Dra. Julia Susana ElbabaDecanaFacultad de Ciencias MédicasUniversidad FASTA2º Parte                   Modelos Bioéticos   ...
MODELO PERSONALISTA:El modelo personalista fundado por Mons. ElioSgreccia, en el Centro de Bioética de laUniversidad Catól...
Los principios de la bioética personalista tienenuna antropología de referencia que es elpersonalismo ontológicamente fund...
La Bioética Personalista propone, según Mons.Sgreccia, un Humanismo personalista y solidarioque afirme la dignidad plena d...
Principio de respeto y defensa de la vidafísica desde el instante de la concepción             hasta la muerte.La vida fís...
El ser humano debe ser respetado y tratado comopersona desde el instante de su concepción y desdeese momento se le reconoc...
La fusión de ovulo y espermatozoide, es un procesoirreversible que marca el comienzo del embriónunicelular, individuo con ...
La vida finaliza en el momento de la muerte, hablamos demuerte ontológica a la separación real del espíritu delcuerpo, all...
El derecho a la vida es el primero de los derechos, yno puede jamás ser subordinado a la libertad, a lasalud o a cualquier...
En el ordenamiento jurídico argentino, no hay un bien mástrascendente y más digno de ser protegido que el derecho ala vida...
Se hace imperiosa la necesidad de defender la vida, cadavida humana concreta y también favorecer la cultura de lavida; en ...
Así la vida se ve amenazada por un plexo desituaciones, comportamientos e intereses queconstituyen una verdadera cultura d...
Teniendo en cuenta la vida embrionaria/fetal,debe considerarse lícita toda intervenciónfinalizada al cuidado y a la curaci...
En cuanto al aborto que implica ladestrucción de una vida humana inocente,siempre será un crimen nefando, que ningunacircu...
Respetar el final de la vida, significa promover la dignidadde la persona y permitirle tomar sus propias decisiones encomp...
Principio de totalidad o terapéuticoPor el segundo principio de la Bioética Personalista, sonlicitas las intervenciones mé...
Por este principio son licitas las intervenciones quetienen como fin la curación del paciente, porejemplo la cirugía del a...
En cuanto a la proporcionalidad terapéutica, por ladignidad inalienable de la persona, se debe evitar el excesoo encarniza...
Se estaría ante un exceso o encarnizamiento terapéutico sino se tienen en cuenta los criterios citados. Es ilícito elencar...
Ante todo tratamiento se deberá tener en cuenta el juiciodel paciente en cuanto a su propia manera de percibir laintervenc...
Principio de libertad responsableEl tercer principio es el de la libertad responsable.Es decir, que la libertad está subor...
Este principio comprende la obligación moral delos pacientes de colaborar con los tratamientosnecesarios para salvar su vi...
También por los actos, somos responsables antenosotros mismos, ante nuestra comunidad y antelas generaciones futuras. Entr...
El paciente debe tener una actitud ética con elcuidado de la salud, siendo veraz y objetivo encuanto a su enfermedad. Tene...
Principio de sociabilidad-subsidiariedadEl principio de sociabilidad se refiere a cada esresponsable de gestionar la propi...
Este principio está integrado con el subsidiariedad,por el cual la sociedad debe ayudar a aquellosmiembros que están impos...
Subsidiaridad es, atender a las necesidades de losdemás sin sustituirles en su capacidad de decidir yactuar. Implica que l...
Este principio viene definido como principio de solidaridadpor la apertura al otro, en mutua responsabilidad. Con esteprin...
Se debe asistir con mayor intensidad a quien mas lonecesite, a quien esté en riesgo de vida, a quientenga una enfermedad i...
La sociedad promoverá las mejores condicionespara desarrollar la personalidad de cada personasegún sus capacidades[9].Prop...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Bioetica2ºmodelos bioéticos

1.148 visualizaciones

Publicado el

Diferentes modelos

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.148
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
147
Acciones
Compartido
0
Descargas
22
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Bioetica2ºmodelos bioéticos

  1. 1. Dra. Julia Susana ElbabaDecanaFacultad de Ciencias MédicasUniversidad FASTA2º Parte Modelos Bioéticos Existen tantos modelos de Bioética como principios morales, se utilizan para juzgar los hechos biomédicos.
