (Jacksonville),que comprendíalospueblosde Antonico, San Julián y muchos otros. Las preguntas que le hicieron en segundo lugar trataron sobre la conquista de los indios y el estadode rebelión.Lópezle dijoal tribunal que losindios guale,que vivíanaunas46 leguasde San Agustín,ya habíansidoconquistados.Estosindiostraficabanfundamentalmente enel área de Santa Elena. López había visto a estos indios de Guale ir y venir a Santa Elena para rendir obediencia al rey de España y para visitar a los indios de Orista y Escamacu, con quienes utilizabanlalenguahabladaenSanta Elena. También dijo que había visto al jefe de Escamacu ir dos veces a San Agustín para presentarse ante el gobernador y ofrecerle su amistad. Este jefe indio solicitó a las autoridades españolas la presencia de frailes en su tierra. Lópezestaba seguro de que los jefes indios de Nombre de dios (Doña María), de San Pedro y San Juan (Doña Ana), de San Sebastián (D. Gaspar) y el jefe de Antonico, lo mismo que otros muchos,erancristianos.El mismotestigojuróque los caciques de las regiones del interior de TimucuaIpotanoy algunos otros nativos eran fieles. López Avilés informó al tribunal de que, igual que a esosdosjefes,habíavistoal cacique de Mayaca en San Agustín.De acuerdo con los testigos,todos estaban bajo la responsabilidad del gobernador español de Florida y venían a verlo cuando él los llamaba. En todos los distritos y tierras los caciques hacían cumplir los deseos y órdenes del gobernador español. Los burócratas retiradosinformaronde que enladécadade 1570 losindiosse habíanrebelado varias veces y habían cometido fechorías en las tierras abandonadas que rodeaban Santa Elena. Estos ataques indios causaban la muerte de muchos soldados españoles y servidores
  • 2. públicos.Continuóhablando desordenadamente de la revuelta en Guale de los últimos años del sigloanterior.Eneste asuntocarecía de informes. Se contradecía, si tenemos en cuenta la excelente información que tenemos hoy en día de los padres Geiger y Omaechevarría y del profesor Juan Tate Lanning. Sobre la producciónagrícolaen Florida,LópezAvilésdijocontodaclaridadque en estas tierras se producía maíz, calabazas, judías, sandías, pepinos, granadas, uvas, verduras, lechugas, rábanos y patatas dulces. Sin embargo, los testigos aseguraron que no había suficiente mercado para surtir el campamento de San Agustín. Para cultivar todos esos productos se necesitaba tiempo y paciencia, y los soldados de la fortaleza no podían disponer del tiempo necesario para trabajar la tierra. López dijo claramente al tribunal que las familias de los soldados sufrían mucho por falta de una dieta adecuada. Todos tenían muchos familiares y carecían de tiempoparacultivarlosalimentoso dinero para comprarlos. Sus sueldos eran tan miserablesque el alimentomásbaratoestabafuera de su alcance. La tierra de Florida, agregó López, era una de las más difíciles para los españoles y carecía de las más mínimas comodidades que cualquier otra región del mundo podría ofrecer. López Avilés pasó luego al tema más importante para los españoles: los metales preciosos. Declaró que, según sus conocimientos, no había metales de valor en las zonas exploradas de Florida.PorVicente GonzálezyJuanMenéndezMárquezse habían conocido los resultados de la expediciónhaciael norte en1598. Estosdos hombresvalientesdescubrieronel territorio de Ajacán,alrededordel paralelo40,entraronenuna grande y espaciosa bahía (Chesapeake) y la siguieronhastael puntomásestrecho. Entoncesalgunosmiembrosde laexpediciónbajaron a tierra y “vieron grandes y altas colinas con algunos indicios de minas”. Estos exploradores trajerona un indiollamadoVicente yle enseñaronel idiomaespañol. Vicente les enseñó algo de oro, platay perlas,ylesexplicóque enla ladera de una montaña en la cordillera de Ajacán existía“unlago de oro”, esdecir,con oro.Los indiosibanallía buscar oro que luegollevabana su cacique.Lópezterminódiciendoque había oído que en las tierras de Tama se encontraban diamantes, esmeraldas “y otras piedras de valor”. Pero, por lo que sabía, nadie había visto todavía aquellos tesoros. Los interrogatorios del tribunal llegaron a la cuarta pregunta, la más peliaguda: ¿Era posible desmantelar el campamento de San Agustín y cambiar su posición a otro lugar mejor, más al norte?Si así fuera,¿el vacíoque dejaría invitaríaa los enemigos de España a ocuparlo y desde allí desafiar las rutas marinas por las que navegaba su gran flota? López Avilés contestó rápidamente:
