SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 3
Descargar para leer sin conexión
Adalmiro, Juez por un día
Ejercía como juez promiscuo en Santa Isabel de Los Ángeles, un pueblo situado en las estribaciones
de Morro Alto, provincia de San Juan de Ugarte. Había sido nombrado, dos años después de
haberse graduado como doctor en derecho público, en la Universidad de San Antonio Usme y Vigía.
Su infancia temprana la paso al lado de sus tías Eulalia y Pandora; quienes se hicieron cargo de él,
tras la muerte de papá Persípolis y mamá Nutria María Hinojosa. Mucho que recordar. Y, a la vez,
mucho que tratar de olvidar. En la escuelita eucarística de Santa Pancracia, mártir estuvo desde los
seis añitos. Aprendió a leer y escribir, muy rápido Sus desvelos académicos corrían por cuenta del
Latín, aplicado a su oficio de monaguillo adscrito a la parroquia de San Euclides Magno, situada en
el barriecito llamado, cariñosamente, San Sofronio Mediterráneo.
Iba y venía, siempre, de la mano de alguna o de las dos tías. No vaya a ser que roben a mi
pequeño, decían las dos mujeres tías, mamás y papás al mismo tiempo. Lo llevaban bien
arropadito. Para que no pesque una de esas enfermedades groseras. Como la sífilis, que se
transmite con el mero respiro del enfermo o la enferma. Con mayor razón, aun, cuando
estornudan. Vestiditos bien ajustados, planchados y desodorizados. Cada día uno distinto. Porque,
para algo habría de servir el oficio de costureras especializadas, desde que tenían diez años las tías.
Que, dicho así, de paso, eran mellizas- Nunca se supo, por lo menos de buena fuente, porque una,
Eulalia, nació negra. Y la otra, Pandora, nació blanca, casi albina. Lo cierto es que, siempre han
sido muy unidas. Inclusive ahora que ya tienen cerca de cincuenta años cada una. Se dice, así
como al vuelo de la chismografía, que tuvieron un novio. Para las dos. Mamá Gertrudis cuidaba
muy bien a las niñas durante la visita de Jonás Alberto Sevillano. Ella misma, mamá Gertrudis, se
encargó de distribuir los días en que una y otra podían ser visitadas. Quedaron así: lunes, miércoles
y viernes sería visitada Eulalia (la negra) martes, jueves y sábado el turno sería para Pandora (la
albina) El domingo era de misa, oración y meditación. Toda la programación marchó bien, hasta
que Jonás se murió. De eso que llamaban hidropesía. Sin embargo, nunca se supo, ni se sabrá a
cuál de las niñas le fue mejor con el doble novio.
Decía que, el niño, empezó a destacarse como sujeto designado por la grandeza de Midios, para
ser un hombre de fe y de interpretador fácil de la Sagrada Biblia y textos similares. A los doce
añitos ya había leído Confesiones”, de San Agustín y “La divina Comedia”, de Dante, en su edición
original y en latín.
Terminó su bachillerato en el Liceo San Nacianceno Protomártir. Siempre obtuvo calificaciones
sobresalientes. La fiestecita la celebraron en familia. Con una misa privada a cargo de Monseñor
Serapio Madariaga y Cifuentes. Luego un almuercito hecho por Eulalia. Un mondonguito, con
costillita de cerdo adentro y arrocito con perejil y tajaditas de plátano maduro. Ya, en la tarde.
Sirvieron un vinito de consagrar, procesado especialmente para servir de insumo para la
transubstanciación. A Pandora se le estaba yendo la mano. Cuatro copitas bebieron y empezó a
cantar “El Hijo de la Luna” (Guillermo Buitrago), en latín. Entre Adelmiro, el homenajeado y
Barbarita, la vecina del lado izquierdo de la casita, la acostaron y la calmaron.
Salió del barriecito, al día siguiente de la fiesta de graduación. No sin antes atender el guayabo de
tía Pandora. Habían contratado servicio de transporte especial en una busetica, llamada
“arrieritas”, por todos y todas. A la ciudad Sacramento, situada en el costado Sur-occidental de la
capital. Empezó su pregrado de abogacía en la Universidad “San Melquiades”, Estando en tercer
semestre, conoció a María Josefa de las Nieves Pulgarín. Una chica de ventidos añitos. Nacida ahí,
en la ciudad. Muy aplicada en todos los haberes y decires inherentes a su carrera. Se hicieron
amigo y amiga, desde ese día. Casi siempre compartían los desvelos, por cuenta de las materias
Derecho Canónico III. Y “Lógica Socráticas II. Como pudieron las terminaron más o menos bien. En
vacaciones salían a los cerritos que bordeaban la ciudad. Acampaban en el pico más alto. Con
otros amigos y otras amigas, prendían fogatas y jugaban, recordando los jueguitos infantiles. “a la
rueda rueda”. “materililelo”, “a las escondidas” y otros más. En tiempo de academia, Adelmiro tenía
permiso para visitar a “mariajota”, como la llamaban coloquialmente. Entre hora y hora y media, los
jueves y sábados. Además tenían permiso para asistir a la misa solemne de los domingos a las once
de la mañana; en la parroquia “Divino Salvador”.
La relación empezó a deteriorarse, desde el día en que “mariajota” fue sorprendida, por Adelmiro,
bailando con Hipócrates Montoya; un muchacho llegado desde la ciudad “San Juan Nepomuceno”.
Cursaba segundo semestre. Resulta y pasa, que Hipócrates, era un duro para la materia “Teología
Experimental”, obligatoria en los diez semestres de la carrera. El baile había sido organizado por
todos y todas estudiantes de noveno semestre. La idea era recaudar fonditos para la graduación al
semestre siguiente. No es que Adelmiro no hubiera sido invitado. Simplemente que él tenía
