SlideShare una empresa de Scribd logo
Las religiones orientales le negaban a la mujer su naturaleza racional.
       El judaísmo se manifestó siempre como una religión de varones.
         Más aún, en el idioma del Antiguo Testamento, las palabras
                   piadoso, justo y santo no tienen femenino.
                Puesto que todos somos hijos del mismo Padre,
        Jesús coloca a los hombres y a las mujeres en el mismo nivel.
        Y se preocupa continuamente de ellas durante su vida pública.
        Un grupo femenino seguía al Maestro por pueblos y ciudades.
               Algo inconcebible para los rabinos de entonces,
              que prohibían hablar con una mujer fuera de casa.
Además, numerosos milagros de Jesús tienen como destinatarias a las mujeres.
   Marcos nos narra dos de esos milagros, intercalados el uno en el otro,
               y los dos realizados a beneficio de dos mujeres.
                     Texto: Marcos 5, 21-43 // Tiempo Ordinario 13 –B-
                     Comentarios y presentación Asun Gutiérrez. Música: Mahler. Sinfonía 5ª. Adagietto.
21
   Cuando Jesús regresó en la barca a la otra orilla, una gran multitud se reunió a
su alrededor, y él se quedó junto al mar. 22 Entonces llegó uno de los jefes de la
sinagoga, llamado Jairo, y al verlo, se arrojó a sus pies, 23 rogándole con
insistencia: “Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se
cure y viva”.
24
   Jesús fue con él y lo seguía una gran multitud que lo apretaba por todos lados.




Los caminos de la fe, los grados de adhesión y relación con Jesús, son distintos en
cada persona. Pero la fe siempre supone el encuentro y diálogo personal con Él.
25
  Se encontraba allí una mujer que
desde hacía doce años padecía de
hemorragias. 26 Había sufrido
mucho en manos de numerosos
médicos y gastado todos sus bienes
sin resultado; al contrario, cada vez
estaba peor.




 Resulta difícil hoy comprender la magnitud de la tragedia de la mujer que narra
  el texto. Cualquier emanación de sangre dejaba en estado de impureza por un
                         tiempo. En este caso, doce años.
    Doce años en los que esta mujer no había recibido ni un beso, ni un abrazo,
    ni un apretón de manos de ningún ser humano. No podía tocar ni ser tocada.
               No podía ni cocinar, coser, lavar para otras personas.
          No podía hacer nada para nadie. La sociedad entera la rechazaba.
 El peor rechazo era el religioso, que consideraba la enfermedad como castigo de
                        Dios y la consideraba excomulgada.
27
                         Como había oído hablar de Jesús, se le acercó por detrás,
                                 entre la multitud, y tocó su manto,
                                          28
                                             porque pensaba:
                             “Con sólo tocar su manto quedaré curada”.




                       La mujer se atrevió aunque no fue fácil.
  Le impedían acercarse a Jesús las personas que, de haber conocido su situación,
        le hubieran dejado el campo libre, pues hubieran evitado su contacto.
Actuación con la que podemos identificarnos si tampoco queremos ser tocados por
     las personas “indeseables” de nuestra sociedad. ¿A qué personas rechazo?
La mujer cree en Jesús. Se desembaraza de los prejuicios religiosos que le impiden
 ponerse en contacto con él. Se atreve a tocar a aquel hombre que emana bondad y
comprensión, que tiene unos ojos profundos que no rehuyen su mirada, que invitan a
                la confianza, a la fe. Se atrevió. Tocó para ser curada.
29
                                Inmediatamente cesó la hemorragia,
                              y ella sintió en su cuerpo que estaba
                              curada de su mal.




El contacto con Jesús la había curado, la había hecho libre para volver a besar,
        a abrazar, a acariciar a los suyos y a todos los que lo necesitaran.
   Su corazón, tan necesitado de contactos humanos, sentía la plenitud que le
    impulsaba a amar al mundo entero, en especial a quienes, como ella, eran
                personas rechazadas y excluidas por la sociedad.
 Podemos comprender los sentimientos que le trasmitió Jesús: recuperación de
     la dignidad, ligereza de alma, plenitud de espíritu, alegría desbordada,
  necesidad de compartir... Lo mismo que sentimos cuando sabemos que Jesús
  está junto a nosotros, cuando necesitamos tocarlo y, sobre todo, cuando nos
                             sabemos tocados por Él.
30
  Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido de él, se
dio vuelta y, dirigiéndose a la multitud, preguntó:
                       “¿Quién tocó mi manto?”