  • 3. 1º) Que bajo el mandato de varios gobernadores anteriores se habían hecho bastantes esfuerzos para entrar en el interior del “río de la fortaleza de San Mateo”. Los testigos se referían al río de San Juan. La razón de estas expediciones era averiguar si ese río iba a dar al océano por la costa oeste, como se rumoreaba. Pero, según López, estas expediciones de investigación nunca habían conseguido nada sustancial y nadie conocía el curso del río en el que estaba situada la fortaleza de San Mateo. 2º) Su opiniónpersonal,ycreíaque la de toda lagente del presidio,eraque lafortaleza de San Agustín era importante porque protegía el canal de Bahama. 3º) Si la guarnición y la península de Florida fueran abandonadas, el enemigo ocuparía este puertode San Agustíny robarían los envíos españoles. Como podían entrar en la bahía barcos de hasta 200 toneladas, su presencia sería una seria amenaza para la flota española. 4º) López adujo en cuarto lugar una poderosa razón por la que el campamento no debía ser abandonado.Dijoque erauna bendiciónparalosnáufragosdel canal de Bahama. El pueblo ya había ganado reputación como puesto de ayuda indispensable en la larga y desolada costa. Muchos de los que naufragaban en el canal podían llegar al litoral y seguirlo hasta llegar sin peligroal presidio.Porejemplo, según el testigo, los hombres de cuatro barcos de la flota de Martín Pérez Olesabalque que encallaron en la costa de Florida se salvaron gracias a la guarnición de San Agustín. Algunos de estos soldados regresaron a La Habana y otros se quedaron en Florida como colonos permanentes o empleados en el campamento. Bajo la protecciónde DomingoMartín Avendaño,treintayseissupervivientes que habían naufragado en la costa de Georgia pudieron llegar con buena salud a San Agustín. Otro grupo, víctima de un bucaneroinglés,naufragóal surde la costa de Carolina,peroel pirata,de buencorazón, les dio un pequeño bote al quitarles su barco. A bordo de esta pequeña barquita remaron a lo largode la costahasta llegaral acogedorpresidio.Algunosde estossupervivientes también se unieronala guarniciónespañolade Florida.En1600 un barco que llevabadespachos urgentes a Nueva España naufragó en la costa de Florida. Los dieciocho supervivientes, bajo el mando de DiegoRodríguezTriana,tambiénpudieronllegar al campamento de Florida. El gobernador Méndez Canzo mandó inmediatamente los documentos a Méjico. Los dos años siguientes el campamento sirvió de enorme ayuda a doce supervivientes cuyos barcos les habían sido arrebatados por piratas españoles. Finalmente, el tribunal llegó a la quinta pregunta, que pedía a los testigos que dijeran si conocían un puertomejora lolargo de la costadel Norteamérica.LópezAvilés, quizá cansado, dio una contestación muy confusa. Dijo que no conocía ningún otro puerto en la costa del
  • 4. Atlánticodonde laflotaespañolapudieraanclar.Su opinión era que San Agustín era el puerto más grande. Lugares como Santa Elena, Zapala, Ballenas y San Mateo podían dar asilo a algunos barcos. Desde Florida se podía ir a La Habana, Puerto Rico, Santo Domingo, Nueva España y España. Con esto terminó López su declaración, diciendo que había declarado lo mejor que había podido. Despuésde uncorto intermedio,el escribanoreal leyóal testigosuscontestacionesyse lasdio a LópezAvilésparaque lascorrigiera.Nohubocambioalguno;firmó y se las dio al oficial. Don Fernando Valdés también firmó y ambas declaraciones fueron certificadas por el escribano Alonso García Lavera. Este mismo procedimiento se repitió con los diecisiete testigos restantes. El siguiente en declarar fue Don Alonso Sánchez Sáez Mercado. Era un burócrata de mediana edad, con el cargo de contador real, un puesto particularmente difícil dada la situación económica de la colonia. Indudablemente, los miembros del comité tenían ante ellos a un testigo de primera clase. La primera pregunta fue el problema de los indios. Este segundo testigo declaró que él había viajado al sur y oeste de San Agustín y había visitado muchas aldeas indias durante su larga residencia en Florida. También habló de la vida ordenada y cristiana de los indios en Nombre de Dios, bajo la jefa Doña María y su esposo, que era soldado. Agregó que en esta aldea, capital del distrito, vivía un cura que tenía a su disposición una iglesia con muchos santos. También había estado en las aldeas de Palica, Nombre de Dios Chiquito, Capuaca, Solo, San Pedro, San Pablo, Cahericoy, San Mateo. Los habitantes, sometidos a Doña María, eran todos indios cristianos. San Mateo y San Pablo tenían iglesias donde se celebraban misas cuando había cura. En su ausencia, los fiscales indios eran los encargados de mantener los servicios religiosos apropiados. Lo mismo ocurría en el distrito de San Pedro, bajo las órdenes de Doña Ana Sáez. Dijo que tambiénse observabanlasfestividadesreligiosas,consusmisasy procesiones,enlastierrasde Cacica. Había celebraciones religiosas en pueblos como Napuaca, Santa María de Sena, San Antonio, Chicasa, Puturibato, Tocoya y Moloa, todos bajo el mando de Doña Ana. Tenían iglesias, iban a misa y comulgaban, y observaban la Semana Santa con entusiasmo y reverencia.EnSanJuan,bajoel mando de Doña Inés,losindiostambién eran cristianos e iban a la iglesia.(DoñaInésnofue mencionada por ningún otro testigo; la gobernanta de San Juan era Doña Ana).EnSan Pedrohabía una iglesia,muyadornaday con campanas. Doña Ana tenía