pendiente una exposición magistral acerca de “El Concepto de Dios en la doctrina de San Abelardo
Románico”. Lo cierto fue, entonces que “mariajota” no soltó a Hipócrates en toda la tarde en fiesta.
Dejaron de hablarse mucho tiempo. Se suspendieron las visitas de jueves y sábado. Y, obviamente,
la asistencia a la misa solemne de los domingos a las once de la mañana. El hielo lo quebró
“mariajota”. No más para decirle a Adelmiro, que necesitaba una explicación sobre “Lógica
Nicomaquea”, de Aristóteles. Con desgano, atendió la solicitud. Pero hasta ahí. Para mayores veras,
cuando llegó Marie Idelfonsa Gutiérrez Bejarano, a la Universidad; todos los varones quedaron
boquiabiertos, dada la talla y todo cuerpo de la señorita. Particularmente, Adelmiro; que empezó a
salir y estudiar con ella todos los días. Incluidos los domingos. Y fue así, dado que Adelmiro era el
mejor estudiante de la materia “Latín, Lengua Madre de San Pedro”.
Los grados se celebraron en el Salón Social Cristo Sacerdote, situado al lado derecho de la
parroquia. Música, en ritmo que quisieran, a cargo de la Orquesta “San Patricio”, dirigida por
Salatiel Vergel, el sobrino de Monseñor Tiberiadez Acosta Montoya. Se terminó a las seis de la
tarde, tal y como había sido pactado en el contrato, Cuando salieron todos y todas, se notaba que
algunos y algunas, caminaban en Zigzag. O como atajando gallinas, según decía el señor Pakistán
Enciso.
La beca, para estudiar el doctorado en la Universidad ya citada, se la regaló el papá de Querubín
Osorno Orozco, un joven perdidamente enamorado de Adalmiro. En la familia de Querubín, no
hubo problema, ya que habían aprendido a respetar y tolerar cualquiera fuera el tipo de relación
afectiva, que se presentara. El problema la hubo, en casa de las tías Eulalia y Pandora. Incluido el
tío Martiniano, que se había reintegrado a la familia; después de haber rodado por el mundo,
organizando Sínodos y Congresos Eucarísticos.
Adalmiro, simplemente vivía la relación. Sin magnificarla. Pero, cierto es, que vivían, él y Querubín,
un romance más o menos apasionado. Casi todos los amigos. Casi todas las amigas; se abrieron del
de ellos. Según dice Mauritania Socarrás y Tierreros, Adalmiro sostuvo la relación, pensando en la
beca. Porque, así, se lo había prometido su novio.
Mucho trayecto académico le correspondió andar a Adalmiro. Muchos temas nuevos. Ante todo la
“Estadística, Aplicada en el Muestreo de Fieles e Infieles”, Cuya difusión e implementación, estuvo a
cargo del teólogo Jazmín Ventorrillo e Hinestroza. En esos ires y venires de la vida académica,
Adalmiro conoció a quien sería la mamá de los gemelos habidos en la relación de pareja. A
Querubín le mantuvo, hasta que fue posible, en secreto la relación con Mandarina María Mesa
Mazo. Cuando su novio lo supo, se cortó las venas, encerrado en su cuarto. Nada se pudo hacer.
Cuando lograron abrir la puerta, ya era demasiado tarde. Por otra parte don Epopeyo, el padre de
Querubín, mantuvo su compromiso, hasta el último día del posgrado de Adalmiro.
Retomando el hilo, dos años después logró el nombramiento como juez promiscuo. Y eso que
visitaba y escribía a cuantas personas le recomendaban. En el entre tiempo, desde su graduación,
hasta el día del nombramiento, vivieron, él y ella, en casa de mamá y papá de Mandarinita. Eran,
más o menos boyantes. Los gemelos (Absalón del Carmen y Canelo del Santísimo Corazón,
respectivamente). Fueron creciendo al lado del cariño de abuelo Merfístoles y abuela Castalía
La primera situación que le correspondió atender, tuvo que ver con una demanda por alimentos,
efectuada por doña Mármita Enjundia Vanegas Sombrero, contra Pubenzo del Mar Nicho Bejarano.
Ahí tuvo origen la primera enemistad o desarreglo vivencial, que llaman ahora. Adalmiro falló el
caso a favor de la señora Mármita. Se taso en Setecientos pesos trimestrales la mesada.
Había, en ese entonces, en la ciudad una tendencia manifiesta de sus habitantes, para los hurtos
escondidos. Algo así como que, por ejemplo, Don Zaragozo Manosalva Moriones, le robaba, casi
todos los dás, panes, fríjoles, arracachas y Ahuyamas a don Epimenio del Santísimo Corazón de
María, quien tenía una tiendecita en las esquinita de la calle cuarenta por diagonal setenta y nueve.
Cuando el afectado denunció, ya Zaragozo no estaba en Santa María de los Ángeles.
Tal vez el caso más difícil tuvo que ver con una repartición de tierras entre tres familias. Habían
sido tomadas a la fuerza por el Frente Cincuenta y Ocho del Ejército de Anacoretas, que tenía su
actividad en casi todas las veredas. Resulta y pasa que el Gobierno Nacional, había acordado un
cese al fuego definivo. Y, en el Ministerio de Atención a Los Afectadas y Afectados por el Conflicto
Interno. El proceso fue muy laborioso. Ya que, se trataba de restituirle los predios a las familias
desplazadas. Con un dato adicional. Había en la ciudad y sus veredas grupos disidentes que no
aceptaron el cese al fuego. Cada familia que era restituida, tenía que volver a salir de la ciudad, por
cuenta de las amenazas de estos reductos..
Al Juez Promiscuo, Adalmiro Kentucky Marmolejo, lo mataron un dos de enero. Varios hombres lo
esperaron cerca de su despacho. Hoy por hoy, el cargo está acéfalo.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Señalame un imbecil y me enamoro
Señalame un imbecil y me enamoroSeñalame un imbecil y me enamoro
Señalame un imbecil y me enamoroMasielly
 
