Antropología II El hombre, hijo de Dios en Cristo por el Espíritu Santo.  La gracia, realidad de comunión del hombre con D...
Bibliografía <ul><li>J. AUER-J. RATZINGER  El Evangelio de la gracia.  Herder. Barcelona 1990 </li></ul><ul><li>J. L. LORD...
Lecturas recomendadas <ul><li>Concilio de Trento, Decr.  De Iustificatione </li></ul><ul><li>Garrigou Lagrange, Las tres e...
Índice <ul><li>I:   La gracia, realidad de comunión del hombre con Dios . Temas A-E </li></ul><ul><li>II:   Gracia y liber...
ÍNDICE <ul><li>A. Vocación eterna del hombre a la comunión con Dios </li></ul><ul><ul><li>Con la Encarnación del Verbo, Di...
C y D: Comprensión de la gracia <ul><ul><li>Como inhabitación del ES en el justo </li></ul></ul><ul><ul><li>Como inhabitac...
E. Justificación <ul><li>Cognoscibilidad del estado de g </li></ul><ul><li>La g como perdón de D </li></ul><ul><li>Doble j...
F y G. Necesidad de la gracia <ul><li>F. Concepciones erróneas de la esencia de la gracia </li></ul><ul><ul><li>Controvers...
H. Gracia y libertad <ul><li>Gracia suficiente y gracia eficaz </li></ul><ul><li>Libero arbitrio y servo arbitrio </li></u...
I. Doctrina sobre las buenas obras <ul><li>Las buenas obras </li></ul><ul><li>Mérito </li></ul><ul><li>Indulgencias </li><...
J. La distribución universal de la gracia <ul><li>Nacimiento, pérdida, aumento y disminución de la gracia </li></ul><ul><l...
K. La vida espiritual del cristiano como desarrollo de la gracia <ul><li>El progreso de la vida cristiana como corresponde...
L. La gracia y la Escatología <ul><li>La predestinación a la vida eterna </li></ul><ul><li>La vida de la gracia como vida ...
Clase primera <ul><li>¿qué es la gracia?: </li></ul><ul><li>Participación en la vida divina: la criatura vive con la vida ...
Términos afines <ul><li>Divinización, cristificación, transformación </li></ul><ul><li>Conversión, justificación, salvació...
Adjetivos de la gracia <ul><li>Gracia santificante y justificante </li></ul><ul><li>“  preveniente y consecuente </li></ul...
Explicación somera <ul><li>Gracia santificante: la que hace santos </li></ul><ul><li>Gracia justificante: mero perdón del ...
Substancia o accidente <ul><li>Pero la gracia no es una substancia, es un accidente </li></ul><ul><li>Hay accidentes muy i...
semántica <ul><li>Caer en gracia </li></ul><ul><li>Hacer gracia, ser gracioso </li></ul><ul><li>Pedir una gracia, una merc...
sigue <ul><li>Convocatoria de gracia </li></ul><ul><li>Gracia del indulto de los tribunales </li></ul><ul><li>Indultar:  c...
Cuestiones <ul><li>Todo lo que se sabe está en Trento, en los Concilios; en las rectificaciones a las falsas teorías. Eso ...
Diversas tradiciones en la concepción de la gracia <ul><li>Tradición griega: divinización (energía que se identifica con l...
La gracia, realidad de comunión del hombre con Dios I Lecciones A, B, C, D, E y F
A. Vocación eterna del hombre a la comunión con Dios <ul><li>¿Quien es el hombre? Dios lo revela con la Encarnación el Ver...
1.¿Quién es el hombre? Con la Encarnación del Verbo, Dios revela definitivamente quien es el hombre
Misterio del hombre <ul><li>El hombre es un misterio para sí mismo; misterio que se desvela en el amor que Dios le tiene, ...
Misterio del hombre <ul><li>“ el hombre es una pasión inútil” (existencialismo de Chartre) </li></ul><ul><li>“ la vida es ...
Dios  -relación-  hombre <ul><li>Creador </li></ul><ul><li>Señor </li></ul><ul><li>Maestro </li></ul><ul><li>Médico </li><...
¿Quién es el Hombre? Revelación del Génesis <ul><li>En los primeros capítulos se nos narra quién es Dios y quién es el hom...
Absoluta gratuidad de la gracia <ul><li>El hombre debe entenderse a sí mismo como criatura de Dios, con la humildad de deb...
Insistencia de Dios <ul><li>Dios no deja al hombre solo después del pecado original sino que sin solución de continuidad l...
Dios nos ha creado para el amor <ul><li>“ antes de la constitución del mundo” </li></ul><ul><li>“ desde que soy yo te amo”...
Luz que arroja la Encarnación <ul><li>Por la Encarnación la divinidad se une a la humanidad, Dios se une al hombre, a cada...
Jesús revela como ha de ser el hombre <ul><li>Dichosos los pobres de espíritu, los que lloran, los mansos, los que sufren ...
La cruz de X ilumina todo lo humano <ul><li>El valor que tiene el h para D nos lo demuestra defi-nitivamente en su pasión ...
La Revelación sitúa al hombre <ul><li>¿Qué tienes que no hayas recibido?...¿por qué te glorías…?(1Cor 4,7) </li></ul><ul><...
Situación del hombre actual <ul><li>Autonomía, no quiere supeditarse a nadie </li></ul><ul><li>Alejamiento de Dios, config...
Fidelidad de Dios <ul><li>Dios nos llama amigos y no siervos </li></ul><ul><li>Jesucristo nos sigue llamando y quiere que ...
Correspondencia del hombre <ul><li>Cuando el hombre es humilde y reconoce su nada, acepta el amor que Dios le ofrece y com...
2. Lo natural y lo sobrenatural.  Relaciones
Órdenes de la g <ul><li>Lumen gloriae : visión beatífica </li></ul><ul><li>Naturaleza caída y redimida </li></ul><ul><li>O...
Naturaleza caída y redimida <ul><li>Estado actual, después del pecado original y después de la Redención de Jesucristo </l...
Orden sobrenatural <ul><li>Es el que existió antes del pecado original, pues Adán y Eva fueron creados en gracia y destina...
Orden preternatural <ul><li>Añadiría al orden natural los dones preternaturales: inmortalidad, exentos de enfermedades (im...
Orden Natural <ul><li>Estado de naturaleza pura, con una felicidad natural, pero sin estar llamados a la intimidad con Dio...
Naturaleza caída <ul><li>Después del pecado original la naturaleza fue a peor: “ conmutata in deterius ”; es decir no solo...
Lumen gloriae <ul><li>Ver a Dios cara a cara como  lo ven los ángeles y los santos en el Cielo. Culminación de la vida de ...
Natural  y  Sobrenatural <ul><li>Lo natural está unido a lo creado, dice condición de criatura y está abierto a Dios </li>...
Naturaleza  y Sobrenaturaleza <ul><li>Creación </li></ul><ul><li>Generación </li></ul><ul><li>Primer Adán </li></ul><ul><l...
Adán  Jesucristo <ul><li>Tentación en el Jardín del Edén: frondoso y deleitable </li></ul><ul><li>Árbol de la ciencia del ...
Relaciones entre gracia y naturaleza <ul><li>La gracia presupone la naturaleza, e informa a la naturaleza que recibe la gr...
La gracia:  Creada y Sobrenatural <ul><li>La gracia: realidad creada </li></ul><ul><li>Nos confirma en la inmensa distanci...
La gracia perfecciona la naturaleza <ul><li>La gracia en perfecta armonía con la naturaleza le da una  perfectio finalis  ...
La gracia exalta la naturaleza <ul><li>Convierte al hombre en hijo de Dios, hace de él una nueva criatura que participa en...
Potencia obediencial <ul><li>Eslabón entre lo natural y lo sobrenatural, por la que el hombre realiza obras que sin repugn...
Deseo natural de la visión beatífica <ul><li>Otro eslabón entre natural y sobrenatural </li></ul><ul><li>En la naturaleza ...
Infinita distancia entre Dios y el hombre <ul><li>Hay más diferencia entre el hombre en gracia y el hombre en pecado que e...
B.  Doctrina de la gracia  <ul><ul><li>Resumen histórico de la doctrina de la gracia  el Antiguo Testamento y en el Nuevo ...
1. Resumen histórico de la doctrina de la gracia Antiguo Testamento y  Nuevo Testamento
En la Creación <ul><li>La gracia sale al encuentro del hombre sin ningún mérito de éste; el hombre era bueno recién salido...
En el Antiguo Testamento la gracia  <ul><li>Comienza por la elección de un hombre: Abraham y de un pueblo: el judío </li><...
Tres dones <ul><li>Ante la infidelidad de Israel, Dios anuncia una nueva alianza en la que promete tres dones: </li></ul><...
En la Renovación escatológica <ul><li>Predicha por los profetas del exilio: “infundiré mi espíritu en vuestro interior” (J...
Elección, predilección, benevolencia <ul><li>Este es el contenido semántico de la palabra gracia , jaris  en griego,  hese...
La gracia es libre benevolencia de Dios <ul><li>En el Antiguo Testamento,  Dios siempre da al hombre: le elige, le libera,...
En el Nuevo Testamento el mensaje de la gracia <ul><li>Enlaza con el Antiguo Testamento, aparece la universalidad de la gr...
El Señor desmonta el fariseísmo <ul><li>Los publicanos y meretrices os precederán en el Reino de los Cielos </li></ul><ul>...
2. Aportación de la Patrística, Magisterio y Escolástica <ul><li>Padres de la Iglesia: Aproximación conceptual </li></ul><...
a) Padres de la Iglesia Aproximación conceptual de la gracia
La gracia es una realidad nueva  <ul><li>Cristo la otorga a su Iglesia por medio de su Encarnación, Redención y Efusión de...
San Clemente Romano <ul><li>La predicación del Evangelio es el anuncio de la gracia; el Evangelio es buena palabra, buena ...
San Ireneo <ul><li>Con admirable intuición acuña dos conceptos: </li></ul><ul><li>“ admirable intercambio” (precursor de S...
Nueva profundización de la gracia <ul><li>En la lucha contra el gnosticismo -que proclamaba la autorredención por la gnosi...
Continuación <ul><li>Clemente de Alejandría esclarece el ser del cristiano apoyándose en 2Pt 1, 4: “partícipes de la natur...
San Atanasio <ul><li>El eje de la Antropología cristiana es: divinización </li></ul><ul><li>El hombre se une a Cristo, es ...
Doctrina de la divinización del hombre <ul><li>Es el argumento principal de la Cristología de Atanasio: “Cristo se ha hech...
San Gregorio de Nisa <ul><li>La gracia es belleza del alma (semejanza de Dios) y fuerza comunicada en el Bautismo </li></ul>
La gracia es algo creado <ul><li>No se identifica con el Dios increado </li></ul><ul><li>Gregorio Palamas distingue entre ...
Desarrollo de la gracia en Occidente <ul><li>Se desarrolla en la  lucha contra el pelagianismo que propugnaba que todo el ...
Réplica de S. Agustín <ul><li>Acentúa la corrupción interna de la naturaleza humana y la necesidad de la gracia interna de...
Sínodo de Arlés y Lyon (a.475) <ul><li>Condenan el predestinacionismo: unos están destinados a la muerte y otros a la vida...
b) Escolástica San Buenaventura; Santo Tomás
Conocimiento objetivo de la gracia <ul><li>Posibilidad de experimentar, de imaginar, de abstraer y conceptualizar </li></u...
Alta Escolástica (s. XIII) <ul><li>Se califica a la gracia como “ forma animae ”, y se la asimila a la inhabitación del Es...
La escuela de Santo Tomás <ul><li>Concibe la gracia como hábito sobrenatural del alma; la estudia dentro de la doctrina de...
c) Escolástica tardía Escoto; Ockham; reformadores; Trento
Escolástica tardía (s. XIV) <ul><li>Se interesan por la predestinación y la caridad </li></ul><ul><li>El mérito se convier...
Polémica entre Duns Scotto y Ockham <ul><li>Scotto mantiene que la predestinación efectiva se fundamenta en la predetermin...
Doctrina de los reformadores <ul><li>Centran su visión de la gracia en la “justificación del hombre”, que para Calvino era...
Esfuerzo de los teólogos españoles  <ul><li>Que responden en Trento  con el decreto “ de iustificatione ” </li></ul><ul><l...
Desarrollo histórico conceptual <ul><li>La distinción entre gracia habitual y actual se elabora en el s. XIII </li></ul><u...
Controversia  “ de auxiliis ” <ul><li>Surge entre la dos escuelas: </li></ul><ul><li>Domingo de Báñez (dominicos) </li></u...
Esclarecimiento del sobrenatural <ul><li>Tomás Cayetano introduce el concepto de naturaleza pura que sirvió contra los err...
3. Esencia  de la gracia santificante <ul><li>Efectos de la gracia </li></ul><ul><li>Definición </li></ul>
A. Efectos de la gracia
Conozcamos la esencia de la gracia <ul><li>A través de sus efectos; pues de ninguna realidad intuimos su esencia, solo con...
continuación <ul><li>Filiación divina;  Infusión e inhabitación del Espíritu Santo. Dones del Espíritu Santo </li></ul><ul...
B. Definición de la gracia Características Lo que no es Explicaciones metafísicas Asiento de la gracia Unidad de la gracia
Definiciones del CEC <ul><li>2003: la gracia es, ante todo y principalmente, el don del Espíritu Santo que nos justifica y...
sigue <ul><li>1999: la gracia de Cristo es el don gratuito que Dios nos hace de su vida infundida por el Espíritu Santo en...
 
Definición metafísica de la gracia santificante <ul><li>Toda Ciencia persigue la definición conceptual y científica de su ...
Características de la gracia <ul><li>La gracia es una realidad que no actúa de modo necesario  (y menos de modo mágico); c...
Lo que no es <ul><li>No es simplemente la propia complacencia de Dios </li></ul><ul><li>No es la virtud humana, ni siquier...
No es la benevolencia de Dios en sí misma, sino una realidad creada <ul><li>La relación Dios-hombre hay que entenderla com...
La gracia no es el Espíritu Santo <ul><li>Que inhabita en el alma, sino el resultado de ese encuentro personal </li></ul><...
En la Alta Escolástica <ul><li>Penetra otra idea: nuestro amor a Dios y al prójimo no es un acto propiamente humano sino q...
La gracia no es una substancia <ul><li>Sino un accidente (que inhiere en la substancia) </li></ul><ul><li>El hombre partic...
La gracia en cuanto santificante  <ul><li>No es acto sino hábito; el hábito es accidente cualidad y remarca la propiedad d...
Otras explicaciones metafísicas <ul><li>Para S. Buenaventura la gracia es una luz divina que nos da fuerza y claridad conv...
escuelas <ul><li>Agustiniana: gracia (afectiva)= caritas=delectatio </li></ul><ul><li>Tomista: gracia (intelectual)=hábito...
¿dónde se asienta la gracia? <ul><li>El alma personal es el asiento de todo lo que puede hacer el hombre de forma responsa...
Para Scotto <ul><li>La sede de la gracia es la voluntad, ya que la caridad -identificada con la gracia- es un acto volitiv...
En lenguaje menos escolástico <ul><li>Se puede decir que el sujeto es el yo como persona; Dios mismo con su amor me sale a...
Unidad de la gracia <ul><li>S. Buenaventura: en cuanto gracia santificante es seguramente una única realidad, pues es luz ...
Jesucristo es la fuente de la gracia <ul><li>Por la Unión Hipostática tiene la santidad subs-tancial y la plenitud de la g...
4. Clasificaciones  de la g Esquemas
gracia <ul><li>Increada: se le podría llamar así a Dios, como se le llama Amor, ya que la gracia es vida divina: Vida Divi...
gracia <ul><li>Del Creador: estado anterior a la caída en el Paraíso: el hombre fue creado en gracia </li></ul><ul><li>Del...
gracia <ul><li>Externa: sistema tomista, sin llegar a la exageración pelagiana de pensar en la gracia solo como estímulo e...
gracia <ul><li>De oficio: para la santificación de los demás (carismas) </li></ul><ul><li>Habitual: o gratum faciens orden...
gracia <ul><li>Preveniente: siempre es Dios El que da el primer paso </li></ul><ul><li>Suficiente: resolver como la volunt...
C. La gracia <ul><li>Como inhabitación  del Espíritu Santo en el justo. Dones del Espíritu Santo </li></ul><ul><li>Inhabit...
1. Inhabitación del Espíritu Santo Dones del Espíritu Santo
Cristo: ungido por el Espíritu Santo <ul><li>En tres momentos: </li></ul><ul><li>Encarnación: por obra y gracia del Espíri...
 
Presencia de Dios entre los hombres <ul><li>Mt 28, 20: “Yo estoy todos los días con vosotros hasta el fin del mundo” </li>...
Presencia del Espíritu Santo <ul><li>El Espíritu Santo (Espíritu de Cristo, espirado por Cristo y enviado por Cristo) actú...
Inhabitación del Espíritu Santo en el alma  <ul><li>La gracia hay que entenderla sobre todo como inhabitación del Espíritu...
Dones del Espíritu Santo Perfecciones que hacen al hombre dócil al Espíritu Santo y le ayudan a seguir más prontamente sus...
Dones del Espíritu Santo <ul><li>El Mesías es ungido con los dones del Espíritu Santo (Is 11, 1); estos dones pertenecen t...
Perfeccionan la inteligencia <ul><li>Entendimiento: para entender mejor los misterios de la fe y las verdades que a ella s...
Actúan en la voluntad  <ul><li>Temor: que conduce a la reverencia filial y a aborrecer el pecado que nos aparta de Dios </...
Frutos del Espíritu Santo <ul><li>Gal 5, 22: “caridad, gozo, paz, paciencia, benignidad, longanimidad, bondad, mansedumbre...
Carismas <ul><li>Gracias que Dios concede no para uno mismo sino para beneficio de los demás: profecía; don de lenguas: gl...
2. La gracia como inhabitación de la Santísima Trinidad en el alma Amistad divina: paso previo que da paso a la intimidad ...
Amistad con Dios del hombre en gracia <ul><li>Jn 15, 14s: “Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando” </li></ul><...
Dios hace del hombre su morada <ul><li>Jn 14, 23: (Jesús responde a Judas Tadeo) “Quien me ama, conservará mi palabra y mi...
Misma vida de Dios <ul><li>Jn 6 (discurso eucarístico): “Así como Yo vivo por el Padre, quien me come vivirá por Mí”: part...