  • 5. iglesias construidas en Veracruz, Chinica y San Antonio de Aratabo para que los indios cumplieran con sus deberes religiosos. Lo mismo ocurría en los distritos de Sweet Water y San Sebastián. Todos los nativos que estabanbajoel mandode D. Gaspar de San Sebastiáneranbuenoscristianos.Losindiosde San Julián, Antonico, Calaba y Mayaca eran en su mayoría cristianos. Las iglesias estaban todas construidas con gracia y elegantemente adornadas. Cuando el cacique venía a la villa se celebraba su presencia con una misa mayor. Entonces el comité le preguntó al segundo testigo sobre la rebelión de los indios. Contestó que,por loque él sabía, era comprensible que losindiosde las áreas distantes como Timucua, Potano(norte central de Florida) yAcuera(sureste de SanAgustín) fueranfielesal gobernador de Florida. Y también era verdad que los indios que vivían en un radio aproximado de 40 leguas eran todos cristianos. Añadió algo sobre la revuelta de Juanillo, en 1597, en Guale. Despuésde que losindiosfuesenpacificados,todos regresaron a su vida de práctica religiosa. Tras la revuelta, la mayor parte de los caciques, incluyendo uno de muy lejos de Escamacu, cerca de Santa Elena, vinieron a visitar al gobernador Méndez Canzo a San Agustín y a ofrecerle otra vez su obediencia. En respuesta a la tercera pregunta, el testigo dijo que en Florida había visto y comido maíz, judías, calabaza, lechugas, cebollas, ajo, melocotones y naranjas, pero no eran abundantes y no cubrían las necesidades de la guarnición. La carne era escasa y la mayor parte era importada. En lugar de carne, la mayoría comía pescado, sin el cual la población española habría muertode hambre.Además,el sueloerataninsuficiente que ni siquiera a los hombres solteroslesllegabaparavivir. Losruegosde los matrimonioserandesoladores. Sobre el oro y la plata dijo que nunca se había encontrado nada y, en su opinión, nunca podría encontrarse nada en la parte de Florida que había sido explorada. Había oído que en la zona interior conocida como Tama los indios se adornaban con oro y plata que extraían de los ríos que bajabande la montaña.Don Alonso,ingenuamente,afirmóque en aquellas tierras existía una montañade cristal llenade diamantes. Terminó la tercera pregunta diciendo que creía que el terreno de San Agustín era estéril y no daba fruto. En respuesta a la cuarta pregunta, que trataba sobre la idea de abandonar Florida para desplazarse haciael norte,comenzóexplicandoque eraunapenaque la expedición que había ascendidopor el río San Juan (donde estaba el cuartel de San Mateo) no hubiera llegado a su fin. Se decía que el río conectaba la costa este con la costa oeste de Florida. Eso significaba que,a efectosprácticos, Florida era como una isla. Añadió que barcos de hasta 200 toneladas
  • 6. podían entrar en el puerto de San Agustín y que, según sus conocimientos, no había ningún lugar, incluyendo Santa Elena, que tuviera mayor capacidad como puerto. Don Alonso explicó que el presidio de San Agustín había servido como puesto de primeros auxilios para más de 500 buques que habían naufragado en medio del temible Canal de Bahama. Sin la ayuda de la gente de esta fortaleza, hubiesen muerto de hambre o en manos de indios salvajes. Mejor que abandonar el lugar sería que se fortalecieran San Agustín y Floridayque viniesenemigrantesque penetrasenenlasáreasinterioresydescubriesenloque había en ellas. A la quinta pregunta, que era repetitiva en relación a la anterior, dio solamente respuestas cortas. Para Sáez, San Agustín era el puerto más grande y, junto con Santa Elena y Zapala, era el mejor lugar de refugio para los buques grandes. Eso no quería decir que no hubiese sitios mejores a lo largo del Atlántico. Con esto terminó su declaración, que fue firmada con el juramento y las certificaciones necesarias. Llegó el turno de la declaración de Juan Junco. Era un verdadero experto que sabía el idioma timucuány variaslenguasindias.Juncohabíatrabajadoconotros gobernadoresque confiaban en sus servicios de intérprete y consejero. Además, tenía experiencia como soldado y había estado empleado en la tesorería de San Agustín y Florida. Ningún otro testigo tenía más experienciaycriterio. Esprobable que suconstituciónfísica mostrase todas las características de un hombre curtido de frontera en el siglo XVI. A la primerapreguntacontestóque enlasprovinciasindias de Nombre de Dios, San Juan, San Pedro,SanSebastián,AntonicoyMacaya todos los indios eran cristianos. Dio una descripción interesante de los distritos indios del entorno de San Agustín, que difiere muy poco de la modernadescripcióndel profesorLanning.JuanJuncodijoque los indios nativos eran buenos católicosy loscaciques que habían muerto también lo eran. Solo había que visitar las tumbas cristianas y comprobar las misas de difuntos pagadas por los parientes. Alabó los excelentes servicios religiosos de doña María y su esposo, Clemente Vernal, en Nombre de Dios. Se oponía a que se abandonase San Agustín y la península. En respuesta a la quinta pregunta, Junco dijo que San Agustín tenía sitio para barcos de 200 toneladas, porque tenía 20 palmos de agua. También Santa Elena y Zapala podían albergar barcos más grades,porque tenía de 6 a 7 brazas de agua. Santa Elena, que estaba situada a 60 leguas de San Agustín, podía dar asilo a la flota española. En este aspecto fue el primero que equiparó San Agustín a otros puertos más al norte, pero por su cercanía con el canal de
