LECCIÓN 
U 
Limpieza 
VERSÍCULO PARA MEMORIZAR 
“Y aquel santo me dijo: ‘Va a tardar dos mil trescientos días con sus noch...
nstmiM, 
Historia bíblica: 
Hebreos 8:1-6; 9 :1 1 -1 5 ,1 8 -2 8 . 
Comentario: 
El conflicto de los siglos, 
capítulos 23...
"Cristo, por el contrario, al presentarse como sumo sacerdote de 
los bienes definitivos en el tabernáculo más excelente y...
Acerco oM 
lak¿si©r^ 
1. ¿Qué partes de este pasaje bíblico son nuevas para ti? Már­calas. 
2. Cuando piensas en Jesús, ¿a...
"¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso re­sucitó, 
y está a la derecha de Dios e intercede por nosotro...
Domingo 
Lee la sección "La historia" de la lección de esta semana 
y responde las preguntas de "Acerca de la historia". ¿...
sucio tendría que ser limpiado, ¿verdad? Lee Levítico 16:29. ¿Qué 
ocurría una vez al año? 
Una vez por año el sumo sacerd...
puesto el vestido de bodas de la justicia provista por Dios. No po­dían 
usar simplemente lo que quisieran. Tenían que pen...
bueno tener esta información, pero conocer a Jesús es más impor­tante 
que simplemente saber qué papel desempeña. Lee Juan...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 12 | Juveniles | Limpieza | Escuela Sabática Menores

466 visualizaciones

Publicado el

Lección 12 | Juveniles | Limpieza | Escuela Sabática Menores

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
466
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
94
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 12 | Juveniles | Limpieza | Escuela Sabática Menores

