SlideShare una empresa de Scribd logo

El mal menor_5

Revista Literaria y Cultural - Provincia de Chacabuco - Chile

1 de 40
Descargar para leer sin conexión
Poesía * Narrativa * Crónica * Fotografía * Moda
El Mal Menor
N°5 * Mayo 2016
En este número:
Daniel Marín: “Yo no quiero ser
Alexis Sánchez” * Rock in Lampa
Gonzalo Arango y el Nadaísmo
Escultura pública en Chacabuco
Servando Rocha: Facción caníbal
Excavaciones cerebralesProyecto Financiado por Fondo Nacional
de Fomento del Libro y la Lectura
Convocatoria 2016
Lengua chilena
Por el profesor Alfonso Puchuncaví
Hay cada vez más giles
agringados que, cuando enen
hambre, piden un muffin.
¡Usted no sea idiota!
Usted, amigo chacabucano, sea pillo
y cuando tenga hambre sea bien chileno
y pida un queque. Así estará defendiendo
nuestra iden dad y nuestra pulenta
forma de hablar.
No lo olvide, queque sí, muffin no.
Editorial
El Mal Menor N°5 - Mayo de 2016 - Batuco - Chile - Correo electrónico: revistaelmalmenor@gmail.com
Editores: Jaime Núñez - Sergio Sarmiento - Emilio Serey - Melody Valenzuela
Diseño gráfico: Sergio Sarmiento - Fotogra a: Emilio Serey
Llegamos a nuestro quinto número con algunas novedades. En primer
lugar, debemos señalar que ya no estaremos solamente en Batuco, alicaída
alma mater de esta revista, sino que a par r de hoy nuestra cobertura se
expande a la provincia de Chacabuco, es decir, a Til Til, Colina, Lampa y sus
localidades aledañas, donde distribuiremos nuestro inocuo veneno verbal.
Esto ha sido posible gracias a que nuestro medio resultó ganador de un loto
concursable del Fondo del Libro y la Lectura, lo que nos permi rá salir a la
calle con un mayor raje. Y de forma gratuita. Lo horrendo de todo esto es
que tendremos que poner el logo gubernamental en la portada de El Mal
Menor. Me refiero a ese logo plagiado que instaló Piñera y que los actuales
cerebrosdelgobiernonohaneliminado.Nolepasaronlaretroexcavadoraa
empo al demonio y ahora nosotros somos los afectados. Cierto es que
todo logo estatal es, por naturaleza, horrible. Eso no está en discusión. El
logo estatal -impreso en las obras ar s cas- es un intento de validar una
forma polí ca de dominación, blanqueándola. Nosotros, como indica el
nombredenuestrarevista,vemosestasituacióncomoun"malmenor"que
nos permite recuperar algunos fondos públicos. Peor, en todo caso, sería
recibir el financiamiento de las grandes empresas. Llevar el logo de una
marca de ropa depor va, una gaseosa o una minera privada cae, para
nosotros, en el ámbito de la pros tución. Lo ideal, por supuesto, sería la
autoges ón total, pero hoy por hoy las personas no gastan su dinero en
revistas de literatura. Muchos no enen plata y más que muchos no se
interesan ni por el Condorito. Eso se agudiza en la provincia de Chacabuco,
donde la pobreza abunda y la educación escasea. Por tal mo vo vemos la
plata pública como una oportunidad de ampliar nuestro raje y lanzar más
revistas a la calle. Los verbos son tubérculos. O semillas. Y es necesario
sembrar. Hay que arrojar millones de ellos a la calle para que crezcan
plantas de belleza crí ca, arbustos de poesía, matas de cuentos, árboles de
concienciaylibertad.
2
Iluminaciones
Despertar
Antes de que la siesta
se vuelva pesadilla
SergioSarmiento
Escultura pública en Chacabuco
Por Justo Morales
In Situ
3
Hace unas semanas, recorriendo la plaza de
Lampa me encontré con el busto de
Bernardo O´higgins, un busto precario,
desproporcionado, hecho a la rápida, como
muchos que se instalan en Chile con el fin de
recordar a los “héroes patrios”, esos pos
pa lludos que nos meten en el cerebro
desde la más temprana infancia, como si
nuestra cabeza fuese un hotel para cadáve-
res. Esto me hizo pensar en la situación de la
escultura pública en la provincia de
Chacabuco. ¿Existe? ¿Dónde se encuentra?
¿De qué trata? Intentando responder tales
preguntas -que me alejaron de mi habitual
preocupación por los escasos eventos
ar s cosdelazona- realicéun recorridopor
las localidades más importantes de la
provincia, previa búsqueda de información
enInternet.
En primer lugar fui a Til Til, erra de tunas y
aceitunas, dirigiéndome hacia el parque
Manuel Rodríguez, que se encuentra en la
rutaG16,frenteala“CanchadelGato”,lugar
donde dicen fue asesinado el recordado
personaje. En tal si o, ubicado unos cuatro
Dos héroes, tres incursiones
actuales y un bodrio
Monumento a Manuel Rodríguez
La presencia escultórica en
Chacabuco es escasa y salvo en
Colina, donde se aprecia una mayor
proliferación de este arte, en el
resto del territorio parece
no pasar nada.
In Situ
4
kilómetros antes de llegar al pueblo de Til
Til, además de un busto bastante tradicional
de Rodríguez, me encontré con una escultu-
ra de Carlos Carmona. La obra, construida
con negras láminas de acero y financiada
por FONDART en 2007, muestra la silueta -
duplicada- del guerrillero que diera nombre
al Frente Patrió co. Concebida con ntes
posmodernos, el trabajo de Carmona (de
unos cinco metros de altura) dialoga con el
monumento quizá más emblemá co
dedicado a Rodríguez, como es la escultura
de Blanca Merino (1893-1973) instalada en
el parque Bustamante de San ago,
replicando su dinámica forma. Sin ser un
trabajo que deslumbre, la obra de Carmona
funciona de manera eficiente reafirmando
la imagen idealizada de Manuel Rodríguez
que subyace en el inconsciente colec vo
nacional.
Viajé después por la carretera General San
Mar n en busca del monumento a la
Victoria de Chacabuco, quizá la escultura
más importante de la provincia, obra que
fue construida en 1968 por el escultor
Héctor Román e inaugurada al año siguiente
por Eduardo Frei Montalva (el otro Frei, el
que parece que pensaba). La escultura, de
veinte metros de altura, que rememora la
batalla que en 1817 marcó el fin de la
reconquista española, está construida con
hormigón armado y recubierta con granito,
formando una especie de “hombre- colum-
Monumento a la Victoria de Chacabuco.
La visión comunicable.
santiago.adicto

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La actualidad más candente (20)

El mal menor_10_web
El mal menor_10_webEl mal menor_10_web
El mal menor_10_web
 
Ensayo
EnsayoEnsayo
Ensayo
 
El hijo de BOT 06
El hijo de BOT 06El hijo de BOT 06
El hijo de BOT 06
 
El hijo de BOT 10
El hijo de BOT 10El hijo de BOT 10
El hijo de BOT 10
 
El imaginero
El imagineroEl imaginero
El imaginero
 
El hijo de BOT 03
El hijo de BOT 03El hijo de BOT 03
El hijo de BOT 03
 
El hijo de BOT 01
El hijo de BOT 01El hijo de BOT 01
El hijo de BOT 01
 
Tendencia CAMP la del exceso
Tendencia CAMP la del excesoTendencia CAMP la del exceso
Tendencia CAMP la del exceso
 
El hijo de BOT 07
El hijo de BOT 07El hijo de BOT 07
El hijo de BOT 07
 
Revista INBOX VI
Revista INBOX VIRevista INBOX VI
Revista INBOX VI
 
El hijo de BOT 08
El hijo de BOT 08El hijo de BOT 08
El hijo de BOT 08
 
INBOX IX (2020-I)
INBOX IX (2020-I)INBOX IX (2020-I)
INBOX IX (2020-I)
 
El hijo de BOT 05
El hijo de BOT 05El hijo de BOT 05
El hijo de BOT 05
 
DOBLE J 4
DOBLE J 4DOBLE J 4
DOBLE J 4
 
Tres iniciativas
Tres iniciativasTres iniciativas
Tres iniciativas
 
El hijo de BOT 09
El hijo de BOT 09El hijo de BOT 09
El hijo de BOT 09
 
M A G A Z I N E Lenguaje Pijo
M A G A Z I N E Lenguaje PijoM A G A Z I N E Lenguaje Pijo
M A G A Z I N E Lenguaje Pijo
 
ExpoComic On Line # 30
ExpoComic On Line # 30ExpoComic On Line # 30
ExpoComic On Line # 30
 
Pancol katherine las ardillas de central park estan tristes los lunes
Pancol katherine   las ardillas de central park estan tristes los lunesPancol katherine   las ardillas de central park estan tristes los lunes
Pancol katherine las ardillas de central park estan tristes los lunes
 
TRES VIDAS (1905-1906) Gertrude Stein
TRES VIDAS (1905-1906) Gertrude SteinTRES VIDAS (1905-1906) Gertrude Stein
TRES VIDAS (1905-1906) Gertrude Stein
 

Similar a El mal menor_5

Periódico Chacabuco Cultural Mayo 2017 nro 29
Periódico Chacabuco Cultural Mayo 2017 nro 29Periódico Chacabuco Cultural Mayo 2017 nro 29
Periódico Chacabuco Cultural Mayo 2017 nro 29chacabucocultural
 
Chacabuco Cultural Periodico Nro 21 año V - Marzo-Abril 2016
Chacabuco Cultural Periodico Nro 21 año V - Marzo-Abril 2016Chacabuco Cultural Periodico Nro 21 año V - Marzo-Abril 2016
Chacabuco Cultural Periodico Nro 21 año V - Marzo-Abril 2016chacabucocultural
 
Chacabuco Cultural Periodico nro 22 Mayo-Junio 2016
Chacabuco Cultural Periodico nro 22 Mayo-Junio 2016Chacabuco Cultural Periodico nro 22 Mayo-Junio 2016
Chacabuco Cultural Periodico nro 22 Mayo-Junio 2016chacabucocultural
 
Hsca parcial-garcía collins-gonzález
Hsca parcial-garcía collins-gonzálezHsca parcial-garcía collins-gonzález
Hsca parcial-garcía collins-gonzálezJoaquín Cardoso
 
Costa casco camila florencia parcial i- hsca
Costa casco camila florencia  parcial i- hscaCosta casco camila florencia  parcial i- hsca
Costa casco camila florencia parcial i- hscaJoaquín Cardoso
 
Portafolio Lenguaje Marco Yèpez
Portafolio Lenguaje Marco YèpezPortafolio Lenguaje Marco Yèpez
Portafolio Lenguaje Marco YèpezJuan Quiceno
 
Ensayo, el naco en el país de las castas tlr ii
Ensayo, el naco en el país de las castas tlr iiEnsayo, el naco en el país de las castas tlr ii
Ensayo, el naco en el país de las castas tlr iiSTELLAMARISORTIZCABA
 
Guía de nivelación ii período comprensión lectora noveno
Guía de nivelación ii período comprensión lectora novenoGuía de nivelación ii período comprensión lectora noveno
Guía de nivelación ii período comprensión lectora novenowilmer ibañez
 
Periódico Chacabuco Cultural Nro 16 Marzo-Abril Año IV
Periódico Chacabuco Cultural Nro 16 Marzo-Abril Año IVPeriódico Chacabuco Cultural Nro 16 Marzo-Abril Año IV
Periódico Chacabuco Cultural Nro 16 Marzo-Abril Año IVchacabucocultural
 
Periódico Chacabuco Cultural nro8 Julio-agosto 2013
Periódico Chacabuco Cultural nro8 Julio-agosto 2013Periódico Chacabuco Cultural nro8 Julio-agosto 2013
Periódico Chacabuco Cultural nro8 Julio-agosto 2013chacabucocultural
 