  • 7. Bahama le daba preferencia sobre otras bahías más septentrionales y otras entradas de la costa que se podrían usar en caso de emergencia. Con esto terminó la tercera declaración. El primertestigoala mañana siguiente fue el más simpático: era el sargento mayor Francisco Fernández Écija, de 60 años. Había estado 40 años en Florida, antes del campamento de San Agustín. Probablemente era un veterano de las campañas de Pedro Menéndez de Avilés. Ostentaba un brillante récord como veterano en la revuelta de Guale en el año 1597. El gobernadorMéndezCanzoloconocía y le confiabalasoperacionesmáspeligrosasydelicadas, trasladándoloal territoriodonde habíarebeliónparaque salvase a los frailes que aún estaban con vida. Cumplía sus misiones con gran valor y astucia. La misión más brillante de Écija tuvo lugarsiete añosdespués de 1609, cuando la corona de Florida le dio la misión de navegar por la bahía de Santa María para localizar la nueva colonia inglesa e informar de ella. He aquí un hombre simpático e inteligente, con experiencia, con valor, incansable, con intuición y fe, el mejor conquistador del siglo XVI. Su opinión valía mucho y sus palabras eran escuchadas con respeto. El anciano veterano dio más detalles sobre las condiciones de los indios desde el principio, puesto que había tomado parte en todas las revueltas para sofocarlas. Habló al tribunal sobre la hostilidad de los indios entre 1576 y 1578 en la zona de Santa Elena, cuando losindioscusaboy gualesmasacraron a muchos españoles, incluso a altos funcionarios, en el distrito de Orista. Explicó a grandes rasgos el abandono de la fortaleza de San Felipe tras la victoria de los indios, y los esfuerzos del gobernador Pedro Menéndez Márquez en 1577 por volver a ocupar el área de Santa Elena. Un nuevo fuerte, llamado San Marcos, era continuamente atacadoporlasnochespor indiosbelicosos, que con sus flechas envenenadas mataban a muchos españoles. En 1583, por orden de la corona, el fuerte fue totalmente abandonado. En relación a la revuelta de Guale de 1597, desgraciadamente para los historiadores, Écija no diomás informaciónde las que se sabía: confirmó que se había dado la orden de obligar a los indiosaentregarse paraser castigados. El gobernadorMéndezCanzoenviótropasespañolasa quemar campos de maíz. Sobre la tercera pregunta, este testigo añadió información nueva e interesante. Cuando se trató el problemadel cultivodel maíz,el ancianofue más explícito con sus respuestas. El maíz se cultivaba, segaba y preparaba a mano. Tardaba seis meses en madurar pero muchas veces no llegabani siquieraamadurar. Se podía cultivar muy poco. Los pájaros se comían la semilla, y lopoco que se llegabaa cultivaryse almacenabalocomía la plagallamada “palomilla”, unos
  • 8. gusanos que convertían el maíz en algo semejante a la paja, que después no valía para hacer harina. Por eso la harina tenía que ser importada de Nueva España. Los salarios de la gente eran muy bajos y los precios se habían incrementado desde que el adelantadoPedroMenéndezde AviléshabíafundadoSanAgustín.Porejemplo,enlaépoca de la fundación, una pipa de vino (126,6 galones) costaba 24,25 ducados; la misma cantidad de vino costaba ahora 34,62 ducados. Una vara (33 pulgadas) de Ruán (una tela de algodón) costaba 4,5 reales y ahora 12,14 reales. El mismo incremento de precios afectaba a todas las cosas, mientras que los sueldos eran los mismos que cuando se había fundado San Agustín. Auncuando el sueldo se doblara, dijo Écija, no llegaría para cubrir las necesidades básicas de los españoles en Florida. La sorpresa del día llegó cuando Écija respondió a la cuarta pregunta. Estaba a favor de desmantelar y abandonar la pantanosa península de La Florida. Semejante opinión por parte de un respetadoveteranocausósensación.Si unadeclaraciónsemejante hubiera tenido lugar enel sigloXX,losreporteroshubierancorridoalosteléfonos.Enpocotiempoel mundo habría oído lasnoticias:Écijarecomendaba abandonarSanAgustíny Florida.Peroerael sigloXVII. Así todo, la noticia pronto se extendió por la villa con la velocidad que se propagan los rumores. El sargentomayorsugirióel traslado de San Agustín a la bahía y tierra de Ballenas, que hoy es San Andrés, en el estado de Georgia, a 20 leguas desde la gobernación de San Agustín. Los indios eran muchos, con muy buena disposición y cristianos y, además, había un río que se extendía unas 60 o 70 leguas hacia el interior. Los indios podían aprovecharlo y traer sus canoas llenasde productosal campamento.El ancianoveteranoargumentóque,si SanAgustín había sido un lugar de gran valor para los marineros náufragos, Ballenas podía servir para el mismopropósito.Estanuevaguarniciónpodríaserun puestoque dominase un área inmensa, entre los paralelos 34 a 40, que, según los testigos, era más rica y de más valor que las tierras del sur. No habló de la posibilidad de que San Agustín, Matanzas y el área del río de San Juan pudieran ser ocupadas por fuerzas extranjeras. Écija fue el primer testigo que se opuso a la continuidadde SanAgustíny a la hegemoníade Florida. Él estaba fascinado por las tierras del norte, especialmente por el área que hoy en día está comprendida entre Carolina del Sur y NuevaYork.Pensóque seríasabiofranqueareste vastoterrenoponiendounaguarniciónenlo que actualmente esGeorgia.Teníagran interésenlaparte oeste de San Andrés, lo que hoy es Georgia central y noreste de Alabama. Es obvio que el testimonio de Écija demostraba su impacienciaenrelacióna la península de Florida, que consideraba un territorio sin valor y un futuro sin esperanzas.
