Lic. Rodrigo Munguía Rodríguez
Sócrates resulta ser un ejemplo paradigmático 
en la creación de la didáctica en la filosofía 
occidental. A través de la ...
Así como Sócrates interpelaba a todo el mundo, 
desde la clase política, hasta a zapateros y las 
personas que normalmente...
Aparecía como necesario recordar al viejo Sócrates cuando se 
habla de la enseñanza de la filosofía. El reto hoy en día co...
En términos actuales, me parece que lo 
anteriormente dicho tiene que ver con involucrar 
al estudiante de filosofía en el...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Estrategias para el desarrollo de la didáctica de la filosofía

158 visualizaciones

Publicado el

Presentación de Rodrigo Munguía para la Academia de filosofía del bachillerato tecnológico de la UIN.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
158
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
7
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Estrategias para el desarrollo de la didáctica de la filosofía

  1. 1. Lic. Rodrigo Munguía Rodríguez
  2. 2. Sócrates resulta ser un ejemplo paradigmático en la creación de la didáctica en la filosofía occidental. A través de la mayéutica, se interpelaba a las demás personas a parir ideas y, finalmente, conocerse a sí mismos, tarea que aparece como fundamental en los orígenes de la racionalidad filosófica. De esta manera, y como el mismo Sócrates lo dice: “no se trata de ninguna bagatela, se trata de saber cómo debemos vivir”. Desde este punto de vista, la labor de la filosofía y su enseñanza quedan dispuestas.
  3. 3. Así como Sócrates interpelaba a todo el mundo, desde la clase política, hasta a zapateros y las personas que normalmente transitaban por el ágora, así podríamos traducir a nuestra actualidad la labor filosófica. Es decir, que por medio de ciertas preguntas, independientemente de a quién se dirigían éstas, la labor del cuidado de sí y, por ende, de la vida filosófica, aparecían como necesarias al interlocutor del viejo Sócrates. Es decir, que no se requiere, de manera necesaria e imprescindible, aparecer como filósofo de profesión para introducirse en el mundo del quehacer filosófico y las implicaciones que la vida filosófica conlleva.
  4. 4. Aparecía como necesario recordar al viejo Sócrates cuando se habla de la enseñanza de la filosofía. El reto hoy en día consiste en responder a la cuestión: ¿cómo involucrar a los alumnos en el proceso de la vida filosófica, su enseñanza, su historia y los elementos que conlleva? Sin lugar a dudas, en una sociedad donde el conocimiento intelectual se muestra como abiertamente inútil o, en el mejor de los casos, como un hobby, dicha tarea, es decir, la didáctica de la filosofía se presenta como algo, sinceramente, difícil. Quizá sería, por medio del método socrático, la forma de introducir al alumno a la filosofía; esto significa, interpelarlo en su propia subjetividad, preguntándole por su propia vida y su forma de ser, y dejándole ver que, finalmente, la filosofía no es un saber extraño a ella o él. Como dijimos, la filosofía nos interpela a cada uno de nosotros, por que, en palabras de Sócrates, se trata de cómo debemos vivir.
  5. 5. En términos actuales, me parece que lo anteriormente dicho tiene que ver con involucrar al estudiante de filosofía en el proceso filosófico a través de su propia experiencia vital; la experiencia que el estudiante haya adquirido a través de su vida, para lo que, finalmente, la filosofía le brindará las herramientas conceptuales para desarrollar un análisis crítico y reflexivo sobre esta experiencia vital que es propia de cada sujeto.

×