Amores y desamores de un poeta desquiciado
Amores y desamores de un poeta desquiciadoAmores y desamores de un poeta desquiciado
Amores y desamores de un poeta desquiciadopeliculas01
 
Calaveras_SegundoAño
Calaveras_SegundoAñoCalaveras_SegundoAño
Calaveras_SegundoAñofilec2011
 
Rio magdalena - Rafael Bejarano
Rio magdalena  - Rafael BejaranoRio magdalena  - Rafael Bejarano
Rio magdalena - Rafael BejaranoSTAROSTA1000
 
Calaveras_TercerAño
Calaveras_TercerAñoCalaveras_TercerAño
Calaveras_TercerAñofilec2011
 
Francisca y la muerte elecoa
Francisca y la muerte elecoaFrancisca y la muerte elecoa
Francisca y la muerte elecoaelecoa
 
La última semana de césar
La última semana de césarLa última semana de césar
La última semana de césarAníbal Casco
 
Cuentos del arañero_capitulo_01_historias_de_familia
Cuentos del arañero_capitulo_01_historias_de_familiaCuentos del arañero_capitulo_01_historias_de_familia
Cuentos del arañero_capitulo_01_historias_de_familiaNelson Caldera
 
Ruta de resistencia 1. Despedidas de Colombia
Ruta de resistencia 1. Despedidas de ColombiaRuta de resistencia 1. Despedidas de Colombia
Ruta de resistencia 1. Despedidas de ColombiaCEUNA
 
Calaveras_PrimerAño
Calaveras_PrimerAñoCalaveras_PrimerAño
Calaveras_PrimerAñofilec2011
 
El Amor En Los Tiempos Del Colera
El Amor En Los Tiempos Del ColeraEl Amor En Los Tiempos Del Colera
El Amor En Los Tiempos Del Coleraelyza1811
 

La actualidad más candente (17)

Señalame un imbecil y me enamoro
Señalame un imbecil y me enamoroSeñalame un imbecil y me enamoro
Señalame un imbecil y me enamoro
 
