Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta
lección en la fecha señalada. Los alumnos d...
que pronto se hizo amiga del encargado de todas las jóvenes.
Él le asignó siete criadas especiales, la mejor comida y el m...
Esta semana, lean la historia de la lección y repasen
el versículo para memorizar.
No dejen de amarse (Cruzar los brazos s...
Lección 3 | Infantes | La Reina Ester | Escuela Sabática Menores
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 3 | Infantes | La Reina Ester | Escuela Sabática Menores

1.101 visualizaciones

Publicado el

Lección 3 | Infantes | La Reina Ester | Escuela Sabática Menores
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.101
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
562
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 3 | Infantes | La Reina Ester | Escuela Sabática Menores

  1. 1. Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades practicas después, durante toda la semana, a partir de la fecha indicada. □ Sábado 18 Julio La reina Ester ¿Con quién te quedas cuando no puedes estar con tus padres? El primo de Ester la cuidó por mucho tiempo. g e r e n c i a *. Ester 2:1-20; Comentario bíblico adventista, t. 3, pp. 468-471. ster, una linda niñita, vivía en el país de Persia. Cuando sus padres murieron, Ester se fue a vivir con su primo más grande, Mardoqueo. Mardoqueo amaba a Ester y la cuidaba como si fuera su propia hija. Mientras Ester crecía y llegaba a convertirse en una jovencita, Mardoqueo le enseñaba todas las cosas que los padres les ense­ ñan a sus hijos: le enseñó a ser bondadosa y amable; le enseñó a ser honesta y valiente; y le enseñó a amar y a adorar a Dios. Aunque Ester y Mardoqueo vivían en Persia, no eran persas; eran judíos, y Mardoqueo no quería que Ester se olvidara del Dios de su pueblo. Cuando Ester ya fue una joven, el rey de Persia decidió bus­ car una nueva reina. Llamaron al palacio a las jóvenes de todo el país. El Rey elegiría a una nueva reina de entre todas ellas. Ester era una de esas jóvenes. Cada joven disfrutó de un año de cuidados especiales antes de entrevistarse con el Rey. Durante este tiempo, vivían en una sección especial del Palacio Real, donde las cuidaban ayudantes dedicados a eso. Ester era una jovencita tan bondadosa y atenta w 17
  2. 2. que pronto se hizo amiga del encargado de todas las jóvenes. Él le asignó siete criadas especiales, la mejor comida y el mejor lugar donde estar. Mardoqueo trabajaba en el Palacio Real. Podía caminar por los jardines cerca de donde vi­ vían las jóvenes; allí podía saber si Ester estaba bien y cómo le estaba yendo. Finalmente, llegó el momento para Ester de entrevistarse con el Rey. Ella ¿le agradaría? ¿Le agradaría más que todas las otras jóvenes? ¿La haría su reina? Al Rey realmente le agradó. Mardoqueo la había criado muy bien. No solo era hermosa; también era amable y dulce, y se ganó el favor del Rey. El Rey colocó una corona real sobre la cabeza de Ester y la hizo reina. Ofreció una gran fiesta para ella. Proclamó un feriado para todo el país y dio muchos regalos en honor a su nueva reina. Mardoqueo había cuidado a Ester la mayor parte de su vida; y no dejó de cuidarla cuando se convirtió en reina. Mardoqueo y Ester eran parte de la familia de Dios. Y las per­ sonas de la familia de Dios nunca dejan de cuidarse unas a otras. 18
  3. 3. Esta semana, lean la historia de la lección y repasen el versículo para memorizar. No dejen de amarse (Cruzar los brazos sobre el pecho) unos a otros.......... (Señalar a otros) como hermanos . . . . (Señalar a un niño) Hebreos 13:1.......... (Palmas juntas, luego abiertas) - D O K I N G O Lean Ester 2:1 al 20, parafraseándolo si fuera nece­ sario. Pregunta a tu niño: ¿Quién era el primo de Ester? ¿Cómo la cuidaba? ¿Por qué el Rey escogió a Ester como reina? Anima a tu hijo a compartir con alguien el cartel de PARE que hicieron en la Escuela Sabática, mientras le cuentas la historia de Mardoqueo y Ester. (O dibujen y coloreen un cartel de seis lados que diga PARE con letras grandes.) Conversen acerca de los tratamientos de belleza que recibió Ester durante meses. Permite que tu hijo se ponga alguna loción que huela muy bien o algún per­ fume. Hablen de cuán hermosa era Ester en su interior, porque trataba a la gente con amor. Pregúntale: ¿Cómo puedes ser hermoso en tu interior? Entonen el himno “Bellas las mani- tas son” (Himnario Adventista, n° 604). Acompañen con algunos bloques o cu­ charas mientras cantan, si lo desean. Ayuda a tu hijo a mostrar que él cuida de alguien en la familia, haciendo algo lindo por él como sorpresa. Ayuda a tu hijo a hacer algo bueno por un vecino, amigo o pariente mayor: preparar algo sabroso, ayudar con la limpieza del patio o con las tareas de la casa, sentarse y escuchar mientras ellos hablan, darles un abrazo. Revisen libros o revistas, y que tu hijo señale fotos de gente que ayuda a otras personas de todas las edades. J U E V E Ayuda a tu hijo a hacer una corona de papel, como la que el Rey le dio a Ester cuando la coronó. Guárdenla para el culto del viernes de noche. V I E U N E S Representen la historia bíblica en fami­ lia. Recuerda sar la corona que hicieron ayer. Hagan una lista de maneras en las que tu familia ha demostrado su amor esta semana. Luego, repitan el versículo para memorizar. Pidan a Dios que los ayude siempre a mostrar amor y cuidar a los demás miembros de la familia.

×