     Jesús quiere conocer a quien pone su fe en él. No ha terminado el milagro.
            Quiere devolver la confianza en sí misma a aquella mujer.
                          Ayudarla a salir del anonimato.
               No era fácil confesar en público lo que había hecho.
      Su actuación había convertido en impuro a Jesús (Lv 11, 44-45 – 15, 25-27).
       De nuevo ¡se atrevió! y fue capaz de sobreponerse a todos los miedos
                                 y a los “qué dirán”.
         Dar testimonio de la fe implica salir del anonimato y dar la cara.
31
                                         Sus discípulos le dijeron:
                                      “¿Ves que la gente te aprieta por todas partes y
                                      preguntas quién te ha tocado?
                                      32
                                         Pero él seguía mirando a su alrededor, para
                                      ver quién había sido. 33 Entonces la mujer, muy
                                      asustada y temblando, porque sabía bien lo
                                      que le había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies
                                      y le confesó toda la verdad. 34 Jesús le dijo:
                                      “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz,
                                      y queda curada de tu enfermedad”.




       Muchas personas tocan a Jesús, pero pocas con la fe de esa mujer.
              No son iguales todas las formas de acercarse a Jesús.
    Jesús no se atribuye a sí mismo las curaciones. Recuerda algo realmente
              sorprendente: Tu fe te ha salvado.Tu fe te ha curado.
            Jesús le dice a la mujer que su fe es la causa de su salud.
           En la persona que cree hay siempre algo que la puede salvar
      y liberar de todo lo que la deshumaniza y le impide vivir con dignidad.
La fe obra el milagro, no al revés. La fe es una postura de total confianza en una
    Persona, de entrega, de esperanza. La fe cura integralmente, la fe salva.
35
  Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la
sinagoga y le dijeron: “Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al
Maestro?”. 36 Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la sinagoga:
“No temas, basta que creas”. 37 Y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro,
Santiago y Juan, el hermano de Santiago, 38 fue a casa del jefe de la sinagoga.




      Ya no se trata de curar una enfermedad. Ahora el problema es mayor.
      Jesús pide que se mantenga la fe, aunque las circunstancias se agraven.
                También en esas ocasiones Jesús sigue repitiendo:
                           No temas, basta con que tengas fe.
Allí vio un gran alboroto, y gente que lloraba y gritaba. 39 Al entrar, les dijo:
  “¿Por qué se alborotan y lloran? La niña no está muerta, sino que duerme”.
  40
     Y se burlaban de él. Pero Jesús hizo salir a todos, y tomando consigo al padre y a
  la madre de la niña, y a los que venían con él, entró donde ella estaba.




Jesús impide la entrada en la casa a quienes forman el coro de los lamentos,
a quienes se burlan de sus palabras e impiden que el corazón mantenga la
esperanza.
No ha muerto. Está dormida. Palabras pronunciadas con firmeza, con convicción
interna, que suenan a música celestial al padre y a la madre de la niña. ¡Ahora sí
que crece la esperanza! Y confiaron.
¿Confío yo en Jesús y en su Palabra?
41
        La tomó de la mano y le dijo:
     “Talitá kum, que significa: ¡Niña, yo te lo ordeno, levántate!”
     42
        En seguida la niña, que ya tenía doce años, se levantó y
     comenzó a caminar.




Jesús actúa sin conjuros ni complicaciones. Todo fue sencillo. Tomó a la niña
de la mano y le pidió que se levantara.
Al tocar un cadáver, Jesús vuelve a hacerse impuro (Núm 19,11), lo que parece que
no le importa ni le preocupa en absoluto.
Jesús me dice esas mismas palabras: a ti te lo digo, levántate.
Levántate de la pereza, de la rutina, del desánimo, de la prepotencia, del miedo,
de la incoherencia, de la tristeza, del egoísmo...
Jesús desea curarme, tocarme, darme la mano, venir a mi casa. Me dice: ten fe y
basta. Tu fe te está curando....
Ellos, entonces, se llenaron de asombro. 43 y él les mandó
     insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después dijo
     que dieran de comer a la niña.




