SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 3
Descargar para leer sin conexión
EL ESCRITOR
Por: stargirl23 – Laura Daniela Cortés.


Era miércoles. Su primer día sin ir a trabajar después de ser despedido por su jefe, luego de que
varios problemas ocurrieran. Sonó el despertador a las 7:30 am, se despertó maldiciendo
mentalmente, realmente no quería levantarse.

Se levantó de su cama y abrió las cortinas de su habitación. El brillo enceguecedor del sol cubrió
todo el lugar, permitiéndole obtener una de las mejores vistas de la ciudad. Vivía en el piso 14 de
un gran edificio en el centro de la ciudad, no era el mejor sitio para vivir y menos en esas épocas
de violencia, donde ningún lugar era seguro, sin embargo, su apartamento era bastante acogedor.
Aunque no acostumbraba a tomar café, se acercó a la cocina para prepararse aquella bebida
caliente, pues el frío que hacía esa mañana no se comparaba al de los días anteriores.

Se dirigió al sofá con la taza en su mano derecha, se sentó y empezó a pensar en muchas cosas,
recordando sus épocas de escritor años atrás. Fijó su mirada en la vieja maquina de escribir que
tenía al frente suyo, su mirada se convirtió en una mirada melancólica, para luego desviarla y ver a
lo lejos un trolebús que se alejaba, ese mismo que cogía para ir al trabajo. Maldijo de nuevo, esta
vez, a su jefe.

Eran pasadas las 8 de la mañana cuando tomó una rápida ducha y se arregló. Ya sabía el plan para
ese día: escribir, escribir y escribir. Unas gotas que cayeron de su cabello mojado empaparon unas
pocas hojas que tenía en su mano, igual, las introdujo en la máquina de escribir y se sentó.

Suspiró fuertemente.


Los dos amantes se encontraban escondidos, listos para abandonar
sus respectivas casas. Esa noche escaparían para jamás volver.
Ambos eran de familias ricas, y se puede decir que no se llevaban
muy bien.

Eran las 10 de la noche y en la casa de la muchacha ya todos
dormían. Cogió una pequeña maleta, se la echó al hombro, dejó una
nota para sus padres en la mesa y salió. El joven por su parte,
escapó por la ventana, quejándose después de una dolorosa caída en
un colchón de ramas.

Ambos se encontrarían en la calle principal, y de ahí partirían a
su destino: una vieja casa de las afueras de la ciudad.


El escritor paró por un segundo y se fijó en la hora: 11:00 am.


La casa estaba bastante deteriorada por dentro y por fuera, no
obstante, prendieron algunas velas debido a la escasez de
electricidad.
Subieron al segundo piso, pero las habitaciones estaban vacías,
así que optaron por ir al desván. Había un pequeño y viejo sofá
allí. Empezaron a quitarse sus prendas de vestir y el resto ya se
lo podrán imaginar.

Escucharon un ruido.

Se apresuraron a vestirse y a coger sus pertenencias, rápidamente
encontraron unas estrechas escaleras que daban hacía un pequeño
cuarto completamente oscuro y aguardaron allí.


El estómago le crujía, no había desayunado y ya era hora de almorzar. Paró por unos minutos su
escritura, fue a la cocina y escuchó varios ruidos que provenían de la calle, sin embargo, los ignoró.

Las horas transcurrían y el escritor continuaba relatando su historia, se adentraba cada vez más en
ella. Cerró las cortinas y prendió la luz, continuó.


Por el sonido de las voces que se escuchaban en el primer piso,
parecía como si fueran unos bandidos los que habían entrado a la
casa, haciendo otra de sus fechorías. Los amantes no tenían
escapatoria, tendrían que esperar a que los maleantes se fueran o
de otro modo los encontrarían en aquella situación y probablemente
le irían con el chisme a todo el mundo…

O tal vez no.

Hubo un momento de silencio y luego se escuchó un ruido difícil de
descifrar, era como si hubieran tirado algo al suelo. Finalmente
se escuchaban las voces alejadas, habían huido.

Era aproximadamente la 1 de la mañana, cuando empezaron a sentir
un calor sofocante, proveniente de los primeros pisos. No podían
bajar puesto que la puerta estaba estancada. Recurrieron a los
gritos, pero era claro que nadie los iba a escuchar.