  • 9. El siguiente hombre en subir al estrado resultaba creaba menos expectación, a pesar de sus años de servicioenFlorida. Ostentaba el rango de sargento mayor y parece que sirvió bajo el mando del adelantado Domingo Gutiérrez. Estaba muy cualificado para hablar acerca de Florida.Écijay él eran los dos hombres que llevaban más tiempo residiendo en Florida y, por ello, merecían un gran respeto. El campamento no debía ser desmantelado bajo ninguna circunstancia, declaró Gutiérrez. Deseaba ponen énfasis en que, para él, la principal ventaja de San Agustín era que ocupaba uno de los mejores lugares del canal de Bahama. Más de 500 personas debían su vida a San Agustín, sin el cual hubiesen perecido en un naufragio. Sus respuestas a esta pregunta tan importante fueron cortas y tajantes. San Agustín podía albergar barcos de hasta 150 toneladas. Gutiérrez estaba de acuerdo con Écija enque enlosterritoriosde SantaElena,Ballenasy Cayagua podría haber alguna bahía en que pudierananclarbarcos de 400 toneladas,peroSanAgustínestabasituadoenun lugar más estratégico. Entre San Agustín y Santa Elena había muy buenas bahías porque era posible encontrar una cada 4 o 6 leguas. Con esto terminó su testimonio: Gutiérrez fue breve y conciso. El siguiente fue un testigo muy esperado. Tenía más de 60 años y era de los primeros fundadores de Florida. Llevaba más de 30 años en la provincia y durante todo ese tiempo se había mantenidograciasa suspropiosesfuerzos.FranciscoLópezfue el primer testigo que no era militar y no pertenecía el gobierno, una rareza en la Florida de aquella época. Era un hombre de mucho valor al que todos querían. Lópezhabía sidoencandiladoporlosrumoresde tesorosenel interior,al norte del paralelo 34 y la tierra de Tama. Creía que eran tierras que debían ser exploradas y explotadas. Algunos indios habían venido de Tama con oro y le habían contado que lo habían encontrado en una colina desnuda, sin árboles ni ninguna clase de vegetación. También habló de la famosa montaña de cristal que otro testigo había citado. López le contó al tribunal la historia de un español llamado Aguilar, el cual, dijo, había traído un enorme diamante de esa montaña de cristal, y que había ido a España y lo había vendido por 200 ducados. Todo el mundo estaba entusiasmado con aquella piedra. El propio hermano de López había estado dispuesto para partir con Hernando Moyano, que había viajado hacia el interior buscando la montaña y sus tesoros.La revueltade loscusabo,en 1576, había cambiado sus planes, porque Moyano había sido uno de los españoles que murieron en la matanza. En consecuencia, su plan se frustró.
