El profesional Idóneo y la idoneidad profesional        Joan Corominas define el concepto de “idóneo”, derivado del latín ...
psicomotriz, en la mayoría de los casos abandonando o reduciendo al mínimo el ejerciciode la profesión de base. A su vez e...
costumbres, que como plantea Bleger, no se enuncia, ni se declama, sino que se practica.Ligar el concepto de idoneidad con...
El profesional Idóneo y la idoneidad profesional
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El profesional Idóneo y la idoneidad profesional

14.459 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
14.459
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
69
Acciones
Compartido
0
Descargas
42
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El profesional Idóneo y la idoneidad profesional

  1. 1. El profesional Idóneo y la idoneidad profesional Joan Corominas define el concepto de “idóneo”, derivado del latín idonĕus, como«adecuado, apropiado» 1 (María Moliner agrega a la definición «apto» 2 ). Podríamosestablecer una diferencia entre el concepto de idóneo como capacidad y condición deposibilidad de ejercicio de una acción determinada, usado como adjetivo, y el términoIdóneo con mayúscula, designando la figura de un profesional que se desempeña en unapráctica educativa o terapéutica sin contar con el título correspondiente y habilitante. Eneste caso hablamos de una persona Idónea en psicología, psicomotricidad, etc. La Constitución Nacional prevé esta condición en el artículo 16, al declarar quetodos los habitantes de la Nación Argentina «son iguales ante la ley, y admisibles en losempleos sin otra condición que la idoneidad». 3 Esta posibilidad se acentúa en etapas deldesarrollo de las formaciones académicas, en la cual la especialidad y el titulo soninexistentes. La persona Idónea se caracteriza por contar a su favor con una experienciasuficiente y constante en una práctica determinada. Si bien el Idóneo debe contar con unaformación teórica, lo que caracteriza su reconocimiento es su práctica clínica, educativa,terapéutica, habilitante para el ejercicio de un rol determinado. Sin embargo, para suinserción profesional en algunos organismos oficiales el Idóneo deberá someterse a una«prueba de idoneidad». Así lo prevé, por ejemplo, el Estatuto del Docente, al establecerque «los aspirantes que no posean título básico para la asignatura a la que aspiren»deberán «rendir una prueba de idoneidad, cuya aprobación les permitirá desempeñarseúnicamente en interinatos y suplencias» pero que «no genera calificación alguna nimodifica la condición no habilitante del título del aspirante» 4 . En el caso específico delIdóneo en la PSICOMOTRICIDAD, en la mayoría de los casos los profesionales queiniciaron la práctica en nuestro país, contaban con un título profesional, al que llamamos“título de base”: Fonoaudiólogos, Kinesiólogos, Profesores en Educación Física,Licenciados en Ciencias de la Educación, Musicoterapeutas, docentes de EducaciónEspecial, Maestras de Nivel Inicial, etc., que se volcaron al campo de la práctica1 Corominas Joan, Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana, Madrid, Gredos, 1973.2 Moliner María3 Constitución de la Nación Argentina, 1º parte: cap. 1: “Declaraciones, derechos y garantías”.4 Estatuto del Docente de la Ciudad de Buenos Aires, Ministerio de Educación.
  2. 2. psicomotriz, en la mayoría de los casos abandonando o reduciendo al mínimo el ejerciciode la profesión de base. A su vez este título de base servía como habilitación para el ingresoa instituciones del ámbito de la salud como de la educación, aunque el ejercicio de lapractica no coincidiera con el título5 . El aspecto más importante de la Idoneidad, con todo, reside en la percepción socialen relación al Idóneo: una persona es Idónea si es reconocida como tal por un conjunto dela sociedad. Este conjunto incluye fundamentalmente a otros profesionales, alumnos,pacientes, discípulos, asociaciones profesionales, etc., que reconocen en él una capacidadde accionar cumpliendo una tarea dirigida a la producción transformadora. Y es que lacondición de Idóneo, esa aptitud referida por María Moliner, trasciende cualquier títulootorgado por una institución educativa oficial. Como ha sido enunciado por NatalioEtchegaray, en el marco de la XXIV Convención notarial del Colegio de Escribanos de laCiudad de Buenos Aires, «el concepto de idoneidad es un concepto subjetivo. Ningúndocumento, ningún papel, ningún título da idoneidad […] la idoneidad no está adjunta, noestá pegada a un documento» 6 . Todos conocemos casos en los que el título no secorresponde necesariamente con la idoneidad. El Idóneo puede ser evaluado con «pruebasde idoneidad», pero la verdadera legitimación de su saber se encuentra en la prácticaprofesional diaria. Las recientes creaciones de Carreras Universitarias, que incluyen las licenciaturas,resolvieron de echo la problemática del Idóneo con mayúscula, que surgía en esa condiciónal no tener una referencia académica para su formación, y recurrir a una formación noformal. Este hecho, largamente esperado, le dio a la Psicomotricidad un lugar y un discursode proyecto social, junto a las profesiones reconocidas por la comunidad. Pero, más quenunca, la problemática de la idoneidad profesional, de la aptitud y actitud para eldesempeño de un rol, se transformó en un eje de discusión y preocupación. Sabemos que laidoneidad profesional no se sostiene solamente en la constancia de un título, sino en unaexperiencia que necesariamente se apoya en una ética, no asimilable al de moral y buenas5 Mi inserción en el Hospital de Clínicas, en el Servicio de Psicopatología Infanto Juvenil, en el año 1980, fuesostenido legalmente por mi título como Profesor en Educación Física, otorgado por la Universidad de LaPlata, Facultad de Humanidades, que siendo otorgado por una universidad tenía una correspondencia con lapráctica en un Hospital Escuela dependiente de la Universidad de Buenos Aires.6 Etchegaray Natalio, en el marco de la XXIV Convención notarial del Colegio de Escribanos de la Ciudad deBuenos Aires, mesa redonda: “Reforma de los artículos 1001 y 1002 del Código Civil. Justificación de laidentidad de los otorgantes de las escrituras”, Buenos Aires, 30/ 8/ 07.
  3. 3. costumbres, que como plantea Bleger, no se enuncia, ni se declama, sino que se practica.Ligar el concepto de idoneidad con el de ética, es una tarea de gran complejidad queactualmente nos ocupa como institución profesional. DANIEL CALMELS - agosto del 2008.Borrador. Comunicación especialmente preparada para compartir con los colegas de laAAP.

×