Similar a El mal menor_5 (20)

Periódico Chacabuco Cultural Mayo 2017 nro 29
Periódico Chacabuco Cultural Mayo 2017 nro 29Periódico Chacabuco Cultural Mayo 2017 nro 29
Periódico Chacabuco Cultural Mayo 2017 nro 29
 
La Gatera de la Villa nº 46
La Gatera de la Villa nº 46La Gatera de la Villa nº 46
La Gatera de la Villa nº 46
 
El Desacuerdo #1
El Desacuerdo #1El Desacuerdo #1
El Desacuerdo #1
 
Chacabuco Cultural nro 40
Chacabuco Cultural nro 40Chacabuco Cultural nro 40
Chacabuco Cultural nro 40
 
Chacabuco Cultural Periodico Nro 21 año V - Marzo-Abril 2016
Chacabuco Cultural Periodico Nro 21 año V - Marzo-Abril 2016Chacabuco Cultural Periodico Nro 21 año V - Marzo-Abril 2016
Chacabuco Cultural Periodico Nro 21 año V - Marzo-Abril 2016
 
M.I.A.U. 01
M.I.A.U. 01M.I.A.U. 01
M.I.A.U. 01
 
Chacabuco Cultural Periodico nro 22 Mayo-Junio 2016
Chacabuco Cultural Periodico nro 22 Mayo-Junio 2016Chacabuco Cultural Periodico nro 22 Mayo-Junio 2016
Chacabuco Cultural Periodico nro 22 Mayo-Junio 2016
 
Hsca parcial-garcía collins-gonzález
Hsca parcial-garcía collins-gonzálezHsca parcial-garcía collins-gonzález
Hsca parcial-garcía collins-gonzález
 
La Gatera de la Villa nº 43
La Gatera de la Villa nº 43La Gatera de la Villa nº 43
La Gatera de la Villa nº 43
 
Hsca parcial garcia - paz
Hsca parcial garcia - pazHsca parcial garcia - paz
Hsca parcial garcia - paz
 
Paseo por la candelaria 2
Paseo por la candelaria 2Paseo por la candelaria 2
Paseo por la candelaria 2
 
Costa casco camila florencia parcial i- hsca
Costa casco camila florencia  parcial i- hscaCosta casco camila florencia  parcial i- hsca
Costa casco camila florencia parcial i- hsca
 
Incomodo polvito
Incomodo polvitoIncomodo polvito
Incomodo polvito
 
FOTOS DE PASCO - ANTIGUAS
FOTOS DE PASCO - ANTIGUASFOTOS DE PASCO - ANTIGUAS
FOTOS DE PASCO - ANTIGUAS
 
Portafolio Lenguaje Marco Yèpez
Portafolio Lenguaje Marco YèpezPortafolio Lenguaje Marco Yèpez
Portafolio Lenguaje Marco Yèpez
 
Ensayo, el naco en el país de las castas tlr ii
Ensayo, el naco en el país de las castas tlr iiEnsayo, el naco en el país de las castas tlr ii
Ensayo, el naco en el país de las castas tlr ii
 
Guía de nivelación ii período comprensión lectora noveno
Guía de nivelación ii período comprensión lectora novenoGuía de nivelación ii período comprensión lectora noveno
Guía de nivelación ii período comprensión lectora noveno
 
Chacabuco Cultural nro 32
Chacabuco Cultural nro 32Chacabuco Cultural nro 32
Chacabuco Cultural nro 32
 
Periódico Chacabuco Cultural Nro 16 Marzo-Abril Año IV
Periódico Chacabuco Cultural Nro 16 Marzo-Abril Año IVPeriódico Chacabuco Cultural Nro 16 Marzo-Abril Año IV
Periódico Chacabuco Cultural Nro 16 Marzo-Abril Año IV
 
Periódico Chacabuco Cultural nro8 Julio-agosto 2013
Periódico Chacabuco Cultural nro8 Julio-agosto 2013Periódico Chacabuco Cultural nro8 Julio-agosto 2013
Periódico Chacabuco Cultural nro8 Julio-agosto 2013
 

Último

Tarea 4. Ensayo sobre "Plagio académico"
Tarea 4. Ensayo sobre "Plagio académico"Tarea 4. Ensayo sobre "Plagio académico"
Tarea 4. Ensayo sobre "Plagio académico"elizabethauquilla123
 
Bermeo_Sabina_y_Hernández_Josué_Tarea_2.pdf
Bermeo_Sabina_y_Hernández_Josué_Tarea_2.pdfBermeo_Sabina_y_Hernández_Josué_Tarea_2.pdf
Bermeo_Sabina_y_Hernández_Josué_Tarea_2.pdfSabinaBermeo
 
Informe. El Observatorio Social "la Caixa"
Informe. El Observatorio Social "la Caixa"Informe. El Observatorio Social "la Caixa"
Informe. El Observatorio Social "la Caixa"mmunozgt
 
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdfPROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdfLozanogalex
 
Infografía sobre la historia del Instituto Diocesano
Infografía sobre la historia del Instituto DiocesanoInfografía sobre la historia del Instituto Diocesano
Infografía sobre la historia del Instituto Diocesanomeizterz5353
 
Teorías del Aprendizaje y paradigmas.pptx
Teorías del Aprendizaje y paradigmas.pptxTeorías del Aprendizaje y paradigmas.pptx
Teorías del Aprendizaje y paradigmas.pptxJunkotantik
 
Presentación sobre el Programa "Foro Nativos Digitales"
Presentación sobre el Programa "Foro Nativos Digitales"Presentación sobre el Programa "Foro Nativos Digitales"
Presentación sobre el Programa "Foro Nativos Digitales"gelisbeths
 
Práctica 1. Aplicación de la herramienta Padlet
Práctica 1. Aplicación de la herramienta PadletPráctica 1. Aplicación de la herramienta Padlet
Práctica 1. Aplicación de la herramienta PadletOscar Tigasi
 
Preelaboración de alimentos. Los huevos.pdf
Preelaboración de alimentos. Los huevos.pdfPreelaboración de alimentos. Los huevos.pdf
Preelaboración de alimentos. Los huevos.pdfVictorSanz21
 
Tarea 1. Ensayo sobre "La sociedad de la ignorancia"
Tarea 1. Ensayo sobre "La sociedad de la ignorancia"Tarea 1. Ensayo sobre "La sociedad de la ignorancia"
Tarea 1. Ensayo sobre "La sociedad de la ignorancia"elizabethauquilla123
 
Auquilla_Paola_y_Casco_Angela_Tarea_2.pdf
Auquilla_Paola_y_Casco_Angela_Tarea_2.pdfAuquilla_Paola_y_Casco_Angela_Tarea_2.pdf
Auquilla_Paola_y_Casco_Angela_Tarea_2.pdfAngelaCasco1
 
TRABAJO_FINAL_DE_INFO. Grupo N.1 Aprendizaje Basado en Problemas
TRABAJO_FINAL_DE_INFO. Grupo N.1 Aprendizaje Basado en ProblemasTRABAJO_FINAL_DE_INFO. Grupo N.1 Aprendizaje Basado en Problemas
TRABAJO_FINAL_DE_INFO. Grupo N.1 Aprendizaje Basado en ProblemasOscar Tigasi
 
reciente evolucion de la economia china y su impacto en el mundo
reciente evolucion de la economia china y su impacto en el mundo reciente evolucion de la economia china y su impacto en el mundo
reciente evolucion de la economia china y su impacto en el mundo Carlos Alberto Aquino Rodriguez
 
Información a las familias aula matinal.pdf
Información a las familias aula matinal.pdfInformación a las familias aula matinal.pdf
Información a las familias aula matinal.pdfAlfaresbilingual
 
Calendario Escolar 2023 - 2024 Venezuela
Calendario Escolar 2023 - 2024 VenezuelaCalendario Escolar 2023 - 2024 Venezuela
Calendario Escolar 2023 - 2024 VenezuelaDiegoVzquez68
 
Presentación sobre escritura colaborativa2024 Unidad 1.pptx
Presentación sobre escritura colaborativa2024 Unidad 1.pptxPresentación sobre escritura colaborativa2024 Unidad 1.pptx
Presentación sobre escritura colaborativa2024 Unidad 1.pptxINESDVERA
 
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdfla evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdfmjvalles74
 
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGGDOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGGCarmenTamayoDuran
 
Act.04_Presentación_Genially_Mas_Ingrid.pptx
Act.04_Presentación_Genially_Mas_Ingrid.pptxAct.04_Presentación_Genially_Mas_Ingrid.pptx
Act.04_Presentación_Genially_Mas_Ingrid.pptxAndrea Mas
 

Último (20)

Tarea 4. Ensayo sobre "Plagio académico"
Tarea 4. Ensayo sobre "Plagio académico"Tarea 4. Ensayo sobre "Plagio académico"
Tarea 4. Ensayo sobre "Plagio académico"
 
Bermeo_Sabina_y_Hernández_Josué_Tarea_2.pdf
Bermeo_Sabina_y_Hernández_Josué_Tarea_2.pdfBermeo_Sabina_y_Hernández_Josué_Tarea_2.pdf
Bermeo_Sabina_y_Hernández_Josué_Tarea_2.pdf
 
Informe. El Observatorio Social "la Caixa"
Informe. El Observatorio Social "la Caixa"Informe. El Observatorio Social "la Caixa"
Informe. El Observatorio Social "la Caixa"
 
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdfPROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
PROGRAMA DE ESTUDIO 2022 FASE 2 PREESCOLAR.pdf
 
Infografía sobre la historia del Instituto Diocesano
Infografía sobre la historia del Instituto DiocesanoInfografía sobre la historia del Instituto Diocesano
Infografía sobre la historia del Instituto Diocesano
 
Teorías del Aprendizaje y paradigmas.pptx
Teorías del Aprendizaje y paradigmas.pptxTeorías del Aprendizaje y paradigmas.pptx
Teorías del Aprendizaje y paradigmas.pptx
 
Presentación sobre el Programa "Foro Nativos Digitales"
Presentación sobre el Programa "Foro Nativos Digitales"Presentación sobre el Programa "Foro Nativos Digitales"
Presentación sobre el Programa "Foro Nativos Digitales"
 
Sesión: Sabiduría para vivir con rectitud
Sesión: Sabiduría para vivir con rectitudSesión: Sabiduría para vivir con rectitud
Sesión: Sabiduría para vivir con rectitud
 
Práctica 1. Aplicación de la herramienta Padlet
Práctica 1. Aplicación de la herramienta PadletPráctica 1. Aplicación de la herramienta Padlet
Práctica 1. Aplicación de la herramienta Padlet
 
Preelaboración de alimentos. Los huevos.pdf
Preelaboración de alimentos. Los huevos.pdfPreelaboración de alimentos. Los huevos.pdf
Preelaboración de alimentos. Los huevos.pdf
 
Tarea 1. Ensayo sobre "La sociedad de la ignorancia"
Tarea 1. Ensayo sobre "La sociedad de la ignorancia"Tarea 1. Ensayo sobre "La sociedad de la ignorancia"
Tarea 1. Ensayo sobre "La sociedad de la ignorancia"
 
Auquilla_Paola_y_Casco_Angela_Tarea_2.pdf
Auquilla_Paola_y_Casco_Angela_Tarea_2.pdfAuquilla_Paola_y_Casco_Angela_Tarea_2.pdf
Auquilla_Paola_y_Casco_Angela_Tarea_2.pdf
 
TRABAJO_FINAL_DE_INFO. Grupo N.1 Aprendizaje Basado en Problemas
TRABAJO_FINAL_DE_INFO. Grupo N.1 Aprendizaje Basado en ProblemasTRABAJO_FINAL_DE_INFO. Grupo N.1 Aprendizaje Basado en Problemas
TRABAJO_FINAL_DE_INFO. Grupo N.1 Aprendizaje Basado en Problemas
 
reciente evolucion de la economia china y su impacto en el mundo
reciente evolucion de la economia china y su impacto en el mundo reciente evolucion de la economia china y su impacto en el mundo
reciente evolucion de la economia china y su impacto en el mundo
 
