Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

6 Domingo de Pascua - C

9 visualizaciones

Publicado el

6 Domingo de Pascua - C

Publicado en: Meditación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

6 Domingo de Pascua - C

  1. 1. Que no tiemble vuestro corazón 6º Domingo de Pascua – Ciclo C En estos tiempos en que ser cristiano comprometido resulta poco “políticamente correcto”, Jesús nos ofrece estas palabras, pronunciadas en su última cena, para darnos aliento. Quien me ama guardará mis palabras, dice Jesús. El amor no es cuestión de sentimientos ni de promesas. El amor se traduce en acción, y guardar las palabras es convertirlas en vida. Quien ama no es el que solamente cree, escucha y predica, sino el que obedece y sigue a Jesús hasta el final. Esto significa guardar las palabras. Por tanto, si nos decimos cristianos, debe notarse en nuestra vida, en nuestras decisiones y en nuestra forma de estar en el mundo. No se trata tanto de proclamar sino de dar testimonio con nuestro vivir cada día, tal como señaló el papa Pablo VI: el mundo escucha mejor a los que dan testimonio que a los que enseñan. Y si escucha a los que enseñan, es porque dan ejemplo de lo que dicen. ¿Cómo escuchar lo que nos dice Jesús? ¿Cómo entender sus palabras? Él mismo nos lo revela: el Defensor, el Espíritu Santo, nos dará la inteligencia para comprender. Cuando Jesús explicaba todo esto a sus discípulos aún no había muerto ni resucitado, ¡todavía les faltaba entender unas cuantas cosas! Pero con el tiempo lograron captar el significado de todo lo que les había enseñado Jesús, lo hicieron carne de su carne y lo esparcieron por el mundo. Mi paz os dejo, mi paz os doy. Esta frase que oímos tantas veces en la misa la pronunció Jesús en ese momento, a punto de morir. Sabía que sus discípulos caerían y quedarían abatidos por la tristeza y el miedo. Por eso quiere dejarles otro regalo precioso: la paz. Pero esta paz no es como la del mundo, señala Jesús. ¿Por qué no? En primer lugar, no es una calma absoluta, no es falta de problemas, no es una paz psicológica o mental. Ese tipo de paz se puede conseguir con diversas técnicas de relajación y se da espontáneamente cuando las cosas van bien. Pero cuando la vida se agita como un mar tempestuoso ¿dónde encontrar la paz? ¿Dónde está la paz en medio de la tormenta? ¿Dónde encontrar la paz en medio de las dificultades? Jesús nos la da justamente en esos momentos. Porque su paz no es calma mental, sino un fundamento sólido donde arraigar nuestra vida. Su paz es el amor del Padre creador, que nos sostiene en la existencia. Su paz es su presencia, siempre con nosotros. Su paz es un pilar que jamás cae ni se tambalea. Nosotros podemos vacilar… pero su paz nos aguantará siempre. Por eso Jesús añade: Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. No temáis, nos dice Jesús hoy. No tembléis, no dejéis que los vendavales del mundo os lleven. Modas, imposiciones políticas, tendencias culturales, falacias disfrazadas de bien, persecuciones… Hay mil vientos que nos quieren arrastrar como hojas secas. Si estamos arraigados en Jesús, no podrán. No tembléis. Jesús añade que se va con el Padre. Y deberíais alegraros porque el Padre es más que yo. ¿Por qué lo dice? En ese momento Jesús está hablando ante sus amigos como hombre mortal, y el Padre, como Dios, es más. Pero con esa frase nos está diciendo que toda persona que muere, sobre todo si muere como él, firme en su lugar, sin desfallecer en su misión, también va al Padre. Nos presenta la muerte como un encuentro gozoso, y no un final trágico. Hay otra vida, otro universo, otra dimensión más allá. Dios nos espera a todos allí. Desde los brazos del Padre, el Hijo siempre está con nosotros. Con esta certeza, ¿qué sentido tiene tener miedo? Podemos temblar y dudar, pero si nos anclamos en él, no hay motivos. Que no tiemble vuestro corazón… Confiad en mí.

×