AAggrraaddeecciimmiieennttooss 
AAll SSttaaffff EExxccoommuullggaaddoo:: AArraa88994400,, EElleeccttrraa 
EElleefftteerrii...
Argumento 
Marcus Helios era un miembro de los Centinelas de las Sombras hasta que un 
acto temerario lo cambió todo. Su e...
Prólogo 
—Nos han encontrado—El profesor Limpett entró en la tienda. Cristales 
helados brillaban en su barba gris. Nieve ...
inmediato por suministros de reemplazo a Yangpoong. Debido a que no podían 
continuar el viaje de regreso a Calcuta hasta ...
inapropiadamente” unas piezas del museo. Sus superiores lo habían obligado a 
renunciar a su cargo como académico de idiom...
cuero ancha. En la siguiente respiración, él tomó su cara entre sus manos desnudas 
y frías le dio un beso ardiente en la ...
advertencia para mí. No dejaré que la misma violencia caiga sobre ti—Exhaló 
entrecortadamente. —Entiérrame, Willomina, al...
Mina tomó su parka del bastidor de madera seca y se empujado a través de la 
tela colgando. Frígido aire helado llenó sus ...
—No te vayas ahora—Le advirtió él. 
Su mirada se posó en un pequeño afloramiento de piedras. 
—No lo haré.
Capítulo 1 
—Te voy a dar un muy buen empujón, eso es lo que voy a hacer. 
Mark percibió las palabras a través de una pesa...
estrecho del casco. Sus dientes se sacudieron mientras el bote se balanceaba sobre 
las altas, agitadas olas. 
Mark se enr...
pasó pesadamente. A su paso hizo que los remos del bote hicieran un movimiento 
de balanceo otra vez. Él puso sus dedos so...
Mark susurró: 
—Los tailandeses… 
Leeson inclinó la cabeza y redirigió su mirada justo por encima de Mark. 
—Es allí. 
Mar...
—No, señor... —La voz de Leeson se alejó. Miró a lo lejos—Pero lo hará 
pronto, quiero pensar. 
Balanceándose contra el ca...
Él hizo una pausa, con su mano suspendida sobre los botones de su pantalón. A 
través de dos portales de vidrio vio la cab...
conocida como brotoi después de haber sido reclutado por la oscuridad Antigua, 
Tántalus), que el destino inmortal de Mark...
vuelto más poderosa? ¿Más poderosa que su fuerza para contenerla? Los próximos 
días lo dirían. 
Ellos están aquí en Londr...
Mark hizo una mueca de dolor con el panorama color de rosa, inexacta que él 
había pintado. 
—Vamos a ser claros uno con e...
Nunca en la historia de la tierra las puertas cerradas habían estado por más de 
unos días. 
Tal vez tenían a un alma part...
—Ella no me informa de sus tareas o actividades, y yo no informo de las mías. 
—Infló las mejillas. — ¿Sabe usted que desp...
hasta... hasta... —Apoyó un puño en contra de su cintura, y añadió con seriedad— 
Entiende que si su señoría vuelve con la...
luz del candelabro se reflejaba en las manijas de plata. La tapa estaba cerrada, por 
supuesto, como los documentos necesa...
observó el ataúd de su padre bajar poco a poco con saltos a un enorme agujero en el 
suelo. Ella cerró los ojos, casi sobr...
Ella les aseguró: 
—Todo está muy bien. Por favor no se horroricen en mi nombre. 
La capilla de los disidentes estaba al o...
Sus palabras se interrumpieron bruscamente. Sus cejas se levantaron, su sonrisa 
se desvaneció y pareció inmediatamente co...
Él, el hombre al que su tío se había referido como el Señor Alexander estaba 
allí, justo a su lado, alto, elegante y con ...
— ¿Ah, sí?—Sus cejas se elevaron con buen humor. —Eso es bueno... o tal vez 
es muy malo—Rió entre dientes, bajo, con un s...
deslizó el pulgar enguantado contra las diminutas doradas del cierre, y en su 
interior encontró una fotografía con dos ho...
Con esa proximidad, el atractivo dorado era casi asfixiante. 
—Por favor, hable libremente. 
Él asintió. 
—Soy consciente ...
—Tal vez ahora que su padre ha muerto, ¿Podría estar dispuesta a desprenderse 
de ellos? 
—Me temo que no es posible. 
—Es...
llevaba una pistola muy desagradablemente apoderándose de los flecos, de la bolsa 
de cuentas en su muñeca. 
—No le puedo ...
Capítulo 2 
Mina miro fijamente hacia la Calle de los muertos, donde el camino de tierra 
desaparecía en las sombras de un...
anticipado. Miró al cementerio, golpeando su sombrero sobre su bien musculado 
muslo. —William siempre fue bastante excént...
Sus zapatos crujieron sobre la grava gris. Al llegar al carruaje el lacayo de 
Trafford, de librea negra, abrió la puerta ...
Cruzando Swain Lane, escondido dentro de un pequeño bosque, Mark cerró 
sus ojos con la primera poderosa corriente, una ol...
Redujo la velocidad sólo cuando llegó a la terraza oscura de las catacumbas 
cortadas en la base de la tierra debajo de la...
—Por favor—Mina levantó su pañuelo a su nariz y resopló, actuando las 
lecciones de persuasión que había aprendido de sus ...
Respiró profundamente y pasó por el camino de criptas alineadas, emergiendo 
rápidamente al Círculo del Líbano, donde se l...
silueta de numerosos ataúdes, apilados en los estantes y cubiertos de polvo. Las 
flores que ella había arreglado ayer sob...
Ojos color bronce parpadearon…..brillantes. 
Ella gritó. La criatura rugió, a toda velocidad hacia ella. 
Ella disparó. 
M...
La señorita Limpett se puso rígida, con su mirada vidriosa se colocó en la 
robusta plataforma de madera donde estaba depo...
—Vamos a la casa—la instó su tío. —Puedes descansar un poco ahí, y pronto 
estaremos lejos de aquí. 
—Un momento…— ella se...
— ¿Que fue eso?—preguntó su tío. 
—Nada—susurro ella. —Son solo mis nervios. 
La puerta se cerró. Una posterior vuelta de ...
Peor aún, la manera en que la señorita Limpett había manejado el arma le 
reveló que había anticipado el peligro, plantean...
a través de esos sucesos que Tántalo transmitía, a través de una corriente de energía 
invisible, las comunicaciones desde...
Mina deseó poder hacer lo mismo. Estaba tan cansada. Con el funeral se 
suponía que pondría fin a la carrera, a esconderse...
acadias, que habían sido hace mucho tiempo destruidos o se habían disuelto en 
polvo. Ella misma había estado presente en ...
Una figura emergió desde las sombras, la mitad de su rostro estaba oscurecido 
por el borde de su sombrero de copa. Un abr...
A través de las sombras, él captó la mirada de Mina. Ella corrió la cortina y se 
hundió en las sombras. 
Lord Trafford re...
Capítulo 3 
Un momento después, y él estaba instalado entre ellos. 
Elegante y de largas extremidades, ocupó la esquina op...
En un rincón del carruaje, Astrid se estiró como un gatito mimado y terció en la 
conversación. 
—Me encanta viajar. 
Lora...
— ¿Ha fijado su residencia en alguna parte? 
—Estoy actualmente aún sobre el rio, amarrado en el paseo Cheyne. 
—He escuch...
sobre la otra. —ahora que sé donde se aloja, debo insistir en que acepte una 
invitación para que pase la noche con nosotr...
Después de media hora de lento y tambaleante tráfico, el carruaje se detuvo 
frena a la Casa Trafford. A pesar de ser tan ...
—No estoy segura, no creo posible que pueda dormir aun. Creo que me 
quedaré en la biblioteca y encontraré algo que leer. ...
ella en el techo. Bustos de los grandes maestros de la literatura asomaban sus 
narices con idéntica forma alrededor del b...
—No, no—le indicó Mark, saboreando la dulce esencia de la madera de su 
puro. —Me ha permitido ser un intruso en su famili...
retrospectiva, lamentaba que las cosas hubieran ido tan lejos como lo habían hecho. 
Eso hacía que su presencia en la casa...
—Estoy de acuerdo, ha sido un día terriblemente largo—Su Señoría se paró de 
la silla. Levantó una bandeja de plata y dejó...
—No me la perdería. 
Dejando solo a Mark él se dirigió hacia la puerta, con su sombrero entrelazado 
detrás de su faldón. ...
—Si por supuesto—Su mirada cayó en su corbata, en su barbilla. En todo 
menos en sus ojos. 
—Quería preguntarle…bien—él so...
—Creo que sí. 
La puerta crujió en el interior, y el lacayo apareció, trayendo consigo los 
sonidos del traqueteo de los c...
Sus pensamientos se detuvieron en la señorita Limpett -Mina- un enigma 
intrigante. Un delicioso aplazamiento, cuando era ...
Entró y se abrió paso entre un revoltijo de sillas y mesas hacia el bar, donde se 
detuvo, en lugar de tomar un taburete. ...
Mark preguntó: 
— ¿Por quién? 
—Por el caballero de ahí—El barman hizo un gesto con la cabeza en dirección 
de la ventana ...
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Centinelas de las sombras  2
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Centinelas de las sombras 2

239 visualizaciones

Publicado el

sombras

Publicado en: Móvil
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
239
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Centinelas de las sombras 2

  1. 1. AAggrraaddeecciimmiieennttooss AAll SSttaaffff EExxccoommuullggaaddoo:: AArraa88994400,, EElleeccttrraa EElleefftteerriioouu,, MMddff3300yy,, NNeellllyy VVaanneessssaa,, RRoocckkSSttaarrPPaa yy RRooxx1166 ppoorr llaa TTrraadduucccciióónn;; LLaaaavviicc,, LLeelluullii,, TTaattttaa yy ZZaapphhiirraa ppoorr llaa CCoorrrreecccciióónn;; MMookkoonnaa ppoorr llaa DDiiaaggrraammaacciióónn yy CCaassssiiddyy ppoorr llaa LLeeccttuurraa FFiinnaall ddee eessttee LLiibbrroo ppaarraa EEll CClluubb DDee LLaass EExxccoommuullggaaddaass…… AA llaass CChhiiccaass ddeell CClluubb ddee LLaass EExxccoommuullggaaddaass,, qquuee nnooss aaccoommppaaññaarroonn eenn ccaaddaa ccaappííttuulloo,, yy aa NNuueessttrraass LLeeccttoorraass qquuee nnooss aaccoommppaaññaarroonn yy nnooss aaccoommppaaññaann ssiieemmpprree.. AA TTooddaass…….. GGrraacciiaass!!!!!!
