LOS LIMITES DEL EMPLEO.
Manfred Nolte
El pasado mes de agosto ha supuesto una inflexión previsiblemente transitoria
en la ...
redujo en 134.300 personas. En términos desestacionalizados las caídas de
ambos índices son marginales y deben inscribirse...
nueva fase del ciclo productivo. Para corregir ese tipo de paro hay que incidir en
las estructuras productivas.
La media d...
¿Y cuales son esas reformas de la oferta de trabajo? Pues aquellas que compitan
con la creciente robotización y automatiza...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

(279)llos limites del empleo

602 visualizaciones

Publicado el

Limits to non skilled workers

Publicado en: Economía y finanzas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

(279)llos limites del empleo

  1. 1. LOS LIMITES DEL EMPLEO. Manfred Nolte El pasado mes de agosto ha supuesto una inflexión previsiblemente transitoria en la animosa senda de recuperación del empleo iniciada a finales de 2013 por la economía española. El paro registrado se incrementó en 21.700 personas respecto de julio, por encima de los crecimientos de agosto de los dos años anteriores, y, lo que es más significativo, la afiliación a la Seguridad Social se
  2. 2. redujo en 134.300 personas. En términos desestacionalizados las caídas de ambos índices son marginales y deben inscribirse en una tendencia de mejoría del empleo que, sin duda, continuará en los meses venideros. Se cifra una creación neta de empleo de 800.000 personas desde 2014 hasta finales de 2015 y una cifra menor para 2016. Para BBVA la creación de empleo superará el millón de empleos entre 2015 y 2016. Igualmente, el Gobierno de España estima que se conseguirán avances importantes en la reducción del paro. Por primera vez desde el inicio de la crisis, en 2014 cedió el paro EPA en términos medios anuales. A finales de 2015 el paro será previsiblemente inferior al de finales de 2011 tanto en número de parados como en tasa, que ha registrado una senda positiva del 1,2% en 2014, hasta alcanzar, previsiblemente, crecimientos del 3,0% en 2015 y del 2,5% en 2016. El Consenso FUNCAS sitúa dichas tasas en el 2,6% y el 2,4% respectivamente. Así las cosas, la tasa de paro EPA que fue del 26,1% en 2013 trazaría una ruta de recuperación sostenida arrojando valores sucesivos del 24,4% en 2014 y previsiones del 22,2% en 2015 y del 20,5% en 2016, siempre bajo el consenso FUNCAS. A pesar del traspiés, lo anterior muestra un escenario de optimismo relativo. Si bien la tendencia es a la recuperación del empleo y la reducción del paro, surge necesariamente una pregunta cargada de incertidumbres: ¿Cuándo recuperará la economía española los índices previos a la irrupción de la gran crisis, y en lo que nos atañe, cuando repetirá el colectivo de trabajadores del país el excelente registro del 7,95% de paro EPA, contabilizado el segundo trimestre de 2007? ¿Cómo sostener el transito desde el techo de 6,3 millones de parados en 2013(26,94 de paro EPA) a los 5,2 millones de hoy, para abocar la tendencia a los 1,7 millones del segundo trimestre de 2007? O dicho de otra manera: ¿son fiables las expectativas del Gobierno de que la tasa de paro media sea este año del 22,1%, del 19,8% en 2016, del 17,7% en 2017 y del 15,6% en 2018? Para responder a dicha pregunta hay que aludir de forma inmediata a dos categorías de desempleo que coexisten en todas las economías pero que lo hacen con especial solapamiento en la economía de nuestro país. Se trata de la distinción entre el paro cíclico o coyuntural y el llamado paro estructural. El primero es altamente sensible a las variaciones del PIB y su funcionamiento responde en una buena medida a la ley de Okun. Dicha ley plantea una relación negativa(afectada de un coeficiente llamado ‘coeficiente de Okun’) entre la tasa de paro y la de crecimiento económico. Por lo tanto la respuesta es positiva si, como prevé el Plan de Estabilidad del Gobierno, la economía española crece a tasas en torno al 3% acumulativo anual, y siempre que el viento de cola que sopla tras la economía española, siga aportando sus funciones benéficas. Pero el lector habrá advertido que solo se ha contestado a una parte de la pregunta dejado sin respuesta a la que atañe de la recuperación de los niveles de empleo del segundo trimestre de 2007. Aquí las cosas pintan de otro color. Porque existe otro tipo de paro llamado ‘estructural’ producido por profundos desajustes entre la oferta y la demanda de trabajo que se prolongan en el tiempo con independencia de la recuperación del PIB. Y es que, tras los estragos provocados por crisis dilatadas y profundas, con frecuencia las habilidades de los trabajadores no coinciden ya con los necesidades de los empleadores en la
  3. 3. nueva fase del ciclo productivo. Para corregir ese tipo de paro hay que incidir en las estructuras productivas. La media de los informes de las Instituciones Internacionales sitúa el paro estructural en España en los umbrales del 15%. Si no se produce en el país una profunda reforma de la oferta de trabajo, las altas tasa de paro seguirán ratificando la lista de las estadísticas de los últimos 25 años. Desde 1976, la tasa de paro en España solo ha bajado del 1o% en 3 ejercicios y la media simple de la serie histórica hasta nuestros días se sitúa en el 16%.
  4. 4. ¿Y cuales son esas reformas de la oferta de trabajo? Pues aquellas que compitan con la creciente robotización y automatización de los puestos de trabajo, la deslocalización de servicios banalizados y los mayores niveles de conocimiento y de capital humano de los países competidores. Hay que estar ciego para no percibir que el mal funcionamiento del mercado de trabajo es uno de los problemas más graves y persistentes de la economía española. Mantenemos una estructura laboral rígida y dual, donde los más protegidos asumen la negociación convencional en detrimento del resto y donde solo un exiguo porcentaje es de ámbito empresarial, referido a productividad. Existen también importantes problemas en la interpretación de los tribunales de la normativa. Sin flexibilidad, los ajustes, a diferencia de otros países siempre serán en cantidad y no en salario además de contar con una elevada mortandad empresarial en épocas de crisis. Pero sobre todas las cosas, nuestra fuerza laboral está poco preparada e instruida en relación a nuestros competidores extranjeros. Las políticas activas de empleo pueden jugar un papel relevante para enmendar esta situación pero el esfuerzo no debe ser grande, sino hercúleo y radical si pretendemos revertir la situación laboral en particular la de nuestros jóvenes. Un informe demoledor de ILVIE concluye que, a pesar del amplio relevo generacional, en la próxima década el mercado de trabajo español dejará fuera a los jóvenes con baja formación y concentrará las oportunidades solo en los más cualificados acentuándose sobre esta base las desigualdades laborales observadas durante la crisis. Siete de cada diez nuevos puestos de trabajo creados en la próxima década serán de alta cualificación. Es menester, en consecuencia, concienciarse de que el mayor déficit estructural de la democracia española es su sistema educativo y por extensión los canales de alimentación del conocimiento. Otros países como Japón, Taiwan, Corea o Singapur se percataron de la importancia de este hecho e instauraron códigos de educación que las elevaron al club de las naciones punteras del planeta. Con escaso paro. España necesita un gran pacto de Estado para dar el salto adelante. No hay vuelta atrás. 7.09.15.

×