Febrero de 2010
1	 www.santillana.com.uy
Valeria Tanco - Yamandú Cardozo
Agarrate Catalina
La historia oficial
Agarrate Ca...
Febrero de 2010
2	 www.santillana.com.uy
Agarrate Catalina surgió en el año 2001 en
el Encuentro de Murga Joven, y a parti...
Febrero de 2010
3	 www.santillana.com.uy
La Catalina suma y sigue, en 2004 vuelve a
entrar en la liguilla, sube un puesto ...
Febrero de 2010
4	 www.santillana.com.uy
“Es muy peligroso trabajar en velocidad
como veníamos haciendo desde 2005, por-
q...
Febrero de 2010
5	 www.santillana.com.uy
Datos de los autores
Yamandú Cardozo nació el 3 de marzo de
1978 en Montevideo.
E...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Pdf agarrate catalina

165 visualizaciones

Publicado el

libro

Publicado en: Empresariales
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
165
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
47
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Pdf agarrate catalina

  1. 1. Febrero de 2010 1 www.santillana.com.uy Valeria Tanco - Yamandú Cardozo Agarrate Catalina La historia oficial Agarrate Catalina nació a partir de una necesidad vital, tan básica y fundamental como respirar, comer, dormir. Rastrear los orígenes del mandato implica un viaje a la infancia mon- tevideana típica de barrio. Y, más precisamente, a las singu- laridades de la niñez de Yamandú. En el Buceo, entre perso- najes que luego serían parte de las canciones, entre libros usados y teatro de títeres caseros, flotando en el aire simple de las cantarolas de los cumpleaños con mesas que se ha- cían largas, en casas que quedaban chicas para tanto pa- riente junto. Con su hermano Tabaré y su murga de botijas, en el tablado como espectador fascinado de febreros. Valeria Tanco
  2. 2. Febrero de 2010 2 www.santillana.com.uy Agarrate Catalina surgió en el año 2001 en el Encuentro de Murga Joven, y a partir de ese momento no ha dejado de cantar y su ascenso ha sido imparable. Luego de dos años en los escenarios de la “movida jo- ven”, dio la prueba de admisión y participó por primera vez en el Concurso Oficial del Carnaval del año 2003. En esa ocasión ya logró pasar a la Liguilla y en 2005, 2006 y 2008 obtuvo el primer lugar en el Concurso de Carnaval. Agarrate Catalina. El libro, es la historia ofi- cial de este equipo de primera que sor- prende año a año con su espectáculo, con su poesía y humor. Valeria Tanco y Yaman- dú Cardozo dan a conocer, desde den- tro mismo de la agrupación, la vida de la murga más popular y querida de los últi- mos años. El libro de La Catalina describe su nacimiento y toda la intimidad como una bitácora, con anécdotas, historias de vida, recuerdos y fotos, que recorren estos casi diez años de existencia. La murga de la gente ya tiene su historia registrada. “Nos pasa muchas veces a los varones tí- midos cuando nos enamoramos de nuestra mejor amiga. Como mejores amigos, ocupa- mos un lugar privilegiado ante muchos otros, sabemos detalles, conocemos secretos, gozamos del beneficio de la cercanía. Pero cuando te das cuenta de que estas enamo- rado ese lugar no te alcanza y el beneficio se transforma en el problema. No querés estar cerca de los detalles, querés ser los detalles, no querés saber quién es el novio, querés ser vos el novio. El lugar que tenía siendo utile- ro era buenísimo, era precioso, estaba cer- ca. Pero a partir de un punto, me di cuenta de que era eso, era el lugar del amigo. Y yo quería cruzar la línea de los micrófonos, que- ría pararme en la media luna, me moría con esa mina, yo no quería ser amigo, yo quería a la murga para mí”. (Yamandú Cardozo) De la murga de botijas de Tabaré, pasando por Falta y Resto, Contrafarsa, Curtidores de Hongos y varias más, a Agarrate Catalina. De las obras para Teatro Joven bajo la batuta de Tabaré a espectáculos propios y ajenos en carnaval. Y siempre, la esencia permanece inmutable. Y a veces, los tres parecen uno. Y siempre, una murga vive en la cabeza, la plu- ma y la voz de los tres. “El otro día hacía dos horas que estaba dur- miendo súper profundo y Martín me vino a despertar diciéndome: ‘bo’, Yamandú pre- gunta si...’