3. La gracia como participación en la vida Trinitaria de Dios Participación en el ser y en el obrar
La gracia es la participación del  <ul><li>Cristiano en la vida trinitaria </li></ul><ul><li>Dios da el ser y mantiene en ...
Es una participación trascendental <ul><li>Pues lo participado subsiste en sí mismo: Dios </li></ul><ul><li>No es particip...
Participación también en el  <ul><li>Conocimiento y el amor -estudiado por los teólogos después de Trento- que en el seno ...
4. Divinización La gracia hace del hombre un ser deiforme
Dioses sois <ul><li>Jn 10, 30: “El Padre y Yo somos una misma cosa... ¿no está escrito en vuestra ley: dioses sois?” </li>...
Divinización <ul><li>Clemente de Alejandría: a partir de la idea platónica de la semejanza divina introduce los conceptos ...
D. La gracia como filiación divina <ul><li>Identificación con Cristo: gracia cristiforme; </li></ul><ul><li>Vida cristiana...
1. Identificación con Jesucristo Gracia cristiforme.
El camino para la justicia es Jesucristo <ul><li>Cristo nos abre las puertas de la gracia (Rom 5,1) </li></ul><ul><li>S. P...
Continuación <ul><li>Así el cristiano por su fe en Dios y en Jesucristo (Rom 4, 24 ss) </li></ul><ul><li>Así como por Adán...
Configuración con Cristo <ul><li>El hombre que fue creado a imagen de Dios (Gn 1, 26), tiene que ser configurado a imagen ...
Identificación con Jesucristo <ul><li>La gracia de Dios que tenemos es gracia de Cristo, no como la que tuvieron Adán y Ev...
Desposorios del alma con Dios <ul><li>Idea revelada en el Antiguo Testamento. Teología de la Alianza: Deuteronomio; los pr...
Celibato <ul><li>El desposorio lo concierta cada alma con su Dios, de un modo excelso los que viven el celibato  “propter ...
2.Vida cristiana Alter Christus, Ipse Christus
Vida <ul><li>Es largos días sobre la tierra, saludables y buenos, llenos de alegría con la bendición de los hijos y la fer...
Vida en el Nuevo Testamento <ul><li>La vida es la salvación que hay que heredar y a la que hay que entrar (Mc 10, 17; 9, 4...
Cristo es Vida <ul><li>Esta doctrina es transmitida por S. Juan </li></ul><ul><li>Jn 3, 5: nacer de nuevo (a Nicodemo) </l...
La gracia como vida en Jesucristo por su Espíritu <ul><li>Para nosotros vida es ser, contar, influir, durar, sentimiento d...
El cristiano vive la vida de Cristo <ul><li>Jn 15, 1-8: alegoría vid y sarmientos </li></ul><ul><li>Jn 17, 23-26: oración ...
Cristo trae la vida eterna <ul><li>“ Yo soy la Resurreción y la vida”, le dice El Señor a Marta antes de la resurreción de...
La vida cristiana supone gran exigencia <ul><li>Ser perfecto como el Padre celestial </li></ul><ul><li>Vivir las bienavent...
Cristo nos ayuda con su gracia <ul><li>Solo es posible la gran exigencia cristiana por la ayuda de Cristo: </li></ul><ul><...
Carácter cristológico de la gracia <ul><li>El cristiano renace a la vida de la gracia: revistiéndose de Cristo por el Baut...
3. Filiación divina participada en la Filiación Divina de Jesucristo Dios nos introduce en su intimidad como hijos
Gracia  y filiación divina <ul><li>Conceptos inseparables: todo el que está en gracia es hijo de Dios </li></ul><ul><li>En...
Nuestra filiación divina <ul><li>Nos fue concedida en Adán </li></ul><ul><li>Con el pecado original la perdimos </li></ul>...
El Espíritu Santo nos hace participar en la filiación divina <ul><li>En la misma Filiación Divina de Jesucristo respecto a...
Alcanzamos la filiación divina <ul><li>En esta comunión con Cristo </li></ul><ul><li>Cristo es el Hijo Unigénito del Padre...
La filiación divina es la relación con Dios propia del hombre en gracia <ul><li>La elevación a la gracia es una regeneraci...
Nuestra filiación divina es adoptiva <ul><li>De extraños pasamos a hijos, pero no solo legalmente sino que hay un cambio m...
La filiación divina : virtud omnicomprensiva <ul><li>No se obra como hijos de Dios en ámbitos limitados, sino que abarca t...
San Josemaría <ul><li>Entre Septiembre y Octubre de 1931 Dios le hizo ver, paladear, gustar la filiación divina para que e...
Amor filial del hombre a Dios <ul><li>El hombre que se siente hijo de Dios no tiene miedo a Dios, pues lo ve como Padre </...
Fraternidad <ul><li>De esa filiación común surgen lazos de fraternidad entre todos los hombres que viven en gracia: Comuni...
E. Justificación <ul><li>Cognoscibilidad del estado de gracia.  </li></ul><ul><li>La Justificación como perdón del pecado ...
1. Cognoscibilidad de la gracia  En sí misma y en nosotros
Experiencia subjetiva de la gracia <ul><li>Solo se podría experimentar la gracia sobrenatural por ciertos efectos en nosot...
Cognoscibilidad del estado de gracia <ul><li>S. Agustín planteó este problema desde el punto de vista de la previsión de l...
Certeza moral del estado de gracia <ul><li>1Cor 4,4: “Nada me reprocha la conciencia, pero no por ello me creo justificado...
Hay ciertos signos indicativos: <ul><li>Alegría del bien: “y vuestro gozo sea completo”; alegría compatible con el dolor, ...
Privilegio de algunos santos <ul><li>Dios puede otorgar por una revelación privada a algunos santos su estado de gracia, p...
Respuesta católica <ul><li>Scotto: basándose en Ef 2, 8: “por pura gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto ...
En el Concilio de Trento  <ul><li>Cualquier persona puede temer no estar en gracia </li></ul><ul><li>Se condenan las propo...
2. Justificación como perdón del pecado a) Concepto de pecado y errores b) Concepto de justificación c) Fases y causas de ...
a) Concepto de pecado Errores
El pecado es culpa <ul><li>La culpa pone al hombre en entredicho en su existencia más íntima </li></ul><ul><li>Es una rela...
El pecado destruye la imagen de Dios <ul><li>El pecado es una realidad que transforma al hombre en su existencia personal ...
Continuación <ul><li>El pecado es una percepción falsa de la Creación, del propio hombre y de la conciencia; un trastocami...
Concepción errónea del pecado <ul><li>El pecado no es una realidad natural: simple desorden natural que se remite con un m...
b) Concepto de Justificación Perdón de los pecados. Justicia. Fases y causas de la justificación
Sagrada Escritura <ul><li>Indicación del Bautista: “ese es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” </li></ul><ul...
Errores: Pelagio y Bayo <ul><li>Pelagio: no es necesaria la recepción de la justicia porque no hay orden sobrenatural </li...
Errores: Lutero <ul><li>Los pecados no quedan remitidos, sí recubiertos; </li></ul><ul><li>No imputación de los pecados, s...
Perdón de los pecados <ul><li>Es el primer elemento de la justificación </li></ul><ul><li>La recta doctrina de la remisión...
Concepto de justicia <ul><li>Para la Fª griega: virtud interna del hombre que se adecúa al ordenamiento de la sociedad </l...
Justicia: nuestra y de Dios <ul><li>Se dice nuestra porque nos justificamos al tenerla </li></ul><ul><li>Pero es de Dios, ...
Noción de justificación <ul><li>Paso del pecado original a gracia santificante: por el Bautismo </li></ul><ul><li>Paso del...
c) Fases y causas de la Justificación Carácter no milagroso de la Justificación
Fases del proceso de Justificación <ul><li>Infusión de la gracia </li></ul><ul><li>Remisión de la culpa </li></ul><ul><li>...
Fases del proceso de Justificación en orden ontológico <ul><li>Gracia,  </li></ul><ul><li>Acercamiento a Dios de la volunt...
Grandeza y carácter milagroso de la Justificación <ul><li>Por el modo es más grande la Creación, pues de la nada hace todo...
¿es milagrosa la Justificación? <ul><li>No, pues no cumple los tres requisitos:  </li></ul><ul><li>Algo que solo puede rea...
Cinco causas que concurren en la Justificación <ul><li>Causa final : 1º la gloria de Dios, 2º la salvación de las almas </...
continuación <ul><li>Causa instrumental: es el sacramento del Bautismo, sin el que no se puede recibir la Justificación </...
3. Doble justicia Doctrina de Lutero
Doctrina de la doble justicia <ul><li>La elabora Lutero para explicar Rom 3, 21-28 </li></ul><ul><li>El comienzo es la Jus...
El hombre justo y pecador a la vez <ul><li>Cuando se entiende el pecado como un verdadero desorden sobrenatural y la remis...
En la explicación de Lutero <ul><li>Se ignora por completo el elemento objetivo de la Justificación tal como se ha entendi...
Declaración de Trento <ul><li>En la Justificación no es suficiente decir que:  </li></ul><ul><li>se encubre el pecado,  </...
Declaración de Trento. Continuación <ul><li>Queda la concupiscencia que no tiene verdadera razón de pecado, aunque a veces...
4. Santificación 2º elemento de la Justificación
Nombres que se le dan a la gracia <ul><li>gracia justificante: (interpretación de la Reforma): imputación de la justicia d...
gracia elevante <ul><li>Hemos de considerar al hombre como hombre pecador </li></ul><ul><li>La gracia no es solo gracia de...
Concepto de santidad <ul><li>Lo santo viene de Dios, pertenece a Dios y se mantiene en Dios </li></ul><ul><li>Lo santo imp...
Necesidad de la gracia para la Justificación <ul><li>Así lo postula la SE: </li></ul><ul><li>Gn 1, 26, por el pecado se de...
Recuperación de la imagen divina <ul><li>Rom 8, 29: “los destinó anticipadamente a ser conformes a la imagen de su Hijo” <...
También interviene el Espíritu Santo <ul><li>Resume S. Pablo en Tit 3, 5-7: </li></ul><ul><li>“ Nos salvó... por la renova...
Trento  <ul><li>La Justificación no es solo remisión de los pecados, sino también santificación y renovación del hombre in...
Bautismo <ul><li>Manifiesta ese camino de santidad porque lava, purifica, viene de Dios; supone un “nacimiento de arriba” ...
F. Concepciones erróneas de la esencia de la gracia <ul><li>Controversia pelagiana.  </li></ul><ul><li>Doctrina de los Ref...
1. Controversia pelagiana Magisterio de la Iglesia San Agustín
Errores <ul><li>Por defecto: </li></ul><ul><li>minimizan la importancia de la gracia en la vida del hombre: pelagianismo y...
Pelagianismo <ul><li>Pelagio (s. V) vio en Roma algunos errores maniqueos y luchó contra ellos; con una dosis de estoicism...
continuación <ul><li>El hombre con sus solas fuerzas puede evitar todo pecado y llegar a la felicidad plena </li></ul><ul>...
Esse, posse et velle <ul><li>Pelagio distingue en el hombre entre </li></ul><ul><li>esse : ser, procede de Dios </li></ul>...
Razones que da para negar la gracia <ul><li>Si existiera la gracia habría en Dios acepción de personas porque a uno le da ...
Celestio (seguidor de Pelagio) <ul><li>Subraya que la doctrina de la gracia no es una ayuda para una obra determinada, sin...
Julián de Eclana <ul><li>Extiende el pelagianismo por Italia </li></ul><ul><li>Su doctrina es: </li></ul><ul><li>Adán fue ...
Respuesta de la Iglesia al pelagianismo <ul><li>a. 416: condena en Cartago y Mileve </li></ul><ul><li>a. 417: ratifica el ...
S. Agustín <ul><li>Destaca de la gracia su necesidad y su interioridad en la lucha contra los pelagianos. Habla de la nece...
Semipelagianismo <ul><li>Aceptaba las doctrinas de S.Agustín de la elevación sobrenatural del hombre por la gracia y de la...
sigue <ul><li>Lo explicaban con el ejemplo del enfermo que es curado por el médico, pero antes el enfermo debe llamar al m...
Fausto de Rilo <ul><li>La  gratia praeveniens  no es más que la revelación externa, la predicación y el ejemplo de Cristo ...
2. Doctrina de los Reformadores Lutero. Zwinglio. Calvino.Bayo
Doctrina de los Reformadores <ul><li>El punto neurálgico es que privan a la naturaleza de todo bien, la consideran totalme...
Influyen en Lutero <ul><li>S. Agustín: el deterioro provocado por el pecado </li></ul><ul><li>S. Anselmo: la idea de la sa...
Lutero <ul><li>Apasionado y de un estrecho legalismo que veía  a Dios como inaccesible y severo, se preguntaba ¿cómo puedo...
Expresiones exclusivas <ul><li>Sola fides : el justo se salva solo por la fe y no por las obras </li></ul><ul><li>Solum ve...
Sola fides <ul><li>La fe es fe en Jesucristo que es nuestro único Salvador: “ sola fides, sola gratia, solus Christus” </l...
Fe sin obras <ul><li>El creyente está libre de la Ley (orden objetivo), la cual está sometida a la libertad de la fe. El c...
Interpretación de Lutero <ul><li>Fe histórica: creer en que Cristo existió </li></ul><ul><li>Fe de los milagros: la que ti...
Epístola de paja <ul><li>Así califica Lutero a la Epístola de Santia-go, ya que le desautoriza completamente </li></ul><ul...
Fe fiducial <ul><li>La fe necesaria para la Justificación no es la fe fiducial </li></ul><ul><li>Trento: “La fe justifican...
Círculo vicioso <ul><li>Si uno tiene fe fiducial entonces está justificado </li></ul><ul><li>Pero para tener fe fiducial h...
Pecador y justo <ul><li>El hombre -también el cristiano- es a la vez pecador (por la experiencia) y justo (por la fe en Cr...
Zwinglio (1484-1531) <ul><li>Traslada el luteranismo a Suiza </li></ul><ul><li>Es un humanismo más liberal </li></ul><ul><...
Calvino (1509-1564) <ul><li>Reelabora la doctrina luterana </li></ul><ul><li>Con la predestinación absoluta intenta resolv...
Calvinismo <ul><li>Calvino suprime el episcopado y organiza las comunidades cristianas con cargos electivos </li></ul><ul>...
Bayo (1513-1589) <ul><li>Expone la doctrina de S. Agustín según el espíritu de Lutero </li></ul><ul><li>Negó la gracia sob...
sigue <ul><li>La conducta humana es mala cuando procede de la concupiscencia; los movimientos no deliberados de la concupi...
Jansenio el joven (1585-1638) <ul><li>El hombre con el pecado original pierde la libertad y ya no pude  hacer nada bueno; ...
sigue <ul><li>El hombre se mueve siempre o por la  delectatio terrena sive carnalis  o por la  delectatio coelestis </li><...
Gracia y libertad II Lecciones G, H, I y J
G. Necesidad de la gracia 1. Necesidad de la gracia  2. Esencia y necesidad de la gracia actual. 3.  Initium fidei
1. Necesidad de la g En diversas situaciones
Necesidad de la gracia para el hombre en sí mismo, antes del pecado original <ul><li>Porque el hombre creado a imagen de D...
Necesidad de la gracia sanante <ul><li>En la situación actual, es decir: después del pecado original y con sus pecados per...
Necesidad de la gracia elevante <ul><li>Por el fin sobrenatural al que está llamado, que está por encima de todo lo terren...
Necesidad de la gracia en el orden sobrenatural <ul><li>Es necesaria la gracia para alcanzar la vida eterna y el perdón de...
Para todo acto saludable del hombre <ul><li>Es absolutamente necesaria una gracia interna y sobrenatural de Dios </li></ul...
2. Esencia de la gracia actual Necesidad de la gracia actual
Gracia operativa <ul><li>Junto a la gracia entitativa hemos de estudiar la gracia operativa, pues la naturaleza del hombre...
Definición de gracia actual <ul><li>Es una ayuda específica -distinta de la gracia habitual- que Dios nos ofrece para sali...
Argumentos de la necesidad de la gracia habitual y actual <ul><li>Escuela agustiniana: solo puede agradar a Dios lo que pr...
Magisterio y patrística <ul><li>Estos mismos argumentos los da Orígenes e Ireneo contra la gnosis, Agustín contra los pela...
Para prepararse a la justificación <ul><li>Es necesaria la gracia (actual) </li></ul><ul><li>Trento: no se puede uno prepa...
sigue <ul><li>S. Agustín habla de una conversión previa a la Justificación; para esa conversión hace falta la gracia; grac...
Preparación para la gracia santificante.  <ul><li>Es necesaria una preparación personal a la justificación que comprende u...
La preparación para la conversión <ul><li>Alano de Lille: es  conditio sine qua non </li></ul><ul><li>Anselmo de Laón: es ...
Continuación <ul><li>Buenaventura: por el contrario, destaca más el papel de la gracia como preparación para la gracia san...
Orden cronológico <ul><li>Llamada de Dios: primer impulso </li></ul><ul><li>El hombre debe dar una respuesta libre, no pue...
Elementos que integran esta <ul><li>Preparación según el Concilio de Trento: </li></ul><ul><li>Concibe el hombre la fe por...
SE <ul><li>Así debe interpretarse Zac 1, 3: “convertíos a Mí y yo me convertiré a vosotros”; esto sería 2ª y 3ª fase </li>...
El hombre aún en estado de gracia no puede evitar todos los pecados veniales <ul><li>Ni todos ni para siempre sin un espec...
En estado de gracia el hombre no puede evitar todos los pecados graves <ul><li>Si no le sostiene la gracia actual </li></u...
Sin una ayuda especial de Dios, el hombre no puede cumplir en su totalidad y para siempre la ley natural <ul><li>Porque la...
Trento <ul><li>Afirma: El justificado no puede perseverar en gracia sin un especial auxilio de Dios </li></ul><ul><li>Afir...
El hombre no puede cumplir siempre <ul><li>y en todo los mandamientos sin una gracia especial de Dios </li></ul><ul><li>Al...
Pedro Olivi <ul><li>Distingue entre dos tipos de preceptos:  </li></ul><ul><li>Implicativos: (los del amor) solo se pueden...
El hombre no puede cumplir la  <ul><li>intención del Legislador ni en general ni en particular sin una ayuda especial de l...
Para cumplir cualquier acto sobrenatural en el hombre justificado <ul><li>es necesaria la gracia actual </li></ul><ul><li>...