Esta revelación es todavía imperfecta. Hay que esperar a otra victoria más sublime
 y reveladora: la victoria sobre su propia muerte. Entonces podrán divulgarlo todo.
    Para levantarse y seguir viviendo la niña necesita comer. Todas las personas
                necesitan tener alimento para una vida justa y digna.
     Nuestra misión es dar de comer, repartir pan, alegría, consuelo, ilusión...
                       a quienes se cruzan en nuestro camino.
Nuestro recuerdo se va a posar ahora sobre las manos de Jesús,
      unas manos capaces de transmitir confianza, de expresar afecto,
                      de ofrecer seguridad, de dar amor...
             Manos abiertas para acariciar y bendecir a los niños,
     manos tendidas para socorrer a quienes se echan al borde del camino
                        incapaces de seguir su andadura,
 manos sanadoras para curar los cuerpos lacerados y los espíritus maltrechos,
       manos trabajadoras que tiran de las redes o moldean la madera,
          manos que marcan el camino y estimulan a seguir adelante,
                          manos que llevan a la plenitud.
Te pedimos que tiendas tu mano a todos y a todas para que tu tacto revitalice,
 tu beso vivifique y tu abrazo consiga que seamos conscientes de tu cercanía.
     Acompañados por ti también seremos capaces de hacernos cercanos
                        a nuestros hermanos y hermanas.
          Ayúdanos a tender nuestras manos a quienes las necesiten.
                             Contamos con tu apoyo.
        Ayúdanos a no perder la fe y a sentir el contacto de tus manos
                           contra las nuestras. AMÉN
                              Isabel Gómez Acebo

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La pedagogia de jesus discipulos emaus
La pedagogia de jesus   discipulos emausLa pedagogia de jesus   discipulos emaus
La pedagogia de jesus discipulos emaus
pastoraledu
 
Alegría de creer alegría de vivir Respuestas claras a los problemas de fe. Fr...
Alegría de creer alegría de vivir Respuestas claras a los problemas de fe. Fr...Alegría de creer alegría de vivir Respuestas claras a los problemas de fe. Fr...
Alegría de creer alegría de vivir Respuestas claras a los problemas de fe. Fr...
infocatolicos
 
N20160323 al 30 iglesia internacional
N20160323 al 30   iglesia internacionalN20160323 al 30   iglesia internacional
N20160323 al 30 iglesia internacional
Rsm San Martín
 
Libro autoliberacion interior
Libro autoliberacion interiorLibro autoliberacion interior
Libro autoliberacion interior
exsal
 
Autoliberacion interior
Autoliberacion interiorAutoliberacion interior
Autoliberacion interior
doraglez88
 
Escuchar, ver, tocar la buena noticia
Escuchar, ver, tocar la buena noticiaEscuchar, ver, tocar la buena noticia
Escuchar, ver, tocar la buena noticia
HFIfranciscanas
 

La actualidad más candente (17)

La Castidad (Miguel Angel Fuentes)
La Castidad (Miguel Angel Fuentes)La Castidad (Miguel Angel Fuentes)
La Castidad (Miguel Angel Fuentes)
 
La pedagogia de jesus discipulos emaus
La pedagogia de jesus   discipulos emausLa pedagogia de jesus   discipulos emaus
La pedagogia de jesus discipulos emaus
 
Carta pastoral 2013
Carta pastoral 2013Carta pastoral 2013
Carta pastoral 2013
 
10° Domingo Ordinario - Ciclo C
10° Domingo Ordinario - Ciclo C10° Domingo Ordinario - Ciclo C
10° Domingo Ordinario - Ciclo C
 
Domingo 26 Ciclo b 2015
Domingo 26 Ciclo b 2015Domingo 26 Ciclo b 2015
Domingo 26 Ciclo b 2015
 
Alegría de creer alegría de vivir Respuestas claras a los problemas de fe. Fr...
Alegría de creer alegría de vivir Respuestas claras a los problemas de fe. Fr...Alegría de creer alegría de vivir Respuestas claras a los problemas de fe. Fr...
Alegría de creer alegría de vivir Respuestas claras a los problemas de fe. Fr...
 
Escuela Sabatica (Leccion 07 I Trim. 2014)
Escuela Sabatica (Leccion 07 I Trim. 2014)Escuela Sabatica (Leccion 07 I Trim. 2014)
Escuela Sabatica (Leccion 07 I Trim. 2014)
 
N20160323 al 30 iglesia internacional
N20160323 al 30   iglesia internacionalN20160323 al 30   iglesia internacional
N20160323 al 30 iglesia internacional
 
Desdoblamiento+astral
Desdoblamiento+astralDesdoblamiento+astral
Desdoblamiento+astral
 
Libro autoliberacion interior
Libro autoliberacion interiorLibro autoliberacion interior
Libro autoliberacion interior
 