  1. 1. LECCIÓN U Limpieza VERSÍCULO PARA MEMORIZAR “Y aquel santo me dijo: ‘Va a tardar dos mil trescientos días con sus noches. Después de eso, se purificará el santuario’ ” (Dan. 8.14, NVI).. "En el servicio típico, cuando el sumo sacerdote entraba en el Lugar Santísimo, todo Israel debía reunirse alrededor del Santuario y humillar sus almas de la manera más solemne ante Dios, con el fin de poder recibir el perdón de sus pecados y no ser separados de la congregación. ¡Cuánto más esencial es que en nuestro antitípico Día de la Expiación entendamos la obra de nuestro Sumo Sacerdote y sepamos qué deberes se requieren de nosotros!" (Elena G. de White, El conflicto de los siglos, pp. 483, 484). mreLLLLúó é t ANTES DE RESPONDER, CONSIDERA CUIDADOSAMENTE LA SIGUIENTE SITUACIÓN HIPOTÉTICA. Haz de cuenta que eres condenado por un delito muy serio. Tu veredicto culpable significa que estás sometido a la pena de muer­te, a prisión perpetua sin libertad condicional o algún otro reme­dio abierto a discreción del juez. El día de la sentencia, el juez les pide a tu abogado y al fiscal que se reúnan con él en su despacho para analizar el veredicto. ¿Qué harías mientras esperas? Coloca una marca junto a la declaración que mejor describa lo que harías.
  2. 2. nstmiM, Historia bíblica: Hebreos 8:1-6; 9 :1 1 -1 5 ,1 8 -2 8 . Comentario: El conflicto de los siglos, capítulos 23, 24. Llorar histéricamente por tu madre. Orar fervientemente para que Dios tenga misericordia de ti y te deje libre. Sentarte en calma, y esperar que tu abogado regrese y te ponga al tanto. Dormirte una siesta. Pedirle a Dios que te perdone. En el antiguo sistema sacrificial judío, los pecados eran lavados'' con derramamiento de sangre. Un pecador llevaba un animal al Templo, confesaba su pecado sobre la cabeza del animal, el animal luego era asesinado, y su sangre era tomada por el sacerdote y ro­dada en el velo que separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo. Al hacer esto, el pecado del pecador era transferido al animal ino­cente, y luego al mismo Santuario. Jesús era el animal -cordero-muerto por nuestros pecados. ¿Sabías también que en algunos ca­sos los pecados eran transferidos al mismo sacerdote? Dios ordenó que los sacerdotes comieran algunos animales sacrificiales "para quitar la culpa de la comunidad" (Lev. 10:17) simbólicamente. "Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, aquel que se sentó a la derecha del trono de la Majestad en el cielo, el que sirve en el santuario, es decir, en el verdadero tabernáculo levantado por el Señor y no por ningún ser humano. "A todo sumo sacerdote se le nombra para presentar ofrendas y sacrificios, por lo cual es necesario que también tenga algo que ofrecer. "Si Jesús estuviera en la tierra, no sería sacerdote, pues aquí ya hay sacerdotes que presentan las ofrendas en conformidad con la ley. Estos sacerdotes sirven en un santuario que es copia y sombra del que está en el cielo, tal como se le advirtió a Moisés cuando estaba a punto de construir el tabernáculo: Asegúrate de hacerlo todo según el modelo que se te ha mostrado en la mon­taña'. Pero el servicio sacerdotal que Jesús ha recibido es superior al de ellos, así como el pacto del cual es mediador es superior al antiguo, puesto que se basa en mejores promesas".
  3. 3. "Cristo, por el contrario, al presentarse como sumo sacerdote de los bienes definitivos en el tabernáculo más excelente y perfecto, no hecho por manos humanas (es decir, que no es de esta crea­ción), entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo. No lo hizo con sangre de machos cabríos y becerros, sino con su propia sangre, logrando así un rescate eterno. La sangre de ma­chos cabríos y de toros, y las cenizas de una novilla rociadas sobre personas impuras, las santifican de modo que quedan limpias por fuera. Si esto es así, ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, a fin de que sirvamos al Dios viviente! "Por eso Cristo es mediador de un nuevo pacto, para que los llamados reciban la herencia eterna prometida, ahora que él ha muerto para liberarlos de los pecados cometidos bajo el primer pacto". "De ahí que ni siquiera el primer pacto se haya establecido sin sangre. Después de promulgar todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, Moisés tomó la sangre de los becerros junto con agua, lana escarlata y ramas de hisopo, y roció el libro de la ley y a todo el pueblo, diciendo: 'Ésta es la sangre del pacto que Dios ha mandado que ustedes cumplan'. De la misma manera roció con la sangre el tabernáculo y todos los objetos que se usaban en el cul­to. De hecho, la ley exige que casi todo sea purificado con sangre, pues sin derramamiento de sangre no hay perdón. "Así que era necesario que las copias de las realidades celestia­les fueran purificadas con esos sacrificios, pero que las realidades mismas lo fueran con sacrificios superiores a aquéllos. En efecto, Cristo no entró en un santuario hecho por manos humanas, simple copia del verdadero santuario, sino en el cielo mismo, para presen­tarse ahora ante Dios en favor nuestro. Ni entró en el cielo para ofrecerse vez tras vez, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena". (Heb. 8:1-6; 9:11-15, 18- 25, NVI.)
  4. 4. Acerco oM lak¿si©r^ 1. ¿Qué partes de este pasaje bíblico son nuevas para ti? Már­calas. 2. Cuando piensas en Jesús, ¿alguna vez te lo imaginaste como Sumo Sacerdote, ataviado con todas las vestiduras sacerdotales? ¿Por qué sí o por qué no? 3. El autor de Hebreos, en los capítulo 8 y 9, trata de hacer una conexión entre el servicio del Santuario dado a Moisés y los israelitas, y el del Santuario celestial. ¿Ves esa conexión? ¿Cuál es? Subraya los versículos donde veas que el autor compara a ambos. 4. Coloca una marca junto a los versículos donde veas el amor de Jesús. 5. Según el relato bíblico, ¿por qué la sangre es importante para nuestra salvación? 6. Escribe dos lecciones que hayas aprendido con el pasaje de esta semana. "Santos, oh Dios, son tus caminos; ¿qué dios hay tan excelso como nuestro Dios?" (Sal. 77:13, NVI). "Pero como Jesús permanece para siempre, su sacerdocio es im­perecedero. Por eso también puede salvar por completo a los que por medio de él se acercan a Dios, ya que vive siempre para inter­ceder por ellos" (Heb. 7:24, 25, NVI). "Éste será para ustedes un estatuto perpetuo, tanto para el na­tivo como para el extranjero: El día diez del mes séptimo ayunarán y no realizarán ningún tipo de trabajo" (Lev. 16:29, NVI).