  • 10. Lópezse manifestófuertemente en contra de abandonar el campamento y la costa del sur de Florida. Su primer argumento fue que si la fortaleza fuera desmantelada, los enemigos ocuparían indudablemente el lugar. Esto sería un gran obstáculo para la flota española y podría serque el canal de Bahama llegase aserintransitable paralosespañoles.Segundo: más de 500 personas se habían salvado de los naufragios gracias a S. Agustín. Solo esto era ya era argumento más que suficiente para conservarlo. Tercero: además de su consideración puramente estratégica, en su bahía podían anclar barcos de hasta 150 toneladas. Cuarto: sugirió que “si trasladamos este campamento, creo que deberíamos traer más gente para penetrar en el interior y conocer las riquezas que se supone que hay allí”. En respuesta a la última pregunta, dijo que no había viajado a lo largo de la costa del norte. Prefería no contestar a esa pregunta y dejársela a gente con más experiencia, que pudiese dar más detallescuandosubieranal estrado.Sinembargo,dijoque había oídoque había buenas bahías a lo largode lacosta del Atlántico,al norte de San Agustín. López fue despachado con el ritual de costumbre. El siguiente hombre fue un simple soldado: Juan González Llanes, de 40 años de edad, que llevaba 23 años en Florida. También estaba impresionado por los cuentos acerca de la montaña de cristal. Debían instalarse en Tama para aliviar la escasez de comida, declaró González. El campamento (presidio) debía ser mantenido para proteger ese canal esencial y para salvar a la gente de los frecuentes naufragios. La declaración de González fue breve, precisa y de poco valor. Así terminó el miércoles. Se levantó la sesión para continuar al día siguiente. El primertestigodel díasiguientefue Luis Bernáldez Alcantarilla, otro soldado con 31 años de servicios en Florida. Bernáldez aportó un poco más de información acerca de los problemas con losindios.Diolasmismasrazonesde todospara apoyarla continuidad de la guarnición de San Agustín: estaba estratégicamente situada, protegía el canal de Bahama y servía como primer auxilio a los barcos perdidos. Cuando le preguntaron sobre los mejores puertos al norte,este testigopidióque le disculparanpornocontestar,porque carecíade conocimientos. Asimismo fue retirado de la silla de testigos con el ritual de costumbre. Otro soldado, Andrés Soto Mayor, de 40 años y con 20 de servicio en el fuerte, fue el que le siguióenel estrado.Tambiénestabaencontrade abandonarla costa de Florida y San Agustín, por las mismas razones. Especificó que, una vez que Florida fuese evacuada, los enemigos la ocuparían y amenazarían el poderío español en el Caribe. Santa Elena, Ballenas y Zapala eran
  • 11. verdaderamente puertos con mayor capacidad (barcos de 400 toneladas), pero su posición geográfica no era tan ventajosa como la de San Agustín. El siguientetestigofueJuan La Cruz. Aun cuando había vivido mucho tiempo en Florida, tenía muypoco que añadira lostestimoniosprevios.LaCruz no amplió su testimonio. Su respuesta a la preguntasobre desmantelarel fuerte fue poco resolutiva: San Agustín era muy necesario para la protección de los náufragos cada vez más frecuentes, pero Santa Elena, Cayagua, BallenasyZapalaeran buenospuertos,ylosespañolesdeberíantomarposesiónde ellosantes que el enemigo. La tierra que rodeaba estos puertos era más fértil que la de San Agustín. La Cruz no dijo tampoco ni sí ni no a la cuarta pregunta. Prefería proteger San Agustín, pero también fortificar otros cuatro grandes puertos del norte. Nadie dudó que esto era una sugerenciasensata,peroibamásalládel interés de la Corona. Y de nuevo el día llegó a su fin. GonzaloVicente fue el primer testigo del viernes. Era el más viejo: tenía 65 años y llevaba 38 enNorteamérica.Vicente testificó que laguarnición de Floridadeberíaprotegerse porque era muy necesaria pero, al no poder consolidarse en San Agustín, era preciso internarse en el territorio. Como se sabía ahora, el presidio estaba rodeado de terrero estéril, que no podía mantener a las familias de San Agustín. Se necesitaban nuevos colaboradores que supiesen trabajar la tierra. El testigosiguiente que subióal estradofue DomingoGutiérrezUtrera, que llevaba 32 años en Florida. Dio las respuestas rituales a las preguntas primera y segunda. El problema de la comida lo preocupaba enormemente y estaba enojado por la poca carne que había. La carne se conseguía solo por medio de “alcabuz” (forma antigua de referirse al arcabuz) y los resultados eran miserables. Realmente no había ningún material precioso en esta tierra de Florida, por lo menos al sur del fuerte. Gutiérrez Utrera dijo que había oído que un soldado llamado Juan López había participado en una expedición al interior de Santa Elena y había encontrado “una colina desnuda que tenía diamantes y otras piedras de valor”. Cuando le preguntaron su opinión sobre desmantelar el presidio de San Agustín contestó que era una cuestión demasiado importante para ser juzgada por un hombre de su modesta experiencia. Aceptaría gustoso la sabia decisión del rey sobre este caso. Domingo Gutiérrez Utrera era en verdad un hombre que hacía gala de un cuidadoso modo de hablar. JuanJiménez, con 24 años de servicio militar en Florida, no añadió nada a ese testimonio. Su ideaerala de estar bajo bandera española, pero los demás puertos eran buenos y debían ser puestos bajo jurisdicción española. Puso el mismo énfasis en las 500 personas o más que se