Información a las familias aula matinal.pdf
Información a las familias aula matinal.pdfInformación a las familias aula matinal.pdf
Información a las familias aula matinal.pdf
 
Calendario Escolar 2023 - 2024 Venezuela
Calendario Escolar 2023 - 2024 VenezuelaCalendario Escolar 2023 - 2024 Venezuela
Calendario Escolar 2023 - 2024 Venezuela
 
Presentación sobre escritura colaborativa2024 Unidad 1.pptx
Presentación sobre escritura colaborativa2024 Unidad 1.pptxPresentación sobre escritura colaborativa2024 Unidad 1.pptx
Presentación sobre escritura colaborativa2024 Unidad 1.pptx
 
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdfla evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
 
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGGDOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
DOCUMENTOS PRESENTACIÓN PARA EXELEARNINGGG
 
Act.04_Presentación_Genially_Mas_Ingrid.pptx
Act.04_Presentación_Genially_Mas_Ingrid.pptxAct.04_Presentación_Genially_Mas_Ingrid.pptx
Act.04_Presentación_Genially_Mas_Ingrid.pptx
 

El mal menor_5

  • 1. Poesía * Narrativa * Crónica * Fotografía * Moda El Mal Menor N°5 * Mayo 2016 En este número: Daniel Marín: “Yo no quiero ser Alexis Sánchez” * Rock in Lampa Gonzalo Arango y el Nadaísmo Escultura pública en Chacabuco Servando Rocha: Facción caníbal Excavaciones cerebralesProyecto Financiado por Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura Convocatoria 2016
  • 2. Lengua chilena Por el profesor Alfonso Puchuncaví Hay cada vez más giles agringados que, cuando enen hambre, piden un muffin. ¡Usted no sea idiota! Usted, amigo chacabucano, sea pillo y cuando tenga hambre sea bien chileno y pida un queque. Así estará defendiendo nuestra iden dad y nuestra pulenta forma de hablar. No lo olvide, queque sí, muffin no.
  • 3. Editorial El Mal Menor N°5 - Mayo de 2016 - Batuco - Chile - Correo electrónico: revistaelmalmenor@gmail.com Editores: Jaime Núñez - Sergio Sarmiento - Emilio Serey - Melody Valenzuela Diseño gráfico: Sergio Sarmiento - Fotogra a: Emilio Serey Llegamos a nuestro quinto número con algunas novedades. En primer lugar, debemos señalar que ya no estaremos solamente en Batuco, alicaída alma mater de esta revista, sino que a par r de hoy nuestra cobertura se expande a la provincia de Chacabuco, es decir, a Til Til, Colina, Lampa y sus localidades aledañas, donde distribuiremos nuestro inocuo veneno verbal. Esto ha sido posible gracias a que nuestro medio resultó ganador de un loto concursable del Fondo del Libro y la Lectura, lo que nos permi rá salir a la calle con un mayor raje. Y de forma gratuita. Lo horrendo de todo esto es que tendremos que poner el logo gubernamental en la portada de El Mal Menor. Me refiero a ese logo plagiado que instaló Piñera y que los actuales cerebrosdelgobiernonohaneliminado.Nolepasaronlaretroexcavadoraa empo al demonio y ahora nosotros somos los afectados. Cierto es que todo logo estatal es, por naturaleza, horrible. Eso no está en discusión. El logo estatal -impreso en las obras ar s cas- es un intento de validar una forma polí ca de dominación, blanqueándola. Nosotros, como indica el nombredenuestrarevista,vemosestasituacióncomoun"malmenor"que nos permite recuperar algunos fondos públicos. Peor, en todo caso, sería recibir el financiamiento de las grandes empresas. Llevar el logo de una marca de ropa depor va, una gaseosa o una minera privada cae, para nosotros, en el ámbito de la pros tución. Lo ideal, por supuesto, sería la autoges ón total, pero hoy por hoy las personas no gastan su dinero en revistas de literatura. Muchos no enen plata y más que muchos no se interesan ni por el Condorito. Eso se agudiza en la provincia de Chacabuco, donde la pobreza abunda y la educación escasea. Por tal mo vo vemos la plata pública como una oportunidad de ampliar nuestro raje y lanzar más revistas a la calle. Los verbos son tubérculos. O semillas. Y es necesario sembrar. Hay que arrojar millones de ellos a la calle para que crezcan plantas de belleza crí ca, arbustos de poesía, matas de cuentos, árboles de concienciaylibertad.
  • 4. 2 Iluminaciones Despertar Antes de que la siesta se vuelva pesadilla SergioSarmiento
  • 5. Escultura pública en Chacabuco Por Justo Morales In Situ 3 Hace unas semanas, recorriendo la plaza de Lampa me encontré con el busto de Bernardo O´higgins, un busto precario, desproporcionado, hecho a la rápida, como muchos que se instalan en Chile con el fin de recordar a los “héroes patrios”, esos pos pa lludos que nos meten en el cerebro desde la más temprana infancia, como si nuestra cabeza fuese un hotel para cadáve- res. Esto me hizo pensar en la situación de la escultura pública en la provincia de Chacabuco. ¿Existe? ¿Dónde se encuentra? ¿De qué trata? Intentando responder tales preguntas -que me alejaron de mi habitual preocupación por los escasos eventos ar s cosdelazona- realicéun recorridopor las localidades más importantes de la provincia, previa búsqueda de información enInternet. En primer lugar fui a Til Til, erra de tunas y aceitunas, dirigiéndome hacia el parque Manuel Rodríguez, que se encuentra en la rutaG16,frenteala“CanchadelGato”,lugar donde dicen fue asesinado el recordado personaje. En tal si o, ubicado unos cuatro Dos héroes, tres incursiones actuales y un bodrio Monumento a Manuel Rodríguez La presencia escultórica en Chacabuco es escasa y salvo en Colina, donde se aprecia una mayor proliferación de este arte, en el resto del territorio parece no pasar nada.
  • 6. In Situ 4 kilómetros antes de llegar al pueblo de Til Til, además de un busto bastante tradicional de Rodríguez, me encontré con una escultu- ra de Carlos Carmona. La obra, construida con negras láminas de acero y financiada por FONDART en 2007, muestra la silueta - duplicada- del guerrillero que diera nombre al Frente Patrió co. Concebida con ntes posmodernos, el trabajo de Carmona (de unos cinco metros de altura) dialoga con el monumento quizá más emblemá co dedicado a Rodríguez, como es la escultura de Blanca Merino (1893-1973) instalada en el parque Bustamante de San ago, replicando su dinámica forma. Sin ser un trabajo que deslumbre, la obra de Carmona funciona de manera eficiente reafirmando la imagen idealizada de Manuel Rodríguez que subyace en el inconsciente colec vo nacional. Viajé después por la carretera General San Mar n en busca del monumento a la Victoria de Chacabuco, quizá la escultura más importante de la provincia, obra que fue construida en 1968 por el escultor Héctor Román e inaugurada al año siguiente por Eduardo Frei Montalva (el otro Frei, el que parece que pensaba). La escultura, de veinte metros de altura, que rememora la batalla que en 1817 marcó el fin de la reconquista española, está construida con hormigón armado y recubierta con granito, formando una especie de “hombre- colum- Monumento a la Victoria de Chacabuco. La visión comunicable. santiago.adicto
  • 7. 5 na” o falo que en lo alto sos ene una espadadeaceroinoxidable,brillantearma que debería ser usada para decapitar a los corruptos que controlan las grandes empresas y el estado. El monumento, de impecable factura y gran plas cidad, se levantó -como siempre ocurre en Chile- con algo de atraso, algo así como ciento cincuenta años, ya que el mismo O´higgins, tras la batalla ganada, pidió la construcción de este monumento “su- praindividual”alavictoriadeChacabuco. Mis próximas visitas se enfocaron en la escultura actual, emplazada en Colina. Primero fui al Parque San Miguel, recinto inaugurado el año 2012 por Olavarría y su clero neoliberal. Me encontré allí con una escultura en dedicada a Cuasimodo del ar sta Cris án Salineros. La obra, de corte más bien conceptual, representa un campodetrigodeaceroybronceenforma de cruz. Es un homenaje a la tradición campesina y a la religión, que si bien se realiza con un lenguaje y con materiales modernos, es profundamente conserva- dor, profundamente católico, profunda- mente manipulador. Permite, por ejem- plo, la interacción con el público, no solo su observación pasiva como ocurre con las patrió cas esculturas reseñadas anterior- mente, emparentándose así con el concepto de instalación. Tal interacción, sin embargo, consiste en la posibilidad de internarse en la cruz, de estar en medio del metálico trigo, es decir, de hallarse en el mismo si o donde Jesús fue crucificado, en ser uno mismo el crucificado, compar- En medio de la cruz, un guardia vigila el homenaje a Cuasimodo. SergioSarmiento In Situ
  • 8. 6 endo, simbólicamente, el tormento del “hijodedios”. Tras la visita al Parque San Miguel, me dirigí hacia el Parque del Río, área verde emplaza- da a la entrada de Colina. Fui porque me enteré que el año 2015 se instaló allí -por inicia va del municipio- una escultura del importante ar sta plás co chileno Rodolfo Opazo, premio nacional de arte. La obra lleva por nombre “La visión comunicable”, y es la expresión escultórica de una idea que Opazo ha desarrollado también en la pintura. Consiste en dos figuras de piedra, dos seres humanos con cierto aire clásico, dos mu lados que carecen cada cual de un brazo, sugiriendo la idea de la unión. La unión podría lograr la totalidad. Siendo una obra bella y sensible, surge la pregunta con respecto a su relación con el entorno. ¿Qué ene que ver Colina con los mu lados? ¿Se refiere a los pobres? ¿Se refiere a los encarcelados? ¿Sugiere la unión de estos grupos marginados? La verdad es que su sen do - a menos que se trate de un gol de media cancha de Opazo- no queda claro, más aún cuando obedece a una inicia va de la UDI, un par do pinoche sta que no se caracteriza por su sensibilidad y compromi- so con los condenados, un par do más bien mu ladorquemu lado. Con tales dudas en la cabeza me dirigí a las inmediaciones de Chicureo Valley, donde se Puente ecológico para pájaros. Intento fallido en Lampa. SergioSarmiento In Situ cancinomagrini.com
  • 9. 7 encuentra una interesante propuesta de los arquitectos Claudio Magrini y Emilio Marín. Se trata de “Puente ecológico para pájaros”, obra instalada hace pocos años por inicia va del MOP y que consiste en una serie de árboles metálicos cuyas ramas con enen pequeñas pajareras. La idea es que sirvan de refugio para las aves que han visto interrumpida su ruta entre los valles del Maipo y del Aconcagua, dada la irrupción de múl ples carreteras. La idea es atrac va tanto conceptual como esté camente, aunque uno ende a preguntarse por qué en vez de árboles metálicos no se instalaron árboles verdaderos. ¿Será que las aves de este pirulo sector necesitan casas más sólidas queelpromediodelasaves? Desde Colina par a la comuna de Lampa. Fui primero a Batuco, donde no encontré ninguna escultura. Creo que vi un busto, por ahí, de algún prócer, con el cráneo agujerado, pero no estoy seguro. Después me dirigí al pueblo de Lampa. Y otra vez nada, solo el busto de O´higgins que dio origen a este ar culo. Un O´higgins con apendici s. Mi úl mo des no fue Lo Pinto. Allí me encontré con una obra que no aparece en Internet. Está ubicada en la entrada de la carretera que va y viene de San ago y conecta con Estación Colina, en una pequeña plaza, siendo la cara de entrada para quienes llegan por esta vía a la comuna. La obra, lamentablemente, es el trabajo de un amateur, un naif, que alguna autoridad, pasada o actual, emplazó en el espacio público sin enterar- se de que la escultura es un arte. Lo que intentaelcreadordelaobra,cuyo nombre ignoro, pareciera, es simbolizar el origen campesino de la zona. Para ello monta, sobre un bloque de piedra, unas cuantas ras de fierro que sos enen un sombrero huaso de metal. El resultado es una obra sin volumen, sin armonía, sin discurso, sin propuestaesté ca.Enresumen,unbodrio quenoresisteningúnanálisis. Termino mi inspección -que no pretende ser absoluta- con la sensación de que la provincianohavaloradolaimportanciade la escultura como mecanismo de iden - dad, diálogo y reflexión, así como de fortalecimiento del espacio público. La presencia escultórica es escasa y salvo en Colina, donde se aprecia una mayor proliferación de este arte, en el resto del territorio parece no pasar nada. En este sen do, Lampa representa un caso extremo, preocupante, donde la carencia noesabsolutasoloporlapresenciadeuna obra ridícula e infan l, una obra que debe ser re rada de manera urgente, ser fundida ahora mismo, antes de que siga causando grave daño a las personas que pasan por el lugar, arruinando su percep- ciónesté ca. In Situ