  5. 5. "¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso re­sucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros" (Rom. 8:34, NVI). "Y en él, que es la cabeza de todo poder y autoridad, ustedes han recibido esa plenitud" (Col. 2:10, NVI). "No hay hombre tan bueno que, si sometiera todos sus pensamientos y acciones a las leyes, no mereciera ser ahorca­do diez veces en la vida ".-Miguel de Montaigne, erudito renacentista francés del siglo XVI. "Prometo lealtad a la bandera cristiana y al Salvador, por­que en su Reino se levanta un Salvador crucificado, resuci­tado y pronto a venir, con vida y libertad para todo el que ciea.".-Dan Quayle, ex vicepresidente de los Estados Unidos. Sábado ¿Completaste la actividad "¿Qué piensas?"? Si no, vuelve atrás y hazla ahora. El pensamiento de afrontar prisión perpetua o la pena de muerte, Dios no lo permita, ha reducido a muchos a una total Represión. Incluso los criminales más empedernidos se quiebran rumbo al pabellón de la muerte. Lee Mateo 12:36 y 37. ¿Te alarman esos versículos? Si es así, explica por qué. Ahora lee Juan 5:24. Este versículo ¿te da más esperanza? Ex­plica tu respuesta. Ahora lee Romanos 8:1. ¿Qué mensaje poderoso te da este ver­sículo?
  6. 6. Domingo Lee la sección "La historia" de la lección de esta semana y responde las preguntas de "Acerca de la historia". ¿Cuáles fueron algunas de tus primeras impresiones después de leer la historia bíblica de esta semana? Comparte algunas. Probablemente observaste que el sistema sacriñcial era un proceso desagradable: se sacrificaban animales, y se derramaba y se rociaba sangre. ¿Por qué crees que Dios instituyó un siste­ma tan repulsivo para limpiar a la gente de sus pecados? ¿Qué estaba tratando Dios de poner en manifiesto? Si tuvieses una mascota que amaras entrañablemente y mu­riera por algo que hiciese, ¿cómo te sentirías? Imagínate que Jesús fuese esa mascota que murió por algo que tú hiciste. ¿Cómo te hace sentir eso? Ahora lee Isaías 53:6. Jesús murió por nuestros pecados y, cada vez que pecamos, su sangre nos cubre. Eso es lo que está haciendo en el cielo por nosotros en este momento. Lunes ¿Te fijaste en el versículo para memorizar de esta semana? Re­flexiona en lo que aprendiste ayer acerca del Santuario terrenal. Era un lugar sangriento con animales muertos o moribundos al­rededor. La sangre era rociada en el interior del Santuario en un gesto simbólico que transfería el pecado de la persona al mismo Santuario. ¿Puedes imaginarte los sonidos que se escuchaban al­rededor del Templo? ¿Puedes figurarte el cuadro de los sacerdotes con manchas de sangre en sus ropas? Tarde o temprano, algo tan
  7. 7. sucio tendría que ser limpiado, ¿verdad? Lee Levítico 16:29. ¿Qué ocurría una vez al año? Una vez por año el sumo sacerdote presentaba una petición ante Dios en favor de la nación para limpiar todos los pecados del Santuario. Ahora entendemos de qué está hablando Daniel en el versículo para memorizar de esta semana. Pero, hay una tram­pa en la profecía de Daniel. El templo del que escribió Daniel es­taba en ruinas en ese entonces, así que su profecía señalaba un tiempo cuando Dios limpiaría otro. Basado en la historia bíblica de esta semana, ¿dónde está ubicado este Santuario? Esta obra de purificación se está llevando a cabo actualmente. ¿Qué debiéramos estar haciendo mientras Jesús repasa el registro de cada uno para asegurarse de que seamos dignos de la salvación? Martes La cita de "Destello" de esta semana es muy seria. Léela cui­dadosamente. ¿Entiendes lo que está diciendo? Explica con tus propias palabras lo que interpretas de esta cita. Lee Mateo 22:1 al 14. ¿Por qué el rey estaba disgustado con el invitado que estaba vestido con la ropa equivocada? El rey había provisto vestimenta adecuada para los invitados, pero este hombre decidió usar lo que quería ponerse. Cuando uno se presenta ante un rey, no siempre puede hacer lo que quiere. Du­rante el Día de la Expiación, el pueblo de Dios tenía que asegurarse de estar "vestido" para encontrarse con su Rey; tenían que tener
  8. 8. puesto el vestido de bodas de la justicia provista por Dios. No po­dían usar simplemente lo que quisieran. Tenían que pensar en su vida, si estaban preparados o no para aprobar el juicio ante el Rey. ¿Estás preparado para tu gran momento? ¿Qué usarás? Miércoles ¿Qué pasaje de "Un buen remate" captó tu atención? Echa un vistazo más detenido al Salmo 77:13. ¿De qué "caminos" crees que está hablando el rey David? ¿De qué "caminos" aprendemos cuan­do contemplamos el Santuario de Dios? Supongamos que Dios esperaba que su pueblo le obedeciera y que nunca pecara. Es decir, ¿qué tal si no hubiese manera de arre­glar las cosas con Dios? Sin confesión, arrepentimiento, ni perdón, ¿cómo te las arreglarías con tu culpa y tu vergüenza después de pecar? Para entender mejor la declaración del rey David, lee Salmo 77:7 al 11. El rey David se pregunta si Dios se olvidará de él para siem­pre. ¿La respuesta? No. ¿Cómo sabe esto? Mira lo que ocurre en el servicio del Santuario. En ese servicio, Dios proveyó una forma de quitar el pecado, de hacer las paces con él, de librarnos de la culpa. Este acto de amor tocó el corazón de David, y debiera tocar el tuyo también. Según el segundo pasaje de "Un buen remate", ¿cuál es el único centro de atención de Jesús en el cielo? Jueves Después de estudiar la lección de esta semana, quizá te pregun­tes si es importante o no conocer todos los detalles del Santuario y de lo que Jesús está haciendo en nuestro favor en el cielo. Es
  9. 9. bueno tener esta información, pero conocer a Jesús es más impor­tante que simplemente saber qué papel desempeña. Lee Juan 15 y luego responde la siguiente pregunta: Tu vida ¿sería diferente si tú y Jesús tuviesen una relación muy, muy estrecha? Explica tu respuesta. ¿Qué te impide tener una relación más profunda con Jesús? Viernes ¿Temes el juicio final? ¿Por qué no oras y le pides a Dios que te muestre cómo enderezar las cosas de tu vida ahora? Ahora, haz de cuenta que te miras a ti mismo desde una corta distancia. En dos oraciones, describe brevemente cómo te verías, cómo te sentirías y cómo vivirías si no temieras el juicio final de Dios.

×