Estaba cansado. Terminó ese capítulo y se fue a dormir. Eran las 3 am.


Al día siguiente, encontraron los restos de los cuerpos calcinados
de ambos jóvenes. Habían atendido la emergencia a eso de las 4 de
la mañana, cuando ya el fuego había avanzado casi completamente.
Las investigaciones comenzarían ese mismo día, o tal vez después.
Sin embargo, ambas familias estaban destrozadas. Ya no había nada
que hacer.

Estaban muertos.
Se había levantado muy temprano en la mañana, para continuar su relato. Esa noche, por alguna
razón no pudo dormir bien, de pronto pudo haber sido por todos los ruidos que se hundían en las
profundidades de las oscuras calles.

Maldijo. Se le habían acabado las hojas, sólo pudo recitar unos cuantos párrafos más y ya.


Pasaba el tiempo y no habían resultados. Las familias estaban
desesperadas por saber algo, pero nada.

Nada.

La madre de la joven fallecida se sentaba todos los días a la
espera de una llamada por parte de la policía local. Recordó que
guardaba siempre en su bolso la nota que su hija le dejó antes de
ir. Abrió el arrugado papel viejo.

“Cuando estés esperando por una llamada telefónica,                                     siéntate
cómodamente, porque esta nunca llegará… Los amo”.


Alguien tocó la puerta.

El escritor se paró y abrió rápidamente. No es que mucha gente fuera a visitarlo. Era su vecina, una
anciana de unos 75 años.

 –Buenos días mijo –dijo ella.
 –Buenas –expresó con un tono cálido.
 –Perdón la molestia, es que quería saber si usted se encontraba bien –dijo su vecina sentándose
en el sofá.
 –Sí, bueno, ¿por qué no lo estaría? –preguntó.
 –Por los recientes hechos, hijo, ¿en qué mundo andas? ¿no has escuchado la radio ni has visto la
televisión? –espetó la anciana subiendo su tono de voz, cualquiera diría que estaba regañando a
su vecino.
 –No realmente… he… he estado algo ocupado –dijo rascándose la nuca dirigiendo su mirada a la
máquina de escribir.
 –No sabía que escribías, y menos cuando deberías estar trabajando –musitó confundida.
 –Ah no, yo… me echaron –dijo.
 –Lo siento –hizo una pausa –Creo que deberías ver esto…

La anciana lo tomó del brazo y lo llevó hasta su apartamento. Abrió un cajón y encontró un
periódico, se lo mostró.

El escritor no podía creer lo que estaba viendo, era la foto Alfonso Reyes Echandía, su jefe, en
primera plana. Había muerto.

Maldijo, por última vez.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

El Show Del Aburrimiento Lectura Lacano Cambios
El Show Del Aburrimiento Lectura Lacano CambiosEl Show Del Aburrimiento Lectura Lacano Cambios
El Show Del Aburrimiento Lectura Lacano Cambiosmonicapei
 
RESUMEN CASA BERNARDA ALBA
RESUMEN CASA BERNARDA ALBARESUMEN CASA BERNARDA ALBA
RESUMEN CASA BERNARDA ALBApaloma_pili
 
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_motaPublicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_motaAlfonso Biblioteca
 
La_última_noche_del_mundo_NeNeAGA.pdf
La_última_noche_del_mundo_NeNeAGA.pdfLa_última_noche_del_mundo_NeNeAGA.pdf
La_última_noche_del_mundo_NeNeAGA.pdfBriBlueAcosta
 
Jugando a ser detective_Myriam Quintero
Jugando a ser detective_Myriam QuinteroJugando a ser detective_Myriam Quintero
Jugando a ser detective_Myriam QuinteroSilvia López Teba
 
Leyendas urbanas v.2
Leyendas urbanas v.2Leyendas urbanas v.2
Leyendas urbanas v.2Ignacio GL
 
Escuela secundaria tecnica no
Escuela secundaria tecnica noEscuela secundaria tecnica no
Escuela secundaria tecnica noSol_Arcos
 