Calaveritas lalo
Calaveritas laloCalaveritas lalo
Calaveritas lalo
 
La fuga
La fugaLa fuga
La fuga
 
Amores y desamores de un poeta desquiciado
Amores y desamores de un poeta desquiciadoAmores y desamores de un poeta desquiciado
Amores y desamores de un poeta desquiciado
 
Calaveras_SegundoAño
Calaveras_SegundoAñoCalaveras_SegundoAño
Calaveras_SegundoAño
 
Rio magdalena - Rafael Bejarano
Rio magdalena  - Rafael BejaranoRio magdalena  - Rafael Bejarano
Rio magdalena - Rafael Bejarano
 
Calaveras_TercerAño
Calaveras_TercerAñoCalaveras_TercerAño
Calaveras_TercerAño
 
Francisca y la muerte elecoa
Francisca y la muerte elecoaFrancisca y la muerte elecoa
Francisca y la muerte elecoa
 
La última semana de césar
La última semana de césarLa última semana de césar
La última semana de césar
 
Cuentos del arañero_capitulo_01_historias_de_familia
Cuentos del arañero_capitulo_01_historias_de_familiaCuentos del arañero_capitulo_01_historias_de_familia
Cuentos del arañero_capitulo_01_historias_de_familia
 
Ruta de resistencia 1. Despedidas de Colombia
Ruta de resistencia 1. Despedidas de ColombiaRuta de resistencia 1. Despedidas de Colombia
Ruta de resistencia 1. Despedidas de Colombia
 
Amores que matan
Amores que matanAmores que matan
Amores que matan
 
Calaveras_PrimerAño
Calaveras_PrimerAñoCalaveras_PrimerAño
Calaveras_PrimerAño
 
El Amor En Los Tiempos Del Colera
El Amor En Los Tiempos Del ColeraEl Amor En Los Tiempos Del Colera
El Amor En Los Tiempos Del Colera
 
Mitos y Leyendas de Ventanas
Mitos y Leyendas de VentanasMitos y Leyendas de Ventanas
Mitos y Leyendas de Ventanas
 
Amores que matan
Amores que matanAmores que matan
Amores que matan
 
Relato ondina
Relato ondinaRelato ondina
Relato ondina
 

Destacado

Códigos qr y la educación
Códigos qr y  la educaciónCódigos qr y  la educación
Códigos qr y la educaciónAndreilia Di Qui
 
e-Portfolios im Musikunterricht
e-Portfolios im Musikunterrichte-Portfolios im Musikunterricht
e-Portfolios im MusikunterrichtLukas Hofmann
 
Presentación1
Presentación1Presentación1
Presentación1dora_81
 
Diapodebarquement
DiapodebarquementDiapodebarquement
DiapodebarquementRirie27
 
Les débuts du libre accès aux résultats de la recherche
Les débuts du libre accès aux résultats de la recherche Les débuts du libre accès aux résultats de la recherche
Les débuts du libre accès aux résultats de la recherche LENABOSC
 
Ejercicio mooc búsqueda y gestión de la información en la web
Ejercicio mooc búsqueda y gestión de la información en la webEjercicio mooc búsqueda y gestión de la información en la web
Ejercicio mooc búsqueda y gestión de la información en la webanatasilva
 
SILABO DE INFORMATICA I
SILABO DE INFORMATICA ISILABO DE INFORMATICA I
SILABO DE INFORMATICA INena Suriaga
 
Que es un rss
Que es un rssQue es un rss
Que es un rssejandrar
 
El cerebro adicto
El cerebro adictoEl cerebro adicto
El cerebro adictostefydayana
 
La revolución energética y la sostenibilidad
La revolución energética y la sostenibilidadLa revolución energética y la sostenibilidad
La revolución energética y la sostenibilidadBeatriz Onni
 
Gast kurator facebook
Gast kurator facebookGast kurator facebook
Gast kurator facebookthjnkloved
 
Le dernier rappel de produit n’est pas loin
Le dernier rappel de produit n’est pas loinLe dernier rappel de produit n’est pas loin
Le dernier rappel de produit n’est pas loinConnected Futures
 
Mantenimiento preventivo
Mantenimiento preventivoMantenimiento preventivo
Mantenimiento preventivobettelena
 

Destacado (20)

Alba rocío
Alba rocíoAlba rocío
Alba rocío
 
Natalia
NataliaNatalia
Natalia
 
Códigos qr y la educación
Códigos qr y  la educaciónCódigos qr y  la educación
Códigos qr y la educación
 
Robin WILIAMS
Robin WILIAMSRobin WILIAMS
Robin WILIAMS
 
e-Portfolios im Musikunterricht
e-Portfolios im Musikunterrichte-Portfolios im Musikunterricht
e-Portfolios im Musikunterricht
 
