Cultura como significación         “El mundo de las significaciones (…) constituye la cultura (…) Que la culturaabarca el ...
convivencia, donde el único camino es la construcción de una ética social que valorice elpluralismo: reconocer que hay otr...
desde el que se hermanará (…) con las otras naciones (…) La tarea debe ser simultánea.Alimentar y educar para el mundo del...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cultura como significación

7.958 visualizaciones

Publicado el

Una posible definición del concepto Cultura

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
7.958
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
16
Acciones
Compartido
0
Descargas
82
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cultura como significación

  1. 1. Cultura como significación “El mundo de las significaciones (…) constituye la cultura (…) Que la culturaabarca el conjunto de los procesos sociales de significación, o, de modo más complejo, la cultura abarca el conjunto de procesos sociales de producción, circulación y consumo de la significación en la vida social”. (1) Como afirma Clifford Geertz, el análisis de la cultura ha de ser una cienciainterpretativa en busca de significaciones. La cultura es un contexto dentro del cual puedendescribirse los diferentes fenómenos sociales, por eso Geertz dice que la cultura es densa: esun sistema de interacción de símbolos. “Es la red o trama de sentidos con que le damossignificados a los fenómenos o eventos de la vida cotidiana”. Dentro de ese contexto, podemos pensar cultura desde un análisis de cómo lossistemas simbólicos son elaborados y transformados, cómo es su circulación y consumo (outilización) en el colectivo social. Se me ocurren dos producciones audiovisuales: Caminarrompiendo esquemas o Chicos en Banda, donde podemos ver la relación cultura-escuela y deque manera la conducta humana, como acción simbólica, siempre significa algo. La cultura es una red de signos que permite a los individuos que la comparten atribuirsentido, tanto a las prácticas como a las producciones sociales que en ella se realizan. Poresto, afirmamos con C. Geertz -siguiendo la idea de N. García Canclini-, que la cultura es uncontexto social de producción e interpretación de significados y que, como tal, hay tantasculturas como sociedades. “Definir la cultura, entonces, resulta de interpretar la diversidad deacciones que realizan los seres humanos para construir sus vidas por medio de su propiaactividad”. (2) En toda sociedad los individuos aprenden a interpretar (manejar y producir)significados. Es así que se afirma que el hombre es un ser de comunicación, porque todo eltiempo está comunicando. Los sujetos conforman y son conformados por la cultura. La cultura nos sostiene perotambién los sujetos sostienen la diversidad de culturas. “La cultura es a los sujetos, a nosotros, docentes y alumnos, como el arco es a laspiedras en el diálogo entre Marco Polo y el Kublai Khan que imagina Italo Calvino”, en Lasciudades Invisibles, que Caruso – Dussel citan en el Cap. Cultura y escuela, del libro DeSarmiento a Los Simpsons. (3) Según Caruso – Dussel, “la cultura escolar sería este “intercambio de significados”particular que estructura la institución escolar. Se dice muchas veces que la escuela transmitecultura, pero pocas veces se reconoce que la escuela produce cultura: una cultura particular,con sus códigos, categorías, lenguaje, sentimientos… La cultura escolar que hemos aprendido,y que en ocasiones habría que des-aprender, nos ha marcado en nuestros roles de “señoritamaestra” y “señor alumno” y en nuestras interacciones esteriotipadas mucho más de lo quesuponemos”. Estos autores proponen tratar de pensar a la cultura escolar desde una ópticaheterogénea y multitemporal, desde el cruce de estos elementos. Dicen que debemosreconocer, dentro de la cultura escolar, una diversidad de subculturas. La cultura docente y lasculturas contra-escolares de los alumnos. Cada uno de los alumnos y docentes portan uncapital cultural de origen; lo que habría que pensar, dicen los autores: es cómo la escuelarecoge esta diversidad cultural y reformula la problemática.Reformulación de la problemática La escuela debería ser un ámbito en el que se garantice el diálogo intergeneracional;un ámbito de reconocimiento del otro, de sus nuevos vocabularios, de sus procesos socialesde producción, circulación y consumo de la significación; de la transformación y utilización deesos símbolos en la práctica cotidiana. La escuela debería reconocer los capitales culturales de los que habla Bourdieu,porque es a partir de reconocerlos que podrá cumplir con su tarea de contener a los jóvenesque la transitan. Es el objetivo del quehacer docente crear semejantes a partir de la