  2. 2. MODELO PERSONALISTA:El modelo personalista fundado por Mons. ElioSgreccia, en el Centro de Bioética de laUniversidad Católica del Sagrado Corazón enRoma, utiliza como parámetro para definir si unacto es lícito o ilícito, el bien integral de lapersona. Este modelo de Bioética tiene cuatroprincipios rectores para analizar un hecho medicoy determinar su licitud o no: Principio de respetoy defensa de la vida física; Principio de totalidad oterapéutico; Principio de libertad responsable yPrincipio de sociabilidad–subsidiariedad.
  3. 3. Los principios de la bioética personalista tienenuna antropología de referencia que es elpersonalismo ontológicamente fundado, con unconcepto fuerte de persona humana; entendidacomo unidad sustancial de cuerpo y espírituracional, con capacidad de introspección ytrascendente, lo que hace de ella el culmen de lacreación y la más importante de todas las criaturasdel universo. Esta superioridad de la persona,reconocida por la Bioética Personalista es la quesustenta la defensa de la vida humana desde elinstante de la concepción hasta la muerte natural.
  4. 4. La Bioética Personalista propone, según Mons.Sgreccia, un Humanismo personalista y solidarioque afirme la dignidad plena de la personahumana, desde la concepción hasta la muerte[3].Afirmando la libertad responsable de cada hombrey la solidaridad entre ellos.Será un modo de afirmar la cultura de la vida puesdefine la licitud de los actos en el respeto de ladignidad de cada persona, partiendo de un amorprofundo por cada hombre y mujer, con unaactitud de servicio y caridad hacia ellos.[3] Sgreccia, E.; Mele, V.; Miranda, G. Le radici della bioética. Vol. 1 Vita epensiero. Milán 1998. Pág108
  5. 5. Principio de respeto y defensa de la vidafísica desde el instante de la concepción hasta la muerte.La vida física es el valor fundamental de la persona, sibien no se agota en ella, pues el ser humano tiene undestino de eternidad; exige ser valorada y defendida,pues implica reconocer la dignidad de la persona .Por encima de la vida física solo existe el bien total oespiritual. El respeto por la vida humana se fundamentaen la dignidad de la persona, desde su fase inicialembrionaria hasta su muerte natural, por ser una unidadsustancial de cuerpo y alma, abierta a la trascendencia yposeedora de una libertad responsable
  6. 6. El ser humano debe ser respetado y tratado comopersona desde el instante de su concepción y desdeese momento se le reconocen los derechos,principalmente el derecho inviolable de todo serhumano inocente a la vida.La vida humana comienza en la concepción, con launión del espermatozoide y el óvulo, que poseen lamitad de la dotación cromosómica; estos se fundenpara dar origen a un nuevo ser con un genomacompleto de 46 cromosomas, formando una unidadnueva: el huevo fecundado, cigoto o embriónunicelular.
  7. 7. La fusión de ovulo y espermatozoide, es un procesoirreversible que marca el comienzo del embriónunicelular, individuo con el patrimonio genético ymolecular de la especie humana . El genoma, es elcentro biológico o estructura coordinadora, queposee la información esencial y necesaria para sudesarrollo gradual y autónomo. Este genomaidentifica como biológicamente humano al embriónunicelular y especifica su individualidad, queconstituye el estatuto biológico del embrión.La infusión del alma espiritual, en el mismoinstante de la concepción, de parte de DiosCreador, determina el estatuto antropológico y ladefinición de persona humana del nuevo ser.
  8. 8. La vida finaliza en el momento de la muerte, hablamos demuerte ontológica a la separación real del espíritu delcuerpo, allí comienza la destrucción, que se manifiesta pordiversos síntomas clínicos expresión de la falta decoordinación del organismo, significa que ha cesado elprincipio unitario del cuerpo y sobreviene la muerte[4].La defensa de la vida física de cada individuo humano,implica reconocer su carácter inviolable, sagrado, y de donotorgado al hombre para su cuidado responsable. Aúncuando es débil e indefensa, enferma o pobre, el valor de lavida humana es único. Esta valoración se hace con la luz dela razón, en la cual, el hombre encuentra la conciencia de laley moral natural, que le dice como cuidar el don admirablede la vida.[4] Sgreccia, E. La certeza de la muerte y la inmortalidad. Zenit.org. 21/02/08.Vaticano.
  9. 9. El derecho a la vida es el primero de los derechos, yno puede jamás ser subordinado a la libertad, a lasalud o a cualquier otro derecho humano. Por estoel efectivo reconocimiento de la dignidad de todoser humano, exige el respeto, la defensa ypromoción de los derechos de la persona. Debemosdefender con la máxima determinación el derecho ala vida como el derecho primero, condición detodos los otros derechos de la persona Son derechosnaturales, universales e inviolables. Nadie, ni losindividuos, ni el grupo, ni la autoridad, ni el estado,pueden modificarlos y mucho menos eliminarlos[5].