La rutina de los muertos
La rutina de los muertosLa rutina de los muertos
La rutina de los muertosJuan Merchán
 
Cartas del amor, Eduardo Galeano
Cartas del amor, Eduardo GaleanoCartas del amor, Eduardo Galeano
Cartas del amor, Eduardo GaleanoCon tinta Sangre
 
Calaveras_TercerAño
Calaveras_TercerAñoCalaveras_TercerAño
Calaveras_TercerAñofilec2011
 
crea tu propia historia de miedo
crea tu propia historia de miedocrea tu propia historia de miedo
crea tu propia historia de miedotecnologiadelmonte
 

La actualidad más candente (19)

El Show Del Aburrimiento Lectura Lacano Cambios
El Show Del Aburrimiento Lectura Lacano CambiosEl Show Del Aburrimiento Lectura Lacano Cambios
El Show Del Aburrimiento Lectura Lacano Cambios
 
RESUMEN CASA BERNARDA ALBA
RESUMEN CASA BERNARDA ALBARESUMEN CASA BERNARDA ALBA
RESUMEN CASA BERNARDA ALBA
 
antologia literaria
antologia literaria antologia literaria
antologia literaria
 
Grupo 5
Grupo 5Grupo 5
Grupo 5
 
Cuento duelo perpetuo
Cuento duelo perpetuoCuento duelo perpetuo
Cuento duelo perpetuo
 
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_motaPublicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
Publicación cuentos concurso_ángel_luis_mota
 
La_última_noche_del_mundo_NeNeAGA.pdf
La_última_noche_del_mundo_NeNeAGA.pdfLa_última_noche_del_mundo_NeNeAGA.pdf
La_última_noche_del_mundo_NeNeAGA.pdf
 
Cuent
CuentCuent
Cuent
 
Jugando a ser detective_Myriam Quintero
Jugando a ser detective_Myriam QuinteroJugando a ser detective_Myriam Quintero
Jugando a ser detective_Myriam Quintero
 
Leyendas urbanas v.2
Leyendas urbanas v.2Leyendas urbanas v.2
Leyendas urbanas v.2
 
Escuela secundaria tecnica no
Escuela secundaria tecnica noEscuela secundaria tecnica no
Escuela secundaria tecnica no
 
Los malos vecinos
Los malos vecinosLos malos vecinos
Los malos vecinos
 
El armario
El armarioEl armario
El armario
 
La rutina de los muertos
La rutina de los muertosLa rutina de los muertos
La rutina de los muertos
 
Guion la boda de lucilda
Guion la boda de lucildaGuion la boda de lucilda
Guion la boda de lucilda
 
Bitácora 7
Bitácora 7Bitácora 7
Bitácora 7
 
Cartas del amor, Eduardo Galeano
Cartas del amor, Eduardo GaleanoCartas del amor, Eduardo Galeano
Cartas del amor, Eduardo Galeano
 
Calaveras_TercerAño
Calaveras_TercerAñoCalaveras_TercerAño
Calaveras_TercerAño
 
crea tu propia historia de miedo
crea tu propia historia de miedocrea tu propia historia de miedo
crea tu propia historia de miedo
 

Destacado (9)

Con mi-cuento-encanto
Con mi-cuento-encantoCon mi-cuento-encanto
Con mi-cuento-encanto
 
Maratones de lectura - guía primaria.
Maratones de lectura - guía primaria.Maratones de lectura - guía primaria.
Maratones de lectura - guía primaria.
 
Cuento: Titiritesa
Cuento: TitiritesaCuento: Titiritesa
Cuento: Titiritesa
 
Guillermo Jorge Manuel José
Guillermo Jorge Manuel JoséGuillermo Jorge Manuel José
Guillermo Jorge Manuel José
 
Como aprender el nombre propio padres
Como aprender el nombre propio padresComo aprender el nombre propio padres
Como aprender el nombre propio padres
 
Cuento infantil: Cuantas palabras
Cuento infantil: Cuantas palabrasCuento infantil: Cuantas palabras
Cuento infantil: Cuantas palabras
 
Julieta estate quieta
Julieta estate quietaJulieta estate quieta
Julieta estate quieta
 