. Y yo no sabía, no entendía por- qué me estaba diciendo eso, porque pensé que yo era Yamandú y Tabaré era él. En ese momento en que me desperté de golpe no sabía quién de los tres era quién. Me costó un poco entender, hasta que pude razonar: “Martín sos vos, yo soy Tabaré y me estás hablando sobre Yamandú”. Y después me quedé pensando todo el día en eso. De al- guna manera lo que me pasó grafica nuestra relación”. (Tabaré Cardozo)
  3. 3. Febrero de 2010 3 www.santillana.com.uy La Catalina suma y sigue, en 2004 vuelve a entrar en la liguilla, sube un puesto con res- pecto al primer año y queda penúltima entre las murgas finalistas. Se repite la tranquilidad de no estar obligados a dar prueba de ad- misión, y en la primavera se comienza a pre- parar el 2005. Mientras, el Uruguay vive una elección nacional y por primera vez gana la iz- quierda, poniendo fin al histórico relevo entre los dos partidos tradicionales en el ejercicio del Poder Ejecutivo. Fuerte coyuntura para una murga de menores de 30, la mayoría hi- jos de militantes izquierdistas de la década de 1970. Momento difícil y a la vez estimu- lante para elegir qué decir y cómo hacerlo. Yamandú decide convocar a Carlos Tanco y darle revancha a aquella amarga experien- cia del albur del siglo con la Eterna Madru- gada. El humor de Tanco agrega otro gus- to a los cuplés de la Catalina, un ingrediente especiado, fuerte, absurdo, pesimista. Ese año se termina de conformar el equipo de le- tras: Yamandú y Tabaré en la poesía profun- da, murguera y tanguera de las presentacio- nes y retiradas, y un medio a tres manos: los hermanos y Carlos. También colaboran oca- sionalmente Rafael Cotelo y Martín Cardozo. El discurso “oficial” de las murgas jóvenes —ahí en donde la incorrección política, por repetición y eficacia asegurada, termina sien- do políticamente correcta— es el “antidiscur- so” al carnaval de febrero. La poética mur- guera tradicional está mal vista y para quienes la defienden se transforma en un camino po- lémico y muchas veces objeto de escarnio, que los Cardozo eligen transitar asumiendo los riesgos. En presentación y retirada apare- ce, además, un recurso propio de la Catalina: se repite una estrofa en ambas, cambiando solo verbos de bienvenida y llegada por otros de despedida y adioses, abriendo y cerrando un todo, guiño circular. La gente la vio. La gente agotó entradas para verla. La gente la siguió por una necesidad febril. La gente volvió al carnaval después de muchos años de ausencia. La gente se acer- có al carnaval por primera vez en su vida. La gente la aplaudió a rabiar. La gente se rió a carcajadas. La gente la abrazó. La gente llo- ró. La gente la hizo suya. ¿Por qué? Por puro azar. Por un efecto de contagio entre el públi- co. Por su contundente espectáculo. Por su alegría. Por sus textos cuidados. Porque jus- to estaba ahí. Por su dominio del escenario. Por su buen humor contagioso. Por tener un cuplé popular que, además de gustar a car- navaleros, atrae también a no carnavaleros. Por su poesía, valiente en su vulnerabilidad emotiva. Por representar y expresar su tiem- po y su entorno. Porque el carnaval necesi- taba un nuevo big bang. Porque el país ne- cesitaba refrendar el resultado de las urnas en otros ámbitos. Por estos u otros motivos, o quizá, simplemente, porque así tocaba ser.