  • 10. 8 Excavaciones cerebrales Zona de Resistencia Por Aylin Jiménez El calor líquido ha secado los jardines de tantas casas pobres, resbalando por el zinc, con tantas vidas tristes. El verano pasa como cada verano, pero luego acomoda su cuerpo de cebo infame y se es ra, permaneciendo. El pueblo polvoriento me mira como un lugar musgoso amarillento pálido, en donde pululan enormes deformidades apiñadas en el desarrollo emocional, cerebral y corporal de sus habitantes mudos. Hoy arrastro mis pies arrugados: la quema de cincuenta hectáreas en el cordón de Chicauma, con todas aquellas especies na vas muertas me hace sen r pánico de vivir, pánico de seguir bajo el sol que llena nuestros pensamientos de sensaciones suicido-homicidas, pensamientos que se ahogan de sudor y empobrecen nuestros cuerpos. Arranco del pantano color ceniciento, lleno mis ojos con el juego de los sublimes espinos batallando, alcanzo la carretera que nos une con San ago, viajo por un mundo en ruinas, con Olmos cercenados y enfurecidos, un cerro en serio peligro de desgarro, retroexcavado- ras y maquino-maniá cos que las operan, pobres lombrices prisioneras de sus necesidades consumistas, pobres lombrices prisioneras del delirio progre- sista y exterminador de la existencia humana, pobres lombrices carcomidas por el sueño neoliberal del alto norte, pobres lombrices equivalentes a los gerentes de todo lo que se ha levantado en los bordes del camino: empresas moledoras de vidas, fábricas extractoras de empo y entusiasmo humano, ciudad reforzada de cemento y fierro, pus escondido en las napas subterráneas, líquidos grasientos y drenados que expelen olores profundos y desgarrantes, fuertemente elevados con el paso de los años y los obreros, que integran a sus cuerpos el hedor, suben y bajan de los buses, apurando el paso entregan sus cuerpos al matadero, para ser procesa- dos. La maquinaria pesada fractura abiertamente nuestras erras, nuestras mentes ingenuas, afila los cuchillos y cercena nuestros bolsillos, con el negocio instaurado, tejiendo excavaciones cerebrales en nuestras conciencias.
  • 11. 9 Zona de Resistencia Sigo en el camino, uno tras otro los carteles se aparecen avistando excavaciones profundas, perforaciones engranadas con fierro fundido, la maquinaria pesada fractura abiertamente nuestras erras, nuestras mentes ingenuas, afila los cuchillos y cercena nuestros bolsillos, con el negocio instaurado,tejiendoexcavaciones cerebra- lesennuestrasconciencias. Miro a los lados, enfermedades a colores manejan autos, enganchan cambios de dis ntos tamaños y aceleran dejando la voz del aceite quemado, enfermedades compensadas con fármacos, terapias, corriente, psicoterapia, yoga, es mula- ción magné ca, terapia electroconvulsiva con y sin diagnós co, avanzan y adelantan, con y sin especialistas, desaparecen con y sin sistema de salud, luchan por llegar al gran baile de la vida que los espera eternamente y no alcanzan, corren pegados a los excitantes fosforescentes conos, con sus autos aceitados, alertados por carteles y carteles, con sus papeles al día, conos y conos, con las cuotas pagadas, autos y autos, con las deudas alargadas, maquinas y maquinas, con sus muertos enterrados, obreros y obreros, con los nervios quebrados, camiones y camiones, con los niños en la escuela, cadáveres de perros, con el miedo integrado,bocinasybocinas,conlarabiainyectada, desvíos y atochamientos, colapsos estancados en un empo lento y putrefacto. Miro la na a y la botella batallante, brotan a mi mente tantos años de espera en la carretera que hoy palpo y me pregunto si es este el momento sincero de iniciar la lucha comba va, si es este el momento sincero. Soloelcansancioresponde.
  • 12. Entrevista 10 Daniel Marín, joven hiphopero de Lampa Yo no quiero ser Alexis Sánchez Por Jaime Núñez y Sergio Sarmiento La realidad, en las poblaciones de Lampa es precaria. Hay basurales, venta de drogas, tomas de terrenos, trabajos precarios, soluciones habitacionales que no solucionan nada, delincuencia, alcoholismo, matonaje, educación sin alma, mucha tele, autoridades distantes y demasiado reggaeton. En este panorama hay quienes resisten, quienes se rebelan contra la realidad y usan su talento para intentar despertar la conciencia de sus vecinos. Son personajes inusuales, son peces que nadan contra la corriente. Uno de ellos es Daniel Marín, un joven hipho- pero lampino de apenas quince años que vive en una de las poblaciones más duras de la comuna, El Pellín, lugar hacia donde nos dirigimos para entrevistarlo y conocer las razones que lo mueven a prac car este arte que, como la manzanilla, crece en los si os eriazos, en la bermade los caminos y enotroslugaresolvidadosporlasociedad. Orígenesyeducaciónchilena Cuéntanossobretuorigen. Bueno. mi nombre es Daniel Isaías Marín Cañete, tengo catorce años y como cantante de Hip Hop me llamo Broca, llegué a este lugar por mi padre, quien viajó desde el sur siendo un niño, primero llegó a Recoleta para después buscar SergioSarmiento
  • 13. 11 Entrevista futuro en Batuco, donde vivimos dos años hasta que nos salió una casa en la pobla- ciónElPellín. ¿Y cómo es vivir en una las poblaciones máses gma zadasdeLampa? Es di cil de describir, pero considero que vivo como en la mayoría de las poblacio- nes de clase baja, mi sensación es que me siento desplazado de todo. Como te lo digo, en realidad es ser un marginado, pero de verdad, viviéndolo día a día, en un lugar sin salida donde solo está la ley de la violencia. A todos los jóvenes de la población nos enen olvidados, niños criándose sueltos, como salvajes en casas pequeñas sin pa os, donde la calle es el único lugar para diver rnos, donde las drogas están al alcance de todos, donde los niños de mi edad están absorbidos por la pasta base que los mata papel a papel, como una epidemia que se esparce en las poblaciones. ¿Existe un control de las autoridades con respectoalasdrogas? Yo siento que no existe nada, de hecho los pacos nunca entran a la población, no enen autoridad en este lugar, solo conozco los pacos reprimiendo, jamás haciendo una ac vidad para formar comunidad, solo control desde afuera operado con toda la fuerza de la impuni- daddelaleyenunconstantehos gamien- to,reproduciendorabia. ¿Ycómoesturelaciónconlospacos? Nefasta, en mi experiencia tengo súper malos recuerdos. Una vez, en una marcha por la gratuidad para la educación, me pillaron los pacos y me trataron muy mal, dehechoestuvepresosoloporquereruna mejor educación. Los pacos me agarraron y me llevaron a un calabozo donde compar conpuraspersonasmayoresque yo,personasqueteníanproblemaslegales súper graves, como robo con violencia, de hecho se querían robar entre ellos en la misma celda. Los pacos me violentaron sica y psicológicamente de manera sistemá ca, no tenían ningún criterio con que yo era un niño, me pegaron en las piernas, me esposaron violentamente, hicieron que me desnudara. Yo lloraba de rabia e impotencia, me di cuenta que no les importaba nada, solo les gustaba ejercerlaviolencia. ¿Por qué par cipas en las marchas por la educación? Porque es muy relevante, ya que todo nace desde la educación. Igual yo observo que en el liceo donde estudio -que es subvencionado, es decir, que supuesta- mente es un poco mejor- no existe un verdadero interés por educarnos, es evidente que la plata recibida se fuga, se usapararealizarunnegociopersonal. Hoysehabladereformas¿Hasnotadoun cambioeduca voenelúl mo empo? El único cambio que puedo observar, para mal eso sí, es que los profesores buenos del liceo se aburren y se van, además de que los sostenedores son puros negocian-
  • 14. 12 tes que no sueltan la plata, no son capaces de inver r en una biblioteca decente. Me molesta mucho que todo esté basado en una autoridad represiva, el director es un po que administra su poder de manera desmedida, no se puede cues onar o preguntar nada de nada, solo habla él y nosotros los alumnos escuchamos, lo mismo que la enseñanza que imparten algunos profesores que no enen mo vación, que solo enseñan del libro, uno les hace una pregunta y responden que está en el libro, las pruebas son del libro,escasiunmalchiste,peroesverdad. ¿Qué hacen tus compañeros ante este problemaeducacional? La verdad no les importa, la mayoría está en el establecimiento obligado o para terminarcuartomedioparatrabajarenlas fábricas de la Panamericana. Igual yo los en endo un poco, es un liceo de barrio bajo, donde existe poca variedad de alumnos, donde no tenemos muchas alterna vas para desarrollarnos, por ello la mayoría de mis compañeros siguen dos caminos igual de ilusorios; por un lado los hombres quieren ser depor stas po futbolistas de la tele y ganar plata. Todos quieren “hacerla”, como se dice, menos yo, yo quiero estudiar, yo no quiero ser Alexis Sánchez. Por otro lado está la tentación de la droga, que siempre anda rondado en todos los lugares. A las compañeras, por su parte, solo les interesa la tele e internet, ser populares po estrellas de no sé qué, todos mis compañeros están perdidos mirando otra realidad,nosoncapacesdevercómoessu vida, ni donde viven, ni el trabajo de sus padres, nada. Toda mi generación está como dormida, no existe una mo vación o un ideal de lucha, siento que la tele y su discurso adormeció todos nuestros ideales, encerrando nuestras mentes en undiscursovacío. HipHop ¿Cómollegastealhiphop? A los diez u once años, no recuerdo bien, fui a Conchalí a vivir donde mi abuela unos meses. Justo allí estaban haciendo un taller, que lo dictaba Portavoz. Yo me me ymedije"amímegustaesto".Megustaba cómo sonaba, cómo estaba estructurado, porque además de un es lo musical era una cultura que tenía hartas ramas, hartas formasdeexpresarse,desacarlaprotesta. Me me en el taller y me puse a escribir. Me dije "esto tengo que hacerlo porque la prác ca lo es todo". Siguiendo eso me di cuenta que uno puede expresar lo que piensaconrimas. ¿Tecostóaprenderahacerrimas? No, si cuando iba en tercero básico ya había hecho una canción, aunque decía puras tonterías: "Juanita, en la esquina, vende cocaína". Ahora tengo un reperto- rio de vein siete canciones. Cuando quiero hacer una canción me mentalizo. Entrevista