Cuento Sapo Distraido
Cuento Sapo DistraidoCuento Sapo Distraido
Cuento Sapo Distraido
 
Actividades lúdicas-para-fomentar-la-lectura-y-escritura
Actividades lúdicas-para-fomentar-la-lectura-y-escrituraActividades lúdicas-para-fomentar-la-lectura-y-escritura
Actividades lúdicas-para-fomentar-la-lectura-y-escritura
 

Similar a Cuento

Similar a Cuento (20)

Al otro lado del crepúsculo. África Lorente castillo
Al otro lado del crepúsculo. África Lorente castilloAl otro lado del crepúsculo. África Lorente castillo
Al otro lado del crepúsculo. África Lorente castillo
 
El hijo de la justicia capitulo 3 la mecedora embrujada
El hijo de la justicia capitulo 3 la mecedora embrujadaEl hijo de la justicia capitulo 3 la mecedora embrujada
El hijo de la justicia capitulo 3 la mecedora embrujada
 
Leyenda La casa abandonada
Leyenda La casa abandonadaLeyenda La casa abandonada
Leyenda La casa abandonada
 
Creepypastas
Creepypastas Creepypastas
Creepypastas
 
EL CUENTO FANTÁSTICO
EL CUENTO FANTÁSTICOEL CUENTO FANTÁSTICO
EL CUENTO FANTÁSTICO
 
2ºd
2ºd2ºd
2ºd
 
El Grito - Antonio Montes. Resumen del libro
El Grito - Antonio Montes. Resumen del libroEl Grito - Antonio Montes. Resumen del libro
El Grito - Antonio Montes. Resumen del libro
 
Fragmento de El Grito
Fragmento de El GritoFragmento de El Grito
Fragmento de El Grito
 
Relatos Cortos De Miedo
Relatos Cortos De MiedoRelatos Cortos De Miedo
Relatos Cortos De Miedo
 
Narraciones 1ºb
Narraciones 1ºbNarraciones 1ºb
Narraciones 1ºb
 
Cuentos breves fantásticos (1)
Cuentos breves fantásticos (1)Cuentos breves fantásticos (1)
Cuentos breves fantásticos (1)
 
Los dos vecinos
Los dos vecinosLos dos vecinos
Los dos vecinos
 
Los dos vecinos
Los dos vecinosLos dos vecinos
Los dos vecinos
 
La fogata
La fogataLa fogata
La fogata
 
Bel, amor mas alla de la muerte
Bel, amor mas alla de la muerteBel, amor mas alla de la muerte
Bel, amor mas alla de la muerte
 
La escalera número 63
La escalera número 63La escalera número 63
La escalera número 63
 
Rio magdalena - Rafael Bejarano
Rio magdalena  - Rafael BejaranoRio magdalena  - Rafael Bejarano
Rio magdalena - Rafael Bejarano
 
La Mujer del Vampiro (Cap. 1) - Érika Ángel
La Mujer del Vampiro (Cap. 1) - Érika ÁngelLa Mujer del Vampiro (Cap. 1) - Érika Ángel
La Mujer del Vampiro (Cap. 1) - Érika Ángel
 
Lapuertacondenada
LapuertacondenadaLapuertacondenada
Lapuertacondenada
 
Cuento de zuledma bustamante
Cuento de zuledma bustamanteCuento de zuledma bustamante
Cuento de zuledma bustamante
 

Más de Stefania9

Mi chivo expiatorio (autoguardado) (1)
Mi chivo expiatorio (autoguardado) (1)Mi chivo expiatorio (autoguardado) (1)
Mi chivo expiatorio (autoguardado) (1)Stefania9
 
Cualquier parecido es pura casualidad (1)
Cualquier parecido es pura casualidad (1)Cualquier parecido es pura casualidad (1)
Cualquier parecido es pura casualidad (1)Stefania9
 
Buscando la verdad oculta
Buscando la verdad ocultaBuscando la verdad oculta
Buscando la verdad ocultaStefania9
 
Novela de literatura
Novela de literaturaNovela de literatura
Novela de literaturaStefania9
 