  2. 2. Argumento Marcus Helios era un miembro de los Centinelas de las Sombras hasta que un acto temerario lo cambió todo. Su esperanza de salvación consiste en un pergamino antiguo que ahora está en posesión de una belleza enigmática llamada Mina, y quien no tiene intención de entregarlo. Pero alguien tiene diseños de los misteriosos rollos, y de Marcus. Ella es la novia despechada de Jack el Destripador, cuyos propios oscuros secretos pondrán a prueba los poderes de todos los miembros a su alcance…
  3. 3. Prólogo —Nos han encontrado—El profesor Limpett entró en la tienda. Cristales helados brillaban en su barba gris. Nieve llenaba las pistas y las grietas de su traje de lana, y hombros de su capa gruesa. Mina levantó la vista del libro, donde a la luz de una linterna de aceite, acababa de registrar las coordenadas de su campamento, como siempre le decía el Teniente Maskelyne, el guía británico. Los guantes que llevaba le hacían difícil sostener la pluma, y mientras que la pequeña cocina junto a ella irradiaba una cantidad agradable de calor, estaba tan fuertemente atada y abotonada en capas a las prendas de lana que apenas podía doblar un codo. El viento maltrataba la tienda por todos los lados. Las paredes de lona se habían roto y las cuerdas crujían. — ¿Tenemos visitantes?—Preguntó ella. Quizás uno de los jefes locales se habría acercado al campamento. Tal cosa había sido un hecho bastante común en la expedición cuando habían viajado por la India y al Tíbet hacia el Himalaya. — ¿Debo preparar té? Unas cuantas hojas de té y la mitad de una lata de galletas congelada era todo lo que tenían para ofrecer como forma de hospitalidad. Dos noches antes, la misma noche que habían salido del templo al lado de la montaña habían sido su único destino, uno de sus sherpas contratados había desaparecido del campamento, sólo para ser descubierto a la mañana siguiente, lleno de sangre, roto y muerto en la parte inferior de una grieta. El evento había enviado al campamento al caos. Los Reclamos de niebla y sombras susurrantes que se movían habían recorrido las filas del grupo de cargadores bengalíes. Pero lo peor había llegado esa mañana, cuando los viajeros ingleses se habían despertado a la realidad de un motín. Más de la mitad de los bengalíes habían desaparecido durante la noche, junto con la mayoría de las provisiones del campamento y animales de carga. El teniente Maskelyne había enviado de
  4. 4. inmediato por suministros de reemplazo a Yangpoong. Debido a que no podían continuar el viaje de regreso a Calcuta hasta que las existencias necesarias llegaran, la expedición no podía hacer nada más que esperar, en un número reducido y nervioso sin lugar a dudas por los acontecimientos de los días anteriores. A pesar de que Mina no había dicho en voz alta sus sospechas, era casi como si una maldición hubiera caído sobre la expedición después de que sus miembros habían tomado posesión de los cuatro antiguos rollos de marfil de los monjes tibetanos. El sonido de gongs del templo todavía resonaba en la cabeza de Mina. En vez de responder a su pregunta, su padre se había apoderado de la cortina que colgaba y que separaba sus cuarteles y las había hecho a un lado. Él se inclinó sobre su cama cubierta de madera para revolver debajo de la almohada. —Te puse en un peligro tan terrible permitiéndote venir a este viaje conmigo. Mina lentamente puso el libro a un lado y se obligó a tener un ligero tono de voz. —No, no, Padre. Estas cosas pasan. ¿Recuerdas el momento en que en Gangtok nuestros caballos fueron robados, y quedamos varados durante casi una semana?—Ella se frotó las manos enguantadas. —Nuestros suministros llegarán mañana o tal vez un día después, y continuaremos nuestro descenso como estaba previsto. —No estoy hablando de los suministros—Cuando se volvió, sostenía una pistola. —Quiero decir que nos han encontrado. Su mirada se fijó en el arma. Un escalofrío que nada tenía que ver con la temperatura bajó por su espina. —Dime quién, padre. ¿Quién nos ha encontrado? El profesor había tenido un comportamiento extraño durante meses, desde que había sido acusado por el Museo Británico de “haber tomado prestadas
  5. 5. inapropiadamente” unas piezas del museo. Sus superiores lo habían obligado a renunciar a su cargo como académico de idiomas, y ella se preguntó de nuevo si la tensión de los acontecimientos lo habían empujado sobre una cornisa emocional, ya que desde esa vez sus palabras y acciones habían se habían visto manchadas por la paranoia. Tomando posesión de su confianza, le había contado de una sociedad secreta de hombres que, como él, querían descubrir los secretos de la inmortalidad, pero para fines oscuros y malvados. Le había advertido que los hombres harían cualquier cosa por hacerse del control de los dos antiguos pergaminos acadios, los rollos que actualmente mantenía en un estuche cerrado con llave en su camastro, y que tenían sólo unos días antes de reunirlos con los rollos originales. Lamentablemente, Mina no sabía si los hombres peligrosos eran reales o si la “sociedad secreta” era una creación de su envejecida y deteriorada mente. El profesor se abalanzó sobre ella, moviendo el arma con su cañón apuntando al piso alfombrado. —Prométeme que llevarás esto en tu persona todo el tiempo. —Padre—Ella se levantó de la silla y se llevó las manos a la espalda, negándose a aceptar el arma. —Tómala. —No. —Haz lo que digo—Un borde afilado llegó a su frenética voz. —Dime lo que ha sucedido—exigió ella. — ¿Los has visto? ¿Están aquí en el campamento? ¿Me puedes decir quiénes son? Sus labios se apretaron firmemente juntos y sus fosas nasales se abrieron, enganchando los dedos en su cinturón y encajando el arma dentro de la correa de
  6. 6. cuero ancha. En la siguiente respiración, él tomó su cara entre sus manos desnudas y frías le dio un beso ardiente en la mejilla. Retrocediendo, le susurró: —Tienes que volver a Calcuta. Su alarma creció. — ¿A dónde irás tú? Él le apretó los hombros, pero evitó mirarla a los ojos. —Tenemos que separarnos. Es la única manera. Ella sacudió la cabeza. —No. Él se apartó de ella. —Volverás a Inglaterra. A Londres. Tu tío no querrá que te alejes. Debes decirles a todos que estoy muerto. — ¿Muerto?—Ella chocó sus labios. —Sí, que morí aquí en la montaña en Nepal. Sus palabras resonaron en sus oídos, y aún así, no podía creer que en realidad habían hablado. —Estamos hablando tonterías, Padre—susurró ella. —Es loco. Él puso una mochila a los pies de la cama y habló sobre su hombro. —Ese pobre Sherpa, querida... su muerte no fue un accidente. Sus heridas eran tan horribles, que no podían haber sido sólo por la caída. Lo mataron como una
  7. 7. advertencia para mí. No dejaré que la misma violencia caiga sobre ti—Exhaló entrecortadamente. —Entiérrame, Willomina, al lado de tu querida madre. Asegúrate de que todo el mundo lo sepa—Retiró un arrugado trozo de papel del bolsillo de su cintura. —Este es el nombre de un hombre en Calcuta que te ayudará con los papeles necesarios y... con todo lo demás. Ella miró el papel como si fuera una araña grande y peligrosa. Él llegó junto a ella y lo puso sobre la mesa. —Este debe ser nuestro adiós. ¿Estaba diciéndole la verdad? ¿Y si el Sherpa había sido asesinado por ésos hombres-nunca-antes-vistos y su padre había perdido la cabeza? Al final, no importaba realmente. —No lo haré—susurró ella. —No te dejaré, y no me dejarás. Nos quedaremos juntos, sin importar qué. Su padre se congeló. —Padre—imploró ella. —Mírame. Con los hombros rígidos, él tomó su lana doblada y la metió en la mochila. De rodillas, agarró la estrecha caja que contenía los rollos. Eso, también, lo empujó dentro. — ¿Es eso todo, entonces?—Las lágrimas picaron sus ojos. — ¿No me dirás nada más?—Ella retrocedió hacia la solapa de la tienda. —Entonces no me dejas otra opción. Tengo que llamar al teniente Maskelyne. Su padre alcanzó un diario encuadernado en cuero y una lata circular de polvo dental.
  8. 8. Mina tomó su parka del bastidor de madera seca y se empujado a través de la tela colgando. Frígido aire helado llenó sus pulmones. Un grupo de bengalíes de cara solemne levantaron la vista de donde estaban agachados alrededor de una fogata ardiente, calentándose las manos. Sobre el campamento, las montañas se alzaban en el crepúsculo color púrpura, en una densa capa de nubes. Mina empujó sus brazos en las mangas de la capa y se ató el cinturón en la cintura. Sus botas chapotearon en el barro mientras maniobraba a través de copos de nieve cayendo y del laberinto de tiendas de lona. Un pecho robusto apareció frente a ella. Grandes manos se cerraron en sus brazos. Debajo de una gorra de piel oscura, la mandíbula cuadrada del teniente Maskelyne miró hacia abajo. —Mina, te ves angustiada—. Su aliento formó una pequeña nube, vaporosa. — ¿Qué ha pasado? —Por favor, tienes que hablar con él—Ella se tragó sus lágrimas e hizo un gesto sobre su hombro. El viento arrancó su pelo, moviendo una cadena gruesa sobre su mejilla. —Creo que ha perdido el juicio. Está diciendo toda clase de cosas locas. — ¿Cosas locas?—Repitió él frunciendo el ceño. — ¿Cómo cuáles? —Que nos siguen, que la muerte del sherpa no fue un accidente. Él le apretó sus hombros y ladeó la cabeza. —Tal vez es una simple cuestión de altitud. A veces, la altitud hace cosas extrañas a la mente de una persona. Iré con él ahora. Ella asintió, presionándose más allá de él y abriéndose camino hacia el borde del campamento. — ¿A dónde vas?—Gritó él tras ella. —A dar un paseo—Necesitaba estar sola, necesitaba tiempo para pensar.
  9. 9. —No te vayas ahora—Le advirtió él. Su mirada se posó en un pequeño afloramiento de piedras. —No lo haré.
  10. 10. Capítulo 1 —Te voy a dar un muy buen empujón, eso es lo que voy a hacer. Mark percibió las palabras a través de una pesada cubierta de sueño, pero no consideró que la amenaza fuera dirigida a él. Después de todo, era invisible. Invencible. Una sombra. —...malditamente cansado de esperar por ti... —La voz, masculina y con un familiar tono de broma, se mantenía detrás de una cortina de oscuridad, junto con otros sonidos distantes. Un agradable y redundante crujido. Agua golpeando madera. El río. Mark sucumbió al abrazo de terciopelo. Oblivion lo tiró hacia abajo, en las imágenes oníricas que momentáneamente había dejado atrás. Bien formado, con sus miembros flotantes, con sus brazos y piernas, todos teñidos de un tono cálido y seductor color escarlata. Algo le pinchó las costillas. Duro. La ira onduló a través de él como una serpiente, provocando que Mark se levantara... sólo para golpear una ardiente pared de sol y sonido. Haciendo sonar cuernos. Voces distantes. Su camisa de lino y pantalones de lana estaban mojados y pegados a su piel. Cada hueso de su cuerpo, cada músculo y cada centímetro de piel hervía con consternación, como si despertara de un sueño de mil años. Como si se despertara de entre los muertos. Su cerebro pulsaba, amenazando con estallar dentro de su cráneo. Con un splash se derrumbó hacia atrás en el agua de sentina reunida frente al centro
  11. 11. estrecho del casco. Sus dientes se sacudieron mientras el bote se balanceaba sobre las altas, agitadas olas. Mark se enroscó sobre su costado, gimiendo, y apretó los puños en las cuencas de sus ojos, muy débil para importarle que el agua del río marrón lamiera su mejilla. —Infiernos—jadeó. Incluso las cuerdas vocales le picaban, desde el fondo de su pecho. —No, Señor Alexander—corrigió la voz con alegría—No es el infierno. Sino Londres. Con los párpados entrecerrados, Mark enfrentó al individuo pronto-a-ser muy-desafortunado que lo había forzado a estar en ese estado insoportable de conciencia. Un canoso, caballero con bigote y pantalones, con crujiente camisa blanca y chaleco negro y verde a rayas le sonrió desde su posición en la proa de la canoa de madera. Una correa negra le cruzaba la estrecha frente, sosteniendo un parche negro en su lugar sobre un ojo. El hombre se echó a reír, levantando un gancho de palo, y señaló con la punta a Mark. —Me picas con esa cosa de nuevo, Leeson, y te mataré—gruñó él. La corteza inmortal de una carcajada salió y acomodó el garfio en sus rodillas. —Mis disculpas, su señoría. Pensé que se iba a la deriva otra vez. He esperado un buen rato para que usted despertara. Desde Tilbury, no menos. Mark se levantó en un codo. Plantando los tacones de sus botas contra el centro del casco, se impulsó unos cuantos centímetros hacia atrás hasta que pudo sostener sus hombros contra un banco de madera cruzada detrás de él. Dios, le dolía. A través de ojos llenos de arena vio una escena familiar: el muelle y los almacenes de los muelles de Londres, con un enjambre de obreros y marineros, y al oeste, las dentadas agujas de la torre del reloj y el Parlamento. Una barcaza de carga enorme
  12. 12. pasó pesadamente. A su paso hizo que los remos del bote hicieran un movimiento de balanceo otra vez. Él puso sus dedos sobre la baranda de madera. ¿Cómo diablos fue que terminé aquí? —No puedo decir que conozco la respuesta a eso, señor. —respondió Leeson— Lo último que supe, es que estaba fuera al otro lado de la tierra en busca de ese profesor y de sus pergaminos. Los Inmortales no podían leer los pensamientos de otro, pero eran capaces de comunicarse en silencio. Mark se recordó a sí mismo no hablar de tal manera en compañía de Leeson si no quería que lo oyera. En la intimidad de su mente recién cerrada, trató de reconstruir un cierto marco de recuerdos. Lo último que podía recordar, era que había anclado en la bahía de Bengala, preparándose para ir a tierra en busca de la expedición interior del profesor Limpett, cuando una densa niebla había caído del mar. ¿Pero Londres? Londres era el último lugar en que deseaba encontrarse a sí mismo, si quería seguir con vida. Rebuscó en el bolsillo de su camisa y sacó las gafas oscuras, con sus alambres de oído irremediablemente torcidos. Con manos temblorosas, las ángulo sobre su rostro. Gracias a Dios, atenuaban el obsceno resplandor de la luz del día. Dios, estaba cálido. Su ropa, el aire, lo sofocaban. —El clima devastador de febrero—murmuró. —Ah, así sería si fuese febrero, señor—coincidió Leeson suavemente—Pero es mayo. Veintinueve de mayo de 1889. Una descarga cayó en Mark, entumeciéndolo y hormigueando sobre los labios a lo largo de su cuero cabelludo. Todo a su alrededor, la temperatura del aire, la luz del sol y la actividad confirmaban que la de afirmación de Leeson era cierta. Tres meses de tiempo perdido. A pesar de que mantuvo la revelación -sus pensamientos internos- para sí mismo, sus facciones debían haberse aflojado o palidecido más aún, porque la sonrisa jovial desapareció los labios de Leeson.
  13. 13. Mark susurró: —Los tailandeses… Leeson inclinó la cabeza y redirigió su mirada justo por encima de Mark. —Es allí. Mark se movió, retrocediendo mientras una forma de calor rompía a lo largo de sus músculos, y se volvió para mirar. Una generosa longitud de cuerda se deslizó sobre el agua para ascender a la proa de las novecientas toneladas de barco de vapor, a la deriva, preocupantemente sin tripulación. Reuniendo sus fuerzas, Mark se izó a sí mismo en el banco de madera y pescó la línea del agua. Leeson se movió, siempre ágil. —Permítame hacer eso, su señoría. Mark no le hizo caso, tirando de la cuerda, cerrando la distancia entre el bote y el yate. Sus músculos rugieron a la vida, despertados por el uso y la tensión. Tres meses. Tres malditos meses. Las implicaciones eran asombrosas. Él maniobró por debajo de la cuerda colgante de la escalera. Agarrar los lados, enganchó su empapada bota en el peldaño más bajo. — ¿Te envió Black?—Exigió. Detrás de él, el barco se balanceó mientras Leeson se sentaba en el banquillo. Respondió en voz baja: —Yo permanezco a su servicio. — ¿Pero todavía no ha regresado a este lado?