Caso
CasoCaso
Caso
 
Presentación1
Presentación1Presentación1
Presentación1
 
Símbolos patrios
Símbolos patriosSímbolos patrios
Símbolos patrios
 
Diapodebarquement
DiapodebarquementDiapodebarquement
Diapodebarquement
 
Les débuts du libre accès aux résultats de la recherche
Les débuts du libre accès aux résultats de la recherche Les débuts du libre accès aux résultats de la recherche
Les débuts du libre accès aux résultats de la recherche
 
Ejercicio mooc búsqueda y gestión de la información en la web
Ejercicio mooc búsqueda y gestión de la información en la webEjercicio mooc búsqueda y gestión de la información en la web
Ejercicio mooc búsqueda y gestión de la información en la web
 
SILABO DE INFORMATICA I
SILABO DE INFORMATICA ISILABO DE INFORMATICA I
SILABO DE INFORMATICA I
 
Que es un rss
Que es un rssQue es un rss
Que es un rss
 
El cerebro adicto
El cerebro adictoEl cerebro adicto
El cerebro adicto
 
La revolución energética y la sostenibilidad
La revolución energética y la sostenibilidadLa revolución energética y la sostenibilidad
La revolución energética y la sostenibilidad
 
Gast kurator facebook
Gast kurator facebookGast kurator facebook
Gast kurator facebook
 
Le dernier rappel de produit n’est pas loin
Le dernier rappel de produit n’est pas loinLe dernier rappel de produit n’est pas loin
Le dernier rappel de produit n’est pas loin
 
Tarea 4 info
Tarea 4 infoTarea 4 info
Tarea 4 info
 
Mantenimiento preventivo
Mantenimiento preventivoMantenimiento preventivo
Mantenimiento preventivo
 
Sistemas operativos
Sistemas operativosSistemas operativos
Sistemas operativos
 

Similar a Adalmiro (20)

Sujeto fugado
Sujeto fugadoSujeto fugado
Sujeto fugado
 
Episodio uno
Episodio unoEpisodio uno
Episodio uno
 
Angelito y otros relatos
Angelito y otros relatosAngelito y otros relatos
Angelito y otros relatos
 
Angelito y otros relatos
Angelito y otros relatosAngelito y otros relatos
Angelito y otros relatos
 
Angelit2
Angelit2Angelit2
Angelit2
 
Viñetas argentinas familiares de presos
Viñetas argentinas familiares de presosViñetas argentinas familiares de presos
Viñetas argentinas familiares de presos
 
Elaboración de una Memoria
Elaboración de una MemoriaElaboración de una Memoria
Elaboración de una Memoria
 
1 taller escritura saramago version definitiva
1 taller escritura saramago version definitiva1 taller escritura saramago version definitiva
1 taller escritura saramago version definitiva
 
Antonio Lazcano Araujo
Antonio Lazcano AraujoAntonio Lazcano Araujo
Antonio Lazcano Araujo
 
LEYENDAS DE IBARRA
LEYENDAS DE IBARRALEYENDAS DE IBARRA
LEYENDAS DE IBARRA
 
Justiniana, la ventera
Justiniana, la venteraJustiniana, la ventera
Justiniana, la ventera
 
Relatos cotidianos
Relatos cotidianosRelatos cotidianos
Relatos cotidianos
 
8 a. el belumbrense marzo 2014
8 a. el belumbrense marzo 20148 a. el belumbrense marzo 2014
8 a. el belumbrense marzo 2014
 
Sor juana inés de la cruz
Sor juana inés de la cruzSor juana inés de la cruz
Sor juana inés de la cruz
 
Jorge luis borges
Jorge luis borgesJorge luis borges
Jorge luis borges
 
Alberti, rafael la arboleda perdida
Alberti, rafael   la arboleda perdidaAlberti, rafael   la arboleda perdida
Alberti, rafael la arboleda perdida
 
Proyecto expresión oral y escrita
Proyecto expresión oral y escritaProyecto expresión oral y escrita
Proyecto expresión oral y escrita
 
Garver, will l_-__hermano_de_tercer_grado
Garver, will l_-__hermano_de_tercer_gradoGarver, will l_-__hermano_de_tercer_grado
Garver, will l_-__hermano_de_tercer_grado
 
LENGUA 3.doc
LENGUA 3.docLENGUA 3.doc
LENGUA 3.doc
 
Collection
CollectionCollection
Collection
 

Más de Luis Parmenio Cano Gómez

apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docxapuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docxLuis Parmenio Cano Gómez
 