Pasaporte Directo
Pasaporte DirectoPasaporte Directo
Pasaporte DirectoStefania9
 
Pasaporte directo (1)
Pasaporte directo (1)Pasaporte directo (1)
Pasaporte directo (1)Stefania9
 
0. instructivo proceso matricual
0. instructivo proceso matricual0. instructivo proceso matricual
0. instructivo proceso matricualStefania9
 

Más de Stefania9 (12)

Novela inka
Novela inkaNovela inka
Novela inka
 
Mi chivo expiatorio (autoguardado) (1)
Mi chivo expiatorio (autoguardado) (1)Mi chivo expiatorio (autoguardado) (1)
Mi chivo expiatorio (autoguardado) (1)
 
Novela (2)
Novela (2)Novela (2)
Novela (2)
 
Cualquier parecido es pura casualidad (1)
Cualquier parecido es pura casualidad (1)Cualquier parecido es pura casualidad (1)
Cualquier parecido es pura casualidad (1)
 
Novela (1)
Novela (1)Novela (1)
Novela (1)
 
Buscando la verdad oculta
Buscando la verdad ocultaBuscando la verdad oculta
Buscando la verdad oculta
 
Novela pj
Novela pjNovela pj
Novela pj
 
Novela de literatura
Novela de literaturaNovela de literatura
Novela de literatura
 
Novela
NovelaNovela
Novela
 
Pasaporte Directo
Pasaporte DirectoPasaporte Directo
Pasaporte Directo
 
Pasaporte directo (1)
Pasaporte directo (1)Pasaporte directo (1)
Pasaporte directo (1)
 
0. instructivo proceso matricual
0. instructivo proceso matricual0. instructivo proceso matricual
0. instructivo proceso matricual
 