  14. 14. —No, señor... —La voz de Leeson se alejó. Miró a lo lejos—Pero lo hará pronto, quiero pensar. Balanceándose contra el casco, Mark subió hasta llegar a la barandilla de madera pulida. Quitando el seguro de la puerta con bisagras, apretó los dientes y subió a la cubierta. Después, Leeson se equilibró y llegó a la escalera. Mark miró hacia abajo. —No te preocupes, viejo. En cuanto a aspectos prácticos, no requería de Leeson o de otra persona de asistencia para navegar el buque, aunque prefería mantener a los tailandeses totalmente en la tripulación por las apariencias. Leeson estaba más descalificado sobre la base de la honradez. Su lealtad pertenecía a Archer, el Señor Black, el antiguo mentor de Mark dentro de los Centinelas de las Sombras inmortales. Black era también el Recuperador que probablemente sería enviado por el Consejo Gobernante Primordial como asesino de Mark. Él señaló a la escalera, con la mano sobre el puño: —Sólo dile que estaré listo para él. Dejando caer la masa de peso de la cuerda en la cubierta, Mark giró sobre sus talones y se quitó la camisa de los hombros y brazos. Hervía con descontento. Sólo Dios sabía dónde estaría el profesor ahora. Podría regresar directamente a mar abierto y comenzar la caza de nuevo, pero necesitaba recuperar su orientación y el reabastecerse. Cerrando los ojos, pensó en el timón del buque. El barco respondió lentamente alterando su curso a lo largo de la línea del oeste.
  15. 15. Él hizo una pausa, con su mano suspendida sobre los botones de su pantalón. A través de dos portales de vidrio vio la cabina interior. Obras de arte enmarcadas colgaban de las paredes en ángulos extraños. Elegantes cortinas estaban hundidas, rasgadas en tiras. Los arcones estaban volcados y abiertos, con su contenido esparcido por todas partes. Todo lo que no había estado clavado estaba totalmente alterado, como si el barco hubiera navegado a través de un tifón. Sin embargo, un alivio cauto corrió a través de él. No había cuerpos, ni sangre, ni rastro de sus tripulantes mortales. Oró porque estuvieran vivos en alguna parte, y que sus asesinos por su mano o de otra manera no estuvieran ocultos en la oscuridad de la bóveda de su mente. Podría estar perdiendo la cordura poco a poco en fragmentos, pero no era idiota. Todavía no, de todos modos. Estaba claro que había sido arrastrado a Londres sobre el océano y a tiempo por un propósito específico. Pero ¿por quién? Hasta hacía poco, debido a que él era un miembro de élite de los Centinelas de las Sombras, cada movimiento de Mark había sido gobernado por el Consejo Primordial. Desde su bastión en el interior del reino interno protegido, que existía en un plano paralelo a la población mortal de la Tierra, los tres Ancianos -Aitha, Hydros y Khaos - enviaban centinelas a todos los rincones del planeta con el propósito de proteger los intereses de la raza Amaranthine. La más importante de las responsabilidades de un Centinela era la de cazar, o de “Recuperar”, las almas más peligrosas de la humanidad, almas tan moralmente corruptas que alcanzaban un estado poderoso y sobrenatural conocida como Trascensión. Tales almas muy depravadas eran capaces de cruzar hacia el mundo interior y causaban la destrucción y la muerte de seres inmortales. Jack el Destripador había sido un alma de esas. Había sido durante la caza de Jack (que no sólo había Trascendido, sino que también rápidamente se había convertido en una fuerza sin igual de maldad
  16. 16. conocida como brotoi después de haber sido reclutado por la oscuridad Antigua, Tántalus), que el destino inmortal de Mark había tomado un giro peligroso, aunque por su propia decisión. Mark, el hijo inmortal de Cleopatra y su amante el triunviro romano, Marco Antonio, había luchado durante siglos por liberarse de la herencia trágica de la pasión de sus padres y de la muerte. Decidido a definirse a sí mismo por su historia, por sus victorias, había llevado a cabo un acto audaz de heroísmo y cruzado hacia el estado de Transición. Su sacrificio había nivelado el campo de juego de los Centinelas de las Sombras en contra de Jack y había garantizado la Recuperación de Archer del desenfrenado y cruel brotoi, a quien Tantalus había escogido como Mensajero en la Tierra, uno que despertaría a una dormido ejército brotoi, y ayudaría en la liberación de Tantalus de su prisión terrenal. No, él no había sido el primero de los Centinelas de las Sombras en ofrecerse a Trascender para asegurar la derrota de un poderoso adversario, pero no había querido seguir el mismo camino que los otros que le habían precedido: es decir, el destierro de los Centinelas, la locura y la eventual muerte final con su captura y ejecución. Los Primordiales, después de todo, no podían permitir a tan peligrosa amenaza para el Reino Interno sacrificarse sin control, valiente o no. Mark sólo tenía una pequeña ventana de tiempo para salvar su existencia inmortal y recuperar su lugar entre los Centinelas, una hazaña que le aseguraría la leyenda sin precedentes en la historia de los Inmortales. Esa ventana se hacía más pequeña con cada latido y cada respiración que pasaba. A veces, voces susurrantes lo invitaban a sucumbir, pero hasta ahora había permanecido fuerte y se había mantenido detrás de una pared gruesa, de mutación dentro de su cabeza. Ah, pero su maldita suerte había explotado. Había perdido ya tres meses de tiempo precioso. ¿La insidiosa locura en su interior se habría retrasado o se habría
  17. 17. vuelto más poderosa? ¿Más poderosa que su fuerza para contenerla? Los próximos días lo dirían. Ellos están aquí en Londres, sabe. La voz de Leeson hizo eco en su cabeza. Los que busca. Un objeto se precipitó sobre la barandilla desde tierra al lado de su bota. Un diario, apretado dentro como un cilindro. Él se inclinó, tomando el paquete con la mano. Tirando de la cuerda, desenrolló el papel, que había sido doblado para mostrar la página de los obituarios. Un anuncio había sido encerrado en un círculo de tinta negra. William Demerest Limpett, profesor de Antiguos Idiomas e Historia Nacido en: Egremont, Cheshire Muerto: 12 de febrero de 1889, Kolkata Entierro en el cementerio de Highgate, el jueves, 30 de mayo, 18:00 hrs. Mark se volvió a la barra y miró por encima. En la sombra de la embarcación, el vacío bote se balanceaba sobre las olas. — ¿No va a darme las gracias?—Dijo una voz junto a él. Mark rechinó los dientes. — ¿Por qué haces esto? En caso de que lo hayas olvidado, soy un paria. Un desterrado. Estoy perdiendo poco a poco mi mente. Quién sabe cuándo me volveré babeante demonio y te rasgaré la cabeza. Leeson se rió entre dientes. —He Recuperado. Lo he hecho antes. —Se encogió de hombros—Usted ha hecho su decisión por razones nobles. Para salvar a los demás. Para salvar a Archer y a la señorita Elena. Estoy en deuda con usted por eso.
  18. 18. Mark hizo una mueca de dolor con el panorama color de rosa, inexacta que él había pintado. —Vamos a ser claros uno con el otro Leeson, o te vas ahora y no vuelves. ¿Qué instrucciones has recibido de los Primordiales, o de Archer con respecto a mí? Una pausa extendida gobernó el espacio entre ellos. Finalmente Leeson dijo: —No he recibido instrucciones del Reino Interior. No en lo que se refiere a usted o a ninguna otra cosa. Los ojos de Mark se estrecharon a eso. El propósito de la existencia de Leeson, como secretario del Señor Black, era la comunicación. Era el hombre con las respuestas, el que transmitía información pertinente del Reino Interior. — ¿Por qué diablos no? La respuesta de Leeson salió. —Porque los portales están cerrados. — ¿Qué quieres decir con que están cerrados? ¿Todos? Leeson asintió lentamente. — ¿Por cuánto tiempo?—Exigió Mark. El pequeño hombre vaciló. Mark escupió: —Como ya he dicho, o me dices todo o te vas. Leeson espetó: —Desde poco después de que su señoría pasara a la señorita Elena. Recibimos la noticia que había sobrevivido al paso y luego... nada.
  19. 19. Nunca en la historia de la tierra las puertas cerradas habían estado por más de unos días. Tal vez tenían a un alma particularmente desagradable Trascendida suelta, con el fin de proteger el Reino Interior, pero una vez que el alma deteriorada se regeneraba con éxito y era enviada a la prisión eterna de Tantalus, los portales se volvían a abrir. — ¿Por qué han estado cerrados durante tanto tiempo? Su compañero lo miró llanamente. —Por los informes que he oído de este lado, ha habido una proliferación de almas deterioradas con síntomas particulares de brotoisismo. Parecen estarse organizando. Nuestros Centinelas de las Sombras, en todos los lugares del mundo tienen las manos llenas. —Sin embargo, ¿los Centinelas ha sido capaz de contenerlas? Leeson asintió: —Pero supongo que las puertas permanecerán selladas hasta que se determine lo que está pasando allá abajo, aunque sean sólo rumores de una rebelión a gran escala. Es un feo hijo de puta, ese Tantalus. Espero que lo hieran y le recuerden quién está a cargo. —Apretó los puños, pero su atención regresó rápidamente a Mark. —No hay nada qué decir, señor, sin órdenes específicas, estoy bastante a la deriva. Mark sugirió oscuramente. — ¿Por qué no te unes a mi hermana? Ella está siempre en busca de alguien al cual darle órdenes. Leeson resopló.
  20. 20. —Ella no me informa de sus tareas o actividades, y yo no informo de las mías. —Infló las mejillas. — ¿Sabe usted que después que nos dejó en Octubre, se comió toda mi colección de novelas cortas de un centavo? Mark no pudo evitar sonreír. —¡No! Su hermana tenía un fetiche raro de devorar palabras escritas, literalmente. Y a pesar de que tenía un gusto muy bueno en lo que a material comestible, cuando estaba enfadada o frustrada, destrozaba todo a su alcance. Leeson siguió. —No sólo está perturbada por su decisión de Trascender, sino que está furiosa por su fracaso hasta el momento para reclamar a su asesino Thames. La mirada de Mark recorrió en la metrópoli. Meses antes, cuando todos habían estado envueltos en la búsqueda del Destripador, Selene había mencionado que su cargo actual de búsqueda de un asesino que desmembraba a sus víctimas mujeres y depositaba las partes de sus cuerpos alrededor de Londres le estaba resultando difícil. Selene estaba ahí, entonces, todavía en la ciudad. —Por su propia cuenta, que es por lo que me preocupa—Leeson se encogió de hombros—Esa chica siempre ha sido un poco nerviosa para mi gusto, sin ánimo de ofender a usted o a ningún ilustre antepasado, señor. —No importa. Pero ¿por qué has elegido ayudarme? No me sorprendería si los Primordiales te castigaran por ello. —Siempre he sido un poco más jugador, su señoría. E independientemente de lo que diga, creemos que eligió ese camino por las razones correctas y para salvar a los demás. Apuesto a que va a superar esto. Estoy orgulloso de estar a su lado...