Necesaria para la perseverancia <ul><li>El hombre, incluso el justificado, no puede mantenerse hasta el fin en la Justicia...
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Antropologia2
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Antropologia2

3.286 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.286
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
17
Acciones
Compartido
0
Descargas
130
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Antropologia2

  1. 1. Antropología II El hombre, hijo de Dios en Cristo por el Espíritu Santo. La gracia, realidad de comunión del hombre con Dios
  2. 2. Bibliografía <ul><li>J. AUER-J. RATZINGER El Evangelio de la gracia. Herder. Barcelona 1990 </li></ul><ul><li>J. L. LORDA, La gracia de Dios . Palabra. Madrid 2004 </li></ul><ul><li>J. L. LORDA, Para una idea cristiana del hombre. Rialp. Madrid 1999 </li></ul><ul><li>J. L. LORDA, Antropología. Del Concilio Vaticano II a Juan Pablo II. Palabra. Madrid 1995 </li></ul>
  3. 3. Lecturas recomendadas <ul><li>Concilio de Trento, Decr. De Iustificatione </li></ul><ul><li>Garrigou Lagrange, Las tres edades de la vida interior, tomo I </li></ul>
  4. 4. Índice <ul><li>I: La gracia, realidad de comunión del hombre con Dios . Temas A-E </li></ul><ul><li>II: Gracia y libertad . Temas: F-J </li></ul><ul><li>III: El desarrollo de la vida de la gracia . Temas: K-L </li></ul>
  5. 5. ÍNDICE <ul><li>A. Vocación eterna del hombre a la comunión con Dios </li></ul><ul><ul><li>Con la Encarnación del Verbo, Dios revela quién es el hombre </li></ul></ul><ul><ul><li>Orden natural y orden sobrenatural </li></ul></ul><ul><li>B. Doctrina de la gracia </li></ul><ul><ul><li>Resumen histórico de la gracia. AT y NT </li></ul></ul><ul><ul><li>Aportación de la patrística y escolástica </li></ul></ul><ul><ul><li>Esencia de la gracia: definición metafísica </li></ul></ul><ul><ul><li>Clasificación de la gracia </li></ul></ul><ul><ul><li>X ungido por el ES lleno de g y santidad. María medianera de todas las gracias </li></ul></ul>
  6. 6. C y D: Comprensión de la gracia <ul><ul><li>Como inhabitación del ES en el justo </li></ul></ul><ul><ul><li>Como inhabitación de la Santísima Trinidad en el alma </li></ul></ul><ul><ul><li>Como participación en la naturaleza divina </li></ul></ul><ul><ul><li>Como divinización del h </li></ul></ul><ul><ul><li>Como identificación con X: g cristiforme </li></ul></ul><ul><ul><li>Como filiación divina participada </li></ul></ul>
  7. 7. E. Justificación <ul><li>Cognoscibilidad del estado de g </li></ul><ul><li>La g como perdón de D </li></ul><ul><li>Doble justicia de Lutero </li></ul><ul><li>Santificación </li></ul>
  8. 8. F y G. Necesidad de la gracia <ul><li>F. Concepciones erróneas de la esencia de la gracia </li></ul><ul><ul><li>Controversia pelagiana </li></ul></ul><ul><ul><li>Doctrina de los reformadores </li></ul></ul><ul><li>G. Necesidad de la gracia </li></ul><ul><ul><li>Esencia y necesidad de la gracia actual </li></ul></ul><ul><ul><li>Initium fidei </li></ul></ul>
  9. 9. H. Gracia y libertad <ul><li>Gracia suficiente y gracia eficaz </li></ul><ul><li>Libero arbitrio y servo arbitrio </li></ul><ul><li>Capacidad de la naturaleza humana sin la gracia </li></ul><ul><li>Controversia “de auxiliis” </li></ul>
  10. 10. I. Doctrina sobre las buenas obras <ul><li>Las buenas obras </li></ul><ul><li>Mérito </li></ul><ul><li>Indulgencias </li></ul><ul><li>Comunión de los santos </li></ul>
  11. 11. J. La distribución universal de la gracia <ul><li>Nacimiento, pérdida, aumento y disminución de la gracia </li></ul><ul><li>Voluntad salvífica universal </li></ul><ul><li>Magisterio de la Iglesia </li></ul><ul><li>Los sacramentos </li></ul>
  12. 12. K. La vida espiritual del cristiano como desarrollo de la gracia <ul><li>El progreso de la vida cristiana como correspondencia a la gracia </li></ul><ul><li>Y como avance en la virtudes </li></ul>
  13. 13. L. La gracia y la Escatología <ul><li>La predestinación a la vida eterna </li></ul><ul><li>La vida de la gracia como vida eterna incoada </li></ul><ul><li>Plenitud escatológica: unión plena con Cristo </li></ul><ul><li>Visión beatífica </li></ul>
  14. 14. Clase primera <ul><li>¿qué es la gracia?: </li></ul><ul><li>Participación en la vida divina: la criatura vive con la vida del Creador, participa de su vida por la benevolencia de Dios. Vida sobrenatural </li></ul><ul><li>Savia sobrenatural, como la sangre para el cuerpo </li></ul><ul><li>Flujo divino de vida sobrenatural que nos infunde D </li></ul><ul><li>Vive Dios en nosotros y nosotros en Dios </li></ul><ul><li>Inhabitación del Espíritu Santo en el alma </li></ul><ul><li>Divinización, cristificación </li></ul>
  15. 15. Términos afines <ul><li>Divinización, cristificación, transformación </li></ul><ul><li>Conversión, justificación, salvación </li></ul><ul><li>Recreación, santificación, glorificación </li></ul>
  16. 16. Adjetivos de la gracia <ul><li>Gracia santificante y justificante </li></ul><ul><li>“ preveniente y consecuente </li></ul><ul><li>“ eficaz y suficiente. </li></ul><ul><li>“ primera y de la perseverancia final </li></ul><ul><li>“ actual y habitual: operativa y entitativa </li></ul><ul><li>“ sacramental; gracia de estado </li></ul><ul><li>“ gratis data (carismas) y gratum faciens </li></ul><ul><li>“ deiforme y cristiforme </li></ul><ul><li>“ sanante y elevante </li></ul>
  17. 17. Explicación somera <ul><li>Gracia santificante: la que hace santos </li></ul><ul><li>Gracia justificante: mero perdón del pecado </li></ul><ul><li>Gracia suficiente: la que no llega a triunfar </li></ul><ul><li>Gracia sacramental: la específica de cada sacramento </li></ul><ul><li>Gracia de estado: para una misión (obispo: p.e. ) </li></ul><ul><li>Gracia gratum faciens : hace grato a Dios </li></ul><ul><li>Gracia sanante: repara el deterioro del pecado </li></ul><ul><li>Gracia elevante: eleva a la vida trinitaria </li></ul>
  18. 18. Substancia o accidente <ul><li>Pero la gracia no es una substancia, es un accidente </li></ul><ul><li>Hay accidentes muy importantes: salvarse o no; ser feliz o no </li></ul><ul><li>Es accidente del tipo cualidad y dentro de este: es un hábito, es una disposición habitual </li></ul>
  19. 19. semántica <ul><li>Caer en gracia </li></ul><ul><li>Hacer gracia, ser gracioso </li></ul><ul><li>Pedir una gracia, una merced </li></ul><ul><li>Dar las gracias: reconocer haber recibido una gracia; (muchas gracias he recibido de usted). (Adiós: A Dios os encomiendo) </li></ul><ul><li>Gratis : inmerecido, sin contraprestación; gratis et amore </li></ul>
  20. 20. sigue <ul><li>Convocatoria de gracia </li></ul><ul><li>Gracia del indulto de los tribunales </li></ul><ul><li>Indultar: charizomai </li></ul><ul><li>Alegrarse: chairo </li></ul><ul><li>Quedar agradecido: eucharisteo </li></ul>
  21. 21. Cuestiones <ul><li>Todo lo que se sabe está en Trento, en los Concilios; en las rectificaciones a las falsas teorías. Eso es lo más claro </li></ul><ul><li>¿El hombre es bueno por naturaleza?; ¿malo por naturaleza? ¿está totalmente corrompido? ¿solo deteriorado? Algo no funcionó muy al principio. ¿ homo homini lupus? </li></ul>
  22. 22. Diversas tradiciones en la concepción de la gracia <ul><li>Tradición griega: divinización (energía que se identifica con la esencia divina) </li></ul><ul><li>Tradición luterana: justificación (benevolencia que nos perdona, pero no nos santifica) </li></ul><ul><li>Tradición católica: recreación (nueva vida en Cristo, efusión del Espíritu Santo) </li></ul>
  23. 23. La gracia, realidad de comunión del hombre con Dios I Lecciones A, B, C, D, E y F
  24. 24. A. Vocación eterna del hombre a la comunión con Dios <ul><li>¿Quien es el hombre? Dios lo revela con la Encarnación el Verbo </li></ul><ul><li>Orden natural y orden sobrenatural </li></ul>
  25. 25. 1.¿Quién es el hombre? Con la Encarnación del Verbo, Dios revela definitivamente quien es el hombre
  26. 26. Misterio del hombre <ul><li>El hombre es un misterio para sí mismo; misterio que se desvela en el amor que Dios le tiene, en los designios de salvación del hombre que Dios revela en la Encarnación y en la Redención </li></ul><ul><li>Sin esto “la vida del hombre es una historia absurda contada por un idiota” (Schakespeare); “el hombre es un bípedo implume” (Platón) </li></ul>
  27. 27. Misterio del hombre <ul><li>“ el hombre es una pasión inútil” (existencialismo de Chartre) </li></ul><ul><li>“ la vida es lo que te pasa, cuando estás ocupado en otras cosas” (Jhon Lenon) </li></ul>
  28. 28. Dios -relación- hombre <ul><li>Creador </li></ul><ul><li>Señor </li></ul><ul><li>Maestro </li></ul><ul><li>Médico </li></ul><ul><li>Amigo </li></ul><ul><li>Padre </li></ul><ul><li>criatura </li></ul><ul><li>siervo </li></ul><ul><li>discípulo </li></ul><ul><li>paciente </li></ul><ul><li>amigo </li></ul><ul><li>hijo </li></ul>
  29. 29. ¿Quién es el Hombre? Revelación del Génesis <ul><li>En los primeros capítulos se nos narra quién es Dios y quién es el hombre: hecho a imagen y semejanza de Dios, hecho para el Amor </li></ul><ul><li>Y nos describe la situación del hombre antes y después del pecado original </li></ul>
  30. 30. Absoluta gratuidad de la gracia <ul><li>El hombre debe entenderse a sí mismo como criatura de Dios, con la humildad de deber a Dios todo lo que es, todo lo que tiene </li></ul><ul><li>Dios le da el ser y le mantiene en el ser </li></ul><ul><li>La soberbia del pecado original y de los pecados personales oscurece esta verdad; entonces busca el hombre su autonomía y se aleja de la casa del Padre </li></ul><ul><li>A esto se añade el haber sido creado a imagen y se-mejanza de Dios, hecho insólito en la Creación: re-galo de Dios al hombre. Esto le hace amigo de Dios </li></ul>
  31. 31. Insistencia de Dios <ul><li>Dios no deja al hombre solo después del pecado original sino que sin solución de continuidad le revela que vendrá un Redentor </li></ul><ul><li>Aquí el Señor revela su íntimo amor por el hombre: revaloriza su naturaleza al hacerse uno de nosotros por la Encarnación </li></ul><ul><li>Dios se hace hombre para que el hombre se haga Dios </li></ul>
  32. 32. Dios nos ha creado para el amor <ul><li>“ antes de la constitución del mundo” </li></ul><ul><li>“ desde que soy yo te amo” </li></ul><ul><li>Debe ser libre el amor, sino sería esclavitud, servilismo </li></ul><ul><li>Sin libertad: ni hay alegría, ni paz, ni amor </li></ul><ul><li>Como Dios es Amor, ama aún a riesgo de no ser correspondido y de ser tratado con indiferencia o con hostilidad, aún a riesgo de ser considerado como débil por su misericordia y su perdón </li></ul>
  33. 33. Luz que arroja la Encarnación <ul><li>Por la Encarnación la divinidad se une a la humanidad, Dios se une al hombre, a cada hombre </li></ul><ul><li>Cristo es como hubiera sido el hombre si no hubiera ocurrido el pecado original </li></ul><ul><li>Cristo es nuestro modelo a imitar: el fin de nuestra vida cristiana; ser como era Jesucristo </li></ul>
  34. 34. Jesús revela como ha de ser el hombre <ul><li>Dichosos los pobres de espíritu, los que lloran, los mansos, los que sufren injusticia, los misericor-diosos, los pacíficos, los perseguidos: Sermón de la Montaña </li></ul><ul><li>Esto solo se puede llevar a la práctica como fruto de la gracia de Dios que infunde en el hombre la humildad, la docilidad </li></ul><ul><li>Aquí está la diferencia entre el pensamiento cristiano y el puramente terreno que desprecia la ayuda de la gracia </li></ul>
  35. 35. La cruz de X ilumina todo lo humano <ul><li>El valor que tiene el h para D nos lo demuestra defi-nitivamente en su pasión y muerte en la cruz, que es el objetivo de su Encarnación: para eso nació, para salvarnos con su amor manifestado en el Calvario </li></ul><ul><li>Para los griegos - que solo dan crédito a su razón- sigue siendo una locura </li></ul><ul><li>Para los judíos - que se basan solo en sus tradicio-nes distorsionadas- sigue siendo un escándalo </li></ul><ul><li>“ Y nosotros predicamos a X crucificado, escándalo para los judíos, necedad para los gentiles” (1Cor 1, 22 </li></ul>
  36. 36. La Revelación sitúa al hombre <ul><li>¿Qué tienes que no hayas recibido?...¿por qué te glorías…?(1Cor 4,7) </li></ul><ul><li>Nos ufanamos con la esperanza de la gloria (Rom 5,2) </li></ul><ul><li>Si acaso me gloriaré en mis flaquezas (2Cor 11, 30; 12,9) </li></ul><ul><li>Por el contrario los frutos del Espíritu Santo son caridad, gozo, paz, paciencia...(Gal 5,22) </li></ul><ul><li>Todo lo puedo en Aquel que me conforta (Flp 4, 13) </li></ul>
  37. 37. Situación del hombre actual <ul><li>Autonomía, no quiere supeditarse a nadie </li></ul><ul><li>Alejamiento de Dios, configura su vida desde sí mismo </li></ul><ul><li>Extravío en el mundo, quiere ser el centro, el hombre quiere ser Dios, señor de la vida y de la muerte, manipular todo sin respetar un orden previo, el hombre medida de todas las cosas: juzga, decide, etiqueta sin referencia a la verdad (a Dios) </li></ul><ul><li>Infidelidad del hombre: el hombre no quiere guardar fidelidad a su Amigo, ni le quiere servir: non serviam </li></ul>
  38. 38. Fidelidad de Dios <ul><li>Dios nos llama amigos y no siervos </li></ul><ul><li>Jesucristo nos sigue llamando y quiere que le imitemos en su humildad y mansedumbre </li></ul><ul><li>Quiere en definitiva que seamos hermanos suyos e hijos del Padre </li></ul><ul><li>El hijo pródigo vuelve a ser aceptado como hijo no como siervo, por gratuidad, regalo de Dios </li></ul>
  39. 39. Correspondencia del hombre <ul><li>Cuando el hombre es humilde y reconoce su nada, acepta el amor que Dios le ofrece y comienza a vivir su vida divina, porque es introducido en la vida íntima de Dios: esto es la gracia </li></ul><ul><li>El hombre que es libre con su voluntad deteriorada y voluble a lo largo de la vida puede acercarse o alejarse de Dios; mientras está en la tierra su actitud es revocable para bien o para mal </li></ul><ul><li>Tiene toda la ayuda de Dios pero está sujeto a tenta-ciones, insidias, asedios del mundo, del demonio y de la carne. Este es el momento de demostrar su adhesión al bien </li></ul>
  40. 40. 2. Lo natural y lo sobrenatural. Relaciones
  41. 41. Órdenes de la g <ul><li>Lumen gloriae : visión beatífica </li></ul><ul><li>Naturaleza caída y redimida </li></ul><ul><li>Orden sobrenatural </li></ul><ul><li>Orden preternatural </li></ul><ul><li>Orden natural </li></ul><ul><li>Naturaleza caída </li></ul>
  42. 42. Naturaleza caída y redimida <ul><li>Estado actual, después del pecado original y después de la Redención de Jesucristo </li></ul><ul><li>Estado que el optimismo teológico del “¡ Félix culpa que mereció tan gran Redentor!”, nos hace poner por encima del orden sobrenatural primero (de Adán y Eva) </li></ul>
  43. 43. Orden sobrenatural <ul><li>Es el que existió antes del pecado original, pues Adán y Eva fueron creados en gracia y destinados a la visión beatífica, todo lo cual excedía las fuerzas y exigencias de su naturaleza </li></ul><ul><li>Era puramente gratuito </li></ul>
  44. 44. Orden preternatural <ul><li>Añadiría al orden natural los dones preternaturales: inmortalidad, exentos de enfermedades (impasibilidad), pasiones sujetas a la razón, sometimiento de la naturaleza creada, ciencia infusa </li></ul><ul><li>Nunca existió, porque estuvo unido al orden natural y sobrenatural simultáneamente </li></ul>
  45. 45. Orden Natural <ul><li>Estado de naturaleza pura, con una felicidad natural, pero sin estar llamados a la intimidad con Dios </li></ul><ul><li>Teóricamente podría haber existido pues no podemos exigirle a Dios que nos admita a su intimidad, pero de hecho no existió, pues Dios nos creó en gracia: en el orden sobrenatural y con unos dones preternaturales </li></ul>
  46. 46. Naturaleza caída <ul><li>Después del pecado original la naturaleza fue a peor: “ conmutata in deterius ”; es decir no solo se perdió la gracia y los dones preternaturales, quedándose en el orden natural, sino que se desciende más profundamente a una situación inferior donde ni siquiera el hombre puede alcanzar los bienes que le corresponden por naturaleza: se le hace duro el trabajo, sufre la proclividad (tendencia a caer) y el fommes peccati </li></ul>
  47. 47. Lumen gloriae <ul><li>Ver a Dios cara a cara como lo ven los ángeles y los santos en el Cielo. Culminación de la vida de la gracia </li></ul><ul><li>No tuvieron la visión beatífica los ángeles antes de la prueba; si la hubieran tenido se habrían quedado de tal forma unidos al Bien que sería imposible separarse jamás. No habría mérito </li></ul>
  48. 48. Natural y Sobrenatural <ul><li>Lo natural está unido a lo creado, dice condición de criatura y está abierto a Dios </li></ul><ul><li>La naturaleza está destinada a la vida eterna, aunque actualmente como naturaleza pecadora está necesitada de curación </li></ul><ul><li>Lo relativo a la gracia no es objeto de experiencia, sino cuestión de fe, interno al alma </li></ul><ul><li>Es don libre de Dios y supone una cooperación libre por parte del hombre, pero es obra de Dios que sobrepasa al hombre </li></ul>