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdfLuis Parmenio Cano Gómez
 
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento 2019
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento  2019Ley de financiamiento 1943 de crecimiento  2019
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento 2019Luis Parmenio Cano Gómez
 

Más de Luis Parmenio Cano Gómez (20)

Documento 74.pdf
Documento 74.pdfDocumento 74.pdf
Documento 74.pdf
 
gobernabilidad (1).pdf
gobernabilidad (1).pdfgobernabilidad (1).pdf
gobernabilidad (1).pdf
 
Negociación con El ELN (3).pdf
Negociación con El ELN (3).pdfNegociación con El ELN (3).pdf
Negociación con El ELN (3).pdf
 
actual.pdf
actual.pdfactual.pdf
actual.pdf
 
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docxapuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
apuntes para una reforma al sistema de educación en Colombia.docx
 
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
(1)Notas para una crítica al proyecto de reforma laboral.pdf
 
Antonia Santos (1).pdf
Antonia Santos (1).pdfAntonia Santos (1).pdf
Antonia Santos (1).pdf
 
reformas.pdf
reformas.pdfreformas.pdf
reformas.pdf
 
Tiniebla (1).pdf
Tiniebla (1).pdfTiniebla (1).pdf
Tiniebla (1).pdf
 
La politica.pdf
La politica.pdfLa politica.pdf
La politica.pdf
 
entrampado.docx
entrampado.docxentrampado.docx
entrampado.docx
 
decisiones.docx
decisiones.docxdecisiones.docx
decisiones.docx
 
en casa de liboria.docx
en casa de liboria.docxen casa de liboria.docx
en casa de liboria.docx
 
La soledad de Francia Márquez Mina.docx
La soledad de Francia Márquez Mina.docxLa soledad de Francia Márquez Mina.docx
La soledad de Francia Márquez Mina.docx
 
Mujeres bajo fuego
Mujeres bajo fuegoMujeres bajo fuego
Mujeres bajo fuego
 
La luna seguía
La luna seguíaLa luna seguía
La luna seguía
 
Del fútbol como deporte de atletas
Del fútbol como deporte de atletasDel fútbol como deporte de atletas
Del fútbol como deporte de atletas
 
Yo, claudia
Yo, claudiaYo, claudia
Yo, claudia
 
El baile del mentiroso mayor
El baile del mentiroso mayorEl baile del mentiroso mayor
El baile del mentiroso mayor
 
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento 2019
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento  2019Ley de financiamiento 1943 de crecimiento  2019
Ley de financiamiento 1943 de crecimiento 2019
 