  • 15. 13 Escribo, escribo. He escrito mucho, yo revisoabajodemicamaysalenletras. ¿Cómomusicalizastuscanciones? Con computadores y tutoriales. Además en el taller de Portavoz me enseñaron a hacer pistas, me explicaron que era un bombo, una caja, también yo desde chico tenía el ritmo del hip hop pegado en la mente.Erasúperbásico pero fueelprimer paso. Después seguí yendo a Conchalí, pero íbamos a "fristalear", a improvisar, a vecesestábamoscomosietehoraseneso. ¿Quépiensashacercontuscanciones? Nada, las voy a dejar ahí, que pase el empo, porque después uno va subiendo el nivel y se da cuenta que a esas cancio- nes les falta profesionalidad. Tampoco las quiero regrabar porque yo sé que puedo hacer proyectos mejores. De hecho, tengo la intención de hacer un disco el 2017. Lo haréconFranco,uncompañeroderuta. ¿Dequéhablaránenesedisco? Casi todas mis canciones an guas eran puro resen miento social, pacos culiaos y cosas parecidas. Además estaban muy mal grabadas. Ahora quiero trabajar un es lo propio, más personal, hablando de loquesientoydeloqueveo. ¿Dejastedeodiaralospacos? No, si los odio, pero de otra forma y puedo explicarlo mejor en las canciones, dando eldatoyunarimadeloquehacen. ¿Dequé enequehablarunar sta? Lo que yo escribo es siempre social, porque un ar sta que no retrata lo que ve y la actualidad de la clase, canta solo fantasías. Lampaylasociedadchilena ¿Cómoveslasociedadchilenadehoy? Influida por modas, por cultura. Los chilenos no se representan por su cultura. Yo, en cambio, amo mi cultura, amo el ser mapuche,amolasangre,amolaraza. ¿CómoesvivirenLampa? Lampa está muerto, está muerto el municipio, a la cabeza hay alguien que no representa a nadie, personalmente no conozco a ningún concejal, mi barrio es tan marginal, tan pastabasero que ni siquieraellosvanaofrecerse. ¿Quéteparecelaalcaldesa? Laalcaldesaesunasinvergüenza,vendida, men rosa. Mira lo del TAG, yo me acuerdo cuando se sacó fotos con los concesiona- rios y ahora sale con el No al TAG, mar- chandodescaradamente. ¿Quéteparecelaoficinadelacultura? Ellosmehandadohartoseventos,comola Expojoven, donde canté hace unos meses. Pero se mueven harto poco. Cuando canté enlaExpojovenmedijeron:"nodigainada contralaalcaldesa,nodigainada". ¿Qué habría qué hacer para mejorar la calidaddevidaenLampa? Que se vayan todos, que se vaya la derecha, que se vaya la alcaldesa, que debe tener la media casa, lleva como diez añosahíjuntandoplataytodosigueigual. Entrevista
  • 16. 14 Arango y el Nadaísmo Por Sergio Sarmiento Día nublado. El sol tóxico del verano se ha ido y una brisa fresca recorre Batuco. El ambiente, además, está en calma. La ruidosa alegría de las vacaciones ha cesado. Niños, niñas y jóvenes se encuen- tran ahora en sus establecimientos educacionales, a cargo de profes, inspec- tores, direc vos y demás os y as guardianes del saber oficial, de la ignorancia oficial, aprendiendo las materias que les permi rán, en un mediano plazo, conver rse en esclavos con tulo, en esclavos técnicos o profesio- nales, en esclavos cien ficos o humanis- tas. Esclavos capacitados, no como sus padres, rurales esclavos sin tulo que a esta hora -y desde temprano- procesan algodónenelparqueindustrial. Me acerco a la ventana. Antes me sirvo un vaso de mezcal. Una dosis pequeña, razonable, solo lo necesario para calentar motores. Descorro la cor na. La luz exterior, por un momento, me ciega. Después veo una loica. Está parada sobre un poste telefónico. Tiene el pecho rojo como el merquén. La miro hasta que ex ende sus alas y volando se pierde bajo las nubes. Se hace invisible, se esfuma. Su libertad es total, me digo. Y siento un montón de envidia. Después, pensando en la situación de mis vecinos, me relajo. Soy un esclavo, igual que todos, es verdad, pero trabajo por horas, de preferencia pocas horas, no a empo completo. Eso me permite pensar y escribir. También observar loicas –un martes cualquiera- con un vaso de mezcal en la mano. He cambiado plata por empo. Y si efec va- mente el empo, como dicen los gringos, esoro,hecambiadoplatapororo. Me sirvo otro vaso de mezcal. Un vaso pequeño,igualqueelanterior,conelfinde mantener encendidos los motores. Después voy a mi biblioteca. Quiero leer, pero no sé qué leer. Miro los lomos de los libros ofreciéndose como rameras en un barrio rojo. Recorro tulos hasta que me encuentro con un libro acerca de Gonzalo En una Colombia controlada polí camente por la oligarquía, donde la literatura y el arte -en general- aún no incorporaban las ideas de la vanguardia, el nadaísmo viene a actualizar y refrescar las letras locales. Pero no solo las letras, sino también la cultura del país cafetero, que se hallaba impregnado de apolillado conservadurismo. Retina
  • 17. 15 Arango. Un libro que años atrás leí y cuya existencia había olvidado. Lo abro en una página cualquiera. Y me encuentro con los siguientes versos del poeta colombiano que, a fines de los años cincuenta, fundase el nadaísmo: "Éramos reyes y nos volvie- ron esclavos / Éramos hijos del sol y nos consolaron con medallas de lata / Éramos poetas y nos pusieron a recitar oraciones pordioseras / Éramos felices y nos civiliza- ron". Tomo el libro y lo examino con detención. Fue editado en Bogotá, el año 1989, por Procultura. Su tulo es "Gonzalo Arango" y su autor es otro escritor nadaís- ta, Eduardo Escobar. Su índice revela secciones que hablan del movimiento nadaista y de la vida y obra de Arango. También una breve antología de sus poemas y otros escritos, así como una cronología de los principales hechos que marcaron la existencia de este poeta, narrador y dramaturgo nacido en An oquía(1939)ycuyaobrahasido,como la de muchos otros autores la noamerica- nos,pocodifundidaennuestropaís. Salgo al pa o. El cielo está completamente blanco. Acompañado ahora de la botella de mezcal –el vaso es pequeño y además poco seguro- me dirijo hacia la línea férrea que se encuentra junto al humedal de Batuco. He decidido leer, más bien releer, allí el libro acerca de Gonzalo Arango, haciéndolehonoralcompatriotadeGarcía Márquez, quien gustaba leer a Platón cerca de un río de su pueblo, uniendo agua y literatura. El camino, lamentablemente, es complicado. La proliferación de loteos y condominios hace que cada vez cueste más llegar de un punto a otro. Cercos y panderetas aparecen a cada rato. A veces creo estar en medio de cientos de campos de concentración, cientos de Auschwitzs en miniatura donde se mar riza y elimina a las especies na vas, que son quemadas en hogueras o arrasadas con retroexcava- doras, reemplazándolas por largas extensionesdepastoarribista. Llego a la línea férrea. Miro si viene el tren. Y como no viene, al menos no escucho su pitazo, me siento sobre los durmientes. Y bebo un trago de mezcal. El gusano, encerrado en la botella, me mira con sus muertos ojitos negros. Después, leo. Leo sin éndome casi libre. Más libre al menos que el gusano. Las primeras páginas hablan del nadaísmo. Movimiento que surgió en 1958, en Medellín, con el Gonzalo Arango gonzaloarango.com Retina
  • 18. 16 lanzamiento del manifiesto nadaísta por partedeGonzaloArango,un podeorigen rural formado, como todos por ese empo, en un ambiente donde predomi- naban las ideas tradicionalistas y el catolicismo. En una Colombia controlada polí camente por la oligarquía, donde la literatura y el arte -en general- aún no incorporaban las ideas de la vanguardia, el nadaísmo viene a actualizar y refrescar las letras locales. Pero no solo las letras, sino también la cultura del país cafetero, que se hallaba impregnado de apolillado conser- vadurismo. En ese sen do, el nadaísmo no determina como su campo de acción solo la literatura o la esté ca, sino también lo espiritual, lo polí co y lo social. Sus integrantes detestaban el orden instaura- do, orden que, según Escobar, "apestaba a cucarachas sudadas, a regimiento, a sotanas sacrílegas, a maquinaciones polí cas, a literatura rosa". Por tal mo vo aspiran a realizar una revolución po surrealista,esdecir,nosolounarevolución literaria, sino una revolución total de la vida y del espíritu. "Mi literatura está ahora al servicio de estas convicciones que, a pesar de su aparente idealismo, son ante todo profunda libertad, libertad comprome da con un presente", señala Arango,citadoporelautordeltexto. Fernando González, poeta mayor, pero cercano al movimiento, refiriéndose a la juventud de la época escribe: "Nacen para estudiar, estudian para conseguir trabajo, trabajan para casarse, se casan para tener hijos y enen hijos para morirse. Están muertos desde el principio". Tal es el clima de rebeldía en que se desarrolla el nadaís- mo. Una rebeldía contra un sistema que ayer (y hoy, aunque con métodos diferen- tes) intenta apoderarse de la vida de la gente, transformándola en fuerza de trabajo, en músculo apretado sin cerebro ni alma. En ese contexto es esclarecedor señalar que Arango renunció a sus estu- dios universitarios de derecho, donde cursaba el tercer año, porque "lo querían graduardeimbécil". El movimiento se extendió por todo el país. Las conferencias mediante las cuales se daba a conocer, generalmente en universidades, fueron perseguidas por la policía de la época, configurándose un mundo anormal, donde la poesía era considerada subversiva. Y no solo por los representantes del orden instaurado, sino también por las fuerzas progresistas de la época, que los calificaban como un riesgo para la población. De todas formas, Arango logró difundir su literatura forman- do seguidores y grupos literarios afines en diversas ciudades, adquiriendo populari- dad a nivel nacional y desempeñándose como periodista en diarios locales. Su fama llegó a tal punto que hasta un conocido grupo "a go go" de la época hizo un disco nadaísta, incluyendo una canción Retina
  • 19. 17 escrita por Arango. La fama, en todo caso, no fue gra s, pues Arango estuvo varias veces preso, dado que fue considerado un peligropúblico. Un sol mido asoma. El día se vuelve bio, abrasador. He leído ya las páginas apasio- nadas, cariñosas, medianamente irónicas, que Escobar escribiera recordando a Arango, quien falleció el año 1976 en un accidente automovilís co, poco después de renegar de las ideas del movimiento que él mismo formase y volverse un mís co religioso. Pero esa es otra historia. Por ahora leo los poemas de Arango. Y me encuentro con una poesía transparente y rebelde, conectada con el surrealismo, el dadaísmo y la poesía beat, así como con la causa la noamericana. Hay frescura -casi naif- en las palabras del poeta que defien- de constantemente su libertad y una suerte de indiferencia ante su ignorancia meta sica: "Iba los domingos a los cementerios / y cuando no tenía nada que hacer / que era siempre / iba en los días de semana / allí aprendí y olvidé muchas cosas: / que vivir no es importante / y que estarmuertotampoco". Escucho la sirena del tren. Me levanto. Estoy mareado. El mezcal ha hecho efecto ymecuestasalirdelavía.Meparosobreel ripio que rodea la línea. Veloz, estruendo- sa, monumental, la máquina de hierro pasa ante mis ojos, haciendo temblar la erra. Después, dejando atrás rieles y durmientes, regreso a casa. Yendo por entre los cercos, me pregunto, como Arango, "¿por qué hay cosas y no más bien nada?", pregunta que dio origen al nadaísmo. Sin respuesta, al igual que el escritor colombiano, con núo andando, me muevo atravesando un montón de Auschwitzs cubiertos de chépica alemana hasta llegar al poblado donde vivo. Un pueblo fantasma cuyos habitantes aún se encuentran encerrados en los campos de algodón y en las aulas enrejadas. Todos cantando los himnos oficiales, todos alabando el emprendimiento y la indus- tria, la tecnología, el amor a la patria y otras sandeces. Miro la botella de mezcal. Está casi vacía. Al fondo, el gusano me sigue mirando con sus ojos muertos. Tal vez quiera ser un cadáver libre, no un cadáver embotellado por la industria licorera. Arrojo, entonces, lo que queda delcuatealcoholsobrelaorilladelcamino. El gusano cae sobre el pasto seco. El gusano es un cadáver libre. Sigo caminan- do. Pienso entonces que hace falta, en Chile, un movimiento que libere a los embotellados por el poder, un golpe al es lo nadaísta que sacuda este país controlado por la versión moderna de la oligarquía -el duopolio- siguiendo la voz de pos como Arango, quien alguna vez escribió que “no es el combate el que hace de nosotros ar stas, sino el arte lo que nos obligasercomba entes”. Retina