  • 12. habían salvado de los naufragios. El traslado de la guarnición al norte sería peligroso para los barcos españoles que transitasen por el canal de Bahamas. El decimocuarto testigo fue Gaspar Gutiérrez Perete, de 48 años, soldado y supervisor de los suministrosnavales.HabíavenidoaFlorida con 18 años. Dijo poco más que lo que ya se sabía: que había vistoa losindiosde Tama usandoperlas auténtic as. Las respuestas eran mecánicas y aburridas, muy repetitivas. Se podría sospechar que los testigos estaban conchabados para contestar,probablemente segúninstrucciones del gobernador Méndez Canzo, para defender su política.Es sabido que en una provincia pequeña todos los habitantes se conocen y lo que sabe uno lo saben todos. Nadie tenía una experiencia singular. Todos participaban en las mismas experiencias, aventuras, miseria, diversiones, alegrías, todos tenían las mismas esperanzas,yteníancontactosidénticos.GutiérrezPeretefue el primeroque dijo que el coste de mantenerel fuerte de SanAgustínera pequeñoenrelaciónconlosbeneficios que rendía, y que sería una equivocacióndesmantelarlo.Además,si se abandonaba, el enemigo ocuparía la costa al sur de Florida,incluyendoSanAgustín.GutiérrezPeretefue el último testigo de aquel viernes. Los interrogatorios continuaron el sábado. El testigo siguiente era un soldado veterano en territorionorteamericano:JuanRivastenía60 añosy llevaba40 años viviendoenFloridaymás al norte. Había sido miembro de la expedición de Pardo y Moyano, que se había dirigido al norte, hacia el interior. Rivas había traído una novia india: Luisa Menéndez. A Luisa, aunque era fiel asu esposoespañol, no le gustaba La Florida y a menudo hablaba de la hermosura de su tierra.Contabaleyendascontantofervoryentusiasmoque lesresultabanmuyinteresantes a los aventureros españoles de aquellos años del siglo XVI. CuandoRivasllegóala tercerapregunta,que hablabasobre losmetalespreciosos, agregó una información nueva a las que hasta entonces se habían repetido monótonamente. Dijo que había acompañado al capitán Juan Pardo y al insigne Bernardo Moyano en su expedición al interior hacía 36 o 38 años que había partido de Santa Elena. Había unos 70 hombres en aquellaexpedición, que se habían esforzado en su camino a través el continente misterioso, marchando 40 leguas hacia el interior (hoy en día es territorio de Georgia). Llegaron a un pueblo humilde y descubrieron una colina, prosiguió Rivas. Los orfebres y plateros que iban con nosotros, declaró, dijeron que la colina era de cristal y contenía diamantes. Rivas había recogido, como sus compañeros, algunos diamantes pequeños, pero los miembros de la expedición los habían perdido en el juego, en sus ratos libres. Rivas no explicó si él mismo había perdido también en el juego sus diamantes o si aún los tenía. Lo cierto es que ningún
  • 13. testigo presentó evidencia alguna de esa famosa colina de cristal que había encendido la imaginación del público de San Agustín más que ningún otro asunto. Rivas dijo que Moyano había llevado un diamante a España y se lo había vendido a un joyero de Sevilla, el cual le habló de su gran valor. Moyano estaba tan emocionado por el hallazgo del diamante que decidióvolveraAméricacon el único propósito de ir a explorar la colina de cristal, pero en su regreso a América cayó prisionero y murió en la matanza de españoles que perpetraron los indioscusaboen1576. Rivas continuódiciendoque aquellaricacolinateníatreso cuatro vetas llenas de diamantes azules, y otras dos tenían diamantes púrpura. De las demás no se había identificadoel color.Dijoque erandiamantesauténticos,porque el platero los había puesto a prueba dándoles golpes con un martillo y ni siquiera los había arañado. Tras cuatro días de expediciónllegaronal interior(de Carolinadel Surynorte de Georgia).Llegaronala mina de la que se decía que contenía oro. El comandante español la registró legalmente y la proclamó como pertenenciadel rey.FueronhaciaAlameco,donde losnativoslesdijeronque había oro y platay tambiénindiosguerreros.Porestarazónno continuaronyregresarona Santa Elena.No se supo nadamás de estas fortalezas y se dijo que los nativos las habían destruido. Rivas dijo que las tierras que ellos habían cruzado parecían fértiles y había buen maíz, castañas y distintas clases de judías y legumbres, además de gran variedad de frutas. Había carne en abundancia, pero el ganado era lanar y de tamaño pequeño. Moyano ayudó al jefe indio a vencer a su rival y en pago de ello recibió mucho oro. Rivas terminó diciendo que había informado a las autoridades españolas de la gran cantidad de oro, plata y piedras preciosas que había en el norte. Pero también él era contrario a desmantelar el fuerte. Indudablementeel testimonio de Rivas era el más importante, pero su veracidad era dudosa La imaginación con que Rivas había adornado el asunto de la colina de diamantes se podía tomar solocomocábalas. Los conquistadoresespañolesexagerabanlosacontecimientos. Pero el asunto del diamante de Moyano había tenido tanta trascendencia que Francis Drake juró que lo conseguiría cuando atacara San Agustín. El siguiente fue Mateo Luis, un sexagenario que había navegado por las aguas de Florida durante once años comopilotojefe de laprovincia.Sutestimoniofue conciso,aunque unpoco desalentadorenrelaciónasu experienciaconlasaguas de aquellacosta.El pilotodesaprobaba que el fuerte de San Agustín fuese desmantelado por las mismas razones que los demás. Su respuestafue interesante: no había ningún sitio entre San Agustín y Santa Elena que pudiese prestar tan buen servicio como puerto de reparación y emergencias para la flota española, porque la costa no era apropiada. Creía que había poca agua y no servía para las embarcaciones mayores. Sin embargo dijo que solo era su opinión, porque él no había