Por que creo-d_james_kennedy
Por que creo-d_james_kennedyPor que creo-d_james_kennedy
Por que creo-d_james_kennedy
 
Libro autoliberacion interior
Libro autoliberacion interiorLibro autoliberacion interior
Libro autoliberacion interior
 
Manual de-liberacion
Manual de-liberacionManual de-liberacion
Manual de-liberacion
 
Discernimiento y el la oración de intercesión
Discernimiento y el la oración de intercesiónDiscernimiento y el la oración de intercesión
Discernimiento y el la oración de intercesión
 
Autoliberacion interior
Autoliberacion interiorAutoliberacion interior
Autoliberacion interior
 
Escuchar, ver, tocar la buena noticia
Escuchar, ver, tocar la buena noticiaEscuchar, ver, tocar la buena noticia
Escuchar, ver, tocar la buena noticia
 
Acompanamiento espiritual1
Acompanamiento espiritual1Acompanamiento espiritual1
Acompanamiento espiritual1
 

Destacado

Evangelio IV Domingo de Adviento - ciclo c
Evangelio IV Domingo de Adviento - ciclo cEvangelio IV Domingo de Adviento - ciclo c
Evangelio IV Domingo de Adviento - ciclo c
Carina Giles
 
Evangelio II Domingo de Adviento - ciclo c
Evangelio II Domingo de Adviento - ciclo cEvangelio II Domingo de Adviento - ciclo c
Evangelio II Domingo de Adviento - ciclo c
Carina Giles
 
Evangelio III Domingo de Adviento -ciclo c
Evangelio III Domingo de Adviento -ciclo cEvangelio III Domingo de Adviento -ciclo c
Evangelio III Domingo de Adviento -ciclo c
Carina Giles
 

Destacado (20)

Evangelio II Domingo de Cuaresma
Evangelio II Domingo de Cuaresma Evangelio II Domingo de Cuaresma
Evangelio II Domingo de Cuaresma
 
Evangelio IV Domingo de Adviento - ciclo c
Evangelio IV Domingo de Adviento - ciclo cEvangelio IV Domingo de Adviento - ciclo c
Evangelio IV Domingo de Adviento - ciclo c
 
Evangelio II Domingo de Adviento - ciclo c
Evangelio II Domingo de Adviento - ciclo cEvangelio II Domingo de Adviento - ciclo c
Evangelio II Domingo de Adviento - ciclo c
 
Evangelio del Domingo XXX durante el año
Evangelio del Domingo XXX durante el añoEvangelio del Domingo XXX durante el año
Evangelio del Domingo XXX durante el año
 
Evangelio del XIV Domingo d.a. - ciclo b
Evangelio del XIV Domingo d.a. - ciclo bEvangelio del XIV Domingo d.a. - ciclo b
Evangelio del XIV Domingo d.a. - ciclo b
 
Miércoles de Ceniza
Miércoles de Ceniza Miércoles de Ceniza
Miércoles de Ceniza
 
II Domingo de Pascua 2011
II Domingo de Pascua 2011II Domingo de Pascua 2011
II Domingo de Pascua 2011
 
Evangelio del Domingo XXIX durante el año
Evangelio del Domingo XXIX durante el añoEvangelio del Domingo XXIX durante el año
Evangelio del Domingo XXIX durante el año
 
24 de Junio: Nacimiento de San Juan Bautista
24 de Junio: Nacimiento de San Juan Bautista24 de Junio: Nacimiento de San Juan Bautista
24 de Junio: Nacimiento de San Juan Bautista
 
Domingo 17 de junio 2012
Domingo 17 de junio 2012Domingo 17 de junio 2012
Domingo 17 de junio 2012
 
28 de julio 2013
28 de julio 201328 de julio 2013
28 de julio 2013
 
I Domingo de Adviento - ciclo c
I Domingo de Adviento - ciclo cI Domingo de Adviento - ciclo c
I Domingo de Adviento - ciclo c
 
Domingo 28 de abril 2013
Domingo 28 de abril 2013Domingo 28 de abril 2013
Domingo 28 de abril 2013
 
Adviento
AdvientoAdviento
Adviento
 
Evangelio del Domingo V de Cuaresma
Evangelio del Domingo V de CuaresmaEvangelio del Domingo V de Cuaresma
Evangelio del Domingo V de Cuaresma
 
I Domingo de Cuaresma 2013
I Domingo de Cuaresma 2013I Domingo de Cuaresma 2013
I Domingo de Cuaresma 2013
 