  • 20. 18 Los Nadaístas Por Gonzalo Arango Los nadaístas invadieron la ciudad como una peste: de los bares saxofónicos al silencio de los libros de los estadios olímpicos a los profilác cos de las soledades al ruido dorado de las muchedumbres de sur a norte al encenderse de rosa el día hasta el advenimiento de los neones y más tarde la consumación de los carbones nocturnos hasta la bilis del alba. Va solo hacia ninguna parte porque no hay si o para él en el mundo no está triste por eso le gusta vivir porque es tonto estar muerto o no haber nacido. Es un nadaísta porque no puede ser otra cosa está marcado por el dolor de esta pregunta que sale de su boca como un vómito bio de color malva y emocionante pureza: “¿Por qué hay cosas y no más bien Nada?” Este signo de interrogación lo dis ngue de otras verdades y de otros seres. El es él como una ola es una ola lleva encima su color que lo define revolucionario como es propia la liquidez del agua del hombre ser mortal del viento ser errante del gusano arrastrarse a su agujero de la noche ser oscura como un pensamiento sin porvenir Extra tosc
  • 21. 19 Ha teñido su camisa de revolución en los resplandores de los incendios en el asesinato de la belleza en el suicidio eléctrico del pensamiento en las violaciones de las vírgenes o simplemente en el barrio pobre de los ntoreros. Lleva su camisa roja como un honor como un cielo lleva su estrella como un semáforo produce su luz intermitente de catástrofe como una envoltura de “pall-mall” perfumando su pecho de adolescente. El Nadaísta es joven y resplandece de soledad es un eclipse bajo los neones pálidos y los alambres del telégrafo es, en el estruendo de la ciudad y entre sus rascacielos, el asombro de una flor teñida de púrpura en los desechos de la locura. gonzaloarango.com Extra tosc
  • 22. Extra tosc 20 Tiene el peligro de los labios rojos y los polvorines mira los obje vos con ojos tristes de aniversario es el terror de los retóricos y los fabricantes de moral es sensi vo como un gonococo esquizofrénico inteligente como un tratado de magia negra ruidoso como una carambola a las dos de la mañana amo nado como un olor de alcantarillo frívolo como un cumpleaños es un monje sibarita que camina sin temblor a su condenación eterna sobre zapatos de gamuza. Sufre el vér go de los sacudimientos electrónicos del jazz y las velocidades a contra-reloj corazón de rayo de vol o que estalla en el parabrisas de un Volkswagen deseando la mujer de tu prójimo. Se aburre mortalmente pero existe. No se suicida porque ama furiosamente fornicar jugar billar-pool en las noches inagotables brindar ron en honor a su existencia es rarse en los prados bajo las lunas metálicas no pensar no cansarse no morirse de felicidad ni de aburrimiento. Es espléndido como una estrella muerta que gira con radar en los vagos cielos vacíos. No es nada pero es un nadaísta ¡Y está salvado! Tomado de: Gonzalo Arango - Eduardo Escobar - Procultura - Bogotá, Colombia - 1989
  • 23. 21 A propósito de un texto de Servando Rocha Experiencia Caníbal Por Barón Cósimo Marzo 16 El escenario en que me encuentro es una habitación casi vacía, no existe nada, solo un gran y desocupado espacio. Estoy evidentemente agotado de estar en la misma posición durante horas, me duele la vista, la lectura me hace sen r el cerebropesado,casiapuntodeestallar.La puerta está cerrada por dentro con una cerradura metálica que ene una llave inserta, de la cual cuelga un llavero plás co carcomido por la mugre, la llave está dispuesta, preparada para abrirse en cualquier momento. No sé bien qué hora es, pero la iluminación del lugar es de una ampolleta que irradia una luz bia, amarillenta, que en su incandescente irradiación deja ver agónicos parpadeos. Una ampolleta colgada como un cuerpo luminoso en el centro de la habitación, rodeada de pequeños e insignificantes mosquitos nocturnos, que encandilados por su ar ficio chocan con su propia ilusión.Elaire,además,estáviciado,como queriendo escapar por algún lugar, pero todoestácerrado,protegido. Marzo 17 La misma escena reiterada. Mi brazo se ex ende casi por inercia, tantea la superficie, coge un libro de tantos, como un ins nto aprendido. Lo acerco casi hasta la cara, lo hojeo con cuidado, lo acaricio y paso mis manos lentamente por la portada, pienso ahora eres mío. Lo dejo a un lado, reviso las anotaciones en papeles sueltos, sacadas de una resma de hojas filosas, borrones y más borrones, en una letra incomprensible. Junto a mi tengo tres laminas impresas con imágenes, que miro con obsesión, las acaricio con cariño, observo cada detalle, me interesan los pequeños detalles, me siento absorbido anteimágeneshipnó cas. Retomo el libro nuevamente, me tomo la cabeza al no encontrar una salida. Pero de El libro me recuerda a otros textos canallas como “La historia de la infamia”, “La sinagoga de los iconoclastas”, incluso “La literatura nazi en América”, pero con un toque mayor de subversión, algo que me inquieta, que me revienta el cerebro, una cierta construcción de una maquinaria significante del crimen y por supuesto algo aterrador, algo inquietantemente real. Diario de la Furia
  • 24. 22 algún modo con núo, aunque esté cansado y has ado, disfruto del silenciode releerellibroacasidoscen metrosdemis ojos. El texto que examino con obsesión se llama “La Facción Caníbal, Historia del Vandalismo Ilustrado”, una obra extraña en cierta manera, llena de fotogra as perturbadoras, que parece más un prontuario criminal que un libro. En su portada aparece la foto de una mujer con labios rojos, fuertes, atrayentes, casi lascivos. Su rostro ene una mirada violenta, desafiante, llena de odio retorcido. Luego sabré que la foto corres- ponde a Myra Hindley, quien entre los años 1963 y 1965 en Inglaterra, junto a su pareja, establecieron prac cas radicales de sado-masoquismo, además del secuestro, asesinato y tortura de niños, vinculándose incluso con hechos de canibalismo. La miro: sus ojos son ardien- tes, esconden un ansia por la destrucción quemefascina. Marzo 19 Retomo mi lectura. El autor del libro es Servando Rocha, su tesis principal es plantear una historia del vandalismo, el crimen y todo acto subversivo -donde incluye el terrorismo- como un acto esté co. Su metodología es encontrar pasajes secretos, viajar por alcantarillas de una historia retorcida, como un artefacto literario vivo, donde no existe una secuen- cialidad histórica, sino una forma enreda- da, la cual salta de un tema a otro buscan- do las minúsculas conexiones de una realidad silenciada, mirando el pasado desde pequeños lugares que nos llevan hacia la formación de un nuevo pasado, un pasado violento y desencarnado por donde desfilan poetas de vanguardia, punkies, polí cos, criminales, asesinos, músicos, terroristas, todos con una profundabellezademoniaca. Tejiendo una historia canalla, escrito en forma de ensayo, mezclando la historia, la literatura, la cultura pop y la música, el libro genera un diálogo perturbador entre elpasadoyelpresente.Lamayorhabilidad del autor está precisamente en la configu- ración de diversos escenarios, tanto de temas como de épocas, sostenidos solo por el delgado hilo de la subversión, unidosenunacronologíacaó ca.Suteoría central busca una esté ca del crimen, una poé ca del asesinato, una belleza monstruosa, una lírica vandálica, una vanguardia terrorista. Es por esto que el libro me recuerda a otros textos canallas como “La historia de la infamia”, “La sinagoga de los iconoclastas”, incluso “La literatura nazi en América”, pero con un toque mayor de subversión, algo que me inquieta, que me revienta el cerebro, una cierta construcción de una maquinaria significante del crimen y por supuesto algo aterrador,algopreocupantementereal. Diario de la Furia
  • 25. 23 Marzo 20 El libro comienza con dos historias pertur- badoras, dos eslabones olvidados de una historia criminal. En los inicios de la época moderna, específicamente años antes de la Revolución Francesa, en Londres se emprende una gran revuelta (Gordon Riots). La ciudad arde de manera sublime. Entre la mul tud que grita de rabia, bajo antorchas que iluminan los callejones en una fría noche, está el joven poeta William Blake, quien se sumará a un grupo de agitadores radicales: “se destruyeron más de un centenar de viviendas pertenecien- tes a la aristocracia y la Iglesia, además de media docena de prisiones, que ardieron porcompletosiendosuspresosliberados”. El poeta siente gran placer ante este acto criminal,yparecieraqueladestrucciónyla inminente reducción de todo el pueblo a cenizas se presenta ante él como una revelación. Se arrodillará y pedirá la llegada del ángel vengador. En sus versos nos dirá: “Camino por todas las calles con fuero / junto al lugar donde fluyen los privilegios de Támesis / y observo en todas caras que veo / signos de debilidad, signos de congoja / En cada lamento de cada hombre/enelgritodemiedodecadaniño / encada voz,encada pregón / escucho los grilletes forjados por el pensamiento / Cómo en el lamento del deshollinador / desmaya cada Iglesia oscurecida / y el suspiro del soldado desdichado / corre como sangre cayendo de los muros del Palacio”. Marzo 21 El libro, aparte de los textos, con ene imágenes caníbales. Miro, ahora, fijamen- te la lámina n°1, en ella el fondo es oscuro; en el centro y casi cubriendo toda la impresión, una figura desproporcionada, gigante, de un dios anterior a todo, está desnuda, su cuerpo es fuerte, sus ojos desorbitados de rabia miran hacia abajo, entre sus colosales manos comprime un cuerpo que está desmembrado por la Diario de la Furia
  • 26. 24 furia, su boca es enorme y la abre con desesperación, entre su dientes engulle a quien fuere su hijo, mas cando hasta triturarlo. Por otro lado la víc ma, des nada a saciar el hambre infinita, es de frágil anatomía; su cuerpo cuelga suspen- didocomounamarioneta,lefaltansusdos brazos y también la cabeza. Su sangre, roja e intensa, lentamente comienza a recorrer sumu ladocuerpo. Marzo 23 Nueve años más tarde del incidente donde par cipara William Blake, en otro asalto a una prisión, esta vez en la Francia de la Época del Terror (1793 – 1794), antesala de la época Moderna, una mul tud de personas arrojadas por la indignación toman Paris, junto al “incorrup ble” Robespierre, el cual maquillado de un blanco sepulcral, será acusado incluso de devorar a sus víc mas. Junto a él nace el “arcángel del terror”, Saint-Just, revolucio- nario radical y par cipe de los ajus cia- mientos públicos, cuyo rostro pálido se hallaba teñido de un extraño aire aristó- crata. Ambos caminan por las calles arrastrando la muerte en sus pasos, el operador de miles de ejecuciones, sublimando placer al determinar la muerte,antelaguillo nasearrodillacomo rezando a un dios en el que no cree, extasiado ante el espectáculo de la muerte. Las cabezas clavadas en grandes lanzas recorren la ciudad junto a un grupo depersonasdeseosasdemuerte,desatan- do su profundo odio, oscureciendo el despertar de un nuevo orden -la democra- cia- que deja atrás las cadenas. La nueva sociedadmodernanacedelterror,delacto de devorar al enemigo, del saqueo, de la destrucción,delahermosasubversión. Marzo 24 Con mi mano temblorosa sujeto la lámina n°2, me la acerco a los ojos para verla en detalle. Su impresión es de mala calidad. En la hoja existe un dibujo grabado, formado por oscuras líneas, que llenan toda la página. En primer plano veo una persona recostada; con sus brazos cubre su cabeza dormida como intentado protegerla de los sueños de la sinrazón, inerte, en una posición confusa, su cuerpo está en calma. Sobre su cabeza una serie de seres oscuros perturban la impasibili- dad, búhos deformados asedian la calma, en el extremo inferior del grabado dice "Caprichon°48". Marzo 26. Observo la lámina n°3, en ella aparece la escultura en piedra de un ángel, a la cual le falta su cabeza y sus brazos, miembros mu lados por el empo, sus alas están extendidas sobre un cuerpo femenino, la figura camina contra, al parecer, un fuerte Diario de la Furia