Adalmiro

  • 1. Adalmiro, Juez por un día Ejercía como juez promiscuo en Santa Isabel de Los Ángeles, un pueblo situado en las estribaciones de Morro Alto, provincia de San Juan de Ugarte. Había sido nombrado, dos años después de haberse graduado como doctor en derecho público, en la Universidad de San Antonio Usme y Vigía. Su infancia temprana la paso al lado de sus tías Eulalia y Pandora; quienes se hicieron cargo de él, tras la muerte de papá Persípolis y mamá Nutria María Hinojosa. Mucho que recordar. Y, a la vez, mucho que tratar de olvidar. En la escuelita eucarística de Santa Pancracia, mártir estuvo desde los seis añitos. Aprendió a leer y escribir, muy rápido Sus desvelos académicos corrían por cuenta del Latín, aplicado a su oficio de monaguillo adscrito a la parroquia de San Euclides Magno, situada en el barriecito llamado, cariñosamente, San Sofronio Mediterráneo. Iba y venía, siempre, de la mano de alguna o de las dos tías. No vaya a ser que roben a mi pequeño, decían las dos mujeres tías, mamás y papás al mismo tiempo. Lo llevaban bien arropadito. Para que no pesque una de esas enfermedades groseras. Como la sífilis, que se transmite con el mero respiro del enfermo o la enferma. Con mayor razón, aun, cuando estornudan. Vestiditos bien ajustados, planchados y desodorizados. Cada día uno distinto. Porque, para algo habría de servir el oficio de costureras especializadas, desde que tenían diez años las tías. Que, dicho así, de paso, eran mellizas- Nunca se supo, por lo menos de buena fuente, porque una, Eulalia, nació negra. Y la otra, Pandora, nació blanca, casi albina. Lo cierto es que, siempre han sido muy unidas. Inclusive ahora que ya tienen cerca de cincuenta años cada una. Se dice, así como al vuelo de la chismografía, que tuvieron un novio. Para las dos. Mamá Gertrudis cuidaba muy bien a las niñas durante la visita de Jonás Alberto Sevillano. Ella misma, mamá Gertrudis, se encargó de distribuir los días en que una y otra podían ser visitadas. Quedaron así: lunes, miércoles y viernes sería visitada Eulalia (la negra) martes, jueves y sábado el turno sería para Pandora (la albina) El domingo era de misa, oración y meditación. Toda la programación marchó bien, hasta que Jonás se murió. De eso que llamaban hidropesía. Sin embargo, nunca se supo, ni se sabrá a cuál de las niñas le fue mejor con el doble novio. Decía que, el niño, empezó a destacarse como sujeto designado por la grandeza de Midios, para ser un hombre de fe y de interpretador fácil de la Sagrada Biblia y textos similares. A los doce añitos ya había leído Confesiones”, de San Agustín y “La divina Comedia”, de Dante, en su edición original y en latín. Terminó su bachillerato en el Liceo San Nacianceno Protomártir. Siempre obtuvo calificaciones sobresalientes. La fiestecita la celebraron en familia. Con una misa privada a cargo de Monseñor Serapio Madariaga y Cifuentes. Luego un almuercito hecho por Eulalia. Un mondonguito, con costillita de cerdo adentro y arrocito con perejil y tajaditas de plátano maduro. Ya, en la tarde. Sirvieron un vinito de consagrar, procesado especialmente para servir de insumo para la transubstanciación. A Pandora se le estaba yendo la mano. Cuatro copitas bebieron y empezó a cantar “El Hijo de la Luna” (Guillermo Buitrago), en latín. Entre Adelmiro, el homenajeado y Barbarita, la vecina del lado izquierdo de la casita, la acostaron y la calmaron. Salió del barriecito, al día siguiente de la fiesta de graduación. No sin antes atender el guayabo de tía Pandora. Habían contratado servicio de transporte especial en una busetica, llamada “arrieritas”, por todos y todas. A la ciudad Sacramento, situada en el costado Sur-occidental de la capital. Empezó su pregrado de abogacía en la Universidad “San Melquiades”, Estando en tercer semestre, conoció a María Josefa de las Nieves Pulgarín. Una chica de ventidos añitos. Nacida ahí, en la ciudad. Muy aplicada en todos los haberes y decires inherentes a su carrera. Se hicieron amigo y amiga, desde ese día. Casi siempre compartían los desvelos, por cuenta de las materias Derecho Canónico III. Y “Lógica Socráticas II. Como pudieron las terminaron más o menos bien. En
  • 2. vacaciones salían a los cerritos que bordeaban la ciudad. Acampaban en el pico más alto. Con otros amigos y otras amigas, prendían fogatas y jugaban, recordando los jueguitos infantiles. “a la rueda rueda”. “materililelo”, “a las escondidas” y otros más. En tiempo de academia, Adelmiro tenía permiso para visitar a “mariajota”, como la llamaban coloquialmente. Entre hora y hora y media, los jueves y sábados. Además tenían permiso para asistir a la misa solemne de los domingos a las once de la mañana; en la parroquia “Divino Salvador”. La relación empezó a deteriorarse, desde el día en que “mariajota” fue sorprendida, por Adelmiro, bailando con Hipócrates Montoya; un muchacho llegado desde la ciudad “San Juan Nepomuceno”. Cursaba segundo semestre. Resulta y pasa, que Hipócrates, era un duro para la materia “Teología Experimental”, obligatoria en los diez semestres de la carrera. El baile había sido organizado por todos y todas estudiantes de noveno semestre. La idea era recaudar fonditos para la graduación al semestre siguiente. No es que Adelmiro no hubiera sido