  10. 10. En el ordenamiento jurídico argentino, no hay un bien mástrascendente y más digno de ser protegido que el derecho ala vida. Sin vida humana no hay posibilidad alguna de quesean ejercidos los derechos fundados en el respeto a ladignidad de las personas.El bien fundamental de la vida humana, es absoluto ysagrado. El hombre no es dueño de la vida, sinoadministrador de ella. Se exige que cada hombre reconozcay tutele la vida como persona, y no como una cosa de laque se puede disponer. Su titular es el ser humano, en cadafase de su desarrollo, desde el momento de la concepciónhasta la muerte natural; y cualquiera que sea su condición,ya sea de salud o enfermedad, de integridad física ominusvalía, de riqueza o miseria, amado o no deseado
  11. 11. Se hace imperiosa la necesidad de defender la vida, cadavida humana concreta y también favorecer la cultura de lavida; en la verdad del hombre y de la comunidad social,promoviendo el bien integral de la persona.Con las nuevas perspectivas abiertas por el progresocientífico y tecnológico surgen agresiones contra ladignidad del ser humano, consolidando una nuevasituación cultural, que confiere a los atentados contra lavida un aspecto inédito, ocasionando que la opiniónpública justifiquen estos crímenes en nombre de losderechos de la libertad individual, y sobre este presupuestopretenden no sólo la impunidad, sino incluso laautorización por parte del Estado, con el fin de practicarloscon absoluta libertad y además con la intervención gratuitade las estructuras sanitarias.
  12. 12. Así la vida se ve amenazada por un plexo desituaciones, comportamientos e intereses queconstituyen una verdadera cultura de la muerte; unamentalidad que habiendo perdido de vista el valorintangible de toda vida humana, la considera comoun bien relativo y disponible. Los atentados contrala vida humana, son ilícitos para la bioéticapersonalista como el aborto, la eutanasia, el suicidioasistido, la clonación, la manipulación genética, elcongelamiento de embriones, la reducciónembrional, el diagnostico pre-implantatorio, lafecundación artificial extra corpórea, entre otros.Mientras que todo aquello que defienda y sostengala vida humana y la respete será considerado lícito.
  13. 13. Teniendo en cuenta la vida embrionaria/fetal,debe considerarse lícita toda intervenciónfinalizada al cuidado y a la curación, más aúna la supervivencia del embrión. Esta licitudmoral depende no solo de la finalidadterapéutica sino también de la modalidadconcreta de la intervención: debe respetar lavida y la integridad del embrión y no suponerpara él riesgos desproporcionados, y ha deobtenerse el consentimiento libre e informadode los padres, según las normas deontológicasprevistas para los niños.
  14. 14. En cuanto al aborto que implica ladestrucción de una vida humana inocente,siempre será un crimen nefando, que ningunacircunstancia lo volverá bueno.También se considera gravemente ilícita laexperimentación con el embrión, ya queconstituye una “instrumentalización” delmismo que no lo considera un ser personal.Manipular al embrión, es un delito contra ladignidad de ser humano, que tiene derecho almismo respeto debido al niño ya nacido y atoda persona humana”[6].[6] SCDF. Donum Vitae. I.4
  15. 15. Respetar el final de la vida, significa promover la dignidadde la persona y permitirle tomar sus propias decisiones encompañía de su familia, acompañándola, en la vejez, ladiscapacidad y la enfermedad, para que asuma laexperiencia humana de vivir, con valentía y aceptación elfinal de la vida. Y no caer en la tentación de prácticaseutanásicas, con el pretexto de que la vida carece deeficiencia y de valor o amparándonos en eufemismos depiedad, o decisiones autónomas.Para respetar la vida humana desde la concepción hasta lamuerte natural, es necesario reconocer la dimensiónintegral de persona, en su realidad biológica, psíquica,social y espiritual. Negar esta integralidad de la persona, eslisa y llanamente negar la misteriosa y rica realidad de laexistencia humana.