  21. 21. hasta... hasta... —Apoyó un puño en contra de su cintura, y añadió con seriedad— Entiende que si su señoría vuelve con la asignación de asesinarlo, yo tengo que estar para ayudarlo a la realización de esa orden. —Por supuesto—contestó Mark rotundamente. ***** Mina había perdido a su padre terriblemente, pero a pesar de sus esfuerzos, no podía reunir lágrimas en su funeral. Por el contrario, el impulso de estornudar jugaba en el interior de sus fosas nasales con enloquecedora intensidad, a raíz del incienso picante que nublaba la pequeña capilla Anglicana, y por la gran cantidad de aerosoles de fragantes flores blancas. Se llevó un pañuelo a la nariz. —Ahí, ahí—consoló a la condesa de Trafford. Su tía Lucinda, bella como el sol, era sólo uno o dos años mayor que ella, y era la segunda esposa del tío viudo de Mina, el distinguido Señor Trafford. La hermosa joven envolvió un delgado brazo alrededor de los hombros de Mina. —Estás a salvo aquí con nosotros ahora. No hay necesidad de que tengas miedo nunca más. El perfume profundamente floral de Lucinda la envolvió. Mina asintió, sintiendo náuseas. La Capilla gótica. Los olores. El ataúd. El corsé ridículamente estrecho. En realidad, todo era sólo demasiado. Ella se ahogaba en seda negra. —Trafford—dijo la condesa, instando a su marido—ve buscar una silla. Creo que la señorita Limpett se va a desmayar. La tela crujió. Voces murmuraban bajas, con lástima. Aunque el servicio real había concluido momentos antes, Mina dejó que la acomodaran en un sillón. Nunca se había desmayado en su vida, ni siquiera se había acercado, pero la sensación de ser mimada no era tan terrible. De mala gana su mirada volvió al largo ataúd de palo de rosa, que aparecía en un féretro bordeado de terciopelo. La
  22. 22. luz del candelabro se reflejaba en las manijas de plata. La tapa estaba cerrada, por supuesto, como los documentos necesarios por la muerte de su padre en Kolkata que había tenido lugar unos tres meses antes. Habría irritado al profesor saber que ninguno de sus asociados británicos del Museo o de la universidad había ido a presentar sus respetos finales, pero la verdad era que lo habían abandonado hace mucho tiempo, incluso antes de las alegaciones de los préstamos inadecuados. Una cola ordenada de invitados vestidos de negro pasaron ante Mina, ofreciendo sus simpatías, todos conocidos del Señor y de la Señora Trafford y ajenos a ella. No había duda de que serían extraños para su padre. Después de otro rato, su tío la miró por la nariz estrecha, enganchada, y le ofreció su brazo. — ¿Estás lo suficientemente bien, querida? Mina asintió y se levantó, aceptando su escolta. Él la llevó pasando a Lucinda y a sus dos hijas. Astrid, rubia y resplandeciente, incluso en su detestable traje de luto, estiró un brazo a su blanda hermana, Evangeline, terriblemente miope, quien tenía una tendencia a entrecerrar los ojos. Las dos jóvenes, separadas en edad por menos de un año, llevaban idénticas expresiones de aburrimiento. Ella sabía que le achacaban la muerte de su padre, y no podía culparlas realmente. Él había sido un hombre que nunca habían conocido, y los procedimientos de su funeral habían interrumpido las fiestas de su temporada de debut. Ella esperaba que las tres pudieran acercarse más en los días posteriores. Cruzando el umbral, Mina inhaló profundamente el aire a finales de la primavera. El cementerio de Highgate se extendía en todo su exuberante esplendor contra el lado de la empinada colina. A lo lejos, ángeles de piedra oraban. Cruces, algunas cubiertas de hiedra, se alzaban sobre las losas de piedra plana. Un repentino sonido de metal se escuchó desde atrás, sorprendiéndola. Lucinda exclamó, dirigiéndose a mirar por encima de su hombro. Mina hizo lo mismo y
  23. 23. observó el ataúd de su padre bajar poco a poco con saltos a un enorme agujero en el suelo. Ella cerró los ojos, casi sobre cogida por... El alivio. El ataúd una vez bajó al nivel inferior, para ser transportado por los trabajadores del cementerio a las catacumbas, donde finalmente, el ataúd sería colocado detrás de una puerta de hierro con llave. Para siempre. Cuando abrió los ojos, se encontró con la condesa mirando a su marido. — ¿No podían haber esperado unos minutos más? —Ya es tarde—. Su tío se tocó el ala de su sombrero de copa y miró hacia el cielo. —Estoy seguro de que prefieren... ah, enterrar al querido William antes del atardecer. El estimado William. Mina sofocó una sonrisa. Si tan sólo su padre pudiera haber sido escuchado el amable cariño. No había tenido las mejores relaciones con el hermano mayor de su esposa. El Señor Trafford había creído, igual que el resto de la sociedad, que el erudito académico estaba lejos del estado de su hermana. Pero, por suerte, el Señor y la Señora Trafford habían sido más que amables y de aceptación hacia ella. Sin ellos, ella no tenía otro lugar a donde ir. Desde la búsqueda de su padre con todo lo relacionado con la inmortalidad, y sus extensos viajes, había dejado a Mina nada menos que con ningún centavo. El Señor y la Señora Trafford ya habían expresado su intención de presentar su próxima temporada, una vez que hubiera salido de luto. En el momento actual, a Mina no se le ocurría nada mejor que sumergirse en las fiestas, en el romance, en las pilas de vestidos y en todas las frivolidades de las otras mujeres y de la permanencia que habían estado hasta ahora negadas en vida.
  24. 24. Ella les aseguró: —Todo está muy bien. Por favor no se horroricen en mi nombre. La capilla de los disidentes estaba al otro lado del camino. Allí también, otro funeral parecía llegar a su fin. Los asistentes pasaban por la puerta, en un aumento repentino de negro. Astrid dio un ronroneo bajo. — ¿Quién es? La mirada de Mina se enganchó en un caballero en particular. No había salido con los otros dolientes. Había estado en las sombras al lado de uno de los pequeños miradores, como si esperara a alguien. Alto y ancho de hombros, cerró un periódico doblado y que parecía haber estado leyendo. Llevaba un sombrero de copa alta. Azules lentes escondían sus ojos, pero no hizo nada por ocultar la bolsa sensual de sus labios o el conjunto de su mandíbula tensa. — ¿Dónde?—Exigió Evangeline, entrecerrando los ojos. — ¿Quién? Al doblar el periódico una vez más, él guardó el paquete estrecho bajo el brazo. Incluso a esa distancia, Mina podía sentir la intensidad de su mirada. Su no sonriente atención parecía estar centrada intensa... increíblemente... sobre ella. — ¿No es ese Señor Alexander?—Su tío reflexionó. —Estoy segura de que no lo conozco—respondió Lucinda en voz baja. Las mejillas de la condesa se llenaron de un profundo y rico color. Por supuesto, se dio cuenta Mina, el apuesto caballero no había estado mirándola a ella con tal intensidad, sino a la hermosa Lucinda. —No lo había visto en meses—reflexionó su tío, riendo entre dientes—Algunos de los asistentes en el club incluso bromearon.
  25. 25. Sus palabras se interrumpieron bruscamente. Sus cejas se levantaron, su sonrisa se desvaneció y pareció inmediatamente contrito. — ¿Sugiriendo qué?—Lucinda preguntó, con su voz en un susurro ahogado. —Jested, querida. Lo llamaban Jack... Jack el Destripador, quien... er, redujo sus actividades al mismo tiempo. —Trafford. Humor tan bajo, y en una ocasión como esta. Deberías pedir disculpas de una vez a nuestra sobrina. De repente, una gran bandada de pájaros surgió de las encinas, llenando el aire con un silbido de hojas y alas. Gorras y sombreros de copa se volvieron al unísono, mientras todos los reunidos veían la masa oscura surgir como un fantasma asustado y desaparecer en las copas de los árboles. En secuela, Mina vagamente registró que el apuesto caballero que había estado de pie junto a la capilla ya no estaba. Una decepción inesperada la atravesó. Lucinda y las chicas se alejaron hacia los carruajes. Mina y su tío las siguieron unos pasos atrás, hasta que un señor de edad dio un paso en su camino. Después de ofrecer sus condolencias una vez más, cortésmente él pidió hablar con Trafford en lo referente a un caballo. Excusándose de la conversación, Mina vagó unos pasos, sabiendo que esa sería su última parte de libertad antes de ser superada una vez más por un mar negro y espeso. Había vivido durante tanto tiempo en los bordes de la buena sociedad, que los meses restantes del respetable luto pesaban sobre ella, como un velo denso, asfixiante. Se quedó quieta, escuchando. ¿Alguien había dicho su nombre? Inclinó la cara hacia la voz.
  26. 26. Él, el hombre al que su tío se había referido como el Señor Alexander estaba allí, justo a su lado, alto, elegante y con intención. El corazón le dio un pequeño salto. La tarde continuaba y las sombras se hacían más largas, pero, ¿cómo no podía haberlo visto claramente? Un estremecimiento oscuro onduló a través de ella, desde la parte superior de su crespón con adornos en su sombrero a los dedos del pie de sus negros zapatos cuadrado de cuero en una respuesta muy inapropiada, dado el caso de ese momento, pero nadie más necesitaba saberlo. Igual que su tío, él llevaba un traje de corte, preciosamente rico, de la clase que sólo los más ricos señores podrían encargarle a los sastres de la famosa Savile Row de Londres. En alguna parte a lo largo del camino se había deshecho del periódico. — ¿Señorita Limpett?—Repitió, acercándose con pasos medidos. Ella tuvo que impedirse conscientemente mirar a su alrededor para ver si había alguna otra Señorita Limpett en las proximidades. — ¿Sí? —Espero que perdone a mi violación del protocolo de renunciar a una presentación apropiada—. Su voz era rica y cálida, sus palabras tenían elegancia. Hábilmente se quitó el sombrero para revelar una mandíbula con pelo largo rubio, con rayas de un tono más pálido que el de la luna. —Soy… —El Señor Alexander—susurró. Ella se ruborizó, avergonzada, sin tener la intención de decir su nombre en voz alta. Su sonrisa reveló un rastro de vanidad. — ¿Cómo lo sabe? —Mi tío lo reconoció.
  27. 27. — ¿Ah, sí?—Sus cejas se elevaron con buen humor. —Eso es bueno... o tal vez es muy malo—Rió entre dientes, bajo, con un sonido masculino—El tiempo lo dirá, supongo. Sin embargo, estoy aquí para verla—Su expresión se volvió solemne, una vez más. —Vi el anuncio en el periódico y sabía que tenía que venir a darle el pésame. Ella se calentó con sorpresa. — ¿Conocía a mi padre? Él extendió la mano y se quitó las gafas, un gesto que reveló los más sorprendentes ojos azul pálido. Huecos ligeros oscurecían el espacio justo por encima de sus pómulos, como si no hubiera dormido lo suficiente en los últimos tiempos. Su presencia no disminuía su atractivo. —Me atrapan los idiomas. Un interés personal, de verdad. Nada en el nivel de la experiencia de tu padre. En ese momento, su atractivo adquirió una dimensión diferente. —Ya veo. —Me encontré en posesión de algo y quería que lo tuvieras. Tenía una manera de hablar que se sentía muy personal. Íntima, incluso. Como si fuera la única persona en su mundo, al menos por el momento. Ella recordó la reacción de Lucinda y se preguntó si todas las mujeres sentirían lo mismo cuando se fijaban en su mirada penetrante. — ¿Qué es? Él sacó un objeto delgado y rectangular del bolsillo de su cadera, que le dio a ella. Sus manos enguantadas se tocaron brevemente, y una oleada de calor recorrió de nuevo sus mejillas. Mina bajó la barbilla, con el propósito de retirarse a la sombra de su sombrero, y al mismo tiempo, considerando la caja de cuero. Ella
  28. 28. deslizó el pulgar enguantado contra las diminutas doradas del cierre, y en su interior encontró una fotografía con dos hombres agachados al lado del otro, encima de una losa inmensa de piedra. Ella se quedó sin aliento en la garganta. Por primera vez desde que el ataúd de su padre había sido sellado en Nepal, las lágrimas corrieron en contra de sus pestañas. Se le nubló la visión con la imagen de su padre como un hombre joven, con su sombrero de tres picos a un lado, y su rostro radiante de emoción. Él nunca había perdido ese fervor, ese entusiasmo por la aventura. Ni siquiera en los momentos finales cuando le había dicho adiós. Él explicó en voz baja. —La fotografía había sido tomada en las ruinas de… —Petra. Sí. Reconozco el templo. ¿Quién es ese hombre con él?—Ella señaló, levantando el marco para dar una mirada más cercana. —Su rostro estaba borroso. —Por desgracia. —Lo favorece sin embargo. Él es tu padre, ¿no?—Su señoría ladeó la cabeza. —Gracias—le susurró Mina. —Hemos viajado tanto de un lugar a otro. Por necesidad, He recogido algunos dedos de Menem. Atesoraré esto siempre. —Estoy contento—Él presionó los labios, como si reflexionara sobre las palabras que seguirían. —Señorita. Limpett... — ¿Sí, Señor Alexander? —Espero no sobrepasar los límites del decoro con la elección de este momento para abordar un tema en particular, cuando el dolor de su pérdida aún debe estar tan fresco.
  29. 29. Con esa proximidad, el atractivo dorado era casi asfixiante. —Por favor, hable libremente. Él asintió. —Soy consciente de que los periódicos acaban de publicar antes de su muerte que el profesor poseía una extensa colección personal más allá de la que de la encomendada por el museo. Un malestar se arrastró hasta la columna de Mina. Miró la fotografía, los ojos de su padre. —Me temo que sabemos muy poco acerca de las colecciones de mi padre—. Ella cerró la caja. —Puedo darle el nombre de sus abogados. Por favor, no dude en contactar con ellos y hacerles sus consultas. Lord Alexander continuó como si no la hubiera oído. —En particular, que era propietario de dos antiguos manuscritos muy raros, facsímiles de las dos tabletas más antiguas cuneiformes acadias, que ya no están en existencia. Mina apretó los labios y cerró los ojos. Si tan sólo el esfuerzo combinado pudiera hacerla desaparecer. Él suavemente presionó. — ¿Conoce los manuscritos a los que me refiero? Su primer instinto fue mentirle, fingir insipidez y fingir que no sabía nada de los dos malditos pergaminos. Nunca había sido buena para contar cuentos. —Yo... lo hago.
  30. 30. —Tal vez ahora que su padre ha muerto, ¿Podría estar dispuesta a desprenderse de ellos? —Me temo que no es posible. —Estoy dispuesto a pagarle generosamente por ellos. Ella intentó una sonrisa amable, fácil, mientras su mente desechaba las opciones de forma rápida para zafarse de su compañía, una inversión lamentable, pero necesaria, debido a su línea de cuestionamiento. —Los rollos no están disponibles para la compra. — ¿Tal vez ya haya vendido la colección a otra persona? ¿Al Museo Británico? —No. Sus cejas se levantaron. — ¿A los Boolak Mina negó. Él se acercó, tan cerca que casi no podía respirar por la magnitud de su presencia. — ¿Del Museo del Louvre? Debe haber un número de partes interesadas. El deshuesado corsé ceñido de Mina cortó incómodamente contra su caja torácica, justo debajo de sus pechos. Su corazón latía estruendosamente. Su voz baja, casi se convirtió en un susurro. —Si simplemente puede proporcionarme un nombre, estaría más que feliz de acercarme a ellos yo mismo. Sus ojos... eran tan penetrantes, como si vieran directamente en su interior. No había, de hecho, habido ofertas. También había habido una amenaza, por lo que
  31. 31. llevaba una pistola muy desagradablemente apoderándose de los flecos, de la bolsa de cuentas en su muñeca. —No le puedo dar ningún nombre. Sus pensamientos se retorcieron dentro de su cabeza, sin duda el resultado desafortunado de su torturada conciencia. Él irradiaba un magnetismo peculiar. De pronto se imaginó a sí misma besándolo duro en la boca, con las manos enredadas en su pelo. Él sonrió, casi como si lo supiera. — ¿Dónde están los manuscritos, señorita Limpett? Ella experimentó un deseo irresistible de confesarle todo, de darle todo lo que quería. —Están con padre—dijo ella abruptamente. La sonrisa brotó de sus labios. — ¿Qué quieres decir... con Padre?