Adviento
AdvientoAdviento
Adviento
 
Evangelio III Domingo de Adviento -ciclo c
Evangelio III Domingo de Adviento -ciclo cEvangelio III Domingo de Adviento -ciclo c
Evangelio III Domingo de Adviento -ciclo c
 
IV Domingo de Cuaresma - Ciclo A
IV Domingo de Cuaresma - Ciclo AIV Domingo de Cuaresma - Ciclo A
IV Domingo de Cuaresma - Ciclo A
 
V Domingo de Cuaresma - Ciclo A
V Domingo de Cuaresma - Ciclo AV Domingo de Cuaresma - Ciclo A
V Domingo de Cuaresma - Ciclo A
 

Similar a Evangelio 1° de Julio de 2012

LA HIJA DE JAIRO Y LA HEMORROISA: DOS HISTORIAS DE FE
LA HIJA DE JAIRO Y LA HEMORROISA: DOS HISTORIAS DE FELA HIJA DE JAIRO Y LA HEMORROISA: DOS HISTORIAS DE FE
LA HIJA DE JAIRO Y LA HEMORROISA: DOS HISTORIAS DE FE
Ramón Rivas
 
Reflexión al Evangelio del Domingo del 14 de agosto
Reflexión al Evangelio del Domingo del 14 de agostoReflexión al Evangelio del Domingo del 14 de agosto
Reflexión al Evangelio del Domingo del 14 de agosto
Parroquialainmaculada
 
Lectio divina lectura del santo evangelio según san mateo
Lectio divina  lectura del santo evangelio según san mateoLectio divina  lectura del santo evangelio según san mateo
Lectio divina lectura del santo evangelio según san mateo
Gladysmorayma Creamer Berrios
 

Similar a Evangelio 1° de Julio de 2012 (20)

LA HIJA DE JAIRO Y LA HEMORROISA: DOS HISTORIAS DE FE
LA HIJA DE JAIRO Y LA HEMORROISA: DOS HISTORIAS DE FELA HIJA DE JAIRO Y LA HEMORROISA: DOS HISTORIAS DE FE
LA HIJA DE JAIRO Y LA HEMORROISA: DOS HISTORIAS DE FE
 
1 de julio
1 de julio1 de julio
1 de julio
 
Hora Santa reflexiva Por la mujer en su día.pdf
Hora Santa reflexiva Por la mujer en su día.pdfHora Santa reflexiva Por la mujer en su día.pdf
Hora Santa reflexiva Por la mujer en su día.pdf
 
2015 Domingo Xlll
2015 Domingo Xlll2015 Domingo Xlll
2015 Domingo Xlll
 
"Toque de fe"
"Toque de fe""Toque de fe"
"Toque de fe"
 
Adoración eucarística 14 de abril
Adoración eucarística 14 de abril Adoración eucarística 14 de abril
Adoración eucarística 14 de abril
 
Homilía 13 domingo ordinario B
Homilía 13 domingo ordinario BHomilía 13 domingo ordinario B
Homilía 13 domingo ordinario B
 
13. tu fe te ha salvado
13. tu fe te ha salvado13. tu fe te ha salvado
13. tu fe te ha salvado
 
Hija de jairo
Hija de jairoHija de jairo
Hija de jairo
 
Capítulo 12 | El poder y la promesa | Libro Complementario | Escuela Sabática
Capítulo 12 | El poder y la promesa | Libro Complementario | Escuela SabáticaCapítulo 12 | El poder y la promesa | Libro Complementario | Escuela Sabática
Capítulo 12 | El poder y la promesa | Libro Complementario | Escuela Sabática
 
Domingo V d.a. - ciclo
Domingo V d.a. - ciclo Domingo V d.a. - ciclo
Domingo V d.a. - ciclo
 
Jesús aproximación histórica
Jesús aproximación históricaJesús aproximación histórica
Jesús aproximación histórica
 
O Hoxe De Deus En Xesus E En Nos 31 01 10
O Hoxe De Deus En Xesus E En Nos 31 01 10O Hoxe De Deus En Xesus E En Nos 31 01 10
O Hoxe De Deus En Xesus E En Nos 31 01 10
 
Dom To 4 C 10 Asun
Dom To 4 C 10 AsunDom To 4 C 10 Asun
Dom To 4 C 10 Asun
 
Dom20 a11cas
Dom20 a11casDom20 a11cas
Dom20 a11cas
 
Domingo ordinario 20
Domingo ordinario 20Domingo ordinario 20
Domingo ordinario 20
 