  16. 16. Principio de totalidad o terapéuticoPor el segundo principio de la Bioética Personalista, sonlicitas las intervenciones médicas y quirúrgicas que conel fin de la curación, de salvar la vida de un paciente omejorar la calidad de vida, se aplican a un paciente,siempre que se obtenga su consentimiento informado altratamiento o de su apoderado legal. Significa buscarsiempre el bien del paciente; es un principio básico de laética médica.Exige que el tratamiento propuesto, tenga unaproporcionalidad entre el beneficio que aporta y lascomplicaciones que podrían surgir de su aplicación y porsupuesto, debe tener cierta esperanza de éxito.
  17. 17. Por este principio son licitas las intervenciones quetienen como fin la curación del paciente, porejemplo la cirugía del apéndice en casos deapendicitis aguda. Son ilícitos los anticonceptivospuesto que nada curan, solo anulan una funciónbiológica normal del organismo femenino.Igualmente ilícita es la fertilización asistida, puesaún, en el escaso porcentaje de casos, cercano al28%, que el tratamiento finalice con el nacimientode un bebe, no cura la esterilidad; si la mujerquisiera tener otro hijo deberá someterse a idénticotratamiento.
  18. 18. En cuanto a la proporcionalidad terapéutica, por ladignidad inalienable de la persona, se debe evitar el excesoo encarnizamiento terapéutico o un eventual abandono delpaciente en la eutanasia. La proporcionalidad deltratamiento se considera bajo la condición técnico-médicodel mismo, que permite realizar una valoración objetiva.Un tratamiento será proporcionado según su adecuación oinadecuación técnico-médica respecto del objetivo deaplicación o de apoyo vital para el paciente[7] Para suelección, el médico debe seguir los criterios dedisponibilidad de los medios, aquellos más eficaces para lapatología, más adecuados a las condiciones particularesfisio-patológicas del paciente, menos arriesgados para lasalud/vida, lo más posible carentes de efectos secundariosgravosos o perjudiciales.[7] Calipari, M. Curarse y hacerse curar. Edit. EDUCA. Buenos Aires. 2007.
  19. 19. Se estaría ante un exceso o encarnizamiento terapéutico sino se tienen en cuenta los criterios citados. Es ilícito elencarnizamiento terapéutico, pues solo prolonga la agoníay el sufrimiento, siendo desproporcionada su aplicación, yno cura ni alivia la situación del paciente.Mientras que se considerará eutanasia, cuando no sebrindan los cuidados necesarios y el paciente muere, porconsiderarlo no merecedor de los mismos, por hallarse enla fase terminal de la vida o por tener una "calidad de vida"mala.Es lícito, para la bioética personalista, en ausencia de otrostratamientos, y contando con el consentimiento informadodel paciente, recurrir a terapias experimentales, como asítambién interrumpir los tratamientos cuando no se obtienede ellos el beneficio esperado.
  20. 20. Ante todo tratamiento se deberá tener en cuenta el juiciodel paciente en cuanto a su propia manera de percibir laintervención médica que se le propone, y obtenerse elconsentimiento informado. Se trata de un documentofundamental en la relación entre el paciente y el profesionalde la salud, tomado previamente a la realización de laintervención y ser suscripto por el paciente, o por susrepresentantes legales y por el profesional de la saludinterviniente.Es imprescindible que refleje, la suficiente informaciónacerca del tratamiento, y del estado de salud del paciente;como así también los beneficios, riesgos y secuelasestadísticamente más probables, de la intervenciónpropuesta. La información al paciente debe brindarse entérminos claros, afectuosos, adecuados, para que seacomprendida por el paciente o sus representantes legales.
  21. 21. Principio de libertad responsableEl tercer principio es el de la libertad responsable.Es decir, que la libertad está subordinada al valor de lavida, es una libertad para la vida, no contra de la vida. Elhombre goza de una libertad que, teniendo en cuenta sunaturaleza, la trasciende y es el signo del misterio dealteridad que lo habita. Esta libertad, hace que puedaorientar su vida hacia un fin. En el ejercicio de suauténtica libertad, la persona realiza su vocación; yasume responsabilidad sobre sus actos.Agentes de la salud y pacientes ante una intervencióndeben tomar en consideración la libertad de elegir el bieny la verdad, y luego hacerse cargo de la decisión y de lasconsecuencias del acto.