  49. 49. Naturaleza y Sobrenaturaleza <ul><li>Creación </li></ul><ul><li>Generación </li></ul><ul><li>Primer Adán </li></ul><ul><li>Desobediencia: árbol </li></ul><ul><li>Pecado </li></ul><ul><li>Gracia inicial </li></ul><ul><li>Criatura </li></ul><ul><li>Eva </li></ul><ul><li>Desconfianza </li></ul><ul><li>Recreación </li></ul><ul><li>Regeneración </li></ul><ul><li>Segundo Adán: Cristo </li></ul><ul><li>Obediencia: Cruz </li></ul><ul><li>Gracia </li></ul><ul><li>Gracia del Redentor </li></ul><ul><li>Nueva criatura </li></ul><ul><li>Segunda Eva: María </li></ul><ul><li>Fiat </li></ul>
  50. 50. Adán Jesucristo <ul><li>Tentación en el Jardín del Edén: frondoso y deleitable </li></ul><ul><li>Árbol de la ciencia del bien y del mal </li></ul><ul><li>Eva: madre de todos los vivientes, transgresora junto al árbol </li></ul><ul><li>Desobediencia </li></ul><ul><li>Convertido en un desierto donde Cristo hace penitencia </li></ul><ul><li>Árbol de la Vida: Cruz del Calvario </li></ul><ul><li>María: nueva madre de los hombres, Corredentora al pie de la cruz </li></ul><ul><li>Obediencia hasta la cruz </li></ul>
  51. 51. Relaciones entre gracia y naturaleza <ul><li>La gracia presupone la naturaleza, e informa a la naturaleza que recibe la gracia </li></ul><ul><li>La gracia es distinta de la naturaleza y don gratuito; la gracia no es accesoria ni consecuencia natural de la Creación sino acontecimiento de la historia de la Salvación. La gracia no es exigida por la naturaleza </li></ul><ul><li>La gracia no destruye la naturaleza; no se merma la libertad ni la naturalidad; por el contrario: la gracia sana a la naturaleza (caída) y la perfecciona </li></ul>
  52. 52. La gracia: Creada y Sobrenatural <ul><li>La gracia: realidad creada </li></ul><ul><li>Nos confirma en la inmensa distancia entre Creador y criatura. Nos sitúa en nuestra indigencia y refuerza nuestra humildad </li></ul><ul><li>La sobrenaturalidad de la gracia: estrecha nuestros lazos de amistad con Dios y nuestra participación en la vida divina; se aplaca la inquietud de nuestra indigencia y nos llenamos de gratitud </li></ul><ul><li>1Cor 15, 10: “Por la gracia de Dios soy lo que soy y su gra-cia no ha sido ineficaz en mí” </li></ul>
  53. 53. La gracia perfecciona la naturaleza <ul><li>La gracia en perfecta armonía con la naturaleza le da una perfectio finalis que la empuja al último fin </li></ul><ul><li>La naturaleza que es capax gratiae está dispuesta a la acción de la gracia, inclinada a ella </li></ul><ul><li>La gracia sosiega, perfecciona y eleva a su pleno valor la naturaleza, incluso aumenta sus posibilidades </li></ul>
  54. 54. La gracia exalta la naturaleza <ul><li>Convierte al hombre en hijo de Dios, hace de él una nueva criatura que participa en la vida trinitaria </li></ul><ul><li>El Espíritu Santo santifica su alma con sus dones y sus frutos </li></ul><ul><li>Todo como consecuencia de la Encarnación, Redención y Envío del Espíritu Santo </li></ul>
  55. 55. Potencia obediencial <ul><li>Eslabón entre lo natural y lo sobrenatural, por la que el hombre realiza obras que sin repugnar a su naturaleza están claramente por encima de ella, de sus posibilidades y de sus exigencias </li></ul><ul><li>Ejemplo de la Sagrada Escritura: cuando habló la burra de Balaam </li></ul><ul><li>Al ponerse al servicio de la gracia, aumenta la capacidad sobrenatural </li></ul>
  56. 56. Deseo natural de la visión beatífica <ul><li>Otro eslabón entre natural y sobrenatural </li></ul><ul><li>En la naturaleza del hombre late un anhelo de conocimiento de la verdad suprema; un anhelo ni vano ni inútil que penetra en la conciencia </li></ul>
  57. 57. Infinita distancia entre Dios y el hombre <ul><li>Hay más diferencia entre el hombre en gracia y el hombre en pecado que entre Dios y el hombre </li></ul><ul><li>La gracia deifica al hombre pero no anula la infinita distancia entre Dios y el hombre </li></ul>
  58. 58. B. Doctrina de la gracia <ul><ul><li>Resumen histórico de la doctrina de la gracia el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento. </li></ul></ul><ul><ul><li>Aportación de la Patrística y la Escolástica. </li></ul></ul><ul><ul><li>Esencia de la gracia: definición metafísica. </li></ul></ul><ul><ul><li>Clasificaciones de la gracia . </li></ul></ul>
  59. 59. 1. Resumen histórico de la doctrina de la gracia Antiguo Testamento y Nuevo Testamento
  60. 60. En la Creación <ul><li>La gracia sale al encuentro del hombre sin ningún mérito de éste; el hombre era bueno recién salido de las manos de Dios en el estado paradisíaco </li></ul><ul><li>Y aún después del pecado, el original y el personal “Dios es clemente y misericordioso” (Ex 34, 6) </li></ul>
  61. 61. En el Antiguo Testamento la gracia <ul><li>Comienza por la elección de un hombre: Abraham y de un pueblo: el judío </li></ul><ul><li>Continúa con la alianza: con el pueblo, con los patriarcas, con el rey David </li></ul><ul><li>De éste nacerá el Mesías (ungido) que liberará al pueblo de la esclavitud del pecado, como Moisés lo liberó de la esclavitud de Egipto </li></ul>
  62. 62. Tres dones <ul><li>Ante la infidelidad de Israel, Dios anuncia una nueva alianza en la que promete tres dones: </li></ul><ul><li>El Reino de Dios (la Iglesia es sacramento de ese Reino) </li></ul><ul><li>El Mesías </li></ul><ul><li>La efusión del Espíritu Santo </li></ul>
  63. 63. En la Renovación escatológica <ul><li>Predicha por los profetas del exilio: “infundiré mi espíritu en vuestro interior” (Jer 31, 31-34; Ez 36, 25-28) </li></ul><ul><li>También sale la gracia al encuentro del hombre, aunque todavía no se distingue entre naturaleza y gracia, don natural y don sobrenatural: como don benevolente de Dios </li></ul>
  64. 64. Elección, predilección, benevolencia <ul><li>Este es el contenido semántico de la palabra gracia , jaris en griego, hesed en hebreo; es el amor siempre fiel de Dios, a pesar de la infidelidad de su pueblo </li></ul><ul><li>Hen es inclinarse: Dios se familiariza con el hombre; de ahí viene Juan (Dios es benigno) y Ana (la agraciada) </li></ul>
  65. 65. La gracia es libre benevolencia de Dios <ul><li>En el Antiguo Testamento, Dios siempre da al hombre: le elige, le libera, hace con él una alianza. Siempre Dios se apiada y sale ganando el hombre. </li></ul><ul><li>“ Dios hace salir el sol sobre justos e injustos” </li></ul><ul><li>“ Todo lo demás se os dará por añadidura” </li></ul>
  66. 66. En el Nuevo Testamento el mensaje de la gracia <ul><li>Enlaza con el Antiguo Testamento, aparece la universalidad de la gracia y la benevolencia de Dios especialmente por los más indignos, los más necesitados: los pobres y los pecadores </li></ul><ul><li>Se ve claro en la parábola del hijo pródigo </li></ul><ul><li>Ningún hombre merece el perdón de sus pecados, Dios lo da gratuitamente (Rom 3, 23 s) </li></ul>
  67. 67. El Señor desmonta el fariseísmo <ul><li>Los publicanos y meretrices os precederán en el Reino de los Cielos </li></ul><ul><li>Fariseo limpia por dentro tu plato </li></ul><ul><li>Devoran las haciendas de las viudas mientras simulan largas oraciones </li></ul><ul><li>S. Pablo (Rom) desarrolla la doctrina de la gracia oponiéndola a la falsa santidad por las obras de la ley (concepción farisaica) </li></ul>
  68. 68. 2. Aportación de la Patrística, Magisterio y Escolástica <ul><li>Padres de la Iglesia: Aproximación conceptual </li></ul><ul><li>Escolástica </li></ul><ul><li>Escolástica tardía </li></ul>
  69. 69. a) Padres de la Iglesia Aproximación conceptual de la gracia
  70. 70. La gracia es una realidad nueva <ul><li>Cristo la otorga a su Iglesia por medio de su Encarnación, Redención y Efusión del Espíritu Santo </li></ul><ul><li>Y esta realidad supera a la tradición religiosa del judaísmo </li></ul><ul><li>Los Padres Apostólicos llaman gracia a la misma conversión: jaris metanoia </li></ul>
  71. 71. San Clemente Romano <ul><li>La predicación del Evangelio es el anuncio de la gracia; el Evangelio es buena palabra, buena noticia </li></ul><ul><li>La gracia es el bien que nos salva del mal, que contrarresta el mal </li></ul><ul><li>La gracia es todo lo bueno: justicia, verdad, fe, vida divina, conversión, salvación, caridad, fuerza que Dios nos da para perseverar y vencer al mal hasta el martirio si fuera preciso </li></ul>
  72. 72. San Ireneo <ul><li>Con admirable intuición acuña dos conceptos: </li></ul><ul><li>“ admirable intercambio” (precursor de San Atanasio) </li></ul><ul><li>“ recapitulación en Cristo”: todo es llamado a incorporarse a Cristo para ser restaurado; porque Dios Padre solo salva a Cristo, solo le es agradable Cristo, solo tiene benevolencia para Cristo. Dios salva a todo aquel que se incorpora a Cristo: a la Iglesia que es el cuerpo de Cristo </li></ul>
  73. 73. Nueva profundización de la gracia <ul><li>En la lucha contra el gnosticismo -que proclamaba la autorredención por la gnosis- S. Ireneo distingue por primera vez: </li></ul><ul><li>imago : semejanza natural del hombre con Dios </li></ul><ul><li>de similitudo : semejanza sobrenatural que nos otorga el Bautismo </li></ul><ul><li>Tertuliano hace la misma distinción con otros términos: naturaleza y gracia </li></ul>
  74. 74. Continuación <ul><li>Clemente de Alejandría esclarece el ser del cristiano apoyándose en 2Pt 1, 4: “partícipes de la naturaleza divina” </li></ul><ul><li>La gracia es un parentesco del hombre con Dios </li></ul>
  75. 75. San Atanasio <ul><li>El eje de la Antropología cristiana es: divinización </li></ul><ul><li>El hombre se une a Cristo, es decir: se une a Dios, se diviniza; la diferencia es que mientras que Cristo es Dios por naturaleza el hombre se diviniza por gracia según la imagen de Cristo </li></ul><ul><li>La palabra gracia significa: don de Dios, perdón de los pecados, don del mismo Espíritu, divinización, todos los dones que recibe el hombre gratuitamente </li></ul>
  76. 76. Doctrina de la divinización del hombre <ul><li>Es el argumento principal de la Cristología de Atanasio: “Cristo se ha hecho hombre para que nosotros nos convirtamos en Dios” </li></ul><ul><li>S. Basilio y Dídimo el ciego basan la divinización del hombre en la acción del Espíritu Santo </li></ul><ul><li>S. Gregorio Nacianceno en el abajamiento de Dios: Flp 2, 7 </li></ul><ul><li>S. Cirilo de Alejandría lo fundamenta en la “inhabitación del Dios trinitario” </li></ul>
  77. 77. San Gregorio de Nisa <ul><li>La gracia es belleza del alma (semejanza de Dios) y fuerza comunicada en el Bautismo </li></ul>
  78. 78. La gracia es algo creado <ul><li>No se identifica con el Dios increado </li></ul><ul><li>Gregorio Palamas distingue entre la esencia de Dios ( ousia ) y sus propiedades ( energeia ) que sin ser creadas tampoco se identifican con la esencia </li></ul><ul><li>La gracia sería para él una participación en esas propiedades divinas increadas pero comunicables </li></ul><ul><li>El hombre se diviniza con la luz mística que proviene de la naturaleza divina </li></ul>
  79. 79. Desarrollo de la gracia en Occidente <ul><li>Se desarrolla en la lucha contra el pelagianismo que propugnaba que todo el bien se debe a la acción libre del hombre; la gracia sería una ayuda externa como la ley o la Revelación y el mal es una imitación del mal ejemplo de Adán y Eva </li></ul>
  80. 80. Réplica de S. Agustín <ul><li>Acentúa la corrupción interna de la naturaleza humana y la necesidad de la gracia interna de Cristo como sanación y salvación del hombre. </li></ul><ul><li>Demostró que la doctrina de Pelagio era herética y provocó la condenación de sus doctrinas por el Papa Zósimo (a. 418) </li></ul>
  81. 81. Sínodo de Arlés y Lyon (a.475) <ul><li>Condenan el predestinacionismo: unos están destinados a la muerte y otros a la vida </li></ul><ul><li>El II de Orange (a. 529) condena el semipelagianismo que propugnaba lo siguiente: el initium fidei pertenece al hombre y también el aumento de la fe </li></ul>
  82. 82. b) Escolástica San Buenaventura; Santo Tomás
  83. 83. Conocimiento objetivo de la gracia <ul><li>Posibilidad de experimentar, de imaginar, de abstraer y conceptualizar </li></ul><ul><li>La corriente agustino-franciscana se apoya en la imagen de la luz; posteriormente se parte del concepto de amor: caritas en la escuela franciscana </li></ul><ul><li>El tomismo utiliza conceptos metafísicos y objetivos: el accidente habitus </li></ul><ul><li>Duns Scotto emprende una vía más subjetiva de intencionalidad </li></ul><ul><li>La SE emplea un lenguaje figurativo y metafórico: savia que recorre los sarmientos unidos a la vid; agua que salta hasta la vida eterna </li></ul>
  84. 84. Alta Escolástica (s. XIII) <ul><li>Se califica a la gracia como “ forma animae ”, y se la asimila a la inhabitación del Espíritu Santo; de lo que se deduce que es una realidad creada y accidental en el hombre </li></ul><ul><li>La escuela de S. Buenaventura la entiende como luz irradiada, como “ caritas ”. Se estudia en el tratado sobre Dios </li></ul>
  85. 85. La escuela de Santo Tomás <ul><li>Concibe la gracia como hábito sobrenatural del alma; la estudia dentro de la doctrina de la Creación </li></ul>
  86. 86. c) Escolástica tardía Escoto; Ockham; reformadores; Trento
  87. 87. Escolástica tardía (s. XIV) <ul><li>Se interesan por la predestinación y la caridad </li></ul><ul><li>El mérito se convierte en mera aceptación por parte de Dios; en el escotismo la gracia tiene un papel imprescindible en esa aceptación </li></ul><ul><li>En el nominalismo se acentúa la absoluta libertad de Dios incluso contra la gracia: Dios podría por potencia absoluta condenar al hombre en estado de gracia </li></ul>
  88. 88. Polémica entre Duns Scotto y Ockham <ul><li>Scotto mantiene que la predestinación efectiva se fundamenta en la predeterminación de la voluntad divina </li></ul><ul><li>Ockham afirma que la presciencia divina no convierte en necesarios los futuros contingentes del hombre </li></ul>
  89. 89. Doctrina de los reformadores <ul><li>Centran su visión de la gracia en la “justificación del hombre”, que para Calvino era la predestinación absoluta por parte de Dios y para Lutero la imputación al hombre de los méritos de Cristo, permaneciendo el hombre pecador “ peccator simul et iustus ” </li></ul><ul><li>Los innovadores han perdido el sentido de la realidad de la gracia y sus cauces: los sacramentos </li></ul>
  90. 90. Esfuerzo de los teólogos españoles <ul><li>Que responden en Trento con el decreto “ de iustificatione ” </li></ul><ul><li>Mantienen la gratuidad absoluta de la gracia primera y de la gracia de la perseverancia final y ponen de relieve la necesidad de una preparación para la justificación, sostenida por la gracia </li></ul><ul><li>Explican la necesidad y modos de colaboración del hombre con la gracia y la doctrina del mérito </li></ul>
  91. 91. Desarrollo histórico conceptual <ul><li>La distinción entre gracia habitual y actual se elabora en el s. XIII </li></ul><ul><li>Los conceptos de “ gratia sufficiens ” y “ gratia efficax ” se perfilan en el s. XVI partiendo de la doctrina de la predestinación </li></ul><ul><li>Se desarrollan diversos sistemas sobre la gracia que intentan esclarecer el misterio de colaboración entre la gracia de Dios y la libertad del hombre </li></ul>
  92. 92. Controversia “ de auxiliis ” <ul><li>Surge entre la dos escuelas: </li></ul><ul><li>Domingo de Báñez (dominicos) </li></ul><ul><li>Luis de Molina (molinismo) </li></ul>
  93. 93. Esclarecimiento del sobrenatural <ul><li>Tomás Cayetano introduce el concepto de naturaleza pura que sirvió contra los errores de Bayo, Jansenio y Quesnel que habían infravalorado la naturaleza humana y sus posibilidades </li></ul><ul><li>Se avanza en la interioridad de la gracia con los conceptos: desiderium supernaturale y potentia obedientialis de la naturaleza frente a la gracia </li></ul>
  94. 94. 3. Esencia de la gracia santificante <ul><li>Efectos de la gracia </li></ul><ul><li>Definición </li></ul>
  95. 95. A. Efectos de la gracia
  96. 96. Conozcamos la esencia de la gracia <ul><li>A través de sus efectos; pues de ninguna realidad intuimos su esencia, solo conocemos sus formas y funciones; más, si cabe, en las realidades sobrenaturales; veamos los efectos: </li></ul><ul><li>La justificación es siempre perdón de los pecados, sanación, elevación y santificación </li></ul><ul><li>La comunión con Cristo del que ha sido justificado </li></ul><ul><li>Es una vida nueva de la que nos habla el apóstol S. Juan </li></ul>
  97. 97. continuación <ul><li>Filiación divina; Infusión e inhabitación del Espíritu Santo. Dones del Espíritu Santo </li></ul><ul><li>Participación del justo en la vida íntima de la Santísima Trinidad </li></ul><ul><li>Gloria en el Cielo </li></ul>
  98. 98. B. Definición de la gracia Características Lo que no es Explicaciones metafísicas Asiento de la gracia Unidad de la gracia
  99. 99. Definiciones del CEC <ul><li>2003: la gracia es, ante todo y principalmente, el don del Espíritu Santo que nos justifica y nos santifica </li></ul><ul><li>1996: la gracia es el favor, el auxilio gratuito que Dios nos da para responder a su llamada: llegar a ser hijos de Dios </li></ul><ul><li>1997: la gracia es una participación en la vida de Dios. Nos introduce en la intimidad de la vida trinitaria </li></ul><ul><li>1989: la primera obra de la gracia del Espíritu Santo es la conversión que obra la justificación </li></ul>