  32. 32. Capítulo 2 Mina miro fijamente hacia la Calle de los muertos, donde el camino de tierra desaparecía en las sombras de un corredor de robles. Por ahora el ataúd de su padre había sido transportado por los trabajadores del cementerio a las catacumbas. Incluso a la tenue luz, la cara de Lord Alexander aparecía un tono más blanca. —No puedes hablar en serio. ¿Los rollos fueron….enterrados con tu padre? —Al final lo fueron— ella se aclaró la garganta, y se obligó a hablar aunque sentía una cuerda en torno a su cuello. —Eran sus más preciadas posesiones. — ¿Antiguos papiros, nunca han sido traducidos o transcritos, y tú me quieres decir—Él se rio, y fue un profundo sonido incrédulo—que se han perdido para siempre? Ella retorció sus manos en el cordón de terciopelo de su bolso. —Han pasado tres largos meses, como ve… —Oh eso sí que es brillante. Ella miró debajo del borde de su bonete. — ¿Supongo que le gustaría tener su foto de vuelta? Él respondió con una sonrisa compungida. La sonrisa que usaba, aunque estrecha, parecía sorprendentemente genuina, como si le divirtiera. —No, señorita Limpett, no deseo mi foto de vuelta—Mientras decía las palabras, él imitó su cadencia y tono, con un suave flirteo que envió un temblor de placer a través de ella. —Estoy desilusionado, por supuesto, pero ¿Quién soy yo para oponerme a los últimos deseos de un hombre moribundo? Lo debería haber
  33. 33. anticipado. Miró al cementerio, golpeando su sombrero sobre su bien musculado muslo. —William siempre fue bastante excéntrico. O eso es lo que me han dicho. Mina asintió. La excentricidad de su padre había sido la perdición de su existencia. —Supongo que debo dejarla ahora, señorita Limpett, y permitirle que vuelva con su familia—Él se quitó su sombrero. —Gracias por venir—dijo ella, sintiéndose a la vez aliviada y decepcionada de que su tiempo juntos hubiera terminado. —Su presencia habría significado mucho para mi padre. El borde de sus labios se torcieron hacia arriba, y ella vislumbró la maldad de sus ojos. Devolvió el sombrero a su cabeza. —Me gustaría pensar que sí. Mina lo miró mientras se dirigía a la portería, y finalmente desaparecía a través del arco, hacia el camino principal, donde las filas de los cocheros llenaban el carril de Swain, a la espera de personas para transportarlas desde el cementerio. Su tío se acercó, sosteniendo su bastón. —Siento mucho haberte abandonado. —Estaba disfrutando del paisaje. Extendió su mano y la llevó hacia los dos coches fúnebres que se habían alquilado especialmente para ese día. —Era Lord Alexander el que hablaba contigo, ¿no? —Si lo era. — ¿Que era todo lo que te estaba diciendo?
  34. 34. Sus zapatos crujieron sobre la grava gris. Al llegar al carruaje el lacayo de Trafford, de librea negra, abrió la puerta y bajó las escaleras. —Aparentemente conocía a mi padre. — ¿Él?—Su señoría se vio confundido. —Imagina eso. Me pregunto si podría alcanzarlo. —Estoy segura que podrías—Dijo ella levantando su mano. —Acaba de pasar por la puerta. —Vete a la casa con las mujeres—El pueblo de Highgate estaba localizado en la ladera norte de la ciudad de Londres. Lord Trafford no solo había arrendado a los cocheros sino también una casa de campo con todo su personal. Para mayor conveniencia, la familia se había alojado ahí, cerca del cementerio la noche anterior. —Por favor transmítale a su señoría que los seguiré un poco más atrás y todos podremos viajar a la cuidad juntos. Su tío la instó hacia el coche y se fue rápidamente en busca de Lord Alexander. Mina miró dentro del vehículo. Tres caras femeninas, enmarcadas en pieles y plumas, se asomaron desde la sombras en el interior. Sin embargo la conversación con Lord Alexander la había dejado inquieta, recordándole que había otros, más suspicaces y peligrosos, quienes no serían tan fáciles de aplacar si descubrían la verdad. Una repentina brisa rozó su nuca y ella se estremeció a pesar del calor de la noche. De alguna manera no se atrevía a subir las escaleras para unirse a las demás. El cementerio la llamaba, como un centinela de secretos. De sus secretos. ¿Cómo podría comer, como podría dormir, hasta que estuviera segura?
  35. 35. Cruzando Swain Lane, escondido dentro de un pequeño bosque, Mark cerró sus ojos con la primera poderosa corriente, una oleada de calor de boratos. Gruño desde el fondo de su garganta, con la voluntad de cada hueso, de cada una de sus células y nervios para desvanecerse… para convertirse en nada. Para llegar a ser invisible. Transformado en sombra, emergió, maldiciendo bajo, a través de la carretera para girar entre los vagones, volviendo por donde había venido. Se permitió un placer ilícito. Se sacudió contra la señorita Limpett, enrollándose a ella por detrás. Inhaló su delicioso aroma de azahar, pero más allá de eso, ella exudaba su singular esencia, distinguiéndola como única de todas aquellas a su alrededor. Él sonrió complacido, cuando ella levantó su mano enguantada para tocarse la piel desnuda de su cuello en un inconsciente reconocimiento de su presencia. Él la había visto una vez antes, incluso conversado con ella, aunque ella no lo sabía porque en ese momento su rostro se había transformado en la cara y estatura de otro. Entonces él había encontrado su belleza cautivante y sensual. Y la encontraba aún más atractiva ahora. Encantadora, deliciosa. Pero ya no tenía tiempo para jugar. La abandonó en la capilla y se redujo a algo muy delgado como una navaja de afeitar y se deslizó debajo de la puerta cerrada. Se vanagloriaba de su invisibilidad, de su velocidad mercuriana cuando se movía y de su mayor precisión de pensamiento. Apenas podía permitirse esperar a dentro de unos momentos, en que pudiera finalmente tener es su posesión el conocimiento necesario para revertir el deterioro de su mente y alma. En el agujero abierto en el piso, fue en espiral a través del catafalco hidráulico que había bajado el ataúd del profesor, y fácilmente agarrado persistentemente al camino de dos trabajadores del cementerio. Los siguió por el túnel oscuro, sin continuar bajo la calle Swain hacia el cementerio del Este, sino desviándose hacia una pálida luz afuera, a través del desorden denso de los monumentos del cementerio.
  36. 36. Redujo la velocidad sólo cuando llegó a la terraza oscura de las catacumbas cortadas en la base de la tierra debajo de la iglesia de San Miguel. Mina dio un paso atrás del carruaje. —Por favor su señoría, puede irse sin mí. — ¿Irnos?—Lady Trafford agrandó sus ojos azules. — ¿Qué quieres decir, Señorita Limpett? —Yo…—Mina tragó. Nunca había sido buena para lo dramático. —Sólo necesito un poco más de tiempo con mi padre. La plácida expresión de Lucinda se fracturó, pero rápidamente enmascaró su impaciencia con una inclinación favorable de cabeza y una sonrisa. —Por supuesto. Astrid, Evangelina, pueden acompañar a su prima. Un coro de negativas petulantes sonó desde adentro. Mina levantó una mano. —No, por favor. Quiero estar sola. Caminaré de vuelta a la casa cuando haya terminado. No es lejos. —No seas ridícula, hay gitanos acampando en el campo al otro lado del camino—Su señoría miró hacia el cielo, y tocó con su mano enguantada contra el cordón de satín de su cuello. —Y se está haciendo tarde. El cementerio cierra al atardecer. —Si seguimos aquí otro momento, seré yo la próxima que termine aquí— murmuro Astrid en tono severo. —Estoy de acuerdo—Dijo Evangeline.
  37. 37. —Por favor—Mina levantó su pañuelo a su nariz y resopló, actuando las lecciones de persuasión que había aprendido de sus primas en días recientes. Susurró—Simplemente no estoy lista para separarme de él aún. —Oh, querida no llores—declaró su tía, juntando sus manos enguantadas. — Muy bien. Dejaremos al segundo cochero para que espere por ti. Por favor no te demores mucho. Recuerda, debemos regresar a la casa Mayfair esta noche, y en nuestro vehículo, ya que estos deben volver al establo local esta noche—Sacó un reloj de su bolso y suspiró. —Tenemos muchas citas mañana. El servicio de comidas y floristería para mi jardín para la fiesta de la próxima semana. No queremos estar agotadas en la mañana. Un momento después, el carruaje rodaba sobre la calle Swain. Mina ascendió por el sendero de las sombras de árboles. Sabía el camino porque lo había caminado el día anterior cuando su tío le había mostrado donde seria enterrado el ataúd de su padre. Entonces el sol estaba colgando alto en el cielo y el cementerio estaba vivo, lleno de visitantes. Ahora, por la tarde las sombras se colaban por la tierra junto a bajos y crespos mechones de neblina amarilla. Solo el sonido de sus zapatos en el sucio camino y el furtivo rasguño de las aves y de otras criaturas invisibles en los árboles y maleza, rompían el silencio. Un triste ángel de piedra apareció en la distancia con las palmas abiertas. Su pulso brincó, pero ella lo calmó por lo que eran los más irracionales miedos, temores que se establecerían con el resto, una vez que estuviera confirmada la seguridad del ataúd de su padre. En las puertas de hierro abiertas de la Avenida Egipto, Mina vaciló. Enormes columnas gemelas y obeliscos se repartían a cada lado del arco de entrada, como un portal de un templo antiguo. Un denso velo de hiedra se desplomaba desde lo alto y más allá… sólo había sombras. Su primer instinto fue retirarse, tan rápido como sus pies la llevaran a los coches, y a toda la parafernalia de la seguridad, normalidad y cordura.
  38. 38. Respiró profundamente y pasó por el camino de criptas alineadas, emergiendo rápidamente al Círculo del Líbano, donde se levantaban dos líneas de mausoleos cubiertos de cedro. Aunque los Trafford tenían una propiedad central en la cripta donde se enterraban a los miembros de título, el ataúd de su papá sería colocado junto al de su madre en una menos exclusiva terraza sobre las catacumbas. Mina agarró su falda y ascendió los escalones de piedra. Una fuerte brisa llenó las ramas de los arboles alrededor, llenando el círculo con un coro de susurros ininteligibles. Ella se giró, explorando el círculo, con la certeza que lo que oía procedía de los murmullos de los árboles. Los murmullos se calmaron. Y en su lugar vino un repetitivo y chocante tintineo de metal contra metal. Chink. Chink. Chink. La sospecha y el miedo se retorcieron en su garganta, y más profundo en su pecho, pero ella se lo tragó. Los sonidos que escuchaba eran como los producidos por los trabajadores del cementerio haciendo un último trabajo del día. Chink. Chink. Sus labios latían donde se había mordido un poco la carne. ¿Qué tarea podría necesitar esos golpes repetitivos e insistentes? Con cautela, se acercó a las catacumbas, donde el ataúd de su padre había sido depositado. La puerta de metal apareció con una pequeña abertura cuadrada marcada con barras de hierro. Sonidos de pies que se arrastraban venían de adentro. Chink El miedo a que su secreto pudiera descubrirse superaba cualquier temor de lo que podría estar en el interior haciendo ruido. Ella se puso en marcha en la punta de sus pies y se agarró al borde de la ventana. En la oscuridad, percibió la tenue
  39. 39. silueta de numerosos ataúdes, apilados en los estantes y cubiertos de polvo. Las flores que ella había arreglado ayer sobre el ataúd de su madre, estaban desparramadas en el suelo. Una sombra se movió. —Tú, ahí—llamó ella. La sombra se fusionó con la oscuridad, haciéndola preguntarse si había visto algo o no había sido nada. Abandonó la ventana y agarró el grueso mango de metal. Tiró pero fue en vano. La puerta estaba cerrada. Ella había visto algo. Y había escuchado algo también. Madera astillándose. Ella se volvió, corriendo hasta el borde del círculo, buscando a cualquier trabajador, o visitante, a quien pudiera gritar sus acusaciones de profanación. No vio a nadie. El viento torció sus faldas. Los murmullos volvieron, llenando sus oídos. Otra vez ella volvió a la puerta, presionando la punta de sus dedos contra su boca, suprimiendo la urgencia de un grito. Sin otro recurso giró el cierre de bola de su bolso y sacó su pistola. —Te lo advierto. Sal de ahí— desafió, con su voz retumbando en el silencio. La madera crujió. Ella metió el brazo entre los barrotes de metal, pistola en mano. Dispararía como advertencia y sacaría a la persona, al menos así sabría con quién trataba. Una gran piedra se precipitó en la oscuridad y golpeó la puerta al lado de su cabeza. Mina miró fijamente. Una sombra distinta creció. Se hizo más grande.