  4. 4. Febrero de 2010 4 www.santillana.com.uy “Es muy peligroso trabajar en velocidad como veníamos haciendo desde 2005, por- que a 300 kilómetros por hora no podés ha- cer otra cosa que ser congeladamente prác- tico. La velocidad extrema se puede soportar un tiempo, pero corrés el riesgo de fundir la cabeza y la maquinaria grupal. Por estas ra- zones, al finalizar el carnaval 2008 algunos teníamos la percepción de que era necesa- rio parar. Después de hacerlo me di cuenta de que era vital. Al no salir en 2009, ese ve- rano pudimos afianzar una cantidad de co- sas grupales, cuestionarnos otras, recargar energías (…) Nos hizo muy bien no concur- sar, entiendo que fue difícil para mucha gente que la Catalina no estuviera, pero pienso que es una de las mejores decisiones que ha to- mado la murga. Nos encantó extrañar lo que amamos. Y nos generó unas ganas bárbaras de volver.” (Yamandú) Carlos escribe largo: la primera versión de sus cuplés tiene a veces hasta quince mi- nutos, y es el “ácido”: así lo define Tabaré, a sabiendas de que al definido le molesta el término. Tabaré es el más conservador: “El camino seguro es el tronco y los cambios son las ramas”, dice en metáfora vegetal; y “pasteurizador” paranoico: “Soy un tranca- bolas, vivo cuidando y pensando en si al- guien se puede ofender con lo que decimos, o si se puede malinterpretar”. Yamandú es el mediador de discusiones antagónicas de otros: “Se le terminan aliando en su contra los que antes estaban enfrentados entre sí”, confiesa Carlos. También es la mujer del gru- po: “Es porque tiene muy expuesto su lado emocional, está bueno, era necesario tener una mujer que aportara la sensibilidad feme- nina”, explica Tabaré. Y Cotelo es el “hijo de puta” y el “me chupa un huevo todo”, o así describe a su peor dolor de cabeza el “pas- teurizador” Tabaré. “Hemos tenido la suerte enorme de que la gente haya recibido la cartita que mandamos adentro de la botella. Ojalá que no podamos parar de cantar, de hacer espectáculos, de girar por ahí, de conocer el mundo y toda la galaxia, pero en realidad no sabemos cuán- do se va a terminar. Han sido quince minutos hermosos, y aunque esos quince minutos al final duren toda mi vida, cada minuto puede ser el último. Por eso intento concentrarme en disfrutarlo. Además, la murga es hoy lo que hago y lo que hacemos muchos de no- sotros para vivir, no solo para sustentarnos económicamente. Para vivir. Entonces todo lo que nos pasa lo vivimos con una intensi- dad y una felicidad que es difícil de explicar o transmitir sin que los demás piensen que sos un loquito de la guerra. Yo ya no podría ir hacia otro lado, no concibo vivir sin la murga. Aunque soy otras cosas, la Catalina me defi- ne. Yo armé mi vida en torno y junto a la mur- ga. El otro día alguien me preguntó ¿quién es Yamandú? Soy el de la Catalina, le contesté”. (Yamandú)
  5. 5. Febrero de 2010 5 www.santillana.com.uy Datos de los autores Yamandú Cardozo nació el 3 de marzo de 1978 en Montevideo. Es creador, director responsable, letrista y alma máter de la murga Agarrate Catalina. Escribió además, para otros conjuntos de carnaval y para programas de radio y tele- visión. Trabajó como conductor en ambos medios. En la actualidad, está abocado a su actividad permanente con Agarrate Catalina. Valeria Tanco nació el 24 de marzo de 1975 en Montevideo. Ha realizado tareas periodísticas y de produc- ción en radio, prensa y televisión para diversos medios y empresas, uruguayos y extranjeros. Estuvo al frente de dos programas en tele- visión abierta –En Órbita y Desde el tablado–, genera­dos en forma independiente. En la actualidad, es columnista y periodista del portal 180.com.uy, escribe una columna de humor para un suplemento del diario El Obser- vador y trabaja en edición y corrección literaria. Ficha del libro Titulo Agarrate Catalina. El libro. Autores Valeria Tanco y Yamandú Cardozo Sello Aguilar Páginas: 156 ISBN 978-9974-95-368-0 PVP $ 350 Por entrevistas comunicarse con Virginia Morales al 099 924 343 Foto:RafaelHernándezFoto:LeoBarizzoni

×