  • 27. 25 viento marino que comienza su degrada- ción. Sus ropajes se entretejen sobre sus pies, intenta avanzar pero sus alas impiden el avance, sin endo la intensa sensación del viento que parece real, los pliegues y arrugas parecieran ser dinámicos. En una piedra inmortal, se capta la fugacidad de uninstante,lasensacióndelinfinito. Marzo 28 “La Facción Caníbal” teje un delicado y subversivo hilo narra vo acerca del vandalismo engendrado desde los inicios de la época moderna hasta los atentados terroristas en EEUU, todo con un sen do común: el intento de perturbar al especta- dor. Si “la vida imita al arte” no es raro que grupos de vanguardia se propongan la alteración total de la destrucción de una sociedad psicó ca como la actual. Grupos alterados por un dominación desmedida reaccionan de manera esté ca ante el poder: punk, poetas y delincuentes son mostrados en el escrito como agitadores radicales, con una hermosura que roza la destrucción, todo el libro está plagado de referencias del arte como espectáculo del mal.Dejalalecturaypiensoenelentrama- do literario que con ene el texto, una suertedelaberintoconespejosdefantasía que distorsiona todo el pasado, reflexiono que cada buen libro ene algo de subversivo, algo que le impide ser leído, resis do al sistema de masas, proponien- do su propio orden, retorciendo su lugar designificaciónparaalterartodo. Marzo 29 Acabo de terminar “La Facción Caníbal” y comocasisiemprequeseacabade leerun libro de manera frené ca, se siente un vacío, un sensación de inexistencia, como si el libro succionaría toda nuestra expe- riencia y se nutriese de nuestra vida, una especie de súcubo que se alimenta de nuestras fantasías. Desolado me arrastro hacia una silla y prendo el televisor para escuchar el ruido, deben ser las doce de la noche, en la tele las no cias muestran algunas manifestaciones en las poblacio- nes: tomas, neumá cos encendidos con rabia, miro fijamente la imagen, el conductor de las no cias sale en un recuadro en la parte inferior de la pantalla, unas letras negras, bajo un fondo rojo dicen“TerrorenSan ago”.Enlaimagenen vivo, la luminosidad de los neumá cos encendidos genera un clima bio en una fría noche, las llamas de las barricadas arden solo para mostrar siluetas violentas, jóvenesquecallansusgritosconpañuelos, jóvenes que como jugando a ser otros, corren, destruyen, en una coreogra a exacta e infinita, alejándose del lente acusador. Asediados por el control, en la inmunidad del anonimato, sueñan vivir su propio momento de canibalismo, devo- randounasociedadquenolespertenece. Diario de la Furia
  • 28. Retratos 26 Niña caminante (De los bolsillos se te va la vida) Por Melody Valenzuela Le brota a rayas la saliva por los labios resecos anaranja- dos, camina con los pies enlozados chocando uno a uno sobre las piedras, gritando sola palabras de otro origen, lenguas extrañas, habladas hace miles de años en tribus nauseabundas. Con un brazo caído muerto rígido y el otro firme en su redondo vientre, dando pequeños saltos a cada paso, con movimientos exagerados, avanza con los cabellos despeinados, con la erra suelta levantada y la ropa desaliñada, con la mirada inquieta distraída abandonada. Esperando vulnerable alguna amigaquenoexisteynoexis rá,alguienquelaescuche, que no vista de blanco y huela a anestesia, alguien que en enda lo que necesita hablar, que no sea aquel abuelo, casi extraño, que vive junto a ella y que turbado duerme apegado a su cuerpo, repi endo siempre un vacío e infame sí, que no sea siquiera toda esa gente pueblerina que la mira casi apenada, casi asustada, desviando sus propias obsesiones, desolando sus energías y cargando con el peso de las ojeras, de la neurosisylaparanoia. Mis ojos me han mostrado algunas veces, niña, esas mismas miradas confusas vergonzosas, me he sen do igual caminando incomprendida, con mi mirada miserable abandonada y el cuerpo enfermo tan enfer- mo y mucho más, las palabras extrañas, la saliva a gotas y la pena a rastras, enferma de la mente avergonzada suciaysola,mehesen docomonosedebesen r.
  • 29. 27 Hoy te veo verde soñadora, entre tus manos una cuchara que proyecta un hilo de sol te envuelve los dientes y el pelo, manteniéndote en diluvio contraria- da. Es de la mente gritaban unos niños; es de-mente y los miré fundida en lágrimas, carente fraccionada, con una cierta locura temporal extraña decepcionante y con ganas de tomarte de una mano y viajar soñando, volviéndonos un par de pros tutas santas, volar por el pantano cazando esqueletos fúnebres, quise tanto sen r la bieza de tus venas en mis palmas, más no pude tocar tu mano vegetal y me senté a rayar líneas y dibujosconmicaraborrosa,adescribircomosetevala vida por los bolsillos con tu enfermedad extraña, en este pueblo hundido, lleno de gente compungida que teje ropas a la muerte y entona las expresiones más desoladas, donde todos habitan ventoleras y plagas de flores maduras que brotan en el inconsciente, pueblo trastocado delirante convulsivo, no como tú, mi niña, caminantefloridailuminada. Retratos
  • 30. Narrativa 28 Ha llegado el empo de desaparecer, piensa.Enseguidatratadetransformaresa idea, que le parece fome, en un acto concreto, real o literario. Y como no se le ocurre nada, la inspiración ha huido, se queda pegado mirando la muralla de su pieza,queestállenadezancudos muertos. Hace unos días una plaga de zancudos asoló el sector rural donde vive, y se vio obligado a aplastar los insectos con un periódico. El asunto fue tan grave que, en un descuido, pasó a llevar una reproduc- ción de Carlos Arteaga, el talentoso pintor Arteaga, héroe nacional promovido por La Tercera y La Segunda, dejando la pared vacía. Le gustaba esa pintura. Era una especie de Guernica aplicada a la realidad chilena. A la marginalidad. A la copia. Ahora no le gusta. Ahora anda de mal humor. Y no ene ganas de reinstalarla. De volver a colgarla del clavito de dos pulga- das donde se hallaba suspendida. Se dio cuenta que la escritura no le funciona. Tal tragedia ocurre cada vez que piensa seriamente en la nula respuesta que su obra ha recibido. En tales ocasiones siente que debe hacerse polvo, morir. Claro, porquelaliteratura,suamada,nolopesca. Seguro que anda con otro, con un hijo de puta que la lleva del brazo, que baila con ella, que la besa y se la monta. Hecho cierto: no ha ocurrido nada con su narra - va. Nadie lo pesca y piensa en el suicidio. Quiere desaparecer. Anhela desaparecer. No ha pensado -quizá mañana o pasado lo haga- que no puede desaparecer porque para desaparecer hay, primero, que aparecer. Hay que encenderse, flamear, hayquedespediralgúnbrillo. Está mirando los zancudos muertos. Ve manchas de sangre. Ve patas. Ve alas. Ve cabezas retorcidas. Tras unos quince minutos de fija observación, de abandono o concentración máxima, quién sabe, autómata se dirige al cuarto de las herra- mientas y toma un serrucho y un mar llo y unas puntas y unos listones delgados - restos de algún trabajo domés co- y los lleva al pa o. Sobre una viejo mesón de madera se pone trabajar. La idea de desaparecer, por el momento, ha desapa- Zancudos muertos Por Enrique Atenas Baja la cabeza. La deja caer como quien fue guillo nado. Y se queda así un rato. Después, alzando la testa más de lo necesario, sigue ordenando las herramientas y los materiales. Desde lejos parece un robot melancólico, un juguete mecánico construido para sufrir.
  • 31. Narrativa 29 recido. Es un ente. Existe porque no piensa, pero existe. Y mientras la radio de algún vecino expide una vieja canción de Buddy Richard, toma medidas, aserrucha, clava, deteniéndose de vez en cuando a fumar un cigarrillo. A las cinco de la tarde su hijo llega del liceo. Es un moreno de pelo corto, nariz ancha, ojos negros y labios delgados como juncos. Se parece mucho a su padre. Es el igualito a, dicen los chistes vulgares de los parientes, quienes agregan que, con tal evidencia, nunca podrá alegar que su mujer lo engañó, que le me ó ungol,comosedice. Están frente al mesón. Hablan, ges culan, miran el cielo.Después se concentran en el trabajo del padre, quien explica -con mucha seriedad- la tarea emprendida. Al rato el adolescente se aleja. La casa lo traga, lo muerde, lo digiere. Es momento de seguir trabajan- do.BuddyRicharddejadesonar.AhorasuenaJuanBau,otrareliquia roman cona, en este caso un español que canta una canción dedicada a una tal Natacha. Pasa un avión. Pasa un anciano en triciclo recolectando fierros y latas en desuso. Lo ve pasar. Lo sigue con la mirada pensando que, si tuviese empo, podría regalarle algunos objetos obsoletos. La vieja salamandra, por ejemplo, que se oxidóyyanosirveparanada.Algúndía,promete,lohará.Lohará-se autocorrige al instante- si sigue vivo, si no opta, ahora mismo, o mañana, o pasado mañana, por desaparecer, por volverse un pedazo de nube fugi va. Vuelve al trabajo. Empuñando el mar llo da unos cuantos golpes y al rato la obra está lista. El resultado de su esfuerzo es un marco vacío, pieza que lleva a su cuarto e instala sobre la muralla, dejando una zona tupida con sangre y restos de zancudosenelcentro.Cabezas,alas,patas,vísceras. Se aleja y mira la obra desde lejos. La aprecia. Hace un gesto de aceptación. Llama, enseguida a su hijo, quien, al ver la creación paterna, mueve la cabeza hacia los lados, al empo que una mueca burlesca aparece en sus labios juncos. Le da lata tener un papá que se las dé de genio incomprendido. A veces piensa que el hombre debería irse de casa. No sabe cómo su mamá lo acepta. Su mamá