  40. 40. Ojos color bronce parpadearon…..brillantes. Ella gritó. La criatura rugió, a toda velocidad hacia ella. Ella disparó. Mark se agazapó en la oscuridad, silenciando su rabia. Cerró los ojos, y respiró profundamente por la nariz. Se concentró en la herida, trabajando en desintegrar la bala y reparar el omóplato roto. La intensidad del dolor disminuyó, pero no cesó. Un ruido de zapatos se acercó, y hubo un requerimiento de voces. Él abrió sus ojos. Una llave giró en la cerradura, su rotación metálica se hizo eco a través de la estrecha bóveda. La puerta gimió por dentro. Un operario viejo con la camisa arremangada, chaleco de piel suelto y pantalones cubiertos de suciedad, levantó una linterna para iluminar el interior. Su mirada escrutadora pasó directamente a través de Mark. —No hay nadie aquí señorita. —Eso no puede ser—La señorita Limpett apareció en la puerta, con su cara luminosa contra el telón de fondo de las sombras. Miedo y emoción brillaron en sus ojos. ¿Era posible que se hubiera puesto más bella desde la última vez que la había visto? Sus ojos se estrecharon. Tal vez era el simple hecho de que le había disparado. Siempre había admirado a las mujeres que manejaban armas con confianza, y bien. Su tío apareció a su lado. En su mano apretaba la pistola que ella tenía, con el cañón apuntando al suelo. Él también miro hacia el interior, con su alto sombrero de copa de seda reflejando la luz anaranjada del farol. ¿Estás segura de que viste a alguien?, la punzó suavemente.
  41. 41. La señorita Limpett se puso rígida, con su mirada vidriosa se colocó en la robusta plataforma de madera donde estaba depositado el ataúd de su padre. Afortunadamente para ella, Mark había lanzado la tapa de modo que el pesado panel había caído en su alineación original. Su secreto estaba a salvo. El cuidador se aventuró al interior, agachándose. La punta de sus barrosas botas de trabajo afectó varios de los remaches que Mark había aflojado. El silbido del metal golpeó la pared de piedra y se hizo eco a través de la cripta. — ¿Que fue eso?—preguntó su señoría, en un mejor ángulo para ver, pero no tan lejos como para entrar. El cuidador bajó la linterna y miró el piso. Viendo los remaches, los viejos ojos del hombre se agrandaron. Hizo girar la luz hacia los ataúdes en sus nichos. El miedo se reflejó en sus facciones, y su manzana de Adán se movió. —Nada, su señoría. Nada en absoluto. Se retiró hacia atrás, como si tuviera miedo de darle la espalda a la oscuridad. A pesar de su dolor Mark sonrió con depredador placer. —Será mejor que sigamos nuestro camino ahora—susurró él. —Cerrarán las puertas pronto. —Tiene razón, Willomina—Su señoría trató de arrastrarla suavemente, pero su mano enguantada se aferró al borde de piedra de la puerta. —Querida, estás alterada—sugirió él. —Tu dolor te juega malas pasadas, por lo que ves fantasmas donde no los hay. Ella asintió, sin dejar de mirar el interior. —Tienes razón, por supuesto, estoy… alterada.
  42. 42. —Vamos a la casa—la instó su tío. —Puedes descansar un poco ahí, y pronto estaremos lejos de aquí. —Un momento…— ella se empujó hacia adentro y se inclinó para recoger una larga y verde rama trenzada con flores blancas. Agarrando la rama con sus dos manos, cubrió dos ataúdes, el de su padre y el que estaba al lado, que ella suponía que era el de su madre. Girando sobre sus talones, se congeló. Mark siguió su línea de visión al suelo, donde su mirada estaba fija en la piedra había lanzado contra ella cuando había estado furioso. Él no pudo resistir la tentación. Extendió su mano y, después se permitió un ilícito roce de sus dedos entra el borde de su enagua, dándole a la falda exterior un tirón fuerte. La señorita Limpett gritó. Mark se irguió. Voces masculinas exclamaron desde la puerta. Ella se volvió para mirar un punto, pero nada. Lo miró directamente a los ojos, nariz con nariz, aliento con aliento. Oh, si….era bonita. La señorita Limpett era una imagen de piel lustrosa, labios rosados y pelo castaño brillante, perfectamente trenzado en un simple mono en la nuca. Incluso en medio de su enojo por no encontrar nada más que rocas y aire viciado en el ataúd, era lo que era. Siempre había disfrutado de las mujeres, especialmente de las aventureras con secretos. Los tacos de sus estrechos zapatos negros golpearon el suelo mientras ella retrocedía.
  43. 43. — ¿Que fue eso?—preguntó su tío. —Nada—susurro ella. —Son solo mis nervios. La puerta se cerró. Una posterior vuelta de metal señaló el cambio en la cerradura. A través de la pequeña ventana, la luz del farol menguó a nada. Sus pasos se desvanecieron. Él se puso de pie, rodeado de polvo y oscuridad, y con el olor de madera mohosa, carne y huesos. Rápidamente su estado de ánimo volvió a desaparecer. Malditos ataúdes llenos de rocas. Mina Limpett le había engañado, y a todos los demás. Era curioso cómo no había percibido sus mentiras. ¿Sería tan buena para decirlas? Se frotó el hombro. El dolor se había aliviado hasta casi desaparecer. La única evidencia externa del disparo era el persistente aroma a pólvora, y la manga de su ropa destruida, que su mente incluso ahora trabajaba en reparar. Como despreciaba coser. Están con padre. La comprensión se extendió por él. No había sentido sus mentiras porque ella no le había mentido. En realidad no. Le había dicho la verdad, y con unos pocos desacuerdos, él se permitió hacer sus propias suposiciones. Los rollos estaban con su padre. El profesor no estaba muerto, aunque claro, él y su hija habían llevado a cabo un elaborado plan para hacerles creer a todos que lo estaba. Tres meses antes, Mark había estado tan cerca. Había rastreado por la tierra y el océano con todo sigilo, seguro de que ellos no tenían conocimiento de su búsqueda. Su sangre golpeó en su cabeza como un reloj marcando el tiempo. No tenía tiempo para intrigas. El hecho que se hubiera resistido al deterioro de la Transición todo ese tiempo, era un testimonio de su fortaleza como guerrero inmortal, y los siglos de estricto entrenamiento mental como Centinela. ¿Cuánto tiempo más iba a durar?
  44. 44. Peor aún, la manera en que la señorita Limpett había manejado el arma le reveló que había anticipado el peligro, planteando la cuestión en su mente… ¿Quién más querría los manuscritos? Aparentemente tenía competencia, lo cual no era sorpresa, dado el mortal interés de la sociedad por los temas metafísicos, por la vida más allá de la tumba de la inmortalidad. Había todo tipo de sectas tontas y sociedades secretas con normas oscuras, trajes divertidos y ceremonias, todas tratando de averiguar sobre la vida y sobre la vida de más allá. Algunas no eran tan agradables y tenían fines oscuros. Tal vez una de esas organizaciones buscaba la posesión de los manuscritos. Una cosa era segura. Él no había terminado con la espinosa señorita Limpett. Seis meses atrás, mientras trabajaba en la Reclamación de Jack el Destripador, había ido al pequeño y lamentable salón de la casa del padre de ella en Manchester, con su rostro transformado en el del señor Matthews, el director adjunto del Museo Británico. La había interrogado sobre el paradero de su padre y de la desaparición de una antigua tablilla cuneiforme de los archivos subterráneos. La tabla tenía grabada la oscura y aún más negra historia sobre las profecías de Tantalytes, un antiguo culto ctónico en el cual se adoraban a los malvados, al inmortal Tántalo, a la oscuridad antigua, siempre enterrada en los Centinelas de las Sombras en el Reino Interior del Tártaro. Sin la tabla, Mark, Lord Black y su hermana gemela, Selene, se habían visto obligados a conformarse con un pobre duplicado, un manuscrito muy fragmentado. Mark, un experto en lenguas antiguas, había sido encargado de la traducción de la reliquia. El manuscrito preservaba la historia y profecías del culto ctónico. Los papiros también contenían una seria de coordinadas numerales, que cuando se traducían coincidían con todo tipo de terribles acontecimientos a través del tiempo, que conducían hasta el presente. Asesinatos, plagas, desastres naturales. El más reciente, la violenta erupción de un volcán en Indonesia, el Krakatoa en 1883. Fue
  45. 45. a través de esos sucesos que Tántalo transmitía, a través de una corriente de energía invisible, las comunicaciones desde su eterna prisión en el bajo mundo, en un esfuerzo por despertar su ejército dormido de seguidores brotoi. Mediante la observación, los centinelas habían determinado que los brotoi eran casi idénticos a las almas malignas, que eran almas deterioradas, que ya estaban en la tarea de Recuperar. Sin embargo, a diferencia de las almas que buscaban Trascender de sus malas acciones, los brotoi mostraban una lamentable inclinación a juntar sus fuerzas y organizarse hacia la última desaparición de la civilización, no sólo a la civilización mortal, sino también la de los Amaranthines y su protegido paraíso, el Mundo Interior. Pero lo más importante para Mark ahora era que en su encierro, el manuscrito había mencionado la existencia de dos manuscritos hermanos que contenían detalles sobre la localización y uso de un poderoso conducto a la inmortalidad. El conducto no identificado era su única esperanza de revertir el oscuro estado de Transición presente dentro de su mente. Entre más pronto persuadiera a la Señorita Limpett para que diera a conocer el paradero de su padre y de los rollos, más pronto recuperaría su descarrilado destino y su lugar de honor en los Centinelas de las Sombras de Amaranthine. Recordando sus ojos y labios, y la forma apasionante de sus prendas de luto, lamentó no tener tiempo para una suave seducción. Una cálida brisa sopló a través de la ventana abierta del coche, enviando las cortinas hacia atrás, revoloteando como las alas de una mariposa nocturna. El oscuro, suntuoso interior, combinado con la vibración de las ruedas sobre la calzada, y los meses de agotamiento… La cabeza de Evangeline colgó sobre el hombro de Mina. Un tenue ronquido se tambaleó en sus labios.
  46. 46. Mina deseó poder hacer lo mismo. Estaba tan cansada. Con el funeral se suponía que pondría fin a la carrera, a esconderse y al miedo. Tenía la esperanza que al fin, esa noche, pudiera encontrar la paz en el sueño. Astrid estaba sentada al otro lado de Evangeline. Frente a ella, Lady Trafford frunció el ceño pareciendo enredada en sus propios pensamientos. Al final del banco de su esposa, Trafford miraba en solitario por la ventana abierta. Mina había estado tan agradecida cuando había empujado el panel abriéndolo, dispersando el mareador perfume que se había acumulado en el interior. Ella, por su parte, estaba sentada rígida en su asiento, tratando de racionalizar todo lo que había visto y escuchado en la cripta. Era, como había sugerido Trafford. Ella había estado sobreexcitada y había imaginado cosas. Los ojos brillantes habían pertenecido seguramente a una rata del cementerio monstruosamente grande. La piedra que había golpeado la puerta, obviamente, era un pedazo caído de techo de la cripta por el envejecimiento de esta. Los distintos ruidos y rugidos habían sido probablemente debido a la actividad de la rata antes mencionados y a una inexplicable anomalía del viento y del eco. Ella parpadeó en la oscuridad… casi creyéndoselo. Lord Alexander. Recordó sus ojos azules, tan poco comunes, y la forma en que se concentró tan intensamente en ella. ¿Sería uno de ellos? ¿De los hombres que había llegado a temer? Su imaginación se torció bruscamente, transformando sus ojos azules a un impenetrable bronce. Los hombres no tenían los ojos de un brillante color bronce, pero ella se negaba a cualquier noción de lo sobrenatural. Su padre quizás creyera en todas esas tonteras, pero para ella estaba parada sobre sus pies y sospechas es mantenían firmemente basadas en la realidad. Todos aquellos que eran alguien en el mundo de las lenguas antiguas sabían que su padre poseía los dos rollos acadios. Los rollos en sí mismos no eran acadios, por supuesto, pero igual de antiguos y una copia exacta de las tablas cuneiformes
  47. 47. acadias, que habían sido hace mucho tiempo destruidos o se habían disuelto en polvo. Ella misma había estado presente en el momento de su compra a una tienda nómada del desierto oscuro, dieciocho meses antes. Habían desaparecido sus barras, pero igualmente estaban muy bien preservados. Al final de la expedición, como había hecho su costumbre. Ella había organizado las notas de su padre y hecho un reporte académico y sólo había mencionado entre paréntesis la adquisición. En ese momento ni siquiera estaban seguros de la autenticidad de los artefactos. Ella había hablado del documento con el nombre de su padre a la Real Sociedad Geográfica. Sin embargo con la publicación de ese papel, su mundo se había vuelto loco. Frente a ella, Lord Trafford se puso rígido en su asiento. Se movió, con su visión fija en algo al lado del camino. Izo su bastón por la ventana abierta, golpeando contra el techo del carruaje. El chofer gritó, y en medio de un tintineo de arneses, el carruaje se sacudió y se detuvo. Lucinda parpadeó. — ¿Qué sucede, Trafford? Evangeline se sacudió en posición horizontal. Murmuró soñolienta. — ¿Por qué nos detenemos? Trafford se agachó abriendo la puerta. Sin esperar por el lacayo bajó las escaleras al pasto, bastón en mano. —Pensé que eras tú—se rió entre dientes, hablando cordialmente en la oscuridad. — ¿Tuviste problemas con tu caballo? Las lámparas laterales del carruaje iluminaron un amplio círculo de grava y césped, lleno de distinta basura. Los vagones traqueteaban pesadamente, el camino a Londres estaba igual de ocupado en ese momento como durante el día.