  • 14. navegado las aguas del norte. Con once años de experiencia en las aguas de Florida, Mateo hubierapodidodarmejorrespuestaaesapregunta,peronolo hizopor razonesdesconocidas. Aunasí fue interesanteporque muchos habían alabado Ballenas, Cayagua y Zapala como muy buenos puertos y él afirmó lo contrario. Juan Lara fue el siguiente testigo. Tenía 46 años y hacía 34 que había llegado con su padre. En su juventudse alistóenlaarmadaespañola.Dijoque había ido a Ahacán, a 170 leguas al norte de San Agustín.Lara contóque en Ahacánhabía vistoindiosconcollaresde oroy que él mismo tenía cuatro de esos collares tan valiosos. En los minutos siguientes Juan Lara dio mucha informaciónsobre lapenínsulade Guale.Contóque habíaabandonado la guarnición hacía dos mesesyque había idodesde lafranjade Guale hastaTufilinaypronto había entrado en lo que el profesor Lanning llama “la tierra enigmática”. Llevaba indios de Guales para guiarlo y protegerlo de los nativos de aquella tierra desconocida. Caminaron de sol a sol y cubrieron unas 60 o 70 leguas hacia al oeste. Todos los indios que encontraron eran amistosos, pero nadie había oídohablar sobre los españoles, que se suponía que ya tenían que estar cerca. Al novenodía llegaronala“sierra” y a un pueblogrande llamado Olatama, que parecía la capital de aquella tribu. Caminó 20 leguas hacia el norte, y allí encontró un terreno fértil adecuado para la crianza de cualquier clase de ganado. Había bastantes castañas, uvas, deliciosas ciruelas y una gran cantidad de caquis. Pronto llegó al río que los nativos llamaban Olatama. Los indios le previnieron de que no continuara, que no cruzara el río porque los nativos lo matarían. Él no veíanada de oro, platao perlas, pero volvió a San Agustín con algunas piedras no identificadas, para hacer sus análisis. Los nativos de la región por donde Lara pasó usaban ropa hecha con pieles y las mujeres llevaban un velo fabricado con lino de cáñamo. Regresóa San Agustínsinproblema.Nodetallódemasiadoel viaje de regreso a Tama. Su ruta y destino final no pueden determinarse con exactitud. Todo indica que llegó al interior de Georgia, probablemente al centro o un poco más hacia la frontera occidental del estado. Lara declaróque estabaencontra de desmantelarel presidioporquelasamenazasextranjeras eranmuchas. SanAgustín teníaque mantenerse bajolahegemoníaespañola.Tambiénalabóla cantidad de víctimas que se habían salvado de piratas extranjeros y de naufragios en el traicionero canal de Bahama. Este soldado creía que Santa Elena, Ballenas y Zapala podían albergarbarcos que necesitabandosbrazas de agua. Indicó que un poco antes de Santa Elena estaba la bahía de Cayagua, que creía que era posiblemente el mejor puerto de toda la costa de Florida.
  • 15. El últimode los18 testigosfue AntonioDíaz,jefe pilotodelpuertodel presidiode San Agustín. Tenía 60 años y había navegado a lo largo de la costa de Florida durante 24 años. Por esta razón podría ser un experto en las aguas de la zona, pero, pese a toda su experiencia, su respuesta a la pregunta 4 fue algo desalentadora. Simplemente dijo que San Agustín debía conservarse y no debía ser abandonado. Si fuese evacuado, los enemigos podrían ocuparlo e introducir fragatas de 100 toneladas, con las que podrían bloquear el Canal de Bahama e invadirlaislade Cuba fácilmente.AntonioDíaztambiénusócomoargumentolaayuda que San Agustín había prestado a cientos de víctimas de naufragio. Para Díaz, la guarnición de San Agustín era un refugio de comodidad y hospitalidad para el marinero español que se aventuraba por el traicionero canal de Bahama. Dijo que era verdad que entre San Agustín y Santa Elena había muchos puertos y que él los conocía todos bastante bien porque había navegado el estrecho muchas veces y había tenido necesidadde esoslugares.Perosuopinión,basadaensuexperienciapersonal,eraque ningún barco superior a 100 toneladas podría entrar en esas bahías del norte a causa de las malas corrientes. No había en verdad ningún buen puerto en el área comprendida entre los paralelos 25 y 36, de acuerdo con la declaración de Díaz. Terminó su testimonio contradiciendo la opinión de los testigos anteriores con ejemplos y anécdotas relacionados con la capacidad de otros puertos del norte. Pero las respuestas de Díaz fueron un poco decepcionantesporque podríahaberdadomásdetalles,dadasuexperiencianavegandopor la costa de Florida. Con la declaración de Díaz terminó el testimonio de los 18 hombres citados. Tuvo lugar al final de una semana muy larga, porque ya era una hora tardía del sábado 7 de septiembre. El investigador Valdés pidió descanso a la audiencia hasta el lunes para determinar entonces si el comité debería dar por terminado el juicio o continuar con la audiencia. Todos se retiraron para un bien merecido descanso.