Mucho se ha hablado de la leyenda del padre Almeida, pero poco o casi nada se sabe de
quién fue verdaderamente este sacerd...
sapo de agua, actual calle Cuenca, a tomar mistela y a cortejar a las damas. Por eso tuvo
esa mala fama.
La leyenda
Cuenta...
algunos de los miembros de la congregación, un día mando a que se elevase la altura de
los muros del convento de tal maner...
El dato
La leyenda también cuenta que existe un diario donde el padre Almeida escribió sus
memorias. El manuscrito habría ...
the Legend
Legendhasit that the monks should be inconfinementandprayertoovercome his carnal
desires worsttwothings didlitt...
was the same ......!TURN UP, LORD ..!
However, legendhasitthat one morninginwhich he had spentondrinks,FatherAlmeida
retur...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Leyenda del padre almeida

570 visualizaciones

Publicado el

Solo es una historia para la cultura

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
570
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Leyenda del padre almeida

  1. 1. Mucho se ha hablado de la leyenda del padre Almeida, pero poco o casi nada se sabe de quién fue verdaderamente este sacerdote franciscano. Su tragicómica historia pertenece al colectivo imaginario del Ecuador. Se dice que el padre Almeida, según explica el historiador y padre John Castro, del monasterio de San Diego, lugar donde vivió y realizó sus famosas correrías el sacerdote, fue una persona de ‘vida alegre’ dedicada a los mundanos placeres y a la bebida, pero su biografía muestra otra realidad muy diferente. Cuenta la leyenda que Manuel de Almeida Capilla, hijo de don Tomas de Almeida y doña Sebastiana Capilla, ingreso a los 17 años de edad a la Orden de los Franciscanos , cuando era un novicio, renunciando a todos sus bienes materiales, que se los cedió a su madre y a sus hermanas. Igualmente, abandonó la vida de la ciudad, ya que el monasterio estaba en las afueras. En su biografía se puede conocer que desempeñó los cargos de definidor, guardián, mesero de novicios, secretario de provincia llegando a ser visitador general, todos estos de gran importancia. Estos cargos son del todo incompatibles con la vida que se le otorga”, comenta el padre Castro. Toque de queda Según cuenta el padre Castro, en la primera mitad del siglo XVII, época en la que vivió el padre Almeida, se anunciaba el toque de queda para evitar problemas con la sociedad local, así que “no había vida nocturna”. Es posible que algún ciudadano viera a Almeida a deshoras volviendo al monasterio y que eso ayudara a construir la leyenda. Pero esto también tiene su explicación: “Mucha gente no lo sabe, pero los alrededores del Convento de San Diego eran una zona plagada de árboles frutales. Allí los hermanos franciscanos tenían unas pequeñas construcciones de madera donde iban a orar y a realizar penitencia. Por eso es posible que algunos ciudadanos lo vieran retornar por la noche al convento. Venía de orar”, añade el padre Castro. Además estaba la figura del Ángel. Los padres franciscanos de la época vivían en un semiretiro y, cuando salían del monasterio, “siempre lo hacían acompañados de otro hermano, llamado ‘El Ángel’, que estaba allí para evitar la llamada de la tentación. Otro factor que ayudó a construir la leyenda es que el Padre tocaba la guitarra, además de otros instrumentos. En esa época las serenatas estaban mal vistas, puesto que se asociaban a la vida “entregada al vicio” y muchos quiteños iban a la antigua calle del
  2. 2. sapo de agua, actual calle Cuenca, a tomar mistela y a cortejar a las damas. Por eso tuvo esa mala fama. La leyenda Cuenta la leyenda que los frailes debían estar en encierro y la oración para vencer sus de seos carnales peor estas dos cosas hicieron poco para vencer sus ímpetus juveniles. Pronto la tentación llamo a su celda en la forma de un compañero de encierro que le converso sobre sus evasiones nocturnas para visitar a unas damiselas de la vida alegre que se prestaban a compartir sus encantos con los buscadores de aventuras. Así, una noche, con varios compañeros de la Orden, miembros de este grupo de "chullas quiteños" vestidos con sotanas saltaron el muro del Convento de San Diego al que pertenecían y fueron a una fiesta previamente concertada con una de las damiselas, que a pretexto de llegar a misa, se ponía en contacto con cualquiera de los frailes cuando pasaba el cepillo de recoger las limosnas durante la misa. Tomaron su ruta acostumbrada y se dirigieron hacia Santa Clara por la quebrada de Auquy, de allí hacia la esquina del "sapo de agua" donde se encontraba ubicada la casa donde les esperaba una noche de música, baile, parranda y algunos