  2. 2. convivencia, donde el único camino es la construcción de una ética social que valorice elpluralismo: reconocer que hay otros diferentes y que es importante y esencial que existan parala convivencia. James Donald, un investigador inglés contemporáneo, citado en el texto De Sarmientoa Los Simpsons, de Caruso-Dussel, afirma que el centro del Diseño Curricular debería ser lacuestión de la alteridad: el reconocimiento del otro como sujeto diferente pero igualmentevalioso. La escuela debe formar para lo que Donald llama “traducción cultural: si todos omuchos provenimos de esferas políticas o culturales diferentes, debemos aprender a traducirde una cultura a otra”. La escuela es una institución social y como tal forma parte de la cultura. Entendida estacomo un entramado de significaciones, un proceso de producción y circulación de símbolos.Allí, en la escuela, se produce significación, en una de sus formas: que es la de institución deregulación social. Y, como tal, su función principal –junto a las otras instituciones- es mantenerla cohesión social, que el colectivo social funcione en forma organizada. Es a partir de esteplanteo y tomando la idea de Foucault, de su texto Vigilar y castigar, el nacimiento de la prisión,donde habla de la escuela como un medio de buen encauzamiento que transforma y docilizalos cuerpos a través del poder disciplinario, introyectando la norma como forma de vida. A partirde este planteo, es que podemos afirmar que la escuela desconoce los capitales culturales delos alumnos, la multiculturalidad, multitemporalidad, heterogeneidad social, característica netadel mundo globalizado en el que habitamos. Si la escuela no interpela al chico, este no se siente reconocido y no siente deseos deincluirse. En palabras de Caruso-Dussel, “los sujetos que habitan la escuela, sobre todo en elcaso argentino, deberían poder pensar alternativas diferentes para la inclusión de la culturacontemporánea, que permitieran aperturas más democráticas que las actualmente vigentes enlos medios de comunicación (…). Un punto fundamental en este planteo es la inclusión de laalteridad como cuestión fundante de la sociedad contemporánea”. La escuela debe ser un espacio de construcción de alternativas, y lo debe ser tomandoen cuenta la alteridad, la interculturalidad, la diferencia, la desigualdad y la desconexión, enpalabras de Canclini.Cultura NO es igual a superfluo Lo grave, dice José Pablo Feinmann, es la identificación de la cultura con lo“superestructural”, lo “superfluo”, el “lujo que no podemos darnos” y, aun, con “la pérdida de undinero que debemos derivar a necesidades más urgentes” como el hambre. Y continua, “vuelvoa ese pibe que se desmaya de hambre en el aula. “Todo” parece superfluo frente a eso”. (4) Pero alimentarse y educarse, desarrollarse dentro del mundo de las significaciones, escultura, y forma parte de la vida del hombre como tal. La educación es el camino a la cultura yes parte de ella. “De modo que decir “no nos importa la cultura porque hay hambre en el país”es no entender (no entender gravemente) que el primer paso de la cultura es educar a loshambrientos, darles armas para la vida, para que lean, escriban y piensen. Esto es tanimportante como alimentarlos. Es parte de una misma tarea. Si yo alimento a los que tienenhambre, pero no los educo, no voy a tener, es cierto, hambrientos, pero voy a teneranalfabetos, otra forma (y terrible) del hambre y de la derrota” (5). Con todo esto podemos afirmar que la cultura tiene relación directa con la identidad y laidentidad es el arma de la lucha por un país y por una región. Por eso, afirma Feinmann, que lacultura antecede y abre camino a la nación. Es a través de una cultura común, de transitar uncamino de construcción de significaciones -en su desarrollo, circulación y consumo-, que loshombres forjan su identidad y han formado (en la historia del mundo), lo que llamamosnaciones. Es así que J. Pablo Feinmann dice: “necesitamos las dos caras de esa empresanacional: la educación y la cultura. La educación (alfabetizar a los hambrientos: darles decomer, junto con la comida, la “otra” comida esencial, la de educarlos) es un puente hacia lacultura. Pero la cultura (que, necesariamente, queda en manos de hombres que no tienenhambre, que han sido educados, formados en los más altos niveles y que no tienen que sentirpor eso “culpa” alguna) define el rostro de una nación, su presencia en el mundo y el “lugar”
  3. 3. desde el que se hermanará (…) con las otras naciones (…) La tarea debe ser simultánea.Alimentar y educar para el mundo del trabajo y el de la cultura”. “En suma, la cultura no es un lujo, no es superflua. Es la creación y la búsquedapermanente de una identidad, de un rostro propio. Hay que alimentar a los hambrientos, hayque luchar contra la pobreza. Con todo y a fondo. Pero sería triste llegar a ser un puebloalimentado y hasta próspero y escuchar decir a los antiguos famélicos: “Ya no tengo hambre,pero no sé quién soy ni en qué país vivo”. (6)Citas(1) N. García Canclini. Tomado de Laberintos de sentido, en Diferentes, desiguales y desconectados.Barcelona Ed. Gedisa. 2004. Pp. 30-34(2) Clifford Geertz. En La interpretación de las culturas Cap. 1: “Descripción densa: hacia una teoríainterpretativa de la cultura”.(3) M. Caruso – I. Dussel. Cultura y escuela. En De Sarmiento a Los Simpsons. Cinco conceptos parapensar la educacióncontemporánea. Buenmos Aires. Ed. Kapelusz(4) José Pablo Feinmann. En defensa de la cultura. Domingo, 6 de Junio de 2004. Página/12(5) José Pablo Feinmann. En defensa de la cultura. Domingo, 6 de Junio de 2004. Página/12(6) José Pablo Feinmann. En defensa de la cultura. Domingo, 6 de Junio de 2004. Página/12

×