  48. 48. Una figura emergió desde las sombras, la mitad de su rostro estaba oscurecido por el borde de su sombrero de copa. Un abrigo largo y negro descendía a media pantorrilla y ondulaba con el viento. Llevaba atrás las riendas de un reluciente y negro caballo, con los labios no identificados del caballero apretados en una triste sonrisa. Los ojos de Mina se agrandaron y los latidos de su corazón tronaron en sus oídos. Reconoció esos labios. Reconoció todo desde el contorno masculino de sus hombros, su altura imponente y su confiada postura. Lord Alexander se quitó el sombrero y lo golpeó bruscamente contra su muslo, enviando una tenue nube de polvo del camino. Lucinda se enderezó en su asiento, con sus hombros muy derechos, con su cara de luna pálida en la oscuridad. Las chicas se enfilaron hacia las ventanas, pasando sobre Mina para ver mejor. —En efecto—Su señoría llevando una herradura. —Busqué en la hierba hasta que la encontré. ¿Podría tener un kit de herrero para prestarme? —Incluso mejor—Trafford señalo con su bastón en dirección al carruaje. — Tenemos un herrero. Un instante más tarde un sirviente-uno de los dos que habían seguido a caballo-llegó a pie. Extendió su mano enguantada hacia la herradura. Su tío dijo: — ¿Por qué no viene a la casa con la familia? El señor McAlister le traerá su animal una vez que la reparación haya sido hecha. Lord Alexander levantó su mano enguantada. —Gracias, Trafford, pero sospecho que su familia y en particular su sobrina, deben estar agotados y deseando privacidad.
  49. 49. A través de las sombras, él captó la mirada de Mina. Ella corrió la cortina y se hundió en las sombras. Lord Trafford replicó. —Mi querida sobrina me ha dicho que conoció a su padre. No me puedo imaginar que a ella no le gustara que un amigo de la familia estuviera varado en la calle. ¿No es verdad señorita Limpett? Ella escuchó el crujido se los zapatos de su tío en la grava, justo afuera de la ventana. Evangelina le clavó un codo en el costado. Cada músculo de su cuerpo se redujo al menos una pulgada. Mina gritó desde detrás de la cortina. —Por favor... viaje junto a la familia, Lord Alexander.
  50. 50. Capítulo 3 Un momento después, y él estaba instalado entre ellos. Elegante y de largas extremidades, ocupó la esquina opuesta a Mina, con su sombrero de copa en su regazo. El carruaje se sacudió, y luego rodó sobre la carretera, y pronto retomó su velocidad habitual. Las lámparas de gas brillaron con su luz intermitente a través de sus rasgos. El viento hizo caer un mechón de su pelo sobre un ojo, un ojo, que igual que el resto de él, se apoyaba con demasiada frecuencia en la paz mental. Trafford se sentó junto a su Señoría. —Le vi en el cementerio, pero no conseguí hablar con usted a tiempo. Antes, había comentado con su señoría cuanto tiempo había pasado que no lo había visto en el club. Lord Alexander ajustó sus piernas, deslizando sus pies juntos, al más pequeño espacio de Mina. No tocándola, pero casi. —He estado en el extranjero varios meses, y solo volví a Londres ayer. — ¿Dónde estuvo?—Susurró Lucinda. — ¿Perdón?—Alexander se apoyó unas pulgadas hacia adelante para mirar detenidamente a la condesa alrededor de Trafford. —Cuando dejó Londres—Su voz sonó más fuerte pero mantuvo un contorno correcto. — ¿Fue a algún lugar lejano? ¿A algún lugar más… excitante y exótico? Mina escuchaba en silencio. ¿Era la única que comprendía que Lucinda y Lord Alexander compartían algún tipo de pasado?
  51. 51. En un rincón del carruaje, Astrid se estiró como un gatito mimado y terció en la conversación. —Me encanta viajar. Lora Alexander sonrió fácilmente. —Pasé un tiempo en Rangún, antes de proceder a Mandalay. Mina se mordió el labio inferior. Dos ubicaciones no muy lejos de Bengala y del Tíbet. Astrid dejó salir su voz entrecortada. —Me encanta la india. Evangelina susurró: —Burma. —Burr-ma—Astrid ronroneó, sonriendo coquetamente a Lord Alexander— ¿No es eso lo que dije? La diversión iluminó los ojos de su visitante. Parecía el tipo de caballero que estaba acostumbrado a ser lisonjeado. Con una ligera inclinación de su cara con esa mandíbula cuadrada, se encontró con la observadora mirada de Mina. Como un disparo de morfina, el sentimiento de intimidad que habían compartido en el cementerio regresó para marearla, calentándola hasta la medula. Se sintió atractiva, misteriosa. Seducida. Si tan sólo Trafford le hubiera devuelto su arma, la hubiera sacado y le hubiera disparado ahora. No podía evitarlo, pero sentía que él era de peligro que era para ella, en más de un sentido. Lord Trafford giró su bastón contra el piso del carruaje. Las facetas de vidrio del pomo brillaron en la oscuridad.
  52. 52. — ¿Ha fijado su residencia en alguna parte? —Estoy actualmente aún sobre el rio, amarrado en el paseo Cheyne. —He escuchado hablar de su Thais—Trafford sonrió. —Una conversación envidiosa. —Alguien que le tiene cariño—Lucinda pinchó. — ¿Quién?—preguntó Lord Alexander. —Thais—repitió la condesa. Él respondió. —Thais fue….la amante de Alejandro Magno. Las niñas se rieron tontamente detrás de sus manos enguantadas, mirándolo medio escandalizadas. Su señoría volvió significativamente su atención a Trafford. —Lo llevaré a pasear una tarde. —Una espectacular idea—Trafford estuvo de acuerdo. Astrid efusivamente dijo: —Me encanta navegar. —Como a mí—resonó suavemente Evangeline. Lord Alexander hecho un vistazo entre ellas. —Será ciertamente bienvenida si viene—le dijo a Mina,—Todas son...bienvenidos si vienen. —Trafford se movió en su asiento y cruzó una pierna
  53. 53. sobre la otra. —ahora que sé donde se aloja, debo insistir en que acepte una invitación para que pase la noche con nosotros. Mark sacudió su cabeza. —No podría imponerme. —Tonterías—Trafford declaró. —Es tarde y tenemos habitaciones vacías rogando por invitados. Evangeline y Astrid asintieron de acuerdo. Lady Lucinda esbozó una alegre sonrisa. Mina rezó para que declinara. —Me temo que no puedo. Tengo llena la mañana de reuniones, y todos los documentos que requiero están en el barco. Astrid y Evangeline dejaron escapar un suspiro de decepción. Lord Alexander sonrió, y como un muchacho, apareció un hoyuelo en su mejilla izquierda que derretía el corazón. Mina se preguntó a cuantas mujeres habría seducido esgrimiendo esa arma. Justo después, el carruaje rodó por Mayfair. —Abramos las ventanas para poder mirar hacia afuera—exclamó Astrid con su cara iluminada por la excitación. Empujó la persiana abriéndola. Mina hizo lo mismo, cobardemente centrando su atención en el paisaje, en lugar de devolver el interés del hombre que estaba frente a ella. Atrás había quedado el olor de la campiña. Aquí, todo olía a polvo y a caballos. Vehículos bien equipados atestaban las carreteras. Lámpara de gas iluminaban la noche, reflejándose en las fachadas de las grandes casas, la mayoría de las cuales se iluminaban como grandes hogueras. Destellos de colores podían ser vistos a través de las ventanas -seda y flores- junto con rostros y cristal brillante. Incluso desde la calle, las risas y el son de la música podían ser escuchados.
  54. 54. Después de media hora de lento y tambaleante tráfico, el carruaje se detuvo frena a la Casa Trafford. A pesar de ser tan impresionante como la de sus vecinos, las ventanas eran solemnes y oscuras. Lacayos se apresuraron para ayudar a las damas a bajar del vehículo, guiándolas entre dos líneas de lámparas, hacia una puerta negra lacada. Momentos después todos estaban reunidos en el hall, una impresionante estructura de madera resplandeciente y con ornamentaciones de yeso. Al lado de la escalera central, varios bustos de notables figuras históricas estaban en lo alto de columnas corintias. Una solitaria lámpara de araña iluminaba la bóveda, dejando la periferia de la habitación en sombras. —Alexander, acabo de adquirir una caja de habanos. ¿Quieres un puro hasta que llegue tu montura? —Ciertamente—El rostro de Lord Alexander dio vueltas. —Buenas noches… Mina miró lejos antes que sus ojos coincidieran. —Señoras— Su voz sostenía una entonación distinta de diversión. Él y Trafford desaparecieron a través de la puerta de arco. Lucinda ya estaba a mitad de la escalera. —Vamos, niñas. Ha sido un tarde cansada, y mañana tenemos un día lleno de citas—Sus faldas crujieron cuando subió las escaleras. Evangelina y Astrid miraron con anhelo hacia el estudio de su padre, y con un suspiro dual, lentamente siguieron a su madrastra. Cuando llegaron al primer piso, Lucinda pausadamente preguntó: — ¿Señorita Limpett, viene? Mina respondió:
  55. 55. —No estoy segura, no creo posible que pueda dormir aun. Creo que me quedaré en la biblioteca y encontraré algo que leer. Lucinda apretó su mano contra su frente, y después de un largo momento de silencio, bajó las escaleras y se quedó pie ante ella. —He sido imperdonablemente desconsiderada esta tarde. He permitido que la preocupación de la tonta fiesta del jueves en el jardín me distrajera cuando hoy debería hacer sido todo para ti y la terrible tragedia que ha pasado con tu padre— Tomó las manos de Mina y la miró fijamente a los ojos. Para sorpresa de Mina, vio el brillo de las lágrimas en las pestañas de la joven. —Por favor, perdóname. Mina sospechaba que las emociones de Lucinda no tenían nada que ver con su tonta fiesta del jardín o la muerte de su padre, un perfecto ejemplo de porqué debía evitar a Lord Alexander. —No hay nada que perdonar. —Eres una adorable chica, y estamos muy contentos que seas parte de nuestra familia—Su Señoría abrazó a Mina fuerte, aunque fugazmente, antes de volverse para subir las escaleras y desaparecer con las chicas alrededor de la balaustrada. Mina miró al más cercano de los bustos. Lord Nelson la miró fijamente, con ojos acerados y decididos. —He tenido un día interesante. Él no preguntó los detalles. Moviéndose en dirección opuesta a la que los caballeros habían tomado, Mina viajó por una pasillo oscuro donde a ambos lados había marcos con óleos. Eventualmente pasó por dos gigantes puertas de madera a una habitación cálidamente iluminada. En la semana que había vivido con la familia, la biblioteca se había convertido en su enorme refugio de la casa y siempre ocupado. Dos enormes medallones de yeso, pintados con un blanco glacial, se extendían sobre
  56. 56. ella en el techo. Bustos de los grandes maestros de la literatura asomaban sus narices con idéntica forma alrededor del borde superior de la habitación como decoración. Camino a lo largo, los estantes estaban llenos de libros hasta el techo. Ya había ojeados algunos y hecho una pequeña selección cuando sus ojos se fijaron en el de Nobleza de Debrett. Una repentina curiosidad vino a su mente. Protestando por el peso del volumen se dirigió al otro lado de la habitación, tomando asiento en un escritorio situado al lado de una gran ventana con cortinas y se inclinó. Una pequeña lámpara le proporcionaba toda la luz que requería. Se detuvo solo un momento para abrir su bolso y sacar el pequeño estuche con la fotografía. Lo mantuvo abierto y en posición vertical junto a ella. Mirando a su padre y al señor borroso que lo acompañaba, que asumía era Debrett. Una de Alexander. Echó una ojeada a los títulos aristocráticos y encontró el lugar donde… Hizo un gesto con la boca. Después de A-l-e-x- no había nada más que una mancha borrosa e ilegible, media página estaba entre borrosa y nada. Siguió por el resto de las páginas y todas estuvieron en perfecto estado. Justo para su suerte la página que deseaba leer había sufrido algún percance de publicación. Mina cerró el libro y lo aventó a una lejana esquina de la mesa, más decepcionada de lo que debería estar. —Creo que le debo algo alrededor de cuarenta y cuatros libras por nuestra última partida de cartas—. Trafford estaba sentado en un sillón detrás de un escritorio de caoba. El humo salía en zarcillos grises del puro que tenía aprisionado entre los dedos. Abrió un cajón. —Veamos que tenemos aquí.
