Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática
enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos d...
río. Habían oído decir que algunos se reunían junto al río cada sábado, para orar y adorar a Dios.
Mientras caminaban, vie...
SÁBADOLean la historia de la lección para esta semana y repasen
el versículo para memorizar:
Vengan....................(Mo...
Lección 7 | Infantes | Ven a mi casa | Escuela Sabática Menores
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 7 | Infantes | Ven a mi casa | Escuela Sabática Menores

328 visualizaciones

Publicado el

Lección 7 | Infantes | Ven a mi casa | Escuela Sabática Menores
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
328
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
64
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 7 | Infantes | Ven a mi casa | Escuela Sabática Menores

  1. 1. Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante toda la semana, a partir de la fecha indicada. Sábado 14 noviembre Ven a mi casa S O B R E N Hechos 16:6-15; Los hechos de los apóstoles, pp. 175, 180, 181. ¿Te gusta visitar la casa de otras personas? ¿Te gusta que otros te visiten en la tuya? Cuando Lidia descubrió a Jesús, invitó a algunos amigos a quedarse con ella. Ocurrió lo siguiente: VERSÍ CULO PARA MEMORIZAR “Vengan a hospedarse en mi casa” (Hechos 16:15, NVI) MENSAJE os ojos de Pablo se abrieron de repente. —¡Ey, ustedes, dormilones! -llamó a sus ami- i ' | gos Silas, Timoteo y Lucas-. ¡Levántense! ¡Va­ mos a Macedonia! Silas, Timoteo y Lucas se restregaron los ojos, todavía medio dormidos. -¿Adonde dices que vamos? -preguntó Timoteo, aún confundido. -Dios me dio una visión anoche -explicó Pablo enérgicamente-. Vi a un hombre que me rogaba que fuera a Macedonia y enseñara las buenas nuevas acerca de Jesús en su país. Pablo y sus amigos compraron los pasajes y se embarcaron en un barco de vela. El viaje a Macedonia era largo, pero Dios envió vientos fuertes para impulsar el barco con rapidez. Después de cinco días, atracaron en Macedo­ nia. Pablo y sus amigos caminaron hasta una ciudad impor­ tante, grande, con mucho movimiento comercial, llamada Filipos. El sábado, Pablo y sus amigos salieron a caminar junto al Servimos a Dios cuando cuida­ mos a los demás.
  2. 2. río. Habían oído decir que algunos se reunían junto al río cada sábado, para orar y adorar a Dios. Mientras caminaban, vieron a un grupo de mujeres. Mucha gente, en aquellos días, pensaba que las mujeres no eran en absoluto importantes; pero Pablo sabía más: sabía que Jesús ama a las mujeres tanto como ama a los varones. Los hombres se sentaron, para acompañar a las damas; y ellas se emocionaron al escuchar lo que Pablo y sus amigos tenían para contarles. Las mujeres ya creían en el Dios del cielo y lo ado­ raban, y ahora aprendieron acerca del Hijo de Dios, Jesús. Dios abrió los corazones de las mujeres. Entendieron y creyeron el mensaje maravilloso que escucharon. -¡Quiero bautizarme! -exclamó Lidia-. ¡Y luego quiero ir a casa y contar a todos estas buenas noticias! Lidia era una mujer de negocios muy rica. Vendía ropa de púrpura, muy cara; de la clase que los reyes usaban en esos días. -¿Les gustaría venir a casa y hospedarse mientras enseñan en Filipos? -preguntó Lidia a Pablo y a sus amigos. Lidia sabía que Pablo, Timoteo, Silas y Lucas estaban sirviendo a Dios al ir hasta su país, y con­ tar a su pueblo la historia de Jesús y de la salvación. Lidia también quería servir a Dios al ayudar a cuidar de Pablo y de sus amigos mientras estuvieran allí. Pablo, Silas, Timoteo y Lucas predi­ caron en Filipos durante muchos días. Mucha gente creyó en las buenas nue­ vas de Jesús y fue bautizada gracias al duro trabajo de cuatro misioneros, y al cuidado y el apoyo que Lidia les brindó. 34
  3. 3. SÁBADOLean la historia de la lección para esta semana y repasen el versículo para memorizar: Vengan....................(Mover la mano hacia el pecho) a hospedarse.........(Juntar las manos bajo la mejilla en señal de “domir”) en mi casa.............(Juntar los dedos para hacer el “techo de la casa”) Hechos 16:15, NVI. (Juntar las palmas y luego abrirlas como si fueran un libro) DOMINGOAyuda a tu hijo a organizar una invitación a un ami­ go para jugar en casa; o inviten a alguien a almorzar el sábado. Incentiva a tu hijo a colgar el cartel que dice “Bienvenidos, amigos” en el picaporte o en la puerta del frente, antes de que lleguen los invitados. Pregúntale.- ¿Qué hacen los demás para cuidar de ti? ¿Qué puedes hacer tú para cuidar de otros? LUNES Lean Hechos 16:6 al 15. Pregunta a tu pequeño: ¿Có­ mo ayudó Lidia a Pablo y a sus amigos? ¿Cómo ayudó Pablo a Lidia? ¿Necesitas una casa grande para que la gente venga a visitarte? Considera la posibilidad de llevar a tu hijo a un centro de servicios comunitarios para colaborar esta semana. Junten artículos útiles para el proyecto de servicio comu­ nitario, y llévenlos el sábado a la iglesia. MARTES Busquen y cuenten todas las cosas de color púrpura que encuentren en su casa y en el vecindario. Procura que tu hijo logre el tono púrpura coloreando con un crayón rojo sobre un crayón azul, o mezclando colorante rojo y azul en agua. Conversen sobre el hecho de que los reyes y las reinas, y otras per­ sonas importantes, usaban ropa de este color. MIÉRCOLES Entonen las siguientes palabras con la me­ lodía de “Con Jesús en la familia”: “Cuando amigos nos visitan, qué hogar feliz, qué hogar feliz, qué hogar feliz”. Usen diferentes nombres. Busca un mapa bíblico y muestra al niño algunos lu­ gares por los que viajó Pablo, incluyendo Macedonia y Filipos. Hagan de cuenta que son Pablo que está de viaje, y den un paseo alrededor de la casa o por el vecindario. JUEVES Comenten cómo tratar a un invitado. Que el niño practique recibir a una familia en la puerta, ofrecerle algo para tomar y que le muestre dónde está el baño. (Enséñale lo que sea apropiado en tu cultura.) VIERNES Pon la mesa, para la cena de hoy, con servilletas o mantel púrpura. Sirve, al menos, una comida o una bebida de color púrpura. Si es posible, usa ropa púrpura hoy. Entonen una canción que trate acerca de compartir. Ayuda a tu hijo a usar accesorios para contar la his­ toria (una caja de cartón como velero, el color púrpura para la ropa de Lidia, etc.).

×