pecadillos inmencionables con las divertidas jóvenes que los esperaban. Al empujar la puerta de calle, esta se abrió con facilidad, indicando que se los esperaba; y, con la confianza de quien llegaba a casa propia, los cuatro compinches ingresaron por el largo zaguán en dirección a una pieza del fondo, donde brillaban las luces de las velas de cebo con las que se iluminaban las habitaciones. Sin embargo, al llegar, se sorprendieron al encontrar que la habitación estuviese vacía, puesto que habían escuchado algunas voces y hasta el tañer de una arpa criolla, que evidenciaba que allí se celebraba una fiesta. Sorprendidos, los novicios franciscanos se miraron unos a otros sin saber que hacer, cuando de pronto, de atrás de unos biombos que dividían la sala, saltaron sobre ellos un grupo de frailes dominicanos tomados de las manos de las señoritas de la casa que vestían sus mejores galas, burlándose de ellos por la cara de susto que pusieron ante semejante recibimiento. El arpa volvió a manos del cura dominico y se reinicio el baile y el festejo, entre risotadas, besos, manoseos y escapadas ocasionales de alguna damisela con cualquiera de los legos, a la misteriosa habitación que se trataba de ocultar con el biombo. Manuel Almeida quedo fascinado con la aventura, sumado a que debido a su buen porte, saber pulsar la guitarra y tener una bien timbrada voz de tenor, logro conquistar los favores de las anfitrionas que se disputaban por colmarle de mimos. Y es así como empezó una sucesión de noches en las que la libido del joven aspirante a cura franciscano despertó, hasta convertirse en una fuerza incontenible que lo obligaba a escaparse del convento todas las veces que era posible, con o sin la compañía de sus primeros compañeros de juerga. El invitado, Manuel Almeida pasó a ser promotor de las escapadas; y, sus exigencias eran tantas, que los compañeros que lo iniciaron, preocupados tuvieron que romper su amistad por temor a ser sorprendidos. Una cosa era un pecadillo eventual, y otra, hacerlo todas las noches. Además, el cura superior que sospechaba de los desmanes de
  3. 3. algunos de los miembros de la congregación, un día mando a que se elevase la altura de los muros del convento de tal manera que ya no era tan fácil escaparse. . El novicio Manuel Almeida, obsesionado, busco la manera de salir de su encierro y se percato que podía lograrlo, saliendo por una ventana de la capilla. Pero, para alcanzarla debía utilizar la escultura de un Cristo Crucificado a manera de escalera hasta alcanzar sus hombros y saltar a la plazoleta fuera del convento. Pues bien, hecho el intento, logro conseguir su camino a la libertad y repitió la salida e ingreso en muchas ocasiones, hasta que, cansado el Cristo de servir de vía de escape al pecador, una noche, al sentir el peso del cuerpo del novicio sobre sus hombros, abrió sus labios y recrimino: ¡HASTA CUANDO PADRE ALMEIDA Sorprendido al escuchar que el Cristo de madera le hablaba, con la rapidez de su ingenio el joven atinó a responderle: ¡HASTA LA VUELTA, SENOR..! y continuo su camino para volver a la madrugada, cuando los gallos empezaban a cantar en los patios del convento. ‘La noche siguiente se repitió la escena y el Cristo volvió e recriminar a Manuel Almeida ¡HASTA CUANDO PADRE ALMEIDA! Y la respuesta fue la misma ……!HASTA LA VUELTA, SENOR..! Sin embargo, cuenta la leyenda, que una madrugada en la que se había pasado de tragos, el padre Almeida regresada al convento, cuando en el camino se encontró con un funeral que subía hacia el Cementerio y curioso pregunto a uno de los acompañantes quien era el difunto y la respuesta fue: "Es el Padre Almeida" al que llevamos a sepultar. Efectivamente, al acercarse al andamio en que se solía llevar a los difuntos; y levantar la manta con la que se lo había cubierto, se vio a si mismo muerto lo cual le produjo un terrible impacto. Apresuro su paso, llego a la muralla del convento, la trepo con la agilidad que le había dado la practica; y, cuando se deslizaba abrazado al Cristo, este pronuncio su acostumbrada frase: ¡HASTA CUANDO PADRE ALMEIDA! pero no recibió la respuesta acostumbrada. Cuentan que esa fue la última vez que Manuel Almeida escapo del convento. Desde ese día, se convirtió en el mas devoto de los novicios e inicio una carrera que llego casi hasta la santidad. En el Convento de San Diego ha desaparecido un "Diario" en el que se dice que el Padre Almeida escribió sus memorias. Sin embargo, los quiteños insisten que entre las muchas obras que dejo para la posteridad, esta el villancico que se suele cantar en la época navideña y que dice: Dulce Jesús mió mi niño adorado ven a nuestras almas ven no tardes tanto.