  22. 22. Este principio comprende la obligación moral delos pacientes de colaborar con los tratamientosnecesarios para salvar su vida y su salud[8]y paraexpresar su consentimiento. El ejercicio de lalibertad y responsabilidad exige el deber moral delpaciente de colaborar con los cuidados ordinarios ya salvaguardar su vida y la de los demás.Exige a los profesionales de la salud, ser respon-sables con los pacientes y actuar con ciencia yconciencia frente al ser humano que sufre.Esta libertad responsable del profesional, hace queno transforme una terapia en una constricciónobligatoria cuando no está en juego la vida del paciente.[8] Sgreccia, E. Op. Cit. Pág. 175
  23. 23. También por los actos, somos responsables antenosotros mismos, ante nuestra comunidad y antelas generaciones futuras. Entre pacientes yprofesionales de salud, se establece una relación deresponsabilidad, las decisiones y acciones de unoafectarán al otro. Somos responsables todos, losunos de los otros. Esto se expresa en las decisionesrespecto a la procreación humana y al cuidado de lanaturaleza creada, de la que somos administradoresresponsables.
  24. 24. El paciente debe tener una actitud ética con elcuidado de la salud, siendo veraz y objetivo encuanto a su enfermedad. Tener una actitudparticipativa y dialógica, aceptar un tratamiento,que gracias a la información recibida, él juzga comobueno para sí mismo.Además debe ser tolerante con la enfermedad ycomprender los limites de la medicina. Tenerconfianza, basada en la confidencialidad, y en elhecho que el profesional de la salud, velará por sumejor interés.Por todo ello serán lícitas las acciones que obrandocon libertad y responsabilidad respeten la vidahumana y busquen como fin su bien integral.
  25. 25. Principio de sociabilidad-subsidiariedadEl principio de sociabilidad se refiere a cada esresponsable de gestionar la propia salud ycolaborar para que todas las personas tenganacceso al cuidado de la salud.Se trata de que en la promoción de la salud, cadauno ponga su empeño para considerarla como unbien que hay que alcanzar socialmente, sinexcluir a nadie; un bien que no es sólo personalsino social, por lo cual comunidad deberápromoverla como bien común.
  26. 26. Este principio está integrado con el subsidiariedad,por el cual la sociedad debe ayudar a aquellosmiembros que están imposibilitados de procurarseel bien de la salud, dando más a quién mas lonecesita, sin pensar en las utilidades que seobtendrán con esa ayuda.Es decir, no interesa si el que más necesita es unpaciente añoso, incurable o terminal, debemos darleayuda si es el que está más necesitado.
  27. 27. Subsidiaridad es, atender a las necesidades de losdemás sin sustituirles en su capacidad de decidir yactuar. Implica que las instancias superiores de lasociedad, como gobiernos y organizacionesinternacionales, deben ayudar, a las asociacionesintermedias, instituciones, familias e individuos, aalcanzar su propio bien. Surge así una obligaciónsocial de garantizar la salud de los ciudadanos aúna costa de restar bienes a los que se encuentren enbuena situación económica o estén sanos. Se debegarantizar la accesibilidad, equidad y eficacia delsistema sanitario, para todos.
  28. 28. Este principio viene definido como principio de solidaridadpor la apertura al otro, en mutua responsabilidad. Con esteprincipio se definen algunos de los problemas de labioética, como los trasplantes de órganos, el destino de losrecursos en salud, etc. Desde una perspectiva personalista,y atendiendo siempre al bien integral de la persona, sepromoverá el acceso a la salud de todos los ciudadanos,prestando mas atención a aquellos mas débiles ynecesitados.Para la bioética personalista no hay discriminación depacientes “terminales”, “añosos”, “moribundos”, “pobres”o cualquier otra denominación que implique “descartar” alenfermo. Tampoco existen enfermedades ni enfermos“desechables” como las enfermedades mentales, el cáncer,el SIDA, la discapacidad.
  29. 29. Se debe asistir con mayor intensidad a quien mas lonecesite, a quien esté en riesgo de vida, a quientenga una enfermedad invalidante y deben existirrecursos disponibles para atender estos casos.La lista de espera de los transplantes, sigue estecriterio, el primero de la lista es quien mas lonecesita por estar en peligro de muerte, no porquese anoto primero, ni porque está internado endeterminada institución, ni por las condicionessocioeconómicas del receptor.El criterio es quien mas lo necesita.
  30. 30. La sociedad promoverá las mejores condicionespara desarrollar la personalidad de cada personasegún sus capacidades[9].Proponemos una ética de la calidad de vida basadaen la sacralidad de la vida humana que tenga encuenta la igualdad y dignidad de todas las etapas dela vida, donde el valor resida en el ser personal y noen las aptitudes, en la salud, ni en ninguna otracircunstancia.[9] Juan Pablo II. Discurso a la PAV Roma.

×