Cuento

  • 1. EL ESCRITOR Por: stargirl23 – Laura Daniela Cortés. Era miércoles. Su primer día sin ir a trabajar después de ser despedido por su jefe, luego de que varios problemas ocurrieran. Sonó el despertador a las 7:30 am, se despertó maldiciendo mentalmente, realmente no quería levantarse. Se levantó de su cama y abrió las cortinas de su habitación. El brillo enceguecedor del sol cubrió todo el lugar, permitiéndole obtener una de las mejores vistas de la ciudad. Vivía en el piso 14 de un gran edificio en el centro de la ciudad, no era el mejor sitio para vivir y menos en esas épocas de violencia, donde ningún lugar era seguro, sin embargo, su apartamento era bastante acogedor. Aunque no acostumbraba a tomar café, se acercó a la cocina para prepararse aquella bebida caliente, pues el frío que hacía esa mañana no se comparaba al de los días anteriores. Se dirigió al sofá con la taza en su mano derecha, se sentó y empezó a pensar en muchas cosas, recordando sus épocas de escritor años atrás. Fijó su mirada en la vieja maquina de escribir que tenía al frente suyo, su mirada se convirtió en una mirada melancólica, para luego desviarla y ver a lo lejos un trolebús que se alejaba, ese mismo que cogía para ir al trabajo. Maldijo de nuevo, esta vez, a su jefe. Eran pasadas las 8 de la mañana cuando tomó una rápida ducha y se arregló. Ya sabía el plan para ese día: escribir, escribir y escribir. Unas gotas que cayeron de su cabello mojado empaparon unas pocas hojas que tenía en su mano, igual, las introdujo en la máquina de escribir y se sentó. Suspiró fuertemente. Los dos amantes se encontraban escondidos, listos para abandonar sus respectivas casas. Esa noche escaparían para jamás volver. Ambos eran de familias ricas, y se puede decir que no se llevaban muy bien. Eran las 10 de la noche y en la casa de la muchacha ya todos dormían. Cogió una pequeña maleta, se la echó al hombro, dejó una nota para sus padres en la mesa y salió. El joven por su parte, escapó por la ventana, quejándose después de una dolorosa caída en un colchón de ramas. Ambos se encontrarían en la calle principal, y de ahí partirían a su destino: una vieja casa de las afueras de la ciudad. El escritor paró por un segundo y se fijó en la hora: 11:00 am. La casa estaba bastante deteriorada por dentro y por fuera, no obstante, prendieron algunas velas debido a la escasez de electricidad.
  • 2. Subieron al segundo piso, pero las habitaciones estaban vacías, así que optaron por ir al desván. Había un pequeño y viejo sofá allí. Empezaron a quitarse sus prendas de vestir y el resto ya se lo podrán imaginar. Escucharon un ruido. Se apresuraron a vestirse y a coger sus pertenencias, rápidamente encontraron unas estrechas escaleras que daban hacía un pequeño cuarto completamente oscuro y aguardaron allí. El estómago le crujía, no había desayunado y ya era hora de almorzar. Paró por unos minutos su escritura, fue a la cocina y escuchó varios ruidos que provenían de la calle, sin embargo, los ignoró. Las horas transcurrían y el escritor continuaba relatando su historia, se adentraba cada vez más en ella. Cerró las cortinas y prendió la luz, continuó. Por el sonido de las voces que se escuchaban en el primer piso, parecía como si fueran unos bandidos los que habían entrado a la casa, haciendo otra de sus fechorías. Los amantes no tenían escapatoria, tendrían que esperar a que los maleantes se fueran o de otro modo los encontrarían en aquella situación y probablemente le irían con el chisme a todo el mundo… O tal vez no. Hubo un momento de silencio y luego se escuchó un ruido difícil de descifrar, era como si hubieran tirado algo al suelo. Finalmente se escuchaban las voces alejadas, habían huido. Era aproximadamente la 1 de la mañana, cuando empezaron a sentir un calor sofocante, proveniente de los primeros pisos. No podían bajar puesto que la puerta estaba estancada. Recurrieron a los gritos, pero era claro que nadie los iba a escuchar. Estaba cansado. Terminó ese capítulo y se fue a dormir. Eran las 3 am. Al día siguiente, encontraron los restos de los cuerpos calcinados de ambos jóvenes. Habían atendido la emergencia a eso de las 4 de la mañana, cuando ya el fuego había avanzado casi completamente. Las investigaciones comenzarían ese mismo día, o tal vez después. Sin embargo, ambas familias estaban destrozadas. Ya no había nada que hacer. Estaban muertos.
  • 3. Se había levantado muy temprano en la mañana, para continuar su relato. Esa noche, por alguna razón no pudo dormir bien, de pronto pudo haber sido por todos los ruidos que se hundían en las profundidades de las oscuras calles. Maldijo. Se le habían acabado las hojas, sólo pudo recitar unos cuantos párrafos más y ya. Pasaba el tiempo y no habían resultados. Las familias estaban desesperadas por saber algo, pero nada. Nada. La madre de la joven fallecida se sentaba todos los días a la espera de una llamada por parte de la policía local. Recordó que guardaba siempre en su bolso la nota que su hija le dejó antes de ir. Abrió el arrugado papel viejo. “Cuando estés esperando por una llamada telefónica, siéntate cómodamente, porque esta nunca llegará… Los amo”. Alguien tocó la puerta. El escritor se paró y abrió rápidamente. No es que mucha gente fuera a visitarlo. Era su vecina, una anciana de unos 75 años. –Buenos días mijo –dijo ella. –Buenas –expresó con un tono cálido. –Perdón la molestia, es que quería saber si usted se encontraba bien –dijo su vecina sentándose en el sofá. –Sí, bueno, ¿por qué no lo estaría? –preguntó. –Por los recientes hechos, hijo, ¿en qué mundo andas? ¿no has escuchado la radio ni has visto la televisión? –espetó la anciana subiendo su tono de voz, cualquiera diría que estaba regañando a su vecino. –No realmente… he… he estado algo ocupado –dijo rascándose la nuca dirigiendo su mirada a la máquina de escribir. –No sabía que escribías, y menos cuando deberías estar trabajando –musitó confundida. –Ah no, yo… me echaron –dijo. –Lo siento –hizo una pausa –Creo que deberías ver esto… La anciana lo tomó del brazo y lo llevó hasta su apartamento. Abrió un cajón y encontró un periódico, se lo mostró. El escritor no podía creer lo que estaba viendo, era la foto Alfonso Reyes Echandía, su jefe, en primera plana. Había muerto. Maldijo, por última vez.