Nuestra identidad

209 visualizaciones

Publicado el

Ensayo de Filosofia para el Bicentenario

Publicado en: Motor, Viajes
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
209
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Nuestra identidad

  1. 1. ¿Nuestra Identidad? Hace un poco más de 200 años, estando bajo el mandato de España, en el Virreinato del Río de la Plata, empezaron a surgir ideas de libertad, ideas nutridas por la identidad nacional pronta a surgir. Desde 1806 a 1810 se produjeron una serie de cambios en la sociedad que llevaron a una revolución, la cual lograría la formación de un gobierno patrio integrado por todos aquellos que se sentían parte de la futura Nación Argentina. ¿Cuál fue la razón por la que el pueblo se unió para formar un estado independiente y libre? ¿Cuál es este sentimiento que llamamos identidad nacional? ¿Cuál es el concepto de nación que tiene la Argentina? En 1806 comienza la fuerza revolucionaria, nutrida por la liberalidad, el cosmopolitismo, la riqueza y el sentido innovador de la Buenos Aires, tras haber rechazado dos veces el ataque de la mayor potencia de aquella época, Inglaterra, y creció a la consideración de todo el mundo hispano. La nueva personalidad bonaerense se vuelve democrática y masiva cuando forman un ejército de casi 8000 hombres en una ciudad de 50.000 almas, lo que implicaba la movilización de todos los hombres disponibles, de todas las condiciones y clases sociales. Ese novísimo ejército elegía a sus oficiales y jefes de entre sus integrantes, lo que dio origen a un verdadero sistema político que se llamó "una democracia militar". Así, toda la sociedad empezaba a tener motivos para sentirse unida, razones para levantarse en contra, todos juntos, del sistema y poder que los gobernaba. Pero a pesar de un motivo nuevo para unir al pueblo, no todos se sentían atraídos por la idea. La elite criolla no se sentía identificada con este proyecto, ya que se consideraban parte de la nación española, porque eran descendientes y /o hijos de españoles, nacidos en América, y súbditos de la corona de España. Estas controversias de sentimientos y aspiraciones fueron las que nos llevaron a, en 1810, llevar a un cabildo abierto a todo el pueblo – eclesiásticos, militares, vecinos, togados, empleados- ya que todos concurrieron a jurar la firmeza y estabilidad de la nueva obra, porque todos reconocieron justicia; confesaron su necesidad y vieron el interés común íntimamente unidos a ellos.
  2. 2. Estos ideales de nación fueron los que llevaron a construir a la Argentina de hoy; los proyectos que unieron a casi toda una sociedad con un objetivo en común: conformar la identidad nacional. Pero, ¿Qué entendemos por identidad nacional? Hay diferentes formas de entender lo que es una nación, ya sea en el siglo XIX o en la actualidad. Nuestra concepción de nación está muy ligada al principio de las nacionalidades que se difundió a partir de los años 30, que fundamentaba la existencia de la nación, a partir de una nacionalidad, ya sea compartiendo rasgos étnicos o culturales por parte de un grupo humano. Los contemporáneos de la independencia, usaban 3 tipos: una con referencia al lugar de nacimiento, otra que buscaba distinguir una población por sus lenguas y costumbres, y por último, una “política” que se usa para designar pueblos, provincias, o reinos que se hallan sujetas a las mismas leyes y autoridad. Pero la más importante era, en ese entonces, compartir lengua y costumbre. Nuestros próceres basaron su proyecto de nación en un completo sistema de vida. Este sistema se basó en varias ideas centrales: la libertad y el derecho, el respeto por el trabajo y sus frutos, la valoración del esfuerzo, la educación como camino de superación y la idea de la riqueza de la tierra. El lema de la Sociedad Rural Argentina "Cultivar el suelo es servir a la Patria" reflejaba con enorme claridad una idea fundamental del exitoso sistema aplicado por la generación del 80. Este lema sirvió a la Nación entera y fue adoptado por sus habitantes. De alguna manera, el argentino se sentía, y aún se siente, "rico" por el solo hecho de habitar un país con abundantes recursos naturales, aunque no siempre sean aprovechados por nosotros, y extranjeros puedan abusar de ellos. La idea de identidad nacional fue y seguirá cambiando a través de los tiempos. Lo cierto es que no hay una “identidad” definida, pero lo que si encontramos los argentinos es cosas que nos identifican, cosas que sentimos como propias y nos distinguen de otros países. Por ejemplo, en términos culinarios, cosas que consideramos muy argentinas serian el asado, la humita, la empanada, milanesas. O en cuanto a temas musicales: el folklore , el tango, la cumbia o el cuarteto o el tan bien conocido rock nacional.
  3. 3. Pero hay aspectos en la cultura argentina que fueron adaptados de otros países. Entre ellos, y una de las cosas con la que más nos sentimos identificados, y con la que nos identifican a su vez en otros países, es el futbol. Que a pesar de ser un deporte extranjero, tiene mayor convocatoria e hinchada que el deporte nacional, el pato. Tanto así que el pueblo argentino una vez más se está uniendo, pero esta vez para lograr que el futbol sea reconocido como el deporte nacional. Toda cultura se centra siempre en un valor determinado. Debe ser un valor simple y fácilmente captable. La cultura griega se centra en la sabiduría; la romana en la justicia, la norteamericana en la libertad, la europea actual en los derechos de cada persona, etc. Nuestra identidad como argentinos aun no está definida, sino que está formándose. Saber qué somos, porque somos así, es el cimiento para poder decidir qué queremos ser. Los argentinos también necesitamos ser conscientes de nuestra identidad, responder al difícil interrogante “qué somos, cómo somos” y entonces podremos acordar qué queremos ser, para tomar decisiones acertadas y eficaces en el presente. Desde el ámbito de la Historia, el aporte es facilitar esa reflexión necesaria sobre nuestros antecedentes, sobre nuestro pasado. Hace 200 años se produjeron muchos cambios políticos en el mundo hispano y muchas revoluciones políticas o actos emancipatorios, las efemérides. Pero los contenidos de todos ellos no son iguales y la revolución social y cultural profunda fue la que se inició en Buenos Aires y cubrió la actual Argentina y el Paraguay. La nuestra fue una revolución diferente. De ella deriva el formidable vigor de la Argentina, que se puso al frente de la vanguardia continental, abrió el cauce a nuestros abuelos inmigrantes, ofreció una gran tarea de educación e inclusión y formó una conciencia profunda que cuajó en que aun mucho después, en 1983, fuera también la Argentina la que encabezara en la región la reconstrucción de la democracia. Palabras: 1137

×