invitado. Simplemente que él tenía pendiente una exposición magistral acerca de “El Concepto de Dios en la doctrina de San Abelardo Románico”. Lo cierto fue, entonces que “mariajota” no soltó a Hipócrates en toda la tarde en fiesta. Dejaron de hablarse mucho tiempo. Se suspendieron las visitas de jueves y sábado. Y, obviamente, la asistencia a la misa solemne de los domingos a las once de la mañana. El hielo lo quebró “mariajota”. No más para decirle a Adelmiro, que necesitaba una explicación sobre “Lógica Nicomaquea”, de Aristóteles. Con desgano, atendió la solicitud. Pero hasta ahí. Para mayores veras, cuando llegó Marie Idelfonsa Gutiérrez Bejarano, a la Universidad; todos los varones quedaron boquiabiertos, dada la talla y todo cuerpo de la señorita. Particularmente, Adelmiro; que empezó a salir y estudiar con ella todos los días. Incluidos los domingos. Y fue así, dado que Adelmiro era el mejor estudiante de la materia “Latín, Lengua Madre de San Pedro”. Los grados se celebraron en el Salón Social Cristo Sacerdote, situado al lado derecho de la parroquia. Música, en ritmo que quisieran, a cargo de la Orquesta “San Patricio”, dirigida por Salatiel Vergel, el sobrino de Monseñor Tiberiadez Acosta Montoya. Se terminó a las seis de la tarde, tal y como había sido pactado en el contrato, Cuando salieron todos y todas, se notaba que algunos y algunas, caminaban en Zigzag. O como atajando gallinas, según decía el señor Pakistán Enciso. La beca, para estudiar el doctorado en la Universidad ya citada, se la regaló el papá de Querubín Osorno Orozco, un joven perdidamente enamorado de Adalmiro. En la familia de Querubín, no hubo problema, ya que habían aprendido a respetar y tolerar cualquiera fuera el tipo de relación afectiva, que se presentara. El problema la hubo, en casa de las tías Eulalia y Pandora. Incluido el tío Martiniano, que se había reintegrado a la familia; después de haber rodado por el mundo, organizando Sínodos y Congresos Eucarísticos. Adalmiro, simplemente vivía la relación. Sin magnificarla. Pero, cierto es, que vivían, él y Querubín, un romance más o menos apasionado. Casi todos los amigos. Casi todas las amigas; se abrieron del de ellos. Según dice Mauritania Socarrás y Tierreros, Adalmiro sostuvo la relación, pensando en la beca. Porque, así, se lo había prometido su novio. Mucho trayecto académico le correspondió andar a Adalmiro. Muchos temas nuevos. Ante todo la “Estadística, Aplicada en el Muestreo de Fieles e Infieles”, Cuya difusión e implementación, estuvo a cargo del teólogo Jazmín Ventorrillo e Hinestroza. En esos ires y venires de la vida académica, Adalmiro conoció a quien sería la mamá de los gemelos habidos en la relación de pareja. A Querubín le mantuvo, hasta que fue posible, en secreto la relación con Mandarina María Mesa Mazo. Cuando su novio lo supo, se cortó las venas, encerrado en su cuarto. Nada se pudo hacer. Cuando lograron abrir la puerta, ya era demasiado tarde. Por otra parte don Epopeyo, el padre de Querubín, mantuvo su compromiso, hasta el último día del posgrado de Adalmiro. Retomando el hilo, dos años después logró el nombramiento como juez promiscuo. Y eso que visitaba y escribía a cuantas personas le recomendaban. En el entre tiempo, desde su graduación,
  • 3. hasta el día del nombramiento, vivieron, él y ella, en casa de mamá y papá de Mandarinita. Eran, más o menos boyantes. Los gemelos (Absalón del Carmen y Canelo del Santísimo Corazón, respectivamente). Fueron creciendo al lado del cariño de abuelo Merfístoles y abuela Castalía La primera situación que le correspondió atender, tuvo que ver con una demanda por alimentos, efectuada por doña Mármita Enjundia Vanegas Sombrero, contra Pubenzo del Mar Nicho Bejarano. Ahí tuvo origen la primera enemistad o desarreglo vivencial, que llaman ahora. Adalmiro falló el caso a favor de la señora Mármita. Se taso en Setecientos pesos trimestrales la mesada. Había, en ese entonces, en la ciudad una tendencia manifiesta de sus habitantes, para los hurtos escondidos. Algo así como que, por ejemplo, Don Zaragozo Manosalva Moriones, le robaba, casi todos los dás, panes, fríjoles, arracachas y Ahuyamas a don Epimenio del Santísimo Corazón de María, quien tenía una tiendecita en las esquinita de la calle cuarenta por diagonal setenta y nueve. Cuando el afectado denunció, ya Zaragozo no estaba en Santa María de los Ángeles. Tal vez el caso más difícil tuvo que ver con una repartición de tierras entre tres familias. Habían sido tomadas a la fuerza por el Frente Cincuenta y Ocho del Ejército de Anacoretas, que tenía su actividad en casi todas las veredas. Resulta y pasa que el Gobierno Nacional, había acordado un cese al fuego definivo. Y, en el Ministerio de Atención a Los Afectadas y Afectados por el Conflicto Interno. El proceso fue muy laborioso. Ya que, se trataba de restituirle los predios a las familias desplazadas. Con un dato adicional. Había en la ciudad y sus veredas grupos disidentes que no aceptaron el cese al fuego. Cada familia que era restituida, tenía que volver a salir de la ciudad, por cuenta de las amenazas de estos reductos.. Al Juez Promiscuo, Adalmiro Kentucky Marmolejo, lo mataron un dos de enero. Varios hombres lo esperaron cerca de su despacho. Hoy por hoy, el cargo está acéfalo.