Reflexión al Evangelio del Domingo del 14 de agosto
Reflexión al Evangelio del Domingo del 14 de agostoReflexión al Evangelio del Domingo del 14 de agosto
Reflexión al Evangelio del Domingo del 14 de agosto
 
Lectio divina lectura del santo evangelio según san mateo
Lectio divina  lectura del santo evangelio según san mateoLectio divina  lectura del santo evangelio según san mateo
Lectio divina lectura del santo evangelio según san mateo
 
Sp loc-08-19-una mujertocaelmanto
Sp loc-08-19-una mujertocaelmantoSp loc-08-19-una mujertocaelmanto
Sp loc-08-19-una mujertocaelmanto
 
Dom10tiemporodinario
Dom10tiemporodinarioDom10tiemporodinario
Dom10tiemporodinario
 

Más de Carina Giles (12)

Tiempo de Adviento
Tiempo de AdvientoTiempo de Adviento
Tiempo de Adviento
 
Pedro, ¿dónde vas?
Pedro, ¿dónde vas?Pedro, ¿dónde vas?
Pedro, ¿dónde vas?
 
En este día
En este díaEn este día
En este día
 
Evangelio del Domingo 26/2/12
Evangelio del Domingo 26/2/12Evangelio del Domingo 26/2/12
Evangelio del Domingo 26/2/12
 
Evangelio del Domingo 19 de febrero 2012
Evangelio del Domingo 19 de febrero 2012Evangelio del Domingo 19 de febrero 2012
Evangelio del Domingo 19 de febrero 2012
 
Evangelio Domingo 12 de febrero 2012
Evangelio Domingo 12 de febrero 2012Evangelio Domingo 12 de febrero 2012
Evangelio Domingo 12 de febrero 2012
 
Evangelio de Navidad
Evangelio de Navidad Evangelio de Navidad
Evangelio de Navidad
 
Evangelio del IV Domingo de Adviento - año b
Evangelio del IV Domingo de Adviento - año bEvangelio del IV Domingo de Adviento - año b
Evangelio del IV Domingo de Adviento - año b
 
Evangelio del III Domingo de Adviento - ciclo b
Evangelio del III Domingo de Adviento - ciclo bEvangelio del III Domingo de Adviento - ciclo b
Evangelio del III Domingo de Adviento - ciclo b
 
Evangelio II Domingo de Adviento 2011
Evangelio II Domingo de Adviento 2011Evangelio II Domingo de Adviento 2011
Evangelio II Domingo de Adviento 2011
 
Evangelio I Domingo de Adviento
Evangelio I Domingo de AdvientoEvangelio I Domingo de Adviento
Evangelio I Domingo de Adviento
 
Fiesta de Cristo Rey
Fiesta de Cristo ReyFiesta de Cristo Rey
Fiesta de Cristo Rey
 

Último

Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptxDespierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
jenune
 

Último (10)

LA NECESIDAD DE SER LLENOS DEL ESPIRITU SANTO.pptx
LA NECESIDAD DE SER LLENOS DEL ESPIRITU SANTO.pptxLA NECESIDAD DE SER LLENOS DEL ESPIRITU SANTO.pptx
LA NECESIDAD DE SER LLENOS DEL ESPIRITU SANTO.pptx
 
La EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación histórica
La EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación históricaLa EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación histórica
La EXPIACIÓN EN EL Nuevo Testamento trascendiendo la expiación histórica
 
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf61 El Tiempo de Angustia    23.08.04.pdf
61 El Tiempo de Angustia 23.08.04.pdf
 
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
 
IDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedad
IDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedadIDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedad
IDENTIDAD De La FAMILIA, su trascendencia en la iglesia y en la sociedad
 
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesPentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
 
Models-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción Ética
Models-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción ÉticaModels-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción Ética
Models-Mark Manson.pdf. Versión 2. Seducción Ética
 
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
 
San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...
San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...
San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, protagonistas de la Iglesia fr...
 