  100. 100. sigue <ul><li>1999: la gracia de Cristo es el don gratuito que Dios nos hace de su vida infundida por el Espíritu Santo en nuestra alma para sanarla del pecado y santificarla: es la gracia santificante o divinizadora recibida en el Bautismo </li></ul><ul><li>2000: la gracia santificante es un don habitual, una disposición estable y sobrenatural que perfecciona el alma para hacerla capaz de vivir con Dios, de orar por su amor </li></ul>
  101. 102. Definición metafísica de la gracia santificante <ul><li>Toda Ciencia persigue la definición conceptual y científica de su objeto, por encima de la descripción de los fenómenos y experiencias </li></ul><ul><li>La gracia encierra la dificultad de proceder de la Revelación, no de experiencia ni evidencia interna, sino que hay que comprenderla con la fe </li></ul>
  102. 103. Características de la gracia <ul><li>La gracia es una realidad que no actúa de modo necesario (y menos de modo mágico); con ella el hombre sigue siendo libre </li></ul><ul><li>La gracia se puede perder por culpa del hombre, pero nunca se puede recuperar ni conseguir por sus propias fuerzas </li></ul><ul><li>La gracia es íntima al hombre sin ser suya, ni proceder de él porque es otorgada por Dios </li></ul>
  103. 104. Lo que no es <ul><li>No es simplemente la propia complacencia de Dios </li></ul><ul><li>No es la virtud humana, ni siquiera del amor </li></ul><ul><li>No es la mera comunicación del Espíritu Santo que habita en nosotros </li></ul><ul><li>No es una mera aceptación de Dios al hombre, como si fuera un sentimiento de Dios o benevolencia divina </li></ul>
  104. 105. No es la benevolencia de Dios en sí misma, sino una realidad creada <ul><li>La relación Dios-hombre hay que entenderla como Creador-criatura: el amor de Dios es un amor creador que convierte al hombre por la gracia en una nueva criatura </li></ul><ul><li>El hombre se eleva por la gracia preparándose para la glorificación con Cristo junto al Padre </li></ul>
  105. 106. La gracia no es el Espíritu Santo <ul><li>Que inhabita en el alma, sino el resultado de ese encuentro personal </li></ul><ul><li>En los primeros intentos de definir la gracia se utilizaba el concepto de ruah (pneuma ), espíritu, viento, respiración, aliento, signo de vida, fuerza divina, fuerza de la fe </li></ul><ul><li>Por eso el concepto pneuma parecía el más adecua-do para expresar la gracia, pero en el siglo IV la Iglesia comenzó a reservar la palabra Pneuma para designar al Espíritu Santo </li></ul><ul><li>La idea de inhabitación del Espíritu Santo es también veterotestamentaria </li></ul>
  106. 107. En la Alta Escolástica <ul><li>Penetra otra idea: nuestro amor a Dios y al prójimo no es un acto propiamente humano sino que se identifica con el Espíritu Santo que vive, ama y actúa en el justo </li></ul><ul><li>Pero en contra de esto se argumenta que la gracia es algo creado en el hombre </li></ul><ul><li>Así se entiende que nuestro amor sea meritorio </li></ul><ul><li>La gracia nos hace nueva criatura, a través de un nuevo nacimiento, recreación: pero criatura al fin </li></ul><ul><li>Por eso la gracia no deja de ser una realidad humana creada </li></ul>
  107. 108. La gracia no es una substancia <ul><li>Sino un accidente (que inhiere en la substancia) </li></ul><ul><li>El hombre participa en la naturaleza divina, ya que el hombre es “ capax gratiae ” </li></ul><ul><li>Las propiedades de Dios se identifican con la naturaleza divina e inhieren en el hombre de modo accidental </li></ul>
  108. 109. La gracia en cuanto santificante <ul><li>No es acto sino hábito; el hábito es accidente cualidad y remarca la propiedad de duración, cualidad permanente </li></ul><ul><li>Según S. Tomás la gracia es hábito que da al alma un ser espiritual que se define como participación en la naturaleza divina </li></ul><ul><li>Este hábito nuevo fundamenta entitativamente la nueva cualidad de las virtudes, que a su vez son el fundamento entitativo de los actos sobrenaturales y meritorios </li></ul>
  109. 110. Otras explicaciones metafísicas <ul><li>Para S. Buenaventura la gracia es una luz divina que nos da fuerza y claridad convirtiéndonos en hijos de D </li></ul><ul><li>Para Duns Scotto la gracia es una realidad no experimental que nos hace gratos a Dios (colaborando el hombre con ella, no es solo don) y se identifica con la caridad por la cual amamos a Dios y somos amados por Él </li></ul>
  110. 111. escuelas <ul><li>Agustiniana: gracia (afectiva)= caritas=delectatio </li></ul><ul><li>Tomista: gracia (intelectual)=hábito entitativo sobrenatural </li></ul><ul><li>S. Buenaventura: gracia (como luz)=luz divina </li></ul><ul><li>Escotista: gracia (como fe)= hábito sobrenatural que se acepta por la fe </li></ul>
  111. 112. ¿dónde se asienta la gracia? <ul><li>El alma personal es el asiento de todo lo que puede hacer el hombre de forma responsable y consciente: sentimientos, vivencias, determinaciones, resoluciones, relaciones y por supuesto también asiento de la gracia </li></ul><ul><li>Desde el alma fluye la gracia hacia las distintas potencias y actúa según los actos de cada potencia </li></ul>
  112. 113. Para Scotto <ul><li>La sede de la gracia es la voluntad, ya que la caridad -identificada con la gracia- es un acto volitivo (querer=amar=caridad) </li></ul><ul><li>En esta concepción queda menos claro el carácter sobrenatural de la gracia </li></ul>
  113. 114. En lenguaje menos escolástico <ul><li>Se puede decir que el sujeto es el yo como persona; Dios mismo con su amor me sale al encuentro y me otorga una participación amorosa en Sí mismo </li></ul><ul><li>También el alma en cuanto capaz de vivencias y actos es sujeto de la gracia. La gracia alcanza al conocimiento dándole una nueva luz, a la voluntad dándole nuevas motivaciones y a la emotividad dándole nuevos sentimientos y afectos </li></ul><ul><li>Esto abre la puerta a una cierta experiencia vital de la gracia. Ni se puede afirmar un condicionamiento absoluto de todas las acciones por la g, ni se puede negar cualquier posibilidad de vivencia por la gracia </li></ul>
  114. 115. Unidad de la gracia <ul><li>S. Buenaventura: en cuanto gracia santificante es seguramente una única realidad, pues es luz que Dios otorga si lo consideramos desde su fuente </li></ul><ul><li>S. Tomás la considera una por la unidad del hábito que inhiere en la unidad del alma </li></ul><ul><li>La escolástica primitiva al identificar gracia con virtud, se vio obligada a reconocer pluralidad de gracia, por la evidente pluralidad de virtudes </li></ul>
  115. 116. Jesucristo es la fuente de la gracia <ul><li>Por la Unión Hipostática tiene la santidad subs-tancial y la plenitud de la gracia, también llamada Gracia Capital, pues desde Cristo como Cabeza se derrama la gracia para todo su Cuerpo Místico que es la Iglesia </li></ul><ul><li>Por eso es fuente de la gracia para las demás criaturas a las que les llega la gracia a través de la Virgen María: Llena de gracia y Medianera de todas las gracias </li></ul>
  116. 117. 4. Clasificaciones de la g Esquemas
  117. 118. gracia <ul><li>Increada: se le podría llamar así a Dios, como se le llama Amor, ya que la gracia es vida divina: Vida Divina </li></ul><ul><li>Creada: es participación de la criatura racional en la vida divina </li></ul>
  118. 119. gracia <ul><li>Del Creador: estado anterior a la caída en el Paraíso: el hombre fue creado en gracia </li></ul><ul><li>Del Redentor: la que otorga al pecador para su justificación. La justicia cristiana nos restaura la integridad de la naturaleza, pero somos más agradables a Dios por ser a través de Cristo: “ gratum faciens ” </li></ul>
  119. 120. gracia <ul><li>Externa: sistema tomista, sin llegar a la exageración pelagiana de pensar en la gracia solo como estímulo externo, como la Revelación o la Ley </li></ul><ul><li>Molinismo, más personalista </li></ul>
  120. 121. gracia <ul><li>De oficio: para la santificación de los demás (carismas) </li></ul><ul><li>Habitual: o gratum faciens ordenada a la situación del hombre </li></ul><ul><li>De santificación de uno mismo </li></ul><ul><li>Actual: ayuda incesante de Dios ordenada a la acción del hombre </li></ul>
  121. 122. gracia <ul><li>Preveniente: siempre es Dios El que da el primer paso </li></ul><ul><li>Suficiente: resolver como la voluntad salvífica universal de Dios no equivale a predestinación </li></ul><ul><li>Consecuente: se relaciona con la libre actuación del hombre; Dios acompaña y acaba, no solo empieza </li></ul><ul><li>Eficaz </li></ul>
  122. 123. C. La gracia <ul><li>Como inhabitación del Espíritu Santo en el justo. Dones del Espíritu Santo </li></ul><ul><li>Inhabitación de la Trinidad en el alma </li></ul><ul><li>La gracia como participación en la vida trinitaria de Dios </li></ul><ul><li>Divinización del hombre </li></ul>
  123. 124. 1. Inhabitación del Espíritu Santo Dones del Espíritu Santo
  124. 125. Cristo: ungido por el Espíritu Santo <ul><li>En tres momentos: </li></ul><ul><li>Encarnación: por obra y gracia del Espíritu Santo </li></ul><ul><li>Bautismo: descendió sobre Él el Espíritu Santo en forma de paloma </li></ul><ul><li>Resurrección: resucitó por la fuerza del Espíritu Santo; le devuelve el aliento (el ruah) </li></ul><ul><li>Otra efusión es Pentecostés sobre el cuerpo místico de Cristo, es decir sobre la Iglesia; fue prometido en la última cena y corroborado después de la Resurrección </li></ul>
  125. 127. Presencia de Dios entre los hombres <ul><li>Mt 28, 20: “Yo estoy todos los días con vosotros hasta el fin del mundo” </li></ul><ul><li>Por la Creación del mundo, por la potencia creadora </li></ul><ul><li>Por la Encarnación: Dios se une a cada hombre, la humanidad se diviniza, lo temporal se vincula con la eternidad </li></ul><ul><li>Cristo sigue actuando en la predicación, en la palabra, en la jerarquía en los sacramentos </li></ul><ul><li>La Iglesia es el cuerpo de Cristo; Cristo es cabeza de la Iglesia. El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia </li></ul>
  126. 128. Presencia del Espíritu Santo <ul><li>El Espíritu Santo (Espíritu de Cristo, espirado por Cristo y enviado por Cristo) actúa en la Iglesia: en la inspiración de la Sagrada Escritura, en la infalibilidad del Papa y de los Concilios, respalda al Magisterio; recuerda la enseñanza de Cristo </li></ul><ul><li>Por el envío del Espíritu Santo: forma suprema de presencia de Dios entre los hombres. La efusión del Espíritu Santo alcanza su objetivo como misión en la inhabitación en nuestra alma, 1Co3, 13ss: “¿No sabeis que sois templo de Dios y que el Espíritu Santo inhabita en vosotros?” </li></ul>
  127. 129. Inhabitación del Espíritu Santo en el alma <ul><li>La gracia hay que entenderla sobre todo como inhabitación del Espíritu Santo en el corazón del hombre: es una inhabitación real y personal del Espíritu Santo en cada hombre, no un resultado de su acción </li></ul><ul><li>Gal 4, 6: “prueba de que sois hijos es que Dios envió al Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, el cual clama: Abba, Pater ” </li></ul>
  128. 130. Dones del Espíritu Santo Perfecciones que hacen al hombre dócil al Espíritu Santo y le ayudan a seguir más prontamente sus inspiraciones. Nuestros actos son de alguna manera divinos
  129. 131. Dones del Espíritu Santo <ul><li>El Mesías es ungido con los dones del Espíritu Santo (Is 11, 1); estos dones pertenecen también al cristiano por su vida en Cristo (Ungido) </li></ul><ul><li>Símil de navegación: los remos de la barca serían las virtudes, las velas al viento son los dones </li></ul><ul><li>Virtudes: objeto y fin sobrenatural, pero modo de obrar humano </li></ul><ul><li>Dones: objeto y fin sobrenatural, pero modo de obrar divino </li></ul>
  130. 132. Perfeccionan la inteligencia <ul><li>Entendimiento: para entender mejor los misterios de la fe y las verdades que a ella se ordenan, como un anticipo de lo futuro </li></ul><ul><li>Sabiduría: conocimiento amoroso de Dios, regula las causas humanas para dirigirlas al último fin </li></ul><ul><li>Ciencia: conocer las cosas creadas en los planes de Dios </li></ul><ul><li>Consejo: para comprender la voluntad de Dios en cada momento y para cada uno </li></ul>
  131. 133. Actúan en la voluntad <ul><li>Temor: que conduce a la reverencia filial y a aborrecer el pecado que nos aparta de Dios </li></ul><ul><li>Fortaleza: firmeza del alma en el bien ante las adversidades </li></ul><ul><li>Piedad: afecto filial con Dios. ¡Abba Pater ! </li></ul>
  132. 134. Frutos del Espíritu Santo <ul><li>Gal 5, 22: “caridad, gozo, paz, paciencia, benignidad, longanimidad, bondad, mansedumbre, fe, modestia, continencia y castidad” </li></ul><ul><li>Son posturas humanas influenciadas por la gracia, actitudes existenciales que empujan a los actos correspondientes </li></ul>
  133. 135. Carismas <ul><li>Gracias que Dios concede no para uno mismo sino para beneficio de los demás: profecía; don de lenguas: glosolalia; don de interpretar (visiones, sueños, profecías) </li></ul>
  134. 136. 2. La gracia como inhabitación de la Santísima Trinidad en el alma Amistad divina: paso previo que da paso a la intimidad con Dios y a la inhabitación en el alma del justo
  135. 137. Amistad con Dios del hombre en gracia <ul><li>Jn 15, 14s: “Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando” </li></ul><ul><li>Ef 2, 19s: “sois familiares de D” </li></ul><ul><li>Amistad implica intereses comunes a dos personas; siempre hay un yo y un tú, aunque uno sea amigo de varios. Comunicación de bienes, valores, ideales que posibilitan la confianza, la lealtad </li></ul>
  136. 138. Dios hace del hombre su morada <ul><li>Jn 14, 23: (Jesús responde a Judas Tadeo) “Quien me ama, conservará mi palabra y mi Padre le amará y vendremos a él y haremos en él nuestra morada” </li></ul><ul><li>Jn 17, 23: (oración sacerdotal de Jesús) “Yo estoy en ellos como Tú padre estás en Mí” </li></ul><ul><li>2Pt 1, 4: “para que seáis partícipes de la naturaleza divina”; esto significa comunión de vida con la Santísima Trinidad, participación en sus propiedades comunicables </li></ul>
  137. 139. Misma vida de Dios <ul><li>Jn 6 (discurso eucarístico): “Así como Yo vivo por el Padre, quien me come vivirá por Mí”: participar de la misma vida de Jesucristo y de la misma vida de Dios Padre </li></ul><ul><li>“ Quien come mi carne y bebe mi sangre habita en Mí y Yo en él” </li></ul><ul><li>Dios nos abre su intimidad y nos hace participar de su vida divina intratrinitaria: de su alegría, de sus anhelos </li></ul>
  138. 140. 3. La gracia como participación en la vida Trinitaria de Dios Participación en el ser y en el obrar
  139. 141. La gracia es la participación del <ul><li>Cristiano en la vida trinitaria </li></ul><ul><li>Dios da el ser y mantiene en el ser: presencia de Dios </li></ul><ul><li>Dios da la gracia y mantiene en la gracia. Inhabitación de Dios: inhabitan los Tres, no solo el Espíritu Santo </li></ul><ul><li>Dios está en nosotros y nosotros en Dios </li></ul>
  140. 142. Es una participación trascendental <ul><li>Pues lo participado subsiste en sí mismo: Dios </li></ul><ul><li>No es participación predicamental: en la que lo participado solo subsiste en los participantes: como la blancura o la naturaleza humana </li></ul><ul><li>Es una participación sobrenatural de Dios en cuanto Dios, análoga a la participación del ser: de Dios en cuanto Ser </li></ul>
  141. 143. Participación también en el <ul><li>Conocimiento y el amor -estudiado por los teólogos después de Trento- que en el seno de la Santísima Trinidad hace proceder unas Personas de Otras: esa es la vida íntima trinitaria </li></ul><ul><li>El hombre en gracia participa de las operaciones intratrinitarias, conoce con el mismo conocimiento con el que el Padre conociéndose a Sí mismo engen-dra al Hijo y ama con el mismo amor con que el Padre y el Hijo se aman espirando al Espíritu Santo </li></ul><ul><li>El hombre participa también de las propiedades de la esencia divina: Bondad, Misericordia , Sabiduría </li></ul>
  142. 144. 4. Divinización La gracia hace del hombre un ser deiforme
  143. 145. Dioses sois <ul><li>Jn 10, 30: “El Padre y Yo somos una misma cosa... ¿no está escrito en vuestra ley: dioses sois?” </li></ul><ul><li>Orígenes: el Hijo de Dios se hizo hombre, para que los hombres nos convirtamos en hijos de Dios </li></ul><ul><li>Gregorio Nacianceno: Dios se hizo hombre para que el hombre llegue a ser Dios </li></ul>
  144. 146. Divinización <ul><li>Clemente de Alejandría: a partir de la idea platónica de la semejanza divina introduce los conceptos de: conformación con Dios; identificación con Dios, divinización. “el alma desea ser Dios”. Esta divinización es una relación nueva y personal del alma con Dios en Jesucristo </li></ul>
  145. 147. D. La gracia como filiación divina <ul><li>Identificación con Cristo: gracia cristiforme; </li></ul><ul><li>Vida cristiana </li></ul><ul><li>Filiación divina participada </li></ul>
  146. 148. 1. Identificación con Jesucristo Gracia cristiforme.