  4. 4. El dato La leyenda también cuenta que existe un diario donde el padre Almeida escribió sus memorias. El manuscrito habría desaparecido. Much has beenmade of the legend of FatherAlmeida,butlittle ornothingisknownabout whowas truly the Franciscanpriest. His tragicomicstory belongstothe collective imagination of Ecuador. It issaid thatFather Almeida,sayshistorianand fatherJohnCastro, the monasteryof San Diego, where he lived andperformedhis famous raidsthe priestwasa person of 'happylife' devoted toworldlypleasures anddrink, buthisbiography showsaverydifferent reality. Legendhasit that Manuel de AlmeidaChapel,sonof Mr. and Mrs. Thomas AlmeidaSebastiana Chapel income at17 yearsof age at the FranciscanOrder WhenI was a novice,renouncingall theirworldlygoods,whichis the yieldtohismotherand sisters. He alsoleftthe citylife since the monastery wasinthe suburbs. Inhisbiography canbe found whoheldthe positionsof setter,keeper, waiternovices, provincial secretary becoming inspectorgeneral, all theseextremelyimportant.Thesecharges are completely incompatible withthe life thatisgiven,"saysFatherCastro. Curfew Accordingto Castrosays Father,inthe firsthalf of the seventeenth century,when the Almeida'sfatherlived,the curfew wasannounced toavoidproblemswith the local society,so "there wasno nightlife." You may see a citizen Almeidaafterhours backtothe monasteryand thathelpbuild the legend. Butitalsohas an explanation: "Manypeople donotknow, butaroundthe Conventof San Diegowasan area full of fruittrees. There Franciscan brothershad a small wooden buildings whichwere toprayand performpenance. Therefore itispossible thatsome people see himreturnat nightto the convent. Came to pray,"FatherCastro added. Thenthere was the figure of the Angel. The Franciscanfathersof the time livedinsemi- retirement,andtheyleftthe monastery, "didalwaysaccompaniedby anotherbrother,called 'The Angel',whowasthere toavoid the call of temptation. Anotherfactorthat helpedbuild the legendis thatFatherplayedguitar,andother instruments. Atthattime serenades were frowned,aswere associatedwith life "giventovice" and many wentto QuitoOldToad Water Street,BasinStreettoday,totake mistelaandwoo the ladies. SoI hadthis bad reputation.