  57. 57. —No, no—le indicó Mark, saboreando la dulce esencia de la madera de su puro. —Me ha permitido ser un intruso en su familia y me ha regalado este excelente puro. Considerémonos a mano. Trafford sonrió. —No es realmente una apuesta si alguien no pierde. Tengo toda la intención de ganar la próxima vez. —No quiero su dinero, Trafford. — ¿Qué tal una hija entonces?—el Conde señaló con la última ceniza del puro hacia Mark. —Tengo dos, por si no se había dado cuenta, ambas debutarán esta temporada. Así que si tiene ánimo de cas… Mark se atragantó con el humo del cigarro y tosió. —Son dos chicas preciosas. Estoy seguro que atraerán posibles pretendientes como moscas. Trafford se rió entre dientes. —Creo que su lista de posibles pretendientes salió por la ventana cuando lo vieron. —Yo estoy…halagado. Pero en la actualidad el matrimonio no es una de mis prioridades. —La vida de soltero. La recuerdo con cariño. Mark sintió no obstante que el hombre no tenía ningún conocimiento de los coqueteos menores que había habido entre él y Lucinda durante su temporada de debut, hace apenas un año. Que habían coqueteado y se habían besado. Sus manos habían vagado un poco -todo un estímulo- pero eso había sido todo. En
  58. 58. retrospectiva, lamentaba que las cosas hubieran ido tan lejos como lo habían hecho. Eso hacía que su presencia en la casa Trafford fuera una maldita incomodidad. Mark asintió, inclinándose en su silla. Extendió sus manos sobre el amplio escritorio. —Es correcto. Usted celebró su boda recientemente. Tengo que felicitarlo. Se estrecharon las manos, en un firme intercambio. Trafford sonrió ampliamente. —Lucinda y yo nos casamos en diciembre en la capilla de la familia en Lancanshire. —Es un hombre con suerte. —Lo soy en efecto, ella ha hecho maravillas con las chicas. De la nada, una punzada de dolor irradió a través de la sien de Mark. Presionó sus dedos sobre ella, y el malestar se desvaneció. Su estado de ánimo cambió. A veces una sensación parecida le advertía que se aproximaba un hechizo y en lo privado había llegado a llamarla su incómoda locura, que hasta ahora se revelaba como estados de ánimo negro y un temperamento irracional e impulsivo, que hasta ahora había tenido la capacidad de contener. No sabía cómo haber perdido tres meses y su regreso a Londres -lugar de su Transición original- podía afectar su frecuencia o intensidad. Esa era la razón de porque había rechazado la invitación de su Señoría a pasar la noche. A pesar de su deseo de ganarse de inmediato los favores de la señorita Limpett, había pensado que era mejor actuar con cautela, por lo menos hasta que estuviera seguro de su conducta mental. —Desafortunadamente, Trafford—dijo él—es hora de irme. Justo en ese momento el reloj dorado que estaba en la repisa de la chimenea tocó las once. Trafford entrecerró los ojos al reloj.
  59. 59. —Estoy de acuerdo, ha sido un día terriblemente largo—Su Señoría se paró de la silla. Levantó una bandeja de plata y dejó ahí su puro sobre la superficie brillante y se la ofreció a Mark para que hiciera lo mismo. Doblándose por el escritorio, levantó una mano indicando la puerta. —Veamos tu caballo. El mayordomo se le unió en la base de la escalera y se inclinó con deferencia ante ambos hombres. Trafford descansó su mano en la balaustrada. — ¿La montura de Lord Alexander ha sido entregada? El mayordomo respondió:, —El caballerizo lo llevó a beber agua. Le pediré que lo traiga. —Muy bien. — ¿Y su señoría?—El mayordomo se enfilo hacia adelante, con las manos en la espalda— ¿Es posible hablar con usted un asunto doméstico antes de que se retire? —Por supuesto Señor George—. Trafford levantó su mano. —Solo déjeme ver con su señoría lo de su caballo. Mark le indicó que fuera. —No adelante, estoy seguro que mi caballo será traído, gracias. Esperaré aquí. Trafford agregó: —Lucinda planea una fiesta en el jardín el jueves. Le enviaremos una invitación. La perfecta oportunidad para volver y seducir -sí, porque no- a la señorita Limpett.
  60. 60. —No me la perdería. Dejando solo a Mark él se dirigió hacia la puerta, con su sombrero entrelazado detrás de su faldón. Miró por la ventana a la calle oscura pero llena de gente. Gracias a Dios estaba sobre su caballo de lo contrario le llevaría más de un hora salir de ese embotellamiento. Su sangre se aceleró cuando tuvo conciencia de ella. Una sonrisa apareció en sus labios. Detrás de él, leves pasos sonaron contra el mármol. Él se giró. La Señorita Limpett emergió de un pasillo, con clara intención de dirigirse a las escaleras. Su sombrero colgaba de su codo, suspendido por una cinta. También llevaba su bolso y algunos libros. Cuando se dio cuenta de su presencia, se congeló, dejando su paso a medias. Sus mejillas se sonrosaron, pero no sonrió. Enderezó sus hombros, como si un acero pasara por ellos, pero en el proceso, le dio una tentadora exhibición completa de sus altos senos y de su figura de reloj de arena. Su red mental filtró el espacio alrededor de ella. Sospecha. Le encantaba la seducción que se retorcía y era intrigante, pero se dio cuenta, que en ese caso, él no podía moverse demasiado rápido o ella huiría. —Señorita Limpett. —Lord Alexander—respondió ella con toda cordialidad, pero el tope emocional que se instaló entre ellos surgió como un robusto muro de piedra de cuatro metros. Ella se resistía a deshacerlo. A pesar de la urgencia del tiempo que no podía desperdiciar, él estaba encantado con el reto. —Veo que ha regresado al río, después de todo. —Sí—Sombreo en mano, él se paseó delante. —Tenía la esperanza de poder verla de nuevo antes de irme. ¿Podríamos tener una palabra?
  61. 61. —Si por supuesto—Su mirada cayó en su corbata, en su barbilla. En todo menos en sus ojos. —Quería preguntarle…bien—él sonrió con su más gallarda sonrisa— ¿si me puede conceder el permiso de visitarla una tarde, aquí en la casa? Sus ojos se agrandaron y sus negras pestañas se fijaron directamente en las suyas. — ¿Visitarme? —Me gustaría verla de nuevo—aclaró él suavemente. —Ya veo—ella cambió la pequeña pila de libros de un brazo a otro, que mantenía sobre su pecho -sobre su corazón- como un escudo contra él. —Como ya le dije en el cementerio, no sé los detalles de la colección de mi padre. —Mi pedido de visitarla no tiene nada que ver con su padre o con su colección. Sus negras cejas se elevaron en una elegante pregunta: — ¿No? —No, me gustaría verla a usted, pasar tiempo con usted—hizo un movimiento con el sombrero en dirección al resto de la casa. —Ni siquiera a todos ellos… sólo a usted. Una escalera de colores se deslizó por sus mejillas. Ella se mojó los labios. —Ya veo. — ¿Entiende?—le sonrió pero suavemente, tratando de no parecer muy confiado en ese esfuerzo por extraño que pareciera. A pesar de que un innegable escalofrió de tensión existía entre ellos, él sentía que no habría garantías a la hora en que la señorita Limpett le concediera sus favores.
  62. 62. —Creo que sí. La puerta crujió en el interior, y el lacayo apareció, trayendo consigo los sonidos del traqueteo de los cascos en el pavimento. —Su caballo, su señoría. — ¿Debo preguntar, entonces?—Mark la presionó gentilmente, sosteniendo su sombrero. Su mirada se oscureció. —Me siento halagada por su petición, pero…No creo que esté lista para visitas. Y no creo que esté en un futuro cercano. Sorpresa y disgusto nublaron su mente, pero fácilmente sonrió. —Debo respetar sus deseos, por supuesto—Lentamente se puso el sombrero en la cabeza. —Entonces, buenas noches señorita Limpett. Él salió por la puerta sostenida por el lacayo. En la calle aceptó las riendas de su caballo. Subiéndose a la silla, miró a través de la pulida ventana para ver que ella aún estaba en las escaleras, con su silueta seductora, mirándolo mientras él la observaba. Su sangre se calentó más y más, y cada músculo de su cuerpo se volvió terrible pero deliciosamente tenso. Tocó el ala de su sombreo, y giró su caballo en un amplio círculo, saliendo en dirección al Támesis. Una hora después, descendía por los escalones que crujían en el establo público y caminaba hacia el este por la calle del Rey. Las fachadas de las tiendas eran de dos o tres pisos y las casas se alienaban en su camino. El vapor flotaba en el calor, como aire estancado, formando halos alrededor de las lámparas de gas que revestían la avenida. Aquí en Chelsea, el verde, el olor podrido del rio permeaba todo.
  63. 63. Sus pensamientos se detuvieron en la señorita Limpett -Mina- un enigma intrigante. Un delicioso aplazamiento, cuando era siempre él el que jugaba esa parte. Incluso ahora, la deliciosa demora de su partida se sostenía. Deliciosa era la renuencia que tenía en confiar en él, que le permitiera acercarse a ella lo más rápido y fácil como deseaba, lo que no hacía más que aumentar su interés, un interés que no tenía nada que ver con su padre o con los rollos, y todo que ver con los movimientos sensuales de una llama cada vez mas grande. Una repentina fluctuación en lo profundo de sus huesos, dentro de su médula inmortal, lo alertó de que no estaba solo en la calle. Un ocasional coche de alquiler pasó con un pequeño grupo de hombres y mujeres que se inclinaron en las sombras. Peor había algo más. Él pasó un callejón y con la esquina de su ojo divisó una sombra que se movía en contra de las sombras. No alteró su ritmo, pero mentalmente envió una penetrante ola de energía, una que reveló como una explosión de luz blanca todo a su alrededor independientemente de las paredes de ladrillo, madera o estuco: un pescadero empujaba su carrito en la parte trasera del callejón. Tres ratas estaban dándose un festín en la basura. Un enjambre de cucarachas corría en el sótano de una carnicería a dos calles. Y alguien o algo lo seguían, justo en el borde de su conciencia, era con un movimiento demasiado rápido y errático para identificarlo positivamente. ¿Sería su asesino o algún otro enemigo? Una sonrisa de anticipación salió de su boca por el inminente combate. Las palmas de sus manos ardieron de deseo de sostener una daga o espada de plata Amatanthine, pero se había negado ese privilegio desde su Transición, ya que la haría con las manos. Una casa pública ocupaba un lado lejano de la carretera. Una alegre melodía salía de un piano, sonando a través de la puerta de olmo de la reina. Tal vez tomaría una copa antes de la confrontación. Disfrutaba de sus vicios, del tabaco y del licor, y debido a su constitución inmortal, afortunadamente, no sufría los efectos perjudiciales de su consumo.
  64. 64. Entró y se abrió paso entre un revoltijo de sillas y mesas hacia el bar, donde se detuvo, en lugar de tomar un taburete. El olor agridulce de la madera curada con cerveza derramada contaminaba el aire. Dos marineros, con cara de chicos, estaban sobre el piano hombro con hombro. Cantaban una melodía arrastrada, balanceando sus jarras de cerveza al ritmo de la música. Seis pequeñas putas, felices de estar vivas, una furtiva para Jack, quedando cinco. Cuatro y la puta rima correctamente, Así que hay tres y yo, Voy a poner la ciudad en llamas. Jack el Destripador. Bastardo que no merecía una canción. Era peculiar como los mortales glorificaban ese tipo de cosas a las que más le temían. Más hombres vestidos de militares estaban sentados en las mesas, probablemente de pasada por los cuarteles de Chelsea, a solo unas calles de distancia. —Buenas tardes—dijo un calvo tabernero acercándose, limpiando la barra de madera pulida con un trapo a cuadros verdes. —Me gustaría ofrecerle algo más confortable, dijo con una risita tonta, pero alguien ya está ahí. Mark miró la ventana, cortada en la pared a un nivel con el fin de ofrecer anonimato y privacidad de sus ocupantes, pero que daba una completa vista de la sala. —No estaré mucho tiempo—Apuntó a una botella de whisky. El hombre alzó la botella. —Parece que casi terminamos. No me gustaría darle la basura. Vuelvo enseguida. Mark asintió. Eventualmente el tabernero regresó, botella en mano. Con un cuchillo, hizo cuna en el corcho y vertió un chorro de líquido color ámbar en un maltratado y astillado vaso de vidrio. Mark deslizó su mano dentro de su bolsillo por lo necesario para pagar, pero el hombre golpeó la barra. —No es necesario, está pagado.
  65. 65. Mark preguntó: — ¿Por quién? —Por el caballero de ahí—El barman hizo un gesto con la cabeza en dirección de la ventana oscurecida. Una mano enguantada levanto su tazón a modo de saludo. Lentamente… Mark hizo lo mismo. Bajando el vaso a la mesa, sonrió. Su pulso se disparó. Dios, a pesar del peligro, era bueno estar de vueltas en Londres. Al doblar la barra, se agachó hasta los estrechos escalones y empujó la puerta abriéndola. La pequeña habitación estaba vacía, salvo por un banco de madera. Sintiéndola, él se dio la vuelta. Una figura se lanzó como un borrón con un sombreo de ala ancha y una capa, plantándole una bota alta a la rodilla, en el centro de su pecho. El impacto lo envió estrellándose al interior. Su espalda golpeó hacia abajo deslizándose por el banco. Ya había identificado a su perseguidor, y a modo de saludo, con buen humor permitió su violencia. Su peso cayó sobre su pecho, aplastando la risa de sus pulmones. Dios, un rodillazo en las costillas. Unas manos le tomaron la cabeza por el cuello. Selene lo miró hacia abajo, con sus ojos totalmente negros. Él susurró. —Te he extrañado. —Debería matarte ahora, hermano. —Espejo, espejo en la pared—Con un reflejo rígido de sus músculos ella lanzó a su hermano gemelo contra la pared. Él chocó. El yeso llovió sobre ellos. Ella

×