  147. 149. El camino para la justicia es Jesucristo <ul><li>Cristo nos abre las puertas de la gracia (Rom 5,1) </li></ul><ul><li>S. Pablo se plantea ¿cómo es posible la justicia de Dios fuera de la ley?, es decir por otro camino (que es Jesucristo) (Rom 3, 21) </li></ul><ul><li>Y responde: igual que Abraham que tampoco se santificó con las obras de la Ley, sino por su fe en Dios. </li></ul>
  148. 150. Continuación <ul><li>Así el cristiano por su fe en Dios y en Jesucristo (Rom 4, 24 ss) </li></ul><ul><li>Así como por Adán heredamos la muerte, por Jesucristo heredamos la vida eterna que es la gracia (gloria incoada) </li></ul><ul><li>Esa gracia se nos otorga en el Bautismo que realiza en nosotros la muerte y resurrección de Cristo </li></ul>
  149. 151. Configuración con Cristo <ul><li>El hombre que fue creado a imagen de Dios (Gn 1, 26), tiene que ser configurado a imagen de Cristo (Rom 8, 29) </li></ul><ul><li>Somos sepultados con Él, para resucitar con Él y sentarnos en el Cielo con Él (Flp 3, 8-11; Col 2, 11-13) </li></ul><ul><li>Pero no es solo un mensaje escatológico, es un “ser en Cristo” que se realiza en el presente </li></ul>
  150. 152. Identificación con Jesucristo <ul><li>La gracia de Dios que tenemos es gracia de Cristo, no como la que tuvieron Adán y Eva </li></ul><ul><li>Participamos de la plenitud de gracia de Cristo: </li></ul><ul><li>El hombre es Cristo, sin ser Cristo (participa de Cristo) </li></ul><ul><li>El hombre es Dios sin ser Dios (participa de Dios) </li></ul><ul><li>El hombre es, sin ser el Ser (participa del Ser) </li></ul>
  151. 153. Desposorios del alma con Dios <ul><li>Idea revelada en el Antiguo Testamento. Teología de la Alianza: Deuteronomio; los profetas la desarrollan con la analogía del Matrimonio (Os, Ez, Jer) </li></ul><ul><li>Jesús asume la alianza como la relación amorosa del Cantar de los Cantares. Jesucristo es el esposo </li></ul>
  152. 154. Celibato <ul><li>El desposorio lo concierta cada alma con su Dios, de un modo excelso los que viven el celibato “propter regnum coelorum ” y se hicieron eunucos a sí mismos (Mt 19,12) </li></ul><ul><li>Es un carisma: gracia que se da para el bien de la comunidad </li></ul><ul><li>“ Pero no todos lo entienden” </li></ul>
  153. 155. 2.Vida cristiana Alter Christus, Ipse Christus
  154. 156. Vida <ul><li>Es largos días sobre la tierra, saludables y buenos, llenos de alegría con la bendición de los hijos y la fertilidad del suelo </li></ul><ul><li>En el Apocalipsis de Isaías (25,8; 26,19-21) se habla de aniquilación de la muerte </li></ul>
  155. 157. Vida en el Nuevo Testamento <ul><li>La vida es la salvación que hay que heredar y a la que hay que entrar (Mc 10, 17; 9, 43) </li></ul><ul><li>Cristo mismo es la Vida (Jn 14, 6) </li></ul><ul><li>Por el Bautismo el cristiano nace a la Vida (Jn 1, 13) y el Espíritu es un mediador de esta vida en Cristo </li></ul><ul><li>Es una vida “ abscondita cum Christo in Deo” </li></ul>
  156. 158. Cristo es Vida <ul><li>Esta doctrina es transmitida por S. Juan </li></ul><ul><li>Jn 3, 5: nacer de nuevo (a Nicodemo) </li></ul><ul><li>Jn 6: (discurso eucarístico), pan de vida, fuente de vida </li></ul><ul><li>Jn 17: gracia como participación en la vida divina </li></ul><ul><li>Jn 15: “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos” </li></ul>
  157. 159. La gracia como vida en Jesucristo por su Espíritu <ul><li>Para nosotros vida es ser, contar, influir, durar, sentimiento de valía, alegría, salud, animado </li></ul><ul><li>El concepto de vida no se ha personificado, como sucedió con pneuma ; es el concepto más apropiado para referirse a la gracia </li></ul><ul><li>Yahveh vive (Sal 18, 47) y es fuente de vida (Sal 36, 10) para todos los vivientes </li></ul><ul><li>El hombre no hubiera muerto si hubiera comido del árbol de la vida que le hubiese hecho poseer la vida eterna sobre la tierra (Gn 2, 9) </li></ul>
  158. 160. El cristiano vive la vida de Cristo <ul><li>Jn 15, 1-8: alegoría vid y sarmientos </li></ul><ul><li>Jn 17, 23-26: oración sacerdotal de Jesucristo </li></ul><ul><li>Gal 2, 20: “estoy crucificado con Cristo... Es Cristo quien vive en mí” </li></ul><ul><li>Unidos también en su destino, Rom 8, 17: “y si hijos también herederos de Dios, coherederos con Cristo” </li></ul><ul><li>Herencia connota: vinculación personal a Cristo, donación y carácter escatológico </li></ul>
  159. 161. Cristo trae la vida eterna <ul><li>“ Yo soy la Resurreción y la vida”, le dice El Señor a Marta antes de la resurreción de su hermano </li></ul><ul><li>El que cree en Cristo tiene la vida eterna </li></ul><ul><li>Apc: “al que venza...”: comerá del fruto del árbol de la vida; recibirá la corona de la vida; será conducido a las fuentes de las aguas de la vida; su nombre está escrito en el libro de la vida </li></ul>
  160. 162. La vida cristiana supone gran exigencia <ul><li>Ser perfecto como el Padre celestial </li></ul><ul><li>Vivir las bienaventuranzas (sermón de la montaña) </li></ul><ul><li>Amar al prójimo como Él nos ha amado </li></ul><ul><li>Las peticiones del Padrenuestro </li></ul><ul><li>Amar a los enemigos </li></ul><ul><li>La semejanza con Cristo exige seguimiento por el camino del Calvario, llevando la cruz: “Quien no toma su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo” (Mt 16, 24) </li></ul>
  161. 163. Cristo nos ayuda con su gracia <ul><li>Solo es posible la gran exigencia cristiana por la ayuda de Cristo: </li></ul><ul><li>Cristo nace continuamente en el corazón de los cristianos </li></ul>
  162. 164. Carácter cristológico de la gracia <ul><li>El cristiano renace a la vida de la gracia: revistiéndose de Cristo por el Bautismo (Gal 3, 27); despojándose del hombre viejo (Col 3, 9) </li></ul><ul><li>“ De nuevo os doy a luz con dolor, hasta que Cristo esté formado en vosotros” </li></ul><ul><li>Es hecho consumado: “os habéis revestido” (indicativo) y tarea: “revestíos” (imperativo) </li></ul>
  163. 165. 3. Filiación divina participada en la Filiación Divina de Jesucristo Dios nos introduce en su intimidad como hijos
  164. 166. Gracia y filiación divina <ul><li>Conceptos inseparables: todo el que está en gracia es hijo de Dios </li></ul><ul><li>En sentido lato todos los hombres son hijos de Dios; quizá algunos no saben que son hijos de Dios: desconocen su realidad más profunda; otros no quieren ser hijos de Dios: rechazan ese don por malicia </li></ul><ul><li>En sentido estricto solo posee la filiación divina el que vive en gracia de Dios </li></ul>
  165. 167. Nuestra filiación divina <ul><li>Nos fue concedida en Adán </li></ul><ul><li>Con el pecado original la perdimos </li></ul><ul><li>La recuperamos con el Bautismo </li></ul><ul><li>La perdemos con el pecado personal grave </li></ul><ul><li>La recuperamos con los sacramentos: Penitencia… que son los cauces habituales de la gracia, pero Dios la puede dar como quiera a los no bautizados, miembros de otras religiones </li></ul>
  166. 168. El Espíritu Santo nos hace participar en la filiación divina <ul><li>En la misma Filiación Divina de Jesucristo respecto al Padre; Rom 8, 12-16: “Cuantos son guiados por el Espíritu son hijos de Dios” </li></ul><ul><li>Y esta filiación divina está entrelazada con el amor; 1Jn 3, 1ss: “Ved qué amor nos ha tenido el Padre: que seamos llamados hijos de Dios y realmente lo seamos”... “seremos semejantes a Él, porque le veremos tal cual es” </li></ul>
  167. 169. Alcanzamos la filiación divina <ul><li>En esta comunión con Cristo </li></ul><ul><li>Cristo es el Hijo Unigénito del Padre (Jn 3, 16) </li></ul><ul><li>Cristo es el primogénito de muchos hermanos (Rom 8, 29) </li></ul>
  168. 170. La filiación divina es la relación con Dios propia del hombre en gracia <ul><li>La elevación a la gracia es una regeneración; lo cual supone una nueva naturaleza, por la que somos hijos de Dios </li></ul><ul><li>La filiación divina es participación en la Filiación Divina del Hijo, participamos en esa operación ad intra, que es la misma vida de Dios </li></ul>
  169. 171. Nuestra filiación divina es adoptiva <ul><li>De extraños pasamos a hijos, pero no solo legalmente sino que hay un cambio metafísico en nuestra naturaleza </li></ul><ul><li>Jesucristo es el que detenta la Filiación Divina y dice: mi Padre y vuestro Padre; nunca “nuestro Padre”, porque su Filiación es natural y la nuestra es adoptiva aunque participa en la suya </li></ul>
  170. 172. La filiación divina : virtud omnicomprensiva <ul><li>No se obra como hijos de Dios en ámbitos limitados, sino que abarca todo nuestro actuar </li></ul><ul><li>El trabajo, la oración, el apostolado … deben ser el trabajo de un hijo de Dios, la oración de un hijo de Dios, el apostolado de un hijo de Dios. Esto es de San Josemaría </li></ul>
  171. 173. San Josemaría <ul><li>Entre Septiembre y Octubre de 1931 Dios le hizo ver, paladear, gustar la filiación divina para que entendiera que no era solo para Él sino una característica del espíritu del Opus Dei </li></ul><ul><li>Biografía, tomo I </li></ul>
  172. 174. Amor filial del hombre a Dios <ul><li>El hombre que se siente hijo de Dios no tiene miedo a Dios, pues lo ve como Padre </li></ul><ul><li>Un Padre misericordioso siempre dispuesto a perdonar nuestros pecados </li></ul><ul><li>De ahí surge una oración confiada: la oración de los hijos de Dios; y el trabajo de los hijos de Dios, el apostolado de los hijos de Dios </li></ul>
  173. 175. Fraternidad <ul><li>De esa filiación común surgen lazos de fraternidad entre todos los hombres que viven en gracia: Comunión de los Santos; son hermanos al ser hijos del mismo Padre </li></ul><ul><li>“ No hay más que una raza, la raza de los hijos de Dios” </li></ul>
  174. 176. E. Justificación <ul><li>Cognoscibilidad del estado de gracia. </li></ul><ul><li>La Justificación como perdón del pecado (Remisión: primera fase de la Justificación) </li></ul><ul><li>Doble justicia de Lutero. </li></ul><ul><li>Santificación (segunda fase de la Justificación) </li></ul>
  175. 177. 1. Cognoscibilidad de la gracia En sí misma y en nosotros
  176. 178. Experiencia subjetiva de la gracia <ul><li>Solo se podría experimentar la gracia sobrenatural por ciertos efectos en nosotros (alegría y paz) que quizá puedan estar también causados por causa naturales, lo que implica que no hay una certeza metafísica de estar experimentando la gracia </li></ul><ul><li>Además hay diversidad de sujetos: </li></ul><ul><li>El que está en gracia: cierta experiencia subjetiva </li></ul><ul><li>El que la ha perdido: por recuerdo de cuando estuvo </li></ul><ul><li>El que nunca la ha tenido: no la ha experimentado no puede comparar estar en gracia o no estarlo </li></ul>
  177. 179. Cognoscibilidad del estado de gracia <ul><li>S. Agustín planteó este problema desde el punto de vista de la previsión de la predestinación </li></ul><ul><li>En el s. XII se plantea la posibilidad y el modo de saber si uno está o no en gracia </li></ul><ul><li>Doctrina de la Iglesia: no hay ninguna certeza de la gracia fundada en una evidencia natural </li></ul><ul><li>La gracia no es un objeto sino un estado (sobrenatural y por eso no hay ninguna evidencia natural). Respuesta de Santa Juana de Arco a sus verdugos </li></ul>
  178. 180. Certeza moral del estado de gracia <ul><li>1Cor 4,4: “Nada me reprocha la conciencia, pero no por ello me creo justificado, quien me juzga es el Señor” </li></ul><ul><li>Sin embargo sí hay una certeza moral nece-saria para la vida cristiana y la recepción de los sacramentos </li></ul><ul><li>Esta certeza moral preserva de la desespe-ración; sin tener la seguridad absoluta: que nos preserva de la presunción </li></ul>
  179. 181. Hay ciertos signos indicativos: <ul><li>Alegría del bien: “y vuestro gozo sea completo”; alegría compatible con el dolor, 2Cor 7, 4: “reboso de gozo en todas mis tribulaciones” </li></ul><ul><li>Horror al mal; desprecio a lo mundano </li></ul><ul><li>Dulzura interior: “mi yugo es suave y mi carga ligera” </li></ul><ul><li>Paz del alma: “Mi paz os dejo..”; paz compatible con la noche oscura del alma, entre el torbellino de las tentaciones; no tener conciencia de pecado </li></ul><ul><li>Iluminación: “quien me sigue, no camina a oscuras” </li></ul><ul><li>Amor desinteresado; despreciar lo mundano </li></ul>
  180. 182. Privilegio de algunos santos <ul><li>Dios puede otorgar por una revelación privada a algunos santos su estado de gracia, pero esto es una excepción </li></ul><ul><li>Los luteranos creen que no es excepción sino exigencia, y solo están en gracia los que creen estarlo </li></ul>
  181. 183. Respuesta católica <ul><li>Scotto: basándose en Ef 2, 8: “por pura gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no viene de vosotros siendo como es un don de Dios”, enseña que podemos creer estar en gracia por la Revelación, aún careciendo de cualquier experiencia </li></ul><ul><li>Enrique de Gante: por la fe en la eficacia objetiva de los sacramentos “ex opere operato ”, quien ha recibido el B o la P sabe que está en g, si no la pierde por el pecado grave </li></ul><ul><li>Jerónimo de Seripando en Trento intenta otra solución: la certeza de la salvación no puede ser completa porque la persistente concupiscencia es una contraprueba en nosotros. Nuestra obras no pueden cambiar nada </li></ul>
  182. 184. En el Concilio de Trento <ul><li>Cualquier persona puede temer no estar en gracia </li></ul><ul><li>Se condenan las proposiciones luteranas: </li></ul><ul><li>1. Para conseguir el perdón de los pecados es necesario a todo hombre que crea sin vacilación y los pecados le son perdonados </li></ul><ul><li>2. El hombre es absuelto de sus pecados por el hecho de creer con certeza que está absuelto y justificado </li></ul>
  183. 185. 2. Justificación como perdón del pecado a) Concepto de pecado y errores b) Concepto de justificación c) Fases y causas de la Justificación
  184. 186. a) Concepto de pecado Errores
  185. 187. El pecado es culpa <ul><li>La culpa pone al hombre en entredicho en su existencia más íntima </li></ul><ul><li>Es una relación de deuda que el hombre no puede satisfacer y nos hace comprender la naturaleza del pecado y por qué solo puede ser cancelado por Dios </li></ul>
  186. 188. El pecado destruye la imagen de Dios <ul><li>El pecado es una realidad que transforma al hombre en su existencia personal y de criatura. </li></ul><ul><li>El hombre está orientado a Dios como criatura y como imagen divina: el pecado destruye radicalmente esa relación trascendental del hombre con Dios </li></ul><ul><li>el pecado es una corrupción trascendental: in deterius commutatum </li></ul>
  187. 189. Continuación <ul><li>El pecado es una percepción falsa de la Creación, del propio hombre y de la conciencia; un trastocamiento en el orden de los valores y de los mandamientos de Dios que nos propone la Iglesia. Es un desorden en el plano sobrenatural que tiene incidencia en el natural </li></ul>
  188. 190. Concepción errónea del pecado <ul><li>El pecado no es una realidad natural: simple desorden natural que se remite con un mero acto natural del hombre que renuncia a él (pelagianos), </li></ul><ul><li>ni una fuerza extrahumana (maniqueos); </li></ul><ul><li>ni una fuerza real en el hombre (luteranos) </li></ul>
  189. 191. b) Concepto de Justificación Perdón de los pecados. Justicia. Fases y causas de la justificación
  190. 192. Sagrada Escritura <ul><li>Indicación del Bautista: “ese es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” </li></ul><ul><li>Mala interpretación de Lutero de 1Pt 4, 8: “la caridad cubre la muchedumbre de los pecados”: como recubre sin remitirlos de verdad </li></ul><ul><li>Y de Rom 4, 8: “dichoso el hombre a quien Dios no le imputa sus pecados”. El Nuevo Testamento le da un sentido más profundo en el contexto </li></ul><ul><li>S. Juan Crisóstomo: “Como Dios lo ve todo, sería imposible no verlos si no los destruye”; es decir los cubre destruyéndolos </li></ul>
  191. 193. Errores: Pelagio y Bayo <ul><li>Pelagio: no es necesaria la recepción de la justicia porque no hay orden sobrenatural </li></ul><ul><li>Bayo: separa los dos elementos de la Justificación y podría ocurrir tener perfecta caridad y permanecer en pecado </li></ul>
  192. 194. Errores: Lutero <ul><li>Los pecados no quedan remitidos, sí recubiertos; </li></ul><ul><li>No imputación de los pecados, sí imputación de los méritos de Cristo; </li></ul><ul><li>Pecado original no desaparece con el Bautismo; </li></ul><ul><li>La justificación se obtiene por la fe fiducial: confianza ciega en que Dios no imputará los pecados, que además son inevitables </li></ul>