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptxDespierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
Despierta Isaias 52 - Iglesia CED 2024.pptx
 

Evangelio 1° de Julio de 2012

  • 1. Las religiones orientales le negaban a la mujer su naturaleza racional. El judaísmo se manifestó siempre como una religión de varones. Más aún, en el idioma del Antiguo Testamento, las palabras piadoso, justo y santo no tienen femenino. Puesto que todos somos hijos del mismo Padre, Jesús coloca a los hombres y a las mujeres en el mismo nivel. Y se preocupa continuamente de ellas durante su vida pública. Un grupo femenino seguía al Maestro por pueblos y ciudades. Algo inconcebible para los rabinos de entonces, que prohibían hablar con una mujer fuera de casa. Además, numerosos milagros de Jesús tienen como destinatarias a las mujeres. Marcos nos narra dos de esos milagros, intercalados el uno en el otro, y los dos realizados a beneficio de dos mujeres. Texto: Marcos 5, 21-43 // Tiempo Ordinario 13 –B- Comentarios y presentación Asun Gutiérrez. Música: Mahler. Sinfonía 5ª. Adagietto.
  • 2. 21 Cuando Jesús regresó en la barca a la otra orilla, una gran multitud se reunió a su alrededor, y él se quedó junto al mar. 22 Entonces llegó uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verlo, se arrojó a sus pies, 23 rogándole con insistencia: “Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se cure y viva”. 24 Jesús fue con él y lo seguía una gran multitud que lo apretaba por todos lados. Los caminos de la fe, los grados de adhesión y relación con Jesús, son distintos en cada persona. Pero la fe siempre supone el encuentro y diálogo personal con Él.
  • 3. 25 Se encontraba allí una mujer que desde hacía doce años padecía de hemorragias. 26 Había sufrido mucho en manos de numerosos médicos y gastado todos sus bienes sin resultado; al contrario, cada vez estaba peor. Resulta difícil hoy comprender la magnitud de la tragedia de la mujer que narra el texto. Cualquier emanación de sangre dejaba en estado de impureza por un tiempo. En este caso, doce años. Doce años en los que esta mujer no había recibido ni un beso, ni un abrazo, ni un apretón de manos de ningún ser humano. No podía tocar ni ser tocada. No podía ni cocinar, coser, lavar para otras personas. No podía hacer nada para nadie. La sociedad entera la rechazaba. El peor rechazo era el religioso, que consideraba la enfermedad como castigo de Dios y la consideraba excomulgada.
  • 4. 27 Como había oído hablar de Jesús, se le acercó por detrás, entre la multitud, y tocó su manto, 28 porque pensaba: “Con sólo tocar su manto quedaré curada”. La mujer se atrevió aunque no fue fácil. Le impedían acercarse a Jesús las personas que, de haber conocido su situación, le hubieran dejado el campo libre, pues hubieran evitado su contacto. Actuación con la que podemos identificarnos si tampoco queremos ser tocados por las personas “indeseables” de nuestra sociedad. ¿A qué personas rechazo? La mujer cree en Jesús. Se desembaraza de los prejuicios religiosos que le impiden ponerse en contacto con él. Se atreve a tocar a aquel hombre que emana bondad y comprensión, que tiene unos ojos profundos que no rehuyen su mirada, que invitan a la confianza, a la fe. Se atrevió. Tocó para ser curada.
  • 5. 29 Inmediatamente cesó la hemorragia, y ella sintió en su cuerpo que estaba curada de su mal. El contacto con Jesús la había curado, la había hecho libre para volver a besar, a abrazar, a acariciar a los suyos y a todos los que lo necesitaran. Su corazón, tan necesitado de contactos humanos, sentía la plenitud que le impulsaba a amar al mundo entero, en especial a quienes, como ella, eran personas rechazadas y excluidas por la sociedad. Podemos comprender los sentimientos que le trasmitió Jesús: recuperación de la dignidad, ligereza de alma, plenitud de espíritu, alegría desbordada, necesidad de compartir... Lo mismo que sentimos cuando sabemos que Jesús está junto a nosotros, cuando necesitamos tocarlo y, sobre todo, cuando nos sabemos tocados por Él.
  • 6. 30 Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido de él, se dio vuelta y, dirigiéndose a la multitud, preguntó: “¿Quién tocó mi manto?” Jesús quiere conocer a quien pone su fe en él. No ha terminado el milagro. Quiere devolver la confianza en sí misma a aquella mujer. Ayudarla a salir del anonimato. No era fácil confesar en público lo que había hecho. Su actuación había convertido en impuro a Jesús (Lv 11, 44-45 – 15, 25-27). De nuevo ¡se atrevió! y fue capaz de sobreponerse a todos los miedos y a los “qué dirán”. Dar testimonio de la fe implica salir del anonimato y dar la cara.