  • 32. Narrativa 30 que está en la oficina de don Alamiro Méndez, corredor de propiedades de la zona, sacándose la cresta desde las nueve de la mañana. ¿No sería mejor traer un paño húmedo y limpiar el muro? ¿No sería mejor buscar un empleo y abandonar la obsesióndeserunar sta?¿Noseríamejor que fuese como todos los padres del barrio, que se levantan temprano, toman el bus y cuidan sus empleos? La palabra finiquito aparece, en ese momento, en sus pensamientos. Desde niño que la escucha. Su padre vive en las notarías, cobrando finiquitos, dado que dura poco en los empleos, es rebelde, es poco estructura- do,carecededisciplina. Su hijo ha regresado a su cuarto, donde chatea con una rubia danesa que estudia español.Él,entretanto,retornaalaideade desaparecer. La leve distracción ofrecida por su nueva obra de arte, que inscribe en el ítem "instalaciones", considerándola ampliamente superior a la pintura de Arteaga -más original, al menos- se ha ido. Sabe que no solo es un gran escritor. Sabe, además, que es un gran ar sta. Sabe que podría hacer instalaciones poé cas (como la que acaba de hacer) superiores a las que el viejo Nicanor ofrecía años atrás. Todo eso, sin embargo, no es suficiente. Su literatura no atrae a la gente. No es que exista, en Chile, una mul tud de lectores, pero hay lectores. El problema es que están engañados. Se informan a través de los medios de prensa. La prensa chilena que es una ramera más sucia que el mismo papa, que Angela Merkel, que Obama, que Pu n. Recuerda entonces, enrabiado, una novela de Álvaro Bisama, un supuesto escritor chileno, en realidad un idiota presuntuoso, arrítmico y facilón, se dice, complaciéndose en ese decir, que leyó empo atrás. Se trataba de un bodrio periodís co disfrazado de novela, con comentarios de contratapa como de novela, con reseña en los diarios como de novela,quetratabaeltemadelasaparicio- nes de la virgen de Villa Alemana en empos de la dictadura. No entendía cómo escritos de ese po -simplones, sin profundidad- podían ser considerados literatura. O arte. Y venderse. Y salir con la literatura. Y besarla. Y montarla. Eso lo enerva.Esolohaceapretarlospuños. Vuelve al pa o. Y mientras ordena las herramientas y los restos de madera que usó en la instalación, piensa que debe autoeliminarse. No hay que dilatar más las cosas. Es lo único que le queda. Ha llegado a un callejón sin salida: no ene energías para emplearse en un trabajo de mierda, ahora todos los trabajos son de mierda, mierda funcional, opera va, sin crea vi- dad, además mal pagados, más para quien nosacóun tulitotécnicoouniversitario,y por otra parte su gran apuesta, su literatu- ra nacida de la autoeducación, de la persistencia, de la pasión, se man ene en
  • 33. 31 Narrativa el anonimato. Ha publicado cuatro novelas en quince años. Todas auto editadas. Y solo el silencio le habla. Recuerda, fugazmente, a Luis Cornejo, un escritor alejado de los círculos oficiales, un escritor de la calle como Luis Rivano o Armando Méndez Carrasco, vendien- do sus libros en una mesita - po pupitre escolar- en las afueras de la catedral de San ago. Lo ve como una salida. Y se esperanza. Cinco minutos. Enseguida se desilusiona. Se dice que él no sería capaz de tal hazaña. Él no ene espíritu de comerciante. Después reniega en contra de la universidades, que no inves gan, que solo se dedican a promover a sus ex alumnos, favoreciendo eso que -leyó por ahí- se llama"capitalismoacadémico".Elproblemadefondoeslaplata.Las universidades necesitan plata. Él mismo necesita plata. Con plata podría seguir escribiendo, le daría lo mismo, a fin de cuentas, que nadie lo leyera. Tendría, por úl mo, una relación platónica con la literatura.Unarelaciónamorosasinsexo,sinmontadas. Baja la cabeza. La deja caer como quien fue guillo nado. Y se queda así un rato. Después, alzando la testa más de lo necesario, sigue ordenando las herramientas y los materiales. Desde lejos parece un robot melancólico, un juguete mecánico construido para sufrir. En eso está cuando recuerda un cuento de Borges, ficción que como un relámpago malévolo ilumina sus oscuras reflexiones. La narración, llamada "La Intrusa", cuenta la historia de los hermanos Nilsen, dos toscos campesinos decimonónicos que habían compar do una dura vida y se amaban como hermanos, aunque sin decirlo, pues decirlo sería de maricas. El caso es que ambos se enamoraron de la misma mujer. Y ese amor comenzó a dividirlos. La mujer era la discordia. Para solucionar el problema -resumiendo un cuento que ya es corto- finalmente asesinaron a la mujer, Juliana se llamaba,y la enterraronenunospajonales.Deesaformaquitarondeenmediolo que los separaba, el obstáculo entre ellos y su amor verdadero. Toma el mar llo y hace como que golpea una cabeza. Se le ha ocurrido una idea brillante: ene que hacer lo mismo que hicieron los hermanos Nilsen, es decir, seguir una línea recta, ir directo a lo que busca, eliminando todo obstáculo que aparezca entre él y su
  • 34. 32 amor verdadero, la literatura. Para ello, discurre, ene que eliminar a su hijo y a su mujer, seres que en nada aportan a sus obje vos. Después vender la casa y los utensilios, todos absolutamente inú les, y con ese dinero arrendar una pieza en una pensión barata, ojala de provincia, donde todo es más económico, y dedicarse a escribir empo completo. Cortejar a la literatura.Tratardellevarlaalacama. Vuelveasuhabitación.Ytrasubicarseante la recién creada instalación, que le parece la obra de un talento superior, un po al que todo le sale bien, se pone a planificar el asesinato de su mujer y de su hijo y la posterior eliminación de los cuerpos. Descarta la sierra eléctrica, muy sangrien- ta. Descarta la cocción de los cuerpos y su posterior inges ón, muy asqueroso. Descarta el lanzamiento de los cadáveres al canal que corre por los límites de la parcela donde vive, muy fácil de descubrir por la policía. Al final se queda con la idea del en erro. Como vive en un sector rural ene bastante espacio para cavar. Y ocultarlosrestosdesusseresqueridos. Tiene el mar llo en la mano, no lo ha soltado. Piensa, ahora, que entra en la habitación de su hijo. Piensa que se acerca apacible- mente, haciéndose el amable, hasta el escritorio donde el chico chatea. Piensa que su hijo, sin quitar la cabeza de la pantalla, donde la danesa se ríe de forma estúpida, le pregunta qué está haciendo allí. Piensa que no responde. Piensa que aún ene el mar llo aferrado a su mano. Piensaquesumanoeslaextremidaddeun dios jus ciero. Un dios mar llo que levanta y hunde en la cabeza de su hijo, cabeza que haciendo un crac se parte y expulsa sangre y unas sustancias blancas y grasosas. Piensa que su hijo cae sobre el escritorio. Piensa que la danesa chilla. Piensa que odia a las danesas. Y no solo a las danesas, sino a todo Dinamarca, país que no conoce, nunca ha ido a Dinamarca ni a ningún país o ciudad, salvo a Talca, en su infancia, donde una a criaba gallinas en un cuarto enorme, cortando a diario el cuello de una de las aves. Cazuelita para el almuerzo, decía. Piensa que le da un golpe con el mar llo a la pantalla del pc. Piensa que la danesa se triza, se craquela, se apaga. Piensa en Hamlet. Después piensa en Hamlet, príncipe de Dinamarca, y su odio hacia tal país disminuye. Piensa que se calma. Piensa que toma la cabeza machacada y sangrante de su hijo exáni- me, su hijo que ha muerto, y declama la famosa frase "Ser o no ser, esa es la cues ón". Piensa que sale de la pieza. Piensa que se sienta en la cama y se pone a mirarsuinstalaciónreciéncreada. Tiene el mar llo en la mano, no lo ha soltado. Narrativa
  • 35. 33 Se oyen ruidos en la puerta de entrada. Se trata de su mujer, una morena de pelo corto, facciones gruesas y ojos vivaces, que ves da conuniformelaboralseacercaylobesaconternura,dejando,luego, subolsosobrelacama. -¿Yesto?-pregunta,mirandolainstalación. -Unaideaquesemeocurrió. -Genial,tepasaste,súpercrea vo-dicelamujer. Y sin hacer más comentarios se quita los zapatos, la blusa y la faldita funcionaria,quedandosemidesnuda. -Te noto medio triste -dice mientras se cala unos jeans que dejan ver unasinuosafigura.Unasancascasimejoresquelasdelaliteratura. Recibe,porrespuesta,uninformedetalladoacercadelasdesgracias desuhombre,especialmenteloreferidoasuimposibilidaddehacer loqueama,asuntoquelo eneporlascuerdas,allímitedelalocura. Lamujerseleacerca. -Tú escribe tranquilamente, no te preocupes por el dinero, a mí no va tan mal, las parcelas se están vendiendo como pan caliente -dice. Yleacariciaelcabello-Yocreoqueeresungranescritor. Despuéslobesaysaledelahabitación. -¿Elniñollegó?-preguntaantesdesalir. -No,todavíano-respondeelgenioincomprendido. Ahora está sentado ante los zancudos muertos. Tiene la mente en blanco. Se le nubló la cabeza y ene deseos de vomitar. Los pensamientos y la realidad se le confunden, hacen un bolo amargo que le cuesta tragar. No sabe si matar o matarse, no sabe si odiar o amar. Tampoco qué amar, tampoco qué odiar. Un zancudo cruza, en ese momento, ante sus ojos. Lo sigue. El insecto se de ene sobre la cama y él, con un rápido movimiento, lo aplasta. Mira la cama: una copiosa mancha de sangre decora, ahora, la blanca sábana. Su mujer, en ese momento, lo llama a tomar once. Trabajosamente se levanta. Trabajosamente camina por el pasillo hacia el comedor. Trabajosamentepasaantelapuertadelahabitacióndesuhijo. Tieneelmar lloenlamano,nolohasoltado. Narrativa
  • 36. 34 Fotografía Una tarde de verano - empo atrás- se juntó un montón de rockeros de Lampa. Sobre un escenario facilita- do por el municipio, todos bien arreglados, bien disfrazados, dieron rienda suelta a sus cancio- nes. Muchas luces, harto humo y cientos de litros de cerveza regaron esa tarde. Mirando hacia el escena- rio se experimentaba una impre- sión parecida a la que ocurre en los grandes recitales: ritmo, sonido, bastante parafernalia y mucha energía. Quisieron ser los chicos malos de la jornada y quizás lo consiguieron. Pero ese acto de insurrección perdía fuerza cada vez que sus canciones nos mostraban que para ellos las letras no son más que un requisito que cumplir, sílabas que rellenar y rimar, olvidando que la poesía es la que haceverdaderaunacanción. Rock in LampaPor Emilio Serey Cas llo
  • 39. 37 La sheriff del condado Por Monona Fontecilla Moda Feliz al máximo por la nueva cobertura del El Mal Menor, que ahora llega a toda la provincia de Chacabuco, dedicaré este número a nuestra gobernadora, Adela Bahamondes, quien con mo vo del Cuasimodo convocó a los guardianes del mafioso orden ins tucional chileno, es decir, a inves gaciones y carabineros, a realizaraccionesparaimpedirelabigeatoo robo de animales para su venta bajo cuerda o su faenamiento en mataderos clandes nos. Con esto, la gobernadora, que es una especie de autoridad fantasma de la zona, una fotocopia sin poder, se convierte en algo así como una Sheriff del condado, una jus ciera de las tradiciones y el orden católico cuyo próximo paso, imagino, será perseguir pecadores delin- cuentes, reales o imaginarios, por las calles de las poblaciones de la provincia, me én- doles seco plomo en la cabeza o arreándo- los a una de las enormes y an esté cas cárceles que existen por estos lares, protegiendo a los empresarios y a los habitantes de Chicureo y otros condomi- nios top donde vive la cosa nostra. Sin juzgar sus intenciones, y con toda la buena onda que me caracteriza, desde la fasci- nante vereda de la moda recomendaré a Adelita una tenida que le servirá no solo para lucir como una poderosa Sheriff, sino también como una chica misteriosa y sensual, que harta falta nos hace a todas. Se trata de un traje de sheriff que consiste en una modosa faldita corta de mezclilla, unapotenteescopetadecazayuncoqueto sombrerito vaquero color marengo. Tales implementos, unidos a una buena cabalga- dura, la conver rán en una figura de leyenda, una especie de Llanera Solitaria que yendo por los interminables caminos de Chacabuco ob ene su fama luchando contra los cuatreros y los cleptómanos que roban mansiones o crucifijos en las parroquias provinciales y no del hecho de ser una militante PPD, hija de un embaja- dor y vicepresidente PPD, que trabajó años en un municipio PPD para luego asumir como gobernadora PPD de esta olvidada y polvorientaprovincia.