  193. 195. Perdón de los pecados <ul><li>Es el primer elemento de la justificación </li></ul><ul><li>La recta doctrina de la remisión de los pecados presupone una recta doctrina del pecado </li></ul><ul><li>La remisión de los pecados supone una acción divina que alcanza al hombre en el sentido de un nuevo acto creador </li></ul><ul><li>Para los innovadores no hay propiamente remisión de los pecados sino una mera no imputación por parte de Dios </li></ul>
  194. 196. Concepto de justicia <ul><li>Para la Fª griega: virtud interna del hombre que se adecúa al ordenamiento de la sociedad </li></ul><ul><li>En el Antiguo Testamento es ordenación del hombre a Dios </li></ul><ul><li>En el Nuevo Testamento es una realidad que se fundamenta en la misericordia de Dios que borra nuestra injusticia por el sacrificio de Jesucristo y nos hace justos </li></ul>
  195. 197. Justicia: nuestra y de Dios <ul><li>Se dice nuestra porque nos justificamos al tenerla </li></ul><ul><li>Pero es de Dios, pues Él nos la infunde por los méritos de Cristo </li></ul><ul><li>No la Justicia por la que Él es justo (se identificaría con Dios mismo, como la Bondad o la Sabiduría y entonces la Justicia o la gracia no sería una realidad creada), sino la Justicia por la que nos hace justos a nosotros </li></ul>
  196. 198. Noción de justificación <ul><li>Paso del pecado original a gracia santificante: por el Bautismo </li></ul><ul><li>Paso del pecado mortal a “ : por la Confesión </li></ul><ul><li>Hay un abandono del pecado </li></ul><ul><li>Hay una recepción de la justicia </li></ul><ul><li>El hombre se hace justo, más que es declarado justo </li></ul><ul><li>Es una santificación sobrenatural y renovación del hombre (en contra de los luteranos que dicen que no le afecta, por ser no imputación) </li></ul>
  197. 199. c) Fases y causas de la Justificación Carácter no milagroso de la Justificación
  198. 200. Fases del proceso de Justificación <ul><li>Infusión de la gracia </li></ul><ul><li>Remisión de la culpa </li></ul><ul><li>Movimiento de la voluntad hacia Dios: fe, esperanza y caridad </li></ul><ul><li>Aversión al pecado </li></ul><ul><li>Estas 4 fases pertenecen a la preparación imperfecta de la Justificación, llamada atrición y son simultáneas, pero en orden ontológico serían: </li></ul>
  199. 201. Fases del proceso de Justificación en orden ontológico <ul><li>Gracia, </li></ul><ul><li>Acercamiento a Dios de la voluntad del hombre, </li></ul><ul><li>Aversión al pecado, </li></ul><ul><li>Remisión de la culpa </li></ul><ul><li>La preparación perfecta es la contrición </li></ul>
  200. 202. Grandeza y carácter milagroso de la Justificación <ul><li>Por el modo es más grande la Creación, pues de la nada hace todo </li></ul><ul><li>Por la magnitud: participación en la vida divina eternamente es mejor la Justificación </li></ul><ul><li>Hay mayor distancia entre el pecado y la gracia que entre la gracia y la gloria </li></ul>
  201. 203. ¿es milagrosa la Justificación? <ul><li>No, pues no cumple los tres requisitos: </li></ul><ul><li>Algo que solo puede realizar Dios (“ mira ”): sí </li></ul><ul><li>Que supere la capacidad de la materia que lo recibe; p.e.: un muerto que resucita excede la potencia natural. Esto no lo cumple pues la naturaleza es capax gratiae </li></ul><ul><li>Que el efecto sea natural, aunque por causas extraordinarias (curación súbita o caída del caballo de Pablo). Tampoco se cumple </li></ul>
  202. 204. Cinco causas que concurren en la Justificación <ul><li>Causa final : 1º la gloria de Dios, 2º la salvación de las almas </li></ul><ul><li>Causa eficiente: es Dios misericordioso que nos lava y santifica sin méritos propios; no pertenece al hombre en exclusiva </li></ul><ul><li>Causa meritoria: así llama Trento a la humanidad santísima de Jesucristo que nos mereció sobreabundantemente la justificación y satisfizo por nosotros al Padre </li></ul>
  203. 205. continuación <ul><li>Causa instrumental: es el sacramento del Bautismo, sin el que no se puede recibir la Justificación </li></ul><ul><li>Causa formal: (es la que intrínsecamente hace que algo sea lo que es) es la justicia de Dios, no la Justicia por la que Él es Justo sino la justicia por la que nos hace justos a nosotros; no solo nos reputa justos sino que lo somos. Para los protestantes es la misma Justicia por la que Él es Justo: es decir la esencia divina, nada creado: no existe la gracia como realidad creada </li></ul>
  204. 206. 3. Doble justicia Doctrina de Lutero
  205. 207. Doctrina de la doble justicia <ul><li>La elabora Lutero para explicar Rom 3, 21-28 </li></ul><ul><li>El comienzo es la Justicia de Dios, ante la que nosotros no somos más que pecadores y pecado </li></ul><ul><li>Con su muerte Jesucristo ha tomado sobre sí nuestros pecados y por ellos ha muerto </li></ul><ul><li>Nuestra actuación no puede ser más que creer en Aquel que con su muerte nos ha liberado. Fe firme y plena. Por esta fe Dios no nos imputa nuestros pecados, pero seguimos siendo pecadores </li></ul><ul><li>Hay dos justicias: la imperfecta siempre está en curso por nuestra obras y la perfecta por imputación </li></ul>
  206. 208. El hombre justo y pecador a la vez <ul><li>Cuando se entiende el pecado como un verdadero desorden sobrenatural y la remisión de los pecados como un nuevo acto creador de Dios, queda excluída la teoría de Lutero </li></ul><ul><li>Para Lutero la Justificación no es una expresión del ser, sino una cuestión de fe del hombre </li></ul>
  207. 209. En la explicación de Lutero <ul><li>Se ignora por completo el elemento objetivo de la Justificación tal como se ha entendido siempre en la Iglesia: nueva vida en Cristo </li></ul><ul><li>Y también el elemento moral </li></ul><ul><li>Solo se observa el elemento personal, aspecto subjetivo </li></ul>
  208. 210. Declaración de Trento <ul><li>En la Justificación no es suficiente decir que: </li></ul><ul><li>se encubre el pecado, </li></ul><ul><li>o Dios se olvida de la culpa </li></ul><ul><li>o no se le imputa; </li></ul><ul><li>Sino que hay una verdadera remisión y cancelación del pecado, de todo lo que tiene verdadera y propia razón de pecado. Y con el Bautismo se remite el reato del pecado original </li></ul>
  209. 211. Declaración de Trento. Continuación <ul><li>Queda la concupiscencia que no tiene verdadera razón de pecado, aunque a veces se llama pecado, porque al pecado inclina y del pecado procede </li></ul><ul><li>La Justificación no la alcanza el hombre con su propio esfuerzo sino que es obra exclusiva de Dios que hace partícipe al hombre de la obra redentora </li></ul>
  210. 212. 4. Santificación 2º elemento de la Justificación
  211. 213. Nombres que se le dan a la gracia <ul><li>gracia justificante: (interpretación de la Reforma): imputación de la justicia de Dios en Jesucristo a favor nuestro </li></ul><ul><li>gratia gratum faciens : la que nos hace gratos a Dios </li></ul><ul><li>gracia santificante: la que santifica interiormente </li></ul><ul><li>gracia de aceptación: por la que Dios acepta al hombre </li></ul>
  212. 214. gracia elevante <ul><li>Hemos de considerar al hombre como hombre pecador </li></ul><ul><li>La gracia no es solo gracia de justificación como mera remisión de los pecados, esto sería la tesis luterana del hombre como pecador y justo al mismo tiempo </li></ul><ul><li>La gracia va mucho más allá: eleva al hombre a una grandeza insospechada: incoa la santificación </li></ul><ul><li>La gracia surte los dos efectos de la justificación simultáneamente: remoción del p, infusión de la g </li></ul><ul><li>Porque si uno adquiere la g ¿cómo va a estar en p? </li></ul>
  213. 215. Concepto de santidad <ul><li>Lo santo viene de Dios, pertenece a Dios y se mantiene en Dios </li></ul><ul><li>Lo santo implica pureza y limpieza </li></ul><ul><li>Lo santo supone una entrega total, no sacrificar cosas sino el sacrificio de uno mismo: interior no solo exterior </li></ul><ul><li>El hombre que se santifica pasa a ser propiedad de Dios, queda consagrado </li></ul>
  214. 216. Necesidad de la gracia para la Justificación <ul><li>Así lo postula la SE: </li></ul><ul><li>Gn 1, 26, por el pecado se deformó la imagen de Dios en el hombre y se recupera por la Justificación </li></ul><ul><li>La imagen de Dios en el hombre es triple: </li></ul><ul><li>imagen de naturaleza (Eclo 17, 1-10), espiritualidad y libertad </li></ul><ul><li>imagen de gracia: similitudo </li></ul><ul><li>imagen de gloria: perfecta imagen que se le comunicará al hombre con el “ lumen gloriae ” </li></ul>
  215. 217. Recuperación de la imagen divina <ul><li>Rom 8, 29: “los destinó anticipadamente a ser conformes a la imagen de su Hijo” </li></ul><ul><li>Jesús es la Imagen del Padre, por eso hemos de conformarnos con Cristo para recuperar esa imagen divina </li></ul>
  216. 218. También interviene el Espíritu Santo <ul><li>Resume S. Pablo en Tit 3, 5-7: </li></ul><ul><li>“ Nos salvó... por la renovación y regeneración del Espíritu Santo que derramó copiosamente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador a fin de que justificados por su gracia fuésemos constituídos herederos de la vida eterna” </li></ul>
  217. 219. Trento <ul><li>La Justificación no es solo remisión de los pecados, sino también santificación y renovación del hombre interior, por la voluntaria recepción de la gracia y los dones y así el hombre se convierte de injusto en justo y de enemigo en amigo para ser heredero de la vida eterna </li></ul>
  218. 220. Bautismo <ul><li>Manifiesta ese camino de santidad porque lava, purifica, viene de Dios; supone un “nacimiento de arriba” (1Cor 6, 11) y da lugar a una “nueva criatura” (Gal 6, 15) </li></ul><ul><li>Y convierte al hombre en hijo de Dios: confiere la libertad de los hijos de Dios (Rom 8, 21); libera de las pasiones y de la Ley </li></ul>
  219. 221. F. Concepciones erróneas de la esencia de la gracia <ul><li>Controversia pelagiana. </li></ul><ul><li>Doctrina de los Reformadores. </li></ul>
  220. 222. 1. Controversia pelagiana Magisterio de la Iglesia San Agustín
  221. 223. Errores <ul><li>Por defecto: </li></ul><ul><li>minimizan la importancia de la gracia en la vida del hombre: pelagianismo y semipelagianismo </li></ul><ul><li>Por exceso: </li></ul><ul><li>es tan apabullante la gracia que el hombre se queda sin libertad y personalidad: innovadores (reformadores) </li></ul>
  222. 224. Pelagianismo <ul><li>Pelagio (s. V) vio en Roma algunos errores maniqueos y luchó contra ellos; con una dosis de estoicismo exalta la naturaleza y la libertad como una gracia singular </li></ul><ul><li>Para él la naturaleza es buena desde el comienzo y no le afecta el pecado original (que además no existió) </li></ul><ul><li>Todo el bien es posible si el hombre quiere; lo importante es la decisión personal de ir libremente a Dios y dejarse guiar por Él. Dios le ayuda con su gracia y se lo hace más fácil </li></ul>
  223. 225. continuación <ul><li>El hombre con sus solas fuerzas puede evitar todo pecado y llegar a la felicidad plena </li></ul><ul><li>Niega el orden sobrenatural: la gracia es un don natural igual a la libertad </li></ul><ul><li>Llega a admitir gracia externa (Iglesia, sacramentos) distinta de la libertad, pero no gratuita sino por méritos del hombre </li></ul>
  224. 226. Esse, posse et velle <ul><li>Pelagio distingue en el hombre entre </li></ul><ul><li>esse : ser, procede de Dios </li></ul><ul><li>posse : poder, la naturaleza buena del hombre </li></ul><ul><li>velle: querer, el libre arbitrio </li></ul><ul><li>Su error surge de no admitir la Revelación, en concreto sobre el pecado original; razona con su propia experiencia y defiende un eticismo naturalista y racionalista </li></ul>
  225. 227. Razones que da para negar la gracia <ul><li>Si existiera la gracia habría en Dios acepción de personas porque a uno le da y a otro no </li></ul><ul><li>Dios no manda imposibles, la naturaleza se basta para cumplir la ley natural </li></ul><ul><li>Si existiera la gracia quedaría destruida la libertad </li></ul>
  226. 228. Celestio (seguidor de Pelagio) <ul><li>Subraya que la doctrina de la gracia no es una ayuda para una obra determinada, sino que es: la libre voluntad, la ley y el Evangelio que Dios nos ha revelado; cuando el hombre obra el bien con libertad, ha triunfado en él la gracia </li></ul><ul><li>Todo hombre si quiere puede tener todas las virtudes y las gracias. Es hijo de Dios el que vive sin pecado y por eso participa en la naturaleza divina </li></ul>
  227. 229. Julián de Eclana <ul><li>Extiende el pelagianismo por Italia </li></ul><ul><li>Su doctrina es: </li></ul><ul><li>Adán fue creado mortal; la muerte no fue consecuencia del pecado </li></ul><ul><li>Su pecado solo le dañó a él, no a sus descendientes </li></ul><ul><li>Todo hombre al nacer es como Adán y Eva antes del pecado </li></ul><ul><li>Los niños que mueren sin Bautismo pueden alcanzar la vida eterna </li></ul><ul><li>Los hombres no heredan la muerte de Adán ni de Cristo la vida </li></ul>
  228. 230. Respuesta de la Iglesia al pelagianismo <ul><li>a. 416: condena en Cartago y Mileve </li></ul><ul><li>a. 417: ratifica el Papa Inocencio I </li></ul><ul><li>a. 417: excomulga a Pelagio el papa Zósimo </li></ul><ul><li>a.418: Sínodo de Cartago vuelve a condenar y también el papa Zósimo. El emperador Honorio destierra a Pelagio de Italia </li></ul><ul><li>a.430: En Constantinopla se rechaza el pelagianismo </li></ul><ul><li>a.431: El Concilio de Éfeso anatematiza esos errores </li></ul><ul><li>a.521: II de Orange se expone la doctrina de S. Agustín oponiéndola a los pelagianos </li></ul>
  229. 231. S. Agustín <ul><li>Destaca de la gracia su necesidad y su interioridad en la lucha contra los pelagianos. Habla de la necesidad de una gracia preveniente incluso para la primera decisión de fe </li></ul><ul><li>Dios distribuye su gracia antes de conocer los méritos y deméritos estableciendo por su voluntad salvífica universal una predestinación absoluta a la gracia y a la gloria </li></ul><ul><li>Presenta la capacidad de pecar como una servidumbre y no como libertad; la verdadera libertad es solo obra de la gracia </li></ul>
  230. 232. Semipelagianismo <ul><li>Aceptaba las doctrinas de S.Agustín de la elevación sobrenatural del hombre por la gracia y de la necesidad de la gracia para el mérito </li></ul><ul><li>Pero atribuye el comienzo de la salvación (initium fidei: pius credulitatis affectus) y la perseverancia en el bien a la libre voluntad humana; “la gracia no hace sino acompañar de múltiples modos a la buena voluntad, como demuestran las historias de Zaqueo y el buen ladrón”(Juan Casiano) </li></ul>
  231. 233. sigue <ul><li>Lo explicaban con el ejemplo del enfermo que es curado por el médico, pero antes el enfermo debe llamar al médico </li></ul><ul><li>Vemos como aunque existe la gracia y es necesaria para salvarse, prevalece la colaboración humana sobre la gracia </li></ul><ul><li>El primer paso de la justificación lo da el hombre </li></ul>
  232. 234. Fausto de Rilo <ul><li>La gratia praeveniens no es más que la revelación externa, la predicación y el ejemplo de Cristo </li></ul><ul><li>Se puede pedir a Dios todas las gracias y tener la seguridad de recibirlas por su misericordia </li></ul><ul><li>Niega la gracia de la perseverancia </li></ul><ul><li>Rechaza la doctrina agustiniana de la predestinación como una lex fatalis , defiende una simple presciencia divina </li></ul>
  233. 235. 2. Doctrina de los Reformadores Lutero. Zwinglio. Calvino.Bayo
  234. 236. Doctrina de los Reformadores <ul><li>El punto neurálgico es que privan a la naturaleza de todo bien, la consideran totalmente corrompida, incapacitada para toda obra buena incluso la acción puramente natural y humana </li></ul><ul><li>En Adán los dones de integridad eran exigidos por su naturaleza; al perderlos pecamos con todos nuestros actos </li></ul>
  235. 237. Influyen en Lutero <ul><li>S. Agustín: el deterioro provocado por el pecado </li></ul><ul><li>S. Anselmo: la idea de la satisfacción vicaria de Jesucristo </li></ul><ul><li>S. Agustín (a través de la radicalización de Ockham): la predestinación </li></ul>
  236. 238. Lutero <ul><li>Apasionado y de un estrecho legalismo que veía a Dios como inaccesible y severo, se preguntaba ¿cómo puedo encontrar a un Dios clemente? </li></ul><ul><li>La naturaleza humana está corrompida hasta lo más profundo por la caída: pecado original; la voluntad ya no es libre sino un caballo que puede montar Dios o el diablo </li></ul><ul><li>Esta corrupción se pone de manifiesto al no tolerar la ley, lo que provoca la desesperación </li></ul>
  237. 239. Expresiones exclusivas <ul><li>Sola fides : el justo se salva solo por la fe y no por las obras </li></ul><ul><li>Solum verbum : la justificación es solo una declaración de perdón, sin ningún cambio ni obras, ni propósito. Justificación forense (Melanchton) </li></ul><ul><li>Sola gratia : puramente gratuita sin ningún mérito personal </li></ul><ul><li>Solus Christus : Cristo es el único mediador </li></ul>