  • 7. 31 Sus discípulos le dijeron: “¿Ves que la gente te aprieta por todas partes y preguntas quién te ha tocado? 32 Pero él seguía mirando a su alrededor, para ver quién había sido. 33 Entonces la mujer, muy asustada y temblando, porque sabía bien lo que le había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies y le confesó toda la verdad. 34 Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda curada de tu enfermedad”. Muchas personas tocan a Jesús, pero pocas con la fe de esa mujer. No son iguales todas las formas de acercarse a Jesús. Jesús no se atribuye a sí mismo las curaciones. Recuerda algo realmente sorprendente: Tu fe te ha salvado.Tu fe te ha curado. Jesús le dice a la mujer que su fe es la causa de su salud. En la persona que cree hay siempre algo que la puede salvar y liberar de todo lo que la deshumaniza y le impide vivir con dignidad. La fe obra el milagro, no al revés. La fe es una postura de total confianza en una Persona, de entrega, de esperanza. La fe cura integralmente, la fe salva.
  • 8. 35 Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la sinagoga y le dijeron: “Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?”. 36 Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la sinagoga: “No temas, basta que creas”. 37 Y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago, 38 fue a casa del jefe de la sinagoga. Ya no se trata de curar una enfermedad. Ahora el problema es mayor. Jesús pide que se mantenga la fe, aunque las circunstancias se agraven. También en esas ocasiones Jesús sigue repitiendo: No temas, basta con que tengas fe.
  • 9. Allí vio un gran alboroto, y gente que lloraba y gritaba. 39 Al entrar, les dijo: “¿Por qué se alborotan y lloran? La niña no está muerta, sino que duerme”. 40 Y se burlaban de él. Pero Jesús hizo salir a todos, y tomando consigo al padre y a la madre de la niña, y a los que venían con él, entró donde ella estaba. Jesús impide la entrada en la casa a quienes forman el coro de los lamentos, a quienes se burlan de sus palabras e impiden que el corazón mantenga la esperanza. No ha muerto. Está dormida. Palabras pronunciadas con firmeza, con convicción interna, que suenan a música celestial al padre y a la madre de la niña. ¡Ahora sí que crece la esperanza! Y confiaron. ¿Confío yo en Jesús y en su Palabra?
  • 10. 41 La tomó de la mano y le dijo: “Talitá kum, que significa: ¡Niña, yo te lo ordeno, levántate!” 42 En seguida la niña, que ya tenía doce años, se levantó y comenzó a caminar. Jesús actúa sin conjuros ni complicaciones. Todo fue sencillo. Tomó a la niña de la mano y le pidió que se levantara. Al tocar un cadáver, Jesús vuelve a hacerse impuro (Núm 19,11), lo que parece que no le importa ni le preocupa en absoluto. Jesús me dice esas mismas palabras: a ti te lo digo, levántate. Levántate de la pereza, de la rutina, del desánimo, de la prepotencia, del miedo, de la incoherencia, de la tristeza, del egoísmo... Jesús desea curarme, tocarme, darme la mano, venir a mi casa. Me dice: ten fe y basta. Tu fe te está curando....
  • 11. Ellos, entonces, se llenaron de asombro. 43 y él les mandó insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después dijo que dieran de comer a la niña. Esta revelación es todavía imperfecta. Hay que esperar a otra victoria más sublime y reveladora: la victoria sobre su propia muerte. Entonces podrán divulgarlo todo. Para levantarse y seguir viviendo la niña necesita comer. Todas las personas necesitan tener alimento para una vida justa y digna. Nuestra misión es dar de comer, repartir pan, alegría, consuelo, ilusión... a quienes se cruzan en nuestro camino.
  • 12. Nuestro recuerdo se va a posar ahora sobre las manos de Jesús, unas manos capaces de transmitir confianza, de expresar afecto, de ofrecer seguridad, de dar amor... Manos abiertas para acariciar y bendecir a los niños, manos tendidas para socorrer a quienes se echan al borde del camino incapaces de seguir su andadura, manos sanadoras para curar los cuerpos lacerados y los espíritus maltrechos, manos trabajadoras que tiran de las redes o moldean la madera, manos que marcan el camino y estimulan a seguir adelante, manos que llevan a la plenitud. Te pedimos que tiendas tu mano a todos y a todas para que tu tacto revitalice, tu beso vivifique y tu abrazo consiga que seamos conscientes de tu cercanía. Acompañados por ti también seremos capaces de hacernos cercanos a nuestros hermanos y hermanas. Ayúdanos a tender nuestras manos a quienes las necesiten. Contamos con tu apoyo. Ayúdanos a no perder la fe y a sentir el contacto de tus manos contra las nuestras. AMÉN Isabel Gómez Acebo