  5. 5. the Legend Legendhasit that the monks should be inconfinementandprayertoovercome his carnal desires worsttwothings didlittle toovercome hisyouthfulimpetuosity.Soonthe temptation to call hiscell in the formof a co-closure thatI talkabouttheirnightto visita gay life damsels whowere willing toshare theircharmswithadventure seekers evasions.So,one night,with several companionsof the Order,membersof thisgroupof "Quitochullas"dressedin cassocks overthe wall of the Conventof SanDiegowhere theybelonged andwere previouslyagreed to party with one of the ladies,whopretexttogettochurch, came intocontact withanyof the friarswhenpassingbrushcollectingalms duringmass. Theytook hisusual route andheaded towardsSanta ClaraCloughAuquy,thence tothe cornerof "frogwater"where waslocated the house where theyhad a nightof music,dancing, partyingandsome unmentionable peccadilloes withyoungfunthanexpected. Pushingthe frontdoor, itswungopen easily, indicatingthatthe expected;and,withthe confidence of one who reached home,the fourbuddies entered the longhallway towarda back room where the lights were brightcandle baitwhichlitrooms.However,uponarrival, theywere surprisedto findthatthe room wasempty,since theyhadheard some voices and eventhe ringingof a Creole harp, whichdemonstrated thatthere wasa party. Surprised,Franciscan novices lookedateach othernot knowingwhattodo, whensuddenly, frombehind some screens thatdivided the room, jumped onthemagroup of Dominican friars holdinghands of the ladies of the house wearingtheirfinery,tauntingthem bythe frightened face that put at such reception. The harp washandedback to the Dominicanpriest and dancingand celebration, betweenlaughter,kissing, pettingandoccasional breaks some damsel withanyof the laymen, the mysterious roomthatwashiddenby the screen isreset. Manuel Almeidabecame fascinated withadventure,addedtothatdue to its greatsize, namely playthe guitar andhave a well-pitchedtenorvoice,managedtowinthe favorof the hosts who were fightingforshowerhimwithcuddles.Andthisishow he began a seriesof nightswhen the libidoof youngaspiringFranciscanpriest awoke intoanunstoppable force thatforcedhim to flee the conventasoftenas possible, withorwithoutthe company of hisfirstdrinking companions. The guest,Manuel Almeidabecame promoterbreaks;andhisdemandswere somanythat fellow whostartedit, worried theyhadtobreaktheirfriendshipforfearof beingcaught. One thingwas a possible peccadillo, andagain,Idoit everynight.Additionally,seniorpriest suspected of the excessesof some members of the congregation,aday to control the heightof the walls of the conventso that wasnot so easyto escape itariseth. . The novice Manuel Almeida,obsessed, seekingawayoutof hiscell andrealized Icouldmake it,leavingawindow of the chapel. Butto reach itwas to use the sculpture of a crucifiedChrist by way of stairs to reach theirshoulders andjumptothe plazaoutside the convent. Well,I made the attempt,I manage to gettheirwayto freedom andrepeated entryandexitmany times, until, tiredChristservetoescape the sinner, one night,feelingthe weightof the novice body on hisshoulders,she opened herlipsand chide:WHEN FATHERtO ALMEIDA Surprised tohearthat the woodenChrist spoke withthe speedof theiryoungtalentmanaged to answer:TURN UP, LORD ..! andcontinuedhis wayback to the morningwhen the roosters startedsingingin the courtyards of the convent. 'The nextnightthe scene wasrepeated,and the Christreturned andberate Manuel AlmeidaAlmeidaEVEN WHEN FATHER! Andthe answer
  6. 6. was the same ......!TURN UP, LORD ..! However, legendhasitthat one morninginwhich he had spentondrinks,FatherAlmeida returned tothe convent,where alongthe way he meta funeral thatwentupto the cemetery and curious askone of the attendants whowas the deceased andthe answerwas:"isFather Almeida"thatwe bury. Indeed,whenapproachingthe scaffoldingthatusedto carry the dead;and liftingthe blanket that had covered it,washimself killedwhichproduced aterrible impact.Hastenitspassage, reachedthe wallsof the convent, the climbwiththe agility he hadgiven the practice;and when he slidembraced Christ,thisutterhisusual phrase:WHEN FATHER TO ALMEIDA! but received the usual response. Theysay that wasthe lasttime Manuel Almeidaescapedthe convent. Since thatday, he became the mostdevoutof novices andbeginningacareerthat wascloserto sainthood. In the Conventof SanDiegohas gone a 'Journal'in which itis saidthat the FatherAlmeida wrote hismemoirs. However, Quitoinsistthatamongthe many works thatI leave for posterity, thiscarol thatis sungduringthe Christmasseason andthat says SweetJesus mine my beloved child see our souls see donot delay. the data The legend alsotellsthatthere is a journal where FatherAlmeidawrote hismemoirs. The manuscriptwouldhave disappeared.

×