  238. 240. Sola fides <ul><li>La fe es fe en Jesucristo que es nuestro único Salvador: “ sola fides, sola gratia, solus Christus” </li></ul><ul><li>La gracia redentora de Cristo nos viene solo a través de nuestra fe en Él; fe no en la historia de Cristo, sino en su acción salvadora: fe de la salvación; es una fe subjetiva, individual, personalista </li></ul>
  239. 241. Fe sin obras <ul><li>El creyente está libre de la Ley (orden objetivo), la cual está sometida a la libertad de la fe. El cristiano se encuentra en la Ley pero no bajo la Ley </li></ul><ul><li>Con las buenas obras el hombre oscurece la gloria del único Redentor: Cristo, y le crucifica de nuevo </li></ul><ul><li>Dios justifica al hombre por la gracia sin la Ley; le imputa la justicia de Cristo. La gracia es la mera imputación de los méritos de Cristo </li></ul>
  240. 242. Interpretación de Lutero <ul><li>Fe histórica: creer en que Cristo existió </li></ul><ul><li>Fe de los milagros: la que tiene el espectador de los milagros </li></ul><ul><li>Fe de las promesas: escatológica (esperanza) esta se divide en general y particular; esta última sería la fe fiducial por la que cada uno confía en ser justificado </li></ul>
  241. 243. Epístola de paja <ul><li>Así califica Lutero a la Epístola de Santia-go, ya que le desautoriza completamente </li></ul><ul><li>Sant 2, 14-26: “la fe sin obras es una fe muerta”… “También los demonios creen y tiemblan” </li></ul><ul><li>1Cor 13, 2: “si yo tuviera toda la fe… pero no tengo caridad, soy como campana que suena o címbalo que retiñe” </li></ul>
  242. 244. Fe fiducial <ul><li>La fe necesaria para la Justificación no es la fe fiducial </li></ul><ul><li>Trento: “La fe justificante no es la confianza en la divina misericordia, ni esta confianza es lo único que nos justifica” </li></ul><ul><li>Trento: “el hombre no queda absuelto de sus pecados ni justificado por el mero hecho de creérselo” </li></ul><ul><li>La fe necesaria es el acto por el cual creemos verdadero lo que Dios nos revela </li></ul>
  243. 245. Círculo vicioso <ul><li>Si uno tiene fe fiducial entonces está justificado </li></ul><ul><li>Pero para tener fe fiducial hay que sentirse justificado </li></ul><ul><li>Además si el hombre está corrompido, como pretende Lutero no puede hacer nada bueno; tener confianza en Dios parece algo bueno, luego el hombre no puede tener confianza en Dios </li></ul><ul><li>El camino de la justificación está cerrado </li></ul>
  244. 246. Pecador y justo <ul><li>El hombre -también el cristiano- es a la vez pecador (por la experiencia) y justo (por la fe en Cristo) </li></ul>
  245. 247. Zwinglio (1484-1531) <ul><li>Traslada el luteranismo a Suiza </li></ul><ul><li>Es un humanismo más liberal </li></ul><ul><li>Su conflicto es entre lo natural y lo sobrenatural </li></ul><ul><li>Todo lo objetivo y visible debe ser desterrado de la religiosidad; lo fundamental es la fe como confianza en Dios, supremo Bien y Ordenador del mundo (Providencia) </li></ul><ul><li>La protección contra el subjetivismo es la Iglesia estatal (Zurich) </li></ul>
  246. 248. Calvino (1509-1564) <ul><li>Reelabora la doctrina luterana </li></ul><ul><li>Con la predestinación absoluta intenta resolver las relaciones del hombre con Dios en la gracia </li></ul><ul><li>No es la fe la que justifica sino un estado de rígida conducta moral; de aquí surge el espíritu puritano </li></ul><ul><li>Resuelve el subjetivismo de la fe de Lutero con la Iglesia estatal (Ginebra). La Iglesia es la sustentadora de la Ley </li></ul><ul><li>Para acentuar lo sobrenatural, niega todas las ayudas naturales: imágenes, culto (iconoclasta) </li></ul>
  247. 249. Calvinismo <ul><li>Calvino suprime el episcopado y organiza las comunidades cristianas con cargos electivos </li></ul><ul><li>Crea iglesias reformadas por toda Centroeuropa: Suiza, Holanda Bélgica, Hungría, Polonia </li></ul><ul><li>En Inglaterra influye en el anglicanismo provocando secesiones: los congregacionistas que son expulsados (de los que proceden los batistas de USA); y los presbiterianos (puritanos) en Escocia que se extienden por Inglaterra. Los metodistas tienen también influencia calvinista </li></ul><ul><li>Incorpora a los seguidores de Zwinglio </li></ul>
  248. 250. Bayo (1513-1589) <ul><li>Expone la doctrina de S. Agustín según el espíritu de Lutero </li></ul><ul><li>Negó la gracia sobrenatural del estado primitivo del hombre, considerándola como elemento constitutivo de la naturaleza humana </li></ul><ul><li>La esencia del pecado original es la concupiscencia habitual </li></ul>
  249. 251. sigue <ul><li>La conducta humana es mala cuando procede de la concupiscencia; los movimientos no deliberados de la concupiscencia son pecado; todo lo que hace un pecador es pecado </li></ul><ul><li>La conducta humana es buena cuando procede de la caridad </li></ul><ul><li>Asistió al Concilio de Trento enviado por los Reyes de España, pero no cambió de parecer </li></ul><ul><li>S. Pío V condenó 76 proposiciones de Bayo </li></ul>
  250. 252. Jansenio el joven (1585-1638) <ul><li>El hombre con el pecado original pierde la libertad y ya no pude hacer nada bueno; no puede guardar algunos mandamientos ni siquiera con la ayuda de la gracia </li></ul><ul><li>La concupiscencia es tan irresistible como la gracia </li></ul><ul><li>Cristo ha redimido solo a los que han recibido la gracia irresistible (predestinación absoluta) </li></ul>
  251. 253. sigue <ul><li>El hombre se mueve siempre o por la delectatio terrena sive carnalis o por la delectatio coelestis </li></ul><ul><li>Murió como obispo católico de Ypres; sus tesis fueron condenadas post mortem por Inocencio X </li></ul><ul><li>Quesnel(1634-1719) sigue a Jansenio; Clemente XI condenó 101 proposiciones suyas </li></ul>
  252. 254. Gracia y libertad II Lecciones G, H, I y J
  253. 255. G. Necesidad de la gracia 1. Necesidad de la gracia 2. Esencia y necesidad de la gracia actual. 3. Initium fidei
  254. 256. 1. Necesidad de la g En diversas situaciones
  255. 257. Necesidad de la gracia para el hombre en sí mismo, antes del pecado original <ul><li>Porque el hombre creado a imagen de Dios no puede alcanzar la propia realización ni la misión que Dios le ha impuesto sin la ayuda de la gracia divina </li></ul><ul><li>Pues es la gracia divina la que le vincula a su modelo: Dios </li></ul>
  256. 258. Necesidad de la gracia sanante <ul><li>En la situación actual, es decir: después del pecado original y con sus pecados personales, para el hombre pecador es necesaria la gratia sanans que tiene que borrar las secuelas del pecado, pues el hombre adolece de proclividad y emplea la libertad para el mal </li></ul>
  257. 259. Necesidad de la gracia elevante <ul><li>Por el fin sobrenatural al que está llamado, que está por encima de todo lo terreno: la salvación eterna junto a Dios (esto nos ha sido revelado por la Encarnación y obra redentora de Jesucristo) </li></ul><ul><li>Para esto hace falta una gratia elevans , que eleva nuestra naturaleza por encima de sus fuerzas y exigencias </li></ul>
  258. 260. Necesidad de la gracia en el orden sobrenatural <ul><li>Es necesaria la gracia para alcanzar la vida eterna y el perdón de los pecados: “quien no renaciere del agua y del Espíritu Santo, no puede..” (conversación con Nicodemo) Comprobar “sin Mí no podeis hacer nada”: (Jn 15, 1-5) </li></ul><ul><li>Cartago: (contra Pelagio) necesidad del Bautismo para el perdón de los pecados </li></ul><ul><li>Esta gracia no es la simple proposición de la Revela-ción (predicación), esto lo admitían también los pe-lagianos: es la gracia interior, “ni el que planta ni el que riega sino D que da el incremento” (1Cor 3, 7) </li></ul>
  259. 261. Para todo acto saludable del hombre <ul><li>Es absolutamente necesaria una gracia interna y sobrenatural de Dios </li></ul><ul><li>Porque la gracia no puede de suyo merecerse. El hombre necesita la gracia sanante y adyuvante para hacer algo grato a Dios, ya que por el pecado quedó rota la relación entre la voluntad y la ejecución. Rom 7,15-8, 2: “no obro el bien que quiero sino el mal que no quiero” </li></ul>
  260. 262. 2. Esencia de la gracia actual Necesidad de la gracia actual
  261. 263. Gracia operativa <ul><li>Junto a la gracia entitativa hemos de estudiar la gracia operativa, pues la naturaleza del hombre es su esencia en cuanto a principio de operaciones </li></ul><ul><li>Se le suele llamar gracia actual a la gracia operativa </li></ul><ul><li>Los hábitos que inhieren en su substancia actúan en su esencia y en sus operaciones </li></ul>
  262. 264. Definición de gracia actual <ul><li>Es una ayuda específica -distinta de la gracia habitual- que Dios nos ofrece para salir airosos en distintas situaciones de la vida: </li></ul><ul><li>para convertirnos, para el inicio de la fe, para cumplir la ley natural, para cumplir siempre y en todo los mandamientos, para cualquier obra buena, para evitar los pecados graves, para perseverar </li></ul>
  263. 265. Argumentos de la necesidad de la gracia habitual y actual <ul><li>Escuela agustiniana: solo puede agradar a Dios lo que procede de Él mismo </li></ul><ul><li>Alta Escolástica (más aristotélica): como el fin del hombre es absolutamente sobrenatural necesita un medio sobrenatural: la gracia </li></ul><ul><li>Aún en estado de gracia habitual se necesita la gracia actual para toda acción del hombre orientada a la salvación. Parábola de la vid y los sarmientos </li></ul>
  264. 266. Magisterio y patrística <ul><li>Estos mismos argumentos los da Orígenes e Ireneo contra la gnosis, Agustín contra los pelagianos </li></ul><ul><li>Y también el Conc de Cartago, la carta de Zósimo (a.418). Conc de Éfeso y II de Orange </li></ul><ul><li>Y Trento contra los reformadores, como ahora veremos </li></ul>
  265. 267. Para prepararse a la justificación <ul><li>Es necesaria la gracia (actual) </li></ul><ul><li>Trento: no se puede uno preparar para recibir la gracia santificante sin la ayuda de la gracia (actual) </li></ul><ul><li>Orange: (actos previos) creer, querer, desear, esforzarse, rezar </li></ul><ul><li>“ Nadie puede venir a Mí si no le es dado por mi Padre” </li></ul>
  266. 268. sigue <ul><li>S. Agustín habla de una conversión previa a la Justificación; para esa conversión hace falta la gracia; gracia actual para recibir después la gracia habitual </li></ul><ul><li>II de Orange: “no solo la conversión, sino la petición de gracia, el deseo de conversión y e inicio de la fe se hacen ayudados por Dios” </li></ul><ul><li>“ ¿qué tienes que no hayas recibido?” “El que comenzó en vosotros la obra buena la llevará a cabo” </li></ul>
  267. 269. Preparación para la gracia santificante. <ul><li>Es necesaria una preparación personal a la justificación que comprende una inclinación y un deseo y apertura a la gracia que presupone ya una ayuda de la gracia actual mediante una libre cooperación con las mociones de Dios </li></ul>
  268. 270. La preparación para la conversión <ul><li>Alano de Lille: es conditio sine qua non </li></ul><ul><li>Anselmo de Laón: es remoción de impedimentos </li></ul><ul><li>Felipe el Canciller: (concepción hilemórfica), lo material sería lo que pone el hombre en la conversión, mientras que lo formal sería la gracia que lo informa </li></ul><ul><li>Alejandro de Hales: (concepción sicológica), el “sentimiento de criatura” por el cual el hombre vuelve a Dios </li></ul>
  269. 271. Continuación <ul><li>Buenaventura: por el contrario, destaca más el papel de la gracia como preparación para la gracia santificante </li></ul><ul><li>Duns Scotto: es una posibilidad por sí mismo a la gracia “ aptitudo ”, aunque mantiene que la inclinación “ inclinatio ”a la gracia es obra de la misma gracia </li></ul>
  270. 272. Orden cronológico <ul><li>Llamada de Dios: primer impulso </li></ul><ul><li>El hombre debe dar una respuesta libre, no puede ignorarla: entonces surge el dolor de atrición, deseos de estar en gracia, etc, que son temporalmente previos: todavía no se está en gracia, aunque se necesitan gracias actuales para cada uno de ellos </li></ul><ul><li>Esa es la preparación a la gracia de justificación que Dios le otorga por puro amor </li></ul>
  271. 273. Elementos que integran esta <ul><li>Preparación según el Concilio de Trento: </li></ul><ul><li>Concibe el hombre la fe por el oído: “ fide ex auditu ” </li></ul><ul><li>Se mueve libremente hacia Dios creyendo que es verdad lo revelado por Dios </li></ul><ul><li>Considerándose a sí mismo pecador pasa del temor a la esperanza confiado en la divina misericordia </li></ul><ul><li>Se comienza a amar a Dios y a arrepentirse de los pecados con las ansias del Bautismo </li></ul>
  272. 274. SE <ul><li>Así debe interpretarse Zac 1, 3: “convertíos a Mí y yo me convertiré a vosotros”; esto sería 2ª y 3ª fase </li></ul><ul><li>La respuesta libre del hombre se ve en el “ fiat ” de María, en la cobardía de Pilatos, en el no de Jerusalén: “tú no has querido” </li></ul>
  273. 275. El hombre aún en estado de gracia no puede evitar todos los pecados veniales <ul><li>Ni todos ni para siempre sin un especial privilegio de la gracia de Dios </li></ul><ul><li>La Virgen sí tuvo ese privilegio extraordinario de la gracia que la hizo Inmaculada </li></ul><ul><li>“ El justo peca siete veces” </li></ul><ul><li>S. Cipriano: “o soberbio o tonto el que dice que no tiene pecado” </li></ul>
  274. 276. En estado de gracia el hombre no puede evitar todos los pecados graves <ul><li>Si no le sostiene la gracia actual </li></ul><ul><li>Rom 7, 18ss: “está a mi alcance querer lo bueno, pero no realizarlo” </li></ul><ul><li>Padrenuestro: “no nos dejes caer en tentación” </li></ul><ul><li>El hombre tiene a su disposición su naturaleza, pero la gracia la tiene que implorar de Dios </li></ul><ul><li>Sería pelagiano decir: tienes la gracia y solo necesitas trabajar con ella para que no te falte nada; faltaría la gracia actual </li></ul>
  275. 277. Sin una ayuda especial de Dios, el hombre no puede cumplir en su totalidad y para siempre la ley natural <ul><li>Porque la naturaleza humana ha sido herida por el pecado y en esa situación empobrecida de naturaleza el hombre no es autosuficiente ni siquiera para cumplir sus deberes de naturaleza </li></ul><ul><li>Los vulnera han dejado deteriorada a la naturaleza –le restan vigor- de modo que ya no puede hacer todo el bien concerniente a su naturaleza; cosa que sí podía Adán </li></ul>
  276. 278. Trento <ul><li>Afirma: El justificado no puede perseverar en gracia sin un especial auxilio de Dios </li></ul><ul><li>Afirma: la libertad humana tiene atenuadas sus fuerzas y desviadas del bien </li></ul><ul><li>Condena: “el justificado con el auxilio de Dios no puede perseverar” </li></ul>
  277. 279. El hombre no puede cumplir siempre <ul><li>y en todo los mandamientos sin una gracia especial de Dios </li></ul><ul><li>Algunos piensan que podría cumplir la substancia de la obra, pero no la intención del Legislador </li></ul><ul><li>S. Buenaventura afirma que para la misma substancia de la obra se requiere la gracia actual </li></ul>
  278. 280. Pedro Olivi <ul><li>Distingue entre dos tipos de preceptos: </li></ul><ul><li>Implicativos: (los del amor) solo se pueden cumplir con una ayuda especial de Dios </li></ul><ul><li>Explicativos: (el resto) puede observarlos el hombre sin la gracia, al menos en cuanto a su substancia; pero si se trata de ser duradero es necesaria una gracia especial de Dios </li></ul>
  279. 281. El hombre no puede cumplir la <ul><li>intención del Legislador ni en general ni en particular sin una ayuda especial de la gracia divina </li></ul><ul><li>El decreto se ha promulgado por amor y ha que cumplirlo por amor: esa es la intención del Legislador; S. Buenaventura la ve en que la voluntad humana se ajuste a la divina </li></ul><ul><li>Es doctrina común de los teólogos que si el hombre cumple la substancia de la obra, se va preparando más a recibir la gracia que Dios otorga para cumplir la voluntad del Legislador </li></ul>
  280. 282. Para cumplir cualquier acto sobrenatural en el hombre justificado <ul><li>es necesaria la gracia actual </li></ul><ul><li>Dios obra para que obremos </li></ul><ul><li>Para un acto natural, físico necesito el concurso divino, pues es Él el Acto Puro quien mueve todo lo demás </li></ul><ul><li>Con mayor razón para un acto sobrenatural que nos excede necesitamos la gracia de Dios </li></ul>
  281. 283. Necesaria para la perseverancia <ul><li>El hombre, incluso el justificado, no puede mantenerse hasta el fin en la Justicia recibida sin una ayuda especial de Dios </li></ul><ul><li>Es decir es necesaria la gracia actual para la perseverancia final. Hay que pedir la gracia de la perseverancia final rezando mucho “sin desfallecer” (Lc 18, 1) “sin interrupció

×